P. 1
Rastrojos 24082011

Rastrojos 24082011

|Views: 561|Likes:
Publicado porcltramonp
Boletín sobre alternativas de uso de la paja de trigo en Chile
Boletín sobre alternativas de uso de la paja de trigo en Chile

More info:

Published by: cltramonp on Jul 19, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/18/2015

pdf

text

original

 

                                                                                         

 

  INSTITUTO DE INVESTIGACIONES AGROPECUARIAS – INIA  CENTRO REGIONAL QUILAMAPU            INFORME      

SITUACIÓN ACTUAL Y ALTERNATIVAS PARA REDUCIR LAS  QUEMAS DE RASTROJOS DE CEREALES 
 

               

Editor 
Carlos Ruiz S.     

    Chillán, Agosto de 2011. 

2 Autores   
Andrés France I.  Ingeniero Agrónomo, M.Sc., Ph.D.  Entomología  INIA Quilamapu  Carlos Ovalle M.  Ingeniero Agrónomo, Dr.  Praderas  INIA Quilamapu  Carlos Ruiz S.  Ingeniero Agrónomo, DEA.  Economía y Desarrollo  INIA Quilamapu  Claudio Pérez C.  Ingeniero Agrónomo, M.Sc., Ph.D.  Bioenergía  INIA Quilamapu    Eduardo Mera I.  Ingeniero Forestal, MBA U. de Chile  Manejo del Fuego      Corporación Nacional Forestal  Región del Biobío  Jorge Carrasco J.  Ingeniero Agrónomo, Dr.  Suelos  INIA Rayantué    Juan Hirzel C.  Ingeniero Agrónomo, Dr.  Fertilidad  INIA Quilamapu 

 
Luís Devotto M.  Ingeniero Agrónomo, Dr.  Entomología  INIA Quilamapu    Marcelino Claret  M.  Licenciado Biología, Dr. (c)   Medio Ambiente  INIA Quilamapu 

 
Paz Millas M.  Ingeniero Agrónomo, Dr.  Fitopatología  INIA Quilamapu 

 
Germán Klee G.  Ingeniero Agrónomo  Producción Animal  Área Privada 

   
Ricardo Madariaga B.  Ingeniero Agrónomo, M.Sc., Ph.D.  Fitopatólogo Programa Trigo  INIA Quilamapu 

 
Iván Matus T.  Ingeniero Agrónomo, M.Sc., Ph.D.  Genética Programa Trigo  INIA Quilamapu 

   

         
               

3
TABLA CONTENIDOS 

1.      INTRODUCCIÓN 2.     RASTROJOS DE  CEREALES

6 8
8 9 10 11 11 11 11 12 12 16 17 17 18 20 21 23 23 26 27

2.1.     Superficie con cereales en Chile 2.2.    Superficie con cereales en la Región del Bío Bío 2.3.     Superficie con cereales en la Región de La Araucanía 2.4.     2.4.1.   2.4.2.   2.4.3.   Rendimiento de trigo Rendimiento nacional trigo Rendimiento y superficie de trigo en la Región del Bío Bío Rendimiento y superficie de trigo en la Región de La Araucanía

2.5.   Rastrojos 2.5.1.   Producción de pajas 2.5.2.   Componentes orgánicos de la paja de trigo 2.6.   2.6.1.  2.6.2.   2.6.3.   2.7.   2.7.1.   2.7.2.   2.7.3.   2.7.4.   Efectos de la quema de los rastrojos  Materia orgánica Fauna Propiedades Físicas del Suelo Uso del fuego en Chile  Administración del uso del fuego, diagnósticos y desafíos Usuarios del fuego Legislación asociada al uso del fuego Conocimiento técnico asociado al uso del fuego

2.8.   Quemas de rastrojos contaminación atmosférica y gases invernadero 29 2.8.1.   Algunos gases y material particulado liberados en quemas de rastrojos y sus efectos 30 2.9.   Descomposición de los rastrojos 32 35 37 37 40 40 44

2.10.   Función Química de los rastrojos 2.11.    Efecto de los rastrojos sobre las propiedades físicas del suelo 2.12.   Degradación del suelo 2.13.   Manejo de los rastrojos de trigo, prácticas de los productores 2.13.1.  Sistemas de producción de trigo en la Región del Bio Bío 2.13.2   Sistemas de producción de trigo en la Región de La Araucanía

3.

SISTEMA DE SIEMBRAS CON RASTROJOS DE CEREALES

49

4
3.1.  3.2.   3.2.1.   3.2.2.   3.2.3.   3.3.   3.3.1.  3.3.2.   3.3.3.   3.4.   3.5.   3.5.1.   3.5.2.   3.5.3.   3.5.4.  3.5.5.   3.6.  3.6.1.  3.6.2.   3.6.3.   3.6.4.   3.6.5.  3.7.   3.7.1.   3.7.2.  3.7.3   3.7.4.   3.7.5.   3.8.   3.8.2.   3.8.3.   3.8.4.   3.8.5.   3.9.    Rotación de cultivos con  manejo de rastrojo Rastrojos y su relación con las enfermedades de los cultivos Quema y rotación de cultivos Principales patologías del cultivo del trigo Estrategias para el control de enfermedades originadas en los rastrojos Manejo de los rastrojos y su influencia en la dinámica de plagas  Quema de los rastrojos y su influencia en las plagas Incorporación del rastrojo y su influencia en las plagas Cero labranza y su influencia en las plagas Control de Malezas  en sistema de siembras sobre rastrojos de cereales Sistema tradicional de siembra de los pequeños productores con incorporación de  rastrojo Manejo del rastrojo y maquinaria utilizada Método de siembra y maquinaria utilizada Manejo de los cultivos  Rendimientos Costos directos manejo del rastrojo Sistema de siembra con incorporación superficial del rastrojo  Manejo del rastrojo  del trigo y maquinaria utilizada Método de siembra y maquinaria utilizada Manejo de los cultivos Rendimientos  Costos directos del manejo del rastrojo. Sistema  de siembra con acondicionamiento superficial anual del rastrojo con  subsolador Manejo del rastrojo y maquinaria utilizada  Método de siembra y maquinaria utilizada Manejo de los cultivos Rendimientos Costos directos de labores del manejo de rastrojo. Sistema  de siembra con acondicionamiento superficial anual del rastrojo Método de siembra y maquinaria utilizada Manejo de los cultivos Rendimientos Costos directos labores manejo y acondicionamiento anual del rastrojo. Sistema de siembra con manejo de rastrojo en la Región de La Araucanía 49 53 54 54 59 59 62 63 63 65

66 66 66 66 66 67 67 67 68 68 68 68

69 69 70 71 71 71 72 73 74 74 74 75

4. ALTERNATIVAS DE UTILIZACIÓN DE LAS PAJAS DE TRIGO
4.1.   Uso de paja en la alimentación de bovinos y ovinos 4.1.1.   Paja de trigo en raciones que incluyen subproductos de la remolacha azucarera

76
76 76

5
Mejoramiento de la paja de trigo mediante proceso químico Sistemas de producción de carne bovina  Utilización de paja en ganado lechero  Paja de trigo en ovinos Utilización de la paja de trigo en camas de vacas estabuladas y crianza artificial de  terneros. 4.1.7.   Pellets de paja de trigo 4.1.8.   Consideraciones uso paja de trigo alimentación animal 4.2.   4.2.1.   4.2.2.    4.2.3.   4.2.4.  4.3.   4.4.   4.4.1.  4.4.2.   4.4.3.   4.4.4. 4.5.   Utilización de las pajas de trigo como fuente energética Uso como fuente energética en biodigestores Fuente de energía para la fabricación de briquetas para calefacción Uso de residuos lignocelulósicos con fines energéticos  Consideraciones uso de pajas de cereales con fines energéticos Uso de los residuos de cereales en producción de hongos comestibles Producción de compost  Compost Proceso de fabricación del compost Insumos y labores para producir Compost Consideraciones producción compost Mercado de la paja de trigo 4.1.2.   4.1.3.   4.1.4.  4.1.5.  4.1.6.   77 77 77 77 77 78 78 78 80 81 81 82 82 84 85 85 87 87 88

5. CONCLUSIONES 6. BIBLIOGRAFÍA 7. ANEXOS
Anexo 1. Informantes calificados, manejo de rastrojos en la Región del BÍoBío y de La  Araucanía.  

88 89 95
95

6 1. INTRODUCCIÓN   La  quema  de  los  rastrojos  es  una  práctica  utilizada  por  los  agricultores  del  país  para  facilitar  el  establecimiento  del  cultivo  siguiente  al  cultivo  de  un  cereal.  Los  altos  volúmenes  de  paja  que  producen  los  cereales,  como  el  trigo,  el  más  importante  cultivado en el país, dificultan el establecimiento del nuevo cultivo; de ahí  la razón de  su quema. La quema de los rastrojos deja el suelo descubierto al inicio de la temporada  de  lluvias  y,  con  ello,  se  facilita  el  proceso  de  erosión  hídrica  de  los  suelos.  Además,  existen  antecedentes  de  que  las  zonas  más  erosionadas  del  país  son  aquellas  que  presentan  los  mayores  índices  de  pobreza  rural.  Sin  embargo,  un  último  daño  no  menor, que aún se encuentra en etapa de diagnóstico, lo constituye la contaminación  generada  por  emisión  de  grandes  volúmenes  de  monóxido  de  carbono  y  otros  compuestos  altamente  tóxicos  para  la  salud  humana,  situación  que  se  ve  agravada  porque  las  mayores  superficie  de  cereales  del  país  se  encuentran  en  la  depresión  central,  justamente  donde  se  ubican  pueblos  y  ciudades  con  más  población,  que  ha  estado  expuesta  por  años    a  los  efectos  de  residuos  generados  en  la  quema  de  los  rastrojos.    Este documento resume la situación actual y las alternativas para reducir las quemas de  rastrojos de cereales, particularmente del trigo para pan, en las regiones del Bío Bío y  La Araucanía, que cultivan, respectivamente, el 31 y 43% de la superficie de trigo pan  del país y son las mayores generadoras de rastrojos que, en su mayoría, son eliminados  mediante la práctica de la quema. Se estima que el 80 % de la superficie de rastrojos de  cereales son quemados cada año.      La  metodología  de  trabajo  consintió,  en  una  primera  etapa,  en  convocar  a  los  especialistas  de  INIA  y  de  CONAF,  quienes  definieron  los  temas  a  tratar,  para  luego  proceder a la revisión y recopilación de la información y su respectivo análisis, incluido  entrevistas  a  productores  trigueros  de  la  regiones  del  BíoBío  y  de  La  Araucanía,  que  permitió conocer el nivel actual de la tecnología utilizada en el manejo de rastrojos en  ambas regiones.    Los  resultados  de  este  trabajo,  concentrado  en  el  manejo  del  rastrojo  del  trigo  pan,  demuestran  el  interés  por  los  agricultores  de  buscar  alternativas  para  suprimir  las  quemas tanto en la Región del Bío Bío como de La Araucanía. Por ello han avanzado en  experiencias propias mantenidas por años en sus predios, muchas veces vinculados con  instituciones de investigación y desarrollo como INIA, Universidades y el INDAP.     Al  menos,  se  detectaron  cuatro  formas  de  sembrar  sin  quema  de  rastrojos  al  año  siguiente al cultivo del trigo. Esta información es base para avanzar en la solución de un  problema que tiene desafíos en diferentes frentes, y que su solución requiere, además,  mantener o aumentar la producción de los cultivos y utilidades de los productores.    

7 Este  documento,  también  servirá  de  base  para  programar  e  implementar  acciones  concretas  en  el  tema  de  manejo  de  los  rastrojos,  todo  con  el  objeto  de  buscar  alternativas de manejo que reemplacen las quemas y, de esa forma, evitar los grandes  daños asociados y la pérdida insustituible de un recurso valioso.  

8 2. RASTROJOS DE  CEREALES  Se denomina rastrojo a todo el residuo que queda en el potrero después de la cosecha  del  grano  de  los  cereales,  incluidos  restos  de  algunas  malezas,  cuando  éstas  existen.  Paja se refiere a todos los restos de la estructura de la planta del cereal sobre el suelo,  una vez cosechados los granos.   2.1. Superficie con cereales en Chile  La  superficie  con  cereales  en  Chile  alcanza  a  las  479.404  ha,  que  son  cultivadas  por  70.591  productores.  Se  destacan  en  superficie  cultivada  las  regiones  de  O’Higgins  (11,78%), del Maule (15,42%), del Bío Bío (23,57%) y de La Araucanía (35,30%), Cuadro  1, en base a Censo agropecuario 2007.  Cuadro 1. Explotaciones y superficie cultivada con cereales en regiones de Chile. 
Región  de Tarapacá  de Antofagasta  de Atacama  de Coquimbo  de Valparaíso  del Libertador General Bernardo O'Higgins  del Maule  del Bío Bío  de La Araucanía  de Los Lagos  del General Carlos Ibáñez del Campo  de Magallanes y la Antártica Chilena   Metropolitana   de Los Ríos   de Arica y Parinacota  Total general  Explotaciones 1.979  2.000  2.925  15.777  15.373  25.249  41.904  62.797  58.069  35.717  4.002  1.392  12.805  16.529  2.497  301.376 
Total (ha) 

Superficie, %  0,29 0,04 0,05 0,64 0,87 11,78 15,42 23,57 35,30 4,08 0,09 0,00 3,33 4,51 0,00

1.392  186  260  3.060  4.202  56.627  74.107  113.273  169.674  19.629  449  15  16.018  21.677  12  480.603 

100

  En  Chile  los  principales  cereales  cultivados  ocupan,  del  total  nacional,  la  siguiente  superficie relativa; arroz con cáscara (4,5%), avena grano seco (17,0), cebada cervecera  (2,5%),  cebada  forrajera  grano  seco  (1.4%),  centeno  grano  seco  (0,4%),  maíz  grano  (21,6%),  otros  cereales  (0,20%),  trigo  blanco  (45,8%),  trigo  candeal  (2,2%)  y  triticale  grano seco (4,1%). El 38,1% de los cereales en Chile se cultiva bajo riego y el resto en  condiciones de secano, Cuadro 2.  El trigo es el cereal más importante cultivado en el país, y ha tenido una tendencia en  superficie constante a la baja desde la temporada 1986/87, con 676.560 ha para llegar 

9 a 264.305 ha en el año 2009/10 (ODEPA). Por su parte, el cultivo de avena en el país ha  tenido  un  comportamiento  fluctuante,  en  términos  de  superficie,  en  relación  a  la  superficie sembrada, pasando de 92.320 ha en la temporada 1979/80,  a  75.874 ha en  2009/10. (Cuadro2, ODEPA 2007).  Cuadro 2. Superficie cereales cultivados en riego y secano en Chile.  
Cereales  Trigo blanco  Trigo Candeal  Cebada cervecera  Cebada forrajera  Avena  Centeno  Maíz  Arroz  Triticale  Quínoa  Alpiste  Otros cereales  Total  Porcentaje, %  Riego (ha)  42.160,3 7.929,1 1.857,5 1.052,2 4.340,6 838,7 101.720,8 21.754,9 1.056,7 54,1 0,0 502,0 183.266,8
38,1

Secano  (ha)  177.971,5 2.706,4 10.159,2 5.471,5 77.523,2 846,3 1.940,0 0,0 18.837,3 1.413,6 0,0 466,8 297.335,8
61,9

Total (ha)  220.131,7  10.635,5  12.016,7  6.523,7  81.863,8  1.685,0  103.660,8  21.754,9  19.894,0  1.467,7  0,0  968,8  480.602,6  100,0 

%  45,8 2,2 2,5 1,4 17,0 0,4 21,6 4,5 4,1 0,3 0,0 0,2 100,0  

  2.2. Superficie con cereales en la Región del Bío Bío  En la Región del Bío Bío se cultiva el 23,6% de los cereales del País. Ñuble es la provincia  más importante con el 62,5 % de la superficie sembrada en la Región. En la provincia de  Ñuble los cereales más importantes son el trigo blanco para pan, con un 61,8%, el trigo  candeal con un 2,8% y la avena con un 18.3%, cereales que en su conjunto representan  el 82,9 % de los cereales cultivados en la provincia de Ñuble.                 

10 Cuadro 3. Superficie, ha, cereales en la Región del Bío Bío y sus provincias. 
 Región del  Cereales  Bío Bío  Concepción   Arauco  BioBío  Ñuble  799,8 2.187,9 21.187,4  43.747,9 Trigo blanco  67.923,0 32,2 2,9 797,0  1.980,0 Trigo Candeal  2.812,1 1,6 0,5 613,6  917,4 Cebada cervecera  1.533,1 12,9 15,3 1.199,8  288,5 Cebada forrajera  1.516,5 268,3 732,6 6.141,5  12.936,1 Avena  20.078,5 0,3 3,4 301,0  48,7 Centeno  353,4 94,3 5,2 5.394,6  6.540,7 Maíz  12.034,8 0,0 0,0 0,0  4.146,1 Arroz  4.146,1 57,0 277,8 2.364,6  78,5 Triticale  2.777,9 0,0 0,0 0,0  0,0 Quínoa  0,0 1,5 1,0 21,1  74,5 Otros cereales  98,1 Total  113.273,5 1.267,9 3.226,6 38.020,6  70.758,4 Porcentaje, %  100,0 1,1 2,8 33,6  62,5

  2.3. Superficie con cereales en la Región de La Araucanía  En la Región de La Araucanía  se cultiva el 35,3% de los cereales del país, de ellos el 59%  se  cultiva  en  la  provincia  de  Cautín  y  el  resto  en  la  provincia  de  Malleco,  Cuadro  4,  ODEPA. 2007.  Cuadro 4. Superficie, ha, cereales en la Región de La Araucanía y sus provincias. 
Cereales  Región de  La  Araucanía  Cautín  48.290,0 30.708,5  7.615,2 3.925,5  1.711,0 1.222,8  412,9 210,5  3,5 2,4  2,7 2,4  93.652,4 54.892,2  1.090,4 1.004,1  16.082,8 7.701,4  57,8 54,8  168.918,7 99.724,6  100,0 59,0 

        Avena (grano seco)          Cebada cervecera          Cebada forrajera (grano seco)          Centeno (grano seco)          Garbanzo          Quínoa          Trigo blanco          Trigo candeal          Triticale (grano seco)          Otros cereales  Total  Porcentaje, % 

Malleco  17.581,5  3.689,7  488,2  202,4  1,1  0,3  38.760,2  86,3  8.381,4  3,0  69.194,1  41,0 

   

11 2.4. Rendimiento de trigo   2.4.1. Rendimiento nacional trigo   Los  rendimientos  de  trigo  en  el  país  han  tenido  una  tendencia  constante  al  alza  pasando desde los desde 16,3 qq/ha el año 1982/ 83, hasta  los 57,7 el año 2009/10,  (ODEPA).   2.4.2. Rendimiento y superficie de trigo en la Región del Bío Bío   En  la  Región  del  Bío  Bío  los  rendimientos  de  trigo  han  subido  a  una  tasa  de  1  qq/ha/año, con un aumento del rendimiento del 6,96% anual, Gráfico 1. En el periodo  1982‐1983  al  2009‐2010,  el  rendimiento  del  trigo  en  la  Región  pasó  de  15,2  a  55,1  qqm/ha  (ODEPA).  Por  el  contrario,  en  el  período  1979/80  a  2009/10  la  superficie  sembrada con trigo a nivel regional  disminuyó en 4.816 ha/año, a  un ritmo de 1,66 %  anual (Gráfico 1).       Gráfico 1. Evolución rendimientos y superficie cultivo del trigo Región del Biobío,  1979/80 – 2009/10.  
350.000 60,0

300.000 y = 1,0621x + 15,245 2 R = 0,8844 250.000

50,0

40,0

200.000 30,0 150.000 y = -4816,3x + 290718 2 R = 0,7701 100.000

20,0

50.000

10,0 ha qq/ha Lineal (qq/ha) Lineal (ha)

0

0,0

79 19 /80 80 19 /81 81 19 /82 82 19 /83 83 19 /84 84 19 /85 85 19 /86 86 19 /87 87 19 /88 88 19 /89 89 19 /90 90 19 /91 91 19 /92 92 19 /93 9 19 3/9 94 4 /9 19 5 2 9 19 5/9 96 6 /9 19 7 3 97 19 /98 98 19 /99 99 20 /00 00 20 /01 01 20 /02 02 20 /03 03 20 /04 04 20 /05 0 20 5/0 06 6 20 /07 07 * /0 20 8 * 08 20 /09 09 /1 0

19

Fuente: Odepa.  2.4.3. Rendimiento y superficie de trigo en la Región de La Araucanía 

 

Al  igual  que  en  la  Región  del  Bío  Bío,  los  rendimientos  de  trigo  en  La  Araucanía  han  subido  constantemente,  pero  en  una  tasa  levemente  mayor    de  1,17  qqm/ha/año.  Desde  la  temporada  1979/80,  con  rendimientos  de  17,8  qqm/ha  éste  subió  en  la  temporada  2009/2010  a  56,7  qqm/ha.  Respecto  de  la  evolución  de  la  superficie  cultivada no se observa una tendencia clara a la baja, si no más bien dos ciclos en las  últimas 31 temporadas Gráfico 2. 

12 Gráfico 2. Evolución rendimientos y superficie cultivo del trigo Región de La  Araucanía, 1979/80 – 2009/10.   
200.000 180.000 160.000 140.000 120.000 100.000 80.000 60.000 40.000 20.000 0 60,0 50,0 40,0 30,0 ha qqm/ha Lineal (qqm/ha) y = 1,1766x + 13,778 R2 = 0,893 20,0 10,0 0,0

19 79 19 /8 0 81 19 /8 2 83 19 /8 4 85 19 /8 6 87 19 /8 8 89 19 /9 0 91 19 /9 2 93 19 /9 4 95 19 /9 6 97 19 /9 8 99 20 /0 0 01 20 /0 2 03 20 /0 4 05 20 /0 6 07 20 /0 8 09 /1 0

 

  2.5. Rastrojos  2.5.1. Producción de pajas   La literatura señala que, en general, la producción de paja de trigo está directamente  relacionada con la producción de granos (Mellado 2007). La producción de paja de trigo  se estimó por medio de dos ecuaciones:  i) ii) Rendimiento de paja (t/ha)= 0,56+ 1,4 x rendimiento de grano (t/ha) y  Producción de paja (t/ha) = (Producción grano (t/ha) x (1‐IC))/IC, donde IC es el  índice  de  cosecha,  que  para  el  trigo  es  en  promedio  de  0,45  (Mellado  2007).  Los resultados muestran una diferencia de un 20 % entre la aplicación de una  ecuación y otra en la producción de pajas.  

En  adelante,  en  este  trabajo  se  utilizará  la  formula  que  permite  obtener  la  mayor  producción en trigos invernales cultivados en la precordillera y cordillera Andina y/o en  el sur de Chile, y se utilizará la fórmula para una menor producción esperada de paja  en trigos primaverales.        

13 Cuadro  5.  Estimación  de  la  producción  de  paja  de  trigo  blanco  en  Chile,  en  las  regiones del Bío Bío y  La  Araucanía, y en sus respectivas provincias, en base a Censo  Agropecuario 2007. 
   País  Región Bío Bío  Concepción  Arauco  Bío Bío  Ñuble  Región Araucanía  Cautín  Malleco 
Superficie,  ha  Rendimiento,  Producción paja (i)  qqm/ha  ton/ha  Total,ton   ton/ha 

Producción paja (ii)  Total, ton  

220.131,7 67.923,0 799,8 2.187,9 21.187,4 43.747,9 93.705,50 54.921,10 38.784,40

47,7  44,7  14,6  21,8  49,2  44,3  47,82  45,79  50,70 

7,2  6,8  2,6  3,6  7,4  6,8  7,3  7,0  7,7 

1.593.403,1 463.537,6 2.083,6 7.892,0 157.770,6 295.791,4 679.849,2 382.833,3 297.016,0

5,8  5,5  1,8  2,7  6,0  5,4  5,8  5,6  6,2 

1.283.446,3 371.468,9 1.428,0 5.820,2 127.377,9 236.842,7 547.707,6 307.369,2 240.338,4

  El  trigo  panadero,  denominado  blanco  por  ODEPA,  es  el  principal  cereal  cultivado  en  Chile, en la Región del Bío Bío y la provincia de Ñuble, y en la Región de La Araucanía y  provincia de Cautín. Las provincias de Ñuble y Malleco, seleccionadas para estudiar el  manejo del rastrojo, presentan diferentes condiciones agroecológicas, sintetizadas por  ODEPA como áreas homogéneas, Cuadro 6.   Cuadro  6.  Áreas  homogéneas  de  dos  provincias  de  las  regiones  de  Bío  Bío  y  La  Araucanía. ODEPA. 
Áreas  homogéneas  Secano costero  Secano interior  Comunas provincia de Ñuble  Cobquecura, Coelemu, Quirihue,   Trehuaco  Ninhue, Portezuelo, Quillón, Quirihue,  Ranquil, San Nicolás  Chillán, Bulnes, Coihueco, Chillán Viejo,  El Carmen, Ñiquén, Pemuco, Pinto,  Quillón, SanCarlos, San Fabián, San  Ignacio, San Nicolás, Yungay    Coihueco, El Carmen, Pemuco, Pinto,  San Fabián, Yungay  Coihueco, Pinto, San Fabián  parte comuna de San Carlos  Comunas provincia de Malleco    Angol, Los Sauces, Lumaco, Purén,   Renaico, Traiguén 

Depresión  intermedia  Valle Secano  Precordillera  Cordillera  Cerro o cordón isla 

Angol, Collipulli, Renaico 

Collipulli, Ercilla, Traiguén, Victoria  Collipulli, Curacautín, Ercilla,  Victoria,  Lonquimay   

14 Figura  1.    Áreas  homogéneas  de  las  regiones  del  Bío  Bío  y  La  Araucanía.  División  administrativa. ODEPA 2009. 

  La producción estimada de paja en las distintas áreas homogéneas de la provincia de  Ñuble indica que el 71,9 % se produce en la depresión intermedia de la provincia y el  23,5% en la precordillera Andina Cuadro 7.   Cuadro  7.  Producción  de  paja  en  áreas  homogéneas  de  las  provincias  de  Ñuble  y  Malleco. 
Área   Secano costero**  Secano interior**  Depresión  intermedia**  Valle Secano*  Precordillera*  Cordillera*  Cerro o cordón isla**  Total  Ñuble  ton  3.900 4.287 179.639    58.883 277 1.221 248.208    24 0 0 100 Malleco  ton  0,0  51.865,2  8.112,5  181.929,0  54.952,2  157,1  0,0  297.016,0 

%  2 2 72

%  0,0 17,5 2,7 61,3 18,5 0,1 0,0 100

Determinación de la producción de paja en Ñuble,   * Rendimiento de paja (ton/ha)= 0,56+ 1,4 rendimiento de grano (ton/ha)   ** Producción de paja (t/ha) = (Producción grano (t/ha) x (1‐IC))/IC.     Determinación de la producción de paja en la provincia de Malleco se utilizó la ecuación   * Rendimiento de paja (ton/ha)= 0,56+ 1,4 rendimiento de grano (ton/ha). 

15 La producción de paja está relacionada con la superficie del cultivo y el rendimiento de  granos.  En  atención  a  estos  antecedentes  (Cuadro  7)  se  realizó  un  ejercicio  para  la  provincia de Ñuble de estratificación de productores por área homogénea en función  del tamaño predial para visualizar en qué rango de tamaño predial se concentraba la  mayor producción de pajas (Cuadro 8).   Cuadro  8.  Producción  estimada  de  paja  en  áreas  homogéneas  de  la  provincia  de  Ñuble.  
Área homogéneas        
Secano costero  Total , ha  Rendimiento, qq/ha  Paja, ton  %  Secano interior  Total , ha  Rendimiento, qq/ha  Paja, ton  %  Depresión intermedia     Total , ha  Rendimiento, qq/ha  Paja, ton  %  Precordillera  Total , ha  Rendimiento, qq/ha  Paja, ton  %  Cordillera  Total , ha  Rendimiento, qq/ha  Paja, ton  %  Cerro o cordón isla  Total , ha  Rendimiento, qq/ha  Paja, ton  %     10,7 15,9 20,8 2    279,0 33,9 1.480,8 3 2.352,3 36,2 6    418,0 36,3 2.358,9 4    343,4 13,3 557,8 13    2.309,4 50,3 8    597,6 36,0 3.348,2 6       3,0 0,0 0,0 0       50,9 16,0 99,5 8 81,6 16,4 163,9 13 6,5 24,9 26,3 10

Estrato de productores trigo  pan, Ñuble  5,0 ‐   0,1 ‐ 4,9  9,9 
  155,5 19,9 377,8 10    282,3 11,5 396,8 9    3.786,6 39,8 10    1.094,3 37,3 6.331,8 11    206,2 22,5 567,1 15    456,7 13,4 749,1 17   

10,0 ‐  19,9 
  271,6 21,1 701,8 18

20,0 ‐  49,9 

50,0 ‐  99,99      
217,1  23,3  617,7  16    

500,0  1000 y  100,0 ‐  ‐  499,9  999,9  más          
183,6  19,1  428,8  11        390,9  19,0  907,3  21        50,3  33        66,3 5    0,0 0,0 0,0 0    1.137,0 55,9 7.773,8 4 17,5 33,7 72,1 2    53,0 28,7 185,8 4 30,0 10,0 36,7 1

384,4 23,4 1.098,3 28    521,9 17,5 1.114,4 26   

239,1  12,9  375,5  9 

6448,8
41,2 18   

4.741,9  9.591,5  1.182,2 48,2  16 

10.396,0 14.186,1 18.419,7 32.465,4 27.906,1  58.919,5  9.572,5

601,3  2.635,3  786,3 1.403,5 43,5  48,7  63,56 69,7
4.000,3  19.446,9  7.437,0 14.479,3 7  33  13 25

   4,6 29,8
21,8 8

   9,7 26,8
41,8 15   

   45,0  11,3 
96,6  35 

   15,0  30,0 
71,4  26 

   1,0 0,0 0,0
0

   4,0 30,0
19,0 7

  
64,0  14,6  113,9  9 

  

   113,0  180,0 24,0  19,2
331,9  27  422,8 35

   0,0 0,0 0,0
0

40,5 13,88
68,7 6

16 Como  conclusión  de  este  análisis,  se  determinó  que  en  la  provincia  de  Ñuble,  en    el  secano costero en el estrato de los productores de 20 a 49,9 ha se produce el 28% de   la paja de trigo de éste sector. En el secano interior la mayor cantidad de paja de trigo  la  producen  los  agricultores    con  superficies  prediales  de  20  a  49,9.  En  la  depresión  intermedia,  es  donde  se  produce  la  mayor  cantidad  de  paja  de  la  provincia  (71,9%),  aquí el mayor aporte (33%) lo realizan los productores  con superficies prediales de 100  a 499,9 ha que %. Éste mismo estrato de productores es el que realiza el mayor aporte  en la precordillera de Ñuble.  2.5.2. Componentes orgánicos de la paja de trigo  La  composición  química  de  las    pajas  de  trigo,  de  acuerdo  con  lo  que  se  señala  en  la  literatura  puede  ser  la  siguiente,  celulosa  (30,2‐40,7%),  hemicelulosa  (22,3‐28,3%),  y  lignina  (17,0‐18,1%).  La composición en carbohidratos estructurales y lignina de paja  de trigo puede variar debido al  fertilizante empleado durante su cultivo y el contenido  en minerales del suelo o a la madurez que haya alcanzado en grano en el momento de  su  recolección.  La  fracción  hemicelulósica  está  formada  principalmente  por  xilano  (18,7‐27,0%), siendo ésta una de las características de las plantas herbáceas ya que el  arabinoxilano  es  el  componente  principal  de  su  hemicelulosa.  Puesto  que  la  xilosa  representa aproximadamente entre el 20% y el 30% de los azúcares contenidos en la  paja  de  trigo,  su  transformación  a  etanol  puede  contribuir  a  aumentar  de  manera  sensible  los  rendimientos  del  proceso.  También  forman  parte  de  la  hemicelulosa  pequeñas  cantidades  de  galactano  y  arabinano.  En  el  análisis  de  la  fracción  hemicelulósica de la materia prima se determinaron los grupos acetilo, presentes como  sustituyentes de las cadenas de arabinoxilanos, los que representan entre un 1,6% y un  2,6% del peso seco de la materia prima.     Cuadro 9. Composición de la paja de trigo  (% peso seco). Diferentes autores      Articulo 1  Articulo 2  Articulo 3  Articulo 4  Celulosa  30,2  40,7  37,8  37,4  Hemicelulosa  22,3  27,6  25,4  28,3     Xilano  18,7  23,7  22,8  27,0     Galactano  0,8  2,6  1,0  1,1     Arabinano  2,8  Nd  1,6  1,8      Grupos acetilo  2,6  Nd  1,6  1,8  Lignina  17,0  17,0  18,1  17,4  Cenizas  4,7  4,3  6,3  4,8  Extractivos  14,7  Nd  15,3  14,7  nd: no determinado. Fuente: Mra. Elia Tomas Pejo, 2009.     

