Está en la página 1de 178

1

CIENCIAS RELIGIOSAS DE PIEDECUESTA

1. Lecciones de Historia Religiosa 2. Actividades socioculturales
Luís Rubén Pérez Pinzón

2

Primera edición: Julio de 2012

© 2012, Luís Rubén Pérez Pinzón

Colección Historia Intensa de Piedecuesta
Veinte años de servicio en el Magisterio

Prohibida la reproducción parcial de esta obra sin la referencia técnica respectiva ni la reproducción total sin la autorización de su autor – editor.

ISBN 978-958-46-0746-1 Registro Derecho Autor 10-335-163

Hecho en Piedecuesta, Colombia Made in Piedecuesta, Colombia

3

Contenido

1. Lecciones de Historia Religiosa para estudiosos

Devociones y supersticiones 007 La Semana Mayor 035 Don Gonzalo Prada 099

2. Actividades socioculturales para estudiantes “Educación Religiosa Comparada” (2012) 153

4

5

1. Lecciones de Historia Religiosa para estudiosos

6

7

DEVOCIONES Y SUPERSTICIONES
El atrio parroquial ubicado en el “centro” de Piedecuesta es único en su estilo y origen. El templo religioso al norte representa las prácticas, estéticas y cultos coloniales mientras que el del sur demuestra la creatividad nativa de arquitectos y canteros, así como la prosperidad de los ciudadanos republicanos que lo erigieron. Siendo separados por un “palacio municipal” como símbolo de la transición del colonialismo monarquismo al republicanismo democrático. Esos templos parroquiales han servido a su vez para resguardar la imaginería procesional (el del Perpetuo Socorro al norte) y realizar las ceremonias y ritos procesionales (el de la Inmaculada Concepción al sur). Siendo redimensionada desde la segunda mitad del siglo XIX el epicentro de las tradiciones y los rituales religiosos de la ciudad, y especialmente de los vía crucis

8

y las procesiones centrales de la semana santa piedecuestana al ser concebida, construida, adecuada y administrada por la curia parroquial en asocio a las familias más importantes y pudientes del barrio San Antonio una capilla para el culto público de San Antonio de Padua y un cuadrito de la Virgen de Monguí rescatada del río de Oro. El culto a San Antonio se remonta a 1835 y dio nombre al barrio como a la calle en la cual se asentaron las familias más importantes y acaudaladas de la ciudad del siglo XIX, cerca a los caminos que llevaban a Pamplona o a García Rovira, después de haber sido solo un sitio de solares asociados con el molino hidráulico de trigo de propiedad de los primeros párrocos de la ciudad, cuyo caudal sirvió además como toma de agua que recorría las principales calles de la ciudad por medio de céntricos chorros de abastecimiento que llegaban hasta las casas, aguadas, fuentes y zanjones públicos.

9

El párroco José Benito Valenzuela (1865) y los peregrinos venidos desde Cúcuta, El Rosario y San Antonio del Táchira reavivaron el culto por el santo y la compra de solares para ampliar la capilla y su plazoleta de acuerdo con el gusto y la opulencia de los habitantes de ese sector de la ciudad(1869) al ser su deseo poder concentrar en ellas las principales fiestas y ritos parroquiales, y en el mejor de los casos para hacer de la capilla el lugar ideal para la recreación de la gruta del huerto donde fue sepultado y resucitó entre los muertos el Mesías judío. Durante la administración parroquial de José de Jesús Trillos (1921-1931) ese lugar sagrado fue embaldosinado y se compraron un par de campanas sonoras para engrandecer el culto ritual, así como el párroco Josué Acosta (1936– 1947) continuó esas acciones progresistas al lograr que la fiesta de San Antonio de Padua que celebraban las familias principales del barrio se constituyera en un festejo parroquial de gran pompa y prestigio con vísperas solemnes, celebraciones sacramentales,

10

retretas inolvidables de la banda de músicos, y la procesión de la imágenes veneradas en ese templo por las ordenes religiosas que llegaron a la ciudad gracias a la gestión del cura párroco. Tres meses después de su posesión como cura párroco de Piedecuesta, Acosta se comprometió durante la fiesta de San Antonio (14 julio) a transformar esa capilla y sus casas circundantes en un monasterio de clausura con huerto y cementerio (1945) para las hermanas franciscanas de la orden de Santa Clara que logró que fueran enviadas desde el monasterio de Pamplona por orden episcopal (1936), garantizando con su presencia el cuidado del templo y su imaginería, dieron continuidad al culto mariano, renovaron e incrementaron las vocaciones religiosas al ser admitidas jóvenes piedecuestanas como religiosas, garantizaron la permanente realización de las eucaristías y los ritos acordes con cada festividad del catolicismo.

11

Y en especial, las “monjitas” se constituyeron en el “pararrayos” moral y espiritual de la ciudad al orientar y aconsejar a los miembros de las prestantes familias que vivían en el mismo barrio donde habían sido ubicadas al contrarrestar los efectos de los misioneros protestantes, los masones materialistas y el ateísmo comunista, así como al orar e implorar a sus santos intercesores por la salud física y espiritual de los demás piedecuestanos y devotos de la provincia para lo cual recibían a cambio una ofrenda material o monetaria para su monástica supervivencia de acuerdo a lo dispuesto en sus votos franciscanos de pobreza. La gradual transformación ritual del templo que había servido de huerto para emular el lugar de inhumación, exhumación y resurrección de Jesucristo obligó a los párrocos que sucedieron a J. Acosta a buscar otros lugares públicos y sagrados para ubicar los pasos del santo sepulcro y la resurrección aprovechando para ello las capillas existentes en las naves laterales

12

del templo parroquial como en los demás barrios de la ciudad como fue el caso de las capillas de Monguí, el Cementerio (o del Humilladero), el Colegio de Señoritas (de la Presentación) y San Rafael hasta que a fines de siglo la hermandad de Jesús Nazareno (1987) logró contar con su propia capilla para el culto y la veneración pública del Santo Sepulcro. La Capilla de Monguí estuvo ubicada en el costado oriente del actual Parque R. Uribe Uribe (calle octava con carrera novena anexa) en donde a mediados de siglo XIX se dio inició al culto de la virgen protectora de Monguí en un templo construido explícitamente para ese fin. Siendo venerada específicamente una copia del retrato original existente en el pueblo boyacense del mismo nombre cuyo primer altar fue erigido en el camino de San Javier en el pie de la cuesta a la parroquia de los Santos, de allí que se conociera a esa popular patrona de los campesinos y hacendados piedecuestanos como la “Virgen del Guamo”.

13

La minúscula copia de esa imagen fue traída desde el altiplano cundiboyacense por José Felipe Ramírez y su esposa en un baúl cerrado donde resguardaban sus pertenencias olvidando sacarla de allí al no tener interés de adorarla en su apretujado altar familiar. Tiempo después, la esposa se percató que del baúl emanaba un perfume desconocido y al abrirlo descubrió que la causa de tan milagrosa sensación se revelaba a través del cuadro de la imagen bendita. Ello los motivó a acondicionar un altar especial para la virgen en su hogar, aunque la difusión de la noticia como del olor por toda la parroquia conllevaron necesariamente a que su hogar en el sitio del Guamo se transformara en un sitio público de visita, veneración y peregrinación religiosa. El interés público y particular llegó a ser de tales proporciones que el mismo Ramírez solicitó a finales de 1852 al Obispo de Pamplona una licencia necesaria y definitiva para la edificación de un templo sagrado dentro de la ciudad en advocación de la venerada

14

imagen, hizo donación testamentaria de los solares para ello (1853), así como comprometió a sus herederos y a los demás feligreses devotos de la virgen a sostener el culto a la imagen y el funcionamiento de la capilla por medio de un capellán pagado para tal fin. El interés y fervor de esos feligreses llegó a ser tal que una década después, a la par de la inauguración y ornamentación del nuevo templo parroquial, habían logrado que en la imagen revelada contara ya una capilla con muros de tapia y techos de madera y teja, un campanario de dos bronces y un altar de ladrillo apropiado para la celebración eucarística, la cual contaba entre sus más preciados objetos de culto las imágenes de Nuestra Señora de Monguí, Nuestra Señora de la Soledad, Santo Ecce Homo, San Miguel Arcángel y el Sagrado Corazón de Jesús. El cura párroco José Benito Valenzuela compró los solares (1869), la capilla y el recuadro mariano (1873) a sus propietarios para que sirvieran como

15

bienes del culto parroquial centralizando y regulando así el culto paralelo que los piedecuestanos tenían a la virgen de Monguí ya que los feligreses rurales eran devotos de la mágica virgen – foránea- revelada en el Guamo para lo cual acudían a su capilla y plazuela al noreste de la ciudad mientras que la feligresía urbana era devota ferviente de la misma virgen de Monguí pero a través de la milagrosa advocación –nativa- que había sido hallada flotando en las aguas del Río de Oro por una humilde y digna lavandera (1866) que trabajaba para el párroco J. B. Valenzuela como para las familias de funcionarios, comerciantes e inmigrantes de la ciudad, quienes decidieron resguardar el cuadro hallado en un nicho de madera dorada donado por la familia del italiano Domingo Inmediato, quienes se dedicaban a la orfebrería, las fundiciones y la comercialización de armas durante las guerras civiles. Después de un siglo de ser adorados los altares a la virgen de Monguí en sus representaciones del “Guamo” y el “río de Oro” la curia parroquial propició la

16

unificación del culto a una “sola santa, madre y reina de los cielos” como a sus lugares de adoración dentro de los nichos y capillas de los templos parroquiales para lo cual los solares y el edificio que servían de capilla fueron vendidos a los particulares mientras que el Municipio transformó la plazuela de “Monguí” en el Parque “R. Uribe Uribe”, siendo trasladado el cuadro de la virgen del “Guamo” a una de las naves del viejo templo parroquial del Perpetuo Socorro al que se renombró como la capilla de Monguí. La virgen del “río” fue conservada a su vez en la capilla sur del crucero del templo de San Francisco Javier en un altar compartido con el culto a la virgen María en sus advocaciones de María Auxiliadora y Nuestra Señora de Fátima después de haber sido venerada temporalmente en la capilla de San Antonio antes de ser convertida en el altar franciscano adjunto al Monasterio de la Orden de Santa Clara. Así mismo, el culto y romería a la virgen de Monguí fueron trasladados al cerro

