Está en la página 1de 2

Hace muchísimo tiempo, en una ciudad muy lejana, había un niño muy

hermoso llamado Enrique, era hijo del rey Luis y apreciado por todos por
esa causa.

Toda su infancia al vivió junto a sus padres, pero en su juventud no fue así,
se volvió mas distante .

En su cumpleaños numero diecisiete, su padre le regalo una hermosa


espada, para pelear las guerras que se avecinaban, pero se dijo a si mismo
que nunca la usaría pues no quería matar a nadie.

Pronto llego la guerra, y ese fue el momento para usar la espada contra el
enemigo pero no lo hizo, en vez de eso, lo ayudo a levantarse del suelo y lo
dejo ir

-¿Cómo pudiste haber hecho eso?, era nuestro peor enemigo-dijo el rey
furioso.

-No lo sé, no lo pude matar, no fui capaz-dijo Enrique triste.

-Por esa deshonra, este expulsado de mi reino-dijo el rey.

Al día siguiente, recogió sus cosas y se fue de allí, muy triste de que su
padre lo halla expulsado, pero el no quería manchar sus manos de sangre.

Cuando salió del pueblo, no sabia donde iba a alojarse, así que camino y
camino, hasta que ya no pudo más, y se sentó en una gran piedra que había
por el camino.

-Veo que esta muy cansado muchacho-dijo una voz anciana

-En realidad sí, he estado caminando por horas, y estoy muy cansado-dijo el
joven-Mucho gusto soy Enrique.

Se quedaron todo el día conversando sobre la exiliación del príncipe, sobre


su vida entre otras cosas

Entonces el anciano le pregunto de donde sacó la espada, le parecía por


algún motivo extrañamente familiar.

-Bueno, alparecer tu padre te regalo la espada de los dones, y parece que tu


mejor don es ser compasivo.

-Yo no creo que ese sea un don-replicó molesto el chico-me parece que eso
es lo peor que me podría pasar, y además es por esa causa que el enemigo
escapó cuando no lo maté y mi padre me expulsó del reino.
El anciano le explicó que esa espada hace que los dones de la gente sean
mas fuertes, y es por eso que no habías podido matar al enemigo, si lo
hubieras querido matar con una espada normal lo hubieras logrado.

Luego Enrique le pregunto que de donde había la habrá sacado su padre, y


el anciano le responde que lo mas probable es que sus ancestros hallan
robado hace cientos de años, y la pasaran de generación en generación .

-Quiero regresar al reino, que puedo hacer para deshacerme de esa espada-
pregunto Enrique