P. 1
LA LEGÍTIMA EN LA COMPILACIÓN BALEAR

LA LEGÍTIMA EN LA COMPILACIÓN BALEAR

|Views: 1.721|Likes:
2080

~ .TRATADO DEDERECHOE SUCESIONES. D TOMO 11
(,

I

CAPÍTULO 48

"lA LEGÍTIMA .•••

EN LAS ISLAS BALEARES"

.;

SUMARIO: 1. LA LEGÍTIMA ENLAS ILLES ALEARS.-l. B Advertencia previa.-2. Breve referen-cía a las fuentes normativas del derecho sucesorio balear.-3. La legítima en las Illes Balears: conceptoy. natttraleza.-4. Tipos de legitimarios y CI!.otalegitimaria.-:-4.1. Legitimarios y cuota legitiman a en Mallorca y Menorca.-4.1.1. HIJOS y descendientes.-A) Reglas generales.-B) Legítima de h
2080

~ .TRATADO DEDERECHOE SUCESIONES. D TOMO 11
(,

I

CAPÍTULO 48

"lA LEGÍTIMA .•••

EN LAS ISLAS BALEARES"

.;

SUMARIO: 1. LA LEGÍTIMA ENLAS ILLES ALEARS.-l. B Advertencia previa.-2. Breve referen-cía a las fuentes normativas del derecho sucesorio balear.-3. La legítima en las Illes Balears: conceptoy. natttraleza.-4. Tipos de legitimarios y CI!.otalegitimaria.-:-4.1. Legitimarios y cuota legitiman a en Mallorca y Menorca.-4.1.1. HIJOS y descendientes.-A) Reglas generales.-B) Legítima de h

More info:

Categories:Types, Business/Law
Published by: Francesca Llodrà Grimalt on Jul 18, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

01/01/2014

pdf

text

original

2080

~ .TRATADO DEDERECHOE SUCESIONES. D TOMO 11
(,

I

CAPÍTULO 48

"lA LEGÍTIMA .•••

EN LAS ISLAS BALEARES"

.;

SUMARIO: 1. LA LEGÍTIMA ENLAS ILLES ALEARS.-l. B Advertencia previa.-2. Breve referen-cía a las fuentes normativas del derecho sucesorio balear.-3. La legítima en las Illes Balears: conceptoy. natttraleza.-4. Tipos de legitimarios y CI!.otalegitimaria.-:-4.1. Legitimarios y cuota legitiman a en Mallorca y Menorca.-4.1.1. HIJOS y descendientes.-A) Reglas generales.-B) Legítima de hijos y descendientes y existencia de defmición de legitimarios en Mallorca.-4.1.2. Los padres.-4.1.3. El cónyuge viudo y e! conviviente de pareja 'estable.-A) La legítima del cónyuge viudo.-B) La legítima del conviviente de pareja estable.-4.2. Legitimarios y cuota legitimaria en Ibiza y Formentera.-4.2.1. Hijos y descendientes.-A) Reglas generales.-B) Legítima de hijos y descendientes y existencia de otorgamiento de finiquito por parte de legitimarios.-4.2.2. Los padres.-4.2.3. La situación del cónyuge viudo y el conviviente de pareja estable.-A) El cónyuge viudo-B) El conviviente de pareja estable.-5. Título de atribución de la legítima. Regulación para Mallorca y Menorca.-5.1. Atribución de la legítima hecha por el causante.-5.1.1. Atribución de legítima por institución de heredero.-5.1.2. Atribución de legítima por legado.-5.1.3. Atribución de legítima por asignación o distribución de bienes.-5.1.4. Atribución de legítima por donación.-5.2. Atribución de la legítima por ley.-6. Título 'deatribttción de la legítima. Regulación para Ibiza y Formentera.-7. Determinación de la legí'tima: cálculo de la legítima global e individual.-7.1. Cálculo de la legítima global.-7.1.1. Inventario.-A) El relictum.-B) El donatum.-7.1.2. Valoración o avalúo.-7.1.3. Cálculo de la base legitimaria global.-7.2. Cuantificación de la legítima individual: la distribución de la legítima entre los legitimarios y la imputación legitimaria.-7.2.1. La legítima individual de los hijos y descendientes.-7.2.2. La legítima individual de los pa,dres.-7.2.3. La imputación.-8. Pago de la legítima.-8.1. La legítima pars bonorum en Mallorca y Menorca.-8.1.1. Pago en bienes.-8.1.2. Pago en me tálico.-8. 1.3. Valoración de los bienes para pagar la legítima.-8.2. La legítima pars ualoris bonorum en Ibiza y Formentera.--8.2.1. La posición jurídica de! obligado al pago de la legítima.-8.2.2. La posición jurídica del legitimario.-8.2.3. Pago de la legítima.-9. El suplemento de ·legítima.-lO. La intangibilidad cualitativa de la legítima.-lO.l.EI principio general y sus excepciones.-IO.2. Cautelas de opción compensatoria.-ll. La indisponibilidad de la legítimafutura. Los pactos de definición y dejiniquito.-12. La exclusión de la legítima: preterición y desheredamiento.-12.1. La preterición.-12.2. La desheredación.-12.2.1. Causas de desheredación.-12.2.2. Efectos de la desheredación.-12.3. La legítima como sucesión hereditaria forzosa. Jurisprudencia de la Audiencia Provincial de Palma de Mallorca. Jurisprudencia del Tribunal Superior de Justicia de las Illes Balears.-II. LA .DIFFINITIO. ENEL DERECHO DEMALLORCA. CIVIL INTRODUCCIÓN Precedentes histórico-legales y notariales de .-1. 'la diffinitio en Mallorca.-l.l. Fuentes histórico-legales.c-Lz. Precedentes notariales. La fórmula utilizada para defmir los derechos sucesorios.-1.3. Estructura del negocio de .diffinitio según sus precedentes históricos legales y notariales.-1.3.1. El presupuesto negocial: la constitución de dote o donación ob causam.-1.3.2. El negocio de diffinitio. Su interpretación por la doctrina de los doctores y las sentencias de la Real Audiencia.-l.4. El objeto del negocio.-1.5 La eficacia negocial.-2. Análisis de los artículos 50
(*) _ El Epígrafe 1 es obra de Frapcesca LLODRÁ RIMALT. G

2082

TRATADO DE DERECHO

DE SUCESIONES.

TOMO II

CAP. 48.-LA LEGÍTIMA Y LA DEFINITIO EN LAS ISU\S BALEARES

2083

y 51 de la Compilacum de Derecho Civil de las Illes Balears.-2.1. El tipo negocial, en el artículo 50 CDCB.-2.2. Los Sl*tOS y el alcance del objeto.-2.3. La eficacia del negocio.-2.3.1. La cuestión de la preterición.-2.3.2. Supuesto de premoriencia del deñ. nido.-2.4. Computación y determinación de la legítima.-3. La naturaleza jurídica de la diffinitio en relación a la naturaleza jurídica de los negocios jurídicos que contemplan las Sentencias del Tribunal Superior de justicia de Baleares de 28 de mayo de 1992 y de 20 de diciembre de 2001.

Disposiciones normativas: Artículos 1.2, 18.4, 41 a 51, 65, 77 Y79 a 83 CDCB Artículo 13 LPE Artículos 812 y 1056 CC l. l. IA LEGÍTIMA EN lAS IU..ES BALEARS
ADVERTENCIA PREVIA

que es la Compilación y por la falta de actividad legislativa en dicha materia, el recurso a la supletoriedad de las leyes civiles estatales es muy frecuente; de modo que, en muchos aspectos de la materia sucesoria, se acude al Código Civil para completar las instituciones sucesorias propias. Por tanto, a la hora de abordar la legítima, seguiremos un esquema clásico en relación con los contenidos de la misma pero, en algunos aspectos, nos limitaremos a remitimos a la supletoriedad del Código Civil y, en ellos, no entraremos al detalle sino que entendemos que los mismos se hallan abordados en el tema relativo al estudio de la legítima en el Código Civil.

I

3.

LA

LEGÍTIMA EN LAS ILLES BALEARS: CONCEPTO Y NATURALEZA

La vocación legal y la voluntaria a la herencia son las dos modalidades de vocación hereditaria que existen en el Derecho civil balear: 1) Vocación voluntaria (testamento y donación universal de bienes -en Mallorca- y heredamientos -en Ibiza y Formentera-) en concurrencia siempre con la vocación legal legitimaria. 2) Vocación legal o in testada en concurrencia siempre con la vocación legal legitimaria. Por tanto, la legítima es un tipo de vocación legal pero no es un tipo de vocación hereditaria porque sólo hay dos vocaciones hereditarias: la voluntaria y la intestada. La legítima es una vocación legal que concurre con las dos vocaciones hereditarias, todo ello porque la legítima no opera contra la vocación hereditaria, sino que es un limite a la misma, especialmente patente en la vocación hereditaria voluntaria. Pero en la sucesión intestada también se observa el freno que la legítima supone a la libertad de testar, a pesar de que no conste la voluntad del causante y de que los llamados preferentemente como herederos universales sean los mismos que son considerados legitimarios; y de que ambos conceptos, heredero y legitimario, tiendan a confundirse. El freno que la legítima supone, se observa en la intestada en que: 1) La vocación a favor de los descendientes (primer orden de llamamientos) a la adquisición universal de los bienes se encuentra con la legítima del cónyuge viudo. 2) La vocación a favor de los ascendientes (segundo orden de llamamientos) a la adquisición universal de los bienes se encuentra con la legítima del cónyuge viudo. Sentadas las premisas anteriores, puede definirse la legítima como aquella institución que confiere, por ministerio de la ley, a determinadas personas el derecho a obtener un valor patrimonial a cargo de la herencia relicta o de los herederos.

Antes de abordar cualquier tema relativo a Derecho civil balear, como en este caso la sucesión forzosa o legítima, debemos señalar que, si bien algunas leyes baleares y algunas disposiciones de la Compilación del Derecho Civil de las Islas Baleares rigen en todo el territorio de la CAIB (Mallorca, Menorca, Ibiza y Formentera), el grueso de la normativa propia -de la Compilación- no puede adjetivizarse de balear, sino que hay un derecho civil propio para cada isla. De forma que hay que hablar de derecho civil mallorquín, menorquín e ibicenco-formenterense. Ahora bien, el derecho civil mallorquín se aplica en casi toda su extensión a Menorca, con lo cual es, en gran parte, el mismo derecho (art. 65 CDCB). Por otro lado, Ibiza y Formentera tienen un derecho civil propio, común a ambas islas, distinto del mallorquín y menorquín. Por todo ello, en toda exposición sobre Derecho civil balear debe hacerse siempre dichas distinciones y sólo en algunos casos puede hablarse, en general, de Derecho civil balear.

¡
f
1 ¡

2.

BREVE REFERENCIA A LAS FUENTES NORlV1ATIVAS DEL DERECHO SUCESORIO BALEAR

Antes de entrar a explicar la legítima en las Illes Balears, nos parece necesario recordar que, en atención al art. 1.3 CDCB y su interpretación, las fuentes del derecho en materia de Derecho civil balear son la ley, la costumbre y los principios generales del derecho y, en defecto de dichas fuentes, se aplica supletoriamente el Código Civil y las normas estatales, siempre que su aplicación no resulte contraria a los principios del ordenamiento civil balear. En las Illes Balears, ocurre que, por lo frangmentaria e incompleta

2084

TRATADO DE DERECHO DE SUCESIONES.

TOMO JI

CAP. 48.-LA LEGÍTIMA Y LA DEFINITIO

EN lAS ISlAS BALEARES

2085

Esta definición amplia engloba toda una serie de modalidades del derecho legitimario, que hacen que este concepto no sea unitario. Así, las modalidades del derecho dellegitimario pueden cifrarse en dos grandes grupos: las legítimas materiales y las formales. En las Illes Balears, las legítimas son de carácter material puesto que conceden allegitimario un contenido patrimonial (mientras que las legítimas puramente formales sólo conceden al legitimario un derecho a ser nominado o nombrado en el testamento). En concreto, dentro de la tipología de legítimas materiales, la naturaleza de la legítima mallorquina y menorquina es diferente a la de Ibiza y Formentera, Siendo así, la legítima mallorquina y menorquina es de naturaleza pars bonorum (art. 48 CDCB), lo que significa que la legítima se articula como un derecho a una parte o cuota de los bienes relictos, atribuida por cualquier título; de modo que ellegitimario tiene derecho a percibir su cuota legitimaria en bienes hereditarios in natura, según las reglas de la división de la herencia, previa deducción de las deudas. Por otra parte, la legítima en Ibiza y Formentera es de naturaleza
pars ualoris bonorum (art. 82 CDCB), lo que supone que es el derecho a

4.1.1. A)

Hijos y descendientes Reglas generales

t f
f,

r

En primer lugar, son legitimarios (art. 41 CDCB) los hijos y descendientes por naturaleza o adoptivos. Su cuota legitimaría es distinta según el número de hijos que haya (art. 42 CDCB): 1) Si hay 4 o menos de cuatro hijos, la cuota legitimaria la constituye la tercera parte del haber hereditario. 2) Si hay más de cuatro hijos, la cuota legitimaría la constituye la mitad del haber hereditario. Cuando se habla de descendientes se hace referencia al caso en que algún hijo no haya podido heredar (por premoriencia -art. 761 CC-, desheredación -art. 857- o indignidad -art. 761 CC-) de forma que son llamados a la legítima sus descendientes por estirpes, en virtud del derecho de representación (art. 924 CC). . Finalmente, hay que señalar que los hijos adoptivos y sus descendientes no son legitimarías en la sucesión de sus padres y ascendientes por naturaleza, salvo en el supuesto de que un consorte adopte al hijo por naturaleza del otro, en cuyo caso, el hijo adoptivo y sus descendientes serán legitimarios en la sucesión del padre por naturaleza o ascendiente (art. 44 CDCB).
B) Legítima de hijos y descendientes y existencia de definición de legitimarios en Mallorca

'"'

obtener en dinero el valor de la cuota legitimaria, garantizado con la afección real de los bienes de la herencia. Por tanto, el derecho a la legítima participa de la naturaleza 'propia de un derecho real de realización de valor que afecta a modo de carga o gravamen a todo el caudal relicto. Por tanto, en el Derecho civil de Ibiza y Formentera, la legítima es para el heredero una deuda de valor, por cuanto está obligado a satisfacer un valor con cargo a los bienes de la herencia que recibe, y para el legitimario la legítima es un derecho subjetivo patrimonial, esto es, un derecho de contenido económico concretable en una parte alícuota del valor de la herencia, garantizado con una afección real, de forma que, en tanto no se satisfaga la legítima, ésta constituirá un auténtico gravamen sobre todos los bienes adjudicados al heredero o sucesor. 4.
TIPOS DE LEGITlMARIOS y CUOTA LEGITIMARlA

La definición es, según el art. 50 CDCB, aplicable únicamente a la isla de Mallorca (cfr. arto 65 CDCB). La definición es un pacto sucesorio por el cual los descendientes legitimarios y emancipados pueden renunciar a la legítima o a todos los derechos sucesorios que les pudieren corresponder en la sucesión de sus ascendientes, en contemplación de alguna donación que reciban o hayan recibido. Si bien el estudio de esta figura se aborda en otro tema, ahora es necesario plantear algunas cuestiones. Hay que tener presente que si un descendiente legitimario otorga definición se aplicará la regla del art. 51.1 CDCC que señala que: «La definición deja sin efecto cualquier disposición relativa a la legítima del descendiente, sea cual fuere la fecha del testamento». Por tanto, el definido no puede recibir por concepto de legítima ninguna atribución más en el testamento, sea éste posterior o anterior a la definición.