17 2.6. Efectos de la quema de los rastrojos  2.6.1. Materia orgánica   El  ingreso  de  rastrojos  al  suelo  genera  aportes  de  carbono  (C)  que  contribuyen  al  incremento  en  el  contenido  de  materia  orgánica,  situación  de  suma  importancia  considerando  todos  los  beneficios  de  la  materia  orgánica  en  el  suelo,  sobre  todo  cuando se trata de materia orgánica no humificada (rastrojos que ingresan al proceso  de descomposición biológica o de reorganización y reciclaje del C ingresado).  En  términos  generales,  por  cada  1.000  kg  de  rastrojo  seco  que  ingresa  al  suelo  se  genera un aporte de 400 a 450 kg de C (40 a 45% de C en la materia seca (MS)). De esta  cantidad, se produce una ganancia neta de 1/3 producto de la actividad microbiana que  finalmente  se  transforma  en  humus  con  el  paso  del  tiempo  y  de  las  misma  actividad  microbiana, los 2/3 restantes se pierden a través de proceso de respiración microbiana  a la forma de dióxido de carbono (CO2). Esta eficiencia de reorganización del carbono  ingresado es de suma importancia al estimar la necesidad de C o de materia orgánica  (MO) (la MO del suelo presenta entre un 57‐58% de C, o dicho de otra forma 1 kg de C  en  el  suelo  permite  formar  1,724  kg  de  MO)  que  debería  ingresar  para  lograr  un   determinado incremento en la materia orgánica del suelo, como se puede apreciar en  la siguiente ecuación:    Dosis de MO             (MO a subir (%) ∗ DA (g cm‐3) ∗ PDM (cm)      (ton ha‐1)     =                                             0,33 (Ef)  

          

Fuente: Hirzel (2008).  Donde:   

MO = materia orgánica.  DA = densidad aparente del suelo.  PDM  =  profundidad  de  muestreo  del  suelo  en  el  que  se  determinó  el  contenido  de  materia orgánica (profundidad en la cual se estima la incorporación de la MO).  Ef = 1/3 de lo aplicado que corresponde a la eficiencia estimada de aporte neto de la  materia orgánica agregada al suelo, posterior a la reorganización que realiza la biomasa  microbiana para el C ingresado.  Para estimar la dosis de C a aplicar a un suelo en función de la MO a subir en dicho  suelo se debería aplicar la siguiente ecuación:     

18   Dosis de C       (MO a subir (%) ∗ DA (g cm‐3) ∗ PDM (cm) * 0,58   (ton ha‐1)     =                                             0,33 (Ef)  

          

Donde: 

 

MO = materia orgánica.  DA = densidad aparente del suelo.  PDM  =  profundidad  de  muestreo  del  suelo  en  el  que  se  determinó  el  contenido  de  materia orgánica (profundidad en la cual se estima la incorporación de la MO).  0,58 = factor de relación que transforma la MO en C.  Ef = 1/3 de lo aplicado que corresponde a la eficiencia estimada de aporte neto de la  materia orgánica agregada al suelo, posterior a la reorganización que realiza la biomasa  microbiana para el C ingresado.    Al realizar quema de rastrojos se pierde la mayoría del C producido en dicho rastrojo  (excepto parte de las raíces), lo cual se traduce en una pérdida neta del C producido en  el sistema suelo planta durante el ciclo del cultivo, perdiendo los efectos positivos que  se  podrían  haber  logrado  sobre  la  materia  del  suelo,  y  contribuyendo  además  de  manera  negativa  sobre  el  medioambiente  dado  que  incrementa  la  concentración  de  CO2 en el aire. Además, la quema del rastrojo elimina la biomasa microbiana presente  en los primeros milímetros del suelo, lo cual afecta los procesos naturales de formación  y  rejuvenecimiento  de  los  suelos,  asociados  a  la  sustentabilidad  de  los  sistemas  productivos y a la posibilidad de aumentar la productividad de los mismos.       2.6.2. Fauna     La quema de rastrojo afecta a la fauna y a la microflora del suelo en el momento de la  aplicación  del  fuego,  pero  principalmente  tiene  un  efecto  debido  a  la  disminución  de  ingresos  de  materia  orgánica  (MO)  al  suelo,  que  es  la  principal  fuente  de  alimento  y  energía para estos organismos.     La MO que sostiene la vida de los organismos en el suelo no es la totalidad de la MO  presente,  sino  que  la  de  reciente  incorporación  que  presenta  un  nivel  de  descomposición intermedia entre los residuos vegetales y el humus, a esta porción de  la MO del suelo se le denomina fracción liviana (FL).    

19 La mayor parte de la MO del suelo corresponde a carbono (C) denominado “pasivo” y  que  corresponde  a  ingresos  de  carbono  ancestrales  que  tienen  una  gran  importancia  en  la  nutrición  vegetal,  pero  que  son  muy  poco  disponibles  para  los  organismos  descomponedores,  ya  que  corresponden  principalmente  a  compuestos  húmicos  con  estructuras  químicas  complejas  (Haynes,  2005).    Por  esta  razón  el  ingreso  de  MO  “fresca” es fundamental para la mantención de la fauna y la microflora edáfica.     El  C  de  los  residuos  de  plantas,  microorganismos  y  animales  que  es  procesado  por  organismos descomponedores en el suelo, puede perderse  como CO2,  incorporarse en  las células de estos organismos o entrar en el reservorio de C del suelo. De esta forma  la  MO  del  suelo  va  a  ser  el  resultado  del  balance  entre  la  descomposición    e  incorporación de residuos dentro del suelo (Brady y Well, 1999).    Si bien es cierto que el aumento en la reserva de C es un tema prioritario ya sea para  disminuir el CO2 de la atmósfera como para aumentar el contenido de MO en el suelo,  es  importante  señalar  que  para  que  los  residuos  lleguen  a  ser  parte  de  la  MO  o  reservorio  de  C  del  suelo,  se  requiere  de  sucesivos  procesos  de  descomposición  realizados por una amplia gama de descomponedores.     De  acuerdo  a  estudios  en  un  amplio  rango  de  ecosistemas,  la  fauna  del  suelo  es  responsable  de  hasta  un  15%    de  la  descomposición  de  C  (Anderson,  1995).    En  la  mayoría de los casos el efecto más importante de la fauna sobre la transformación de  la MO es indirecto, y se produce por modificación de la actividad microbiana, que es la  mayor fuerza de descomposición en el suelo (Lavelle et al.,1997).     Los  animales  del  suelo  juegan  un  papel  importante  en  la  trituración  de  los  residuos  vegetales, y las formas mayores, como las lombrices, son muy eficaces mezcladoras de  la  materia  orgánica  superficial  con  el  suelo  más  profundo  (Killham,  1994).  El  material  que  ha  atravesado  el  intestino  de  estos  animales  es  atacado  más  fácilmente  por  la  microflora edáfica y, con ello, aumenta su velocidad de mineralización.    Las excreciones de la fauna son ricas en materia orgánica y bajo condiciones apropiadas  puede convertirse en agregados estables. Los agregados estables pueden proporcionar  un ambiente protector para la materia orgánica incluida en ellos (Marinissen y Didden,  1997). Además las galerías que construyen lombrices y otros invertebrados aumentan  la aireación y la estructuración del suelo (Bouché y Al‐Addan, 1997).    Por todas las razones antes enunciadas, la presencia de fauna y más específicamente  de lombrices son consideradas como un indicador de calidad del suelo.     Las  lombrices  representan  el  volumen  principal  de  la  biomasa  animal  del  suelo,  y  pueden alcanzar, en condiciones favorables, niveles de biomasa de 2,5 ton/ha, que es  alrededor del 80% del total de la biomasa animal del suelo (Killham, 1992),  comparable  al  peso  vivo  del  ganado  mantenido  sobre  una  hectárea  de  pradera  (Wild,  1992).  Las 

20 lombrices  pueden  consumir  e  incorporar  grandes  cantidades  de  materia  orgánica  al  suelo, que varían dependiendo del ambiente y el tipo de materia organica (Cuadro 10).     Curry  y  Byrne  (1997),  observaron  en  un  campo  de  cereal  invernal  en  Irlanda,  que  la  descomposición  de  paja  de  trigo  enterrada,  bajo  condiciones  naturales,  fue  mayor  cuando  las  lombrices  tuvieron  acceso  a  estos  residuos.  Sin  embargo,  las  lombrices  contribuyen más a la productividad del ecosistema a través de la mezcla y pulverización  de restos de plantas, que por la descomposición de residuos orgánicos (Killham, 1994).     Un  trabajo  realizado  por  van  Gestel  et  al.  (2003)  señala  que  la  descomposición  de  la  paja de trigo está más relacionada con la actividad microbiana que con la actividad de  las lombrices. En este sentido, la humedad y la temperatura son fundamentales para el  proceso  de  descomposición,  dada  la  marcada  influencia  que  tienen  estos  factores  ambientales sobre el desarrollo y actividad de los microorganismos.    Cuadro 10. Cantidad de materia orgánica ingerida o incorporada al suelo anualmente  por poblaciones de lombrices en distintos ambientes.  Cantidad  consumida  Tipo de materia  Ecosistema  Ubicación  o incorporada  orgánica  (Kg/ ha/ año)  Campo maíz  USA  Residuos de maíz  840  Huerto  Inglaterra  Hojas de manzana  2000  Bosque  Inglaterra  Hojas de árboles  3000  Bosque Roble  Japón  Hojas de Roble  1071  Campo Alfalfa  USA  Residuos alfalfa  1220  Pradera ballica  USA  Mat. orgánica total  740‐8980  Savana  Costa Marfil  Mat. orgánica total  1300  Fuente: Bohlen (2002).    Considerando la importancia que tienen la fauna tanto para mejorar la calidad del los  suelos agrícolas como en la dinámica de la MO del suelo, es fundamental investigar la  influencia  positiva  de  los  manejos  agrícolas  sin  quema  de  rastrojos  sobre  las  poblaciones  de  lombrices  y  además  cuantificar  el  efecto  negativo  que  tiene  la  utilización de pesticidas sobre la fauna del suelo y en especial de las lombrices, que son  un reconocido indicador de calidad de los suelos.    2.6.3. Propiedades Físicas del Suelo    La incorporación de materia orgánica, MO, al suelo genera un sinnúmero de beneficios,  dentro de los cuales se destaca su efecto mejorador sobre las propiedades físicas del  suelo  (Tiessen  et  al.,  1994;  Zagal  et  al.,  2010),  reduciendo  la  densidad  aparente  y  la  compactación  del  suelo,  aumentando  la  porosidad  total  y  macroporosidad,  aumentando la capacidad de retención e infiltración de agua en el suelo, mejorando la 

21 estructura o agregación física de las partículas, reduciendo la susceptibilidad del suelo a  la erosión, y mejorando la condición de manejo mecánico del suelo y la productividad  de las plantas, entre otras.    La  quema  de  rastrojos  afecta  negativamente  estos  beneficios  e  incluso  genera  un  balance negativo de la MO del suelo dado que anualmente se pierde  C del suelo por la  respiración de los microorganismos (respiración microbiana), ya sea con o  sin cultivo, y  estas pérdidas de C por respiración son superiores a los ingresos por la incorporación  de  C  a  través  de  las  raíces  en  descomposición.  Como  resultado  neto  se  logra  una  pérdida  consecutiva  del  C  y  MO  del  suelo  debido  a  la  práctica  de  quema.  Por  el  contrario, el ingreso de C a través de los residuos de cosecha es superior a las pérdidas  por  los  procesos  de  respiración  microbiana,  incluso  considerando  que  los  mismos  residuos generarán un incremento en dicha respiración.      2.7. Uso del fuego en Chile    En  la  actualidad,  la  quema  de  combustibles    vegetales,  se  utiliza  como  apoyo  a  la  ordenación y manejo científico de los bosques, ganadería y agricultura. Es así como en el  extranjero, por ejemplo, es un importante apoyo en  la preparación de terrenos para la  regeneración  natural,  control  de  plagas  y  enfermedades,  manejo  del  hábitat  de  la  vida  silvestre, manejo del paisaje, manejo de cuencas, manipulación de especies vegetales y  mejoramiento de la visibilidad y estética.    En  nuestro  país  el  fuego  se  utiliza  en  la  preparación  de  terrenos  para  plantación,  prevención  de  incendios  forestales  y  principalmente  en  la  reducción  de  desechos  agrícolas,  práctica  de  amplio  uso  asociada  a  la  labranza  tradicional,  debido  a  que  es  el  método de reducción de combustibles más económico.    Hasta  ahora la  visión respecto al impacto de esta actividad se ha limitado ha verla solo  como riesgo de incendios forestales. Sin embargo, hoy en día la preocupación va mas  allá y se debe analizar desde la perspectiva del impacto que el uso del fuego produce  sobre los recursos naturales, el medioambiente  y la calidad de vida de la población.  Producto de ello, se han desarrollado en la opinión pública algunas ideas  que apuntan  a prohibir el uso del fuego en Chile, como otras, que plantean una mayor regulación y  fiscalización (administración) del Estado respecto a esta materia.    La prohibición  del uso del fuego, evidentemente soluciona las externalidades negativas  que  de  él  se  derivan,  pero  provoca  impactos  sobre  actividades  económicas  muy  sensibles como es la que desarrollan los propietarios agrícolas los cuales concentran el    84,7 % de la demanda del uso del fuego. 

22 Grafico 3 Participación porcentual  de quemas por tipo de combustible   
% DE QUEMAS POR TIPO 1990-2011

13,19%

2,03%

84,78%

AGRICOLA FOR ESTAL NO C LASIFICADA

    El reemplazo gradual del uso del fuego, en el mundo rural,  requiere de la existencia  de   políticas  gubernamentales  que  permitan  masificar  las  técnicas  conservacionistas  de  suelo,  con la  concurrencia de todos los actores públicos y  privados  relacionados con  el  tema.    Fundamentalmente  porque  los  cambios  tecnológicos  planteados  requieren  también de un cambio de mentalidad o forma de percepción de la vida y por otra parte  porque se necesita de una  fuerte y decidida estrategia que permita promover leyes y  sistemas  de  incentivo,  desarrollar  las  organizaciones    campesinas,    incentivar  la  transferencia  tecnológica,  desarrollar  áreas  de  investigación  y  comercialización  y   capacitar a los agricultores en las técnicas de cultivo conservacionistas.     Por  tanto,  cualquier  medida  tendiente  a  lograr  la  reducción  de  esta  práctica  debe     considerar  aspectos técnicos, económicos y legales.De acuerdo a la realidad nacional,   parece  poco    posible    erradicar  el  uso  del  fuego  en  el  corto  y  mediano  plazo,  sin  embargo,  se deben iniciar acciones tendientes a sustituir gradualmente su  uso.    La consecuencia de una medida de restricción absoluta  sería el fomento de la actividad  Ilegal    y  un  aumento  de  los  riesgos  asociados  producto  de  la  pérdida  del  control  de  ellas,  particularmente  la  prevención  de  incendios  forestales  originados  por  esta  práctica. 

23 2.7.1.  Administración del uso del fuego, diagnósticos y desafíos    La administración del uso del fuego, propiamente tal, es parte de un gran sistema  que  depende  para  su  buen  funcionamiento  de  la  interacción  que  se  produce  entre  el  conocimiento técnico, la legislación  que regula la actividad legal del uso del fuego y los  usuarios  activos  y  pasivos  del  sistema.  Este  sistema  es  dinámico,  por  tanto  se  debe  someter a una evaluación periódica que permita diagnosticar problemas e incorporar   aspectos provenientes de cada uno de los subsistemas.    Figura 2. Aspectos a considerar en la administración del uso del fuego. 
USUARIOS

                     
ÓN CI UA AL EV
EV AL UA CI ÓN

CONOCIMIENTO TÉCNICO
EV AL UA CI ÓN

SISTEMA USO DEL FUEGO

ADMINISTRACION

ÓN CI UA AL EV

LEGISLACION
E.MERA

    2.7.2. Usuarios del fuego    El  uso  regulado  del  fuego  en  Chile  se  inicia  en  el  año  1980,    con  la  promulgación  del  Decreto  Supremo  Nº  276  sobre  Roce  a  Fuego  del  Ministerio  de  Agricultura.  Desde  esa  fecha  se  han  realizado  535.335    quemas,  a  través  de  las  cuales  se  han  quemado  8.355.625  hectáreas de distintos tipos de combustibles (Grafico 4 y 5).   El promedio por  temporada es de 17.269  quemas y 278.521 hectáreas tratadas con fuego, lo cual implica  que en promedio por cada quema se reducen 15,6  hectáreas de combustibles agrícolas y  forestales.      De acuerdo a estas cifras,  se puede afirmar que el uso del fuego  en el mundo rural, es  una  actividad  de  vital  importancia  dentro  del  ciclo  productivo  de  los  propietarios  agrícolas  y    forestales,  actividad  que  sin  duda  provoca  alteraciones  sobre  el  medio  ambiente. Esta fuerte demanda, requiere de parte del usuario  un servicio  eficiente y  moderno que permita agilizar la tramitación, con el objeto de no atrasar sus actividades  productivas. 

24 Grafico 4.  Distribución histórica del  número de quemas período 1980 – 2011                       
Q u e m a s Av isa d a s - N a cio n al
3 0 .0 0 0 2 5 .0 0 0 Nº Quemas 2 0 .0 0 0 1 5 .0 0 0 1 0 .0 0 0 5 .0 0 0 0
1980 - 1981 1981 - 1982 1982 - 1983 1983 - 1984 1984 - 1985 1985 - 1986 1986 - 1987 1987 - 1988 1988 - 1989 1989 - 1990 1990 - 1991 1991 - 1992 1992 - 1993 1993 - 1994 1994 - 1995 1995 - 1996 1996 - 1997 1997 - 1998 1998 - 1999 1999 - 2000 2000 - 2001 2001 - 2002 2002 - 2003 2003 - 2004 2004 - 2005 2005 - 2006 2006 - 2007 2007 - 2008 2008 - 2009 2009 - 2010 2010 - 2011

 Grafico 5 Distribución histórica  superficie quemada período1980 – 2011 
Te m p o r a d a s

Superficie Manejada con Quemas - Nacional

500.000 Hectáreas 400.000 300.000 200.000 100.000
1980 - 1981 1981 - 1982 1982 - 1983 1983 - 1984 1984 - 1985 1985 - 1986 1986 - 1987 1987 - 1988 1988 - 1989 1989 - 1990 1990 - 1991 1991 - 1992 1992 - 1993 1993 - 1994 1994 - 1995 1995 - 1996 1996 - 1997 1997 - 1998 1998 - 1999 1999 - 2000 2000 - 2001 2001 - 2002 2002 - 2003 2003 - 2004 2004 - 2005 2005 - 2006 2006 - 2007 2007 - 2008 2008 - 2009 2009 - 2010 2010 - 2011

0

Temporadas

   

 

  Si se revisa  el número de avisos  de quemas por región,  en el promedio de los últimos  veinte años, es posible visualizar que la región del BíoBío es la que presenta una mayor  actividad,  registrándose  un  total  de  4.295  avisos  por  temporada  (26  %  del  total  nacional) de los cuales el 79 % son agrícolas, esta participación en los últimos años ha  aumentado  acercándose  al  88  %,  le  sigue  la  región  de  la  Araucanía  en  la  cual  se  tramitan un total de 2.689 avisos los que representan el 16 % del total de registros en  el país, en este caso el 89 % de los avisos son de tipo agrícola.                               

25 Gráfico 6   Número promedio de quemas  1991‐2011   
Distribución Quemas Avisadas Promedio 1991 - 2011
5.000
4.295 2.689 2.199 1.440 141 499 228 544 71 38 2.198

Nº Q uem as

4.000 3.000 2.000 1.000 0
2.496

III

IV

V

R.M.

VI

VII

VIII

IX

XIV

X

XI

XII

Regiones

  Respecto a la superficie sometida a uso del fuego,  la región de la Araucanía ocupa el  primer  lugar  con    120.968,48  hectáreas  lo  cual  representa  el  43  %  de  la  superficie  tratada  a  nivel  nacional.  Le  siguen  la  Región  del  BíoBío  con  64.408,62    hectáreas,  equivalente a un 23 % del total nacional.              Gráfico 7 Número promedio de hectáreas  quemadas 1991‐2011   
Distribución Superficie Manejada con Quemas Promedio 1991 - 2011
140.000 120.000 100.000 80.000 60.000 40.000 20.000 0 120.968

 

Hectáreas

64.409 26.584 378 III 2.823 IV 2.204 V R.M. 13.485 22.069 1.431 VII VIII IX XIV X

21.054 2.033 XI 351 XII

VI

Regiones

    La  administración  del  uso  del  fuego,  también  debe  considerar  las  opiniones  de  los  distintos actores de la sociedad, los cuales con diferentes  énfasis hacen ver sus puntos  de vista respecto al tema.    En  la  última  década,  ha  existido  una  marcada  tendencia  por  parte  de  la  sociedad,  a  exigir  que todas las actividades productivas minimicen los impactos negativos al medio 

26 ambiente, situación  que actualmente está tocando  con fuerza al manejo del fuego en  nuestro país. Actualmente, este tema se discute  al  interior de organismos públicos y  organizaciones afines.    Por otra parte, no existe un consenso dentro de los profesionales que se relacionan con  el tema, respecto a la disyuntiva de prohibir el uso del fuego o regularlo.    Es  importante  considerar  en  este  análisis,  la  problemática  que  se  produce  en  las  grandes    centros  urbanos,  como  es  el  caso  de  la  Región  Metropolitana  o  grandes  centros  poblados  como  Chillán,  Los  Ángeles;  Temuco  en  donde  la  contaminación  derivada  fundamentalmente  de  fuentes  móviles  (tránsito)  y  fuentes  fijas  (sector  industrial)  están  presionando  fuertemente  a  esta  práctica.  Actualmente  las  Comunas  del  Concepción  Pencopolitano  se  encuentran  en  la  categoría  de  zona  de  latencia  por  material  particulado  MP10,  declarada  por  el  Ministerio  Secretaría  General  de  la  Presidencia  el  año  2006  y  su  respectivo    Plan  de  Prevención  esta  actualmente  en   trámite  de  toma  de  razón,  plan  que  establece  la  reducción  gradual  del  uso  del  fuego  para estas Comunas. Del mismo modo, las comunas de Chillán y Los Ángeles han sido  declaradas  zonas  de  saturación  por  el  Ministerio  del  Medioambiente  el  año  2011,  de  acuerdo a ello  se aplicarán planes de descontaminación a partir del año 2012.   

2.7.3. Legislación asociada al uso del fuego 
  Como una consecuencia del  gran  número  de incendios forestales que  se producía  por  causa de las quemas de desechos agrícolas y forestales, fue necesario legislar en forma  específica, gracias a lo cual, en el año 1980 se  dicta el Decreto Supremo Nº 276 sobre  roce a fuego del Ministerio de Agricultura, el cual es un Reglamento del Decreto Supremo  Nº 4363 de Junio de 1931 del Ministerio de Tierras y Colonización que contiene el texto  refundido de la ley de Bosques.    En esta norma legal se señalan   los objetivos para los cuales se podrá usar el fuego, se  define el concepto de Quema Controlada, se señalan los procedimientos  y gestiones a  realizar  para  efectuar  una  Quema  Controlada,  se  faculta  a  CONAF  para  publicar  un  calendario  de  quemas,  estableciendo  fechas  y  horas  y  se  establecen    procedimientos  para  la  Fiscalización  y  el  Control  del  Uso  del  Fuego  reconociendo  la  existencia  de  responsabilidades civiles y legales al infringir el D.S Nº 276.    Posterior al año 1980 no se han incorporado nuevos cuerpos legales relacionados con  el  uso  del  fuego,    sin  embargo,  actualmente  existe  una  iniciativa  por  actualizar  y  modernizar la actual  regulación del uso del fuego, incorporando un capitulo especial  en la futura ley de incendios que se prepara en el ejecutivo.     La  norma vigente  aborda aspectos muy generales y es poco práctica, ya que considera  al  fuego  solo  como  un  medio  para  eliminar  desechos  y  no  como  una  herramienta  de 

27 manejo,  además,  fue  concebida  con  el  objetivo  de  reducir  los    riesgos  de  incendios  forestales. Acorde a los tiempos modernos, se requiere una normativa que   incorpore  aspectos  medioambientales  y  aborde    elementos    que  tiendan  a  minimizar  otros  riesgos asociados.    2.7.4. Conocimiento técnico asociado al uso del fuego    En  este  campo    es  muy  poco  lo  que  se  ha  avanzado  en  cuanto  ha  investigación  científica en nuestro país.     En el área de investigación, las  experiencias de este tipo, han estado relacionadas con  memorias  de  título  y  proyectos  de  Investigación  en  Universidades,  y  el  interés  de  algunos investigadores como don Guillermo Julio, quién ha realizado investigaciones y  demostraciones en quemas prescritas abiertas y  bajo dosel.    Al realizar un análisis de las materias abordadas por las investigaciones en nuestro país,  se evidencia que estas han  analizado  temas específicos y en una gran mayoría no ha  existido  una  continuidad  que  permita  tener  certezas  en  algunas  materias  de  gran  sensibilidad como son las prescripciones y los efectos del fuego en el medio ambiente.     Actualmente existe la convicción entre los profesionales que se relacionan con el tema,  en  que  se  debe  dar  un  salto  cualitativo  en  la  forma  de  utilizar  el  fuego  en  el  mundo  rural.  Actualmente,  su  uso  en  general  esta  acorde  a  la  definición  que  la  propia  legislación hace del uso del fuego,  es así como los usuarios  utilizan  las quemas como  un    medio  para  eliminar  desechos  provenientes  de  su  actividad  productiva,    con  la  única restricción  técnica  de evitar  que el fuego  se escape del área sometida a este  tratamiento.    La  administración  moderna    del  uso  del  fuego,  debe  evaluar    aspectos  que  tiendan  a  reducir  todos  los  riesgos  asociados  a  esta  práctica,  los  cuales  atraviesan  horizontalmente aspectos relacionados con la calidad de vida, derecho consagrado en  la constitución política del país. Por tanto, ya no es posible regular el uso del fuego solo  bajo la perspectiva de la probabilidad de ocurrencia de incendios forestales, sino que  hay  que  incorporar  otros  riesgos  como  son  los  accidentes  vehiculares  y  aéreos,  contaminación  ambiental,  efectos  sobre  el  suelo,  pérdida  de  belleza  escénica,  seguridad en trazados de oleoductos, gaseoductos y líneas de tendido eléctrico etc.    La visión  del uso del fuego  hoy en día,  es mucho mas amplia y se  plantea  como un  instrumento  mediante  el  cual  es  posible  lograr  objetivos  de  manejo    en  la  actividad  forestal,    agrícola  y  pecuaria,    considerando  para      ello,  el  manejo  de  una  serie  de  variables  que  permiten  por  una  parte,  reducir  los  impactos  negativos  al  medio  ambiente  y  por  otro  lado  obtener  las  condiciones  adecuadas  para  conseguir  los  objetivos planteados. Este concepto se conoce como quema prescrita.   