17

de la cantera por el cura párroco Josue Acosta quien consagró en 1942 un nicho con forma de cruz griega bajo los pies de la escultura de cuatro metros en advocación a la Inmaculada Concepción como virgen patronal de la parroquia, fundiéndose ambos cultos en la adoración de la “virgen de la Cantera” por parte de católicos ilustres y protagonistas del devenir parroquial como fueron Luis Enrique Figueroa Rey y Gonzalo Prada Mantilla. En cuanto a la plaza, capilla y monasterio de San Antonio, las monjas “clarisas” tuvieron un papel protagónico en las siguientes décadas durante las semanas santas, especialmente la hermana María Susana (piedecuestana bautizada como Blanca Felisa Mantilla García), quien fue la encargada de dirigir los trabajos de restauración de las imágenes importadas de España por el párroco Jesús Jaimes (1931–1936), específicamente “San Juan evangelista”, “La Dolorosa” y “Jesús con el Cirineo”, así como talló en la pesebrera de su “casona” paterna (calle 11 con carrera 6, antiguo “Museo” de Mariana Mantilla) la

18

mayoría de las imágenes que reemplazaron o complementaron la imaginería religiosa hispanoamericana de la semana santa piedecuestana, exceptuando el paso del Santo Enterramiento con un peso de media tonelada, comprado en San Gil por el párroco Jesús María Prada Cáceres al artista Benjamín Chanagá. De igual modo, hizo gala de su talento para la caligrafía y la pintura vanguardista al pintar el telón del calvario usado para el desenclavamiento público del viernes santo dentro del templo parroquial. Siendo digna heredera y representante de ese amor por los vestigios de la piedecuestaneidad su sobrina Mariana Mantilla quien creó y murió resguardando la existencia del único “museo” que tuvo Piedecuesta. Y aunque comunidades religiosas como las “clarisas” y los sacerdotes de bonete y sotana jugaron un papel regenerador de la cultura religiosa local, las tradiciones parroquiales empezaron a transformarse rápida e

19

ininterrumpidamente en la medida que las nuevas generaciones de feligreses tuvieron acceso a otras formas de representación y reflexión acerca de la vida pasional de Jesucristo por medio de los masivos medios de comunicación. Los teatros y sus cinematógrafos, a la par de los artículos y poemas en los periódicos o la transmisión en vivo y en directo de las ceremonias por las radiodifusoras, se constituyeron en los medios de instrucción y recreación popular más influyentes al lograr que muchas familias cambiarán su vivencia dramática del calvario cristiano a través de las procesiones por las cómodas y atractivas representaciones cinematográficas de los momentos centrales de la Semana Santa, las cuales propiciaron la adopción de una actitud crítica, escéptica y pagana por las creencias populares al cuestionarse la inutilidad, fanatismo y doble moralidad de la teatralidad popular y sus protagónicas recreaciones anuales del dolor flagelante llevadas al extremo de avivar la necesidad de mayores

20

expresiones de sadismo y masoquismo entre los feligreses penitentes. A ello se sumaban otras expresiones del modernismo, el materialismo, la comercialización religiosa y el “alejamiento de Dios” al aprovecharse los días santos para la recreación y la diversión a partir de la oferta de actividades que era posible de aprovechar al existir nuevos medios de recreación y comunicación como las vitrolas y los discos de acetato, la radiodifusión, los ritmos musicales afrofusionados, el automóvil para realizar inagotables paseos y viajes turísticos, y un creciente número de tendencias ideológicas profanas y materialistas que propiciaron intergeneracionalmente que los jóvenes se rebelaran a las tradiciones de los ancianos e hicieran de la semana de retorno, devoción, pasión espiritual y recogimiento familiar un período vacacional ideal para el alcoholismo, la música y la danza profanas, el libertinaje y la pasión sensual en los mejores sitios de veraneo a nivel regional o nacional.

21

Siguiendo a los cronistas de mediados del siglo XX es también importante reconocer las prácticas anticristianas profesadas por algunos piedecuestanos, las cuales estaban asociadas con el espiritismo, el paganismo y la hechicería. Solteros y solteronas tenían preocupaciones materiales y mortales más importantes que salvar el alma con tormentosas llagas y hemorragias procesionales, de allí que muchos aprovecharan los días santos para suicidarse o poner en práctica sus conocimientos en brujería y hechicería. Ese fue el caso de Juan de Dios Duarte (el “zorro”), un destacado actor y director de teatro a quien el párroco encargaba la tarea de rezar el vía-crucis de desande o ser el apóstol protagónico de la representación dramática de la última cena o la pasión en el huerto de los Olivos. De allí que su tienda “El Cena” se hubiera constituido en un concurrido lugar de tertulia de intelectuales, publicistas y periodistas. Sin embargo, la noche del jueves santo de 1922 decidió cerrar temprano y despedir

22

amablemente a sus contertulios sólo con el fin de beber un fuerte tóxico que acabó con su vida. Cronistas como Vicente Arenas Mantilla manifestaban además que los piedecuestanos de antaño eran las gentes más liberales y revolucionarias en los asuntos de economía y política pero así mismo los más reaccionarios y conservadores en asuntos de fe y devoción ya que eran capaces de adorar los rejos con que se tocaban las campanas del templo parroquial o conservar como reliquias las cucarachas y todo insecto que tuviese contacto con las imágenes veneradas en la parroquia. De igual modo era de común conocimiento y práctica el culto público a los santos patronos, a las imágenes procesionales, a las imágenes reveladas en las paredes o en objetos simbólicos de la ciudad, y en especial a los santos de devoción de cada familia para lo cual desde la más tierna infancia sus miembros aprendían sus oraciones para recitarlas en el momento necesario o acostumbraban a llevar consigo las novenas impresas de esos mismos

23

santos para implorar una vez más por los milagros pedidos al Dios tripartito a través de su intercesión. Siendo complementados esos rituales con una costumbre diaria muy arraigada en cada familia para concretar el milagro implorado como era prender una vela o cirio al santo invocado en la base de su imagen tallada, pintada o copiada, siendo de destacar el culto local en altares familiares a Santa Rita para acabar con las discordias entre casados, a San Francisco para encontrar los animales perdidos, a San Vicente Ferrer para derrotar en el campo de batalla a los enemigos, a San Antonio para que los solterones encontraran marido, a Santa Bárbara para conjurar las tempestades en caso de no poderse quemar el ramo bendito, a San Martín de Porres (“el santo de la escobita”) para correr las incomodas visitas permanentes y trasnochadoras, a San Expedito para viajar sin accidentes ni enfermedades, a la virgen del Carmen para proteger a los conductores al iniciase el uso de los automóviles.

24

Incluso, a los santos guerreros del cristianismo y las santas cruzadas al temerse en Semana Santa que una de las imágenes de los Judíos importados, castigada por uno de los párrocos al ser descubierto bailando y tomando guarapo, tratara una vez más de vengarse haciendo algún daño físico a los nazarenos o a los feligreses cercanos al paso donde fuera ubicado en cada procesión. Se llegó a decir que el millonario caraqueño Pantaleón Velasco, amigo íntimo del presidente venezolano Cipriano Castro, le propuso al padre José Benito Valenzuela el alquiler del milagroso San Juan Evangelista de Piedecuesta para llevarlo hasta su hacienda en el Táchira con el fin de alejar del gobierno a todo aquellos judas que querían traer tragedia y luto a esa nación. Concertado el precio y los días que duraría el préstamo, el párroco ordenó al sacristán empacar la imagen en un cajón fúnebre para su traslado por la vía de Juan Rodríguez hasta Caracas pero al ser destapado a su llegada al palacio de gobierno la imagen enviada

25

resultó ser uno de los doce judíos importados por Esteban García, el “judío de la trompeta”, quien al templar sus mejillas y hacer sonar su clarín hizo huir despavorido al Presidente mientras que la tierra se movió y hundió tanto que incluso la ciudad de San José de Cúcuta se desmoronó y fue reconstruida a causa de ese terremoto. Se aseguraba además que al ser retornada a Piedecuesta la imagen se extravió hasta que finalmente fue hallada un siglo después en Tona haciendo el papel de Jesucristo, así como aseguraban que el presbítero E. García había contratado tallar cada uno de esos deicidas a imagen y semejanza de los feligreses que le perseguían o contrariaban en sus convicciones ideológicas como en sus proyectos urbanísticos. Otros cronistas manifestaban por su parte que el judío trasladado a Tona era en realidad uno de las imágenes importadas por E. García quien había sido dejada allí por uno de los arrieros que las traían desde Puerto Botijas al extraviarse del camino

26

del “tambor”, siendo acondicionado para servir allí como San Pedro. Ese sincretismo popular entre la devoción pura de los europeos y el mestizaje supersticioso de los americanos resultaba tan común que durante la semana santa piedecuestana de mediados del siglo XX muchos feligreses consideraron necesario rociar sus cuerpos, casas y negocios con riegos, sahumerios y baños hechos a base de plantas medicinales como la hierbabuena, la sábila, el romero, la quina, la albahaca, la citronela y el sándalo mezclados en agua con alcohol para alejar la envidia y los celos que causaron la traición y muerte de Jesús. Otros colgaban durante los días santos pencas o plantas completas de sábila para alejar las malas influencias, e incluso algunas mujeres recogían cada viernes santo la tierra que estaba junto a la cruz enterrada en el cerro de la Cantera para pulverizar y hacer polvos mágicos que curaban todas las enfermedades. De igual modo toda la población sabía que aquel que era

27

escogido para sacristán era una persona que conocía oraciones para todos los santos con el fin de remediar todo tipo de problemas, necesidades, enfermedades o embrujos, haciendo sus rituales y rezos muchas veces con el beneplácito de los párrocos al sentirse satisfechos los parroquianos con las curaciones o favores recibidos de las imágenes a las que se ofrecían ofrendas o promesas a través de ese intercesor. Muchos liberales decían además que el General Rafael Uribe Uribe, después de la emblemática batalla de Piedecuesta, empezó a usar durante la guerra de los mil días dos sombreros hechos con ramos benditos piedecuestanos al comprobar que los disparos no penetraban ese milagroso tejido usado como casco por los combatientes garroteros en nombre de su sagrada revolución. A lo cual se sumaban otras supersticiones religiosas cuaresmales asociadas con el templo de San Francisco Javier, en donde a falta de las santas imágenes y pasos de la semana

