P. 1
Make me

Make me

|Views: 2.158|Likes:
Publicado porLindan Araya

More info:

Published by: Lindan Araya on Jul 26, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/28/2013

pdf

text

original

Make me – 04 A Demon Underground – Parker Blue

SINOPSIS
Val Shapiro tiene un secreto que está desesperada por mantener- ha perdido sus poderes de Cazadora. Como el nuevo guardián de la Magicka enciclopedia, Val espera que los libros le devuelvan sus poderes para reemplazar a los que desaparecieron después de que ella perdiera su "tarjeta V" a la sombra. Sin embargo, la enciclopedia tiene un precio por cada hechizo, haciendo el trabajo de un guardián una difícil proposición. Cuando un demonio Rogue secuestra a Gwen la compañera de habitacion de Val y Micah, líder del Demon Underground de San Antonio, Val se sumerge en medio de una elección. El demonio quiere la Magicka Enciclopedia, a cambio de las vidas de sus amigos, el líder del Demonio súcubo del metro en Austin está exigiendo que los libros deben ser destruidos antes de que caigan en las manos equivocadas y quiere la sombra para ella, jurando hacer todo lo posible para prevenir que los libros vuelvan a ella. El secuestro no es la única crisis a la que se enfrenta Val. Ella ha sido traicionada por Fang. Los demonios y los vampiros están desapareciendo. Los vampiros del Movimiento Nueva Sangre están obligando a Val a mantener los términos de su acuerdo para trabajar por ellos para combatir esta nueva amenaza. El Demon Underground está desafiando el liderazgo de Micah, y todo el mundo está dependiendo de una impotente Val para arreglar las cosas.

CAPITULO UNO

Me puse en cuclillas en la oscuridad de un roble antiguo, armado con solamente mi ingenio, escuchando cualquier signo del vampiro. Nada más que el ruido de las ramas y el susurro del viento entre las hojas aquí en la noche más larga del año. Espeluznante.

Yo no estaba escondida por miedo. Sólo quería conseguir un grano en él antes de que me encontrara primero. Ahora que yo había perdido mi fuerza, velocidad y capacidad de curación, y no había visto ni un pelo de cualquiera de mis nuevos poderes como guardián de la Magicka enciclopedia, necesitaba cualquier ventaja que pudiera conseguir. El roble, con sus hojas y ramas retorcidas tan grandes como mi cintura, mi sombra de la reveladora luz de luna.

"Val Shapiiiro", canturreó él, el sonido escalofriante parecía una burla con la brisa. "¡Sal, sal de donde quiera que estés ..." Demasiado cerca! Él me había encontrado. El deseo por la caza chisporroteaba a través de mi sangre y Giré en dirección al sonido. "Hazme", gruñí.

El corrió hacia mí, inhumanamente rápido.

Me levante de un salto a una de las ramas bajas de los que abrazaban la tierra y lo ataque con un savatekick, con la esperanza de marcar un gol de campo con la cabeza. Pero él se agachó.

Demasiado lento, maldita sea. Me encontré a un nanosegundo en la superficie irregular, entonces recuperé el equilibrio cuando el apareció en la rama a mi lado. Su sonrisa exasperante brilló en una franja de luz de la luna. Lo golpeó con el puño, con la esperanza de aplastarle los colmillos de su cara. Bloqueada.

2

No podía dejarlo tomar la ofensiva. Y a pesar de que podría haber perdido mi velocidad y fuerza, yo todavía tenía mi entrenamiento en artes marciales. Lo maltrate con una serie de golpes, pero él fue más rápido, ninguno de ellos conectaron donde yo quería. Intenté un golpe, una patada en los bajos "gónadas”, pero detuvo eso, también. Frustrada, di un salto para agarrar la rama sobre mí, planeando oscilar hacia arriba y sobre ella, y aprovechar el impulso para derribarlo de su percha. En cambio, me abordó. Perdí mi agarre y ambos golpeamos la tierra apisonada, golpeando el viento fuera de mí.

Aprovechando mi pausa momentánea y la bocanada de aire, él se sentó a horcajadas sobre mi cintura y enganchó las piernas encima de la mía así que no me podía mover, y luego me agarró por las muñecas y las coloco sobre mi cabeza.

Mierda. Era demasiado fuerte, no podía liberarme, no importaba lo duro que luchaba.

Él sonrió, mirando demasiado contento con la situación. "Te rindes, querida?"