Al hablar de tipos de legitimarios, distinguimos, por una parte, los legitimarios parientes del causante y, por otra parte, el cónyuge viudo o pareja estable. Asimismo, la cuota legitimaria correspondiente a cada tipo de legitimario es diferente. 4.1. Legitimarios y cuota legitimaria en Mallorca y Menorca

Para estas Islas, se establecen (art. 41 CDCB) tres órdenes de legitimarios (hijos y descendientes; padres y cónyuge viudo) que no son concurrentes entre sí, salvo el cónyuge viudo que puede concurrir con los otros dos.

2086

TRATADO DE DERECHO DE SUCESIONES. TOMO II

CAP. 48.-LA LEGÍTIMA Y LA DEHNITfO EN LAS ISLAS BALEARES

2087

No obstante, hay que hacer algunas puntualizaciones, de forma que la cuestión permite diferentes supuestos: 1) Si la definición se ha limitado a la legítima el causante puede realizar a favor de éste otras atribuciones a título de heredero y legado a cargo de la porción libre, tanto si la fecha del testamento es anterior como posterior a la definición. Asimismo, en este caso, a falta de sucesión voluntaria, el definido será llamado como heredero en la intestada.
2) Si la definición no se ha limitado a la legítima, sino que incluye ésta y todos lo derechos sucesorios (lo cual debe indicarse expresamente -art. 50.2 CDCB-) que en su día pudieran corresponder al definido, el causante puede realizar a favor de éste otras atribuciones a título de heredero y legado a cargo de la porción libre, si la fecha del testamento es posterior a la definición. En este supuesto, si no hay sucesión voluntaria, el definido no será llamado nunca a la herencia in testada, pero lo serán sus descendientes, si los tiene, con unas condiciones. Dichos descendientes serán llamados sólo si son los únicos descendientes en línea recta y el causante no lo ha prohibido en el negocio de definición (art. 51.2 CDCB).

Finalmente, hay que señalar que el arto 43.3 CDCB remite a los arts. 811 y 812 CC declarándolos aplicables a Mallorca y Menorca, por cuanto señala que lo establecido en relación con la legítima de los padres en la CDCB se aplica «sin perjuicio de lo establecido en los artículos 811 y 812 del Código Civil».
h-.

Antes de abordar el contenido de estos preceptos, hay que resaltar que, de acuerdo con la técnica de remisión que utiliza la Compilación balear, habrá que concluir que las remisiones que ésta hace a las disposiciones del Código Civil se entienden hechas en la redacción vigente a la entrada en vigor de la Compilación (publicada el día 2 de octubre de 1990). De esta forma, la remisión, como técnica legislativa utilizada de forma frecuente en la Compilación balear, supone que la norma a la cual se remite se aplica en la redacción vigente en el momento de la remisión (1990), es decir, en una redacción que permanece estática y no incorpora los cambios que el legislador español incorpore en las disposiciones del CC a las cuales la Compilación se remite. El art. 811 CC regula la reserva lineal y, en el ámbito del arto 43 CDCB relativo a la legítima, se refiere a la reserva que exige para operar que se baya producido una primera transmisión a título lucrativo (sucesión testada, intestada o donación) de un ascendiente a un descendiente y una segunda transmisión a título lucrativo, derivada del ministerio de la ley (en nuestro supuesto, de la legítima), del descendiente adquirente a otro ascendiente, que únicamente puede ser, para que opere en el ámbito del arto 43 CDCB, el padre o madre. Por tanto, en el supuesto de que un descendiente adquiera de un ascendiente por sucesión testamentaria (art. 14 CDCB), intestada (art. 53 CDCB), donación universal de bienes presentes y futuros (art. 8 CDCB sólo aplicable a la isla de Mallorca -art. 65 CDCB-) o donación simple y, posteriormente, dicho descendiente adquirente fallezca y, por ministerio de la ley (legítima -art. 43 CDCB-), adquieran sus padres o uno de ellos (el sobreviviente, cuando el ascendiente fallecido era el otro padre), éstos deben reservar mientras vivan dichos bienes a favor de los parientes que estén dentro del tercer grado (contado respecto del descendiente) y pertenezcan a la línea de donde proceden dichos bienes (la línea del ascendiente fallecido que transmitió bienes al descendiente) . Por otro lado, el art. 812 CC regula el derecho de reversión que tiene un ascendiente donante respecto de donaciones hechas por él a favor de hijos o descendientes muertos (con sucesión voluntaria o intestada) sin descendencia, cuando dichos objetos donados existen en la sucesión del hijo o descendiente, o en el precio cuando los objetos donados han sido vendidos o en los bienes con que se hayan sustituido.

4.1.2.

Los padres

En defecto de hijos y descendientes, son legitimarios los padres del causante, por naturaleza o adopción. Según el art. 43 CDCB, en la sucesión del hijo matrimonial son legitimados sus padres; en la del hijo no matrimonial, los padres que le hubieren reconocido o hayan sido judicialmente declarados como tales; y en la del hijo adoptivo, los padres adoptantes. Observamos que no son considerados legitimarios los ascendientes de segundo o ulterior grado, a diferencia de lo dispuesto en el Código Civil (art. 807.2º). La cuota legitimaria de los padres la constituye la cuarta parte del haber hereditario que se divide de la siguiente forma:
1) Si los dos padres viven la cuota legitimaria (la cuarta parte del haber hereditario) se divide entre los dos.

2) Si alguno ha premuerto la cuota legitimaria corresponde íntegramente al superviviente. Por lo que se refiere a los hijos adoptivos y sus descendientes, hay que señalar que sus padres y ascendientes por naturaleza no son legitimarios en la sucesión de éstos, salvo en el supuesto de que un consorte adopte al hijo por naturaleza del otro, en cuyo caso, el padre por naturaleza tendrá, juntamente con el adoptante, derecho a legítima (art. 44 CDCB). .

2088

TRATADO DE DERECHO

DE SUCESIONES.

TOMO II

CAP. 48.-IA

LEGÍTIMA YIA DEFINITlO EN LAS ISLAS BALEARES

2089

Recapitulando, podemos señalar que la aplicación de la legítima de los padres regulada en el arto 43.3 CDCB se hará «sin perjuicio de lo establecido en los artículos 811 y 812 del Código Civil» lo que supone que: 1) Los padres que por legítima reciban bienes de los hijos, los cuales fueron adquiridos por dichos hijos por sucesión testamentaria, in testada, donación universal o donación simple de un ascendientes, se convierten en reservistas y tienen obligación de reservar dichos bienes a favor de los parientes del hijo, dentro del tercer grado (los reservatarios), que los adquirirán al morir el padre o padres legitimarios (art. 811 CC). 2) Los padres legitimarios adquirirán en la sucesión del hijo muerto sin posterioridad aquellos bienes que ellos les donaron en virtud del derecho de reversión (art. 812 CC) y dichos bienes no formarán parte de la cuantía de la legítima correspondientes a dichos padres donataríos (la cuarta parte del haber hereditario). 3) Los padres legitimarios en la sucesión del hijo muerto rioridad no pueden adquirir dentro de su legítima (la cuarta haber hereditario), los bienes que otro ascendiente donó a respecto de los cuales opera el derecho de reversión (art. 812 4.1.3.
A)

1) Si el cónyuge viudo concurre con la línea recta descendiente, la legítima viudal será el usufructo de la mitad del haber hereditario (a diferencia del tercio que establece el arto 834 CC). 2) Si el cónyuge viudo concurre con los padres como legitimarios, porque no hay hijos ni descendientes, el usufructo será de dos tercios del haber hereditario (a diferencia de la mitad que indica el art. 837 CC). En este punto, hay que recordar que, en Mallorca y Menorca, los únicos ascendientes Iegitimarios son los padres (art. 41.2º CDCB), no siéndolo los ascendientes de posterior grado (a diferencia de lo que se establece en el arto 807.2º CC). 3) En los otros casos, el cónyuge viudo tendrá, en concepto de legítima, el usufructo universal (a diferencia de los 2;3 que le concede el arto 838 CC). Con la referencia a «otros casos» que hace el arto 45.3 CDCBpodemos entender: a) Cuando, en la sucesión in testada, el cónyuge viudo concurre con ascendientes que no son padres. En este caso, al cónyuge le corresponderá el usufructo universal puesto que, por remisión, se aplicará la regla del arto 938 CC y habrá llamamiento a la universalidad de la línea recta ascendente, la cual concurrirá con el cónyuge viudo, no siendo los ascendientes llamados legitimarios (porque no son los padres), pero sí herederos universales. b) Cuando, en la sucesión in testada, el cónyuge viudo concurre con colaterales o con el Estado. En este caso, el cónyuge será usufructuario universal como legitimarío y será a la vez heredero intestado universal por aplicación, por remisión, del arto 944 CC. c) Cuando, en la sucesión voluntaria, el cónyuge viudo concurre como legitimario en un herencia en la que no hay ni hijos, ni descendientes, ni padres, sino otras personas nombradas a título de heredero. Avanzando en relación con el usufructo del cónyuge viudo, hay que señalar que éste recae sobre la parte de libre disposición. No lo dice en la actualidad el art. 45 CDCB pero así estaba establecido en la anterior Compilación, la de 1961: Si concurre con descendientes, su porción legítima consiste en el usufructo de un tercio de la herencia, que se sacará de la parte de libre disposición. Asimismo, a partir de la CDCB de 1990, el usufructo del cónyuge viudo es conmutable por un capital o por un lote de bienes por remisión del art. 48.8 CDCB al CC (arts. 839 y 840 CC). Finalmente, hay que señalar que el matrimonio posterior del viudo le obligan a prestar fianza como usufructuario (art. 491.2ª CC) por aplicación supletoria del CC en materia de usufructo (art. 492 in fine CC).

sin posteparte del sus hijos, CC).

El cónyuge viudo y el conviviente de pareja estable La legítima del cónyuge viudo

El arto 45 CDCB declara legitimario al cónyuge no separado de hecho ni por sentencia firme, al morir el consorte, y también al cónyuge separado por sentencia firme o de hecho, al morir el consorte, pero por causa imputable al difunto. No obstante, la referencia «al cónyuge separado por sentencia firme o de hecho pero por causa imputable al difunto» debe entenderse inaplicable puesto que, en la actualidad, tras la reforma del CC por la Ley 15/ 2005, de 8 de julio, no constará en la sentencia la causa de la separación o del divorcio. Sería deseable la eliminación de dicha previsión por parte del legislador balear, como ha hecho en otros artículos, como el arto 4.3 CDCB relativo a la revocabilidad de las donaciones entre cónyuges, con la Ley 3/2009, de 27 de abril, de modificación de la compilación de derecho civil de las Illes Balears, sobre causas de indignidad sucesoria y desheredamiento (BOE, nº 121, 19 de mayo de 2009). Igualmente, fueron modificados los arts. 834 y 945 CC, de forma que la separaciónjudicial o de hecho supone la pérdida del derecho a legítima y del llamamiento a la in testada, obviando, coherentemente, cualquier referencia a la causa de la separación y su imputación. En la sucesión en Mallorca y Menorca, la legítima del cónyuge viudo variará según quiénes sean los otros legitimarios. De forma que:

2090

TRATADO DE DERECHO DE SUCESIONES.

TOMO 11

CAP. 4S.-lA

LEGÍTIMA y LA DENNITIO EN LAS ISLAS BALEARES

2091

B)

La legítima del conviviente de pareja estable

En el artículo 13 de la Ley 18/2001, de parejas estables, hay una mención de la regulación de la sucesión del conviviente de pareja estable. Dicho artículo, con el título «régimen sucesorio», señala que el conviviente que sobreviva al miembro de la pareja premuerto tiene los mismos derechos sucesorios testados e intestados, respecto de la herencia del conviviente fallecido, que tiene, según la Compilación, el cónyuge viudo. Ante todo, hay que apuntar que, como para constituirse en pareja estable según la LPE, basta la vecindad civil de uno de los miembros, es evidente que el conviviente fallecido, sometido a la LPE, puede no tener la vecindad balear. Por tanto, debe entenderse que si el fallecido no tiene la vecindad balear, el artículo 13 LPE no será de aplicación y para ver los derechos sucesorios del sobreviviente se tendrá que estar a las reglas de la ley personal del causante (art. 9.8 CC). Por tanto, la llamada de la Compilación sólo puede producirse cuando el conviviente causante es de vecindad civil balear (art. 14.1 CC). Ya en concreto, por lo que se refiere al artículo 13 LPE Y en relación con la legítima, éste supone una remisión al artículo 45 CDCB (para convivientes con vecindad civil mallorquina o menorquina), con lo cual debemos entender que el conviviente, en la medida en que no concurra ninguna causa que suponga la extinción de la pareja estable, es decir, ninguna causa de disolución de la pareja (fijadas en el arto 8 LPE), será legitimario en la herencia de su pareja, en las cuotas determinadas en el art. 45 CDCB. Ahora bien, esta idea de que el conviviente, en la medida en que no concurra ninguna causa de disolución de la pareja, será legitimario de su conviviente, puede no estar tan clara cuando la única causa de extinción de la pareja estable que concurra sea la del art. S.c) LPE, referente a la extinción por el cese efectivo de la convivencia durante un período de tiempo superior a un año. En este caso, pueden darse dos soluciones: 1) En primer lugar, puede entenderse que no hay extinción de la pareja hasta que ha transcurrido el año y el día a contar desde el hecho del cese de la convivencia, con lo cual habrá que concluir que, durante ese año, los miembros de la pareja conservan los derechos sucesorios (CARDONA GUASCH, Lecciones de Derecho civil balear, 2004, p. 483). Dicha solución sería una penalización por no haber optado, cuando se produce dicho cese de convivencia, por hacer uso de la «notificación fehaciente» del arto 8.b) LPE o no haber cumplido con la exigencia de dejar sin efectos la declaración de voluntad constitutiva (ex arto 8.2 LPE). No creemos acertada dicha solución por cuanto, siguiendo a VILA RIBAS (Comentarios a la Ley de Parejas Estables de les Illes Balears, Palma de

Mallorca, 2007, p. 293), pensamos que sólo si se prueba la convivencia en el momento del fallecimiento, tendría lugar el llamamiento a la legítima y ello a pesar de que la pareja no se hubiera extinguido. 2) En segundo lugar, puede valorarse como momento determinante de la extinción de la pareja el del cese efectivo y no el transcurso del año. El momento del cese, dentro de un sistema como el de la LPE que exige constitución formal, inscripción y obligación de dejar sin efectos la declaración de voluntad (art. 8.2 LPE), podría asimilarse a una separación de hecho, durante el transcurso del año, de acuerdo con el arto945 CC. Creemos que ésta será la opción más correcta por cuanto entendemos, siguiendo a VILA RIBAS (Comentarios a la Ley de Parejas Estables de les Illes Balears, Palma de Mallorca, 2007, p. 292), que si no hay convivencia en el momento del fallecimiento no pueden otorgarse derechos sucesorios a quienes de hecho han suprimido uno de los elementos básicos sobre los que se construye el modelo de pareja regulado por la LPE: la convivencia de la pareja en el momento en que se produce la muerte, como presupuesto o condición para que se produzca la delación a favor del superviviente. En igual sentido, el arto 834 CC deja claro que el derecho del cónyuge viudo a la legítima de su consorte no se basa en el matrimonio sino en la convivencia, dado que no sólo la separación judicial sino también la separación de hecho impiden el llamamiento al cónyuge viudo. 4.2. Legitimarios y cuota legitimaria en Ibiza y Formentera Para estas Islas, se establecen (art. 79 CDCB) dos órdenes de legitimarios (hijos y descendientes y padres) que no son concurrentes entre
sí.