28

santa se creía que cuando los gallinazos se paraban sobre las torres de la iglesia anunciaban la muerte inmediata del que los viera y no corriera a pedir perdón a sus enemigos, las imágenes milagrosas adoradas dentro del templo, en cada una de las capillas de la ciudad (Cementerio, San Antonio, San Rafael y Monguí), en las paredes o las hojas de tabaco donde se revelaban, y especialmente el culto al arco en piedra que protegía la puerta lateral del templo parroquial conocida como “la puerta del perdón” a donde llegaban niños y adultos para pedir perdón por sus pecados y poder salvar sus almas, así como para tocar, raspar, e introducir dentro de esa puerta y su columna las partes del cuerpo que después de estar adoloridas volvían a la calma, llegándose incluso a comer partecitas diminutas de esa estructura para curar enfermedades o acabar vicios incurables. De allí que no fuese extraño que esos mismos fervientes católicos creyeran en otras supersticiones mucho más eficaces asociadas con la hechicería o la

29

brujería. Algunos sabían a través de los periódicos y las revistas que la semana santa, y especialmente el viernes santo, daba inicio al año lunar de las religiones y cultos herejéticos, así como regía a Aries como primera y principal constelación del horóscopo consultado y creído masivamente por aquellos que buscaban respuestas milagrosas y espirituales de corta duración. También se creía que para contrarrestar la influencia del “mal de ojo” a los niños se les debía colocar en el cuello “contras” elaboradas con collares que mezclaban corales, colmillos de perro de agua o de ratón melista (azabaches), así como otros parroquianos usaban cinturones hechos con crines de vaca humedecidas en agua de romero o adornados con pedazos de ajos para los dolores corporales. Otros por el contrario recomendaban: despuntarse el cabello para luego quemarlo en la puerta del enfermo, especialmente si se trataba del patrón o el dueño del lugar de trabajo para sanarlo y conservar el sustento diario;

30

esperar la muerte de familiares o conocidos al llegar a los hogares animales asociados con vaticinios y agüeros populares; velar la calavera de una golondrina para no dejar de tener trabajo; llevar siempre consigo una parte simbólica de un animal asociado con cada profesión para ser el mejor en su oficio; la lectura del futuro en los “huevos de año nuevo” dejados a la intemperie en vasos de cristal cada día de san Silvestre; arrastrar una herradura para evitar ser atacado por las brujas o los enemigos; beber el jarabe de cañafístula para curar toda enfermedad, y arrancar de raíz los papayos o lechosos dentro de las casonas al ser considerados los causantes de que las solteronas no se pudieran casar. A la par de la pública creencia y convivencia con las “lloronas”, era innegable que muchas solteronas para ganar y conservar a perpetuidad el amor de sus enamorados ocultaban sus fotografías en cajones cerrados después de haber sido clavadas con alfileres, las velaban de forma permanente mientras se rezaban conjuros maléficos u

31

oraciones a santos como el venerado San Antonio o las ahogaban en vasos de agua hasta hacer desaparecer al fotografiado de no ceder a las exigencias amorosas. En el peor de los casos se procedía a la muerte e inhumación del fotografiado al no lograrse el amor o la reconciliación deseados para lo cual los interesados abrían una fosa de tamaño normal en cualquier parte y al dar la media noche trasladaban en una caja lúgubre la fotografía, prendas y objetos personales de la víctima. Posteriormente esos restos eran velados con cirios usados días antes para velar a un cadáver real y al cantar por primera vez el gallo en la madrugada cubrían la sepultura con un velo negro, una mujer viuda rezaba conjuros y plegarias deseando la muerte del fotografiado, y finalmente la ofendida apagaba los cirios con escupitazos, cubría el féretro con ramas de abataque sin florecer, volvía a encender las velas, en asocio a sus acompañantes empujaban al retrato toda la tierra extraída sin volver la

32

espalda al difunto para que el conjuro fuese efectivo, y luego, retornaban a sus católicos hogares recitando conjuros y maldiciones contra aquel amor que había sido enterrado y olvidado para siempre. Al amanecer el día siguiente muchas de ellas se presentaban una vez más como mujeres devotas y muy dedicadas al cumplimiento de los sacramentos y las leyes de Dios entre los miembros de sus familia y parentela para lo cual llegaban puntuales a todas las misas y rosarios del día, se encargaban de preparar y dirigir el bautismo, la comunión, la confirmación, el matrimonio, las visitas a los enfermos o los novenarios para los difuntos, buscaban dar consuelo a las desdichadas “lloronas” y “locas” residentes en el pueblo, e incluso, ponían a disposición de la parroquia sus joyas y prendas más valiosas para vestir los cristos y vírgenes asociadas con las principales fiestas parroquiales del año litúrgico. Finalmente, “confundidazas” muchas católicas otras eran las

33

principales interesadas en vestir los santos y las imágenes de semana santa, revestir los altares o ser aceptadas entre los grupos apostólicos, de oración o celebración eucarística existentes en la parroquia, siendo su única recompensa el poder disfrutar del protagonismo y el reconocimiento público del servicio cumplido al celebrarse el misterio de la resurrección de Jesucristo en el último día de la Semana Mayor.

Fuente: Gómez, Juan (2005). Semana Santa, 2006, Piedecuesta, Santander, Colombia 7. Disponible en: http://www.flickr.com/photos/33818910@N02/4481685764/

34

35

LA SEMANA MAYOR DE PIEDECUESTA

ENTRADA.
La Semana Santa de Piedecuesta en la fiesta ritual y el evento artístico - cultural más importante de la ciudad y el Municipio de Piedecuesta (Santander, Colombia). Desde el viernes de dolores hasta el domingo de resurrección (o de pascua) las actividades rituales, procesionales y confesionales son lideradas por las autoridades eclesiásticas, los grupos apostólicos, las hermandades y cofradías que conforman la Parroquia de San Francisco Javier cuya área urbana de influencia son las calles y barrios que van de la carrera primera a la décima y de la calle tercera a la calle quince. Con lo cual, se reconoce que otras parroquias de la misma ciudad también

36

realizan actividades rituales y procesionales denominadas “Semana Santa” aunque las autoridades municipales reconocen como la más antigua, representativa y atractiva la realizada por más de doscientos años en la primera parroquia del actual municipio. En el imaginario popular regional se considera que la “Semana Santa de Piedecuesta” es la celebración ritual y procesional más importante del Departamento de Santander a la cual acuden feligreses, turistas y visitantes provenientes de los departamentos limítrofes de Santander, así como muchos otros provenientes de los estados andinos de Venezuela y otros países hemisféricos con vínculos familiares o de descendencia con habitantes piedecuestanos. Ejemplo de ello fue la presencia y participación de dos coros universitarios que viajaron desde Venezuela al primer Festival internacional de coros adscrito y asociado a la semana Santa de Piedecuesta a partir de 2009.

37

El componente religioso y litúrgico de la Semana Santa de Piedecuesta inicia con el miércoles de santo, se anticipa con el viernes de dolores y la procesión del paso de la virgen de las dolores, siendo formalizado el inicio de la semana santa con la celebración ritual y litúrgica del Domingo de Ramos después de la procesión centrada en el paso de la “Entrada triunfal de Jesús”. Los tres primeros días santos están asociados con las fiestas religiosas del Ecce Homo, El Cirineo y Jesús Nazareno durante las cuales se realizan confesiones todo el día, se orienta de forma espiritual y catequística a los niños y jóvenes que participan en la Semana Santa por medio de la pascua juvenil, así como se renueva después de una eucaristía nocturna los votos y promesas de los miembros de la Corporación Semana Santa (los presentadores y organizadores), el grupo apostólico El Cirineo (los cargueros) y la hermandad de Jesús Nazareno (los nazarenos) los días lunes, martes y miércoles santos respectivamente.

38

El triduo pascual inicia con la visita matutina a los altares parroquiales, el sermón vespertino en honor al día de los presbíteros y la institución eucarística seguido por una procesión nocturna en honor a la Última Cena el día jueves santo; La asistencia masiva al vía crucis matutino, la visita penitencial al cerro de la Cantera, el sermón vespertino de las siete palabras y las procesiones nocturnas del Santo Sepulcro y el desande el viernes santo; la visita y custodia de la gruta del santo sepulcro adecuada para tal fin en un templo parroquial y la procesión de la Soledad aunado a los rituales de renovación de la luz y el agua parroquial al llegar la medianoche del sábado santo; para finalmente, realizarse la procesión festiva y la eucaristía pascual en la mañana del domingo de resurrección. El componente artístico y cultural está compuesto por la imaginería religiosa, conservada y exhibida desde mediados del año 2007 en un museo de arte religioso adecuado en el templo del Perpetuo Socorro por el párroco

39

Gonzalo Martínez Ramírez. Dicha imaginería es adecuada, ornamentada y adherida sobre andas con el fin de adecuar los “pasos” procesionales, siendo finalmente exhibida por las calles en las procesiones de los días santos con el fin de rememorar y representar las estaciones de la vida, obra, pasión y vía crucis de Jesucristo. A las procesiones temáticas y rituales de “pasos” cada día de la semana santa se suman eventos artísticos como son: las muestras artísticas de Semana Santa organizadas por la Academia de Historia de Piedecuesta, los conciertos de la Asociación Banda de Músicos de Piedecuesta; el festival internacional de coros y el festival de música religiosa de Piedecuesta; así como en años anteriores los artistas del Instituto de Bellas Artes montaron e hicieron presentaciones teatrales sobre algunos de los apartes de la historia bíblica asociados con el vía crucis en el parque principal de la ciudad (o de la Libertad). La Semana Santa de Piedecuesta es el resultado de la coordinación de

40

esfuerzos entre diferentes instituciones y organizaciones político-administrativas, parroquiales y cívicoculturales del Municipio como son: Coordinación general: Junta Organizadora de la Semana Santa de Piedecuesta y Corporación Semana Santa; Asociaciones cooperantes: Academia de Historia de Piedecuesta, Asociación Banda de Músicos de Piedecuesta y Fundejoven, entre otras; Instituciones participantes: Autoridades y funcionarios del Concejo y la Alcaldía Municipal; Miembros de las fuerzas militares con jurisdicción en el Área Metropolitana de Bucaramanga; Instituciones de carácter nacional o nacional; Entidades de Servicios Públicos; Directivos, docentes, delegaciones de estudiantes y bandas musicales de los colegios del Municipio e invitados del Área Metropolitana; Coordinación parroquial: Nuncio apostólico, Arzobispo, Obispo,

41

Cura párroco y vicarios parroquiales de la Parroquia de San Francisco Javier de Piedecuesta; Grupos parroquiales participantes: Cofradías encargadas de cada paso procesional, Hermandad de Jesús Nazareno, Grupo apostólico procesional El Cirineo, Grupos apostólicos parroquiales y demás asociaciones católicas del Municipio. En reconocimiento a sus esfuerzos y como demostración de las instituciones y asociaciones que participan en la Semana Santa, cada una de esas organizaciones, además de cumplir con sus funciones litúrgicas y rituales que les designan las autoridades eclesiásticas, participan en cada una de las procesiones por las céntricas calles de la ciudad portando sus estandartes, adecuando los pasos y andas cuando se considera necesario, cargando o escoltando algunos de los pasos bajo su responsabilidad (especialmente nazarenos y cirineos), así como desfilan

42

con sus mejores trajes como acompañantes de las estaciones del vía crucis procesional, especialmente durante los días jueves y viernes santos.