28 Es  en  este  punto  en  donde  se  evidencian  las  carencias  de  conocimientos    científicos,   acorde  a  la  realidad  de  nuestro  país.    Cuando  se  requiere  llevar  a  terreno  la  formula  planteada, se encuentran vacíos importantes en la mayoría de los componentes de este  modelo (Figura  3) obligando  a que las soluciones se aborden a través  de adaptaciones  de  experiencias  extranjeras  y    conocimiento  empíricos.  Esta  situación,  debiera  comenzar a revertirse a través de la implementación de una línea de investigación que  aborde las distintas variables que consideran las quemas prescritas.    Es  necesario  señalar  que  el  uso  del    fuego  se  prescribe  para  múltiples  fines,  sin  embargo, en Chile su uso ha  estado  focalizado básicamente a la práctica de eliminar  desechos  para  plantar  o  sembrar, y en  menor medida  en  la  prevención  de  incendios.   No se ha incursionado en investigación que oriente sobre otros posibles usos del fuego  como  la  preparación  de  terrenos    para    obtener  regeneración  natural,  manejo  de  praderas,  control  de    plagas  y  enfermedades,  manejo  del  habitat  de  la  vida  silvestre,  etc.    Por  otra  parte,  se    requiere  conocer  las  técnicas  de  quemas  mas  adecuadas  para  el  tratamiento  de  los  distintos  tipos    de    combustibles  que  son  sometidos  a  esta     práctica,  considerando  al  mismo  tiempo  las  prescripciones      medio  ambientales  que  permitan reducir  los riesgos asociados a esta actividad.      Figura 3. Componentes del uso del fuego prescrito.    MANEJO MANEJO DE RIESGOS DE CONDICIONES Incendios forestales   METEOROLÓGICAS Efectos sobre suelo METEOROLÓ   Temperatura Efectos sobre el aire Humedad Relativa Biodiversidad   Viento Accidentes vehiculares   Precipitación Líneas eléctricas Precipitació elé Oleoductos, gaseoductos OBJETIVOS DE   MANEJO DE LA QUEMA   MANEJO DE DESECHOS USO DEL FUEGO Cortafuegos perimetrales   Técnicas AGRICOLA Ordenamiento horizontal de Quema FORESTAL   MANEJO Ordenamiento vertical BAJO DOSEL Sectorización   MANEJO DEL HUMO DE   MANEJO DEL ENTORNO DEL SALUD Personal SEGURIDAD VIAL   Guardia de Cenizas TURISMO Y RECREACION   Medidas de Seguridad Prohibir Disipar Reducir Evitar   E.MERA   En  relación  a  lo  planteado,  se  hace  necesario    identificar  aspectos  del  conocimiento  técnico que sean  relevantes para la toma de decisiones, en las distintas instancias del 

29 proceso  de  administración  que  realiza  el  Estado  a  través  de  CONAF    y  también  que  permitan fundamentar discusiones o  debates sobre la materia.    De  acuerdo  a  sondeos  preliminares    realizados    entre    técnicos  de  CONAF  se  han  determinado como   necesidades de mayor urgencia la  obtención de   prescripciones   que  permitan  minimizar  los  riesgos  asociados  al  uso  del  fuego,  la  construcción  de  un  índice de quemas que permita respaldar  decisiones tendientes a autorizar o prohibir el  uso del fuego,  Identificación de áreas en donde el uso del fuego se deba erradicar,  y  estudios tendientes a conocer técnicas que permitan un adecuado Manejo del Humo.     2.8. Quemas de rastrojos contaminación atmosférica y gases invernadero    Resulta claro que la estrategia utilizada por los  agricultores de quemar los residuos o  rastrojos  de  cultivos,  a  pesar,  de  tener  razones  prácticas  y  económicas  que  la  respaldan, es una mala práctica que incide directamente en todos los componentes del  ambiente,  es  decir,  seres  vivos,  suelos,  agua  y  también  aire.  La  atmósfera  es  la  capa  gaseosa  que  rodea  la  tierra,  de  un  espesor  aproximado  a  los  10.000  Km.  y  que  es  esencial  para  el  desarrollo  de  la  vida,  por  cuanto  contiene  el  oxígeno  (O2)  para  los  procesos de respiración y el  dióxido de carbono (CO2) esencial para la fotosíntesis de  los  vegetales.  La  atmósfera  contiene  también  otros  gases  en  una  suerte  de  equilibrio  tales  como  los  llamados  gases  nobles  o  inertes  (Helio,  Argón,  etc.)  y  uno  muy  importante, el nitrógeno (N2), cuadro 11, que actúa como un anticomburente, es decir,  como un retardante de la combustión de cualquier material, en presencia de oxígeno  que es un comburente, es decir, facilita la combustión. Si el N2, no fuera tan abundante  en  la  atmósfera  la  combustión  de  cualquier  material  y  los  incendios  serían  instantáneos.    Cuadro 11. Principales gases de la atmósfera terrestre.    Gases  Oxígeno  Nitrógeno   Argón  Dióxido de Carbono  Otros gases  Símbolo Químico  O2  N2  Ar  CO2    % Aprox.  20,926  78,084    0,934    0,046  0,01 

Fuente: Marcelino Claret, INIA, 2011.    El  equilibrio  en  que  están  los  gases  de  la  atmósfera  se  altera  cuando  recibe  contaminación, por gases y partículas que afectan el ambiente, los seres vivos y alteran  severamente  la  salud  humana.    Las  fuentes  de contaminación  del  aire más  conocidas  son el transporte, las industrias, las chimeneas y las estufas, sin embargo, la agricultura  es también una fuente importante de contaminación del aire, a través de las quemas, 

30 que  en  Chile,  son  principalmente  de  dos  tipos,  forestales  y  agrícolas.  En  la  última  década aproximadamente el 85% de las quemas autorizadas han sido agrícolas  y ellas   corresponden principalmente a rastrojos de cereales. La Corporación Nacional Forestal  (CONAF) es el organismo del Estado encargado de otorgar año a año las autorizaciones  de quema y fiscalizar su cumplimiento, las cuales se efectúan casi en todo el territorio  nacional, abarcando desde la III hasta la XII regiones, entre ellas destaca la región del  Bío Bío con casi un 30% de las quemas avisadas en el país.    Dentro de los cultivos de la región del Bío Bío, el más importante es el trigo blanco pan,  por  ejemplo  en  el  año  2006  se  sembraron  aproximadamente  67  mil  hectáreas  que  representaron  el  60  %  de  toda  la  superficie  de  cultivos  cerealeros  en  la  región,  si  consideramos que solo se hubiesen quemado un 40 % de estas hectáreas sembradas,  podemos  sin  duda  esperar  que  una  gran  cantidad  de  kilos  de  gases  y  material  particulado  fue  ingresado  a  la  atmósfera  regional  en  ese  año.  Utilizando  datos  de  estudios  mexicanos  de  quemas  en  trigo  y  la  evaluación  de  algunos  gases  liberados,  podemos  calcular  para  el  caso  del  año  2006  los  siguientes  hipotéticos  valores  alcanzados.    Cuadro  12.  Ejemplo  hipotético  para  Chile,  de  gases  y  material  particulado  liberados  en quemas de rastrojo de trigo del 50 % de la superficie sembrada (33.962 ha) en la  región del Bío Bío año 2006, con un carga de residuos de 4,75 ton/ha y datos tomados  de la Agencia de Protección Ambiental (EPA) de USA, 1983.    Algunos gases liberados en las quemas  Monóxido de Carbono (CO)  Compuestos nitrogenados (NO2)  Hidrocarburos   Material particulado (MP10)*  Kg x ha  233,0  8,75  19,5  28,0  Ton/ totales liberadas  7.913  297  662  951 

* Material Particulado de tamaño inferior a 10 micrones.    Fuente: Marcelino Claret. INIA 2011...        En Chile existe escasa o nula información publicada respecto de la contaminación del  aire  producido  por  quemas  agrícolas,  tema  cada  vez  de  mayor  relevancia  por  cuanto  implica directamente la salud humana y el deterioro progresivo del ambiente.    2.8.1.  Algunos  gases  y  material  particulado  liberados  en  quemas  de  rastrojos  y  sus  efectos    2.8.1.1. Anhídrido Carbónico (CO2) y Calentamiento Global    En toda combustión de materia orgánica se libera como elemento residual el CO2. Este  gas  ha  tenido  desde  hace    dos  décadas  un  papel  protagónico  en  la  opinión  pública 

31 mundial,  por  cuanto  es  un  gas  con  efecto  invernadero  (su  presencia  en  la  atmósfera  evita en algún grado la disipación de calor de la tierra) afirmándose que el exceso de  este  gas en la  atmósfera  es  de exclusiva  responsabilidad  humana  y  que  por  tanto,  su  concentración  se  ha  incrementado críticamente  desde  la era industrial  hasta alcanzar  niveles,  que  generan  un  aumento  progresivo  de  la  temperatura  media  de  la  tierra,  fenómeno  conocido  como  calentamiento  global.  Bajo  esta  premisa,  es  razonable  predecir  entonces  que  cualquier  aumento  de  la  concentración  de  este  gas  en  la  atmósfera,  como  los  generados  por  las  quemas  de  rastrojos,  ayuda  a  producir  un  mayor  calentamiento  de  la  tierra.  El  metano  (CH4)  es  también  un  gas  invernadero  de  mayor efecto invernadero que el CO2, del cual se habla menos y de la misma manera  que el CO2, es producido en la combustión de rastrojos.    2.8.1.2. Monóxido de Carbono (CO)    La  combustión  incompleta  de  los  rastrojos,  produce  gran  cantidad  de  CO,  como  se  puede observar en el cuadro 12. El CO es un gas muy tóxico para humanos, que puede  ocasionar  la  muerte  por  asfixia  en  pocos  minutos.  Nuestro  organismo  y  específicamente la hemoglobina de la sangre tiene una gran afinidad por el CO, cuando  su concentración en la sangre aumenta y disminuye el O2, la hemoglobina se asocia en  mayor  concentración  al  CO,  interrumpiendo  el  flujo  de  O2  a  las  células,  produciendo  una falta de oxígeno en los tejidos que finalmente ocasiona la muerte. ¿Por que esto no  ocurre cada vez que se producen quemas de rastrojos?, por que las quemas son al aire  libre y no en sitios confinados, por lo tanto aun cuando se produce una gran cantidad  de CO, existe también una gran cantidad de oxígeno disponible. Sin embargo, es un gas  peligroso, cuyo control siempre debe ocupar nuestra atención.    2.8.1.3. Dioxinas y Furanos     Dioxinas  y  furanos,  son  compuestos  químicos  aromáticos  clorados,  sin  ningún  uso  natural  o  comercial  conocido.  Son  contaminantes  secundarios  que  se  producen  en  procesos térmicos  de combustión incompleta o en reacciones químicas complejas, que  comprenden  sustancias  orgánicas  (como  en  incendios  o  quemas  de  rastrojos)  y  sustancias con cloro (residuos industriales).    Son compuestos muy estables y persistentes en el medio extremadamente tóxicos para  humanos y algunos animales, bioacumulables en los tejidos grasos de organismos vivos  y biomagnificables, es decir, aumentan su concentración en la pirámide alimentaria, a  media que se asciende en ella.    La  Organización  Mundial  de  la  Salud  (OMS)  los  clasifica  como    “carcinógeno  humano  conocido”  y  la  Agencia  Internacional  para  Investigación  del  Cáncer  (IARC)  como  un  “carcinógeno humano conocido grupo 1”. Hay estudios de largo plazo en animales de  laboratorio,  que  avalan  la  formación  de  cáncer  en:  hígado,  pulmones,  lengua,  parte 

32 superior de la boca, nariz, glándula tiroides, glándula adrenal, piel de la cara y bajo la  piel.    2.8.1.4. Material particulado menor a 10 micrones (MP10)    Las quemas también originan material particulado microscópico, de tamaños menores  a 10 micrones (1 micrón es igual a la millonésima parte de 1 metro) que por su tamaño  y  bajo  peso  pueden  permanecer  suspendidos  en  la  atmósfera  por  largos  períodos  después  de  las  quemas.  Su  inhalación  es  perjudicial  para  la  salud  por  cuanto  por  su  tamaño  pequeño,  estas  partículas  pasan  directamente  a  los  alvéolos  pulmonares   donde se produce el intercambio de gases del organismo, pudiendo a la larga derivar  en insuficiencias respiratorias y asmas.    2.8.1.5. Otros gases    Cuando  ocurre  combustión  de  materia  orgánica  en  días  soleados,  se  produce  Smog  Fotoquímico cuyo principal componente es el Ozono (O3), si bien es cierto este gas es  útil,  en  las  altas  capas  de  la  atmósfera  dado  que  nos  protege  de  la  radiación  ultravioleta, en las capas bajas de la atmósfera, donde se puede respirar, es un fuerte  irritante ocular y perjudicial para la salud humana al incrementar estados alérgicos, de  asma  y  enfisemas,  produciendo  además  daños  a  la  vegetación.  Los  precursores  de  la  formación  de  O3,  son  los  Hidrocarburos  no  Metánicos  (NMHC)  y  los  compuestos  nitrogenados  (NOx),  que  también  se  producen  en  la  combustión  incompleta  de  rastrojos. Los NOx  al combinarse con agua se transforman en ácido nítrico, provocando  lluvias  y  neblinas  ácidas  que  dañan  el  ambiente.  También  el  bióxido  de  azufre  (SO2)  producido en las quemas de rastrojo, además de ser un irritante respiratorio puede en  contacto  con  agua  transformarse  en  ácido  sulfúrico  produciendo  también  lluvia  y  neblina ácida.    La  erradicación  de  la  quema  de  rastrojos  de  nuestros  campos,  aun  cuando  los  daños  ocasionados a los organismos vivos, compartimentos ambientales suelo, agua, aire y  a  nuestra salud son aparentemente evidentes, no podrá ser posible sin la información de  una investigación sólida de la realidad de las quemas en Chile que la respalde.    2.9. Descomposición de los rastrojos    Una  vez  que  los  rastrojos  ingresan  al  suelo  constituyen  una  fuente  de  carbonada  de  alimento  para  la  biomasa  microbiana  de  éste.  La  biomasa  microbiana  consume  el  carbono (C) para sus procesos de vida y crecimiento, generando a su vez una pérdida  del C ingresado a través del proceso de respiración. Estas pérdidas por respiración en  promedio corresponden a 2/3 partes del C ingresado, lo cual se traduce en la práctica,  en  que  el  aumento  de  materia  orgánica  (MO)  (material  humificado)  del  suelo  por  efecto  de  la  incorporación  de  residuos  es  muy  lento  en  el  tiempo.  La  diferencia  fundamental  en  la  composición  de  los  residuos  vegetales  y  de  la  materia  húmica  del 

33 suelo está en la importancia relativa de la celulosa, la cual abunda en los primeros pero  falta en el material humificado (Russell 1964). Para que el C ingresado en el residuo se  descomponga se necesita de otros factores como la humedad, temperatura, oxígeno y  nutrientes como el nitrógeno (N), fósforo (P) y azufre (S), necesarios para la actividad  de la biomasa. De esta forma los contenidos óptimos de estos factores corresponden a  70%  de  humedad,  30‐40%  de  oxígeno,  temperaturas  entre  25‐30ºC,  y  relaciones  nutricionales respecto del contenido de C de 25/1 para el N (relación C/N), 200/1 para  el  P  (relación  C/P),  y  de  300/1  para  el  S  (relación  C/S).  De  los  factores  antes  mencionados,  además  de  las  fluctuaciones  de  temperatura  durante  los  ciclos  estacionales,  que  afectarán  la  mayor  o  menor  velocidad  de  descomposición  de  los  residuos,  el  factor  que  debería  controlarse  con  mayor  énfasis  es  la  relación  C/N.  Al  respecto, la relación C/N óptima para que se produzca la descomposición microbiana  del  residuo  es  25/1  (contenido  de  N  suficiente  para  que  se  desarrolle  una  intensa  actividad microbiano en función de la cantidad de C que ha ingresado al sistema suelo)  y  se  acepta un  rango  entre  20/1  a  30/1,  en  función  de  la  diferente  flora  y  fauna  que  participa  en  el  proceso  de  descomposición  biológica  de  este  residuo.  Dado  que  la  relación  C/N  promedio  de  la  biomasa  del  suelo  se  aproxima  a  8/1  (pudiendo  fluctuar  desde 5/1 en las bacterias y actinomicetes hasta 10/1 en los hongos) (Alexander, 1980),  y que estos microorganismos consumen 3 partes de C por cada 1 parte de C que será  humificado  (pérdida  de  2/3  del  C  ingresado  a  través  del  proceso  de  respiración)  se  puede  procesar  aproximadamente  24  a  25  partes  de  C  por  cada  parte  de  N  que  se  disponga en el residuo. Debido a las diferentes relaciones C/N de la biomasa del suelo,  las bacterias, los hongos y los actinomicetos asimilan el C y el N de diferente manera.  Para las poblaciones mixtas, el carbono asimilado por las bacterias es del 5 al 10%, por  los actinomicetos es del 15 al 30% y por los hongos del 30 al 40% (Alexander, 1980).    Algunos  residuos  presentan  de  manera  natural  una  relación  C/N  que  facilita  la  descomposición, como  por ejemplo los residuos de leguminosas cuya  relación C/N es  inferior  a  25,  situación  que  además  favorece  la  entrega  de  N  adicional  al  cultivo  siguiente (proceso llamado mineralización neta), contribuyendo a una menor necesidad  de fertilización nitrogenada en caso de ser necesaria.    Otros  residuos  como  los  de  cereales  presentan  relaciones  C/N  mayores  al  óptimo  (mayores  a  25/1),  limitando  de  manera  natural  la  descomposición  de  la  totalidad  del  residuo,  generando  además  una  necesidad  extra  de  N  (además  del  contenido  en  el  residuo)  que  será  obtenida  desde  el  aporte  natural  del  suelo  o  de  la  fertilización  nitrogenada  del  cultivo  siguiente.  El  efecto  que  causa  el  ingreso  de  residuos  de  alta  relación  C/N  (mayor  a  25  o  mayor  a  30)  sobre  la  alta  demanda  de  N  por  parte  de  la  biomasa del suelo se traduce en una menor disponibilidad de N por el cultivo siguiente  a  la  incorporación  de  dicho  residuo,  con  un  retardo  en  el  crecimiento  y  falta  de  desarrollo de clorofila en los tejidos, lo cual se conoce como “hambre de N”.    

34 Para determinar la necesidad de N a aplicar como complemento para aquellos residuos  de alta relación C/N, como los cereales cuya relación C/N fluctúa entre 60/1 a 75/1, o  residuos de otros cultivos como canola, se utiliza la siguiente ecuación:        Dosis de N extra (kg/ha) = Dosis de residuo seco (kg/ha) * (1,5 – X)/100      Donde:  1,5 = concentación de N óptima en el residuo seco, equivalente a una relación C/N de  25.  X = concentración de N en la MS del residuo incorporado.    La necesidad de N para la descomposición de este residuo no es inmediata, dado que la  velocidad de descomposición del residuo estará mediada por los factores que afectan  la  actividad  microbiana,  como  también  por  la  constitución  de  polifenoles  del  residuo  (hemicelulosas,  ligninas,  carbohidratos  más  simples,  proteínas,  etc).  Sin  embargo,  en  términos  prácticos  se  suelo  aplicar  todo  el  N  necesario  al  momento  de  incorporar  el  residuo, cuidando además de triturar este residuo y mezclarlo mecánicamente con el  suelo  (incorporación).  En  términos  prácticos  por  cada  1  tonelada  de  residuo  seco  de  cereales  incorporado  en  el  suelo  se  debe  aplicar  9  kg  de  N  (20  kg  de  urea)  para  no  alterar  el  equilibrio  natural  del  N  del  suelo  y  evitar  generar  “hambre  de  N”  en  la  siembra del cultivo siguiente. Por ejemplo, una cosecha de trigo con un rendimiento de  70 qq/ha (7 toneladas de grano con 14% de humedad) genera una cantidad de residuo  seco  de  7  a  9  toneladas,  dependiendo  del  coeficiente  de  reparto  (índice  de  cosecha)  que presente el cultivo, el cual fluctúa en función del cultivar (componente genético) y  del  ambiente  (Campillo  et  al.,  2011).  En  otro  ejemplo,  una  cosecha  de  maíz  con  un  rendimiento de 135 qq/ha (13,5 toneladas de grano con 14% de humedad) genera una  cantidad de residuo seco de 12 a 15 toneladas, en función del coeficiente de reparto  que presente el cultivo, por los factores de variación antes indicados (Hirzel, 2011).    Una  vez  que  se  ha  logrado  la  descomposición  total  del  residuo,  una  parte  del  N  ingresado con el residuo o utilizado en sus descomposición queda disponible a la planta  (no todo el N como se ha planteado en algunos modelos teóricos), dado que 1/3 del C  ingresado  con  el  residuo  ha  sido  humificado  y  el  humus  presenta  una  relación  C/N  promedio  de  10/1,  lo  cual  indica  que  por  cada  100  kg  de  C  humificados  se  ha  organizado también 10 kg de N en dicho humus. De manera práctica, si se incorporan 8  toneladas de residuo seco con 40% de C, se ha ingresado 3.200 kg de C, de los cuales se  humifica  1/3  parte, equivalente  a 1.067  kg,  los  cual  humifica  107  kg  de  N  (1.067/10).  Considerando que la relación C/N adecuada para la descomposición total del residuo es  25 como ha sido señalado, con la incorporación de los 3.200 kg de C se ocuparon 128  kg  de  N  (3.200/25),  por  lo  cual  queda  un  remanente  de  N  de  21  kg  (128  ‐  107),  que  forman parte del ciclo del N del suelo, por tanto una parte queda sujeto a mecanismos 

35 de  pérdida  (lixiviación,  volatilización,  denitrificación).  Es  más,  evidencias  científicas  indican  en  algunos  casos  efectos  negativos  sobre  el  rendimiento  cuando  se  han  incorporado  residuos,  asociados  a  una  menor  disponibilidad  de  N  para  el  cultivo  (Andraski y Bundy, 2008; Coulter y Nafziger, 2008). Para las fracciones predominantes  del humus (ácidos húmicos y fúlvicos), Navarro y Navarro (2003) señalan una relación  C/N que fluctúa entre 18 y 22.    En  el  caso  de  aquellos  residuos  de  baja  relación  C/N  (menor  a  25)  como  las  leguminosas,  la  incorporación  de  éstos  al  suelo  genera  un  aporte  neto  de  N,  que  se  determina a través de la siguiente ecuación:      Aporte de N (kg/ha) = Dosis de residuo seco (kg/ha) * (X – 1,5)/100      Donde:  X = concentración de N en la MS del residuo incorporado.  1,5 = concentración de N óptima en el residuo seco, equivalente a una relación C/N de  25.      2.10. Función Química de los rastrojos     La  incorporación  de  rastrojos  al  suelo  en  términos  químicos  genera  aporte  de  nutrientes  al  sistema  suelo‐planta,  y  además  constituye  una  fuente  de  energía  para  aquellos organismos heterótrofos (generan energía a partir de compuestos orgánicos o  de otros organismos) y autótrofos (generan energía a partir de compuestos químicos).    La incorporación de rastrojos destaca por su aporte de carbono (C), que corresponde  aproximadamente  entre  un  40  a  45%  de  la  materia  seca  (MS)  total  ingresada.  Adicionalmente, estos residuos generan aportes de nitrógeno (N), fósforo (P), potasio  (K), calcio (Ca), magnesio (Mg), azufre (S) y micronutrientes. Dentro de estos nutrientes  incorporados con el residuo destaca el aporte de K y Ca, que constituyen entre un 70 a  90% del total contenido en la planta entera. En las figuras 7.3.3.1, 7.3.3.2 y 7.3.3.3 se  puede observar la distribución de nutrientes en la planta de maíz, trigo y arroz, con lo  cual  se  puede  estimar  el  aporte  de  nutrientes  que  se  genera  con  la  incorporación  de  residuos de estos cultivos, asociado al rendimiento (extracción de nutrientes) de cada  situación.    Una vez que estos nutrientes ingresados con el residuo se hacen disponibles (después  de  la  transformación  química  o  biológica  de  los  compuestos  orgánicos  o  químicos  presentes en el residuo), entran al ciclo geoquímico de cada uno de ellos, y constituyen  una  fuente  de  aporte  de  nutrientes  para  el  sistema  suelo‐planta.  Cabe  destacar  que  algunos de estos nutrientes se hacen disponibles de una manera muy rápida como el K, 

36 dado  que  no  forma  parte  de  esqueletos  carbonados,  en  cambio  otros  como  el  N  y  P  necesitan del proceso de transformación biológica para lograr su total liberación desde  el residuo.      Gráfico 8. Reparto de nutrientes en la planta de maíz. 
 
100

Grano Residuo

Distribución en la planta de maíz (%)

90 80 70 60 50 40 30 20 10 0

N

P

K Nutrientes

Ca

Mg

  Fuente: Hirzel (2011).  Grafico 9. Distribución de nutrientes en la planta de trigo de pan (promedio de los  cvs. Domo‐INIA y Quelén‐INIA).   
 

100

Distribución  en la planta de trigo  (%)

90 80 70 60 50 40 30 20 10 0

Grano Residuo

N

P

K

Ca

Mg

  Fuente: Campillo et al. (2011).  Gráfico 10.  Distribución de nutrientes en la planta de arroz.   

Nutrientes

37
 

Distribución en la planta de arroz (%)

100 90 80 70 60 50 40 30 20 10 0

Grano Residuo

N

P

K Nutrientes

Ca

Mg

Adaptado de Cordero‐Vásquez y Murillo‐Vargas (1990). 

 

  2.11.  Efecto de los rastrojos sobre las propiedades físicas del suelo    El suelo debe ser considerado un ente vivo y sensible a la intervención que el hombre  ejecuta  sobre  él.  Es  un  sistema  abierto  y  dinámico,  que  soporta  la  vida  vegetal  y  por  ende  la  agricultura.  Está  constituido  por  tres  fases;  Una  fase  sólida  formada  por  los  componentes  inorgánicos,  los  minerales,  y  una  fracción  orgánica,  compuesta  por  organismos vivos y residuos orgánicos en distinto grado de descomposición.    La interacción entre la fracción orgánica y la fracción mineral se traduce, de acuerdo a  las  propiedades  de  cada  uno  de  ellos  en  aglomerados  o  agregados,  cuyo  tamaño  y  forma  varían  considerablemente,  dejando  un  espacio  entre  ellos  (poros,  galerías,  y  grietas en el que se encuentra la fase líquida y la gaseosa, este espacio se denomina el  espacio poroso del suelo (Porta et al., 1994).    Una parte del volumen de este espacio poroso está ocupado por agua, componente de  la  fase  líquida,  que  contiene  diversas  sustancias  en  solución  y  el  resto  por  aire,  que  constituye la fase gaseosa o atmósfera del suelo (Porta et al., 1994). 
 

2.12. Degradación del suelo    La degradación del suelo es el resultado de todas aquellas acciones que conducen a la  pérdida  de  la  naturaleza  y  propiedades  del  mismo  (Carrasco  y  Riquelme,  2010).  Se  produce por erosión ya sea hídrica o eólica, por salinización, por alcalinización, pérdida  de  nutrientes  por  lavado,  o  bien,  por  compactación.  Factores  todos,  que  llevan  finalmente  a  la  degradación  biológica  perdida  de  la  “vida”  del  suelo  y  son  los  responsables de la disminución de su capacidad productiva.   

38 Según  Lal  y  Stewart  (1990),  se  distinguen  tres  tipos  principales  de  degradación,  los  cuales incluyen distintos procesos:    a. Degradación del medio químico.  • Disminución de la fertilidad.  • Desequilibrio elemental.  • Acidificación.  • Salinización y Sodificación.  • Acumulación de compuestos tóxicos.    b. Degradación del medio biológico.  • Disminución en la materia orgánica del suelo.  • Reducción de la macro y microfauna del suelo.  • Reducción de la microflora.    c. Degradación del medio físico.  • Erosión.  • Erosión hídrica.  • Erosión eólica.  • Desertificación.  • Compactación y formación de capas endurecidas.    La  degradación  del  medio  físico  se  refiere  al  deterioro  de  las  propiedades  físicas,  principalmente  la  estructura,  como  consecuencia  del  mal  manejo  del  suelo  con  la  labranza. Por efecto de la compactación se produce aumento de la densidad aparente,  disminución de la porosidad (Carrasco y Riquelme, 2010).    Se  sabe  que  un  exceso  en  labores  aumenta  la  perdida  de  materia  orgánica  lo  que  conlleva  la  pérdida  de  estabilidad  estructural  del  suelo,  que  a  su  vez  se  traduce  en  erosión, y finalmente desertificación (Carrasco y Riquelme, 2010).    Una forma de reducir la degradación del medio físico del suelo es incorporar materia  orgánica  al  mismo.  Una  forma  de  aplicación  permanente  de  materia  orgánica,  es  la  incorporación de los rastrojos de cultivos que se producen temporada a temporada, lo  cual debe hacerse con equipos de aradura que faciliten esta labor. Sin embargo, para  que  esta  labor  sea  eficiente,  previamente  es  necesario  el  picado  y  trozado  de  estos  residuos de cultivos, porque de no ser así la descomposición de ellos en el suelo sería  ineficiente,  además  de  generar  problemas  en  la  labor  de  siembra  en  los  cultivos  sucesivos. Otra forma para mejorar el nivel de materia orgánica del suelo, es realizar un  tipo de agricultura  conservacionista, y ello se consigue a través del establecimiento de  cultivos bajo la técnica de cero labranza.    Con el sistema de cero labranza se produce una acumulación de residuos vegetales en  la superficie, y se  van descomponiendo lentamente en el transcurso de los años; lo que 

39 aumenta  la  materia  orgánica  del  suelo  en  sus    primeros  centímetros  y  mejoran  su  condición  física  (Follet  y  Schimel,  1989;    Karlen  et  al.,  1991;  y  López‐Fando,1991).  Blevins  et  al.,  (1983)  y  Carrasco  (1998)  establecieron  que  el  sistema  de  cero  labranza  permite  la  acumulación  y  el  mantenimiento  de  residuos  en  el  suelo  modificando  las  propiedades  químicas  y  biológicas  del  suelo,  en  comparación  con  el  laboreo  convencional.     Del  punto  de  vista  de  las  propiedades  físicas  del  suelo,  Sánchez,  et.  al  (2003),  encontraron  que  la  acumulación  de  rastrojos  de  caña  de  azúcar  en  el  suelo,  permite  una  mejora  de  las  propiedades  físicas  del  suelo,  encontrando,  por  ejemplo,  que  la  densidad  aparente  del  suelo  se  reduce    significativamente,  en  comparación  con  un  suelo sin rastrojos.    Con relación a la macroporosidad del suelo, uno de los elementos más importantes de  las  propiedades  físicas  de  un  suelo,  una  serie  de  autores  han  encontrado  que  la  cantidad y comunicación de los macroporos es mayor con la acumulación de rastrojos  incorporados, que en el sistema de laboreo convencional sin acumulación de rastrojos,  con  una  mejora  sustancial  de  las  características  de  drenaje  del  suelo  (Ehlers,  1987;  López –Fando, 1995; Karlen, et.al., 1991;  Carrasco, 1998). Estos cambios pueden estar  asociados a la mayor actividad de la macro fauna y la no alteración de la estructura del  suelo. Del alto número de  macroporos resulta una mejor aireación y un mejor drenaje  del  agua  durante  los    periodos  húmedos  (Carrasco,  1998).  Dichos  investigadores  determinaron también que el incremento de la infiltración se atribuía a la formación de  macroporos estables (mayores a 1 mm) y al aumento de la estabilidad de los agregados  del suelo.    Entre  las  alternativas  de  manejo  conservacionista  de  suelos,  Doren  (1965),  Follet  y  Schimel, 1989, demostraron los beneficios del sistema de cero labranza, estableciendo  que  las  producciones  de  maíz  eran  directamente  proporcionales  a  la  fracción  de  superficie de suelo cubierta con una capa de residuos vegetales muertos. Establecieron  una clara asociación con la mayor cantidad de agua almacenada en el perfil, a causa del  aumento de la infiltración y la reducción de la evaporación, como consecuencia de la  acumulación  de  rastrojos  sobre  el  suelo.  García  Cortazar  (2002),  reporta  que  el  dejar  rastrojos  sobre  el  suelo,  con  labores  de  cero  labranza,  produce  incrementos  en  la  disponibilidad de agua y de nitrógeno, para los cultivos siguientes en la rotación. Esto  coincide  con  los  trabajos  realizados  por  Carrasco  (1998),  en  trabajos  realizados  en  la  meseta Central de España, el cual encontró en siembras de trigo y maravilla con cero  labranza,  que  el  agua  infiltrada  en  el  perfil  del  suelo  es  mayor,  al  encontrado  en  el  laboreo convencional. Señala además que los rastrojos tienen un efecto beneficioso al  reducir la evaporación del suelo.    Lal (1976) comparando el sistema de cero labranza y acumulación de rastrojos,  con el  laboreo  convencional,  obtuvo  tasas  de  infiltración  de  48  cm/h    y  18  mm/h  respectivamente  para  el  mismo  tipo  de  suelo.  Packer  y  Hamilton  (1993),  midiendo 