Nunca. Todavía quedaba un arma. Odiaba usarla, pero yo odiaba perder aún más. Llamé al súcubo dentro de mí y ella saltó a la palestra, ávida de acción. El destello morado de mis ojos que viene con el uso de mis poderes demoníacos se reflejo en los suyos mientras mi Lola súcubo surgía y golpeaba contra sus chakras, al instante haciendo de él mi esclavo. Su deseo por Lola le hacía imposible desobedecerme, tratando de recobrar el aliento suficiente como para decirle que tomar el portante.

Su sonrisa se volvió malvada cuando él lanzó las muñecas y sus manos comenzaron a pasearse donde sólo las manos de un hombre lo habían hecho antes.

Esto no era bueno. "Suéltame", le grité, empujando en contra de sus hombros.

Se tomó su tiempo para rodar, con una lasciva sonrisa y nunca dejo mi rostro mientras metía los pulgares en las trabillas de sus pantalones vaqueros.
3

Me puse de pie, liberándolo de las garras de Lola tan rápido que hizo que ambos tambaleáramos. "En serio, Austin?"

Él se veía diferente sin su sombrero Stetson ... más afilado, más peligroso. El lugarteniente Vaquero de Alejandro pasó una mano sobre su cara y soltó una risita. "Oye, tú eres la única que jugó su as de la manga... cariño."

Mi cara se calentó. Mierda. Él siempre me hacía sentir joven y tonta. Sin importar que a los dieciocho años, había estado matando vampiros durante años. Sin importar que yo podría hacer que cualquier hombre vivo hiciera lo que quisiera. Sin importar que los policías valientes, vampiros, demonios me decían la cazadora. Nada de eso importaba cuando Austin me daba su mirada de complicidad, me recordaba que tenía una experiencia de al menos cien años más que yo. Era como si él mirara profundamente en las inseguridades de mi alma y los ponían al descubierto. Desvié la mirada y pretendí que estaba absorta cepillando las ramas y hojas de mi camisa y pantalones vaqueros. "Tuve que hacerlo", murmuré. "Era la única manera que podía ganar." Él ya me había golpeado una vez. No podía dejar que ganara dos de tres.

"Lo sé", dijo en voz baja. "Te tomó el tiempo suficiente."

Me encogí de hombros. "No me gusta usar mis poderes a menos que sea absolutamente necesario."

"Y es por eso que perdiste la primera vez. Si realmente hubiera estado tratando de hacerte daño..." Se encogió de hombros.

"Lo sé, lo sé." Yo estaría muerta. Gracias a Dios que esto era sólo la práctica. Yo no quería que la población de vampiros supiera que la cazadora había perdido sus poderes, o ser desafiada por cada uno de ellos no afiliados al _ movimiento de la sangre nueva. Y puede que incluso algunos miembros del movimiento también.

4

"Al mejor de tres?", Pregunté. En esta ocasión, me gustaría ser más rápida en el sorteo con mi arma secreta. "Yo paso", dijo arrastró las palabras. "Ahora que ya has descubierto al jugar tu carta de triunfo... Bueno, digamos que yo no creo que ninguno de nosotros estaría cómodo haciendo eso otra vez”.

Chico, retuérceme, ¿quieres?

Alguien chocó contra mí desde el lado, tomándome de nuevo. Otro. Vampiro Luis, empuje a Lola contra él con tanta rapidez, que no tuvo la oportunidad de probar cualquier cosa.

"Stop. No te muevas." Me puse de pie y, en caso de que Austin intentara algo más, le enganche con uno de los zarcillos de la energía de Lola también. "Tú también".

Yo había aprendido la lección y no iba a -Zas. Yo estaba en el suelo otra vez. ¿Un tercer vampiro? ¿Me estás tomando el pelo?.

Negué con la cabeza. No hay problema. Yo podría manejar tres sin sudar la gota gorda. Me lancé a cabo con Lola para cuidar del numero tres, y no conseguí nada más que una bofetada en la cara.

Mierda. Era Rosa. Lola no trabaja sobre ella. "Párenla ", les dije, enviando una oleada de poder a lo largo de líneas de energía de Lola.

Mis dos marionetas obedecieron al instante, agarrando y tirando de Rosa de mí. Se veían asesinos, por lo que añadí: "Espera, no la lastimen." Alejandro no estaría contento si se enteraba de que había dejado a dos de sus lugartenientes romper a la tercera. Rosa-inteligente chica-no lucho contra ellos. Ella sólo me dedico una mueca.