1"

El artículo 79 CDCB no reconoce esa condición al cónyuge viudo, quien sí tiene derecho a legítima en Mallorca y Menorca.
4.2.1. A) Hijos

y descendientes

Reglas generales

En primer lugar, son legitimarios (art. 79 CDCB) los hijos y descendientes por naturaleza o adoptivos. Su cuota legitimaria es distinta según el número de hijos que haya" (art. 79.2 CDCB): 1) Si hay 4 o menos de cuatro hijos, la cuota legitimaria la constituye la tercera parte del haber hereditario. 2) Si hay más de cuatro hijos, la cuota legitimaria la constituye la mitad del haber hereditario.

2092

TRATADO DE DERECHO

DE SUCESIONES.

TOMO II

CAP. 48.-LA LEGÍTIMA Y LA DEFINITIO EN l.AS ISLAS BALEARES

2093

Cuando se habla de descendientes (estirpes -art. 79.2 CDCB-) se hace referencia al caso en que algún hijo no haya podido heredar (por premoriencia =art. 761 CC-, desheredación -art. 857- o indignidad -art. 761 CC-) de forma que son llamados a la legítima sus descendientes por estirpes, en virtud del derecho de representación (arts. 924 y 929 CC).
B) Legitima de hijos y descendientes y existencia de otorgamiento de finiquito por parte de legitimarios

2) La tercera parte del haber hereditario de los hijos o descendientes si los padres concurren con el cónyuge viudo del descendiente (norma que no encaja con la tradición jurídica pitiusa). La remisión del art. 79 CDCB al art. 809 CC genera un sinsentido, puesto que la reducción de la cuota legitimaria global de los padres a una tercio de la herencia por concurrir con el viudo o pareja estable no tiene sentido en Ibiza y Formentera puesto que el viudo o pareja estable no es heredero forzoso y no tiene derecho a la legítima. Ante tal sinsentido, señala CARDONA GUASCH (Lecciones de Derecho civil balear, 2004, pp. 448-449) que la remisión del art. 79 CDCB a los arts. 809 y 810, párr. 1º del CC se hace «en cuanto no contradiga lo preceptuado en este Capítulo (art. 79 infine)>>, con lo cual habrá que entender, de acuerdo a una interpretación lógica y sistemática, que, trasladados esos dos artículos del CC a la sucesión de un causante pitiuso, si ese causante no deja hijos ni descendientes, pero sí padres y cónyuge, los padres tendrán en todo caso derecho a la mitad de la herencia, y no a un tercio, pues de lo contrario, se estaría admitiendo implícitamente la condición legitimaria del viudo. Igual regla se aplicará si los padres concurren con la pareja estable del causante balear por cuanto le será aplicable el art. 13 LPE. Asimismo, la cuota legitimaria se divide de la siguiente forma: 1) Si los dos padres viven la cuota legitimaría (la mitad o el tercio según el art. 809 CC) se divide entre los dos. 2) Si alguno ha premuerto la cuota legitimaría corresponde Íntegramente al superviviente.
4.2.3. A) La situación del cónyuge viudo y el conviviente de pareja estable El cónyuge viudo

El finiquito es, según el art. 77 CDCB, aplicable a las islas de Ibiza y Formentera. El finiquito es un pacto de renuncia a la legítima o a cuantos derechos sucesorios pueden corresponder en la herencia de un ascendiente, otorgado por un descendiente legitimario, en contemplación de una donación hecha. El otorgamiento de finiquito de legítima produce ipso iure la extinción de la legítima y cuantos derechos hereditarios en la sucesión del donante correspondan al legitimaría. Siendo así, el art. 77 CDCB sólo señala que la cuota legitimaria renunciada en virtud del finiquito acrecerá a la herencia, todo ello porque el descendiente legitimaría que ha otorgado finiquito hace número para fijar la legítima global (para saber si se trata de 4 o más hijos) e individual (art. 80 CDCB) y que deberá computarse para el cálculo de la base legitimaria global la donación otorgada en concepto de legítima (art. 47 CDCB). En todo lo que las partes no hayan convenido se aplica al finiquito las reglas de la definición mallorquina, si son compatibles con la función y significado usuales del finiquito en Ibiza y Formentera.
4.2.2. Los padres

En defecto de hijos y descendientes, son legitimarías los padres del causante, por naturaleza o adopción. Observamos que no son considerados legitimarías los ascendientes de segundo o ulterior grado, a diferencia de lo dispuesto en el Código Civil (art. 807.2
Q).

Como observamos en el artículo 79 CDCB,el viudo no es legitimario en la sucesión del causante pitiuso, por cuanto dicho precepto no lo menciona. Según la doctrína ibicenca (CARDONA GUASCH, Lecciones de Derecho civil balear, 2004, pp. 446-447), el artículo 79 es consecuente con la tradición jurídica insular, toda vez que ha sido y es práctica habitual en las Pitiusas atribuir al cónyuge el usufructo universal de los bienes al otorgar testamento, o bien como cláusula de un heredamiento o, incluso de una donación. Por tanto, como dicha atribución usufructuaria depende de la mera voluntad del cónyuge causante, éste puede haber omitido deliberadamente esa cláusula en su testamento, heredamiento o donación. Lo habitual es que el cónyuge deje el usufructo universal al otro, si la situación del matrimonio es normal; pero, la doctrina ibicenca (CARDONA

La fijación de la cuota legitimaria correspondiente a los padres se hace por remisión al CC (arts. 809 y 810.1 CC). Ahora bien, en la medida en que los ascendientes de ulterior grado no son legitimarios en Ibiza, hay que entender que la remisión al arto 810 CC se limita al primer párrafo. Siendo así, la cuota legitimaria será: 1) La mitad del haber hereditario de los hijos o descendientes.

2094

TRATADO DE DERECHO DE SUCESIONES. TOMO

II

CAP. 48.-LA LEGÍTIMA Y LA DEFINrrIO EN LAS ISLAS BALEARES

2095

GUASCH, Lecciones de Derecho civil balear, 2004, p. 447, citando a LEÓN PINA) señala que la argumentación tradicional (el viudo ya suele recibir la atribución por voluntad del causante) no parece convincente y concluye que, reconocido por el actual artículo 84 CDCB un usufructo al viudo en la sucesión intestada, puede ser que a éste le resulte más beneficioso que su cónyuge fallezca intestado. En cualquier caso, la mayoría de juristas pitiusos no son partidarios de incluir entre los legitmarios al viudo por la razón ya expuesta, no existiendo en las Pitiusas precedentes históricos de legítima vidual (CARDONA GUASCH, Lecciones de Derecho civil balear, 2004, p. 447). Como hemos anticipado, si el causante pitiuso muere in testado , el artículo 84 CDCB le confiere un usufructo legal de extensión variable según los personas con quienes concurra. La doctrina jurídica ibicenca señala que la introducción de dicho usufructo legal hecha por la Compilación de 1990 es una novedad sin ningún fundamento histórico en el Derecho ibicenco (CARDONA GUASCH, Lecciones de Derecho civil balear, 2004, pp. 483-483). A raíz de esta norma, resulta interesante reproducir la reflexión de CARDONA GUASCH (Comentarios a la Ley de Parejas Estables de les Illes Balears, Palma de Mallorca, 2007, pp. 430-431) en el sentido de que dicha norma «rompe la filosofía de nuestro derecho de sucesiones, pues el legislador se olvida de que, si ha optado por continuar con la tradición jurídica pitiusa de no considerar al viudo como legitimarías en la sucesión voluntaria (testada y contractual), resulta un contrasentido reconocerle una atribución que hace las veces de legítima en el caso de la sucesión abintestato, introduciendo un derecho difícil de calificar: no puede considerarse una legítima, porque el art. 79 no cita al viudo entre los legitimarios, pero presenta un rasgo propio de ella: su origen legal». Con respecto a dicho usufructo legal, se plantea cuál es la naturaleza jurídica de la atribución. Recordemos que es una atribución cuyo origen exclusivo radica en la Ley, lo cual ha llevado a algunos a afirmar que se trata de una legítima o, cuando menos, de una legitima sui generis. Otra postura considera un tanto chocante decir que es una legítima siendo así que en la sucesión voluntaria el supérstite carece de todo derecho legitimario. CERDÁ (Comentarios al Código Civil y Compilaciones Forales, tomo XXXI, vol. 2 A YB. 2ª Edición, 2000, pp. 981-982) estima que se trata de un supuesto específico de atribución sucesoria intestada determinada por la Ley y señala que el fundamento de dicho usufructo radica en la conveniencia de paliar la omisión del cónyuge viudo en la relación de legitimarios del artículo 79 CDCB y de buscar un paralelismo con lo prevenido para Mallorca en los arts. 41 y 45 CDCB.
B) El conviviente de pareja estable

mención de la regulación de la sucesión del conviviente de pareja estable. Dicho artículo, con el título «régimen sucesorio», señala que el conviviente que sobreviva al miembro de la pareja premuerto tiene los mismos derechos sucesorios testados e intestados, respecto de la herencia del conviviente fallecido, que tiene, según la Compilación, el cónyuge viudo. En relación con la legítima, el arto 13 LPE supone una rerrusion al artículo 79 CDCB (para convivientes con vecindad civil ibicenca o formenterense), con lo cual debemos entender que, como el cónyuge viudo no tiene la condición de legitimario, tampoco la tendrá el conviviente pareja estable. Por otro lado, la regulación de la LPE afectará a los derechos sucesoríos del conviviente superviviente en las Pitiusas en la medida en que, si concurre con padres (como legitimarios -art. 79.2 CDCB-) la cuota legitimaría de éstos se reducirá a una tercera parte de la herencia (mientras que si no hay cónyuge viudo ni conviviente pareja estable es de la mitad de la herencia -art. 809 CC-) , con lo cual la libertad de testar del conviviente causante a favor de su conviviente (o de cualquier otra persona) se ve ampliada, por equiparación al caso de concurrencia de cónyuge viudo. No obstante, hay que recordar, siguiendo a CARDONA GUASCH (Lecciones de Derecho civil balear, 2004, pp. 448-449) que la remisión del arto 79 CDCBa los arts. 809 y 810, párr. 1 del CC se hace «en cuanto no contradiga lo preceptuado en este Capítulo (art. 79 in fine¡», con lo cual habrá que entender, de acuerdo a una interpretación lógica y sistemática, que, trasladados esos dos artículos del CC a la sucesión de un causante pitiuso, si ese causante no deja hijos ni descendientes, pero sí padres y cónyuge, los padres tendrán en todo caso derecho a la mitad de la herencia, y no a un tercio, pues de lo contrario, se estaría admitiendo implícitamente la condición legitimaria del viudo.
Q

I
\
I

Finalmente, hay que repetir, aunque ello no haga incidencia directa en la legítima, lo que hemos dicho en el apartado anterior en relación con el usufructo intestado del cónyuge viudo: el conviviente supérstite será sucesor in testado del conviviente difunto en los mismos términos que lo es el cónyuge viudo. Esto, en relación con el derecho de Ibiza y Formentera, significa que se aplica el arto 84 CDCB a la pareja estable, de forma que: 1) En defecto de hijos y descendientes y de ascendientes del conviviente difunto, el supérstite será llamado como heredero del conviviente difunto (art. 944 CC). Será heredero universal, si el conviviente difunto no ha dispuesto voluntariamente de sus bienes o será llamado a la parte no dispuesta (por la compatibilidad de títulos sucesorios -art. 69.2 CDCB-).

I
I
1t

En el artículo 13 de la Ley 18/2001, de parejas estables, hay una

¡
~ ~~

2096

TRATADO DE DERECHO DE SUCESIONES. TOMO II

CAP. 48.-LA LEGÍTIMA Y LA DEEINITIO EN U\S ISLAS BALEARES

2097

2) En caso de existir descendientes o ascendientes del causante, el conviviente supérstite tendrá derecho al usufructo, libre de fianza, de la mitad de la herencia, en el primer caso, y de dos tercios, en el segundo, todo ello a pesar de no ser legitimario (art. 79 CDCB).

- Que el legitimario hace suyo el exceso de disposición del causante sobre el importe de la legítima, como mera liberalidad. No obstante, sobre dicho exceso cabe imponer cargas o limitaciones (art. 49 CDCB). - Que si la atribución hecha por el causante no cubre el importe de la legítima, ellegitimario puede exigir el suplemento (art. 815 CC).
2) . La institución de heredero, legatario, donatario o asignatario hecha por el causante a favor de un legitimario, indicando que no es en concepto de legítima, no implica atribución de ésta (art. 48.7 CDCB: « ... se imputarán en satisfacción de ella, siempre que otra cosa no haya dispuesto el causante ...») y dicho legitimario puede recibir su legítima a parte de la atribución hecha, todo ello respetando las reglas de la inoficiosidad (art. 817 CC), si hay más legitimarios, y la colación, si hay coherederos legitimarios (art. 1035 CC). 3) Las acciones que tiene como legitimario el instituido no quedan absorbidas por la institución atribuida por el causante, puesto que la institución, legado, señalamiento o donación otorgada por el causante no privan a sus favorecidos de su cualidad de legitimario. 5.1.1. Atribución de legítima por institución de heredero

5.

TÍTULO DE ATRIBUCIÓN MENORCA

DE LA LEGÍTIMA.

REGULACIÓN

PARA MALLORCA

y

Los modos de atribución del derecho de legítima son los siguientes:
1) Directamente por propio causante, mediante cualquier título (art. 47 CDCB). 2)

Por la ley sucesoria.

5.1.

Atribución de la legítima hecha por el causante

Tiene lugar a través de un título adquisitivo de carácter lucrativo y no necesariamente sucesorio (puede ser por donación), otorgado personalmente por el causante, al que corresponde la elección y configuración de este título (art. 47.1 CDCB). El arto 48.7 CDCB dispone que: «La institución de heredero, la asignación o distribución de bienes, el legado ~ la donación a favor de quien resulte legitimario implicarán atribución de legítima, aunque no se exprese así, y se imputarán en satisfacción de ella, siempre que otra cosa no haya dispuesto el causante, el donante o el heredero distribuidor» (cfr. art. 815 CC). En este supuesto, el legitimario, con independencia del título de atribución de su legítima, tiene una posición jurídica igual a la de los demás legitimarios y distinta de la que tienen los herederos, legatarios o donatarios no legitimarios. Así se configura una legítima, que no sólo es un límite a la facultad distributiva del causante, sino un derecho subjetivo del legitimario que le permite ejercitar una serie de acciones en nombre y beneficio propio. En este tipo de atribución de legítima, hay que tener en cuenta que (véase: CANAlSRATS, P Lecciones de Derecho civil balear, 2004, pp. 431-438):
1) La institución de heredero, legatario, donatario o asignatario hecha por el causante a favor de un legitimario, sin indicar si es en concepto de legítima o no, implica atribución de ésta (art. 48.7 CDCB).

El legitimario sólo será heredero cuando le haya instituido el causante en su testamento o lo sea abintestato. Con respecto a la posición del heredero-legitimario hay que tener en cuenta (véase: CAl'lALS PRATS, Lecciones de Derecho civil balear, 2004, p. 433):
1)

La cuestión de los actos-propios del causante.