40 características  de  la  infiltración  de  agua  en  dos  suelos  en  el  sur  de  New  South  Wales  (Australia),  encontraron  aumentos  de  la  infiltración  en  los  suelos  manejados  con  el  sistema de cero labranza al compararlos con el sistema convencional.     Los  sistemas  de  laboreo  de  conservación,  debido  a  la  acumulación  de  rastrojos  en  el  suelo, mejoran la estructura del suelo aumentando la proporción relativa de biocanales  y  macroporos  que  hacen  posible  la  infiltración  del  agua,  disminuyendo  con  ello  la  susceptibilidad a formar costra (López‐Fando, 1991; y Carrasco, 1998; Pérez, 1999). La  acumulación  de  rastrojos  en  el  suelo,  permite  una  buena  estructura  del  suelo.  Una  buena  estructura  del  suelo  es  importante  para  el  crecimiento  y  desarrollo  de  las  plantas,  porque  permite  una  buena  aireación,  necesaria  para  el  desarrollo  normal  de  las  raíces,  facilita  el  almacenaje  del  agua  en  los  espacios  porosos  y  evita  la  compactación  superficial  y  el  encostramiento  del  suelo  (Carrasco,  1998;  Carrasco,  2003).     El  aumento  de  la  agregación  y  de  la  estabilidad  de  los  agregados  del  suelo  está  relacionado con el contenido de materia orgánica (Douglas y Goss, 1982). Perez (1992)  considera que una mejora de la estructura del suelo, en la cero labranza, se atribuye a  la  alta  actividad  biótica,  especialmente  de  las  lombrices,  como  consecuencia  del  aumento de la materia orgánica por la acumulación y descomposición de los rastrojos.    Freebairn et al., (1993) y Carrasco (1998) sostienen que el beneficio de la cero labranza,  con rastrojos en la superficie, es favorable para las propiedades físicas del suelo. Packer  y  Hamilton  (1993),  usando  simuladores  de  lluvia  y  evaluando  índices  de  estabilidad  estructural, han encontrado cambios significativos en la estructura del suelo,  después  de 5 años de implementación del sistema de cero labranza con presencia de rastrojos.    2.13. Manejo de los rastrojos de trigo, prácticas de los productores   Para conocer las prácticas de manejo de los rastrojos se procedió sostener entrevistas  con productores y profesionales de las regiones del BíoBío y de La Araucanía, anexo 1.   2.13.1. Sistemas de producción de trigo en la Región del Bio Bío     Como representativo de la Región del BíoBío se estudio el sistema de producción en la  provincia de Ñuble, en sus diferentes áreas homogéneas.     Secano costero     Esta área se podría definir como una zona mixta donde existen pequeños productores  con  una  arraigada  cultura  tradicional  y  también  existen  agricultores  innovadores  que  utilizan y demandan nuevas tecnologías para la siembra de sus cultivos.    Los  pequeños  productores  siembran  trigo  normalmente  después  de  barbecho  y/o  cultivo de papa, para ello utilizan arados de vertedera de tiro animal. Los agricultores 

41 con mayores superficies utilizan arados de discos de tracción mecánica para preparar el  suelo y tapan la semilla con rastras de discos.   Los  pequeños  productores  cosechan  el  trigo  mediante  corte  y  engavillado  a  mano  y  trillan  con  maquinas  estacionarias.  En  éste  sistema  la  paja  de  trigo  se  retira  en  gran  parte del potrero, y luego de la trilla queda acumulada en lo que denominan “muelles  de paja” que es consumida por los animales en invierno. También parte de esta paja es  guardada luego de la trilla en “pajeras”.  Los  agricultores  que  siembran  mayor  superficie  cosechan  el  trigo  con  maquinas  automotrices,  donde  los  rastrojos  quedan  en  el  potrero  y  estos  en  su  mayoría  son  consumidos por los animales en verano y el residuo, cuando queda, es quemado para  luego establecer un cultivo, que normalmente es avena.  Lo  anterior  fue  confirmado  en  entrevistas  realizadas  a  agricultores  de  la  comuna  de  Cobquecura,  quiénes  señalaron  que  en  general  le  dan  una  gran  importancia  a  la   producción  de  paja  para  alimento  del    ganado,  a  veces,  por  sobre  la  producción  de  grano,  es  así  que  prefieren  variedades  con  caña  medianamente    larga  no  barbada  versus  las  de  caña corta,  para  asegurar  una  buena  producción  de  paja  palatable  para  los animales.  El  uso  de  los  rastrojos  de  trigo  en  esta  zona  depende  principalmente  del  cultivo  posterior, si el cultivo es avena,  se prepara el suelo incorporándolo el rastrojo de trigo.  Por    el  contrario  si  el  cultivo  posterior  es  pradera,  prefieren  quemarlo,  ya  que  al  incorporarlo el suelo queda más suelto, lo que favorece el descalce de las forrajeras al  momento de la germinación. El porcentaje de superficie de rastrojo quemado en esta  zona es bajo.    Secano Interior    Es  una  de  las  zonas  más  deprimidas  de  la  provincia  de  Ñuble  donde  todavía  los  agricultores  siembran  con  un  propósito  de  subsistencia,  algunos  avances  técnicos  se  han logrado en los últimos años en sectores de Yumbel, Ninhue y San Carlos, pero en  ésta  área  en  general  urge  establecer  un  sistema  de  establecimiento  de  cultivos  con  manejo  de  rastrojos,  dado  que  el  deterioro  del  suelo  es  máximo  y  que  el  sistema  tradicional de producción de cereales no recompensa económicamente el esfuerzo de  los productores. El Secano Interior cuenta con agricultores que en su mayoría disponen  de bajos niveles de ingresos y calidad de vida. La principal limitante de esta área es la  escasa  disponibilidad  de  agua  de  riego,  por  lo  que  los  cultivos  deben  adecuarse  al  régimen pluviométrico, donde la humedad aprovechable del suelo se agota a fines de  primavera.  La  gran  mayoría  de  los  suelos  no  son  arables,  reduciendo  el  número  de  alternativas  productivas.  El  sistema  productivo  se  basa  en  una  rotación  de  pradera  natural (2años) – barbecho – trigo, en algunas oportunidades después o antes  del trigo  se siembran algunas leguminosas de grano como arvejas, lentejas y garbanzos.  

42   La siembra de trigo normalmente en esta área se realiza con preparación de suelos y  tapado  de  semilla  con  arado  de  vertedera  de  tiro  animal.  Sin  embargo,  durante  los  últimos años mucha superficie de la preparación de suelos se está realizando con arado  de discos y tapado de semilla con rastra accionada por  tractor.    La cosecha de trigo en ésta área se efectúa mediante corte a mano, engavillado y trilla  con  estacionaria.  Sin  embargo  durante  los  últimos  años  ha  habido  una  importante  introducción  de  maquinas  automotrices,  particularmente  en  las  comunas  de  Ninhue,  San Carlos  y el secano interior de San Nicolás, como así también en algunos sectores  de Quirihue. El 30 % de la cosecha se hace mediante corte y engavillado a mano y trilla  con  maquina  automotriz  y  el  70  restante  de  la  cosecha  se  realiza  con  maquina  automotriz.  En  ambos  casos,  se  recoge  parte  de  la  paja  y  se  le  realiza  una  faena  de  repique con caballos y luego se guarda en galpones para alimentación animal.    Cuando  la  siembra  siguiente  al  cultivo  del  trigo  es  lenteja, normalmente  se  quema  el  rastrojo, a veces cuando el volumen de rastrojo es bajo se siembran directamente las  lentejas sobre el rastrojo.  Si la siembra posterior es arveja, el rastrojo se quema y si es  avena no se quema.    En  general,  los  rastrojos  en  su  mayoría  se  queman.  Sin  embargo,  es  necesario  dejar  establecido,  que  muchos  agricultores  guardan  paja  de  trigo  para  sus  animales  y  usan  los rastrojos con animales desde la cosecha hasta el mes de abril, luego consideran que  el  rastrojo  no  hace  ningún  aporte  y  queman  sus  restos,  para  establecer  un  nuevo  cultivo, generalmente avena y/o lenteja y /o arveja.      Depresión  intermedia,  como  se  indicó  anteriormente  es  la  zona  donde  se  cultiva  la  mayor superficie de trigo de la provincia, y se siembra básicamente en condiciones de  riego y de secano. De las  31.549,6 ha que se siembran de trigo en esta área en la provincia, 
un 43, 5% se siembra en condiciones de riego (Censo 2007).   

La rotación del cultivo del trigo en condiciones de riego es i) trigo, remolacha, ii)  Trigo ‐  maíz, iii) trigo ‐ praderas mejoradas, iv) trigo ‐ papas. En condiciones de secano se rota  i) trigo con avena y ii) trigo con pradera naturalizadas y ii) trigo con pradera natural 
 

La  siembra  del  trigo,  prácticamente  en  su  totalidad,  es    realizada  con  maquinas  sembradoras accionada por tractor y equipadas con discos. Sin embargo dependiendo  de  la  rotación  del  cultivo  la  preparación  del  suelo  es  diferente.  En  condiciones  de  secano  se  realiza  un  barbecho  mecánico  y  se  siembra.  En  condiciones  de  riego  se  realiza normalmente un barbecho químico, luego se prepara el suelo mecánicamente  y  se procede a sembrar el trigo. 
 

La cosecha de trigo en ésta área se realiza con maquina automotriz. Los rastrojos en su  mayoría  se  queman,  particularmente  los  grandes  productores.  Sin  embargo,  en  esta 

43 zona algunos agricultores están realizando labores que evitan la quema. i) en suelos de  riego,  después  de  la  cosecha  del  trigo  con  las  primeras  lluvias  de  otoño,  pican  el  rastrojo  con  una  picadora  vertical  y  mezclan  la  paja  con  el  perfil  del  suelo,  generalmente  esta  labor  la  realizan  cuando  siembran  remolacha  después  de  trigo,  ii)  subsolado  superficial  sobre  rastrojo  entero.  Un  agricultor  de  la  comuna  de  Yungay,  provincia de Ñuble, a partir del mes de febrero con un arado subsolador de 7 puntas,  equipado además con un sólido rodillo acondicionador de suelo, ejecuta una labor muy  superficial con el objeto de mezclar la paja de trigo con suelo, luego a fines de mayo e  incluso en el mes de junio aplica un herbicida total y luego siembra obteniendo buenos  resultados, tanto en trigo como en avena. En esta zona sobre el 80% de la superficie de  rastrojos de trigo es quemada anualmente.    Precordillera Andina     En esta área la mayoría de los agricultores disponen de un buen nivel tecnológico en el  cultivo del trigo,  en cuanto a uso de variedades mejoradas, fertilización balanceada y  control de malezas, pero aún en su gran mayoría continúan con el sistema tradicional  de manejo de rastrojo ‐ la quema‐ con los consiguientes problemas que ésta práctica  genera, principalmente relacionado con el empobrecimiento de los niveles de materia  orgánica y las pérdidas de suelo por erosión. La Precordillera Andina es un área donde  los  agricultores  utilizan  principalmente  las  siguientes  rotaciones  de  cultivos  i)  avena  ‐  trigo ‐ avena ‐ trigo, ii) avena ‐ raps ‐ trigo ‐  avena, iii) avena ‐ lupino ‐ trigo – avena. Los  agricultores  que  se  dedican  a  la  ganadería  en  ésta  área  utilizan  normalmente  una  rotación de pradera por 4 años, luego trigo y después avena. Es evidente que desde el  punto de vista agronómico éstas rotaciones son un tanto estrechas, salvo en el sistema  ganado cultivo, pero no en todos los casos está incluida una pradera mejorada, que es  vital para dar sustentabilidad al sistema.     La siembra de trigo en ésta zona se realiza normalmente después de avena, de la cual  previamente  queman  la  totalidad  de  su  rastrojo  y/o  después  de  un  barbecho  sobre  pradera  naturalizada  con  trébol  subterráneo.  En  ambos  casos  los  agricultores  utilizan  dos métodos de tapado de semilla, los agricultores más pequeños tapan la semilla con  rastra de discos y  los agricultores más grandes siembran con maquina.    En  ésta  área  prácticamente  toda  la  cosecha  del  trigo  se  realiza  con  maquina  automotriz.  En  la  precordillera  el  rastrojo  del  trigo  es  quemado  prácticamente  en  su  totalidad, salvo en el caso de los pequeños productores.    El  manejo  de  los  rastrojos    que  realizan  los  productores  con  superficies  prediales  de  hasta  10 hectáreas, que cultivan trigo y avena en rotación con pradera natural, utilizan  intensamente  sus  rastrojos  con  sus  animales  ovinos  y  bovinos  y    normalmente  no  queman,  porque  siembran  siempre  después  de  praderas,  generalmente  naturalizada  con  tréboles  subterráneos.  Los  agricultores  con  superficies  mayores,  básicamente  de  secano, queman en la totalidad los rastrojos.   

44   2.13.2 Sistemas de producción de trigo en la Región de La Araucanía     También se analizó el sistema de producción de trigo por áreas homogéneas presentes  en  La  Araucanía,  donde  una  parte  importante  del  establecimiento  de  los  cultivos  se  realiza  con  el  sistema  de  cero  labranza  y  mínima  labranza,  previa  quema  de  los  rastrojos.  Si  bien  en  el  pasado  en  esta  región  se  realizaron  intentos  de  manejar  los  rastrojos el aumento de los costos  de las operaciones involucradas, ha hecho que los  agricultores vuelvan a quemar.      Secano Costero   El  sector  presenta  un  clima  templado  lluvioso  con  influencia  mediterránea,  caracterizado  por  una  marcada  influencia  oceánica  y  con  registros  moderados  de  la  amplitud térmica.  De esta forma, la zona tiene una mejor condición de producción con  cultivos tradicionales y ganadería bovina y ovina con mejores índices productivos.  Las  precipitaciones están entre 1.300 mm y 1.800 mm anuales (promedio últimos dos años  en la Araucanía), con una fuerte influencia marina que regula la condición climática y  posibilita potenciales productivos mayores.       n este sector el sistema productivo predominante es la papa seguida por los cereales,  E donde  predomina  trigo  que  va  después  de  la  papa  en  la  sucesión.  Son  parte  de  este  sistema productivo las praderas naturales y ganadería bovina y ovina.  Se estima que en  este  sector  alrededor  de  5.000  agricultores  producen  papa  con  rendimientos  que  fluctúan entre los 200 y los 300 qq/há, principalmente bajo condición de secano.  En el  caso de trigo el rendimiento es alrededor de 40 qq/há y es cultivado en una superficie  menor que papa.  Las praderas naturales y mejoradas son de mayor productividad que  en otras zonas agroecológicas con producciones que fluctúan entre 4.000 y 8.000 kg de  MS/año.     La  principal  actividad  productiva  es  la  forestal  y  la  agrícola  predominando  las  explotaciones  de  pequeños  productores,  una  menor  presencia  de  medianos  agricultores y muy pocos agricultores empresariales.  Un actor relevante de los últimos  20  años  ha  sido  la  presencia  de  empresas  forestales  que  han  adquirido  importantes  superficies para la plantación de pino y eucaliptos.      En el ámbito de la pequeña agricultura aun existe una marcada tradición en el sistema  productivo,  caracterizada  por  el  uso  de  la  tracción  animal  y  la  limitada  adopción  de  tecnología.    El  sistema  productivo  característico  es  papa‐trigo‐pradera‐ganadería.    La  papa  es  el  principal  cultivo  establecida  en  una  superficie  promedio  cercana  a  las  1,5  hectáreas  por  agricultor,  destinada  principalmente  a  la  comercialización  y  en  menor  grado a la generación de la semilla, consumo para la familia y consumo animal.  En este  cultivo se ha observado un mejoramiento de la calidad de semilla y un aumentando el  uso  de  tecnologías  tales  como  fertilización,  y  control  de  enfermedades;  alcanzándose 

45 rendimientos promedios entre 25 y 30 toneladas por hectárea.  El segundo cultivo que  sigue  en  la  sucesión  es  trigo,  establecido  de  primavera,  en  una  superficie  promedio  cercana  a  1,0  hectárea  por  agricultor,  destinado  preferentemente  al  auto  consumo  mediante  la  obtención  de  harina  (y  subproductos  de  la  molienda  como  harinilla  y  afrechillo) y para el consumo animal y de aves.  El uso de tecnología en este cultivo es  menor,  siendo  la  disponibilidad  de  maquinaria  para  la  cosecha  (cosecheras)  una  importante  limitante.    Los  rendimientos  son  en  torno  a  los  45  qqm/há,  puesto  que  mayoritariamente se establece después de papa.  En el cultivo no se realiza manejo de  rastrojos, siendo la quema a fuego el principal elemento de manejo.  La producción de  rastrojo de trigo fluctúa entre 4 y 6 ton/há.    La producción ganadera se caracteriza por la producción bovina de crianza, cerdos y el  aumento  de  los  ovinos.  Por  lo  general  es  extensiva  pero  con  mejores  índices  de  producción  respecto  de  otras  zonas  agroecológicas,  debido a  una  mejor  condición  de  clima.    En  el  ámbito  de  agricultores  medianos  y  grandes  aumenta  el  uso  de  tecnología  en  todos los rubros en forma proporcional al tamaño de las explotaciones.  De igual forma  aumenta  el  uso  de  mecanización,  la  superficie  con  trigo  y  la  ganadería  bovina.    El  rendimiento  de  papa  fluctúa  entre  las  30  y  40  ton/há  y  el  de  trigo  entre  50  y  60  qqm/há,  con  producciones  de  rastrojo  que  pueden  alcanzan  hasta  10  ton/há.    En  la  zona, con este tipo de agricultores (particularmente los empresariales) se alcanzan los  rendimientos potenciales de la región en papa, trigo y praderas. Aproximadamente el  80% de la superficie de los rastrojos de trigo es quemado en esta área.    Secano interior  Presenta un clima mediterráneo, con lluvias concentradas principalmente en invierno y  cuatro o cinco meses secos en verano, con una tendencia a un aumento en la duración  del periodo seco en el sector noroeste de la provincia de Malleco y una disminución de  este  período  en  el  sector  sur  de  la  provincia  de  Cautín.    Sin  embargo,  esta  condición  seca  se  continúa  hacia  el  sur  por  el  margen  oriental  de  la  cordillera  de  la  costa.    Las  precipitaciones  están  alrededor  de  los  860  mm  anuales  (promedio  de  las  estaciones  meteorológicas de Imperial, Galvarino, Traiguien y Perquenco en los últimos años), con  una fuerte influencia del sector de sombra de precipitaciones que produce la cordillera  de  la  costa,  lo  que  afecta  negativamente  la  condición  climática  y  restringe  los  potenciales productivos.       Esta  zona  se  caracteriza  por  una  fuerte  antropización  y  degradación  de  sus  recursos  naturales,  conocida  en  el  pasado  como  el  granero  de  Chile,  una  vez  degradado  su  recurso suelo, ha experimentado un importante reemplazo de la actividad agrícola por  la forestal.  Las mayores superficies corresponden a praderas naturales y plantaciones  forestales con áreas muy similares, seguida por la superficie destinado a cereales.   

46 En  este  sector  el  sistema  productivo  agrícola  predominante  es  cereal‐pradera‐ ganadería,  bajo  condición  de  secano,  donde  predomina  trigo  que  va  iniciando  la  sucesión, seguido de avena, praderas  naturales y en menor grado pradera sucesionales  post cultivo. La ganadería se desarrolla mediante crianza de bovinos  y en menor grado  ovinos.    En  el  caso  de  trigo  el  rendimiento  es  alrededor  de  40  qq/há      Las  praderas  naturales y mejoradas son de mayor productividad que en otras zonas agroecológicas  con producciones que fluctúan entre 4.000 y 8.000 kg de MS/año.   En  el  ámbito  de  la  pequeña  agricultura  la  producción  es  muy  limitada  dada  las  condiciones de clima seco durante gran parte del año.  En este sector se practica una  agricultura tradicional, extensiva en cuanto al manejo agronómico pero muy intensiva  respecto  del  uso  del  recurso  suelo,  siendo  mayoritariamente  de  subsistencia.  Los  agricultores  medianos  presenta  una  situación  levemente  mejor,  producto  de  una  mayor disponibilidad de superficie, pero también muy restringidos en cuanto al uso de  tecnología, presentando una mayor superficie destinada a trigo y un mayor número de  cabezas  de  ganado  de  crianza.    Solo  la  agricultura  empresarial  presenta  una  mejor  condición productiva debido a las escalas de producción, al uso de mecanización y otras  tecnologías más modernas de producción.  En esta área aproximadamente el 80 % de los rastrojos de trigo son quemados.    Valle Central  Esta área presenta un clima templado lluvioso, aumentando la intensidad de las lluvias   de norte a sur, desde  Victoria a Loncoche.  La estación seca es menor que en el secano  interior,  pero  aun  sigue  siendo  importante  en  el  sector  norte  de  esta  zona  y  con  registros más marcados de la amplitud térmica.  La condición de producción es mejor,  con  cultivos  tradicionales,  praderas  naturales  y  mejoradas;  ganadería  bovina  y  ovina.   Las precipitaciones están entre 1.000 mm y 1.500 mm anuales.  Si bien en esta área los  cultivos  también  son  de  secano,  en  los  últimos  años,  particularmente  en  la  parte  central  y  sur  de  esta  zona,  se  ha  desarrollado  en  forma  importante  el  uso  de  riego  tecnificado  en  todo  el espectro  de  productores,  pero  principalmente en  el  estrato  de  medianos  y  grandes.  De  esta  forma  se  desarrollan  un  mayor  número  de  alternativas  productivas que van desde los cultivos tradicionales, industriales, frutales, ganadería de  carne y leche, entre otras.  En  este  sector  existen  diferentes  sistemas  productivos  tales  como:  Trigo‐avena‐trigo;  Trigo‐Canola‐Trigo‐Avena;  Trigo‐pradera,    Remolacha  y/o  papa‐trigo‐avena‐pradera,  y  otros cultivos como cebada y triticale.   Dentro del sistema productivo bajo riego se ha  desarrollado  la  ganadería  de  leche  con  el  uso  de  praderas  artificiales  de  alta  producción.  Los rendimientos en papa fluctúan entre los 250 y los 600 qq/há y el de  remolacha  entre  850  y  950  qqm/ha,  según  sea  el  sistema  productivo.    En  el  caso  de  trigo  el  rendimiento  es  entre  de  50  y  70  qq/há.    En  esta  área  se  ha  desarrollado 

47 fuertemente  la  fruticultura  con  especies  como  manzana,  frambuesa,  arándano  y  avellano europeo.    En  el ámbito  de  la  pequeña  agricultura  aun existe  una  producción  que  es  tradicional,  pero con una mayor incorporación de tecnología al sistema productivo.  Si bien el uso  de la tracción animal aun es importante, se incremente el uso de medios mecanizados  para  la  producción.  En  este  caso,  el  sistema  productivo  característico  es  más  tradicional,  trigo‐pradera‐ganadería,  incursionándose  en  producción  ovina,  hortalizas,  chacarería  y  algunos  frutales.    El  cultivo  más  importante  es  trigo,  establecido  de  invierno y primavera, destinado preferentemente al auto consumo, comercio  y para el  consumo animal y de aves.  El uso de tecnología en este cultivo es mayor, que en otras  zonas.    Los  rendimientos  son  en  torno  a  los  35  qqm/há;  no  se  realiza  manejo  de  rastrojos, siendo la quema a fuego el principal elemento de manejo.  La producción de  rastrojo de trigo fluctúa entre 4 y 5 ton/há.    La  producción  ganadera  se  basa  en  vacunos  de  crianza,  cerdos  y  el  aumento  de  los  ovinos.     En  el  ámbito  de  agricultores  medianos  y  grandes  aumenta  el  uso  de  tecnología  en  todos los rubros y aumenta el número de rubros, en forma proporcional al tamaño de  las explotaciones.  De igual forma, la mecanización es más avanzada, se utiliza más el  riego la superficie con trigo y la ganadería bovina es mayor.  La producción de rastrojo  puede sobrepasar las 10 ton/há. En algunas explotaciones, parte del rastrojo se retira  del  potreo  y  se  utiliza  para  la  actividad  ganadera.    En  este  estrato  de  productores  (particularmente los empresariales) también se alcanzan los rendimientos potenciales  de la región.    En esta área se estima que el 95% de los rastrojos de trigo son quemados anualmente.  Precordillera Andina  Este  sector  presenta  un  clima  templado  más  lluvioso,  por  el  alejamiento  relativo  y  principalmente  el  aumento  de  la  altura  sobre  el  nivel  del  mar.  Las  precipitaciones  también  superan  los  1.800  mm,  pero  a  diferencia  de  las  otras  zonas,  aumenta  fuertemente  la  ocurrencia  de  heladas;  tanto  temprano  como  tarde  en  la  temporada  (marzo y diciembre respectivamente).     La  estación  seca  es  menor  que  en  otras  zonar,  siendo  más  importante  en  el  sector  norte de esta zona y muy menor el la parte sur.  También se registra marcadamente la  amplitud  térmica.    Si  bien,  la  condición  de  producción  es  mejor,  con  cultivos  tradicionales,  praderas  naturales  y  mejoradas;  algunos  frutales,  ganadería  bovina  y  ovina,  el  potencial  de  producción  es  menor  por  la  limitación  de  las  heladas.    En  esta  área  los  cultivos  son  fundamentalmente  de  secano  pero  en  los  últimos  años  se  ha  desarrollado  en  forma  importante  el  uso  de  riego  tecnificado  principalmente  en  el  estrato de medianos y grandes productores.  

48   n este sector también existen diferentes sistemas productivos pero son más limitados  E como por ejemplo trigo ‐ avena‐trigo; trigo – canola – trigo ‐avena; trigo ‐ pradera  y  otros  cultivos  como  cebada  y  triticale.      El  cultivo  más  importante  es  trigo  con  rendimiento de 45 a 50 qq/há.  En esta área también se ha desarrollado la fruticultura  con  especies  como  manzana,  frambuesa,  arándano  y  avellano  europeo,  pero  con  mayores limitantes.    En  el ámbito  de  la  pequeña  agricultura  aun existe  una  producción  que  es  tradicional,  orientada más a la actividad ganadera de crianza.  El uso de la tracción animal aun es  importante, siendo limitado el uso de medios mecanizados para la producción.  En este  caso,  el  sistema  productivo  característico  es  más  tradicional,  trigo‐pradera‐ganadería,  incursionándose en forma importante en producción ovina. El cultivo más importante  es  trigo,  establecido  de  invierno  y  primavera,  destinado  preferentemente  al  auto  consumo, algo de comercio  y para el consumo animal y de aves.  Los rendimientos son  en torno a los 40 qqm/ha; no se realiza manejo de rastrojos, siendo la quema a fuego el  principal elemento de manejo.  La producción de rastrojo de trigo fluctúa entre 4 y 5  ton/ha.    En  el  ámbito  de  agricultores  medianos  y  grandes,  al  igual  que  en  las  otras  áreas,    aumenta el uso de tecnología en todos los rubros y aumenta el número de rubros, en  forma proporcional al tamaño de las explotaciones.  De igual forma, la mecanizaciones  es  más  avanzada,  la  superficie  con  trigo  y  la  ganadería  bovina  es  mayor.    En  algunas  situaciones,  con  agricultores  empresariales,  la  producción  de  rastrojo  puede  alcanzar  las 10 ton/ha.  En esta zona una parte de los rastrojos se retira como fardo y se usa en  la actividad ganadera, proporcionalmente en mayor cantidad que en las otras áreas.     En esta área se estima que el 95% de los rastrojos de trigo son quemados anualmente. 

49 3. SISTEMA DE SIEMBRAS CON RASTROJOS DE CEREALES    En  este  punto  se  analizan  algunos  factores  que  inciden  en  el  comportamiento  de  los  cultivos  sembrados  sobre  rastrojos  de  trigo.  También  se  describe  detalladamente  a  modo de ejemplo la experiencia de cuatro sistemas distintos de siembras con manejo  de rastrojos de trigo que llevan a cabo los productores en la Región del BíoBío (puntos  3.5., 3.6., 3.7. y 3.8.) y también se describe, aunque un poco más general la experiencia  de los productores en la Región de La Araucanía. Los sistemas descritos no constituyen  una evaluación y/o estimación de la superficie sembrada con cada sistema, si no que  entregan  una  base  de  alternativas  de  cómo  se  están  manejando  en  la  actualidad  los  rastrojos de trigo sin quema.    3.1. Rotación de cultivos con  manejo de rastrojo  Existen  antecedentes  tanto  a  nivel  de  investigaciones  como  de  productores  que  es  posible  realizar  rotación  de  cultivos  con  cereales,  particularmente  trigo,  dejando  la  totalidad o parte de la paja producida para establecer un cultivo sobré ésta. Acevedo y  Silva  2003  indican  que  no  se  debiera  sobrepasar  2  ton/ha  de  rastrojo  cuando  se  siembran leguminosas después de trigo.  A continuación se describen las últimas investigaciones sobre éste tema realizadas por  Ovalle  et al. Estas se iniciaron el año 2008 a través de un  proyecto  INIA – Fondecyt,  con  el  objeto  de  contribuir  al  desarrollo  de  sistemas  de  agricultura  sostenible  y  permitan disminuir el uso de insumos y mejoren las características biológicas y físico ‐  químicas  de  los  suelos  en  ambientes  de  clima  Mediterráneo.  El  establecimiento  del  cultivo  de  leguminosas  se  realizó  sobre  los  residuos  de  trigo  (2,5  ton/ha)  picados  e  incorporados al suelo.  El estudio se realizó en las Provincias de Cauquenes (Séptima Región) y Ñuble (Octava  Región), en las comunas de Cauquenes (Secano Interior) y Yungay (Precordillera).     El estudio comprendió dos rotaciones con cereal: leguminosas forrajeras anuales (A) y  leguminosas de grano (B).    A) Dos mezclas de leguminosas forrajeras anuales (Tabla 13), con diferente duración en  la  fase  de  crecimiento,  son  testeadas  en  rotación  con  trigo  en  dos  ambientes  secano  contrastantes  en  pluviometría  (Cauquenes  y  Yungay),  las  cuales  se  detallan  a  continuación en la tabla 13. Para ambos ensayos, se utilizó como testigos de plantas no  fijadoras:  tres  malezas  de  cada  sitio,  además  de  dos  cultivos  Avena  (Avena  sativa  cv  Urano) y Ballica (Lolium multiflorum cv. Wimmera).   