5

"Golpe de suerte", le dije, levantándome sobre un codo para sentir mi mandíbula. Ella dio un buen golpe. "No suerte", espetó ella. "Tú, te llamas a ti misma la Cazadora? Si usara el cuchillo, estarías muerta ahora mismo. Muerta”.

Podría haber señalado que ella sería una sanguijuela no-muerta muerta con una sola palabra de mí, pero mantuve mi trampa cerrada. Después de todo, me estaban ayudando a recuperar algo de habilidad y confianza en combate conmigo en privado. Ha sido mi maldita culpa haber dado por sentado que vendrían a mí de uno en uno. Lo menos que podía hacer era actuar agradecida.

Y yo lo estaba, realmente lo estaba. No había sabido hasta esta noche que el Movimiento utilizaba la compensación en el centro de los bosques alrededor de la mansión como sus campos de entrenamiento privados. Pero había hecho caso omiso de su sugerencia de hacerlo en un espacio abierto. En cambio, me había tomado a los árboles, esperando que me diera alguna ventaja. No tanto.

Eché alrededor mis sentidos, pero no detecte ningún chupasangre más. "Todos los demás siguen esperando en las alas para tomar un oscilación en la Cazadora?", Le pregunté antes de levantarme otra vez. Yo no quería reunirme con el suelo de cerca y personalmente por cuarta vez.

"No", respondieron Austin y Luis al unísono. Bien. Me puse lentamente de pie. La adrenalina se había ido, así que estaba empezando a experimentar el dolor del castigo de esta noche. Dang, que aspira a sentirse humano. Era momentos como estos que me arrepentía de renunciar a mis poderes. "¿Por qué te importa de todos modos?", Le pregunté a Rosa. Había sonado tan enojada.

Todavía cautiva de los otros dos vampiros, ella puso los ojos. "Porque necesitas proteger a Alejandro."

6

"¿Por qué? no soy su guardaespaldas. ¿No tiene, como, una veta de chupasangres para hacer eso por él?" sabía que él pensaba en mí como su talismán personal, pero Joder, qse lo estaba tomando demasiado lejos.

"Para cuando se vaya a Austin", aclaró.

Eché un vistazo al vampiro vaquero, confundida. "Va a Austin para qué?" Y a los dos chicos que eran todavía esclavos de Lola, los deje ir, a pesar de las protestas de Lola.

Rosa se frotó los brazos y puso mala cara. "Chica estúpida. No él, la ciudad. Tal vez has oído hablar de él? La capital de Texas?" Oh. Pero... "¿cuándo vamos a Austin, donde aparentemente tendré que cuidar de su espalda?", Pregunté.

Luis se cruzó de brazos. "Alejandro no lo ha dicho todavía." Él y el vampiro vaquero intercambiaron una mirada indescifrable. "Es mejor llevarla con él", dijo Austin.

Di un suspiro. Secretos. Odiaba los secretos.

Luis asintió brevemente, y los tres se dirigieron la casa. Ellos ni siquiera miraron hacia atrás, asumiendo que los siga como una niña buena. Al diablo con eso. Pueden guardar sus secretos.

Fang finalmente trotó levantándose de su lugar al margen. Parte desaliñado terrier, parte perro infernal telepático parte sabelotodo-pesadilla-de-mi-existencia, se sentó en cuclillas y me sonrió. Por lo tanto?

7

Habíamos decidido tener presente ver qué podía hacer sin él. Pensé que estaría molesto porque no podía mezclarse con migo, pero con ese comentario sarcástico, me preguntaba... "¿Disfrutaste verlos golpear la mierda de mí?", Pregunté.

Él soltó un bufido. No tanto. Pero era necesario.

"Tal vez", dije. "Pero, ¿es necesaria esta reunión? No tanto. "

Estuviste de acuerdo en trabajar para él hasta que los libros fueran encontrados y él sale del armario.

Lo sé. Que había encontrado los libros, pero que no había hecho la segunda parte todavía.

Por lo tanto, esto es parte de su trabajo. ¿Qué te pasa? Tú siempre has querido viajar más.

Sí, pero no como un guardaespaldas. Bueno, sí, yo estaba haciendo un mohín. Así que me demanden.