Tomado de: Hermandad de Jesús Nazareno (2012). Imagen 20. Disponible en: http://www.hermandaddejesusnazareno.es.tl/GaleriaFotografica/pic-1000062.htm

43

LITURGIA DE LA PALABRA.
La Semana Santa de Piedecuesta (Santander, Colombia) relacionada con los ritos del triduo pascual celebrado por los miembros de la comunidad de Piedecuesta asociados a la Parroquia de San Francisco Javier también es denominada como la “Semana Mayor” por ser la celebración religiosa más importante en el calendario católico. Otros la llaman “Semana de Pasión” por rememorarse a través de las liturgias rituales y los vía crucis procesionales la vida, obra, pasión dolorosa, muerte y resurrección de Jesucristo, así como para otros miembros de la comunidad es una “Semana de Recogimiento” espiritual, religioso y cívico-social posterior a la época de recolección de cosechas. Aunque todos los portadores o defensores de esas variaciones reconocen que oficial e institucionalmente se ha llamado y se

44

debe llamar Piedecuesta”.

“Semana

Santa

de

La “semana mayor” de Piedecuesta es una de las manifestaciones rituales y procesionales más reconocidas y difundidas en el Área Metropolitana de Bucaramanga. De igual manera, las autoridades departamentales han procurado difundir dicha manifestación como parte de los atractivos turísticos de Santander al estar articulada a la oferta cultural del Parque Nacional del Chicamocha (Panachi), constituyéndose así en un referente de obligada consulta en las guías y rutas turísticas ofrecidas por las autoridades nacionales. Por otra parte, los alcances regionales y nacionales han permitido a sus organizadores contar con visitantes, invitados y participantes internacionales, específicamente de Venezuela. Por ser una expresión regional de las fiestas, celebraciones y rituales, a la Semana Santa de Piedecuesta concurren feligreses de las zonas urbanas y rurales de las demás parroquias de Piedecuesta, de los

45

municipios del Área Metropolitana de Bucaramanga (Floridablanca, Girón, Bucaramanga y Lebrija), su área de influencia provincial (Santa Bárbara, San Andrés, Guaca, Cepitá, Los Santos, Tona), así como de los departamentos limítrofes de Santander, especialmente piedecuestanos que han emigrado hacia los mismos y regresan con sus nuevas familias. La Semana Santa de Piedecuesta es presentada como el evento “turístico” más importante del Área Metropolitana y el Municipio aunque su desarrollo ritual se encuentra centralizado en la parroquia de San Francisco Javier y los barrios céntricos de su influencia en los cuales se ubican las instituciones municipales más importantes. El área de influencia parroquial está asociada con los grupos apostólicos, hermandades, cofradías y demás parroquianos circunscritos a la jurisdicción eclesiástica de la parroquia de San Francisco Javier de Piedecuesta quienes tienen a su cargo actividades y funciones litúrgicas, rituales y

46

procesionales agremiación.

propias

de

su

El área de influencia municipal está asociada con los feligreses, grupos apostólicos de las parroquias de San Rafael (desde el 25 de marzo de 1967), compuesta por el templo de San Rafael y la capilla del monasterio de las monjas de Santa Clara (las “clarisas”) aunado a la nueva parroquia de Santa María Bernarda Bütler (desde el 22 de febrero de 2009, antes capilla del Carmen) al ser seccionadas y emancipadas de la jurisdicción eclesiástica de la Parroquia de San Francisco Javier. A ello se suman los colegios e instituciones oficiales o de servicios públicos ubicados en otras jurisdicciones parroquiales al ser convocados y participar en las actividades litúrgicas, rituales y procesionales de la Parroquia de San Francisco Javier al ser considerada y vivenciada por las autoridades político-administrativas como la “Semana santa” de todos y para todos los piedecuestanos.

47

El área de influencia metropolitana se relaciona con los feligreses, visitantes, turistas y observadores socioculturales que llegan hasta Piedecuesta desde otros municipios del Área Metropolitana de Bucaramanga para participar, vivenciar, observar o analizar de manera crítica en los rituales y prácticas religiosas de los católicos piedecuestanos. La celebración anual de la semana santa es una práctica ritual que fue impuesta por las primeras huestes y generaciones de conquistadores europeos que exploraron y se asentaron con la fundación de ciudades y villas en las provincias indígenas guane, chitarera, lache y yariguie que conformaban el actual territorio municipal de Piedecuesta. De tal manera, desde los primeros años de exploración y colonización desde la ciudad de Pamplona y Vélez existen vestigios que los conquistadores españoles guardaron y asistieron a los rituales litúrgicos y procesionales, involucrando en ellos a los indígenas

48

que fueron conquistados o encomendados, y posteriormente a los africanos esclavizados, a los cuales se sumaron los hijos de las mezclas interraciales. El territorio de la actual Piedecuesta fue colonizado y habitado inicialmente por vecinos y feligreses de Pamplona quienes construyeron capillas para cumplir sus deberes religiosos como para evangelizar y adoctrina a indígenas y esclavos. Sin embargo, con la fundación de la ciudad de Girón (1638), las familias de los valles de los ríos Oro, Hato, Suratá y quebrada de los Santos encontraron en la parroquia de San Juan Bautista el lugar de concentración y encuentro para cumplir con sus obligaciones sacramentales y los tiempos del calendario religioso, con lo cual, el traslado hasta los templos y capillas de Pamplona o Vélez dejaron de ser necesarios. No obstante, las distancias y los peligros que se corrían al atravesar quebradas y

49

ríos en las épocas de lluvias motivó a los vecinos gironeses que residían en el sitio del Pie de la cuesta, Palogordo y Los Santos a solicitar la erección de una capilla viceparroquial (1772) y finalmente un templo parroquial (1776) para cumplir de forma permanente y con puntualidad sus obligaciones como católicos. Hasta la llegada del primer sacerdote asignado como párroco de la Parroquia de San Francisco Javier del Pie de la Cuesta, esos vecinos continuaron asistiendo a las misas dominicales y a las principales fiestas de calendario religioso en el templo parroquial de la ciudad de Girón. Situación que cambió en 1776 cuando el párroco Joseph Ignacio Zavala concentró los esfuerzos y donaciones de los feligreses del pie de la cuesta en el traslado y la construcción de un nuevo templo parroquial y el cumplimiento de las obligaciones rituales y sacramentales de los católicos de su jurisdicción al organizarlos selectivamente en cofradías parroquiales para garantizar el culto a la virgen María y al santísimo sacramento

50

del altar, así como para dar las limosnas, pagar los servicios, ofrecer los diezmos y garantizar la congrua anual de sostenimiento del cura párroco. Durante los siguientes años, la labor de los curas párrocos se concentró en concluir la construcción del templo parroquial del Perpetuo Socorro, ornamentarlo y específicamente dotarlo de los vasos sagrados y la imaginería religiosa que era necesaria para propiciar el culto y la devoción a las diferentes figuras de Jesús, las múltiples advocaciones de María como las de los santos de mayor confianza y devoción parroquial a quienes se confiaba la tarea de proteger a grupos particulares de la población, hacer milagros o propiciar soluciones materiales o espirituales a los viajeros. De allí que el santo patrono de la parroquia fuese el misionero jesuita San Francisco Javier (santo y patrono de las misiones imposibles desde 1622), la virgen protectora sea Santa María en sus advocaciones del Perpetuo Socorro e Inmaculada Concepción (invocadas

51

por comerciantes y viajeros), y la imagen de Jesucristo que empezó a ser adorada, protegida y divulgada dentro y fuera del templo fue la de Jesús Nazareno. Según la tradición oral y documental de la Parroquia San Francisco Javier, desde 1795 se instituyó una cofradía y hermandad parroquial particular a partir de la cual se creé que se instituyó el origen de los primeros hermanos nazarenos (o cargadores de pasos) y la dedicación de algunos feligreses a la preparación de las imágenes, su ornamentación, adecuación sobre andas y el traslado alrededor del templo parroquial durante los días santos al realizarse en vía crucis. Sin embargo, esas tradiciones y prácticas se fracturaron con el fin del patronato en 1850. De allí que el origen contemporáneo y los procesos de regeneración de la celebración se asocien con la compra y adecuación de imágenes religiosas para ser ornamentadas y llevadas en procesión durante los días santos por el

52

presbítero Esteban García Figueroa, cura párroco de Piedecuesta por treinta años (1865 – 1895) y uno de los representantes locales de la regeneración conservadora, nacionalista y católica que caracterizó el último cuarto del siglo XIX. Dicho sacerdote participó del proceso de construcción, bendición y consagración del nuevo templo parroquial de Piedecuesta (o de San Francisco Javier) el cual contaba con una nave central, dos naves laterales y un crucero lo cual garantizaba la realización de los rituales procesionales tradicionales alrededor del altar principal durante los días santos. Para su ornamentación, la tradición oral asegura que viajó a Europa, compró y trajo desde España varias imágenes religiosas, específicamente los cristos y judíos (o sayones) usados en las procesiones del triduo pascual al interior del templo pascual, a los cual se sumó la compra e importación de imágenes talladas en el Ecuador.