50 Cuadro 13. Proporción (%) de semillas en las diferentes mezclas de leguminosas  anuales.    Mezcla  Especie  Variedad  Proporción (%)  Cauquenes (Secano Interior)    Trifolium subterraneum   Seaton Park  25  L1  Medicago polymorpha  Santiago  50  Trifolium michelianum  Paradana  25    Trifolium subterraneum   Seaton Park  25  L2  Biserrula pelecinus   Casbah  37,5  Ornithopus compressus   Santorini  37,5  Yungay (Precordillera andina)    Trifolium subterraneum   Mount Barker  37,5  L1  Trifolium subterraneum  Antas  37,5  Trifolium incarnatum  Corriente  25    Trifolium subterraneum   Mount Barker  12,5  L2  Trifolium subterraneum  Antas  12,5  Trifolium vesiculosum   Zulu  50  Ornithopus compressus   Ávila  25      Cuadro 14. Rotación de cultivos de leguminosas forrajeras anuales –Cereal.    Rotación  Rotación de cultivo  Años  2008  2009  2010  2011  1  Monocultivo sin leguminosa  B  B  B  T  2  Monocultivo cereal con N  A  T  A  T  3  Mezcla L1  L1  T  L1  T  4  Mezcla L1  T  L1  L1  T  5  Mezcla L1  L1  L1  L1  T  6  Mezcla L2  L2  T  L2  T  7  Mezcla L2  T  L2  L2  T  8  Mezcla L2  L2  L2  L2  T  B: Ballica, T:trigo, A:Avena    B)  Comprendió  ensayos  de  leguminosas  de  grano.  El  estudio  se  llevó  a  cabo  en  dos  ambientes de secano contrastantes en pluviometría.    Ensayo  1.  Secano  interior  (Mediterráneo  sudhúmedo),  localizado  en  la  Comuna  de  Cauquenes.  Se  evaluaron  cuatro  leguminosas:  arveja  (Pisum  sativum  cv  Rocket)  dos  especies lupinos (Lupinus angustifolius cv Wonga y Lupinus luteus cv Motiv), avena vicia  (40‐60%)  (Avena  sativa  +  Vicia  atroporpurea),  esta  última  incorporada  como  abono 

51 verde. Estos cultivos no se aplicarán fertilizantes nitrogenados. Tamaño de parcelas de  5x4 m sembradas a 20 cm entre hileras.    Ensayo  2.  Precordillera  andina  (Mediterráneo  húmedo),  localizado  en  la  Comuna  de  Yungay.  Se  evaluaran  cuatro  leguminosas:  arveja  (Pisum  sativum  cv  Rocket)  dos  especies de lupinos (Lupinus angustifolius cv Wonga y Lupinus albus cv Rumbo), avena  vicia  (40‐60%)  (Avena  sativa  +  Vicia  atroporpurea),  esta  última  incorporada  como  abono verde. A estos cultivos no se aplicaron fertilizantes nitrogenados.     Cuadro 15. Rotación de cultivos de leguminosas forrajeras anuales –Cereal.  Rotación  Rotación de cultivo  Años  2008  2009  2010 2011  1  Monocultivo de Cereal con N  A  T  A  T  2  Monocultivo de Cereal sin N  A  T  A  T  3  Leguminosa 1 (Lupinus albus o luteus)  Ll  T  Ll  T  4  Leguminosa 2 (Lupinus angustifolius)  Lan  T  Lan  T  5  Leguminosa 3 (Arveja)  Ar  T  Ar  T  6  Leguminosa 4 (Vicia‐Avena incorporada)  V‐A  T  V‐A  T    Establecimiento  del  cultivo  de  cereales.  Sobre  los  residuos  de  las  leguminosas  forrajeras anuales y de grano, se sembrará cada año en otoño (Mayo) trigo (Tritricum  aestuvum).  El  suelo  se  preparó  mediante  labranza  vertical.  Se  sembró  trigo  Pandora  INIA  (Cauquenes)  y  Rupanco  INIA  (Yungay)  recomendada  para  cada  sitio  en  estudio,  con  una  dosis  de  semilla  de  180  kg/ha.  La  fertilización  se  realizó  según  análisis  de  suelos, no se aplicó N.    Los tratamientos descritos para leguminas forrajeras anuales y de grano se sembraron   sobre los residuos de trigo, 2,5 ton/ha picados e incorporados al suelo.     Resultados     Los  resultados  indican  que  en  el  secano  interior,  la  secuencia  de  cultivo    más  recomendable es P. sativum‐trigo  y L. angustifolius‐trigo, ya que los rendimientos del  cereal  fueron  similares  al  testigo  con  fertilización  nitrogenada,  cuadro  16.  En  precordillera  andina,  la  rotación  Avena  sativa+Vicia  atroporpurea  ‐  trigo  y  Pisum.  Sativum ‐ trigo fueron las que permitieron obtener los más altos rendimientos de trigo  en relación al testigo fertilizado con N (Cuadro 17).    En  el  secano  interior,  los  rendimientos  de  trigo  después  de  leguminosas  de  grano  fueron  de  entre  59  y  79%  respecto  del  testigo  con  fertilización  nitrogenada  en  la  primera temporada. En la segunda temporada la rotación con L. angustifolius superó el  rendimiento  del  testigo  y  en  el  caso  de  P.  sativum  fue  similar  al  testigo  16.  En  precordillera  andina,  en  ambas  temporadas,  el  rendimiento  de  trigo  después  de  la 

52 mezcla  de  A.  sativa+V.  atroporpurea  fue  similar  al  del  testigo  con  fertilización  nitrogenada,  seguida  por  P.  sativum  y  la  mezcla  L1  de  leguminosas  forrajeras  (aprox.  80% del rendimiento del testigo, Cuadro 17.     Cuadro  16.  Rendimientos  de  grano  de  Trigo  post‐  leguminosas  de  grano  y  forrajeras  anuales,  en  dos  temporadas  en  secano  interior  (Cauquenes),  suelo  Alfisol  de  origen  granítico.    Rendimiento (kg grano ha‐1)  Precultivo trigo  2009  2010  Monocultivo cereal con N    3328 a (100%)    2730 b (100%)  Monocultivo cereal sin N  1533 d (46%)  1125 d (41%)  L. angustifolius  2623 b (79%)   3000 a (110%)  L. luteus  2483 b (75%)  2658 b (97%)  P. sativum  2398 b (72%)     2890 ab (105%)  A. sativa + V. atroporpurea  1950 c (59%)  1660 c (61%)  L1  2193 b (66%)    L2  2313 b (70%)    L1 = T. subterraneum + Medicago polymorpha + T. michelianum; L2 = T.subterraneum +  Biserrula penicilius + Ornithopus compressus    Cuadro 17. Rendimientos de grano de Trigo post‐ leguminosas de grano y forrajeras  anuales, en dos temporadas en precordillera andina (Yungay), suelo Andisol.    Rendimiento trigo (kg grano ha‐1)  Precultivo trigo  2009  2010  Monocultivo cereal con N   8003 a (100%)  7498 a (100%)  Monocultivo cereal sin N  4763 d (60%)  3458 d (46%)  L. angustifolius  5500 c (69%)  5443 c (73%)  L. luteus  5535 c (69%)  5350 c (72%)  P. sativum  6410 b (81%)  6208 b (83%)  A. sativa + V. atroporpurea  8113 a (101%)  7675 a (103%)  L1  7443 b (93%)    L2  6883 c (86%)    L1 = T. subterraneum + T. incarnatum; L2 = T. subterraneum + Medicago polymorpha +  T. michelianum   

53 3.2. Rastrojos y su relación con las enfermedades de los cultivos     El aumento de rendimiento unitario que se ha logrado con los cereales en Chile en los  últimos años ha traído la satisfacción de contar cada vez con más grano, pero también  se tenido un dramático aumento de la materia orgánica que se deja cerca, o sobre el  suelo.  Bockus  1998,  en  su  trabajo,  ya  anticipaba  que  la  tendencia  a  establecer  los  cultivos sobre grandes cantidades de residuos iba aumentar más que a decrecer y con  ello  se  agudizaría  el  problema  de  las  enfermedades  cuyos  agentes  causales  pasan  el  invierno en los residuos.      Efectivamente,  la  rotación  o  secuencia  de  los  cultivos  que  ocupan  el  mismo  suelo  se  asocia directamente a la proliferación de microorganismos patógenos, los cuales como  regla  general,  son  específicos  a  cada  cultivo.  Si  bien  los  organismos  que  causan  enfermedades  en  las  plantas  muchas  veces  tienen  la  capacidad  de  moverse  con  el  viento, en epidemiología se ha identificado que la infectividad  disminuye a medida que  aumenta  la  distancia  desde  el  foco  contaminado  al  nuevo  punto  de  cultivo.  En  otras  palabras, la mayor probabilidad de que la enfermedad se reinicie es el contacto directo  entre residuo infectado y la nueva planta en desarrollo.     La  mayoría  de  las  enfermedades  que  le  ocurren  a  las  plantas  cultivadas  tienen  como  agente causal un origen micótico o fungoso y dentro de estos figuran los ascomicetes,  aquellos hongos que en parte de su fenología forman un asco o saco que contiene las  esporas  de  origen  sexuado,    y  constituyen  el  grupo  más  abundante.  De  ahí  que,  la  permanencia  de  los  residuos  vegetales  sin  descomponer,  sobre  el  suelo,  determina  directamente la sobrevivencia de propágulos infecciosos, ver Foto 1. A mayor cantidad  de residuos, es de esperar, mayor cantidad de propágulos y con ello mayor severidad  de las enfermedades en los cultivos.                          Foto  1.  Plantas  de  trigo,  sembradas  en  condiciones  de  monocultivo,  rastrojo  sin  quemar  en  la  localidad  de  Cauquenes  severamente  infectadas  por  la  enfermedad  Septoriosis de la hoja, causada por el hongo ascomicete Mycosphaerella graminicola.     

54 3.2.1. Quema y rotación de cultivos    La quema y rotación de cultivos en un suelo son prácticas muy antiguas, se mencionan  en los primeros manuales de cultivos escrito en Chile , Opazo 1939 , y corresponden al  tema higiene de los suelos, concepto que engloba tanto la facilitación de las valores de  siembra,  la  reducción  de  semillas  de  malezas,  aquellas  plantas  no  deseadas  en  el  cultivo, la reducción de fases metamórficas de resistencias de insectos, como también  la eliminación de los propágulos de hongos que cumplen la fase de inóculo primario de  enfermedades.  Los agricultores queman los residuos o rastrojos cuando no los necesitan o bien son un  estorbo  para  establecer  el  nuevo  cultivo.  Sin  embargo  la  estrategia  de  incinerar  los  residuos,  solo    como  una  medida  profiláctica,  probablemente  no  figura  entre  las  razones primordiales de utilizar esta práctica.     3.2.2. Principales patologías del cultivo del trigo    A continuación se describen las principales patologías del cultivo del trigo y se discute  en cada una de ellas la asociación que existiría con la permanencia de rastrojos sobre el  suelo.    Septoriosis de la hoja    La septoriosis de la hoja fue una enfermedad casi desconocida en el mundo antes de la  revolución  verde.  Con  la  masiva  utilización  de  los  genes  de  enanismo  procedente  de  genotipos  japoneses  [Norin  10]  que  se  realizó  en  todos  los  programas  de  fitomejoramiento del mundo, se introdujo una menor altura a las variedad y con ello la  posibilidad  de  utilizar  masivas  cantidades  de  nitrógeno,  requisito  básico  para  la  obtención  altos  rendimientos  de  grano.  La  menor  altura  y  el  suculento  follaje  verde  condicionaron para que la enfermedad se convirtiera en una limitante para el cultivo,  Cadwell  1976.  La  enfermedad  se  reconoce  en  el  campo  por  una  severa  pérdida  del  color verde normal de las hojas de las plantas de trigo, las cuales al principio muestran  manchas  amarillas,  luego  presentan  lesiones  de  color  café  y  terminan,  a  medida  que  progresa  la  enfermedad,  secándose.  La  enfermedad  dada  condiciones  de  follaje  mojado prolongado [> 48 hrs de follaje mojado] y temperaturas entre 20 y 25 ° C , N.  Formento  1999,  progresa  aceleradamente.  Si  las    condiciones  medio  ambientales  se  presentan favorables la enfermedad puede destruir significativamente el rendimiento  de  granos.  Las  pérdidas  de  rendimiento  de  grano  fluctuaron  entre  –  0,4  y  ‐  3  t/ha  [significativo con P < 0.05] al comparar el tejido sin proteger con fungicidas y el mejor  tratamiento realizado en el estudio de control químico de septoriosis de la hoja que se  realiza  en  el  cv.  Lancero  INIA  anualmente  en  el  campo  experimental  INIA  CRI  Quilamapu.   El ciclo agrícola 2002 fue el más afectado, lo que se explica por la elevada  pluviometría  recibida  en  el  ciclo  la  que    superó  en  45  %  la  considerada  normal  en  la  zona.   

55 Agente Causal El hongo ascomicete Mycosphaerella graminicola que solo se desarrolla  en el rastrojo de trigo infectado desde el ciclo agrícola anterior. En las plantas de trigo  establecidas próximas a rastrojos infectados se forma la fase asexuada conocida como  el  deuteromicete Septoria tritici el cual es responsable de continuar con la invasión de  nuevos  tejidos  en  cultivo  de  trigo  llegando  hasta  hoja  bandera,  la  última  hoja  del  cereal, he incluso a la espiga    Importancia  del  rastrojo:  Alta.  A  mayor  cantidad  de  rastrojo  infectado  mayor  será  la  presión de enfermedad septoriosis de la hoja en trigos establecidos en áreas expuestas.      Septoriosis del nudo    La enfermedad fue identificada en Chile por M. Caglevic a comienzos de  los años 80´s.  En países donde el trigo se desarrolla en clima cálido y húmedo como Brasil y Paraguay  esta  enfermedad  es  más  importante  que  la  septoriosis  de  la  hoja.  En  Chile  se  le  ha  detectado  ocasionalmente  alcanzo  niveles  de  extrema  severidad,  atacando  la  espiga,  en siembras de trigo establecidas en riberas de los lagos del sur, como Futrono.     Agente causal: El hongo ascomicete Phaeosphaeria nodorum en su fase sexuada el cual  se desarrolla en el rastrojo mientras que la fase asexuada Stagonospora nodorum se le  detecta en hojas y nudos del cereal desde inicios de encañado.    Importancia  del  rastrojo:  Alta.  Plantas  voluntarias,  aquellas  originadas  desde  el  desgrane  del  ciclo  anterior,  que  emergen  desde  rastrojo  de  trigo  infectado  muestran  síntomas y signos de la enfermedad.    Fusariosis de la espiga    Por la capacidad de contaminar el grano de trigo, avena, cebada, triticale, y maíz con  micotoxinas, veneno de hongos, esta enfermedad es la más grave, del punto de vista  inocuidad de los alimentos,  que puede afectar a un cereal a escala comercial. Ataca las  florecillas en las espigas del trigo, las que muestran coloraciones rojizas a blanquecinas,  donde causa un daño al productor, al disminuir la cantidad y calidad de su cosecha. Sin  embargo  lo  más  grave  viene    después  dado  que  las  micotoxinas  excretadas  pasan  desde el grano de trigo  contaminado  a la harina y de ella llega hasta el pan. En el caso  de la cadena cebada – malta – cerveza también estas micotoxinas son detectables en la  bebida elaborada y lista para ser entregada al consumidor. El uso de granos de cereales   contaminados en dietas de aves y cerdos pueden causar pérdidas considerables, Vega  et al. 1998.     Agente causal: En el rastrojo se forma el estado sexuado o teleomorfo descrito como  Giberella  zeae  del  cual  solo  se  tiene  una  determinación,  Madariaga  et  al.  2004,  en  Chile. Si bien el estado asexuado Fusarium graminearum es posible de encontrarlo en  forma  frecuente  causando  daño  en  raíces,  la  enfermedad  en  la  espiga  no  existiría  en  chile. 

56 Importancia del rastrojo: Muy importante. Desde que se introdujo la practica de “cero  labranza”;  siembra  directa,  mínima  labor,  etc.  destinada  a  conservar  los  residuos  vegetales  sobre  el  suelo  como  cubiertas  protectoras,  la  Fusariosis,  Giberellosis,   Fusarium  Head  Blight  ,  etc  ha  sido  la  enfermedad  mas  limitante  en  países  de  habla  hispana, portuguesa o inglesa respectivamente. El ciclo de vida del agente causal solo  se completa al disponer de rastrojo infectado sobre el suelo. Desde el tejido infectado,  se desprenden por vía aérea las ascosporas, estructuras de reproducción sexuada, las  cuales al entra en contacto con cereales en anthesis, se inicia el proceso de infección.  Parte  del  endosperma  del  grano  es  reemplazado  por  micelio  y  esporas  del  hongo.  Posterios a la cosecha los tejidos infectados que permanecen en el rastrojo forman el  estado sexuado donde el ciclo se inicia nuevamente.     Punta negra y manchado foliar por Alternaria    El manchado foliar inducido por especies del hongo Alternaria spp. es considerado un  problema  agrícola  menor.  Sin  embargo,  su  presencia  en  los  granos  cosechados  es  habitualmente  apuntado  como  agente  causal  de  la  enfermedad  Punta  o  escudete  negro favorecido por condiciones de alta humedad durante el llenado de grano. Cabe  señalar  que  la  literatura  moderna  favorece  más  a  la  humedad  como  desencadenante  del  problema  que  a  la  presencia  del  hongo,  Williamson  2004.  Los  granos  anormales  muestran  a  partir  de  la  zona  del  embrión  un  oscurecimiento    el  cual  puede  afectar  parte o la totalidad del grano. En el caso de Chile, para el productor, al momento de la  siembra, la enfermedad no tiene importancia de momento que los granos oscurecidos  germinan y tienen el mismo vigor que los granos normales. Sin embargo, a la cosecha,  la presencia de granos con punta negra es un   problema comercial grave, de momento  que  reduce  el  valor  comercial  llegando  incuso  a  ser  causal  de  rechazo  cuando  la  cantidad  de  grano  afectado  supera  el  8  %.  La  molinería  indica  que  granos  con  punta  negra producen harinas con particulado oscurecido que reduce la calidad del producto.     Agente  causal:  El  rol  de  Alternaria  infectoria  estado  asexuado  y  de  Lewia  infectoria  estado sexuado que se desarrolla en el rastrojo de trigo, necesita nuevos estudios para  completar el ciclo de vida del organismo en Chile. En Argentina Perello  2008, lo indica  como el agente causal de la enfermedad.    Importancia  del  rastrojo:  Alta.  Las  especies  de  Alternaria  junto  con  Cladoporium,  Stemphylium, Epiccocum y Nigrospora, entre otros son fases asexuales y participantes  normales del proceso de descomposición de los rastrojos de cereales que se inician al  humedecerse  el  tejido  que  ha  terminado  su  senescencia  normal.  Incluso  se  ha  publicado  que  la  presencia  de  Alternaria  es  antagónica  a  la  infección  por  Fusarium  graminearum, Gonzalez 1999.         

57 Mancha Parda o Helmintosporiosis    La presencia de manchado de color café con un halo amarillo y un punto oscurecido en  el centro, al principio en las hojas más cercanas a suelo, luego se detectan en las hojas  superiores  indica  que  el  agricultor  se  encuentra  frente  a  un  problema  sanitario  que  puede ser muy importante. En la provincia de Buenos Aires Argentina, en  Uruguay y en  el  sur  de  Brasil,  provincia  de  rio  Grande  do  Sul,    esta  enfermedad  es  de  mucha  importancia y se relaciona directamente con la cantidad de rastrojo que procede de un  cultivo  infectado  y  que  queda  localizado  sobre  el  suelo.  En  Chile  se  le  detecta  anualmente,  pero  dada  la  ausencia  de  rastrojos  contaminados,  la  enfermedad  no  ha  prosperado.  En  Chile  recientemente  se  comprobó  por  un  lado  la  existencia  del  patógeno  en  la  localidad  de  Cañete  y  por  otro  la  alta  vulnerabilidad  que  tiene  el  germoplasma invernal a esta patología, Madariaga 2011.    Agente  Causal:  Si  se  colectan  hojas  con  manchado  por  la  enfermedad  se  puede  mediante análisis fitopatológico detectar las conidias en forma de cigarro, trasparentes,   con 4 o cinco septas que corresponden a la fase asexuada Drechlera tritici repentis. Al  humedecer las hojas y mantenerlas en condiciones de humedad, lavándolas en forma  periódica, luego de 45 días es posible inducir la formación del estado sexuado conocido  como el hongo ascomicete Pyrenophora tritici repentis, Madariaga 1992.    Importancia del rastrojo: Muy alta.  Considerada la limitante mas seria a la producción  de trigo en Argentina con el sistema de siembra directa Annone 2009.    Mal del Pie y el complejo de enfermedades radiculares    De los aspectos positivos que trajo la introducción de la cero labranza en Chile, tal vez  uno  de  los  más  destacados,  fue  su  consecuencia  directa  de  reducir  la  enfermedad  conocida como Mal del Pié. Esta enfermedad, endémica en muchos suelos de Chile, se  caracteriza  por  que  su  agente  causal  coloniza  las  primeras  raicillas  de  la  plántula  de  trigo que se encuentra en emergencia y ya no la abandona hasta su senectud natural o  muerte  prematura  inducida  por  el  avance  del  hongo  en  los  tejidos.  Las  plantas  afectadas al llegar a macolla muestran sus hojas basales amarillas, débiles, con aspecto  de deficiencia de nitrógeno, las cuales avanzan en su desarrollo mientras cuentan con  humedad en el suelo. Al momento de la espigadura las macollas dañadas son de menor  tamaño, débiles, frágilmente adheridas al suelo. Al iniciarse el llenado de grano, con la  mayor evapotranspiración que experimenta la planta, ocurre la muerte de los macollos  que  sustentan  espigas  las  cuales  toman  la  coloración  transparente  conocida  como  síntoma  de  “espigas  blancas”  que  es  característico  y  permite  diagnosticar  la  enfermedad.  Las  macollas  dañadas  son  fácilmente  arrancadas  del  suelo,  y  al  desprender la tierra adherida se observan placas oscuras, de color negro grisáceo sobre  el nudo coronal que corresponden a masas de tejido invadido por hifas, descritas como  hifas  corredizas  por  su  característica  de  crecimiento  en  dirección  del  mismo  eje  longitudinal del crecimiento del tallo. El lavado cuidadoso de las raíces y su observación 

58 permite detectar que toda la masa radicular se encuentra dañada, por consiguiente, de  momento que toda hoja se encuentra comunicada y recibe su demanda hídrica desde  la  raíz,  se  determina  una  coherencia  entre  cantidad  de  raíces  dañadas  y  síntomas  de  amarillez, debilidad y marchitez  en las hojas superiores.     El Mal del Pié del trigo es una enfermedad cuyo agente causal se considera un invasor  de suelo, de tal manera la práctica agronómica de rotación de cultivos con  especies no  susceptibles,  permite  incluso  lograr  la  erradicación  del  agente  causal  de  un  suelo,  el  cual  originalmente  se  puede  encontrar  severamente  contaminado.  La  secuencia  de  cultivos  más  favorable  a  la  enfermedad  es  establecer  trigo  en  un  suelo  ocupado  anteriormente por una pradera degradada de gramíneas, o después de trigo, cebada o  triticale.  El  riesgo  es  menor  después  de  centeno,  o  suelos  barbechados.  El  riesgo  es  mínimo  al  establecer  el  trigo  luego  de  haber  sembrado  raps,  lino,  maíz,  remolacha,  papas, arvejas, porotos o avena.     Agente causal: El hongo ascomicete Gaeumannomyces graminis var. tritici el cual ataca  trigo  y  no  ataca  la  avena.  Existe  una  variante  Ggt  var.  avenae  que  taca  avena  y  trigo  que fue informada su presencia en Chile.     Importancia  del  rastrojo:  Muy  alta.  La  mayor  fuente  de  inóculo,  las  estructuras  infectivas  que  inicia  las  enfermedades,  es  precisamente  el  rastrojo  que  permanece  entre los cultivos de cereales sucesivos Hornsby et al. 2003. La condición ideal para el  desarrollo  de  la  enfermedad  se  presenta  cuando  el  agricultor  practica el  monocultivo  del  cereal,  luego  pica  el  rastrojo,  lo  incorpora  y  siembra  el  cultivo  nuevamente.  Observaciones realizadas durante el ciclo de cultivo 2010 ‐ 2011 indicaron que ninguno  de  los  fungicidas  disponibles  en  el  mercado,  de  comprobada  acción  sobre  el  agente  causal de la enfermedad, fue capaz de realizar un control eficaz en estas condiciones.      Otras enfermedades originadas en los  rastrojos    Existe un grupo de hongos causantes de enfermedades  que parte de su ciclo de vida lo  realizan en el rastrojo del cereal y que bajo determinadas condiciones son capaces de  causar  daño  comercial  de  importancia  a  las  sementeras  del  los  agricultores.  Entre  otros, se puede mencionar el Manchado foliar por Cladosporium cuyo agente causal es  Cladoporium herbarum/ Mycosphaerella tassiana; el Manchado foliar por Stemphylium  originado  por  Stemphylium  botrysoum/Pleospora  herbarum;  la    Mancha  Ocular  enfermedad  introducida  desde  Europa  a  fines  de  los  años  90  cuyo  agente  causal  es  Tapesia  yallundae/Pseudocercosporella  herpotrichoides,  la  Mancha  Ocular  Aguda,  causada  por  Waitea  spp/Rhizoconia cerealis  la  cual  fue  detectada  por  primera  vez en  Osorno , Madariaga 2004, y que ha demostrado ser capaz de causar severa tendedura  en los trigos del sur ; el  Manchado foliar por Bipolaris es otra de las enfermedades que  ocasionalemente se reciben muestras o se visita siembras afectada, esta es causada por  Cocliobolus sativus/ Bipolaris sokiniana y por último no se puede dejar de incluir la gran  amenaza de Pyricularia del trigo, que no ha sido detectada en Chile, enfermedad muy 

59 común  en  arroz  y  que  está  causando  estragos  en  Brasil,  Bolivia  y  Paraguay  y  que  es  causada por Magnaporthe grisea/ Pyricullaria grisea     3.2.3. Estrategias para el control de enfermedades originadas en los rastrojos    Al realizar un análisis comparativo del número de enfermedades de los cultivos y de la  intensidad con que atacan las siembras de los agricultores,  con la situación en países  tanto  del  cono  sur  como  del  resto  del  mundo,  resulta  evidente  el  mejor  estado  sanitario que se tiene en Chile. La ausencia de rastrojos contaminados sobre el suelo,  resultado logrado ya sea por la indeseada practica de incinerar los rastrojos, su retiro  para  diferentes  usos,  su  remoción  parcial  por  consumo  directo  de  animales  o  bien  la  incorporación,  mediante  la  inversión  de  suelos  realizada  con  maquinas  tradicionales,  explica  en  parte  el  buen  estado  sanitario  de  los  cultivos.    Al  respecto  Bockus  1998  ordena  las  estrategias  en  los  siguientes  cuatro  grupos:  1)  control  químico  de  enfermedades, 2) control biológico, 3) resistencia en el huésped y 4) manejo cultural.  Ninguna  de  ellas  por  si  sola  es  capaz  de  eliminar  completamente  el  problema  de  las  enfermedades pero es precisamente la combinación racional de las cuatro quien puede  minimizar su efecto.       La mantención de rastrojos se asocia a mayor presión de enfermedades y esta mayor  presión de enfermedades impulsa a un aumento en las aplicaciones de fungicidas. Por  lo tanto, la mantención de los rastrojos se asocia aun mayor consumo de fungicidas.    El mayor consumo de fungicidas, se asocia a colocar presión sobre las poblaciones de  organismos  patógenos  los  cuales  tenderán  a  generar  biotipos  con  resistencia  a  los  ingredientes activos que son usados con mayor frecuencia, causando la inactivación del  efecto controlador de los pesticidas.     Los  organismos  que  tienen  habilidades  fitopatógenas  tienen  una  gran  ventaja  sobre  aquellos que solo se limitan a vivir en tejidos senescentes. Los primeros son capaces de  introducirse,  diseminarse  y  colonizar  tejidos  vivos.  Los  segundos  dependen  de  la  muerte del tejido para iniciar su colonización. De esta manera cultivos sanos, ya sea por  contar  con  buena  resistencia  genética  o  por  haber  sido  tratado  con  fungicidas,  generarán rastrojos “sanos” es decir libre de estructuras reproductivas de patógenos.  Las  incógnitas  que  subsisten  ahora  es  cuanto  alteramos  los  procesos  naturales  de  descomposición al remover a las fases anamorficas, aquellas que habitualmente son las  que incrementan las unidades diseminadoras de la enfermedad en la sementera.    3.3. Manejo de los rastrojos y su influencia en la dinámica de plagas    Los  rastrojos  y  su  manejo  inciden  en  la  composición  de  la  comunidad  de  artrópodos  que  habita  el  suelo  a  través  de  diferentes  vías:  por  el  aporte  de  materia  orgánica  en  descomposición,  por  la  modificación  de  las  condiciones  de  humedad,  la  protección  física  que  brinda  de  los  depredadores,  etc.  En  términos  generales,  la  mayoría  de  la 