Fang no dijo ni una palabra, sólo me miró con reproche en sus ojos castaños enmarcados en su rostro adorable. Dang. Él había sacado la artillería pesada. Me rendí. "Vale, vale. Ya voy."

Cojeé hasta la casa, sintiendo cada dolor que los vampiros clavaron en mí. Sintiéndome más como de ochenta que de dieciocho. La próxima vez, usa la plata, me aconsejo mi insensible perro infernal. Yo había pensado en eso, pero parecía como hacer trampa con los vampiros que se supone que me está ayudando. Por otra parte, ser un vampiro era una especie de trampa, también, ¿no?
8

Fang sólo resopló, lo que yo traduje. Que estaba de acuerdo conmigo.

La gente de Alejandro había tenido cuidado de no crear caminos en el bosque que revelarían la ubicación de su campo de entrenamiento, pero era fácil seguir las luces de la casa. Subí a su puerta de atrás donde me esperaba Austin, manteniendo abierta la puerta. Se había puesto el sombrero, también, por lo que se veía más como él.

"Me voy", murmuré.

"Lo sé." Él sonrió de nuevo, pero no se movió cuando pasé por su lado.

Nuestros campos de energía se entrecruzaron en los estrechos confines de la puerta y Lola pasó la lengua por dentro de él. Yo no retrocedí-se merecía una buena paliza.

El vaquero alto y delgado, no reaccionó, sin embargo. Él sólo levantó una ceja como diciendo, "¿De verdad quieres ir allí?"

Punto para Austin, Fang dijo con una sonrisa.

Cállate. Metí el pasado Austin en la cocina, Lola se decepcionada una vez más. "En su estudio?", Le pregunté sin mirar atrás.

"Sí, señora". Austin no se molestó en ocultar la diversión en su voz. Traté de no pisotear mi frustración mientras nos dirigimos a buscar a Alejandro. Luis me hizo un gesto a la habitación que había visitado con mucha frecuencia. Muy masculino, muy mediterráneo, muy oscuro... excepto por el mural del sol de una escena de playa que cubría la pared frente al escritorio de Alejandro. Por otra parte, si yo hubiera sido incapaz de ver el sol, probablemente querrá una vista así, también.

9

Me dejé caer en una silla frente a Alejandro y su mesa de madera maciza y dije: "Por lo tanto, jefe, ¿qué es esto que oigo de que vas a Austin?"

Luis frunció el ceño. Odiaba cuando yo trataba de manera informal a Alejandro. Es por eso que lo hice, por supuesto, y a Alejandro no le importaba. Luis y Austin tomaron posiciones detrás de su jefe y yo me pregunte dónde estaba Rosa.

Tal vez ella se puso en un rincón para derramar los frijoles, sugirió Fang.

"Me temo que nuestro viaje a Austin, es necesario", dijo Alejandro.

"¿Por qué?"

El líder vampiro distraídamente frotó el busto de Cortés guardaba en su escritorio. "La situación en la capital del estado ha cambiado. Contábamos con que La legislación nos proteja cuando salimos y mantener los afiliados en su lugar se ha estancado."

Hice una mueca. Odiaba la política tanto como odiaba los secretos.

Tal vez porque van de la mano.

Probablemente. "¿Qué significa eso, de se estancó?"

Alejandro sacudió la cabeza, una expresión de desconcierto en su rostro. "Ojalá lo supiera. No han devuelto mis llamadas, y no ha habido ninguna comunicación de mis seguidores. Tendremos que ir allí para ver lo que está sucediendo."

10

Todo era para conseguir esas leyes en su lugar por lo que el Movimiento podía salir y yo podría satisfacer mi contrato con Alejandro, pero... "¿Por qué me necesita?"

"Debido a que puedes ir a donde yo no puedo", dijo Alejandro con una sonrisa.

¿Quién podría ir a un lugar al que un vampiro no pudiera ir? "Como dónde?"

La boca de Austin arqueó hacia arriba. "como la luz del día".

Oh.

"De hecho," estuvo de acuerdo Alejandro. "Tú eres la única en la que puedo confiar para proteger mis intereses, mientras yo estoy ahí, vivir en mi mundo y no revelar lo que descubras, de actuar por mí durante el día."

Fang resopló con la diversión. Él quiere que seas su Renfield.

No encontré nada de eso divertido. Era una orden muy alta. Pero, por desgracia, no podía discutir con la lógica del líder vampiro. "Rosa parecía pensar que tu querías que yo fuera una especie de guardaespaldas."