Para el heredero, los actos del causantes son actos propios y no puede impugnarlos de forma que nos plantearemos si los actos propios del causante que vulneren su legítima (por ejemplo, donaciones inoficiosas) pueden ser impugnados por el heredero, sin caer en la contradicción de actuar contra los propios actos. En este punto, se dice que para el heredero-legitimario, los actos del causante son actos-propios, excepto aquellos que puedan lesionar su legítima. Así, la posición o estatuto jurídico del legitimario-heredero está constituida por una serie de derechos que los tiene precisamente por ser legitimario no por ser heredero.
2)

Esto supone ,los siguientes efectos: - Que la disposición del causante a favor dellegitimario, no priva a los favorecidos de su calidad de legitimarios. - Que ellegitimario no puede percibir además de lo que le corresponde como heredero, legatario, donatario o asignatario, la legítima.

Derechos del heredero-legitimario:

- Derecho de carácter formal a la liquidación de su participación 1egitimaria. - Derecho a cobrar su porción legítima antes que los legatarios (arts. 817,820,821 Y822 CC).

2098

TRATADO DE DERECHO

DE SUCESIONES.

TOMO 1I

CAP. 48.-LA LEGÍTlMA Y LA DFFJNlTIO EN LAS lSLAS BALEARES

2099

- Derecho a solicitar la reducción o anulación de los legados o donaciones inoficiosas (art. 817 CC). - Derecho a impugnar cualquier acto dispositivo otorgado por el causante durante su vida y otorgado en fraude de legítima. - Derecho a recibir lo que le corresponde por legítima sin gravamen, condición, ni sustitución de ninguna especie (art. 813 CC), en los términos del arto 49 CDCB, teniendo en cuenta que la institución de heredero puede estar sometida a condición suspensiva (art. 16.1 CDCB), a modo (art. 16.3 CDCB), puede estar gravada con mandas o legados (arts. 858 y ss. CC); o sujeta a sustitución fideicomisaria (art. 25 CDCB). - Derecho al acrecimiento propio si se dan los requisitos (art. 24.1 CDCB yart. CC) ya la incrementación forzosa (art. 24.3 CDCB) a diferencia del simple legitimario (art. 42.3 CDCB: «•.. en cualquier supuesto en que la legítima individual no hubiere de satisfacerse pasará a incrementar la parte de libre disposición sin acrecer a los colegitimarios»): - Derecho a detraer la cuarta falcidia: El heredero a quien, por razón de los legados, no quede libre la cuarta parte del activo hereditario líquido, podrá reclamar dicha parte (art. 38 CDCB), por tanto, el heredero legitimario, en dicho supuesto, tendrá derecho a la cuarta falcidia, además de su legítima.
3)

1
·1

¡

los bienes donados responden de las deudas hereditarias -salvo pacto en contra en la donación-o En este supuesto, el heredero legitimario puede: 1. Aceptar la herencia pura y simplemente y responder personalmente de las deudas, de forma que, aunque ejercite la acción de reducción de donaciones y las ingrese en su patrimonio corre el peligro de que los acreedores se las embarguen o que, por la acción subrogatoria del arto 1111 CC, le embarguen la acción de reducción. 2. Repudiar la herencia y, en este caso, no puede alegar su condición de legitimario para cobrar su legítima a costa de las donaciones. 3. Aceptar a beneficio de inventario la herencia y pedir su legítima reduciendo las donaciones. 5.1.2. Atribución de legítima por legado

r
j.

¡

i' ¡

I
1

¡
I

El contenido material de la legítima también puede ser atribuido a título de legado (art. 48.7 CDCB). El testador puede dejar la legítima como legado simple de legítima (por ejemplo diciendo «dejo lo que por legítima corresponde a mis hijos» u otras análogas) o como legado dispuesto en concepto de legítima o imputable a ella que no sea legado simple de legítima. En este caso, el legado puede consistir en bienes hereditarios puesto que no es posible pagar la legítima por medio de legado metálico no hereditario, o de cosa ajena o del mismo heredero (según FERRER PONS, Comentarios al Código Civil y Compilaciones Forales, 2000, p. 868). En estos casos, habría que considerar válido el título de atribución, pero ineficaz la asignación del contenido, a salvo la aceptación por parte del legitimario. El estatuto del legatario legitimario, está formado fundamentalmente por derechos (véase: CANALS PRATS, Lecciones de Derecho civil balear, 2004, pp. 435): - Derecho a que se le respete el legado de cosa específica (art. 48.2 CDDB). De esta forma, la legítima tiene que pagarse primero con este legado y si fuere insuficiente en bienes de la herencia. - Derecho a recibir su legado antes y con preferencia a los demás legatarios no legitimarios (con independencia de las reglas del art. 887 CC). - Derecho a recibir el legado libre de toda condición, carga o gravamen o sustitución, con respeto, pero, al art. 49 CDCB que permite establecer una cautela de opción compensatoria. - Derecho a intervenir en la partición, por lo menos en aquellas operaciones conducentes a determinar el valor de su derecho a legítima. - Cuando el pago de la legítima pueda efectuarse en metálico extra-

Deberes del heredero legitimario: Tiene el deber de pagar los legados no inoficiosos.

a)

b) Tiene el deber de pagar las deudas. El heredero legitimario, en su condición de legitimario no responde de las deudas -que sólo le afectan en cuanto disminuyen el caudal sobre el que calcular su cuota de participación-; pero, en su condición de heredero, responde ultra vires (si no acepta a beneficio de inventario) de las deudas hereditarias. En este supuesto podemos hacer la siguiente distinción: - Cuando el pasivo de la herencia sea superior al activo y no existan donaciones imputables, el valor de la legítima material es menor que cero y, por tanto, la legítima material no existe (ni tampoco el concepto de legitimario). - Cuando el activo es superior al pasivo y cubre la legítima sin necesidad de reducir donaciones, el legitimario-heredero, podrá pagar a los acreedores con bienes de la herencia o realizar su valor y podrá cobrar su legítima con los restantes bienes. - Cuando el activo hereditario es inferior al pasivo pero cubre la legítima si se reducen donaciones, ellegitimario-heredero puede cobrar su legítima reduciendo donaciones, puesto que la reducción de donaciones no se limita a los casos en que el activo sea superior al pasivo y que

2100

TRATADO DE DERECHO

DE SUCESIONES. TOMO II

CAP. 48.-LA LEGÍTIMA Y LA DEFINflIO EN LAS ISLAS BALEARES

2101

hereditario porque el causante lo haya autorizado (art. 48.1 CDCB), el legitimario conserva, mientras tanto no sea pagada aquella, la posibilidad de recibir bienes del caudal, en una partición normal, derecho que el mero legatario no tiene. - Derecho de acrecer propio regulado en el arto 24 CDCB, cuando hay colegatarios y se cumplen los requisitos para que opere (art. 982 CC).
5.1.3. Atribución de legítima por asignación o distribución de bienes

t

1
JH_.

.

liquidador, sino funcional de la herencia, según el criterio subjetivo del testador, atendiendo a la habilidad o aptitud de cada bien para satisfacer las necesidades o aspiraciones de cada heredero . Es una distribución directa y unilateral del testador de sus bienes perfectamente identificados y sin previa liquidación de la herencia ni sl*ción a normas particionales, en especial a la de homogeneidad de lotes del art. 1061 CC. Así, esta forma de distribución consigue los siguientes efectos: l) Asegura la dirección sucesoria de los bienes del testador a favor de instituidos herederos o legitimarios, porque estas asignaciones son totalmente vinculantes para los asignatarios incluso aunque sean legitimarios. El legitimario debe respetar la asignación o di.stribución hecha por el causante (art. 48.2 CDCB). 2) Sirven para pagar las legítimas y se imputa a ellas (art. 48.7 CDCB). 3) Ellegitimario no puede imponer una partición judicial o extrajudicial. Privan allegitimario del derecho a incoar el juicio de testamentaría salvo en el remanente no asignado. 4) Evita la interposición de la figura de la comunidad hereditaria entre la muerte del causante y la adquisición del dominio de bienes concretos por parte de sus herederos. 5) Permite al asignatario comportarse como «heredero único» respecto de sus bienes asignados y, por lo tanto, la autoadjudicación de estos bienes. Ellegitimario queda liberado de tener que solicitar la firma y conformidad del heredero para poder adjudicarse y disponer de los bienes hereditarios. 6) Evita la acción de rescisión entre los asignatarios, por cuanto ninguna asignación pretende cubrir ninguna cuota de valor que pueda lesionarse. 7) Permiten al legitimaría la reducción de las asignaciones inoficiosas, pero con carácter subsidiario, pues preferentemente tendrá que cobrar con los legados a favor de no legitimarios -porque según el art. 48 CDCB- los legados a favor de legitimarios también deberán respetarse; y con el remanente.
5.1.4. Atribución de legítima por donación

La modalidad testamentaria más original y que con más frecuencia se presenta en Mallorca es el testamento con asignación o distribución de bienes por el propio testador (art. 48.7 CDCB). Se dice que esta figura viene favorecida por dos hechos propios del Derecho que se aplica en las Islas y que son: 1) La ausencia de bienes pertenecientes a comunidades matrimoniales, puesto que el régimen económico matrimonial legal es el de separación de bienes (art. 3.1 CDCB). 2) La naturaleza de «porción de bienes» (pars bonorum) de la legítima mallorquina y menorquina. A causa de dicha naturaleza, el heredero debe convenir con el legitimaría la distribución del caudal relicto y, por tanto, ante el incierto destino o distribución final de los bienes concretos de la herencia, el testador asigna al legitimaría bienes que cubran su legítima. Las asignaciones o distribuciones de bienes por el testador sólo tienen acogida en sede de legítimas (siguiendo en todo a: CANALS PRATS, Lecciones de Derecho civil balear, 2004, p. 436). Estos señalamientos testamentarios no son normas sobre la partición dispuestas por el testador en su testamento, no se trata de una partición testamentaria como la del art. 1056 CC, porque la partición supone la previa liquidación de la herencia y adjudicación de bienes en pago de los haberes individuales según su cuantía y respetando toda la normativa de las particiones, en especial las normas sobre homogeneidad de lotes; mientras que esto no ocurre en el testamento con asignación de bienes. En el señalamiento testamentario el testador dispone la distribución definitiva e impide cualquier forma de partición sobre los bienes asignados. La partición del CC, aun la hecha por el testador, no pretende un reparto de los bienes según las necesidades o apetencias subjetivas de cada uno de los herederos o partícipes, sino al ser sobre todo una distribución económica o liquidadora del caudal lo que pretende es cubrir los haberes hereditarios de los partícipes con bienes, en función del importe de los mismos. Por otra parte, los señalamientos testamentarios son un reparto no

El art. 48.7 CDCB señala que la donación a favor de quien resulte legitimaría implica atribución de legítima. Dicha donación puede adoptar la forma de donación universal, ya que el donatario, según el art. lO CDCB, tiene la condición jurídica de

2102

TRATADO DE DERECHO

DE SUCESIONES. TOMO II

CAP. 48.-LA LEGÍTIMA Y LA DEFINTrIO EN LAS ISL'\S BALEAR.Es

2103

heredero del donante, como de donación simple inter vivos (art. 618 CC). En este tipo de acto de atribución de legítima, hay que tener en cuenta que la renuncia a la herencia por parte dellegitimario donatario no supone la renuncia a la donación imputable a la legítima, pues la donación queda perfeccionada en el momento de su aceptación por el donatario y no cuando se abre la sucesión (STS 20 de junio de 1986). 5.2. Atribución de la legítima por ley Este modo de atribución de la legítima opera cuando: 1) El causante no ha hecho ningún tipo de atribución de bienes a los legitimarios en concepto de legítima o imputable a ella. En este supuesto, se incluyen la preterición y la desheredación injusta reguladas en el art. 46 CDCB; y el legado simple de legítima. 2) El causante ha hecho atribución de bienes al legitimarío pero ésta es insuficiente para cubrir el importe legitimario o ha hecho una atribución jurídicamente incorrecta desde el punto de vista cualitativo. En estas situaciones aparece el derecho a la legítima en estado puro, que puede equivaler, según el art. 48 CDCB, a: 1) Una porción del haber hereditario y debe ser pagada en bienes de la herencia. 2) Una cantidad de dinero, aunque no lo haya en la herencia, si el testador así lo ha autorizado. 6.
TÍTULO DE ATRIBUCIÓN FORMENTERA DE LA LEGÍTIMA. REGUU\CIÓN PARA IBIZA y

ria -art, 71 CDCB-), por vía de donación, complementada o no con finiquito de legítima (art. 77 CDCB); y por vía de testamento, atribuyendo la legítima a título de herencia o de legado, sea en bienes, sea en metálico.

7.

DETERMINACIÓN INDIVIDUAL

DE LA LEGÍTIlVIA: CÁLCULO DE LA LEGÍTIMA GLOBAL E

Siendo la legítima un valor patrimonial que por ministerio de la ley ciertas personas llamadas legitimarías tienen derecho a obtener con cargo la herencia relicta o con cargo a los herederos, se impone abordar la cuestión del cálculo de este valor patrimonial, o sea su liquidación.
:1'

¡

Dicho valor patrimonial consiste en una parte alícuota o fracción de un valor total formado por el relictum más el donatum (legítima global). El cálculo de lo que debe recibir cada legitimario requiere dos operaciones, en principio, estrictamente contables: a) La determinación de la legítima global para todo el colectivo de legitimarios formando una masa o valor patrimonial deslindado y en contraposición con la parte de libre disposición; y b) la determinación de la legítima individual, o sea la distribución del conjunto de la legítima entre los diversos legitimaríos en el caso de que los haya. 7.1. Cálculo de la legítima global La determinación de la legítima global consiste en verificar (véase: CAl"lALS PRATS, Lecciones de Derecho civil balear, 2004, p. 428): 1) Si, como presupuesto previo, existe legítima computable en la herencia, teniendo en cuenta que si su valor es cero, no hay ni legítima ni legitimario. Por tanto, el activo debe ser superior al pasivo hereditario. 2) Presupuesta la existencia de legítima, procede su cuantificación, cálculo o liquidación. Dicha operación es llamada, comúnmente, «computación legitimaria» (cfr.art. 1035 CC que habla de «regulación de las legírimas»). Por tanto, la legítima global es la que corresponde a todo el colectivo de legitimarios formando una masa o valor patrimonial deslindado y en contraposición con la parte de libre disposición. Dicho cálculo se realiza a través de dos operaciones contables: el inventario y el avalúo.
7.1.1. Inventario

J

En el arto 81.3, segundo párrafo, CDCB, en relación con el pago de la legítima y los intereses que la misma genera desde la muerte del causante, se establece que, en caso de que la legítima se hubiera dado en concepto de legado, señalamiento o asignación de cosa específica hereditaria, el legitimario hace suyos los frutos de la misma. En esta norma vemos, de forma indirecta, que al pago de la legítima se imputa el legado o la asignación de cosa hereditaria hecha por el causante, aunque no se diga expresamente. Por lo demás, no hay regulación del título de atribución de la legítima específica para Ibiza y Formentera y debemos aplicar, supletoriamente, las previsiones del Código Civil, cuyo desarrollo no pertenece a este tema. CARDONA GUASCH (Lecciones de Derecho civil balear, 2004, p. 449) puntualiza que la legítima puede ser atribuida por vía de heredamiento (art. 72.2 CDCB), por delegación de facultades en el cónyuge (fiducia suceso-

En relación con esta operación se distingue:
A) El relictum

En primer lugar, se debe inventariar el activo hereditario o sea el
relictum, que está integrado por los bienes, las deudas y cargas de la he-

2104

TRATADO DE DERECHO

DE SUCESIONES.