60 información existente aporta datos en aspectos específicos de estas relaciones y existe  una evidente carencia de información que aborde a los sistemas como un todo, lo cual  es  especialmente  patente  entre  las  diferentes  opciones  que  existen  para  manejar  los  rastrojos en nuestro país.    El  manejo  de  las  plagas  en  las  principales  especies  vegetales  que  se  cultivan  extensivamente  y  que  originan  los  rastrojos  tiene  mucha  relación  con  la  protección  inicial  de  la  semilla,  de  las  raíces  y  del  cuello  de  la  planta,  ya  que  son  numerosas  las  especies  de  invertebrados  que  pasan  parte  de  su  ciclo  de  vida  bajo  el  suelo  y  por  lo  tanto incluyen en su dieta las partes de la planta recién nombradas.    Cuadro 18. Visión general de las plagas que afectan a los cultivos más utilizados en las  rotaciones que originan la quema de rastrojos.        Trigo  Avena  Maíz  Lupino  Canola  Gusanos  Athlia spp.  X  x        blancos  Phytoloema  X  x        herrmanni  Schizochelus serratus  X  x        Hylamorpha spp.  X  x        Brachysternus  X  x        prasinus  Gusanos  Peridroma saucia  X  x  x      cortadores  Pseudaletia spp.  X  x        Autographa biloba  X  x  x      Agrotis ipsilon  X  x  x      Faronta albilinea  X  x        Feltia malefida  X  x        Zancudo  Tipula apterogyne  X  x        patón  Mosca tonta  Chiromyza paulseni  X  x  x      Gusanos  Medonia            alambre   deromecoides  Langostas   Dichroplus spp.            Gorgojo  Listronotus  X  x  x      ballicas  bonariensis  Gusano  Elasmopalpus sp.      x      cogollero  Babosas  Deroceras        X  x  reticulatum     Es  necesario  mencionar  que  ninguna  de  las  numerosas  especies    mencionadas  en  el  cuadro  18  constituye  una  plaga  primaria,  entendiéndose  bajo  este  concepto  que  la 

61 especie supere todos los años el umbral de daño económico, que abarque toda el área  donde  se  realizan  cultivos  extensivos  y  que  en  consecuencia  su  control  sea  prácticamente  una  labor  obligatoria  en  el  proceso  de  producción.  Lo  más  cercano  a  esta situación sería el grupo de especies que afectan el cuello de las plántulas de maíz  (gusanos  cortadores,  gorgojo  argentino,  gusano  cogollero).  Todas  las  demás  especies  justifican  un  control  en  sectores  geográficos  acotados  y  cada  cierto  número  de  temporadas, por lo que se les considera plagas secundarias u ocasionales (Prado 1991;  Norambuena 2006).     El laboreo del suelo, incluyendo la aradura profunda y los  rastrajes, es una labor  que  destruye  larvas  y  especialmente  pupas  de  diversas  especies  (Norambuena  2006;  Cisternas et al 2000; Cisternas y France 2010), ya que estas últimas son especialmente  sensibles al daño mecánico. Además, esta labor expone todos los estados de desarrollo  de  los  invertebrados  a  la  depredación  por  artrópodos  (carábidos,  asílidos,  taquínidos,  arácnidos) y aves como el tiuque Milvago chimango y la bandurria Theristicus caudatus  melanopsis (Carrillo 1986; Mellado 2007). Como tercer efectivo positivo del laboreo del  suelo  cabe  mencionar  que  la  exposición  al  sol  y  a  la  deshidratación  desfavorece  la  sobrevivencia de ciertas especies, como por ejemplo las babosas.    El suelo, incluyendo en este concepto los residuos vegetales depositados en superficie,  cumple desde el punto de vista del manejo de plagas dos funciones muy importantes:    • Función  de  refugio:  Los  invertebrados  pasan  por  cambios  profundos  en  su  morfología  y  hábitos  alimenticios  a  medida  que  se  desarrollan.  Algunos  pasan  por cuatro etapas (huevo, larva, pupa, adulto), mientras que en otras especies  el  número  de  etapas  es  distinto  y  característico  de  cada  uno  de  ellas  (por  ejemplo  huevo,  ninfas,  adultos  o  bien  huevos,  juveniles  y  adultos).  En  una  microescala de tiempo (días), el suelo y los residuos sirven como un refugio para  muchas  larvas  y  adultos,  especialmente  aquellos  que  construyen  túneles,  se  entierran o bien se ocultan bajo los restos vegetales. En este caso, los individuos  abandonan  momentáneamente  sus  refugios  para  alimentarse,  pero  una  vez  concluida  la  alimentación  vuelven  a  sus  lugares  de  resguardo.  Este  comportamiento  está  presente  en  larvas  de  cuncunilla  negra  Dalaca  pallens,  larvas  de  gusanos  cortadores  de  la  familia  Noctuidae  y  babosas,  entre  otros  (Norambuena  2006;  Mellado  2007).  En  una  escala  más  amplia  de  tiempo,  en  muchos  casos  el  suelo  es  el  lugar  donde  ciertas  especies  pasan  el  invierno,  usualmente en un estado de desarrollo que no se alimenta o se alimenta muy  poco.  Desde  este  punto  de  vista,  el  suelo  ofrece  un  lugar  con  fluctuaciones  térmicas  menos  marcadas  que  en  la  superficie  o  en  el  follaje,  siendo  la  temperatura  más  constante  a  mayor  profundidad.  Producto  de  lo  anterior,  muchas  larvas  de  gusanos  blancos  (familia  Scarabaidae)  van  profundizando  a 

62 medida  que  avanza  el  invierno  y  vuelven  a  acercarse  a  la  superficie  a  medida  que  la  temperatura  sube  en  primavera.  En  otras  especies,  son  los  huevos  los  que quedan enterrados (por ejemplo las langostas) o las larvas (zancudo patón,  gusanos cortadores).   Otro aspecto que beneficia a los invertebrados es la capacidad tampón (buffer)  que posee el suelo. Ésta se debe tanto a la flora bacteriana presente en él como  a  la  atracción  física  que  ejerce  la  superficie  de  las  partículas  de  suelo  (especialmente  las  arcillas)  sobre  las  moléculas  de  plaguicidas  que  llegan  al  suelo.  En  términos  prácticos,  esto  se  traduce  en  la  necesidad  de  aumentar  notoriamente la dosis de un producto cuando se usa en el suelo en comparación  a la dosis recomendada para follaje. En otros casos, simplemente el porcentaje  de eficacia baja hasta un nivel que hace inviables las aplicaciones desde el punto  de vista económico.     • Función  de  soporte  de  las  plantas:  aunque  parezca  redundante,  el  suelo  es  la  matriz  que  soporta  las  raicillas,  raíces  y  corona/cuello  de  las  plantas,  por  lo  tanto es el medio que pone en contacto estas estructuras con los individuos que  se alimentan de ellas, en especial aquellos con movilidad limitada (larvas, ninfas  y adultos ápteros).   Evidentemente, el optar por la quema, la incorporación del rastrojo (en sus diferentes  variantes)  o  la  adopción  de  la  cero  labranza  influye  en  las  funciones  del  suelo  ya  señaladas y sería esperable también que surjan diferencias entre quemar los residuos o  bien darles un manejo diferente.     3.3.1. Quema de los rastrojos y su influencia en las plagas    La quema del rastrojo supone un cambio extremadamente drástico en el ambiente de  desarrollo  de  los  invertebrados.  Las  consecuencias  de  la  quema  en  la  dinámica  de  potenciales plagas va a depender de la profundidad a la cual se desarrolla la especie,  del  momento  del  año  en  que  se  hagan  las  quemas,  de  la  tasa  de  fecundidad  de  la  especie,  del  tipo  de  desarrollo  (varias  generaciones  al  año  o  una  generación  anual;  generaciones discretas o traslapadas), movilidad de los adultos, etc.     Se  desprende  de  lo  anterior  que  una  especie  que  se  desarrolle  en  o  muy  cerca  de  la  superficie,  que  tenga  una  baja  fecundidad,  que  se  reproduzca  antes  de  las  quemas  y  que tenga una generación anual se verá mucho más afectada que otra especie con las  características contrarias (que se desarrolle más profundo en el suelo, que tenga una  alta  movilidad,  que  se  reproduzca  después  de  las  quemas,  con  una  alta  tasa  de  fecundidad y que presente varias generaciones traslapadas en el año).  De lo anterior puede desprenderse que la quema del rastrojo tendría un impacto más  marcado en especies tales como el zancudo patón Tipula apterogyne, la mosca tonta y 

63 la  babosa  pequeña  gris  Deroceras  reticulatum.  Del  mismo  modo,  las  quemas  impactarían negativamente a algunas especies benéficas, tales como depredadores de  las familias Carabidae (Coleoptera) y Asilidae (Diptera).      3.3.2. Incorporación del rastrojo y su influencia en las plagas    La incorporación del rastrojo supone el movimiento, total o parcial, de la capa superior  del  suelo.  Esta  acción  mecánica  por  sí  misma  puede  afectar  a  ciertas  especies,  especialmente  en  el  estado  de  pupa,  debido  a  que  en  esta  etapa  de  su  desarrollo  el  cuerpo de los insectos es especialmente frágil. Dado que a la vez de frágil es un estado  breve, este efecto sólo se producirá si coinciden el laboreo y el estado de pupa. Si esto  se  produce,  las  especies  de  los  siguientes  grupos  podrían  verse  afectadas:  gusanos  blancos, curculiónidos y gusanos cortadores.     En términos generales, las larvas son más resistentes que las pupas, pero también son  afectadas  por  el  laboreo.  Además  del  daño  mecánico,  se  suma  un  segundo  elemento  que puede ser igual o más importante: la exposición a la depredación, especialmente  aves.  Sin  embargo,  éstas  no  discriminan  entre  larvas  de  especies  potencialmente  dañinas y larvas de especies benéficas.    3.3.3. Cero labranza y su influencia en las plagas    La cero labranza ofrece un cambio radical en las condiciones de la capa superficial del  suelo.  La  presencia  del  rastrojo  disminuye  la  incidencia  de  la  radiación  solar,  crea  micro‐hábitats en cuanto a temperatura y humedad, aumenta la materia orgánica, etc.  Considerando  lo  anterior,  este  tipo  de  manejo  favorecería  el  desarrollo  de  especies  muy susceptibles a la deshidratación o que requieren alta materia orgánica, tales como  las babosas o las moscas tontas.  

64 Cuadro  19.  Efecto  potencial  teórico  de  diferentes  manejos  de  los  rastrojos  en  grupos  de  insectos.      Picado +  Picado +  Entera +  Cero  Cero  Quem incorporació incorporació recubrimient labranz labranz a  n ≤ 40 cm  n ≤ 15 cm  o parcial  a en  a en  secano   riego  Gusanos  ¿?  blancos de la  neutro  (‐)(‐)  (‐)(‐)  (+)  (+)  familia  Scarabaeida e  Gusanos  ¿?  cortadores  (‐)  (‐)  (‐)  ¿?  ¿?  de la familia  Noctuidae  ¿?  Langostas  (‐)  ¿?  ¿?  ¿?  (‐)  Babosas  Zancudos  patones  Gusano  cogollero  Gusanos  alambres      (‐)(‐)(‐)  (‐)(‐)  (‐)  (‐)    ¿?  ¿?  ¿?  ¿?    ¿?  ¿?  ¿?  ¿?    ¿?  ¿?  ¿?  ¿?    (+)  ¿?  ¿?  ¿?    (+)(+)(+)  (+)  ¿?  ¿?   

65 La revisión de los antecedentes acerca de la influencia de los diferentes tipos de manejo de  los  residuos  refleja  los  profundos  vacíos  existentes  en  el  conocimiento  de  las  especies  de  invertebrados asociados al suelo en la zona centro‐sur de nuestro país y de los factores que  inciden en el aumento o decrecimiento de sus poblaciones. En el momento actual, sólo cabe  establecer  hipótesis  de  trabajo  en  base  a  unos  pocos  datos  duros  y  a  un  alto  grado  de  especulación basado en premisas biológicas ampliamente aceptadas. Teniendo en cuenta lo  anterior,  se  hace  evidente  que  esta  área  ofrece  una  gran  oportunidad  para  entender  el  funcionamiento  de  estas  comunidades,  especialmente  ahora  que  ciertas  técnicas  de  dispersión de insectos y de depredación han mejorado sustancialmente.    3.4. Control de Malezas  en sistema de siembras sobre rastrojos de cereales     La rotación de cultivos en la que intervienen los cereales sin quema de rastrojos, requiere la  utilización de herbicidas tipo glifosato, paraquat y glufosinato para el control químico de las  malezas, cuya respuesta inicial ha sido excelente. Sin embargo se han presentado problemas  por  excesiva  dependencia  del  glifosato  y  las  malezas  tolerantes  a  éste  producto  han  empezado ha ser dominantes. Se ha generado una presión de selección para alta resistencia  y actualmente hay poblaciones con resistencia múltiple, entre otros a glifosato y ACCasas.     Se ha observado que en la rotación de cereales con presencia de rastrojos  se produce una  inversión de la flora entre los 2 a 4 años y sobre este problema la investigación agropecuaria  no  ha  generado  una  respuesta,  en  consecuencia  es  necesario  realizarla   es  un  esquema  de  largo plazo. En general, se ha trabajado en diferentes lugares y no sobre el mismo suelo.      Falta  investigación  de  alternativas  de  herbicidas  en  preparación  química  de  suelos,  para  evitar  dependencia  de  uno  o  dos  herbicidas.  Asimismo  no  existe  investigación  del  efecto  residual  de  herbicidas  en  cultivos  de  la  rotación.  La  degradación  de  herbicidas  en  suelos  manejados con rastrojos es diferente, se requiere estudiar los suelo‐activos.     En  las  diferentes  parte  donde  se  ha  establecido  trigo  después  de  por  ejemplo  avena  se  ha  observado una alta presencia de ballicas, aún cuando se haya hecho control total de malezas  previo a la siembra y a utilizado un herbicida de amplio espectro en la sementera Un control  integrado  de  las  malezas  que  sume  a  lo  anterior  el  control  a  orillas  de  cercos,  canales  ,  caminos  y  en  los  bordes  de  la  sementera  es  indicado  como  el  control  más  efectivo  de  las  malezas en cultivos establecidos sobre rastrojo.   

66 3.5.  Sistema  tradicional  de  siembra  de  los  pequeños  productores  con  incorporación  de  rastrojo     Este  sistema  se  emplea  de  preferencia  en  las  áreas  de  secano  de  la  provincia  de  Ñuble,  particularmente  en  predios  de  pequeños  productores,  quienes  siembran  leguminosas  después de trigo como lentejas y/o arvejas. Este sistema es mayoritario en el secano interior.  También se utiliza en el secano costero, la depresión intermedia y la precordillera andina. Es  un sistema que es propio de lo pequeños productores. El cultivo del trigo se establece en una  rotación de pradera natural – barbecho – trigo.    3.5.1. Manejo del rastrojo y maquinaria utilizada     El  sistema  consiste  en  que  los  agricultores  después  de  la  cosecha  retiran  parte  de  la  paja  cuando  trillan  con  maquina  estacionaria,  o  parte  de  ella  cuando  trillan  con  maquinaria  automotriz,  luego  los  animales  ovinos,  bovinos,  cerdos  e  incluso  aves  consumen  parte  del  rastrojo y granos que quedan en el suelo.       3.5.2. Método de siembra y maquinaria utilizada     Con el manejo anterior dado al rastrojo, en el mes de mayo en adelante cuando comienza la  época  de  siembra,  los  agricultores  desparraman  las  semillas  de  su  nuevo  cultivo  sobre  el  resto del rastrojo y luego proceden a taparla con un arado de vertedera de tiro animal y/o  discos de tracción motriz.     3.5.3. Manejo de los cultivos      Los productores fertilizan el trigo con niveles bajos de fósforo y nitrógeno. La fertilización que  aplican a sus cultivos después del trigo es muy limitada y normalmente asciende 45 unidades  de  fósforo  por  hectárea  en  el  caso  de  las  leguminosas  y  30  unidades  de  nitrógeno  `por  hectárea en el caso de la avena.  En éstas condiciones los agricultores prácticamente no usan  control  de  malezas  para  sus  cultivos,  ocasionalmente  usan  un  herbicida  para  controlar  malezas  de  hoja  ancha  en  avena.  En  leguminosas  como  lentejas  y  arvejas  no  controlan  malezas. Los pequeños agricultores utilizan mayores cantidades de fertilizantes en el área de  secano de la depresión central y en la precordillera de Ñuble.     3.5.4. Rendimientos     Los rendimientos de trigo y los cultivos que lo suceden en este sistema productivo son bajos.   En  trigo,  en  el  secano  costero  a  nivel  de  pequeños  productores  20  qq/ha,  en  el  secano  interior 15 a 18 qq/ha, en la depresión intermedia y la precordillera en torno a los 25 a 30  qq/ha.     

67     3.5.5. Costos directos manejo del rastrojo    Cuadro 20. Algunos costos de manejo del rastrojo con  Sistema tradicional de siembra con  incorporación de rastrojo. Provincia de Ñuble.     Labores  $/ha, S/IVA  Corta a mano y engavillado   50.000  Acarreo a era  20.000  Trilla paja para animales  30.000  Guardar paja  20.000  Total, $  120.000      Los agricultores de secano tienen bajos rendimientos de trigo, por tanto producen poca paja.   En este sistema se retira del potrero parte importante de la paja producida, la otra parte, la  mayoría de los agricultores la consumen los animales y el resto que queda en el potrero es  incorporada  junto  a  la  siembra  que  sucede  al  trigo.  Una  estimación  señalada  por  un  agricultor  del  secano  interior,  Quitripin  en  la comuna    de Ninhue,  indica  que el  20%  de  los  productores utiliza esta práctica.     3.6. Sistema de siembra con incorporación superficial del rastrojo    Este sistema ha sido desarrollado por algunos agricultores de la Depresión Intermedia y de la  Precordillera de Ñuble, que cuentan con riego y que rotan el cultivo del trigo con remolacha  u/otro cultivo anual de riego.    3.6.1. Manejo del rastrojo  del trigo y maquinaria utilizada    En éste sistema, la maquina cosechadora automotriz pica la paja trigo y la  esparce sobre el  suelo,    luego  se  realiza  una  labor  de  picado  de    caña  de  trigo  con  una  picadora  de  acción  vertical.  A  continuación  con  una  maquina  equipada  con  discos  contrapuestos  y  rodillos  la  paja es incorporada en todo el perfil del suelo a una profundidad no mayor a 10 centímetros,  a  ésta  labor  los  agricultores  denominan  “mezclado”.  En  estas  condiciones  la  paja  de  trigo  pasa prácticamente el invierno y antes de la siembra, en muchos casos de  remolacha, con un  arado  de  vertedera  invierten  el  perfil  de  suelo  a  25  centímetros  de  profundidad  y  luego  preparan la cama de semilla para sembrar. En estas condiciones no se quema el rastrojo de  trigo.         

68 3.6.2. Método de siembra y maquinaria utilizada    La siembra del cultivo del trigo se realiza sobre un suelo que viene de remolacha y se realizan  las labores convencionales. En estas experiencias, el trigo se siembra con una maquina  KUHN   SDE  2217/19  y  la  remolacha  con  una  maquina    Gaspardo  MT  de  6  hileras,  equipada  con  discos,  aplica  fertilizante  fosfatado  en  contacto  con  la  semilla    y  el  resto  de  la    mezcla  de  fertilizantes delante de esta y a 5 centímetros de profundidad. Esta maquina siembra entre  8  a 10 ha/ día.    3.6.3. Manejo de los cultivos    En  este  sistema  se  utilizan  variedades  de  trigo  recomendadas  por  INIA  y  de  remolacha  recomendadas por IANSA. . El cultivo del trigo se siembra los más tarde posible, dentro de la  época recomendada por el creador de la variedad, asimismo el cultivo de la avena después  de trigo. Esto con el objeto de permitir la máxima descomposición de los rastrojos.    3.6.4. Rendimientos     Los  rendimientos  de  trigo  y  remolacha  obtenidos  en  este  sistema  son  calificados  de  excelentes por los productores. En Yungay, fundo La Greda con esta rotación se han obtenido  90qq/ha de trigo candeal Corcolen INIA y 115 ton/ha de remolacha limpia.    3.6.5. Costos directos del manejo del rastrojo.    Labores  $/ha, S/IVA Cosecha automotriz con aditamento picador y esparcidor, enero  35.000 Triturado y picado de caña, corte vertical, febrero  30.000 Aplicación cal, abril  15.000 Riego con pivote, 30 mm agua, abril       500 Incorporación rastrojo con rastra “Rubín”  35.000   Este sistema ha permitido evitar la quema de la paja de trigo, pero es aplicable a productores  que dispongan de sistemas de riego presurizados y dispongan de maquinaría para relazar la  labor  de  picado  vertical  de  la  caña  de  trigo,  como  asimismo  dispongan  de  un  equipo  incorporador  mezclador                   

69 Foto 2. Equipo Rubin 9. Incorporador y mezclador de paja de trigo   

        3.7.  Sistema    de  siembra  con  acondicionamiento  superficial  anual  del  rastrojo  con  subsolador    Este sistema ha sido desarrollado por el Dr. Huib Tollenaar en la zona de Yungay en un predio  de  aproximadamente  150  hectáreas,  conformado  por  suelos  andisoles,  trumaos,  de  precordillera, donde desde hace 6 temporadas ha venido rotando el cultivo de avena con el  cultivo  de  trigo,  sin  quemar  los  rastrojos,  bajo  esta  rotación  ha  logrado  buenos  resultados  productivos y económicos. El cultivo de trigo y avena en este esquema de producción no han  presentado aún enfermedades graves o muy distintas  a las que se presentan en un cultivo  tradicional.  Sin  embargo  la  presencia  de  malezas  particularmente  las  ballícas  se  han  presentado  como  un  problema,  que  se  ha  controlado  con  la  aplicación  de  un  programa  integral  de  control  de  malezas  en  la  sementera,  que  incluye  el  control  de  malezas  de  hoja  ancha y hoja angosta en el cultivo, y  el control total de malezas a orillas de caminos, cercos,  canales y o desagües que limitan con la sementera.    3.7.1. Manejo del rastrojo y maquinaria utilizada     La cosecha se realiza con maquina automotriz en una labor normal, sin aditamento picador  de pajas, pero con la precaución que esta quede, en forma entera, lo mejor esparcida posible  sobre  el  terreno.  Después  de  la  cosecha,  con  rendimientos  de  trigo  de  alrededor  de  65  qqm/ha  y  con  una  producción  estimada  de  7  a  8  ton/ha  de  pajas  de  trigo,    se  ejecuta  una  labor  muy  superficial  con  un  arado  tipo  subsolador  de  7  puntas,  Foto  3,  con  el  objeto  de  mezclar la paja con suelo y el propósito de facilitar la acción de los microorganismos, cuando  las condiciones de humedad y temperatura lo permitan. Bajo estás condiciones, a inicios del  mes  de  mayo  la  paja  está  en  un  estado  muy  avanzado  de  descomposición  (Foto  4,)  y  las  malezas  y  trigo  y/o  avena  provenientes  de  las  semillas  presentes  en  y sobre  el  suelo  están  emergidas, las que se controlan con la aplicación de un herbicida total algunos días previo a  la siembra. Sin embargo, donde queda mucha acumulación de rastrojo se ejecuta previo a la  siembra  una  labor  adicional  con  rastra  de  discos,  clavos  o  vibrocultivador  muy  superficial,  sólo con el objeto de esparcir la paja. En casos excepcionales la aplicación del herbicida  total 

70 se puede realizar sin dificultad hasta tres semanas después de la siembra, dependiendo de  las temperaturas reinantes y antes que el trigo y/o avena emerjan.      

Foto 3.  Arado subsolador Baldan utilizado para mezclar suelo con rastrojo     

 

    Foto 4. Trigo en noviembre 2010 y luego su rastrojo mezclado en febrero de 2011. Y estado  en mayo 2011 en condiciones de aplicar herbicida total y luego sembrar.         3.7.2. Método de siembra y maquinaria utilizada     La  siembra  de  trigo  se  realiza  con  una  dosis  de  semilla  de  180  a  200  kg/ha,  desinfectada  previamente  con  fungicida  e  insecticida.  La  siembra  se  realiza  en  hileras  separadas  a  15  centímetros, con una maquina Köckerling de 3 metros de trocha, especiadamente diseñada  para  trabajar  con  presencia  de  rastrojos  semidescompuestos  sobre  la  superficie.  En  estás  condiciones esta maquina traccionada por un tractor con potencia adecuada siembra sobre  25 ha/día.    La maquina sembradora  Kockerling esta especialmente equipada con cinceles provistos de  tubos  adosados  para  la  bajada  de  semillas,  distribuidos  suficientemente  espaciados  a  lo  ancho y largo de la máquina para que no tengan mayores inconvenientes de “atollarse” ante  la presencia de algunos residuos de rastrojos. La precisión de esta maquina esta dada por un  sistema  de  presión  de  aire  (turbo)  que  controla  la  aplicación  de  la  dosis  de  semilla.  La 

71 maquina Kockerling tiene un valor de     $ 50.000.000, a lo que es necesario sumar el valor de  un tractor de tracción asistida de sobre 120 HP.   

  Foto 5. Maquina sembradora Kockerling 

 

    3.7.3 Manejo de los cultivos    La época de siembra del trigo y la avena es la recomendada para las variedades, en trigo se  siembran  variedades intermedias a primaverales, sembradas en la zona en el mes de junio  en adelante, de manera de aprovechar el mes de mayo para la descomposición del rastrojo  del trigo o la avena. Los niveles de fertilización utilizados en la siembra son los mismos que  en siembras realizadas con preparación de suelos convencional.     3.7.4. Rendimientos     Los  rendimientos  no  se  han  visto  afectados  por  el  sistema  de  siembra,  al  contrario  son  considerados buenos para la zona y han alcanzado en promedio 65 qqm/ha en trigo.    3.7.5. Costos directos de labores del manejo de rastrojo.    Labores  Costo, $/ha, S/ IVA  Cosecha   36.000    Subsolado  (labranza  vertical)  superficial,  14.000  15 – 18 cm.  Siembra sobre rastrojo   25.000     Rastraje, opcional, 2 ha por hora.  12.000        

72 El sistema desarrollado y empleado por el Dr. Tollenar, a su juicio es dinámico, económico y  eficiente, y las labores a ejecutar dependen de las condiciones de temperatura y humedad.  La información proporcionada por el Dr. Tollenar es la descripción de un sistema de trabajo  particular  y  operación  eficiente  de  las  maquinas.  En  consecuencia,  según  su  autor  no  corresponde  a  una  recomendación  de  trabajo  general,  por  tanto  el  autor  queda  exento  de  toda  responsabilidad    de  quién  empleando  esta  información  pudiese llegar a  resultados  no  satisfactorios para él. Finalmente, se recomienda validar este sistema de trabajo, sin quema  de rastrojos en otros sitios de la provincia y región.    3.8. Sistema  de siembra con acondicionamiento superficial anual del rastrojo   Este sistema lo ha utilizado INIA en sus proyectos de desarrollo en el área del Secano Interior,  en los proyectos Conservación del Medio Ambiente y Desarrollo Rural Participativo, CADEPA,  en el proyecto DESIRE, que es un proyecto internacional en convenio con la Unión Europea,  que tiene como objetivo mitigar la degradación de los suelo y conservación del agua, como  también en un proyecto de desarrollo para mejorar los cultivos tradicionales en la comuna de  Yumbel.    En estos proyectos el objetivo ha sido establecer los cultivos sin la preparación tradicional del  suelo  y  sembrar  directamente  con  cero  labranza.  INIA  ha  trabajado  en  el  secano  interior  durante 10 años en el perfeccionamiento de la tecnología de la cero labranza. Para realizar  esta  práctica  ha  sido  necesario  ejecutar  una  serie  sucesiva  de  labores,  que  permitan  en  primera instancia adecuar el suelo  para luego implementar la cero labranza propiamente tal.      La  adecuación  de  suelo  consiste  en  eliminar  y/o  identificar  los  grandes  obstáculos  como  piedras, y troncos, luego es recomendable realizar un subsolado al suelo en el mes de agosto  – septiembre con el propósito de mejorar la infiltración de agua y el desarrollo de raíces. Éste  se  puede  ejecutar  con  un  arado  subsolador  traccionado  por  tractor.  En  suelos  menos  arcillosos  y  con  la  humedad  apropiada  se  puede  descompactar  el  suelo  con  un  arado  subsolador  de  tracción  animal.  El  subsolado  se  debe  realizar  a  comienzo  de  primavera  del  año  anterior  a  la  siembra.  Si  las  condiciones  climáticas  lo  permiten  también  se  podría  ejecutar a fines de abril del año que se va a sembrar. Previo a la siembra se realiza un rastraje  que  deja  el  suelo  en  condiciones  de  sembrar  en  cero  labranza  por  al  menos  4  años  consecutivos, sin volver a realizar la labor de subsolado.    El sistema utilizado por INIA Quilamapu de manejos de rastrojos de cereales sobre el suelo,  también ha sido utilizado por el agricultor Carlos Crovetto L. en la comuna de Florida  desde  el  año  1970,  con  algunas  variaciones,  particularmente  referido  a  la  rotación  de  cultivos.  El  señor  Crovetto  a  sustituido  las  leguminosa  de  grano  en  la  rotación  por    triticale  y/o  una  mezcla de avena ‐ vicia. 

73 3.8.1. Manejo del rastrojo y maquinaria utilizada     Para facilitar el establecimiento y la emergencia del cultivo que continua al del trigo al año  siguiente, se ha utilizado la recomendación de Acevedo y Silva, 2003, dejando del orden de  2.500 kilos de rastrojo de trigo sobre el suelo, cantidades superiores generan ciertos ácidos  que  inhiben  la  emergencia  del  cultivo  sembrado  sobre  el  rastrojo.  Cuando  la  caña  de  trigo  queda parada este daño no es tan severo.    Una solución para mitigar éste problema ha sido utilizar animales sobre los rastrojos después  de  la  cosecha  y  consuman  parte  de  este.  Sin  embargo  aquellos  productores  que  no  tienen  animales o poseen superficies más extensas deben retirar y/o manejar en franjas parte del  rastrojo.      

  Foto 6. Hilerador de rastrojo para dejar 2500 kilos sobre el suelo. Proyecto CADEPA. Ninhue.   INIA‐ JICA, 2000 – 2009.  3.8.2. Método de siembra y maquinaria utilizada      Para  siembras  de  grano  fino  y  semillas  de  praderas  se  puede  utilizar  una  sembradora  de  tracción animal, que tiene tres depósitos, uno permite sembrar trigo, avena, cebada, lentejas  arvejas y lupino; otro para empastadas como hualputras y tréboles, y otro para fertilizantes,  también la siembra se puede efectuar con máquinas sembradoras de discos accionadas por  tractor.   

    Foto 7. Maquina Juber 2000 de fabricación argentina. Trigo sobre avene vicia. Yumbel 2011   

74 3.8.3. Manejo de los cultivos     Para  controlar  las  malezas  previo  a  la  siembra  se  realiza  barbecho  químico,  para  ello  se  deben esperar las primeras lluvias para que estimulen la emergencia de las malezas y luego  aplicar un herbicida total para su control.     En este sistema  con rastrojos sobre el suelo el agricultor Carlos Crovetto ha informado que  después  de  algunos  años  no  es  necesario  usar  fertilizantes  fosfatados  y  potasios  en  sus  siembras.   