Alejandro saludó a mi objeción. "Rosa es excesivamente protectora. No podemos invadir el territorio de otro vampiro sin permiso. Sin ella, corremos mucho más riesgo. He ganado ese permiso, pero han puesto de acuerdo que lleve sólo a cuatro conmigo. Tomaré Austin y Vicente, y dejare a Luis y Rosa a cargo aquí”.

No es de extrañar que Rosa este molesta, con solo dos vampiros para protegerse la espalda de su jefe. "Si yo soy la tercera, quien es el cuarto? Fang? ¿Fang cuenta?"

11

Fang siempre cuenta.

"No, Fang no es considerado como el cuarto", dijo Alejandro con una sonrisa, "pero no veo ninguna razón para que el no pueda venir. El cuarto será Jack Grady. "

Grady? El anterior poseedor de la Magicka Enciclopedia. "¿Por qué él?"

"La enciclopedia puede ser un arma poderosa en nuestro favor. Él sabe cómo manejarla. Y no lo está haciendo. Lo necesitamos para que se ponga al día lo más rápido posible." Buena suerte con eso. Yo lo había intentado sin suerte. Se suponía que debía ser mi formación sobre cómo aprovechar el potencial de la magia en los libros, pero lo único que había hecho en los últimos días era un atracón de comida en la cama de Gwen.

"Ya he hablado con el Sr. Blackburn y el Demon Underground se ha comprometido a dejar que lleve a ambos", dijo Alejandro. "He hecho arreglos para que tengas un lugar para alojarte, así que puede salir mañana por la noche cuando el sol se ponga."

¿Por qué no? Yo sólo había estado en Austin, un par de veces, y sería algo diferente de la misma edad, misma edad. "¿Tiene usted alguna idea de cuánto tiempo vamos a estar fuera? Mamá me va a matar si me olvido de la Navidad." Y como mamá y yo teníamos una especie de tregua en marcha, yo no quería arruinar eso.

"Es un poco más de una hora de distancia", Austin arrastró las palabras. "Creo que serás capaz de volver a casa de tu mamá cuando lo necesites."

Moví mis labios en un regreso poco prudente y decidido a no dejarlo llegar a mí. "Está bien. Debería empacar?"

"Sí", dijo Alejandro. "empaca para un par de semanas. Va a hacer más fácil que volver aquí para un cambio de ropa o necesidades. Puedes ir ahora, si lo deseas. "

12

Sin duda quería. Al mirar hacia abajo a Fang, le pregunté: ¿Estás listo?

En respuesta, se levantó y se alejó al trote, deteniéndose frente a la puerta del estudio para mirar expectante por encima del hombro, en Austin.

El vaquero puso los ojos, pero siguió la oferta tácita de Fang y abrió la puerta para él.

¿Cómo hago eso? Carisma, cariño, carisma puro.

Sacudiendo la cabeza, lo seguí por el pasillo y salió por la puerta principal. Me subí horcajadas sobre mi motocicleta Valkiria y esperó a saltar en su propia piel y el asiento de piel de oveja, y luego lo ayude a ponerse sus gafas.

Corrí a casa en las calles oscuras y silenciosas de San Antonio. No había mucha gente en las primeras horas de la mañana, así que puse el piloto automático e hice planes para el tiempo libre inesperado. Podría tomar un baño caliente para remojar mis dolores y molestias, tal vez incluso dormir un poco más antes de tener que presentarse mañana a Alejandro. Después de todo, ¿quién sabía lo que nos esperaba en la capital del estado?

Cuando llegamos a casa, le quité las gafas a Fang y él bajó de un salto.

"¿Hambre?", pregunté. Por lo general, me estaría molestando por comida alrededor de una ahora.

Lo siento, nena.

13

"¿Por qué?"

Una tela oscura cayó sobre mi cabeza y alguien me agarró, tratando de definir mis brazos. Yo... ? Yo golpee con el pie, que conecto con alguien que dejó escapar un OOF.

Vas a tener que sedarla, dijo Fang, y sentí el pinchazo repentino de una aguja en el brazo.

Mi mente aumentó difusa. Fang? ¿Qué está pasando?

No hubo respuesta.

"Gracias, Fang", dijo un hombre. "Te debemos una."

Yo sólo tenía un pensamiento cuando perdí el conocimiento. Traidor.

Traducido por www.dreamsloveworld.blogspot.com

14

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->