TOMO 11

CAP. 48.-LA LEGÍTIMA Y LA DFFIN1710 EN LAS ISLAS BALEARES

2105

rencía (sin incluir las impuestas en el testamento -por ejemplo, un modo o un legado-), así como los gastos de última enfermedad, entierro y funeral (art. 47.2 CDCB). N o habiendo normas sobre predetracciones o derechos viudales familiares, el relictum coincide con la base computable.
B) El donatum

ria es distinta según el número de hijos que haya (art. 42 CDCB para Mallorca y Menorca y arto 79.2 CDCB para Ibiza y Formentera). 1) Si hay 4 o menos de cuatro hijos, la cuota legitimaria global la constituye la tercera parte del haber hereditario. 2) Si hay más de cuatro hijos, la cuota legitimaría global la constituye la mitad del haber hereditario. Los hijos se cuentan por cabezas y los demás descendientes por estirpes (art. 79.2 CDCB). En el cálculo de número de hijos o descendientes para saber si son cuatro o menos o más de cuatro, se tienen en cuenta los hijos supervivientes y las estirpes de los premuertos. Con respecto a los hijos (art. 42.2 CDCB), hacen número ellegitimario instituido heredero, el renunciante, el desheredado, el que ha otorgado definición (art. 50 CDCB) o finiquito (art. 80 en relación con el arto 77 CDCB) y el declarado indigno. Cuando se habla de descendientes se hace referencia al caso en que algún hijo no haya podido heredar (por premoriencia -art. 761 CC-, desheredación -art. 857- o indignidad -art. 761 CC-) de forma que son llamados a la legítima sus descendientes por estirpes, en virtud del derecho de representación (arts. 924 y 929 CC), Cuando los legitimarios son padres, en Mallorca y Menorca, su cuota legitimaria global la constituye la cuarta parte del haber hereditario que se divide de la siguiente forma: 1) Si los dos padres viven la cuota legitimaria (la cuarta parte del haber hereditario) se divide entre los dos. 2) Si alguno ha premuerto la cuota legitimaría corresponde íntegramente al superviviente. En este punto, hay que señalar que la CDCB no prevé otros casos de incapacidad para heredar la totalidad de la legítima global más que la ptemoriencía del padre al hijo causante, por tanto, dicha solución no debe aplicarse en los otros casos de falta de sucesión en la legítima (desheredación, indignidad y repudiación). En estos supuestos habrá que aplicar el arto 42.3 CDCB relativo a la legítima individual y la cuota no satisfecha incrementará la parte de libre disposición. Cuando los legitimarios son padres, en Ibiza y Formentera, el arto 79 CDCBse remite a los artículos 809 y 810, párrafo 1º del CC y su cuota legitimaria global es: 1) La mitad del haber hereditario, cuando no concurren con cónyuge ni pareja estable.

Al valor neto del relictum se le añade contablemente el llamado donatum, siendo éste las liberalidades computables (el valor de los bienes donados por el causante a favor de cualquier persona =art, 47.3 CDCB-). 7.1. 2. Valoración o avalúo

Según el arto 47 CDCB, los criterios de valoración son: a) El relictum se computa por el valor que tenían los bienes al fallecimiento del causante (art. 47.2 CDCB). b) Las donaciones computables se valoran por el valor que tenían al ocurrir el fallecimiento (art. 47.3 CDCB): - previa deducción o resta de las mejoras útiles y de los gastos extraordinarios de conservación o reparación, costeados por el beneficiario; - con agregaClon o suma del importe de los deterioros causados por culpa del beneficiario que hubieran disminuido el valor del bien donado. En este punto, la CDCB se separa del art. 1045 CC, que sigue un criterio contrario a los de adición y deducción de la CDCB, al disponer que los bienes donados se valorarán por el valor que tengan al tiempo en que se evalúen los bienes hereditarios (o sea normalmente al tiempo de la partición) y que el aumento o deterioro físico posterior a la donación y aún su pérdida total, causal o culpable, son cargo y riesgo o beneficio del donatario. Los criterios de valoración, según reiterada jurisprudencia, no se limitan al valor catastral de los bienes y derechos objeto de valoración, sino al valor real de mercado, ajustado a las circunstancias del caso. Sobre esta cuestión de simple prueba se centran gran parte de la litigiosidad sobre las legítimas. 7.1.3. Cálculo de la base legitimaria global

El total resultante de la suma del relictum y del donatum proporciona la base partible sobre la cual se determina la legítima como valor global destinado a todos los legitimarios. Cuando los legitimarios son hijos o descendientes, su cuota legitima-

2106

TRATADO DE DERECHO

DE SUCESIONES.

TOMO 1I

CAP. 48.-LA LEGÍTIMA Y LA DEFINITIO

EN LAS ISLAS BALEARES

2107

2) La tercera parte del haber hereditario cuando concurren con el cónyuge viudo o la pareja estable.
3) La legítima reservada a los padres se dividirá entre los dos por partes iguales, y si uno de ellos hubiere muerto, recaerá toda en el progenitor sobreviviente.

7.2.
7.2.1.

Cuantificación de la legítima individual: la distribución de la legítima entre los legitimarios y la imputación legitimaria
La legitima individual de los hijos y descendientes

Como ya hemos señalado anteriormente, la remisión del art. 79 CDCB a los arts. 809 y 810, párr. 1º del CC se hace «en cuanto no contradiga lo preceptuado en este Capítulo (art. 79 in fine) », con lo cual habrá que entender, de acuerdo a una interpretación lógica y sistemática, que, trasladados esos dos artículos del CC a la sucesión de un causante pitiuso, si ese causante no deja hijos ni descendientes, pero sí padres y cónyuge, los padres tendrán en todo caso derecho a la mitad de la herencia, y no a un tercio, pues de lo contrario, se estaría admitiendo implícitamente la condición legitimaria del viudo (CAAoONA GUASCH, Lecciones de Derecho civil balear, 2004, pp. 448-449). Finalmente, resta referimos al cálculo de la legítima global del cónyuge viudo o pareja estable (véase art. 13 LPE) en Mallorca y Menorca (puesto que en Ibiza y Formentera, el cónyuge viudo no es legitimario), la cual variará según quiénes sean los otros legitimarías. De forma que: - Si el cónyuge viudo concurre con la línea recta descendiente, la legítima vidual será el usufructo de la mitad del haber hereditario. - Si el cónyuge viudo concurre con los padres como legitimarios, porque no hay hijos ni descendientes, el usufructo será de dos tercios del haber hereditario. - En los otros casos, el cónyuge viudo tendrá, en concepto de legítima, el usufructo universal. Finalmente, sobre la cuestión del instrumento formal para el cálculo de la legítima global, es diferente según estemos ante una legítima de bienes o de dinero: - Si el legitimario es «pars bonorum», el inventario y avalúo, o sea el cálculo de la legítima global, se debe verificar en la correspondiente partición y ser otorgada por todos los legitimarios. Esto significa que dicho inventario y avalúo también lo hacen los legitimarios o, por lo menos, le prestan su conformidad expresa. - Si la legítima es de dinero, el inventario y avalúo, aunque puede constar en la partición, puede realizarse en cualquier documento aparte y lo verifica el heredero.

La legítima global coincide con la legítima individual si, al morir el causante, hay un único legitimario en la herencia. Si no es así, y hay varios legitimarios, la legítima individual será la que resulte de dividir la porción legitimaria global por el número de legitimarios vivos y estirpes de los premuertos (arts, 42.2 y 79.2 CDCB). Aquí hacen de divisor todos los designados como legitimarios por derecho propio, es decir, los hijos que sobreviven al causante o que, no sobreviviéndole, dejan descendencia, puesto que el premuerto sin descendencia no divide la legítima, cosa que favorece a los demás legitimarios que dividirán por menos. Cuando se habla de descendientes se hace referencia al caso en que algún hijo no haya podido heredar (por premoriencia -art. 761 CC-, desheredación =art, 857- o indignidad =art, 761 CC-) de forma que son llamados a la legítima sus descendientes por estirpes, en virtud del derecho de representación (arts. 924 y 929 CC). En definitiva, hacen número para fijar la legítima de los hijos, los legitimarios supervivientes al causante y los premuertos que han dejado estirpe, incluyendo así allegitimario instituido heredero, al renunciante, al desheredado, al que ha otorgado definición (art. 50 CDCB) o finiquito (art. 80 en relación con el arto 77 CDCB) y al declarado indigno, sin perjuicio de la representación en los casos de indignidad y desheredación previstos en los arts. 761 y 857 CC. Finalmente, hay que señalar que el art. 42.2 CDCB dice que para fijar la legítima harán número el desheredado, mientras que el art. 80 CDCB habla de que hace número sólo el desheredado justamente, en concreción del tipo de desheredación que puede ser justa o injusta y de las diferentes consecuencias que tiene cada tipo de desheredación, según los arts. 83.1 CDCB y 851 CC (aplicado supletoriamente). Consecuencias que, en Ibiza y Formentera, son distintas de las previstas por el art. 46.4 CDCB, para Mallorca y Menorca, en atención a los diferentes principios sucesorios que rigen la sucesión en cada isla (ej.: Los principios de incompatibilidad de títulos sucesorios y de necesidad de la institución de heredero que rigen en Mallorca y Menorca, pero no en Ibiza y Formentera -arts, 6, 7, 14.1 Y69 CDCB-). En los casos en los que no haya de satisfacerse la legítima individual (por ejemplo: por repudiación, por indignidad o desheredación justa si no juega el derecho de representación, o porque el legitimario otorgó definición [art. 50.5 CDCB] o finiquito [art. 77.2 CDCB]), la legítima individual que no ha de satisfacerse incrementa la parte de libre disposi~.

h

:-'f~1'~~;
2108
TRATADO DE DERECHO DE SUCESIONES. TOMO JI

- .í

..t ¡

CAP. 48.-lA LEGÍTIMA

Y lA DEFINITIO

EN LAS ISLAS BALLARES

2109

ción y no hay acrecimiento entre legitimarios (arts. 42.3 y 83.1 CDCB), sin perjuicio de que, si la legítima se atribuye a título de heredero o legado, pueda tener lugar el acrecimiento entre ellos por estos títulos. Todo ello a diferencia del art. 985 CC, que sigue el criterio contrario al disponer que «si la parte repudiada fuere la legítima, sucederán en ella los coherederos (entiéndase colegitimarios) por su derecho propio, yno por el derecho de acrecer»; de forma que su cuota legitimaria individual se verá aumentada por derecho propio porque dividirán por menos. En resumen, la fórmula matemática para calcular la legítima individual es: La cantidad resultante de la suma del relictum y el donatum (base legitimaria global) se multiplica por el porcentaje de la legítima global aplicable (1/3 si son 4 o menos hijos y 1/2 si son más de cuatro hijos, donde no se cuentan los premuertos sin descendiencia) y el importe resultante se divide por el número de legitimarios (o sea, por la suma de todos los hijos supervivientes o premuertos con descendencia). El resultado es el haber hereditario de cada legitimario individualmente considerado. 7.2.2.
La legitima individual de los padres

1

.
(

concurran o no con el cónyuge viudo o la pareja estable. Como ya hemos inelicado, señala CARDONA GUASCH (Lecciones de Derecho civil balear, 2004, Pl': 448-449) que la remisión del arto 79 CDCB a los arts. 809 y 810, párr. 1 del CC se hace en cuanto no contradiga lo preceptuado en la CDCB, con lo cual habrá que entender, de acuerdo a una interpretación lógica y sistemática, que, trasladados esos dos artículos del CC a la sucesión de un causante pitiuso, si ese causante no deja hijos ni descendientes, pero sí padres y cónyuge o pareja estable, los padres tendrán en todo caso derecho a la mitad de la herencia, y no a un tercio, pues de lo contrario, se estaría admitiendo implícitamente la condición legitimaria del viudo .
Q

!

2) Si uno de los padres ha premuerto, toda la cuota legitimaria global re caerá sobre el sobreviviente (art. 810.1 CC).
7.2.3. La imputación

Cuando los legitimarios son padres, en Mallorca y Menorca, su cuota legitimaria global la constituye la cuarta parte del haber hereditario y su legítima individual es: 1) Si los dos padres viven su legítima individual es la mitad de dicha cuarta parte del haber hereditario. 2) Si alguno ha premuerto, la legítima individual del superviviente es la cuarta parte del haber hereditario. En este punto, hay que señalar que la CDCB no prevé otros casos de incapacidad para heredar la totalidad de la legítima global más que la premoriencia del padre al hijo causante, por tanto, dicha solución no debe aplicarse en los otros casos de falta de sucesión en la legítima (desheredación, indignidad y repudiación) y no cabe entender que al padre que acepte la legítima le corresponderá la cuota legitimaria global íntegra cuando el otro ha sido desheredado, es indigno o ha renunciado a la herencia. Todo ello, máxime cuando en la línea ascendente no juega el derecho de representación en la legítima (art. 925.1 CC). En estos supuestos habrá que aplicar el arto42.3 CDCB relativo a la legítima individual y entender que la legítima individual no satisfecha incrementa la parte de libre disposición. Cuando los legitimarios son padres, en Ibiza y Formentera, su legítima individual es (art. 79 CDCB y arts. 809 y 810 CC): 1) Si ambos padres viven, les pertenece la mitad de la mitad del haber hereditario de los hijos (art. 809 CC), con independencia de que

La imputación es la operación que consiste en reconducir contablemente los diversos elementos computados en el cálculo de la base legitimaria global, a la parte de la herencia (legítima o de libre disposición) con cargo a la cual se entienden atribuidos y, en especial, reconducirlos al haber individual del legitimario a efectos de los arts. 48.7, 50, 77 Y 81.3 CDCB. La imputación no es propiamente una operación de cálculo de la legítima individual, sino de cálculo de lo ya satisfecho en concepto del legítima y de la cantidad restante y pendiente de entrega al legitimario. Por tan.to, la imputación es un descuento de lo ya atribuido por el causante a título de herencia, legado, donación, definición, finiquito, etc. de la cantidad que resulta como legítima individual. 8.
PAGO DE LA LEGÍTIMA

8.1. La legítima pars 8.1.1.
Pago en bienes

bonorum

en Mallorca y Menorca

Al ser la legítima una cuota del activo líquido del caudal relicto, una vez deducidas las deudas, el legitimario no es heredero, pero sí adquirente, perceptor o derecho habiente de la porción de bienes adjudicados para pagar su haber hereditario en la legítima. Al pagar la legítima pars bonorum, hay que tener en cuenta unos aspectos ya comentados anteriormente: 1) Los legados de cosa específica y la asignación o distribución de bienes determinados a favor de los legitimarios deben ser respetados por el heredero (art. 48.2 CDCB). 2) La institución de heredero, la asignación o distribución de bie-

2110

TRATADO DE DERECHO DE SUC~~S[ONES. TOMO 1I

CAP. 48.-Lll. LEGÍTIMA Y LA DEFINITIO EN LAS ISLAS BALEARES

2111

nes, el legado y la donación a favor de legitimarios se imputa en satisfacción de la legítima (art. 48.7 CDCB). En relación con el usufructo del cónyuge viudo, el mismo es conmutable por un capital o por un lote de bienes por remisión del arto 48.8 CDCB al CC (arts. 839 y 840 CC).
3)
i

en que el legitimario carece de esta atribución por el causante; y tampoco puede ser el único interesado en la herencia pues el testamento decaería por falta de institución de heredero (art. 14 CDCB). Por tanto, la existencia en la herencia de un simple legitimario supone para el heredero aunque sea único en la sucesión (CANALS PRATS, Lecciones de Derecho civil balear, 2004, pp. 440-441):
1) Que no puede proceder a la manifestación de la sujeción a las normas de las particiones del CC.