    Foto  Cultivo  de  trigo  en  rotación  con  Triticale  y/o  avena  vicia  en  condiciones  de  secano.  Chequén, Florida, predio Sr. Carlos Crovetto, 2011  3.8.4. Rendimientos   Los rendimientos máximos en trigo en el proyecto CADEPA, en el sector de San José comuna  de Ninhue alcanzaron a 50 qq/ha a nivel de algunos productores, cuando el trigo se roto con  arveja y se uso subsolado de suelo como acondicionamiento previo para la cero labranza. El  agricultor  Carlos  Crovetto  informó  que  actualmente  produce  70  qq/ha  de  trigo  pan  establecido en cero labranza en rotación con avena vicia y/o triticale.  3.8.5. Costos directos labores manejo y acondicionamiento anual del rastrojo.  Costo,  $/ha,  S/IVA  Cosecha $/ha. Automotriz con aditamento picador esparcidor 36.000    Siembra   18.000 ‐ 22.000       Acondicionamiento rastrojo.  12.000 – 14.000       Este sistema se ha presentado como muy promisorio para sectores de producción de trigo en  áreas  de  secano.  La  mayor  dificultad  está  en  del  orden  de  2.500  a  3.500  kg/ha  de  paja  y  retirar o hilerar el en el potrero. Se ha demostrado que con un nivel de residuos de 2500 a  Labores 

75 3500 kg/ha de paja la maquinas cero labranza realizan bien la labor de siembra siguiente al  cultivo del trigo.    También es importante considerar la rotación de los cultivos, funciona bien en secano trigo‐  triticale ‐avena vicia y/o trigo –avena – triticale. Las leguminosas  como lupino tiene dificultad  en la rotación por los bajos niveles de rendimiento alcanzados (Información Carlos Crovetto).    3.9. Sistema de siembra con manejo de rastrojo en la Región de La Araucanía  Evaluaciones  realizadas  por  INIA  Carillanca  indican  que  es  posible  establecer  cultivos  prácticamente con cualquier máquinas de cero labranza sobre 8 a 9 ton de rastrojo cuando  este es picado y soplado (distribuido en la superficie) por la automotriz, y cuando  se trabaja  con  diferentes  especies  y  hábitos  de  desarrollo  de  los  cultivos  (trigo‐avena‐cebada;  invernales‐primaverales).    Por  otra  parte,  algunos  agricultores  empresariales  están  utilizando  el  sistema  de  incorporación de rastrojos meditante un sistema que implica picar y desparramar el rastrojo  con  la  automotriz,  repicar  inmediatamente  el  rastrojo  con  un  equipo  triturador  (longitudinalmente en fracciones de de no más de 10 cm).  Posteriormente y en menos de 2 a  3  días  después  de  la  cosecha,  incorporan  parte  del  rastrojo  con  un  equipo  especializado  (equipos  rastrojeros  que  combinan  cinceles,  discos  y  rodillos)  compactando  fuertemente  la  superficie  con  los  rodillos;  el  objetivo  es  que  los  rastrojos  además  de  quedar  parcialmente  incorporado,  sobre  todo  se  “manchen”  con  tierra.    Para  finalizar  se  utilizan  máquinas  de  siembra  especializadas  para  trabajar  con  altos  volúmenes  de  rastrojo  y  que  son  muy  eficientes el la ubicación de la semilla en el suelo.          

76  4. ALTERNATIVAS DE UTILIZACIÓN DE LAS PAJAS DE TRIGO    4.1. Uso de paja en la alimentación de bovinos y ovinos    A continuación se presenta un resumen realizado por el Ingeniero Agrónomo Germán klee G.  sobre  algunos  antecedentes  obtenidos  en  INIA  Quilamapu  y  en  su  Centro  Experimental  Human respecto del uso de pajas en la alimentación de bovinos y ovinos.     La paja de trigo representa el mayor volumen de forraje, tosco‐voluminoso, considerando los  cultivos    de  avena,  cebada,  arroz  y  las  leguminosas  de  grano  como  fréjoles,  garbanzos  y  lentejas en la VIII Región. Considerando un factor promedio, de varios autores, de la relación  paja: grano  de 1,4   podemos estimar que para un rendimiento  57,7 qq/ha de  trigo (valor  promedio  nacional  –  ODEPA  2010),  la  producción  de  paja  sería  de  unas    8,08  ton/ha;  representando  para  el  país    2.135.576    toneladas  de  paja.  En  la  región  del  BíoBío  con  un  rendimiento promedio de 55 qq/ha (ODEPA 2010), la producción de paja sería del orden de  7,7  ton/ha,  y  558.088  toneladas  para  la  superficie  sembrada.    Observamos  que  ha  medida  que  se  incrementa  el  rendimiento  de  grano  de  trigo,  se  incrementa  notablemente  el  rendimiento  de  paja.  Dejando  un  rastrojo  que  le  dificulta  a  los  agricultores  la  próxima  siembra para continuar con su rotación de cultivos. Por ello una práctica común es proceder  a la quema de esta biomasa.     Si  bien  la  paja  de  trigo  podría  denominarse  como  un  forraje  tosco  y  voluminoso  con  limitaciones en su valor nutritivo y aceptabilidad por los animales, es factible utilizarla como  parte  de  la  ración    de  estos,  corrigiendo  sus  deficiencias.  Es  un  alimento  bajo  en  proteína,  alto en fibra y lignina, pobre en minerales, de baja digestibilidad y carente de vitaminas. Por  ello  al  complementarla  con  alimentos  proteicos,  energéticos,  sales  minerales  y  vitaminas;  permite  mejorar  notablemente  su  comportamiento,  obviamente  teniendo  presente  el  suministro  de  agua  y  normas  de  bienestar  animal.  Es  un  recurso  alimenticio  que  permite  apoyar  la  ganadería    principalmente  cuando  por  condiciones  severas  de  clima  (sequía,  heladas, nieve) u otras (incendio), los forrajes de las praderas o sus recursos conservados se  ponen  escasos.  Luego  podríamos  decir  que  es  un  recurso  estratégico  alimenticio  a  tener  presente.  Existe  bastante  información  nacional  en  INIA  y    universidades  en  el  uso  de  paja  como  alimento  animal,  principalmente  en  bovinos  y  ovinos.  Como  también  otros  estudios  relacionados a su manejo.     En  INIA  Quilamapu  y  el  Centro  Experimental  Humán,  Región  del  BíoBío,  se  han  efectuado  algunos  trabajos  destinados  a  buscar  el  mejor  aprovechamiento  de  este  recurso  principalmente en la alimentación animal, un breve sintisis de estos, se indica a continuación.    4.1.1. Paja de trigo en raciones que incluyen subproductos de la remolacha azucarera    Se  han  realizado  numerosos  trabajos  de  investigación  que  incluyen  la  paja  de  trigo  en  la  utilización  de  sub  productos  derivados  de  la  industria  azucarera,  a  partir  de  la  remolacha  (beta  vulgaris  var.  saccharum),  como  las  hojas  y  coronas,  coseta  y  melaza.  Realizados 

77 principalmente  en  bovinos;  incluyendo  las  etapas  de  crianza,  recría  y  engorda  de  novillos;   obteniéndose  raciones  que  permiten  ganancias  diarias  de  peso  vivo,  desde  mantención  de  peso y ganancias bajas hasta raciones de engorda que pueden alcanzar 0,8 kg/novillo/día.     4.1.2. Mejoramiento de la paja de trigo mediante proceso químico    Otro  grupo  de  estudios  se  ha  orientado  a  mejorar  su  valor  nutritivo  mediante  procesos  químicos;  como  es  el  mejoramiento  del  valor  nutritivo  de  la  paja  de  trigo  al  tratarla  con  diversos  niveles  de  amoníaco  anhidro  y  evaluar  también  la  respuesta  de  raciones  que  incluyen paja de trigo tratada y diversos niveles de proteína y energía en raciones de recría y  engorda  de  novillos.  Los  resultados  son  promisorios  y  se  requiere  de  nuevos  estudios  de  cálculos económicos; puesto que, los valores de los animales prácticamente se han triplicado  desde el tiempo que estos trabajos fueron realizados; en su momento el valor económico del  tratamiento era limitante. Los pesos vivos obtenidos con pajas tratadas variaron, según tipo  de ración de 0,3 kg /animal/día a 1,0 kg/novillo/día.    4.1.3. Sistemas de producción de carne bovina     La  paja  de  trigo  es  parte  de  los  sistemas  de  cría  o  vaca  –  ternero  estudiados  en  la  precordillera andina y puede constituir parte importante de la ración (hasta 40%‐50%) de las  vacas  secas,  durante  el  período  invernal.  otros  centros  de  investigación  de  INIA  tambien  utilizan paja como parte de su sistema productivo.     4.1.4. Utilización de paja en ganado lechero    En  vacas  lecheras  su  uso  es  más  limitado,  como  aportador  de  fibra  en  vacas  frisonas  se  observan  trabajos  en  la  universidad  austral;  en  vacas  Holstein  de  alta  producción,  tiene  su  lugar limitado principalmente en raciones de vacas secas.    4.1.5. Paja de trigo en ovinos    En ovinos INIA Quilamapu no tiene mayores trabajos de investigación; aun cuando es factible  formular raciones e incluirla en los sistemas productivos  por el conocimiento que se dispone.  Se han estudiado sistemas de producción para los secanos interior y precordillera andina de  la región del BíoBío, donde es factible su utilización en parte del ciclo animal. También se ha  evaluado  la  selectividad  que  presentan  los  ovinos  al  utilizar  rastrojos  de  trigos  en  la  precordillera  andina.  Cabe  destacar  que  el  centro  experimental  INIA  Hidango,  dispone  de  importante información sobre el uso de paja y rastrojos con ganado ovino.    4.1.6.  Utilización  de  la paja  de  trigo  en  camas  de  vacas  estabuladas  y  crianza artificial  de  terneros.    El  uso  de  paja  de  trigo  como  cama  para  vacas  estabuladas,    se  ha    evaluado,  en  el  centro  experimental  INIA‐  Humán.  Su  aceptable  comportamiento  sigue  siendo  una  alternativa, 

78 principalmente  para  pequeños  productores  lecheros.  Los  productores  de  mayor  tamaño  la  han reemplazado por colchonetas rellenas con goma; pero al parecer varios han regresado al  uso de arena y aserrín.    El uso de paja de trigo en jaulas individuales y corrales colectivos de terneros, en general se  ha  continuado  utilizando;  este  material  con  un  buen  manejo  ha  resultado  una  práctica  bastante satisfactoria.    4.1.7. Pellets de paja de trigo    En INIA Quilamapu, no se ha trabajado en investigación con pellets de paja de trigo; se tienen  algunos antecedentes con pellets de alfalfa. Los pellets de paja sola o melazada de uso en el  extranjero al parecer no han tenido una buena aceptación. En el caso que un ganadero desee  formular  raciones  que  incluyen  paja  al  parecer  no  se  presentan  mayores  dificultades  en  el  procedimiento; puesto que, existen peletizadoras que pueden fabricarlos.                                            4.1.8. Consideraciones uso paja de trigo alimentación animal     El volumen de paja de trigo producido, durante la temporada 2010, en la región del BíoBío,  representaría  estimativamente,  de  acuerdo  a  la  producción  de  grano,  unas  558.088  toneladas.  Una  cifra  que  teóricamente  podría  ser  absorbida  en  un  50%  a  60%  por  la  ganadería  regional;  esto  sin  considerar  la  utilización  en  el  uso  de  camas  para  algunos   animales, pero el asunto no es tan simple puesto que, el valor del fardo de paja, transporte a  los  predios,  compensación  de  los  nutrientes  en  las  raciones  y  pérdidas  de  forraje,  la  deja  poco  competitiva  en  relación  a  otros  recursos;  de  ahí  que  el  agricultor  que  la  produce  y  puede  incluirla  en  su  explotación  tiene  ventajas  y  puede  además  conservar  como  reserva  para una emergencia.    Para  incrementar  su  utilización  se  observa  como  necesario  evaluar  económicamente  los  resultados obtenidos de las investigaciones realizadas y transferir a los productores bajo los  nuevos escenarios. potenciar la investigación en el uso de este recurso, evaluando procesos  de  mejoramiento  de  su  valor  nutritivo  como:  uso  de  urea  en  reemplazo  de  amoníaco  anhidro,  aislamiento  y  suministro  de  bacterias  y  microorganismos  (hongos  y  otros)  lignocelulósicos  para  atacar  la  lignina,  a  nivel  de  rumen  o  directo  a  la  paja  previo  a  su  utilización; evaluar raciones simples a nivel de mantención para obtener pellets y distribuir  en  casos  de  emergencias  climáticas;    evaluar  alternativas  de  uso  de  rastrojo  con  animales,  para  diferentes  estados  fisiológicos  o  del  ciclo  animal;  estudiar  mecanismos  que  puedan  abaratar la cosecha y conservación de la paja (como fardo tradicional es de elevado costo).  Sin duda que resta bastante por estudiar para un mejor uso de este recurso como alimento  animal.        4.2. Utilización de las pajas de trigo como fuente energética    De acuerdo con la Comisión Nacional de Energía, 2007, se entiende por biomasa al conjunto  de materia orgánica renovable de origen vegetal, animal o procedente de la transformación 

79 natural  o  artificial  de  la  misma.  La  energía  de  la  biomasa  corresponde  entonces  a  toda  aquella  energía  que  puede  obtenerse  de  ella,  bien  sea  a  través  de  su  quema  directa  o  su  procesamiento  para  conseguir  otro  tipo  de  combustible  tal  como  el  biogás  o  los  biocombustibles líquidos.     Según el Consejo para la Defensa de los Recursos Naturales (NRDC), las Energías Renovables  No  Convencionales  (ERNC)  se  harán  cada  vez  más  competitivas  con  las  fuentes  convencionales  de  energía.  Esto  debido,  entre  otros  factores,  al  mayor  desarrollo  de  las  tecnologías involucradas en los procesos de transformación y a la volatilidad de los precios  de combustibles fósiles. Lo anterior, sin considerar otros factores externos como la huella de  carbono, la contaminación del aire y del agua y los efectos en el ecosistema.    La  energía  de  la  biomasa  proviene  en  última  instancia  del  sol.  Mediante  la  fotosíntesis  el  reino  vegetal  absorbe  y  almacena  una  parte  de  la  energía  solar  que  llega  a  la  tierra;  las  células  vegetales  utilizan  la  radiación  solar  para  formar  sustancias  orgánicas  a  partir  de  sustancias simples y dióxido de carbono (CO2) presente en el aire. El reino animal incorpora,  transforma  y  modifica  dicha  energía.  En  ambos  procesos  de  transformación  se  generan  subproductos que no tienen valor para la cadena nutritiva o no sirven para la fabricación de  productos  de  mercado,  pero  que  pueden  utilizarse  como  combustible  en  diferentes  aprovechamientos energéticos.    Para  el  Protocolo  de  Kyoto,  la  biomasa  tiene  un  factor  de  emisión  de  dióxido  de  carbono  (CO2) igual a cero. La combustión de biomasa produce agua y CO2, pero la cantidad emitida  de  dióxido de  carbono  fue  captada  previamente  por  las  plantas  durante  su  crecimiento.  Es  decir, el CO2 forma parte de un flujo de circulación natural entre la atmósfera y la vegetación  por lo que no representa un incremento en las emisiones de CO2. Su uso contribuye a reducir  las  emisiones  de  CO2  a  la  atmósfera  siempre  y  cuando  sustituya  a  un  combustible  fósil.  Es  por este motivo los proyectos de biomasa o biogás, en Chile, son potenciales proyectos para  postular al Mecanismo de Desarrollo Limpio (MDL).    Existen  diferentes  tipos  o  fuentes  de  biomasa  que  pueden  ser  utilizados  energéticamente,  una de las clasificaciones generalmente más aceptada es la siguiente:     Biomasa  natural:  es  la  que  se  encuentra  en  la  naturaleza  sin  ningún  tipo  de  intervención  humana.  Los  recursos  generados  por  los  desechos  naturales  de  un  bosque  constituyen  un  ejemplo de este tipo de biomasa.    Biomasa residual seca: se incluyen en este grupo los productos sólidos no utilizados de las  actividades  agrícolas  y  ganaderas,  las  forestales  y  de  los  procesos  de  las  industrias   agroalimentarias  y  de  transformación  de  la  madera.  Algunos  ejemplos  de  este  tipo  de  biomasa son el estiércol, la paja, el orujo, la madera de podas y raleo, el aserrín, etc.   

80 Biomasa  residual  húmeda:  son  los  vertidos  denominados  biodegradables:  las  aguas  residuales  urbanas  e  industriales  y  los  residuos  ganaderos  principalmente  purines.  La  fermentación de este tipo de biomasa genera un gas (biogás) que se combustiona.  Cultivos  energéticos:  son  cultivos  realizados  con  la  finalidad  de  producir  biomasa  transformable  en  biocombustible.  Se  encuentran  en  este  grupo  el  maíz,  raps,  girasol  y  plantaciones endroenergéticas. (CNE 2007)    4.2.1. Uso como fuente energética en biodigestores    El  término  biomasa  se  refiere  a  la  materia  orgánica,  alguna  de  ella  residual,  de  carácter  renovable,  que  ha  tenido  su  origen  como  consecuencia  de  un  proceso  biológico  o  de  fotosíntesis  (plantas  o  animales  o  parte  de  ellos)  y  que  es  susceptible  de  ser  transformada  por medios biológicos, físicos o termoquímicos para la generación de energía (CNE, 2007). En  clasificación de los distintos tipos de biomasa disponible, se encuentra la paja o residuo de  trigo como “desechos de plantaciones”. Se entiende por biomasa húmeda los materiales que  contienen  menos  de  10%  de  sustancia  seca.  Por  su  parte,  se  clasifica  como  biomasa  seca,  según el sector productivo que las emite.    De  acuerdo  con  CNE  (2007),  el  país  tuvo  en  la  temporada  2003  –  2004    un  potencial  de  producción  de  biogás  a  partir  de  residuos  de  trigo  de  239.335.000  m3/año  como  biogás  o  148.388.000  m3/año  como  metano.  Para  calcular  esta  disponibilidad  se  asumió  un  30%  de   materia orgánica disponible del total de materia prima generada por el cultivo, cuadro 20.       Cuadro  20.  Potencial  de  generación  de  biogás  a  partir  de  los  principales  cultivos  de  temporada 2003‐2004.     

  Fuente: CNE 2007    Básicamente, la generación de biogás se realiza en un biodigestor, que funciona en ambiente  anaeróbico  (sin  presencia  de  oxigeno),  para  que  los  microorganismos,  (fundamentalmente  bacterias),  involucrados  en  el  proceso  puedan  funcionar.  Otra  característica  de  estas  bacterias  es  la  sensibilidad  a  los  cambios  ambientales  debido  a  lo  cual  será  necesario  un  mantenimiento  casi  constante  de  los  parámetros  básicos  como  la  temperatura.  En  este  proceso se transforma el carbono orgánico que hay en la materia en CO2 y en metano.    

81 El  producto  es  un  biogás  que  se  puede  utilizar  como  combustible.  Se  trata  de  una  mezcla  compuesta  mayormente  por  metano  y  por  CO2  con  la  presencia  adicional  de  pequeñas  cantidades de otros gases. En este caso, la paja o rastrojo de trigo es uno de los componentes  que aportan carbono orgánico a la mezcla.    4.2.2.  Fuente de energía para la fabricación de briquetas para calefacción    La fabricación de briquetas para calefacción ha tenido un gran auge en el último tiempo, toda  vez que los recursos dendroenergéticos, como la leña se van haciendo mas escasos. Por otra  parte,  las  briquetas  tienen  varias  ventajas  como  son:  mayor  poder  calorífico,  fácil  y  rápido  encendido,  baja  humedad,  alta  densidad,  ocupa  menos  espacio.  Son  limpias,  homogéneas,  de fácil manipulación, sin olores, humos ni chispas, sin aglutinantes ni aditivos, tienen menor  porcentaje de cenizas y son 100 % ecológicas y naturales.    Así mismo tienen ventajas ambientales ya que son: una energía limpia no contaminante, es  una fuente renovable, son fabricados con residuos que contribuyen a la limpieza del medio  ambiente, son 100% reciclado, es natural, no tóxico, sin conservantes, químicos ni aditivos,  no  emite  humo  ni  olores,  contiene  menos  ceniza  y  es  CO2  neutro.  Por  lo  tanto  es  ecológicamente  correcto,  sustentable,  evita  el  efecto  invernadero,  cambio  de  clima  y  calentamiento global, no genera impacto ambiental y ayuda a preservar el medio ambiente.    El combustible de briquetas de biomasa se caracteriza por tener un alto poder calorífico, y  puede ser utilizado como sustituto de la madera, carbón, gas, petróleo líquido. Este tipo de  combustible  ha  sido  ampliamente  utilizado  en  las  estufas  de  calefacción,  calderas  de  agua  caliente, entre otros.       4.2.3. Uso de residuos lignocelulósicos con fines energéticos    Hetz y colaboradores, (2006), en un estudio para las provincias de Ñuble, Linares y Malleco,  establecieron un rango de  1,5 a 4,5 ton/ha de rastrojo de trigo, con una media cercana a 2,5  ton/ha,  estimado  en  un  millón  de  toneladas  como  total  país.  Estos  rastrojos  de  cereales,  pueden  tener  fines  nobles  y  no  ser  solamente  material  de  combustión  para  quemas  agrícolas. Sin embargo, el uso de estos rastrojos no es fácil de manejar en nuestro ambiente  mediterráneo  en  que  la  lluvia  es  invernal  y  falta  humedad  para  una  adecuada  descomposición de los residuos en el verano.     En Chile Central la utilización de éstos se ve dificultada, además por el alto rendimiento que  alcanzan los cultivos de cereales, lo que implica una gran cantidad de residuos o rastrojos en  el  campo,  los  que  están  constituidos  principalmente  por  material  lignocelulósico.  Sin  embargo  estos  pueden  ser  utilizados  en  la  producción  de  etanol  u  otros  fines  energéticos   (Acevedo, 2006).    El uso energético de la biomasa se basa principalmente en dos procesos de conversión: 

82 • Combustión directa para generación de electricidad, vapor y calor  • Producción de biogás para generación de electricidad y calor      La  biomasa  puede  ser  usada  directamente  como  combustible,  también  se  puede  usar  para  obtener  biogás,  esto  se  hace  en  depósitos  llamados  biodigestores,  en  los  que  se  van  acumulando  restos  orgánicos,  residuos  de  cosechas  y  otros  materiales  que  pueden  descomponerse. En estos depósitos los restos fermentan por la acción de microorganismos, y  la mezcla de gases producidos se puede almacenar para ser usada como combustible.    Otra posibilidad es usar la biomasa para preparar combustibles líquidos, biocombustibles, los  cuales se utilizan en la actualidad principalmente en el sector transporte.     4.2.4. Consideraciones uso de pajas de cereales con fines energéticos    Por  la  importancia  que  tienen  los  cereales  en  el  país,  en  particular  el  trigo  por  su  alto  rendimiento  en  grano  y  por  consiguiente  en  residuos  lignocelulósicos,  el  uso  del  rastrojo  o  paja de trigo, tiene un gran potencial como generador de energías alternativas, toda vez que  ambientalmente no es correcto quemarlo, y su degradación natural se ve dificultada por las  condiciones climáticas imperantes en el país al momento de la cosecha.    Los  usos  de  este  subproducto  son  variados,  dado  que  según  el  tratamiento  a  que  sea  sometido  puede  ser  usado  en  calderas  domésticas  y  para  edificios,  minicentrales  para  producir electricidad (España) y desarrollo de industria para producir combustible líquido de  segunda  generación  de  alto  rendimiento,  donde  1  tonelada  de  paja  produce  340  litros  de  bioetanol de primera calidad.        Los costos de producción van en franco descenso, toda vez que hay un mayor desarrollo de  las tecnologías involucradas en los procesos de transformación, a la volatilidad de los precios  de combustibles fósiles y la oferta de éstos últimos.     4.3. Uso de los residuos de cereales en producción de hongos comestibles    La opción de utilizar los residuos de pajas de cereales para el cultivo de hongos comestibles,  es  una  alternativa  válida  para  aquellos  que  utilizan  la  celulosa  y  lignina  como  substrato  de  alimentación.  Este  tipo  de  hongos  poseen  las  enzimas  necesarias  para  digerir  estos  compuestos,  los  que  en  general  son  difíciles  de  destruir  por  medios  biológicos.  Los  hongos  comestibles  son  aquellos  que  producen  cuerpos  frutales  voluminosos,  llamados  técnicamente carpóforos o coloquialmente conocidos como callampas o setas, y su función  es la producción y liberación al medio de las esporas, las que son diseminadas por el viento  para colonizar nuevos lugares.   

83 Los hongos comestibles que pueden colonizar las pajas de cereales se denominan lignícolas u  hongos  de  pudrición  blanca.  Estos  producen  carpóforos  que  son  apetecidos  por  la  alta  cocina, o por sus propiedades medicinales, tienen una demanda permanente y han generado  sistemas de cultivo artificial y empresas especializadas.    Dentro de los hongos lignícolas que se cultivan en Chile, se encuentra el Champiñón de París  (Agaricus  bisporus)  (Figura  1),  el  Hongo  Ostra  (Pleurotus  ostreatus)  y  el  Shiitake  (Lentinus  edodes).  Sin  embargo,  el  país  tiene potencial  para  producir otras  especies  nativas,  como  el  Gargal  (Grifola  gargal),  el  Changle  (Ramaria  flava),  Enoki  u  Hongo  Dorado  (Flammulina  velutipes) y el Oreja de Palo (Auricularia polytricha). Esta lista puede ser mayor en la medida  que  se  investigan  nuevas  especies  y  cepas  ya  existentes  en  Chile  o  se  introducen  hongos  comestibles  o  medicinales  desde  otros  países.  Por  ejemplo,  hongos  comestibles  de  interés  para  ser  introducidos  y  que  usan  las  pajas  de  cereales  como  substrato  son  las  diferentes  especies de Hongos Ostras:  • Pleurotus  citrinopileatus,  hongo  llamativo  por  su  color  amarillo  y  altamente  productivo.  • Pleurotus djamor, esta sería un buen ejemplo de introducción de especie y uso masivo  de pajas de cereales, existen experiencias en Asia que este hongo coloniza las pajas  frescas,  sin  pausterizar  y  en  forma  rápida,  facilitando  la  producción  masiva  y  en  forma económica.  • Pleurotus eryngii, este hongo es el de mejor sabor dentro del género, crece fácilmente  sobre pajas y al aire libre, lo cual ahorra en construcciones.  • Pleurotus euosmus, es similar al P. ostreatus.  • Pleurotus  pulmonaris,  es  probablemente  el  hongo  más  fácil  de  cultivar,  rápido  y  agresivo en la colonización de pajas, es la especie más cultivada dentro del género.    Otras  especies  interesantes  para  ser  introducidas,  y  que  crecen  sobre  pajas  de  cereales  o  substratos fermentados a base de pajas, son:   • Coprinus  comatus,  su  cultivo  es  similar  al  Campiñón  de  Paris,  en  substrato  de  paja  enriquecido con guano de caballo o ave, también se puede producir solo en paja de  trigo.  • Lepista nuda, crece sobre compost de paja y guano de caballo.  • Panaeolus cyanesces, crece en substratos de compost de paja y guano de caballo.  • Psilocybe cubensis, crece en paja de cereales pausterizada ysobre compost de paja y  guano  de  caballo.  Ese  hongo  es  popular  por  sus  propiedades  alucinógenas  y  uso  medicinal para producción de compuestos similares a la seratonina.  • Stropharia rugoso‐annulata, es un hongo que crece al aire libre sobre substratos de  paja combinada con suelo, produces basidiocarpos gigantes.  • Volvoriella volvácea, es un hongo que crece bien en pajas de arroz y al aire libre, crece  rápido y es usado en forma masiva en Asia para reciclar las pajas de arroz.    En Chile, el consumo de hongos es aun marginal, a pesar que el consumo total crece a tasas  de 10% anual. Nuestro consumo per cápita es de alrededor de 70 g al año, muy por debajo 

84 de  los  países  desarrollados  u  orientales;  por  ejemplo  en  Holanda  se  consume  sobre  7  Kg/habitante/año.  Lo  anterior  es  un  indicador  que  no  solo  la  exportación  de  hongos  es  atractiva, también el mercado interno tiene posibilidad de crecimiento, en la medida que se  fomente el consumo de hongos a través de sus bondades gastronómicas y medicinales.    En la actualidad, los hongos cultivados como el Champiñón de París y el Hongo Ostra tienen  rendimientos  biológicos  de  75  a  100%  del  peso  seco  del  substrato,  con  lo  cual  se  puede  calcular el potencial de uso de pajas, la que equivaldría al peso total de consumo de hongos;  considerando el actual más la tasa de aumento y una nueva demanda dada por el consumo y  exportación de nuevos hongos como alimento y medicinal. Esto último es el aspecto menos  desarrollado en el país, por lo cual sería inteligente mirar el uso medicinal que se da a estos  microorganismos  en  países  desarrollados  y  en  Asia.  También  sería  interesante  conocer  los  sistemas populares de producción de hongos en Asia (China y Taiwan), donde se utilizan los  hongos para reciclar desechos orgánicos, incluidas las pajas de cereales, pero a bajo costo y  por  pequeños  agricultores  o  propietarios,  permitiendo  un  segundo  ingreso  a  partir  de  los  desechos de las cosechas.    INIA  Quilamapu  ha  desarrollado  en  el  pasado  proyectos  de  cultivo  de  hongos  comestibles,  seleccionando  cepas  locales,  métodos  de  producción  semi‐industriales  y  trabajando  con  pequeños  agricultores  o  mujeres  de  poblaciones  rurales;  mayores  detalles  se  pueden  encontrar  en  el  Boletín  INIA  Nº23,  sobre  Producción  de  Hongos  Ostras.  Sin  embargo,  el  cultivo de hongos es una actividad muy poco desarrollada en Chile, a pesar de la abundante  disponibilidad  de  substratos,  como  las  pajas  de  cereales,  que  existe  en  el  país.  Existe  una  evidente ignorancia en el tema y una posibilidad real de desarrollo en un tema de grandes  potencialidades.     4.4. Producción de compost  La  agricultura  sustentable  incluye  sistemas  agrícolas  integrados  y  orgánicos,  que  buscan  satisfacer  indefinidamente  las  necesidades  de  consumo  de  una  población,  sin  degradar  los  recursos naturales que la hacen posible. La reducción o eliminación del uso de fertilizantes  químicos  y  pesticidas  deben  ir  junto  con  el  desarrollo  de  nuevas  técnicas  que  permitan  la  viabilidad  de  los  sistemas  sustentables,  proveyendo  de  niveles  adecuados  de  nutrientes  y  reduciendo  la  presencia  de  plagas,  patógenos  y  malezas,  con  el  objetivo  de  alcanzar  el  potencial máximo de producción de los cultivos y, a la vez, conservar los recursos naturales.  La aplicación de enmiendas orgánicas incentiva la actividad biológica  en el suelo, debido al  aporte  de  nutrientes  requeridos  por  los  microorganismos,  e  indirectamente  incrementa  la  disponibilidad  de  nutrientes  para  los  cultivos.  También  mejora  las  características  físicas  del  suelo  al  aumentar  la  agregación  y,  con  ello,  la  capacidad  de  retención  de  humedad,  infiltración,  penetración  de  raíces,  entre  otros  efectos.  Además,  reduce  la  incidencia  de  enfermedades, mediante varios mecanismos biológicos. 