53

Con el cambio constitucional de 1886 y la renovación del concordato republicano en 1887, la semana santa se constituyó en el primer y más importante festejo religioso de las comunidades católicas de Colombia para cuyo fin fueron creadas y constituidas confraternidades de ciudadanos católicos dispuestos a financiar, proteger y divulgar la imaginería religiosa local. Dichas organizaciones aparecieron en cada municipio, una tras otra, siendo reconocidas de manera genérica como la Hermandad de Jesús Nazareno de cada parroquia, siendo denominados sus anónimos miembros como nazarenos o penitentes, a imagen y semejanza de la cofradías procesionales y las hermandades penitentes existentes en el sur del España. Institucionalmente, la Parroquia de San Francisco Javier de Piedecuesta reconoce el origen de su Hermandad de Jesús Nazareno con la cuaresma y semana santa de 1891 como se evidencia en el diploma mediante el cual

54

el presbítero Germán Suárez confirió la orden parroquial “José Ignacio Zavala” a esa organización en 1991 como homenaje y reconocimiento por sus cien años de existencia. Desde mediados del siglo XX, el párroco piedecuestano Jesús María Prada Cáceres se preocupó por externalizar la semana santa al realizar las primeras ceremonias litúrgicas en el altozano del parque principal, fuera del templo parroquial, así como promovió y divulgó por los medios de comunicación regional las procesiones rituales de los días santos alrededor del parque principal, y posteriormente, pasando por los sitios públicos y los lugares sagrados más importantes de su parroquia. El párroco que le sucedió, presbítero Emilio Zuluaga, reconcentró gran parte de los ritos procesionales dentro del templo parroquial aunque el exponencial crecimiento de la población parroquial y de los visitantes de otras feligresías sumado a la necesidad de dar a los actos rituales los espacios y solemnidades rituales motivó a los

55

párrocos sucesores, presbíteros German Suárez y Álvaro Rueda, a realizar la mayor parte de los rituales litúrgicos y procesionales de la Semana Santa en la tarima del Parque Principal (o de La Libertad). Después de un siglo de existencia, reconocimiento y aceptación interinstitucional la Semana Santa de Piedecuesta ha sufrido cambios de fondo como de forma. En la actualidad, es planeada, organizada y financiada por las autoridades municipales con el apoyo de las autoridades eclesiásticas quienes se encargan de la liturgia eclesiástica y la ritualidad procesional, así como una organización cívico-cultural denominada “Corporación Semana Santa” quienes buscan preservar los valores, estructura, rituales y estrategias de divulgación asociadas tradicionalmente con la semana mayor de los piedecuestanos. La Corporación fue creada y divulgada en la Semana Santa de 2007, así como es reconocida por ser una entidad filial

56

de la Red Internacional de Cofradías, Hermandades y Juntas de Semana Santa de España e Iberomérica. Hasta hace treinta años, la Semana Santa de Piedecuesta era una fiesta religiosa organizada, planeada y coordinada por las autoridades parroquiales con el apoyo de las familias más importantes del Municipio y algunos funcionarios o miembros del Gobierno municipal. En la actualidad, las procesiones de la Semana Santa y los pasos que son adecuados y trasladados por las principales calles de la ciudad están bajo la responsabilidad mayoritaria de la hermandad de Jesús Nazareno, el Grupo Apostólico El Cirineo (cargueros), algunas Cofradías de familias católicas, la Administración Municipal y las instituciones o asociaciones que se integran a las procesiones con delegaciones y bandas musicales. Hasta hace treinta años, los pasos de la Semana Santa eran adoptados, financiados y ornamentados por los

57

miembros de las familias más prestantes e importantes del Municipio, los nazarenos cumplían con sus responsabilidades de cargueros penitentes de los pasos más vistosos y pesados, así como los “cargueros” eran personas comunes, por lo general jornaleros de las haciendas cercanas o cargueros de bultos en la casa de mercado. Trabajadores que voluntariamente se ofrecían a ayudar a transportar los pasos procesionales alrededor del parque principal, muchos de ellos mal vestidos o embriagados, lo cual generaba accidentes o protestas públicas por la falta de recato y respeto para con las imágenes o los días santos que se celebraban. En la actualidad, las actividades de la Semana Santa cuentan con el componente litúrgico y procesional propio de las prácticas y ritos hispanocatólicos a los cuales se han sumado un componente artístico – cultural representado por exposiciones de arte religioso, conciertos y festivales

58

de música religiosa o sacra, representaciones teatrales, presentaciones de artistas o grupos artísticos en los sitios de culto y devoción, especialmente en el cerro de la cantera. Hasta hace treinta años, la Semana Santa era una fiesta netamente religiosa concebida y dirigida por las autoridades eclesiásticas para el recogimiento espiritual por medio de los rituales litúrgicos y para la renovación de las creencias y los imaginarios cristianos por medio de la acción evangelizadora de los pasos procesionales preparados, exhibidos y descritos por los miembros de la comunidad parroquial de San Francisco Javier de Piedecuesta. La creciente y constante intervención como organización de la administración municipal en la preparación y adecuación de los barrios céntricos de la ciudad para la realización de los rituales procesionales, sumado al apoyo directo de las hermandades, grupos artísticos y agremiaciones cívico-culturales que participan en la realización de la

59

“semana mayor” ha conllevado a que las diferentes administraciones municipales busquen la obtención de recursos y apoyos directos para la principal fiesta cultural y el más importante evento turístico de los piedecuestanos por medio del reconocimiento departamental y nacional Semana Santa de Piedecuesta como patrimonio cultural inmaterial de Colombia. Hasta hace treinta años, la concentración de las actividades y decisiones sobre la semana santa en las autoridades eclesiásticas y los principales miembros de la comunidad parroquial mantenían distante el papel y apoyo de las autoridades municipales lo cual hacía difícil la adecuación y preparación de la ciudad para los ritos procesionales, para garantizar la seguridad, así como para garantizar el respeto y solemnidad de las prácticas y creencias de la mayoría católica que habita y reside en Piedecuesta como en el Área Metropolitana de Bucaramanga.

60

Tomado de: Hermandad de Jesús Nazareno (2012). Imagen 51. Disponible en: http://www.hermandaddejesusnazareno.es.tl/GaleriaFotografica/pic-1000092.htm

61

LITURGIA DEL SACRIFICIO.
La Semana Santa de Piedecuesta se caracteriza por seis componentes que permiten reconocer su uniformidad con las celebraciones y manifestaciones religiosas de igual tipo que se llevan a cabo en Popayán, Mompóx, Pamplona, entre otras ciudades de Colombia, como son: 1. El componente procesional a cargo de cofradías familiares, parroquiales o institucionales, hermandades de nazarenos y cargueros, así como feligreses, grupos apostólicos o instituciones públicas que asumen la responsabilidad de financiar, adecuar, ornamentar, ubicar en un anda y llevar por las principales calles de la ciudad las tres docenas de pasos que conforman la imaginería religiosa de la Semana Santa de Piedecuesta. A ello se suman estudiantes municipales que llevan los estandartes y actúan

62

como ahumadores e iluminadores de cada uno de los pasos durante los días del triduo pascual (jueves, viernes y sábado santos). Cada día santo las procesiones tienen un componente temático y litúrgico como son: el viernes anterior al domingo de ramos: procesión de la virgen de los dolores; Domingo de ramos: procesión de la entrada triunfal de Jesucristo a Jerusalén; Lunes santo: procesión de la imagen patronal del señor de la humildad (Ecce Homo); Martes Santo: procesión de la imagen patronal del Cirineo; Miércoles Santo: procesión de la imagen patronal de Jesús Nazareno; Jueves Santo: Procesión de la Última Cena; Viernes Santo: procesión del santo sepulcro y del desande; Sábado santo: procesión de la virgen de la soledad; Domingo de resurrección: Procesión de Jesús Resucitado. Los pasos que son preparados y que se constituyen en el patrimonio cultural material e iconográfico de la Semana Santa de Piedecuesta, de acuerdo a la obra “Piedecuesta, tradición y fe” de

63

Jorge Enrique Mantilla Galvis y Gonzalo Prada Mantilla como a los pasos agregados y presentados en las procesiones de los días santos desde 2007, son en su respectivo orden: 1. Santa cruz parroquial, banderas y estandartes interinstitucionales, 2. El niño Dios, 3. La entrada triunfal a Jerusalén, 4. El buen pastor, 5. La última cena (sólo el jueves santo), 6. Jesús en el huerto de los olivos (sólo el viernes santo), 7. El apóstol San Pedro, 8. Jesús Encarcelado, 9. María Magdalena, 10. Las insignias de la pasión, 11. Las tres marías, 12. Jesús condenado a muerte, 13. Jesús azotado, 14. Jesús Nazareno, rey de los judíos: el señor de la humildad (Ecce Homo), 15. Jesús Nazareno, 16. Jesús caído en su camino al calvario (primera caída), 17. María la Verónica,

64

18. El Cirineo, 19. Segunda caída, 20. Tercera caída, 21. Jesús despojado de sus vestiduras, 22. Jesús clavado en la cruz (crucifixión), 23. Jesús en la agonía, 24. Jesús muere en la cruz, 25. El descendimiento, 26. Jesús bajado de la cruz (Las angustias), 27. El calvario, 28. El buen ladrón Dimas, 29. El mal ladrón Gestas, 30. El apóstol San Juan, 31. La virgen dolorosa, 32. El santo enterramiento, 33. El santo sepulcro (sólo el viernes santo, es el paso oficial de la administración municipal escoltado por las autoridades municipales, custodiado por nazarenos y cirineos y, trasladado por soldados del Batallón Caldas de Bucaramanga sobre un coche marcial),

65

34. La virgen del triunfo (sólo el domingo de pascua de resurrección), 35. El resucitado (sólo el domingo de pascua de resurrección). 2. El componente litúrgico a cargo de las autoridades eclesiásticas de la parroquia de San Francisco Javier representada por su cura párroco y vicarios parroquiales, a quienes se suma la presencia de obispos, arzobispos y periódicamente la visita y participación del nuncio apostólico. La participación pública y permanente de las autoridades eclesiásticas y sus invitados especiales es muy importante para alcanzar los objetivos catequísticos, espirituales y confesionales de la Semana Santa ya que son ellos quienes se encargan de presidir los actos del domingo de ramos al bendecir las hojas o plantas presentadas por los feligreses. El lunes santo participan en la confesión de la feligresía, la preparación pascual de los jóvenes y al anochecer en la

66

procesión, liturgia y los rituales de renovación de promesas por parte de los miembros de la Corporación Semana Santa de Piedecuesta. El martes santo participan en la confesión de la feligresía, la preparación pascual de los jóvenes y al anochecer en la procesión, liturgia y los rituales de renovación de promesas por parte de los miembros del Grupo Apostólico El Cirineo (o de los cargueros). El miércoles santo participan en la confesión de la feligresía, la preparación pascual de los jóvenes y al anochecer en la procesión, liturgia y los rituales de renovación de promesas por parte de los miembros de la Hermandad de Jesús Nazareno (o de los penitentes). El jueves santo participan en la visita de los monumentos a cada altar de la parroquia, especialmente al de la capilla de la Hermandad de Jesús Nazareno, a las misas especiales para ancianos y enfermos, así como al atardecer se presentan con sus mejores atuendos y sermones para participar en la liturgia,