!

I

En este tipo de legítima pars bonorum la posición jurídica del legitimario es la siguiente (cfr.: CANALS PRATS, Lecciones de Derecho civil balear, 2004, p. 439): El legitimario es copropietario o cotitular de todos los bienes hereditarios, mientras no se practique la partición y, en su condición de tal, es partícipe de la comunidad hereditaria.
1)

I
.I
1

I
I

2) Al ser copropietario del caudal, la legítima debe ser pagada en bienes de la herencia, lo que significa que en la partición correspondiente deben cubrirse los haberes hereditarios de cada uno de los legitimarios con bienes de la herencia a través del concepto de «adjudicación particional» del art. 1035 CC (por tanto, no debe entenderse que se trata de un crédito del cual es deudor el heredero).
3) Debe respetarse en las adjudicaciones particionales a favor de los legitimarios el criterio de homogeneidad de lotes del arto 1061 Cc.

Que se le priva de la facultad de auto-adjudicación de los bienes heredi tarios. 3) Que no cabe la inscripción directa de sus bienes desde la muerte del causante sino que sólo puede proceder a la anotación preventiva de su derecho hereditario sobre el conjunto del patrimonio relicto y si quiere adjudicarse bienes tiene que proceder a la partición con el legitimario.
2) 4) Que no tiene la accionabilidad sobre bienes o derechos concretos y debe proceder conjuntamente con el legitimario, salvo que dichas acciones redunden en beneficio de la comunidad de partícipes. 5) Que no tiene la disponibilidad de bienes concretos, siendo preciso el concurso del legitimario para ello. 6) Que los acreedores del heredero no pueden embargar bienes concretos sino sólo el derecho hereditario.

En la partición otorgada por los herederos deben intervenir, por sí o debidamente representados, todos los legitimarios para aceptar las adjudicaciones de bienes en concepto de legítima.
4) 5) Los legitimarios tienen las acciones de petición y división de la herencia y para promover el juicio de testamentaría (art. 47.1 CDCB). 6) Los legitimarios no responden de las deudas de la herencia, que simplemente disminuyen el montante de la porción legitimaria. En este caso, tienen derecho a:

a)

La anotación preventiva del derecho hereditario.

b) La legitimación activa necesaria para intervenir junto con el heredero en la partición o disposición de bienes o derechos concretos, sin cuyo concurso no es válida. Pero no existe el derecho a la afección de los bienes hereditarios. 7) El principal efecto de este tipo de legítima es que deja sin efecto la figura del «heredero único». La aparición de este legitimario junto con el heredero único implica que haya al menos dos interesados en la herencia, dos copartícipes, dos intervinientes necesarios en la partición, dos disponentes en las disposiciones extra y pre-particionales de los bienes hereditarios. Este legitimario no puede ser heredero, porque se trata de un caso
.1 .1:

7) Que el dominio y la titularidad de los bienes y derechos y deudas del caudal no desaparece, sino que corresponde a la comunidad hereditaria; o sea, que todos los partícipes del caudal deben actuar mancomunadamente para actos de disposición y por mayoría para los de administración, según las normas de la comunidad ordinaria (art. 392 CC). En conclusión, para que el heredero único pueda conseguir todos los derechos que ha perdido por su concurrencia con legitimario pars bonorum, debe proceder previamente a la partición de los bienes hereditarios.
8.1.2. Pago en metálico

El arto 48.1 CDCB admite la posibilidad de que la legítima pars bonorum se pague con dinero si el testador lo ha autorizado o si lo autoriza el heredero distribuidor (art. 18.4 CDCB) cuando el testador no se lo haya prohibido. La legitimación para convertir la legítima en un crédito corresponde únicamente al heredero. Esta previsión de pago en metálico tiene como fin dar al heredero

2112

TRATADO DE DERECHO

DE SUCESIONES.

TOMO 11

CAP. 48.-LA LEGíTIMA

Y LA DEf7NITlO EN LAS ISLAS BALEARES

2113

la total disponibilidad del caudal relicto desde la muerte del causante y evitar la división de los patrimonios familiares; en especial, fincas o explotaciones. El pago en dinero puede hacerse con dinero hereditario porque lo hay en la herencia o extrahereditario. Cuando la legítima puede ser pagada en dinero, nos encontramos ante un crédito, de origen legal, contra el o los herederos, que supone la conversión de la legítima pars bonorum en pars oaloris bonorum en el momento del pago, como si fuera una dación en pago o una obligación facultativa.
NALS PRATS,

- Dejar clara la libre disponibilidad del heredero de todo el caudal, sin que el legitimario tenga por ello ni siquiera un crédito contra la herencia sino personal contra el heredero. 5) El crédito dellegitimario devenga el interés legal desde la liquidación (art. 48.3 CDCB).
6) El pago del crédito del legitimario está garantizado con todos los bienes de la herencia (art. 48.6 CDCB). Respecto de terceros y en garantía de los legitimarios es aplicable, en lo pertinente, el art. 15 LH, al tratarse de un legitimario que no posee a su favor la garantía de promover juicio de testamentaría, ni la garantía de la copropiedad del caudal.

Veamos las características que tiene este pago en metálico (cfr.: CA. Lecciones de Derecha civil balear, 2004, pp. 442-443):

8.1.3.

Valoración de los bienes para pagar la legitima

1) La decisión de pago en metálico por parte del heredero sólo surte efecto si se comunica fehacientemente a los legitimarios en el plazo de un año desde la apertura de la sucesión (art. 48.4 CDCB) o desde el día en que queda efectuada definitivamente la elección de heredero o distribución de bienes en el caso de existir heredero distribuidor (art. 18.4 CDCB). 2) El pago ya notificado debe realizarse dentro del año siguiente a la comunicación, si la legítima no supera la tercera parte de la herencia, y, en término de dos años, en caso contrario (art. 48.4 CDCB). Dichos plazos deben contarse desde el día en que queda efectuada definitivamente la elección de heredero o distribución de bienes en el caso de existir heredero distribuidor (art. 18.4 CDCB). Transcurridos los plazos señalados sin que se haya efectuado el pago de la legítima, puede el legitimario reclamarlo judicialmente (art. 48.5 CDCB). 3) No cabe la posibilidad de que, en lugar de pagar con dinero extrahereditario, se pague con bienes extrahereditarios, puesto que, al ser una obligación de dinero extrahereditario de estricta configuración legal, fuera de esta forma de pago, el heredero no puede imponer otra al legitimaría. Pero si hubiera acuerdo entre el heredero y los legitimarios en la forma de pago en bienes extrahereditarios, aquél sería válido y eficaz, aunque lo que operaría sería una dación en pago, pues se pagó con un objeto diferente al debido. 4) Cabe pagar con dinero hereditario si el heredero así lo decide aunque la autorización de pago en metálico extrahereditario perderá su sentido, si no hay dinero en la herencia, por cuanto su finalidad es: - Liberar al heredero de proceder a la venta de bienes hereditarios para recabar el capital a pagar a los legitimarios y mantener así la unidad de explotación, destino o titularidad que pertenecía al causante.

La valoración de los bienes para pago de legítima se verifica por el valor que tuvieren los bienes hereditarios al tiempo de la liquidación, más los frutos y rentas producidos desde la muerte del causante (art. 48.3 CDCB). El caudal relicto, a efectos de legítima, debe determinarse a la muerte del causante y valorarse en el momento de la liquidación o de pago de la legítima. En la legítima surge el problema de su determinación cuantitativa cuando el valor de los bienes al tiempo de satisfacerla hubiere variado con relación al momento de su fijación. El notario FERRER PON S (Comentarias al Código Civil y Compilaciones Forales, 2000, pp. 855-857) señala que, determinada la legítima al fallecimiento del causante y obtenido un valor, y valorados de nuevo los bienes en el momento de satisfacerla, y suponiendo que los bienes han aumentado de valor; la legítima debe sufrir las alteraciones de valor que dichos bienes sufran. Ya la doctrina antigua (PASCUAL GONZÁLEZ, Derecho civil de Mallorca. Herencias y otras especialidades [orales, p. 214), señalaba que: «en Mallorca, el legitimario es afectado por el aumento o disminución de valor de los bienes hereditarios, ocurrido por causas espontáneas: de antigua costumbre, la masa hereditaria se fija, en cuanto a los bienes por los que poseía el causante a su fallecimiento, y en cuanto al valor por el que tienen al tiempo de liquidarse la legítima». 8.2. La legítima pars oaloris bonorum en Ibiza y Formentera Según la Exposición de Motivos de la Ley 8/1990, de 28 de junio, sobre la Compilación del Derecho Civilde Baleares, se mantiene la consideración de la legítima pitiusa como pars oaloris bonorum qua in specie heres soloere debet. Sin embargo, en el articulado de la CDCB, no se contiene ningún pronunciamiento a modo de regla general que establezca que la legítima deba satisfacerse en bienes de la herencia (qua in specie), sino

1
\
l..

.~

2114

TRATADO DE DERECHO

DE SUCESIONES.

TOMO 11

1;
,,:

CAP. 48.-LA LEGÍTIMA Y LA DFFINITIO EN LAS ISLAS BALEARES

que el art. 81 CDCB se limita a decir que el heredero o sucesor contractual puede satisfacer el importe de la legítima en dinero, aunque no lo haya en la herencia, siempre que el testador o instituyente no hubiere dispuesto lo contrario. Dicho esto, veamos la regulación del pago de la legítima pitiusa en la CDCB. 8.2.1. La posición jurídica del obligado al pago de la legitima

I
J

2115

importe se cifra en una parte del valor de los bienes hereditarios, garantizado con una afección real que grava dichos bienes. Por tanto, respecto a la posición jurídica dellegitimario podemos señalar que: 1) El legitimario no es un heredero, ni un copropietario de los bienes hereditarios. 2) El legitimaría no tiene acción de petición ni de división de herencia (art. 82.4 CDCB). 3) El legitimario no tiene derecho de retracto en caso de que el heredero venda bienes hereditarios (art. 82.3 CDCB). 4) El legitimario tiene derecho de retracto en caso de cesión del derecho a legítima por un legitimario a un tercero que no lo sea (art. 82.2 CDCB). 8.2.3. Pago de la legitima

1
f

I

En primer lugar, hay que señalar que ellegitimario (a diferencia de Mallorca y Menorca) es simple acreedor de un valor patrimonial: su derecho consiste en la titularidad de un derecho de realización de un valor y no es un coheredero ni copropietario. Por ello, el obligado a satisfacer la legítima, esto es, el heredero, cuenta con una amplia serie de derechos (véase: CARDONA GUASCH, Lecciones de Derecho civil balear, 2004, p. 450): 1) A aceptar la herencia y, desde el momento en que el designado heredero o sucesor acepta, puede ser demandado por el legitimario en orden a la reclamación de su legítima. 2) A inscribir a su nombre, en los registros públicos, sin intervención de legitimarios, los bienes heredados o recibidos en donación. La inscripción en el Registro de la Propiedad se efectúa «sin perjuicio de los derechos legitimarios de ...»; es decir, en el cuerpo de la inscripción, se practica la afección real a favor del legitimario por el cauce de la mención regulada en el artículo 15 LB. 3) A enajenar o gravar los bienes hereditarios por cualquier título, sin intervención de legitimarios. La enajenación o gravamen se hace sin perjuicio de la afección real de la legítima (arts. 81.2 y 82.1 CDCB). En caso de enajenación de bienes de la herencia, el legitimario no tiene derecho de retracto (art. 82.3 CDCB). 4) Al señalamiento o concreción del contenido de la legítima, en bienes o en dinero. El heredero tiene la posibilidad de satisfacer el importe a que asciende la legítima en metálico, aunque no lo haya en la herencia, siempre y cuando el causante no haya prohibido esta posibilidad (art. 81.1 CDCB). 5) A asignar a los hermano/as soltero/as que vivan en su casa y compañía una legítima consistente en alimentos y habitación (art. 81.3 en relación con el art. 85 CDCB). 6) A que se le otorgue, una vez cumplida la obligación de pago de legítima, escritura de carta de pago de legítima y se cancele la mención legitimaria correspondiente (art. 15 LH). 8.2.2. La posición jurídica dellegitimario

I

En este apartado, hay que señalar que el importe de la legítima, fijado el día de la muerte del causante, variará según las alteraciones intrínsecas del valor de los bienes de la herencia hasta el momento de efectuarse el pago (art. 81.4 CDCB). Asimismo, la legítima devengará el interés legal de su importe desde la muerte del causante aunque el pago se efectúe en bienes hereditarios (art. 81.3 CDCB), siempre que ellegitimario no vivaen casa y compañía del heredero o del usufructuario universal de la herencia y a sus expensas (se trata del titular de un derecho de habitación -art. 85 CDCB-), en cuyo caso la legítima no satisfecha no devengará intereses mientras se produzca dicha convivencia. Cuando se trata de una legítima satisfecha por la imputación a un legado, señalamiento o asignación de cosa específica hereditaria, el legitimario favorecido hará suyos, en lugar de intereses, los frutos o rentas que la cosa produzca a partir de la muerte del causante. . La acción para exigir la legítima prescribe a los treinta años a contar desde la muerte del causante (art. 83.2 CDCB). No correrá este plazo respecto dellegitimario en tanto viva en casa y compañía del heredero o del usufructuario universal de la herencia y a sus expensas (art. 85 CDCB).Si ese legitimario habitacionista fallece en tal situación habiendo transcurrido del plazo prescriptivo, la prescripción sí opera (a favor del heredero), siempre que el legitimario habitacionista no hubiere reclamado su legítima judicial o extrajudicialmente, ni la hubiera mencionado en su testamento. 9.
EL SUPLEMENTO DE LEGÍTIMA

Por su parte, el legitimario ostenta un derecho de crédito, cuyo

El legitimario a quien el testador instituye heredero o legatario,

',;~
2116
TRATADO DE DERECHO DE SUCESIONES. TOMO II
!.

CAP. 48.-LA l.EGÍTIMA Y LA DEHNi110 EN l.AS ISLAS BALEARES

2117

asigna o distribuye bienes o le hace una donación (arts. 48.7 y 8l.3 CDCB) en un valor inferior a lo que tiene derecho a percibir como legítima, puede pedir el complemento hasta el límite. En las Illes Balears aplicamos, por supletoriedad, las reglas del CC relativas a la acción de suplemento (arts. 815 y 817 CC) y, por tanto, sólo cabe resaltar las referencias concretas que la CDCB hace a esta cuestión. Hay que señalar que la demanda de suplemento de legítima, al igual que la de reclamación de legítima, puede ser objeto de anotación preventiva en el Registro de la Propiedad según autoriza el arto 48.5 CDCB. Se trata de una posibilidad amparada por el criterio de numerus opertus de tipos de anotaciones preventivas siempre que tengan cobertura legal (art. 42.10 LH). 10. LA
INTANGlBILIDAD CUALITATNA DE LA LEGÍTIMA

y

sienta en la falta de intangibilidad cualitativa de su legítima (DíEZ-PlCAZO GULLóN, Sistema de Derecho civil, 2006, p. 443). 11. LA
INDISPONIBILIDAD DE LA LEGÍTIlVIA FUTURA.

