Está en la página 1de 1

JESUS CALMA LA TEMPESTAD

Después, Jesús subió a la barca y lo seguían sus discípulos.


Se desató una tormenta tan grande en el mar,
que las olas cubrían la barca, pero él dormía.
Los discípulos, se le acercan y lo despiertan, diciéndole:
“Socórrenos, Señor, que nos hundimos.”
Jesús les dice:
“Gente de poca fe, ¿por qué tienen miedo?”
Después se pone en pie, da una orden a los vientos y al mar, y
todo
queda tranquilo. Aquellos hombres, llenos de admiración
exclamaron:
“¿Quién es éste, a quien hasta los vientos y el mar
obedecen?
Mateo 8:23-27

Por él estamos plenamente seguros:


Si le pedimos algo conforme a su
Voluntad, él nos escuchará.
1-Juan 5:14