85 Una  de  las  formas  más  eficientes  de  utilización  de  residuos  orgánicos  es  la  fabricación  de  compost,  ya  que  este  proceso  posibilita  reciclar  cantidades  importantes  de  residuos  vegetales y animales, cualquiera sea su origen, lo que permite aplicar grandes volúmenes de  materia orgánica al suelo, a la vez que disminuir la contaminación con residuos.    4.4.1. Compost  El compost es el producto resultante de la fermentación aeróbica de una mezcla de materias  primas orgánicas en condiciones específicas de humedad y temperatura. Este producto está  constituido  principalmente  por  materia  orgánica  estabilizada,  donde  no  se  reconoce  su  origen,  libre  de  patógenos  y  semillas  de  plantas.  Al  ser  aplicado  al  suelo  mejora  sus  características físicas, químicas y biológicas.  La  fabricación  de  compost  es  una  técnica  practicada  hace  milenios.  Ha  sido  recuperada  y  perfeccionada  por  los  agricultores  orgánicos.  Éstos  ven  a  los  productos  químicos  que  la  agricultura convencional usa con el fin de mejorar la fertilidad del suelo y controlar plagas y  enfermedades,  como  causante  de  efectos  negativos  sobre  la  salud  del  hombre  y  el  medio  ambiente.    El compostaje disminuye los niveles de fitotoxicidad de algunas sustancias, y descompone los  residuos  ricos  en  lignina,  hemicelulosa  y  celulosa.  El  alza  térmica  producida  en  lo  que  se  conoce como “fase termófila” provoca la muerte y destrucción de organismos mesófilos, en  su mayoría patógenos, y gran cantidad de semillas de malezas.     4.4.2. Proceso de fabricación del compost  El  proceso  de  compostaje  comienza  con  la  recolección  de  residuos  vegetales  y  animales.  Luego se apilan y mezclan con pequeñas cantidades de suelo. Los hongos y bacterias que se  encuentran  en  forma  natural  en  el  suelo  al  encontrar  un  medio  favorable,  comienzan  el  proceso de descomposición. Estos organismos durante su crecimiento utilizan el carbono (C),  nitrógeno (N) y otros nutrientes que están disponibles en los residuos. Es importante otorgar  un ambiente favorable para el desarrollo de los microorganismos que, a través de la sucesión  de  actividades  enzimáticas,  degradan  los  materiales  orgánicos  originales  y  sintetizan  sustancias  húmicas.  Los  factores  a  considerar  para  tener  un  proceso  eficiente  son:  temperatura, humedad, relación C:N, acidez (pH) y aireación de la mezcla.  La  actividad  microbiana  se  inicia  a  temperatura  ambiental.  La  temperatura  aumenta  en  la  medida  que  la  actividad  de  los  microorganismos  se  incrementa.  La  humedad  óptima  está  entre  45  y  60%,  por  lo  cual  es  importante  mojar  la  pila  en  períodos  secos  y  taparla  en  períodos  con  precipitaciones.  El  pH  neutro  facilita  la  acción  de  los  microorganismos  que  descomponen  la  materia  orgánica, por  lo  tanto  siempre  son  recomendables  las  mezclas  de  materias  primas,  para  evitar    la  utilización  de  solo  un  residuo  que  pudiese  tener  valores  extremos  de  pH.  La  aireación  de  la  pila  se  maneja  volteandola  periódicamente.  En  cada  volteo  la  pila  tiende  a  elevar  su  temperatura  debido  al  incremento  de  la  actividad  microbiana, transcurrido un tiempo la temperatura disminuye hasta llegar a valores cercanos 

86 a  la  temperatura  ambiente,  se  recomienda,  entonces,  realizar  el  volteo,  con  e  cual  las  temperaturas vuelven a elevarse. La relación C:N de la mezcla de materias primas idealmente  debería estar entre 25 y 35, ya que cuando hay menos carbono, es decir con una relación C:N  más baja, el nitrógeno se pierde como amoniaco causando malos olores, producto de que los  microorganismos  descomponedores  no  tienen  carbono  en  suficiente  cantidad  para  utilizar  todo  el  nitrógeno  disponible.  Por  otra  parte,  si  la  relación  es  más  alta,  es  decir  el  carbono  está  disponible  en  mayores  cantidades,  se  requiere  de  mayor  cantidad  de  tiempo  para  completar  el  proceso,  haciéndolo  ineficiente.  El  proceso  de  compostaje  puede  dividirse  en  cuatro fases: mesófila, termófila, de enfriamiento y de maduración.  Fase mesófila: los microorganismos mesófilos, que se desarrollan mejor entre 10 y 45°C, son  quienes colonizan los materiales orgánicos, iniciando el proceso de compostaje. En esta fase  se produce una intensa actividad de los microorganismos, provocando la descomposición de  los materiales más fácilmente utilizables por los microorganismos. Se genera una liberación  de  energía  por  el  metabolismo  de  los  microorganismos,  elevando  la  temperatura  rápidamente   Fase termófila: los microorganismos mesófilos son reemplazados por termófilos, que actúan  sobre los 45°C. Al igual que en la fase anterior, se genera calor debido a la mineralización del  carbono.  En  algunos  casos  se  llega  hasta  los  70ºC.  Aquí  se  produce  la  descomposición  de  polímeros de celulosa y lignina. Las temperaturas altas matan los patógenos y las semillas de  malezas,  y  descomponen  los  compuestos  fitotóxicos.  Las  temperaturas  bajan  en  la  medida  que  los  microorganismos  consumen  el  oxígeno.  Éste  es  el  motivo  por  el  que  la  pila  debe  airearse periódicamente mediante volteos, idealmente con equipos desarrollados para estos  efectos. Sin embargo, pueden hacerse con pala cuando los volúmenes son pequeños.  Fase  de  enfriamiento:  las  temperaturas  comienzan  a  descender  de  manera  gradual  hasta  bordear los 40°C, a pesar de efectuar volteos, y la tasa de descomposición decrece.  Fase de maduración: los microorganismos mesófilos recolonizan la pila y el compost entra en  la etapa de maduración, donde se produce una colonización de la fauna del suelo y es posible  ver lombrices. Los materiales orgánicos continúan descomponiéndose y son convertidos en  substancias húmicas biológicamente estables.   Compost inmaduros pueden tener altos niveles de ácidos orgánicos, relación C:N alta, valores  de  pH  extremos  o  contenidos  altos  de  sales.  Todas  estas  características  pueden  dañar  o  matar  las  plantas  al  mezclarlo  con  el  suelo.  Para  evitar  daños,  el  compost  inmaduro  sólo  puede ser aplicado como enmienda de suelo varios meses antes de establecer un cultivo.    Cuando el calor del centro de la pila vuelve a valores cercanos a la temperatura ambiente, sin  elevarse a pesar de realizar nuevos  volteos, es recomendable efectuar algunos análisis que  determinarán si el compost está listo para ser utilizado.   El  proceso  completo  puede  demorar  entre  100  y  200  días  aproximadamente,  dependiendo  de  las  materias  primas  utilizadas  y  la  época  del  año,  ya  que  en  invierno  es  mas  lento  por  efecto de las bajas temperaturas que afectan la actividad de los microorganismos.  

87 4.4.3. Insumos y labores para producir Compost  El  compost  se  puede  producir  en  época  de  verano  y  en  invierno,  el  compost  de  verano  se  inicia en abril y esta terminado en el mes de septiembre, en tanto en el de invierno se inicia  en  septiembre  y  finaliza  su  proceso  en  diciembre.  Los  insumos  y  labores  necesarias  para  producir compost se indican en el cuadro. El costo estimado de producir un metro cúbico de  compost asciende a $16.896 (actualizado junio 2011)  La fabricación de compost permite utilizar 120 fardos de paja de 19 kilos cada uno, es decir  2.280 kilos de paja, que unidos a los otros insumos indicados en el cuadro  permiten producir   63 metros cúbicos de compost, equivalente a 44 toneladas aproximadamente.   Cuadro 21. Insumos y labores para producir Compost de invierno. 
Materias primas  Paja de trigo  Estiércol  Harina de pescado  Pasto verde  Compost  Procesamiento inicial  Mano de obra  Revolvedora/tractor  Volteo (4) cada 25 días  Revolvedora/tractor  Riegos (4)  Horas luz  Mano de obra  Análsis químico y físico  Análisis completo  Ensacado  Mano de obra  Sacos usados  Cantidad  Necesaria  120  12  125  30  150  Mes: septiembre  45  5  Mes: octubre  8  Mes: octubre  36  72  Mes: diciembre  1  Mes: diciembre  75  720  Unidad  Fardo  Kg  Kg  M3  Kg    Hr  Hr    Hr    Hr  Hr    Unidad    Hr  Unidad 

  4.4.4. Consideraciones producción compost  Para que el compost sea eficiente en la agregación de materia orgánica al suelo se requiere  aplicar  del    orden  de  6  a  20  ton/ha.  Como  se  señaló,  la  aplicación  de  compost  como  enmienda de suelos, además de reciclar residuos orgánicos, mejora las características físicas,  químicas  y  biológicas  del  suelo.  Asimismo  mejora  su  estructura  al  favorecer  la  formación  y  estabilización de agregados que, a su vez, protegen de procesos erosivos; modifica el espacio  poroso del suelo, favoreciendo la retención de humedad, el movimiento del agua, del aire y  la penetración de las raíces; incrementa los niveles de materia orgánica, particularmente en  suelos arenosos; acrecienta el contenido total de nutrientes y la disponibilidad de ellos, sin 

88 embargo  es  importante  considerar  que  el  compost,  en  general,  no  cubre  todos  los  requerimientos nutricionales de los cultivos; por lo cual, para asegurar buenos rendimientos  es  necesario  complementar  la  aplicación  de  compost  con  otras  prácticas  adecuadas  al  sistema productivo.  4.5. Mercado de la paja de trigo    La comercialización de paja de trigo es una actividad incipiente en la Región del BíoBío, los  fardos de 18 a 20 kg se transan a $1000 a $1200 la unidad. También se sabe que fabricas de  champiñones de la zona central retiran de la zona de Yungay la producción de paja de trigo  de alrededor de 2.000 ha y que por ello no cancelan a los productores. Éstos han señalado  que el retiro de este material ocasiona daños en los caminos y puentes de sus propiedades y  que en el futuro si los industriales desean continuar retirando paja deben al menos cancelar  el “daño” que provocan en los campos y el tiempo que significa atenderlos.    5. CONCLUSIONES      Se  debe  investigar  y/o  difundir  el  tipo,  presencia  y  daño  a  la  salud  de  contaminantes  importantes  producidos  por  la  quema  de  rastrojos,  incluida  la  presencia  de  residuos  de  agroquímicos en los humos de las quemas agrícolas.    En entrevistas sostenidas con agricultores, particularmente propiedades a partir de 10 ha se  observa  difícil  eliminar  en  el  corto  plazo  la  quema  de  rastrojos  debido  a  los  gastos,  desconocimiento e inseguridad de obtener buenos resultados con el sistema de siembra con  manejo  de  rastrojos.  Se  requiere  en  el  inter  tanto  que  la  mayoría  de  los  productores  conozcan normas y técnicas avanzadas de las quemas y daños que estas producen a la salud.     Con  los  antecedentes  actuales  es  posible  recomendar  siembras  con  manejo  de  rastrojo  dejando  un  residuo  de  2,5  Ton/ha.  Chequeando  permanentemente  la  presencia  de  enfermedades y malezas, especialmente en rotaciones cortas.    Se deben establecer ensayos de investigación con manejo de rastrojos en temas específicos e  integrados  a  los  sistemas  productivos  a  mediano  y  largo  plazo;  rotación,  enfermedades,  malezas,  métodos  de  manejo  del  rastrojo,  fertilidad,  economía,  entre  otros,  como  así  también establecer trabajo directo con los productores en base a la información existente.   

89 6. BIBLIOGRAFÍA    Acevedo, E., 2006. Bioenergía y Medioambiente. Un círculo virtuoso.  pp 7‐16. Serie Ciencias  Agronómicas  no.11.    En:  E.  Acevedo  (ed.).  2006.  Agroenergía.  Un  desafío  para  Chile.  Universidad de Chile, Santiago Chile    Acevedo,  E.,  y  Silva,  P.,  2003.    Agronomía  de  la    cero  labranza,  132  p.  Serie  Ciencias  Agronómicas no.10. Facultad de Ciencias Agronómicas, Universidad de Chile, Santiago, Chile.    Aguilera,  A.,  Cisternas,  E.,  Gerding,  M.  y  Norambuena,    H.,  2006.    Plagas  de  las  praderas  pp:309‐339    2ª.ed    En:  Ruiz,  I.  (ed)  Praderas  para  Chile.  Instituto  de  Investigaciones  Agropecuarias, Santiago, Chile.    Alexander,  M.,    1980.  Introducción  a  la  microbiología  del  suelo.    491  p.    AGT.  Editor  S.A.  México, D.F, México    Anderson,  J.M.,  1995.  Soil  organisms  as  engineers:  microsite  modulation  of  macroscale  processes.    pp:94‐106    En:  Jones  C.G.,  Lawton  J.H.  (eds.),  Linking  Species  and  Ecosystems.  Chapman Hall, London    Andraski,  T.,  and  L.G.  Bundy.,  2008.  Corn  residue  and  nitrogen  source  effects  on  nitrogen  availability in no‐till corn.  Agronomy Journal 100:1274‐1279.     Artigas,  J.,  2004.  Entomología  Económica.  Insectos  de  interés  agrícola,  forestal,  médico  y  veterinario.  2 v.   Ediciones Universidad de Concepción. Concepción, Chile.    Blevins,  R.L.,  Smith,  M.S.,  Thomas,  G.W.,  and  Frye,  W.W.,  1983.  Influence  of  conservation  tillage on soil properties. J. Soil Water Cons. 38: 301‐305.    Bohlen,  P.J.,    2002.    Earthworms.  pp.:370‐373  In:  Lal,  R.  (ed)  Encyclopedia  of  soil  science.    Marcel Dekker, Inc., New York, USA     Bouché, M.,  Al‐Addan, F.,  1997.  Earthworms, water infiltration and soil stability: some new  assessments.  Soil Biology and Biochemistry 29: 441‐452.    Brady, N.C., WELL, R.R.,  1999. The Nature and Properties of Soils.  12ª.ed.  881 p. Prentice  Hall,  New York, USA    Campillo, R., J. Hirzel., y  C. Jobet.,  2011. Fertilización del cultivo de trigo harinero.  pp.:11‐79   Colección  Libros  INIA  no.28.  En:  Hirzel,  J.  (ed)  Fertilización  de  Cultivos  en  Chile.  Centro  Regional  de  Investigación  Quilamapu,  Instituto  de  Investigaciones  Agropecuarias,  Chillán  Chile    

90 Carrasco, J., 1998. Influencia de diferentes sistemas de laboreo en las propiedades físicas y  químicas de un luvisol cálcico de la Meseta Central de España. p.296.  Tesis Doctoral. E.T‐S‐I Agrónomos. Universidad Politécnica de Madrid.  Madrid, España.   Carrasco, J., 2002. Prácticas de conservación de suelos. En: Rojas, C., Novoa, R., Squella, F.,  Carrasco,  J.,  y  C,  Sierra  (eds).  Curso  tecnologías  y  prácticas  en  el  manejo  de  los  recursos  naturales  para  la  recuperación  de  los  suelos  degradados.  pp.9‐12  Serie  de  Actas  no.15.  Centro  Regional  de  Investigación  La  Platina,  Instituto  de  Investigaciones  Agropecuarias,   Santiago  Chile.    Carrasco,  J.,  Riquelme,  J.,  2010  (eds).    2010.  Manejo  de  suelos  para  el  establecimiento  de  huertos  frutales.  128p.  Boletín  INIA  no.207.  Centro  Regional  de  Investigación  Rayentué,  Instituto de Investigaciones Agropecuarias, Rengo, Chile.      Carrillo  R.,    1986.    Plagas  en  praderas.  pp:  74‐94.  En:  Seminario  Producción  de  Forrajes.  Universidad Austral de Chile, Facultad de Ciencias Agrarias, Instituto de Producción Animal,  Valdivia, Chile.    Céspedes,  M.  C.,  2005.  Agricultura  Orgánica:  Principios  y  prácticas  de  producción.    131p.   Boletín INIA, no.31. Centro Regional de Investigación Quilamapu, Instituto de Investigaciones   Agropecuarias, Chillán, Chile.    Céspedes,  M.  C.,  2004.    Bases  Técnicas  para  la  producción  de  compost.    Tierra  Adentro,  no.59:38‐41     Cisternas  E.,  France  A.,  2009.  Manual  de  Campo:  plagas,  enfermedades  y  desórdenes  fisiológicos asociados al arándano en Chile. 127p.  Boletín INIA no.189.  Centro Regional de  Investigación Quilamapu, Instituto de Investigaciones Agropecuarias, Chillán Chile      Cisternas  E.,  France  A.,  Devotto  L.,  Gerding,  M.,  2000.    Insectos,  ácaros  y  enfermedades  asociadas  a  la  frambuesa.  125p.  Boletín  INIA,  no.37.  Centro  Regional  de  Investigación  Quilamapu, Instituto de Investigaciones Agropecuarias, Chillán Chile     Comisión Nacional de Energía. 2007. Potencial de Biogas. 80 p. Santiago, Chile    Comisión Nacional de Energía. 2007. Proyectos de Biomasa. Guía para Evaluación Ambiental  Energías Renovables no Convencionales. 100p. Santiago, Chile    Cordero‐Vásquez, A., and J.I. Murillo‐Vargas. 1990. Removal of nutrients by rice cultivar CR  1821 under flood irrigation. Agronomía Costarricense 14(1):79‐83    Coulter, J., and E.D. Nafziger. 2008. Continuous corn response to residue management and  nitrogen fertilization. Agronomy Journal 100:1774‐1780   

91 Curry, J. y Byrne, D. 1997. Role of earthworms in straw decomposition in a winter cereal field.  Soil Biology and Biochemistry 29: 555‐558.      Ehlers,  W.,  1975.    Observations    on    earthworm    channels    and    infiltration    on    tilled  and  untilled loess soils. Soil Sci., 119: 242‐249.    Follet, R.F., and Schimel, D.S., 1989.  Effect of  tillage pratices on microbial biomass dynamics.  Soil Sci. Soc. Am. J.,  53: 1091‐1096.    García  de  Cortazar,  V.,  2003.    Simulación  de  la  dinámica  de  los  rastrojos  sobre  el  suelo  en  cero  labranza.  pp.99‐110.  Serie  Ciencias  Agronómicas,  no.8  En:  Acevedo,  E.,  (ed.)  Sustentabilidad  en  cultivos  anuales.  Cero  Labranza  Manejo  de  Rastrojos.  .  Facultad  de  Ciencias Agronómicas Universidad de Chile, Santiago Chile    Gestel, van C., Kruidenier, M., y Berg, M.P., 2003. Suitability of wheat straw decomposition,  cotton strip degradation and bait‐lamina feeding tests to determine soil invertebrate activity.  Biology and Fertility of Soils. 37(2): 115‐123.    González,  R.,  2003.  Las  polillas  de  la  fruta  en  Chile.  (Lepidoptera:  Tortricidae,  Pyralidae).   188p.    Serie  Ciencias  Agronómicas  no.9.  Facultad  de  Ciencias  Agronómicas,  Universidad  de  Chile, Santiago, Chile.    Haynes,  R.,    2005.    Labile  organic  matter  fractions  as  central  components  of  the  quality  of  agricultural soils: an overview. Adv. Agron. 85: 221‐268.  Hetz, E., J. de la Cerda A. y M. López., 2006.  Disponibilidad de paja en los rastrojos de trigo  en tres provincias de Chile. Agricultura Técnica (Chile) 66(4):393‐401   Hilbert, J.,s/f. Manual para la producción de Biogás. 57 p. Instituto de Ingeniería Rural. INTA  Castelar, Argentina  Hirzel,  J.,  (ed.)    2011    Fertilización  de  cultivos  en  Chile.    432p.  colección  libros  INIA,  no.28.  Centro  Regional  de  Investigación  Quilamapu,  Instituto  de  Investigaciones  Agropecuarias,  Chillán Chile      Hirzel,  J.,  2011.  Fertilización  del  cultivo  de  maíz.  pp.:81‐113.  Colección  INIA,  no.28.    En:  Hirzel, J.(ed) Fertilización de Cultivos en Chile. Centro Regional de Investigación Quilamapu,  Instituto de Investigaciones Agropecuarias, Chillán Chile     Hirzel,  J.,  2008.  El  suelo  como  fuente  nutricional.  pp.:49‐83.  Colección  libros  INIA,  no.24.  Diagnóstico  nutricional  y  principios  de  fertilización  en  frutales  y  vides.  Centro  Regional  de  Investigación Quilamapu, Instituto de Investigaciones Agropecuarias, Chillán Chile    

92 Infante  A.,  2011.  Manual  de  Biopreparados  para  la  Agricultura  Ecológica.  37p.  Surfrut  y  Fundación para la Innovación Agraria,  Santiago, Chile.     Karlen, D.L., Beny, E.C.,  Colvin,  y  Kanwar, R.S., 1991. Twelve‐year tillage and  crop  rotation   effects  on  yields  and  soil  chemical  propiertes  in northeast IOWA. Commun. Soil Sci.Plant  Anal., 22: 1985‐2003    Killham, K. 1994. Soil Ecology.  242p., University Press. Cambrige, Great Britain     Klee, G.,  1984.  La paja de trigo como componente importante de la ración para novillos.  Una  alternativa ante la sequía  El Campesino 115(5):38‐41    Klee, G.,  1992.  Un sistema de producción ovina para la precordillera andina de la zona centro‐ sur.  Investigación y Progreso Agropecuario Quilamapu no.54:33‐36.    Klee, G.,  1992.  Valor nutritivo y uso de subproductos agroindustriales y forrajes toscos en la  alimentación  de  bovinos.  pp.:  261‐296    Anais.  En:    Simposio    utilizacao  de  subproducto  agroindustriais  e  residuos  de  colheita,  na  alimentacao  de  rumiantes  16‐20  Nov.  Sao  Carlos,  EMBRAPA,  Brasil    Klee,  G.,    1994.  Paja  de  trigo  tratada  con  urea  en  raciones  de  novillos.  Digestibilidad  in  vivo.   pp:87.  19. Reunión  Anual  Sociedad  Chilena  Producción  Animal  (SOCHIPA). 19  al  21  octubre.  Universidad de La Frontera, Temuco, Chile    Klee, G.,  2008.  Manejo de los animales durante períodos climáticos críticos en la región del  Bío‐Bío.  pp.:191‐225      Boletín  INIA,  184.    En  Ruiz  C.,  y    Jeldres,  M.,  (eds).  Emergencias  climáticas  en  la  agricultura.    Centro  Regional  de  Investigación  Quilamapu,  Instituto  de  Investigaciones Agropecuarias, Chillán Chile      Klee  G.,  Crempien,  C.;  Acuña,  H.,    y  Fernández,  M.,    1985.    Elaboración  de  un  sistema  de  producción ovina para la precordillera de Bío‐Bío.  Agricultura Técnica (Chile). 45:1‐7.    Klee, G., Chavarría, J., y Velasco, R.,2001. Sistema vaca‐cría con ganado Hereford para el secano  de  la  precordillera  andina,  región  Bío‐Bío,  Chile.  pp.:474‐475    36.  Reunión  Anual  Sociedad  Chilena Producción Animal (SOCHIPA).  Simposio Internacional en Producción Animal y Medio  Ambiente. 25‐27 Julio   Pontificia Universidad Católica de Chile, Santiago Chile    Klee,  G.,  y  González,  J.,  1989.    Suplementación  proteica  y  energética  de  raciones  de  novillos  basadas en paja de trigo tratada con amoniaco anhídro.  Agricultura Técnica (Chile) 49(4):314‐ 322.    Klee,  G.,  Jahn,  E.,  y  Ruiz,  I.,  1970.    Uso  de  hojas  de  remolacha  azucarera  en  la  alimentación  invernal de novillos.  Agricultura Técnica (Chile). 30(3):117‐126   

93 Klee, G., y Murillo, I.,  1989.  Efecto de diferentes concentraciones de amoniaco anhídro en el  tratamiento  de  paja  de  trigo  y  de  la  suplementación  proteica  y  energética  en  raciones  de  novillos holandeses.  Agricultura Técnica (Chile). 49(1):1‐8.    Klee, G., Pulido, R., y Chavarría, J., 2000.  Selectividad de ovejas en la utilización de rastrojo de  trigo como alimento.  Agricultura Técnica (Chile)  60(4):361‐369.    Klee, G., y Vidal, A.,  1986.  Efectos del tratamiento con amoníaco anhídro de la paja de trigo en  los aumentos de peso y consumo de novillos holandeses.  Agricultura Técnica  (Chile). 46(1):3‐8.    Lal, R., 1976. No‐tillage propiertes different crops in western Nigeria. Soil Sci.                     Soc.  Am. J., 40: 762‐768.    Lal, R., and B.A. Stewart. 1990. Soil degradation. A global threat. Adv. Soil Sci. 11:XIII‐XVII.    Lavelle, P., Bignell, D., Lepage, M., Wolters, V., Roger, P., Ineson, P., Heal, O.W. y Dhillion, S.  1997. Soil function in a changing world: the role of invertebrate ecosystem engineers.  Eur. J.  Soil Biol. 33: 159‐193.    López‐Fando,C.,  y  Almendros,  G.,  1995.  Interactive    effects  of  tillage  and  crop  rotations  on  yield and chemical propiertes of soils in semi‐arid central Spain. Soil Tillage Res. 36: 45‐57.    Marinissen,  J.,  y  Didden,  W.,  1997.  Influence  of  the  enchytraeid  worm  Buchholzia  appendiculata  on  aggregate  formation  and  organic  matter  decomposition.  Soil  Biology  and  Biochemistry 29: 387–390.    Mellado, M.,  2007.  El trigo en Chile: Cultura, ciencia y tecnología.  683p. Colección de Libros  INIA,  no.21.  Centro  Regional  de  Investigación  Quilamapu,  Instituto  de  Investigaciones  Agropecuarias, Chillán Chile     Navarro,  S.,  y  G.  Navarro.  2003.  Química  agrícola:  El  suelo  y  los  elementos  químicos  esenciales para la vida vegetal.  478 p.  Ediciones Mundi‐Prensa, Madrid, España.    Norambuena H. 2006.  Insectos asociados a la avena.  pp.:147‐169.  Colección de libros INIA,  no.19.    En:  Beratto,  E.,(Ed)    Cultivo  de  la  avena  en  Chile.  Centro  Regional  de  Investigación  Carillanca, Instituto de Investigaciones Agropecuarias, Temuco Chile     Packer,I.J.,    y  Hamilton,    G.J.,  1993.Soil  Physical  and  chemical  changes  due  to  tillage    and   their  implication  for  erosion   and  productivity. Soil  Tillage Res., 27:  327‐339.    Pérez,  J.,  1992.      Estudio    de    la    estabilidad    estructural    del    suelo    en    relación    con    el      complejo        de        cambio    (comportamiento        de      algunos    suelos        característicos        españoles).  462  p.    Tesis  Doctoral.  Escuela  Técnica  Superior  de  Ingenieros                  Agrónomos. Universidad Politécnica de Madrid.  Madrid, España 

94   Porta,  J.,  López‐Acevedo,  M.,  y  Roquero,  C.,  (eds.)    1994.    Edafología.  Para  la  agricultura  y  medio ambiente.  807p.  Ediciones Mundi Prensa. Madrid, España      Ruiz,  I.,  Jahn,  E.,  Klee,  G.,  y  Millas,  P.,  1983.  Efecto  de  la  suplementación  proteica  en  alimentación de novillos con altos niveles de melaza. Agricultura Técnica (Chile) 43(4):337‐343.    Ruiz, I., Klee, G., y Fuentes, R.,  1980.  Engorda  de  novillos con raciones basadas en altos niveles  de melaza de remolacha azucarera.  Agricultura Técnica (Chile). 40(3):89‐94.      Russell, J. y W. Russell. 1964. Las condiciones del suelo y el desarrollo de las plantas. 768p.   Aguilar, Madrid España    Sánchez,  R.,  Palma,  D.,  Obrador,  J.,  y  López,  U.,    2003.  Efecto  de  los  rastrojos  sobre  las  propiedades  físicas  y  químicas  de  un  suelo  vertisol,  y  rendimientos  de  caña  de  azúcar  en  Tabasco, México.  Interciencia 28(7)404‐407     Tiessen, H., Cuevas, E., Chacon, P., 1994.The role of soil organic matter in sustaining soil  fertility.  Nature 371:783‐785.      Wild, A. 1992. Condiciones del suelo y desarrollo de las plantas según Russell. 1045p. Mundi  Prensa, Madrid, España    Zagal,  E.,  I.  Vidal,  C.  Muñoz,  and  J.  Balesdent.,  2010.    Using  maize  as  a  reference  plant  material and natural  13C  for  field  assays  of  soil  carbon  dynamics.  World  Congress  of  soil  Science. 1‐6 August 2010, Brisbabe, Australia. Published on DVD.   

95 7. ANEXOS  Anexo 1. Informantes calificados, manejo de rastrojos en la Región del BÍoBío y de La  Araucanía.

 

  Precordillera Andina     Hernán Martínez, El Carmen. Fono 94515565    Gabriel Muñoz, (Administrador), Yungay. Fono 97428554   José Miguél Manriquez,  Yungay. Fono 88083775    Depresión Intermedia    Hernán Martínez, El Carmen. Fono 94515565  Javier Rozas  Vera 89001074    Secano Interior    José Montecinos A, Ninhue, San José. Fono 94629599  Ovidio Parra G. Ninhue, Quitripín. Fono 83599286  José Solís M. Sector Hualte. Fono: 74426511      Secano costero    Ruperto Alarcón V. Comuna Cobquecura, sector Las Achiras. Fono: 85885454, Rubén Picero  Comuna Cobquecura, sector Los Maquis Alto, Fono 87946506    Región de la Araucanía    Juan Hinostroza F. INIA‐Carillanca                         

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->