Los

PACTOS DE DEFINICIÓN

Y

DE FINIQUITO

A diferencia del CC que califica de nula toda renuncia o transacción sobre la legítima futura entre el que la debe y sus herederos forzoso (art. 816 CC), la CDCB admite dos negocios jurídicos que suponen un pacto sobre la legítima futura: el negocio de definición aplicable a la isla de Mallorca (arts. 50 y 51 CDCB) y el de finiquito propio de Ibiza y Formentera (art. 77 CDCB). Por el contrario, en Menorca no se admite este tipo de negocios (art. 65 CDCB). El otorgamiento de finiquito de legítima supone la renuncia a la legítima o a cuantos derechos hereditarios en la sucesión del ascendiente correspondan al legitimario a cambio de una donación, atribución o compensación del ascendiente al legitimario (art. 77.1 CDCB). Igualmente, en el pacto sucesorio de definición, los legitimarios pueden renunciar a todos los derechos sucesorios o sólo a la legítima que, en su día, pudieran corresponderles en la sucesión de sus ascendientes, en contemplación de alguna donación, atribución o compensación (art. 50.1 CDCB). El estudio del funcionamiento de ambos negocios o pactos sucesorios no nos corresponde en este tema, de forma que, sólo vamos a apuntar algunas cuestiones generales: 1) En la definición y en el finiquito, lo recibido por el renunciante debe ser objeto de computación contable (como donatum) para el cálculo de la base legitimaria global (arts. 47.3, 48.7, 50.5 Y77.3 CDCB). 2) El renunciante hace número para saber la alícuota (1/3 o 1/ 2) que pertenece a los legitimarios descendientes (arts. 42.1 CDCB) y hace número en la división de la base legitimaria global para el cálculo del valor de la legítima individual (arts. 42.2 y 80 CDCB). 3) La legítima individual que el renunciante no ha de cobrar porque ya se dio por pagado, incrementa la parte de libre disposición, sin acrecer a los demás legitimarios (arts. 42.3 y 77.2 CDCB). 4) El renunciante carece de acción para reclamar la legítima a la muerte de su ascendiente (art. 5l.1 CDCB) y de acción para reclamar el suplemento de legítima, dado que precisamente uno de los presupuestos del suplemento es que el legitimario que haya recibido una atribución no se haya dado por completamente pagado de la legítima que le corresponde (CARDONA GUASCH, Lecciones de Derecho civil balear, 2004, p. 417). 5) El heredero (el obligado al pago de las legítimas) goza de una

10.1. El principio general y sus excepciones La regla general en esta materia es la de prohibición al testador de poder imponer sobre la legítima gravamen, condición o sustitución de ninguna especie (art. 813.1 CC aplicable por supletoriedad a las Illes Balears). No obstante, en el ámbito del CC, esta regla general ha sido excepcionada por la Ley 41/2003, de 18 de noviembre, de protección patrimonial de las personas con discapacidad, que permite al testador establecer una sustitución fideicomisaria en la que sean fiduciarios los hijos o descendientes judicialmente incapacitados y fideicomisarios los colegitimarios (arts. 808.4 y 813.2 CC). En relación con las Illes Balears, hay que señalar que la reforma introducida por la Ley 41/2003 en el CC sobre dicha cuestión no es de aplicación a les Illes Balears por tener ésta competencia legislativa en materia de Derecho civil propio (art. 30.27 EAlB) Yser la legítima una materia de Derecho civil propio. 10.2. Cautelas de opción compensatoria El arto 49 CDCB, aplicable a Mallorca y Menorca, regula la llamada «cautela socini- que supone la posibilidad de imponer un gravamen o una limitación al legitimario, compensándole con una disposición a su favor de un valor superior a su legítima estricta. En estos casos, si el legitimario no acepta las cargas o limitaciones que se le imponen, se reducirá su derecho a la legítima estricta; de forma que, puede optar entre aceptar la disposición en la forma establecida por el causante o hacer suya sólo la legítima estricta, libre de toda carga o gravamen. Con respecto a este tipo de cautelas, no se ven razones de orden público ni de orden moral que puedan impedir que un legitimario con-

1

2118

TRATADO DE DERECHO DE SUCESIONES.

TOMO II

CAP. 48.-LA LEGÍTIMA Y LA DEFINITlO EN ¡.AS ISLAS BALFARES

2119

excepción procesal ante cualquier reclamación del legitimario renunciante, que la tradición jurídica balear denomina «exceptio pactum non petendo», porque se entiende que el legitimario se comprometió precisamente a no pedir nada más en concepto de legítima (FERRER VANRELL, Lecciones de Derecho civil balear, 2004, p. 460). 12. LA
EXCLUSIÓN DE LA LEGÍTIMA: PRETERICIÓN YDESHEREDAMIENTO

judicial de investigación de paternidad iniciado con posterioridad al fallecimiento del causante. e) Cuando el testador, respetando las legítimas, hubiere ordenado que valga el testamento aun en el supuesto de preterición no intencional. Por lo que se refiere a Ibiza y Formentera, la falta de reglas propias sobre preterición nos lleva a aplicar, supletoriamente, el CC, con los siguientes efectos: 1) La preterición intencional en general y la no intencional de padres se regula por el arto 814.1 CC y, por ello, se corrige el testamento sólo en lo estrictamente necesario para garantizar la intangibilidad cuantitativa de la legítima del legitimario omitido. 2) La preterición no intencional de un legitimario descendiente puede anular el testamento o, por lo menos, la institución de heredero (art. 814 CC). 3) Cuando la preterición no se produce en un testamento, sino en un pacto sucesorio, en lugar de aplicar supletoriamente el arto 814 CC, hay que aplicar un regla propia para Ibiza y Formentera. En este punto, el art. 74.3 CDCB establece el mantenimiento de los efectos del pacto sucesorio, sin perjuicio de que el legitimario pueda reclamar su legítima. Finalmente, y con respecto a la preterición de descendientes, hay que resaltar la regla de que no es preterición la omisión de las estirpes de los hijos, si éstos han sido citados en el testamento. Así lo dispone el art. 46 CDCB al señalar que: «No se considerarán preteridos los descendientes de un descendiente no preterido que hubiese premuerto al testador- (cfr. arto 814 CC). Los descendientes no mencionados de un hijo no preterido representan a éste en la sucesión del ascendiente (véase el art. 42.2 CDCB -«las estirpes de los prernuertosv- en relación con el art. 761 CC). 12.2. La desheredación La desheredación es una disposición testamentaria por virtud de la cual se priva a un legitimaría de su derecho de legítima en virtud de alguna de las causas prevenidas en la ley (art. 8'i8 CC). En las mes Balears, en materia de desheredación, se aplican, supletoriamente, las reglas del Código Civil,en todo aquello no regulado por la CDCB y por la Ley 3/2009 de 27 de abril, de modificación de la Compilación de Derecho Civil de las Illes Balears, sobre causas de indignidad sucesoria y desheredamiento. . La desheredación puede hacerse en testamento (art. 849 CC), en

La privación válida de la legítima a un legitimario sólo puede disponerse por desheredación o por preterición. La preterición viene regulada en el art. 46 CDCB, para Mallorca y Menorca. Respecto a la desheredación, la CDCB sólo hace algunas referencias a la misma, rigiéndose en lo demás, supletoriamente, por el CC. 12.1. La preterición La preterición supone la omisión de un legitimaría en el testamento, sea una omisión intencionada o no. En relación con Mallorca y Menorca, de la regulación del art. 46 CDCB de la preterición podemos destacar: 1) La preterición de un legitimario con conocimiento de su existencia por parte el testador presupone que ésta es realmente su voluntad testamentaria (preterición intencional) y, por ello, se corrige el testamento sólo en lo estrictamente necesario para garantizar la intangibilidad cuantitativa de la legítima dellegitimario omitido (art. 46.1 CDCB). 2) El olvido o preterición no intencional de un legitimario ascendiente hace presumir que podría haber sido otra la voluntad testamentaria pero no anula el testamento, quedando a salvo al preterido el derecho a exigir lo que por legítima le corresponde (art. 46 CDCB). 3) El olvido o preterición no intencional de W1 legitimario descendiente hace presumir que podría haber sido otra la voluntad testamentaria y se puede anular el testamento a instancias del preterido durante un plazo de cuatro años a contar desde la muerte del causante (art. 46.2 CDCB). 4) A pesar de lo señalado en el punto anterior, hay supuestos en los que el olvido o preterición no intencional de un legitimario descendiente no permite anular el testamento, sino sólo da derecho a reclamar su legítima (art. 46.2 CDCB): a) Cuando el testador ha instituido únicos herederos a sus hijos, descendientes o cónyuge. b) Cuando la filiación del preterido resultare de procedimiento

2120

TRATADO DE DERECHO

DE SUCESIONES.

TOMO II

CAP. 48.-LA LEGÍTIMA Y LA DEFlNrrJO EN LAS ISLAS BALEARES

2121

donación universal (en Mallorca -art. 8 CDCB-) y en pacto sucesorio (en Ibiza y Formentera -arto 73-). Para ser válida, la desheredación ha de hacerse con expresión de la causa en que se funde, que no puede ser otra que la señalada en la ley, la cual debe ser cierta (arts. 46.4; 8.2; 7 bis.3; 69 bis.3 Y74.1 CDCB yarts. 850-852 CC). 12.2.1. Causas de desheredación

Para Mallorca y Menorca, con respecto a las causas de desheredación de hijos y descendientes, lo son las previstas en el arto 7 bis.l (causas: a, b, d, e, f, g) CDCB como causas de indignidad y, supletoriamente, se aplican las causas de desheredación del arto 853 CC y las causas de incapacidad por indignidad para suceder del art. 756.2º, 3º, 5º Y 6º CC, en la medida en que no coincidan con las recogidas en la CDCB. Con respecto a las causas de desheredación de padres (ya que son los únicos ascendientes legitimarías), lo son las previstas en el arto 7 bis.l (causas: a, b, e, d, e, f, g) CDCB como causas de indignidad y, supletoriamente, se aplican las causas de desheredación del arto 854 CC y las causas de incapacidad por indignidad para suceder del arto 756.1º, 2º, 3º, 5º Y6º CC, en la medida en que no coincidan con las recogidas en la CDCB. Y, finalmente, Con respecto a las causas de desheredación del cónyuge o pareja estable (art. 5.5 LPE), lo son las previstas en el arto 7 bis.l (causas: a, b, d, e, f, g) CDCB como causas de indignidad y, supletoriamente, se aplican las causas de desheredación del arto 855 CC y las causas de incapacidad por indignidad para suceder del arto 756.2º, 3º, 5º Y 6º CC, en la medida en que no coincidan con las recogidas en la CDCB. El arto 7 bis CDCB señala: «1. Son indignos para suceder: a) Los condenados en juicio penal por sentencia firme por haber atentado contra la vida o por lesionesgravescontra el causante,su cónyuge, su pareja estable o de hecho o alguno de sus descendientes o ascendientes. b) Los condenados en juicio penal por sentencia firme por delitos contra la libertad, la integridad moral y la libertad sexual,si el ofendido es el causante, su cónyuge, su pareja estable o de hecho o alguno de sus descendientes o ascendientes. c) Los privados por sentencia firme de la patria potestad, tutela, guarda o acogida familiar por causa que les sea imputable, respecto del menor o discapacitado causante de la sucesión. d) Loscondenados por sentencia firme a pena gravecontra los deberes familiares en la sucesión de la persona agraviada. e) Los que hayan acusado al causante de delito para el que la ley señale pena grave, si es condenado por denuncia falsa.

f) Los que hayan inducido u obligado al causante a otorgar, revocar o modificar las disposicionessucesorias, o le hayan impedido otorgarlas, modificarlaso revocarlas. g) Los que destruyan, alteren u oculten cualquier disposición monis causa otorgada por el causante. 2. La acción declarativa de indignidad sucesoria caduca a los cinco años contados desde que la persona legitimadapara ejercitarla la conozca o la hayapodido conocer; en todo caso caducauna veztranscurridos cinco años desde que el indigno para suceder hayatomado posesión de los bienes hereditarios. En los supuestos en que se exija sentencia condenatoria se esperará a que ésta sea firme. 3. Las causasde indignidad del punto 1 son tambiénjustas causasde desheredamiento. 4. En todo lo demás se aplica, supletoriamente,el Código Civil." Para Ibiza y Formentera, con respecto a las causas de desheredación de hijos y descendientes, lo son las previstas en el arto 69 bis.l (causas: a, b, d, e, f, g) CDCB como causas de indignidad y, supletoriamente, se aplican las causas de desheredación del art. 853 CC y las causas de incapacidad por indignidad para suceder del arto 756.2º, 3º, 5º Y6º CC, en la medida en que no coincidan con las recogidas en la CDCB. Y, con respecto a las causas de desheredación de padres (ya que son los únicos ascendientes legitimarios), lo son las previstas en el art. 7 bis.l (causas: a, b, e, d, e, f, g) CDCB como causas de indignidad y, supletoriamente, se aplican las causas de desheredación del arto 854 CC y las causas de incapacidad por indignidad para suceder del arto 756, 1º, 2º, 3º, 5º Y62 CC, en la medida en que no coincidan con las recogidas en la CDCB. El arto 69 bis CDCB tiene el mismo contenido que el art. 7 bis CDCB que hemos transcrito anteriormente. 12.2.2. Efectos de la desheredación

La desheredación justa priva de la legítima (art. 83.1 CDCB) y, si entraña también indignidad, priva de los derechos sucesorio s intestados. Cuando la desheredación de un descendiente esjusta, si el desheredado tiene hijos o descendientes legítimos, éstos ocuparán su lugar y conservarán los derechos respecto de la legítima (arts. 42.2; 80 y 83.1 CDCB y arts. 761 y 857 CC), todo ello por el juego del derecho de representación de la estirpe (art. 929 CC). . Por otro lado, cuando la desheredación de un ascendiente es justa, no cabe aplicar la previsión del arto 43.2 CDCB (y arto 810.1 CC) referida al caso de incapacidad para heredar por premoriencia, de forma que no cabe entender que al padre que acepte la legítima le corresponderá la

2122

TRATADO DE DERECHO DE SUCESIONES.

