P. 1
5. La Vida en el Espíritu - Comienzo del ministerio de Jesús (Mateo 3, 1-17)

5. La Vida en el Espíritu - Comienzo del ministerio de Jesús (Mateo 3, 1-17)

|Views: 35|Likes:
Dios nos llama a ser como Él. Lo primero que tendremos que hacer para emprender el camino, es desear hacerlo. Luego, tendremos que tomar una decisión radical de permanecer en el camino. El resto es cuestión de fe: Verdaderamente creer que el Espíritu que movió a Jesucristo, vive en nosotros!
Dios nos llama a ser como Él. Lo primero que tendremos que hacer para emprender el camino, es desear hacerlo. Luego, tendremos que tomar una decisión radical de permanecer en el camino. El resto es cuestión de fe: Verdaderamente creer que el Espíritu que movió a Jesucristo, vive en nosotros!

More info:

Published by: HERMANOLUIS_CATOLICO on Jul 18, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/18/2012

pdf

text

original

“CAMINANDO  EN  LA  PALABRA”®  #  5     “LA  VIDA  EN  EL  ESPÍRITU”  –  COMIENZO  DEL  MINISTERIO  DE  JESÚS  (MATEO

 3:  1-­‐17)     A  través  de  las  palabras  que  hemos  leído  hoy,  Dios  nos  habla  acerca  del  poder  que  se  encuentra   en   la   posibilidad   que   todos   tenemos   de   responder   a   Su   llamado,   radicalmente.   En   Juan   el   Bautista,  encontramos  a  un  hombre  que  literalmente  lo  dio  todo  por  anunciar  que  el  Reino  de   los  cielos  estaba  cerca  y  por  hacer  claro  que  este  anuncio  demanda  una  respuesta  de  conversión   de  nuestra  parte    (Mat.  3:2)  Ante  su  sí  a  Dios,  Él  lo  hace  un  imán  que  atraía  a  otros  hacia  Sí.       Cuando  lees,  escuchas  o  ves  a  alguien  que  vive  radicalmente  su  fe,  ¿no  te  pasa  que  sientes  que   quisieras   ser   como   ellos?   ¡Claro   que   te   pasa!   La   razón   es   porque   la   semilla   de   la   gradeza   del   amor,  ya  vive  en  ti.     El   Bautista   fue   el   primer   proclamador   del   Evangelio.   ¿Que,   qué   significa   Evangelio?   Significa   “Buena   Nueva”;   o   sea,   una   “Buena   Noticia.”   ¿Cuál   es   la   buena   noticia   que   se   proclama   en   el   Nuevo  Testamento?  Que  el  tiempo  de  la  gracia  de  Dios  ha  llegado  y  que  el  Ungido  de  Dios  está   entre  nosotros  no  como  un  espectador,  sino  como  uno  que  vino  para  hacerse  solidario  con  cada   uno   de   nosotros   en   el   medio   de   las   situaciones   más   reales   y   concretas   de   nuestras   vidas.   La   “Buena  Noticia”  es  que  Dios  se  ha  hecho  hombre  y  al  hacerlo,  nos  ha  abierto  la  posibilidad  que   Su   Espíritu   more   dentro   de   nosotros,   transformándonos   desde   lo   más   interior   de   nuestro   ser,   dando  un  nuevo  sentido  a  nuestras  vidas,  e  infundiendo  en  nosotros  el  Poder  de  Dios  que  nos   hará   capaces   de   superar   nuestras   propias   limitaciones   con   un   solo   propósito:   El   propósito   de   amar  con  todo  el  corazón.     La  gracia  ha  sido  dada,  pero  la  misma  demanda  tu  respuesta.       ¿Cuál   es   el   precio   del   Reino?   La   donación   total   de   todo   lo   que   somos,   de   todas   nuestras   facultades  y  de  todo  lo  que  poseemos,  para  así  poder  servir  a  un  ideal  más  grande  que  cualquier   ideal  temporal:  El  ideal  de  Dios,  de  unir  a  toda  la  humanidad  en  una  sola  familia  y  de  reinar  en   los  corazones  de  cada  uno  de  Sus  hijos  e  hijas.       Diras  que  no  todos  podemos  hacer  lo  que  hizo  Juan  Bautista;  que  no  todos  podemos  dejar  todas   nuestras   posesiones,   para   irnos   al   desierto   a   proclamar   el   Evangelio.   Si   me   dices   esto,   yo   te   diré   que  no  tienes  que  hacerlo.  Dios  te  ha  puesto  donde  estás  actualmente  para  que  sea  allí  donde   tú  lo  des  todo  por  Él;  porque  todos  conozcan  el  amor  de  Dios.     Cuando   realices   que   Dios   siempre   se   ofrece   como   Don   de   Bendición   (el   Padre),   Don   de   Amor   que   se   ofrece   al   punto   del   sacrificio   por   el   bien   de   los   demás   (Jesucristo)   y   como   Don   de   Comunión   (el   Espíritu   Santo),   realizarás   que   para   ti,   darlo   todo   demandará   de   un   cambio   radical   interior  que  tendrá  que  expresarse  en  una  dirección  en  tu  vida  y  de  una  nueva  forma  de  vivirla.   A  este  cambio,  en  el  Nuevo  Testamento,  se  le  llama  “conversión.”       Como  lo  has  leído  el  día  de  hoy,  la  conversión  no  consiste  en  saber  mucho  (Mat.  3:7-­‐8);  sino  en   amar  mucho,  en  empezar  a  ser  discípulos  de  Cristo  y  en  luchar  por  moldear  nuestras  vidas  de   acuerdo  al  ejemplo  de  la  vida  de  Cristo  y  de  la  Palabra  de  Dios.     A   través   de   Su   bautismo,   Jesucristo   nos   comparte   el   Espíritu   Santo   que   nos   imparte   desde   lo   más  profundo  de  nuestro  ser  la  misma  esencia  de  todo  lo  que  Dios  es.  Con  toda  seguridad  nos   serviría   de   mucho   el   contemplar   a   Jesucristo   que   empezó   su   vida   pública   después   de   Su   bautismo,  e  ir  revisando  cómo  todas  las  palabras  y  obras  del  Señor  son  una  evidencia  que  Dios   realmente  quiere  Bendecirnos,  Sacrificarse  por  nosotros  y  Unirnos  íntimamente  a  Él.       Hoy,  ese  mismo  Espíritu  que  movió  a  Jesucristo  a  hacer  todo  el  bien  que  hizo,  es  tuyo.  El  Espíritu   Santo  –Espíritu  de  Dios–  vive  en  ti.  Tú  tienes  acceso  a  la  vida  que  Dios  te  ofrece  a  través  de  tu   bautismo,  pero  aún  te  hace  falta  algo:  Convertirte.     La  meta  es,  ser  como  Cristo.     ¡El  Poder,  lo  da  Dios!     ¡El  tiempo  de  gracia  es  ahora!     ¡Decídete  a  seguir  al  Señor!  

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->