67

sermón y los rituales procesionales asociados con la “última cena” por medio de la cual se instituyeron los rituales sacramentales de la eucaristía y el ordenamiento sacerdotal. El viernes santo participan en los rituales procesionales del vía crucis que se lleva a cabo por las principales calles de la parroquia, haciendo paradas en los sitios o estaciones previamente establecidos, así como al atardecer se presentan con sus mejores atuendos y sermones para participar en la liturgia, sermón y los rituales procesionales asociados con el “santo sepulcro” por medio de los cuales se rememora la pasión y muerte de Jesucristo a través de sus siete palabras, se hace su descendimiento (o desenclavamiento) simbólico de la cruz en la que murió con ayuda de los “santos varones” de la parroquia y se le ubica en una urna de cristal a modo de sepulcro divino. Ese “santo sepulcro” es llevado como el último paso de la procesión más solemne y pomposa de toda la semana hasta una céntrica capilla parroquial en

68

donde son ubicados sus restos en una gruta custodiada por penitentes durante la noche del viernes santo y todo el sábado santo hasta la declaratoria de resurrección que se hace a la media noche de ese mismo día al realizarse la misa de resurrección y los rituales pascuales de renovación de la luz y el agua parroquiales. Las capillas empleadas históricamente como gruta sepulcral han sido la capilla del cementerio, la capilla de Mongüí, la capilla del monasterio de Santa Clara, la capilla de la Hermandad de Jesús Nazareno y durante la última década la capilla del Colegio La Presentación. Las actividades litúrgicas de la semana santa concluyen con la procesión y el sermón de la soledad en la noche del sábado santo, la vigilia pascual al llegar la medianoche de ese mismo día, durante la cual se renueva el fuego y el agua parroquial que purifican a los feligreses y renuevan sus promesas con el catolicismo, se anuncia con repiques de campanas y quemas de pólvora la

69

resurrección de Jesucristo después de dos días de silencio litúrgico. La mañana siguiente se realiza la procesión de Jesús Resucitado desde donde estaba su sepulcro hasta el templo parroquial en una euforia festiva caracterizada por los movimientos apresurados y alegres de cada paso cargado por los nazarenos, el culto a la virgen del triunfo llevada con los demás apóstoles en “carreritas”, el empotramiento de la imagen de Jesús Resucitado en el lugar más visible del templo parroquial después de haber permanecido cerrado y silenciado en duelo por la pasión y muerte de Jesucristo. Finalmente es realizada con regocijo la misa pascual de resurrección, a lo cual se suma un banquete u onces en agradecimiento a las autoridades municipales, eclesiásticas y organizacionales por su participación y colaboración durante tan solemnes días de pasión, recogimiento y reflexión religiosa.

70

3. El componente penitencial a cargo de las hermandades parroquiales que han sido constituidas y reconocidas por las autoridades eclesiásticas y gubernamentales como organizaciones religiosas con estatutos institucionales y personería jurídica. Siendo ello el caso específico de la Hermandad de Jesús Nazareno y el Grupo Apostólico El Cirineo. Las acciones y estructura organizacional de la primera organización fueron adoptadas y formalizadas durante la última década por la segunda. Los nazarenos y cirineos (penitentes y cargueros) son ciudadanos de distintos estratos, clases, profesiones y oficios residentes en la jurisdicción parroquial de San Francisco Javier quienes asumiendo como una responsabilidad parroquial y como una necesidad de feligreses la preparación para la semana santa por medio de retiros espirituales durante los primeros tres días santos, y luego el pago de penitencias y sacrificios rituales durante los tres días santos restantes (o triduo pascual).

71

Para tal fin, asumen durante una semana la condición de una orden religiosa monástica que se enclaustran desde la víspera del domingo de ramos, participan en los retiros espirituales, en las jornadas formativas, en las sesiones administrativas y en las procesiones rituales de los tres primeros días santos renunciando durante esos días a sus vicios y prácticas sociales (alcoholismo, tabaquismo, drogadicción, adulterio, ludopatías, etc.) al someterse a una estricta disciplina castrense y a un permanente seguimiento disciplinario y, renuevan sus votos y promesas o realizan los rituales de consagración y aceptación de nuevos miembros el martes santo por parte de los cirineos y el miércoles santo por los nazarenos. Durante el triduo pascual realizan un vía crucis penitencial al amanecer del jueves y viernes santo, y otro matutino por las principales calles y carreras de la parroquia, participan en las liturgias, sermones y procesiones de esos días santos luciendo sus mejores túnicas de color negro, púrpura y blanco,

72

acompañadas de pañoletas de tonos blancos, negros y rojos; Realizan en compañía de sus familiares y conocidos la penosa procesión del desande en la medianoche del viernes santo, custodian el santo sepulcro el sábado santo y se engalanan de manera festiva de blanco y rojo al llegar el domingo de resurrección, asistiendo a la misa pascual antes de recoger sus bienes personales y dar por terminada su semana de retiros, dolores y penitencia en nombre y a imitación de la pasión de Jesucristo. Si bien existen múltiples semejanzas entre penitentes y cargueros, la principal diferencia es el ocultamiento físico por medio de capirotes y guantes por parte de los hermanos nazarenos mientras que los cargueros permanecen descubiertos para reconocimiento público, a lo cual se suma la estricta conformación de la hermandad de nazarenos sólo con hombres mientras que el Grupo apostólico El Cirineo por estatutos constitucionales ha dispuesto durante el último lustro la presentación y consagración de mujeres quienes no

73

están obligadas ni se les permite el enclaustramiento con los demás miembros. De igual manera es importante destacar las alianzas realizadas por esas organizaciones con sus similares de otras parroquias del Municipio al lograr los nazarenos contar con la ayuda de los penitentes de la parroquia de San Rafael, la cual tiene su propio programa procesional matutino, así como los cargueros han logrado establecer vínculos con los representantes de los niños cargueros de la parroquia de Santa María Bernarda del barrio Bariloche (al noroccidente de la ciudad) para que el siguiente año su simbólica y llamativa procesión de pasos diminutos llegue hasta el parque principal de Piedecuesta. 4. El componente artístico – cultural compuesto por los creadores y gestores culturales que de forma directa, indirecta e institucional hacen parte de la Semana Santa.

74

De manera directa se reconocen los artistas que son contratados o designados para el diseño, adecuación y preparación de cada uno de los pasos procesionales que son exhibidos para la evangelización y catequesis colectiva durante cada día santo sobre andas de madera, los encargados de realizar los pendones y estandartes institucionales, los designados para decorar el altar parroquial antes y después del viernes santo, los contratados o designados para diseñar y elaborar la imagen institucional de cada año de semana santa (afiche y programa promocional), así como los promotores y presentadores oficiales de cada procesión durante los días santos. Entre los creadores y gestores culturales más importantes de la Semana Santa durante las últimas tres décadas se encuentran Jesús Emiro Buitrago (Shungo), Saúl Torres y Gonzalo Prada Mantilla que hasta 2009 fue su presentador oficial. De forma indirecta participan en los ritos procesionales y en la realización de

75

eventos artístico y culturales complementarios o paralelos de la semana santa los creadores y gestores encargados de proponer, financiar y organizar muestras de arte religioso en el palacio (o casa) municipal de gobierno, conciertos instrumentales o corales en los parques públicos y al interior de los templos parroquiales, representaciones teatrales en la tarima principal de la ciudad (parque de la libertad), e incluso, la divulgación por medio de documentales audiovisuales de las actividades llevadas a cabo en cada semana santa a través de los canales de televisión regional o nacional, o a través de los portales y canales internéticos y cibergráficos de divulgación de videos. Los grupos artísticos de las instituciones de educación del Área Metropolitana de Bucaramanga se integran a la Semana Santa de Piedecuesta enviando cada día del triduo pascual sus bandas musicales o de marchas compuestas por sus líderes, bailarines e intérpretes musicales, así como de manera periódica los grupos corales o los grupos

76

musicales se han integrado a los eventos artísticos realizados en los parques públicos y en los templos parroquiales. 5. El Componente medio está relacionado con la transmisión, divulgación, preservación y proyección de la Semana Santa de Piedecuesta como experiencia sociocultural que parte de las diferentes etapas vitales de los feligreses católicos piedecuestanos, específicamente de los parroquianos de San Francisco Javier con quienes se identifica institucionalmente la “Semana Santa de Piedecuesta”. Durante los primeros días de vida, el momento más emblemático para ser bautizado es el día de pascua o resurrección al ser presentados para servicio y protección directa de Jesucristo nuevas almas y feligreses cuyos padres y padrinos están dispuestos a orientarlos en la preparación para la redención y salvación divinas.