TOMO II

CAP. 48.-1A LEGÍTIMA Y LA DEFINlTIO

EN LAS ISLAS BALEARES

2123

cuota legitimaria global íntegra cuando el otro haya sido desheredado o declarado indigno. Todo ello, máxime cuando en la línea ascendente no juega el derecho de representación en la legítima (art. 925.1 CC). En estos supuestos habrá que aplicar el art. 42.3 CDCB relativo a la legítima individual y entender que la legítima individual no satisfecha (por desheredación justa o indignidad de un padre) incrementa la parte de libre disposición. Si la desheredación es injusta porque no se cumplen los requisitos legales para hacerla, porque no se expresa la causa o se hace por causa cuya certeza no se probare si fuere contradicha o se hace por causa que no sea alguna de las legales (art. 46.4 CDCB) se aplican las siguientes reglas: 1) Para Mallorca y Menorca, el arto 46.4 CDCB remite a los efectos de la preterición de forma que, como regla general, no se anulará el testamento, ni la donación universal, en su caso, quedando a salvo al injustamente desheredado su derecho a exigir lo que por legítima le corresponda (art. 46.1 CDCB en contra de lo que establece el arto 851
CC).
¡

12.3. La legítima como sucesión hereditaria forzosa Cuando el testador no dice nada al respecto de las legítimas -preterición- y cuando deshereda injustamente, cabe preguntarse por la autonomía de la sucesión forzosa y hablar de una verdadera sucesión hereditaria legitimaria, en la que el llamamiento se opera a favor dellegitimario perjudicado (y no de los restantes sucesores legales -intestados-) y sólo en la medida del perjuicio que sufre, manteniéndose el testamento en lo restante. Por tanto, puede decirse que, en Mallorca y Menorca, la legítima es rectificadora del testamento: 1) Cuando ellegitimario, al no percibir su cuota legal íntegra mediante la institución o legado, pide el complemento o suplemento de la misma (art. 48.7 CDCB en relación con el art. 815 CC). 2) En el caso de desheredación injusta, puesto que no se anula el testamento, pero queda a salvo el derecho del desheredado a exigir lo que por legítima le corresponda (art. 46.4 CDCB a diferencia de lo que establece el art. 851 CC). 3) En el caso de preterición intencional de padres o descendientes y de preterición no intencional de padres, puesto que no se anula el testamento, pero queda a salvo al preterido su derecho a exigir lo que por legítima le corresponde (art. 46.1 CDCB). 4) Cuando hay preterición no intencional de descendientes en los supuestos del arto 46.2 CDCB, puesto que no se anula el testamento, pero queda a salvo al preterido su derecho a exigir lo que por legítima le corresponde. En ninguno de estos casos mencionados, se anula el testamento y, por tanto, no se abre la sucesión intestada; solamente se llama allegitimario perjudicado y sólo en la medida de lo preciso para que cobre su legítima. Por tanto, estamos ante un específico llamamiento legal contra el testamento, es decir, una sucesión hereditaria forzosa (cfr. CANALS PRATS, Lecciones de Derecho civil balear, 2004, pp. 441-442). JURISPRUDENCIA DE LA AUDIENCIA PROVINCIAL DE pALMA DE MALLORCA 1) SAP 22 de abril de 1993 HERENCIA: RESERVAHEREDITARIA: impugnación de la transmisión efectuada por la reservista a terceros: procedencia: falta de la condición de terceros hipotecarios protegidos por el arto 34 LH: prueba plena de conocimiento de la reserva aunque no constara de modo explícito en el Registro de la Propiedad: mala fe: contrato celebrado en fraude de los reservatarios (Ae 1993, 1295). 2) SAP 4 de octubre de 1997 SUCESIÓN HEREDITARIA:LEGI-

f
..j

1
t

l

2) Para Ibiza y Formentera, deberemos aplicar el art. 851 CC, supletoriamente, a falta de reglas propias, cuando la desheredación injusta se produce en testamento, de forma que se procederá a anular la institución de heredero en cuanto perjudique al desheredado. En concordancia con el efecto de anulación de la institución de heredero por desheredación injusta de un legitimario, se establece la regla de que hacen número para fijar la legítima de los hijos, los desheredados justamente (art. 80 CDCB) y no cualquier desheredado como en Mallorca y Menorca (art. 42.2 CDCB). Esta concreción del tipo de desheredación, se debe a las diferentes consecuencias que tiene cada tipo de desheredación (justa o injusta), según los arts. 83.1 CDCB y 851 CC (aplicado supletoriamente). Consecuencias que, en Ibiza y Formentera, son distintas de las previstas por el arto 46.4 CDCB, para Mallorca y Menorca, en atención a los diferentes principios sucesorios que rigen la sucesión en cada isla (ej.: Los prin~ipios de incompatibilidad de títulos sucesorios y de necesidad de la institución de heredero que rigen en Mallorca y Menorca, pero no en Ibiza yFormentera -arts. 6, 7, 14.1 Y69 CDCB-). Finalmente, hay que plantearse si, cuando la desheredación injusta se produce en un pacto sucesorio, en lugar de aplicar supletoriamente el art. 851 CC, no deberemos aplicar, ana1ógicamente, el arto 74.3 CDCB referido a la preterición, y que lleva como consecuencia el mantener los efectos del pacto sucesorio, sin perjuicio de que el legitimario pueda reclamar su legítima.

~tt~·:'
t=:

T
2124
TRATADO DE DERECHO DE SUCE.~IONES. TOMO ti CAP. 4S.-LA LEGÍTIMA y lA DEFINITIO EN lAS ISLAS BALEARES

2125

TIMA: acción de reclamación: estimación: atribución al hijo de la tercera parte del haber hereditario en la herencia del padre: adquisición por el causante de la vecindad mallorquina (AC 1997, 2162). 3) SAP 1 de diciembre de 1997 BALEARES:LEGÍTIMA: procedencia: solicitante no incursa en causa legal de separación; desheredación: improcedencia: falta de acreditación del incumplimiento grave o reiterado de los deberes conyugales y de haber negado alimentos a su cónyuge (AC 1997, 2517). 4) SAP 31 de mayo de 2000 BALEARES:DISPOSICIONES APLICABLES A LA ISLA DE MALLORCA: SUCESIONES: legítima: escritura de definición: nulidad: improcedencia: falta de acreditación de intimidación de los padres del actor: carácter irrevocable: pago por los padres de las deudas del hijo y de sus estudios (JUR 2000, 240484). 5) SAP 22 de junio de 2000 SUCESIÓN HEREDITARIA: PARTICIÓN: rescisión: procedencia: contador-partidor que no respeta la voluntad del testador: falta de atribución de bien alguno en pago de legado de legítima (JUR 2000, 293404). 6) SAP 5 de septiembre de 2000 BALEARES:Disposiciones aplicables en la isla de Mallorca: sucesión testada: legítima: acción en la que se solicita se declare cubierta con los bienes recibidos la legítima del hijo legitimario: improcedencia: falta de prueba del valor de los bienes a fin de determinar el importe de la legítima (JUR 2001,4083). 7) SAP 27 de noviembre de 2000 BALEARE~: DISPOSICIONES APLICABLES A LA ISLA DE MALLORCA: SUCESION TESTADA: legítima: fijación: oficiosidad de la donación (JUR 2001,31841). 8) SAP 4 de diciembre de 2000 BALEARES: DISPOSICIONES APLICABLES EN LAS ISLAS DE IBIZA Y FORNIENTERA: sucesiones: legítima: donación universal: obligación de asistencia del donatario a favor del donante y de pagar las legítimas a sus hermanos en proporción a lo donado. HIPOTECA: PROCEDIMIENTO JUDICIAL SUMARIO (Art. 131 LH): afección real de la finca al pago de la legítima de la actora: finca gravada al pago de los derechos legitimarios (JUR 2001, 64258). 9) SAP 11 de enero de 2001 SUCESIÓN HEREDITARIA: TESTAMENTO: nulidad: improcedencia: falta de acreditación de la incapacidad del testador o de violencia o dolo grave del codemandado o de su familia; LEGITIMA: hijos y descendientes: cuantía: Baleares: determinación; mejora (JUR 2001, 97733). 10) SAP 21 de enero de 2001 BALEARES:IBIZA: sucesiones: legítima: naturaleza de pars valoris bonorum; cuantificación: existencia de dos formas de pago: no computación de las mejoras que el donatario haya realizado en la finca recibida en donación; devengo del interés legal

desde la muerte del causante: naturaleza jurídica: determinación; ofrecimiento de pago con anterioridad a la interposición de la demanda: no vincula a la parte actora: concreción realizada sin su consentimiento (AC 2002,46). 11) SAP 15 de mayo de 2001 Colación de bienes (JUR 2001, 244779) . ,12) SAP 4 de junio de 2001 BALEARES: LEGITIMA: «DEFINICION: naturaleza onerosa; partes: pueden serlo abuelo y nieto legitimario; nulidad parcial: desestimación: definición global de las herencias del abuelo y abuela: disposición por la abuela de finca de su propiedad donada al nieto: indivisibilidad de la nulidad» (AC 2001, 2l40). 13) SAP 29 de junio de 2001 Contratos típicos. Legítima (JUR 2001,267561). 14) SAP 27 de julio de 2001. Legítima (JUR 2001,290031).

15) SAP 24 de septiembre de 2001. Sucesión testamentaria Legítima (JUR 2001,322815). 16) SAP 24 de septiembre de 2001. Legítima (JUR 2001,322806).

17) SAP 21 de marzo de 2002 BALEARES:DISPOSICIONES APLICABLESEN LA ISLA DE MALLORCA: sucesión testada: legítima: reclamación: improcedencia: existencia de pacto de «definición»: acreditación de la donación realizada al actor; «definición»: naturaleza onerosa (JUR 2002, 152050). 18) SAP 26 de abril de 2002 SENTENCIA: INCONGRUENCIA: procedencia: incongruencia extra petitum: por conceder lo no pedido: no solicitud por la actora de la condena del demandado a abonar intereses en relación con las legítimas reclamadas por los demandantes: intereses que no tienen carácter procesal ni asimilables a los del arto 921 LEC (JUR 2002, 185226). 19) SAP 21 de junio de 2002. Comunidad hereditaria. Sucesión testamentaria (JUR 2002, 212566). ,20) SAP 30 de julio de 2002 REGISTRO DE LA PROPIEDAD: AG CION CONTR.L\.DICTORIADEL DOMINIO O DERECHOS REALES INSCRITOS EN EL REGISTRO. SUCESIÓN HEREDITARIA: LEGÍTIMA: fijación de la legítima: tres legitimarios, por lo que la legítima global que les corresponde es la tercera parte del haber hereditario del causante (1/3): la cuota legitimaria individual de cada uno de ellos, es una novena parte de la herencia (1/9): valoración de los bienes en que se concreta la cuota viril (JUR 2002, 271323). 21) SAP 2 de diciembre de 2002 PRESCRIPCIÓN DE ACCIONES PERSONALES:inexistencia: acción de reducción de donación por inofi-

"''''~,,~
2126
TRATADO DE DERECHO DE SUCESIONES. TOMO 11

.~:,r

..J"
CAP. 48.-LA LEGÍTIMA Y LA DEFINITIO EN LAS ISLAS BALEARES

2127

ciosidad: falta de transcurso del plazo de cinco años. BALE~S: DISPOSICIONES APLICABLES EN LA ISLADE MALLORCA:LEGITIMA: colación: procedencia: donación encubierta; computación: inclusión: improcedencia: donaciones onerosas y vitalicio (JUR 2003,92233). 22) SAP 14 de marzo de 2003 SUCESIÓN HEREDITARIA: JUICIOS SUCESORIOS: juicio de testamentaría: consignación del importe de la legítima concretada en Sentencia: procedencia: infundada la oposición a la consignación no habiendo sido recurrida la Sentencia (JUR 2003, 197587). 23) SAP 29 de marzo de 2003 SUCESIÓN HEREDITARIA: LEGÍTIMA: derechos del cónyuge viudo: cuota usufructuaria viudal: conmutación: incidente de exclusión de bienes;juicio de testamentaría: improcedencia: incidente de inclusión y exclusión de bienes: juicio declarativo que colateralmente y sin paralizar la testamentaría servirá para decidir la cuestión dando lugar en su día o a partición complementaria de bienes o a la rectificación correspondiente a la exclusión de bienes (JUR 2003, 199961) . 24) SAP 8 de abril de 2003 BALEARES:DISPOSICIONES APLICABLES EN LA ISLA DE MALLORCA: SUCESIÓN TESTADA: legítima: preterición: improcedencia: existencia de una sustitución ejemplar (JUR 2003, 228398). 25) SAP 16 de octubre de 2003. Sucesión testamentaria. Legítima. Derecho Foral de Baleares. AP Islas Baleares (Sección 3ª) (JUR 2004, 75389). 26) Auto 29 de diciembre de 2003 BALEARES:DISPOSICIONES APLICABLES EN LA ISLA DE MALLORCA: SUCESIÓN TESTADA: LEGÍTIMA: inaplicabilidad del CC; aplicación del Derecho Romano justinianeo; naturaleza: pars bonorum; reducción de donaciones: aplicación supletoria del CC; computación: donaciones: valoración a la fecha del fallecimiento; imputación: acepciones; imputación: aplicación de valor de liquidación a bienes restituibles: aplicación de valor de bienes a fecha de enajenación a bienes no restituibles transmitidos a terceros (AC 2004, 350). 27) SAP 28 de junio de 2006. Legítima. Derecho Foral de Baleares. AP Islas Baleares (Sección 3ª), sentencia nº 309/2006 de 28 junio (JUR 2006, 220337). 28) SAP 2 de mayo de 2007 SUCESIÓN HEREDITARIA: LEGÍTIMA: fijación: ha de tenerse en cuenta, no sólo el valor neto de los bíenes que quedaron a la muerte del testador, sino también las transmisiones gratuitas realizadas inter vivos (reunión ficticia del donatum y el Telictum) cuyo valor contable representará el activo de la herencia, y del que no pueden excluirse ninguna de las donaciones efectuadas, ya 10

T

.1' 11. '1

I
¡

hayan sido a legitirnarios, no legitimarios o extraños, sin límite alguno en el tiempo, sin considerar su proporción o desproporción con el patrimonio del donante, ni la ausencia de voluntad dolosa de éste (AC 2007, 1731). 29) 30) SAP 20 de septiembre de 2007. Legítima (JUR 2008,60333). SAP 10 de octubre de 2008. Legítima (JUR2009, 106918).

¡

JURISPRUDENCIA DEL TRIBUNAL SUPERIOR DE JUSTICIA DE lAS I!LES BALEARS 1) STSJIB 28 DE MAYO DE 1992 BALEARES: LEGISLACIÓN APLICABLE:queda excluida la efectividad de las normas del CC cuando se refieren a materias que cuentan con regulación específica en la Compilación o que, aun sin precepto expreso en contra, resultan inconciliables por su índole con los principios y concepciones jurídicos peculiares del Derecho de las Islas Baleares. SUCESION HEREDITARIA: DERECHO DE REVERSIÓN LEGAL A FAVOR DE LOS PADRES: aplicación del arto 812 del CC en la Isla de Mallorca: tanto bajo el imperio de la Compilación de 1961 cOJIlobajo la reforma operada por la Ley 8/1990, de 28 junio; «DEFINICION»: naturaleza j urídica: finalidad; negocio jurídico de carácter oneroso; la compatibilidad entre la «definición» y el derecho de retorno establecido en el arto 812 del CC no lleva aparejada la pérdida de entidad de la institución; renuncia del donatario a no reclamar derechos en la futura sucesión de uno de sus progenitores en consideración a una atribución lucrativa que provenía del patrimonio del otro progenitor: validez. VOTO PARTICULAR: en el instituto de la «definición» no es aplicable ope legis la reversión que regula el art. 812 del CC (RJ 1993, 430).

I

I

I
I

2) STSJIB 30 DE ENERO DE 2009 BALEARES:DISPOSICIONES APLICABLESEN LA ISLA DE MALLORCA: sucesiones: legítima: reclamación: estimación: del resto que quedó por percibir para la íntegra satisfacción de las legítimas respectivas: ausencia de prescripción: posibilidad que sólo existió desde que, con la cuantificación del relictum, los actores supieron el monto de su crédito legitimario pendiente de cobrar: donaciones: reducción: desestimación: por inoficiosas: caducidad: plazo para su ejercicio: cinco años: a contar desde la fecha de muerte del causante (RJ 2009, 3313). 3) STSJIB 27 DE JULIO DE 2009 BALEARES:SUCESIONES: condición de legitimario del cónyuge viudo: improcedencia: separación de hecho: residencia en domicilios distintos con vidas independientes en el plano personal como en el patrimonial, sin restablecer jamás la vida en común: no se puede dar valor de convivencia a los cuidados que la demandada dispensó al marido enfermo en la última etapa de la vida de . éste (RJ 2009, 4303).

'1

1

1

i.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->