77

Durante la infancia, las generaciones más jóvenes de piedecuestanos son llevadas y siguen siendo trasladadas hasta el parque principal o junto a las calles por donde está programado el paso de las procesiones con el fin de recibir la catequesis y evangelización simbólica que se busca alcanzar a través de la imaginería religiosa. De igual manera, los niños de las familias más prestantes o los más destacados de los colegios han servido como apóstoles en los pasos en vivo de la entrada triunfal de Jesús, la última cena y en aquellos donde es requerida la presencia de ángeles para consolar a Jesucristo como a la virgen. Paralelo al proceso de incorporación simbólica y formativa de niños y jóvenes como cargueros o nazarenos, en el último lustro, en el barrio Bariloche, los feligreses y las autoridades parroquiales han promovido que los niños sean organizados, preparados e investidos como cargueros penitentes para que por las calles de sus barrios hagan una procesión con pasos de pequeño

78

volumen y mínimo peso, los cuales son llevados en andas sobre sus brazos. Ha sido tal el reconocimiento y aceptación de esa manifestación ritual que las autoridades municipales, cívicoculturales como eclesiásticas asociadas con la Corporación Semana Santa no sólo han gestionado los recursos para sus hábitos pues planean integrar para el 2010 esas procesiones infantiles a la programación de las procesiones de la semana santa oficial y municipal realizada en la parroquia de San Francisco Javier, propiciando así la realización de las procesiones “chiquitas” tan afamadas y reconocidas en Popayán como en Pamplona. Durante la juventud, además de los compromisos adquiridos con los grupos apostólicos parroquiales, muchos estudiantes de Piedecuesta son integrados y comprenden mejor el significado de la Semana Santa inculcada por sus padres y familiares al hacer parte de las delegaciones institucionales, las bandas musicales o los grupos artísticos que en

79

representación de sus colegios participan en los desfiles procesionales de cada día santo. Muchos de ellos participan a su vez en las reuniones matutinas asociadas con la “Pascua Juvenil” llevada a cabo durante los tres primeros días santos por los grupos apostólicos juveniles, los catequistas, los seminaristas y las autoridades eclesiásticas. A ello se suman las parejas de enamorados que encuentran en las actividades litúrgicas y procesionales el espacio ideal para citarse y conjugar sus expresiones de amor espiritual y religioso con las de índole social y carnal. La adolescencia está caracterizada por el deseo e interés de muchos adultos jóvenes por participar, ser preparados, investidos y consagrados como nazarenos o cirineos, otros siguen integrándose a la Semana Santa como gestores o cultores artísticos, así como algunos se integran a organizaciones de jóvenes encargados de prestar servicios de orientación turística, adecuación logística o seguridad pública durante los

80

días santos como ha sido el caso de Fundejoven. La adultez de los feligreses piedecuestanos se caracteriza por el reinicio del ciclo de formación sociocultural recibido las décadas anteriores al asumir las nuevas generaciones de ciudadanos la responsabilidad de orientar a sus hijos, sobrinos, primos, vecinos, educandos, etc., en las prácticas rituales y las creencias procesionales al impartir enseñanzas de vivencia y convivencia entre católicos al participar con su ejemplo en las actividades litúrgicas y procesionales programadas para cada semana santa, al explicar el significado e importancia de los pasos procesionales y los ritos litúrgicos, o en el mejor de los casos, al ser identificados como parte de los grupos apostólicos, las cofradías, hermandades o autoridades que desfilan cada día santo. La vejez de los feligreses católicos piedecuestanos es canalizada, organizada y proyectada a través de los

81

grupos apostólicos, los grupos de la tercera edad y las organizaciones cívicoculturales quienes se han encargado de difundir, defender y promover los valores morales, éticos, religiosos y socioculturales asociados con la Semana Santa de Piedecuesta al entrevistarse y hacer sugerencias o peticiones concretas a las nuevas generaciones de autoridades y funcionarios municipales. De forma individual o grupal comparten sus conocimientos y vivencias con las nuevas autoridades parroquiales y eclesiásticas con el fin de preservar las prácticas y los rituales centenarios de los católicos piedecuestanos. Conforman instituciones dedicadas de manera cívica, voluntaria y desinteresada a señalar los derroteros y tareas para el reconocimiento departamental y nacional de la semana mayor de los piedecuestanos como es el caso de la Corporación Semana Santa. Así mismo haciendo uso de buen retiro al pasar a dirigir o coordinar las actividades de los grupos parroquiales que viven y se preparan para la

82

siguiente semana santa durante todo un año como es el caso de la hermandad de nazarenos y el grupo de los cirineos. El papel de los medios de comunicación de la región como del Museo de Arte Religioso se constituyen a su vez en componente mediático, anexo e indirecto el cual resulta necesario para la difusión, sensibilización y comprensión general de la Semana Santa. Desde el 2007, pasada la Semana Santa y durante el resto de semanas del año, las principales imágenes de los pasos pueden ser observadas, contempladas y adoradas por los ciudadanos piedecuestanos en el Museo de Arte Religioso ubicado en el templo del Perpetuo Socorro como en el templo parroquial de San Francisco Javier constituyéndose su presencia permanente en una vivencia cotidiana para los feligreses que visitan esa institución cultural. Los medios de comunicación impresa, radial, televisiva e internética, de carácter local, regional o nacional, se

83

constituyen a su vez en promotores, difusores y transmisores del espíritu ritual, litúrgica y procesional de la Semana Santa de Piedecuesta, al realizar antes, durante y después de los días santos, diferentes tipos de notas, artículos, crónicas, reportajes, transmisiones en directo, etc., sobre los rituales litúrgicos, las organizaciones participantes, los pasos procesionales y las demás expresiones y manifestaciones de la devoción espiritual de los feligreses católicos, así como se constituyen en el medio para acercar la Semana Santa a los enfermos y discapacitados que no pueden salir a las calles ni al parque principal para renovar sus votos y promesas de fe. 6. El componente interinstitucional se hace evidente en cada semana al corresponder a la Policía Nacional, a la Policía de Tránsito y a los inspectores de policía, así como a los funcionarios de la Secretaría de Gobierno, el cierre, traslado y reubicación de las rutas de transporte, movilización y escape en caso de emergencias, así como al interior del parque principal la Cruz Roja,

84

la Defensa Civil y los servicios médicohospitalarios locales adecuan campamentos para la atención de enfermos y la prestación de primeros auxilios en casos de emergencia. Todo lo cual es informado o resaltado por los medios de comunicación impreso, radial o televisivo de índole local, regional o nacional que cubren, transmiten o comunican al resto del país el desarrollo de la Semana Santa.

Tomado de: Hermandad de Jesús Nazareno (2012). Juan_10. Disponible en http://www.hermandaddejesusnazareno.es.tl/GaleriaFotografica/pic-1000162.htm

85

CONCLUSIÓN.
La semana santa de Piedecuesta es una manifestación bicentenaria preservada, financiada y masificada por los feligreses pertenecientes a la jurisdicción eclesiástica de la Parroquia de San Francisco Javier. En lo concerniente al componente litúrgico y ritual, los conocimientos de la manifestación están asociados con las autoridades eclesiásticas parroquiales. En lo concerniente al componente procesional y de divulgación de la imaginería religiosa, los conocimientos se asocian con los miembros de la Corporación Semana Santa, las organizaciones parroquiales de nazarenos, cirineos y cofrades, así como el sacristán y demás feligreses que tradicionalmente se han hecho cargo de la financiación o adecuación familiar de un paso.

86

En lo concerniente a la ejecución interinstitucional de los planes de adecuación de la ciudad para la prestación de servicios públicos y las facilidades para la realización de los ritos procesionales, es de conocimiento y responsabilidad de los funcionarios de cada una de las dependencias públicas delegados por las autoridades municipales ante la Junta Organizadora de la Semana Santa la realización de las mismas. En lo concerniente a las actividades artístico-culturales que se realizan de manera paralela o complementaria a las actividades rituales y religiosas, el conocimiento está asociado con dependencias municipales adscritas a la Secretaria de Desarrollo como es el caso de la Coordinación de Cultura y Deportes, así como se cuenta con el conocimiento y experiencias acumuladas por la Academia de Historia de Piedecuesta, el Instituto de Bellas Artes y la Asociación Banda de Músicos de Piedecuesta.

87

En el ámbito parroquial, la manifestación ritual y procesional de la “Semana mayor” es expresada, practicada y difundida por los grupos apostólicos, la hermandad de Jesús Nazareno y las cofradías parroquiales o familiares, y los feligreses en general, bajo los lineamientos y orientaciones del cura párroco o sus vicarios. En el ámbito municipal, la manifestación es expresada, practicada y difundida por los miembros de la Corporación Semana Santa y las organizaciones de artistas que contribuyen con sus creaciones o gestiones a rescatar, divulgar o asumir una visión crítica sobre las prácticas rituales a partir de los aportes, proyectos y apoyos financieros del gobierno municipal. La transmisión del componente litúrgico y ritual es una tarea asumida por las autoridades eclesiásticas representadas por el cura párroco y sus vicarios al ser los encargados de explicar a los feligreses de todas las edades y condiciones cada una las implicaciones espirituales y las razones religiosas de celebrar la semana santa, así como la

88

importancia de renovar actualmente los rituales de confesión, constricción espiritual, recogimiento ante la pasión y muerte de Jesucristo, así como de renovación al conmemorar su resurrección. La transmisión del componente procesional y artístico-cultural es una tarea asumida por la Corporación Semana Santa con el apoyo y la colaboración de la Coordinación de Cultura del Municipio y organizaciones culturales como la Academia de Historia, la Asociación Banda de Músicos y el Instituto de Bellas Artes, entre otras, al ser los encargados de investigar, compilar, divulgar y difundir las implicaciones históricas y socioculturales de la semana santa para los piedecuestanos, sin importar sus creencias religiosas o lugares de proveniencia, a fin de ser reconocida y aceptada como la celebración religiosa, el evento cultural y la actividad turística más importante del Municipio de Piedecuesta.

89

La transmisión del componente institucional y organizacional es una tarea asumida por las secretarías, dependencias y entidades oficiales o de servicios públicos convocadas por las autoridades municipales delegadas para conformar la Junta Organizadora de la Semana Santa, la cual garantiza los espacios, servicios, logística y fuentes de financiación para que las autoridades eclesiásticas, las organizaciones parroquiales, la Corporación Semana Santa y las agremiaciones de artistas cumplan año tras año con las responsabilidades religiosas, cívicas o artístico-culturales que tradicionalmente han desempeñado. Siendo todo ello difundido y masificado como un evento artístico, turístico y cultural propio del patrimonio cultural inmaterial de los santandereanos a través de los medios de comunicación local, regional y nacional. Hasta diciembre de 2009 el estado simbólico, ritual, congregacional y organizacional de la Semana Santa de Piedecuesta demostraba su fortalecimiento, financiación y

90

continuidad durante los siguientes años. En cuanto al componente procesional las fortalezas que presentaban se relacionaban con la jerárquica, organizada y funcional en la distribución de los pasos entre las cofradías familiares, grupos apostólicos, hermandades, instituciones, e incluso feligreses particulares que financian su preparación, ornamentación y traslado procesional durante los días santos que se requiere. Los riesgos que se identificaban estaban asociados con la pretensión de cada organización de gestionar y manejar de forma autónoma las contribuciones y presupuestos que se obtienen para la preparación temporal de los pasos, lo cual ha empezado a generar incomodidades y situaciones problemáticas entre las organizaciones socio-religiosas y las cívico-culturales. A lo cual se suma, el cambio político partidista y político-administrativo del gobierno municipal que ha conllevado a que recaiga en las autoridades eclesiásticas y las cofradías parroquiales todo el costo y responsabilidad en el

91

mantenimiento y conservación de la imaginería religiosa organizada temáticamente en las capilla del Templo del Perpetuo Socorro a través del Museo de Arte Religioso. En cuanto al componente procesional las fortalezas que se reconocían estaban asociadas con el nombramiento de curas párrocos que se han preocupado por informarse y preservar las tradiciones y prácticas religiosas de los piedecuestanos asociadas con los ritos procesionales y litúrgicos de cada día santo, así como han dedicado gran parte de los rituales de los días santos al fortalecimiento espiritual y disciplinario de las organizaciones, grupos y hermandades parroquiales que están directamente vinculadas con la semana mayor de los católicos. Los riesgos que se reconocieron estaban asociados con el desinterés o incapacidad de las autoridades parroquiales por continuar orientando y coordinando todos los aspectos de la Semana Santa. Todo lo cual ha propiciado que desde hace treinta años

92

se dé una creciente orientación o manipulación partidista de la Semana Santa a través de la Junta Organizadora dispuesta por cada gobierno municipal para tal fin, con lo cual el espíritu religioso y litúrgico de las prácticas y creencias parroquiales tiende a ser dejado en un segundo plano al ser más importante la figuración y reconocimiento de las autoridades y los funcionarios partidistas de turno. En cuanto al componente artístico – cultural, las fortalezas estaban orientadas a la realización de eventos culturales de carácter nacional o internacional como es el caso del festival de música religiosa y el festival coral internacional de música sacra con los cuales se pretende garantizar a los visitantes y turistas una oferta cultural de proporciones semejantes a las de Popayán, Pamplona y Mompóx. Los riesgos que se identificaron se relacionaban con la falta de continuidad de esos festivales nacionales e internacionales al depender de los presupuestos y realizaciones de cada

93

administración municipal, a lo cual se suma la exclusión o menosprecio financiero para las expresiones culturales locales al considerarse más importante contratar y traer agrupaciones instrumentales o corales de talla internacional para dar mayor lustre y reconocimiento a los festivales municipales. En cuanto al componente institucional e interinstitucional, las fortalezas se manifestaban en una creciente y constante participación logística, financiera, mediática y personal por parte de los representantes de las instituciones y entidades de carácter público o privado en su condición de autoridades nacionales, departamentales, municipales, educativas, militares, etc., a lo cual se sumaba el interés de esas instituciones por contar con una organización interinstitucional permanente. Los riesgos de la creciente participación de los gobiernos municipales de turno estaba asociado con las decisiones populistas y fragmentarias en dar a cada

94

organización parroquial exorbitantes presupuestos financieros para su sostenimiento y participación en los días santos, con lo cual, cada organización o grupo participante pretendía desarrollar su participación de manera autónoma y anárquica en comparación con las demás. A ello se aunaba la inexistencia de una única, centralizada y jerárquica organización de la Semana Santa ya que existe un orden parroquial representado por las autoridades eclesiásticas, un orden municipal acordado por la Junta Organizadora, un orden cívico-cultural recomendado por la Junta Directiva de la Corporación Semana Santa y, un orden de relaciones cotidianas acordado por el gremio de comerciantes de los barrios céntricos de la ciudad al negarse a dejar de realizar sus actividades profanas y vender las bebidas o sustancias que alteran el orden social y moral durante las diferentes actividades procesionales y litúrgicas.

95

En cuanto al componente mediático y turístico asociado con la Semana Santa de Piedecuesta, las fortalezas se asociaban con la articulación de las actividades rituales y procesionales de Piedecuesta al corredor turístico de Santander el cual va desde la capital político-administrativa (Bucaramanga) a la capital turística y cultural (San Gil) del Departamento cuyo eje central es el Parque Nacional Chicamocha (Panachi). Los riesgos de la inserción de la ritualidad litúrgica y procesional de Piedecuesta a la oferta turística asociada con Panachi se relacionaban con la inexistencia de una infraestructura hotelera y turística para atender a los visitantes y turistas que deseen asistir a los rituales vespertinos y los eventos nocturnos programados para cada semana santa. Por otra parte, los cableados aéreos de las redes de energía eléctrica, telefonía y televisión por estar a baja altura han conllevado a que la imaginería religiosa de los pasos se enrede en ellos, las estructuras en madera de algunos pasos

96

se han quemado o agrietado por la electrocución recibida, e incluso, el frenado inesperado de los pasos han propiciado heridas, dislocaciones, fracturas, etc. entre nazarenos y cirineos a pesar de las peticiones hechas a las empresas de servicios públicos.

FUENTE
Adaptación del informe final de:

PÉREZ PINZÓN, Luis Rubén (Dir). Proceso de identificación y recomendaciones de salvaguardia para la Semana Santa de Piedecuesta. Piedecuesta: Alcaldía de Piedecuesta (Informe impreso y digital), Diciembre 28 de 2009. Disponible en:
http://www.sinic.gov.co/sinic/Publicaciones/Arch ivos/10905-2-4-412009122983555.pdf

97

98

Tomado de: Wikipedia (2012). Personajes ilustres. Disponible en http://es.wikipedia.org/wiki/Piedecuesta

99

DON GONZALO PRADA (1942 -2010)
¿Cuáles son sus nombres y apellidos completos? Gonzalo Prada Mantilla. ¿Desde hace cuántos años ha participado en la semana santa de Piedecuesta? -G.P.M. La Semana Santa es el todo de la ciudad, son las ferias, son las fiestas, son las actividades de orden espiritual, de orden religioso, son el motivo de la convocatoria ciudadana. En fin, todo es la semana santa de Piedecuesta. Este hombre que habla Gonzalo Prada Mantilla desde muy joven dedicó su vida a las actividades cívicas seguramente por la inclinación pedagógica que nos transmitió un gran maestro don Humberto Gómez Nigrinis.

100

Hace treinta y cuatro años don Humberto era quien hacia la presentación de la semana santa en Piedecuesta el jueves y el viernes desde los balcones del Palacio y además de eso participaba en aspectos de organización callejera, las procesiones propiamente dichas. Hace treinta y cuatro años me entregó un libreto y me dijo Gonzalo Usted va a continuar esta actividad. Bueno sesenta y siete años de edad menos treinta y cuatro, ¿a qué edad comencé yo a vincularme muy comprometidamente con la semana santa?. Desde ese entonces hasta hace dos años estoy haciendo la presentación de la semana santa de la ciudad tratando de ponerle todo ese contenido cultural y artístico, dando a conocer a la ciudad a través del evento e invitando a la ciudadanía a hacer de la semana santa realmente un acto de recogimiento, de piedad, bueno una actividad festiva definitivamente. Llegamos hace dos años a dejar esto y dejar que otros participen porque uno puede faltar o tomar la decisión de no seguir y queda

101

como acéfala la participación en la semana Mayor. Ahí está Jorge Mantilla, el exconcejal y Juan Pablo Ramírez que me han sucedido en esa misión. Yo toda la vida fui de la mano, fui el lazarillo de Luís Enrique Figueroa Rey, dado el parentesco, y de pronto las afinidades de actuar. Enrique me adoptó como su pariente más cercano y con él tuve la oportunidad de recorrer los municipios de Santander y de asistir a multiplicidad de eventos de toda clase en la ciudad de Bucaramanga, dado que él fue treinta y siete años jefe de protocolo de la Alcaldía de Bucaramanga y otras veces de la Gobernación de Santander. Esa participación en todos los actos con él, esa asistencia a tantos eventos fueron creando en mi una motivación de orden cultural, de orden cívico. Entonces él siempre me empujaba para que en Piedecuesta hiciéramos algo en materia cívica, y yo le caminaba, yo le organizaba, ultimaba lo detalles, convocaba y él se encargaba de traer los personajes. Así, por ejemplo, logramos traer a Carlos Lleras Restrepo

102

a Piedecuesta quién visitó la Casa de Menores siendo yo director. También invitamos al doctor Luis Carlos Galán Sarmiento con quien tuvimos la oportunidad de visitar los colegios, de recoger una agenda de recomendaciones de los rectores… y tantos otros personajes de la vida pública y tantas actividades que se realizaron en favor de la comunidad. El pesebre del parque para hablar de este mes de diciembre fue obra de esa tarea cívica, la tarima del parque, la primera tarima del parque fue obra también de esa actividad cívica, el coliseo de ferias y exposiciones y la unidad deportiva Villa Concha también fue parte de esa actividad. Fue todo un trasegar en la vida cultural del municipio y mi formación pedagógica hacía que alternara entre ciudadano cívico y educador. Yo inicié meteóricamente la actividad educativa, era el año de 1962. Fui un año maestro de escuela, al siguiente año pasé a inspector escolar de la zona de mi pueblo de Piedecuesta… Los Santos, Umpalá, Cepitá, Santa Bárbara

103

y Guaca. Una posición importante como era hoy ser secretario de educación de la provincia. Luego fui nombrado jefe de alfabetización y educación fundamental del departamento. Ahí incursionamos en la elaboración de los programas de “primaria acelerada” que fueron los primeros en Colombia, se ensayaron en Santander y olvidamos que eso me valió el nombramiento de inspector nacional de educación. Me fui a Bogotá pero el agite de la ciudad no era para mí, soy un animal domestico, y me pareció complicada la vida en Bogotá, difícil, y regresé nuevamente a mi alfabetización en Santander. Luego cuando se creó la Ley Cecilia en el Gobierno de Carlos Lleras Restrepo hubo un empuje para las instituciones de menores, la Casa de menores recibió una partida de dotación y el gobernador de entonces me nombró director de la casa de menores. Allí estuve dos años iniciales, luego pasé a inspector de educación en el Bienestar Familiar, regresé a la casa de menores siete años y luego me retiré para iniciar una vida en lo privado.

104

¿En qué tipo de actividades de la Semana Santa usted ha participado o sigue participando? -G.P.M. Yo estoy muy metido como los santos en la parroquia no por que sea entregado a las actividades religiosas sino porque debido a esta influencia que se ha venido generando cada que llega un párroco alguien le dice hable con Gonzalo que él le colabora, ya estoy metido en ese cuento. En todo lo que es la actividad religiosa, procesional, he estado muy presente y en la actividad municipal fui concejal del municipio y en todos esos actos de la administración municipal y en tantos encuentros de orden cultural ahí estoy y estuve metido. Fui presidente fundador de la Casa de la Cultura en Piedecuesta, también fundamos hace diez años la Casa Cívica Zoilo Santamaría Otero en homenaje a un gran ciudadano que fue alcalde y esa institución ha servido de pie de fuerza para muchas actividades de desarrollo comunitario. Y así, tantas otras en motivo de la ciudad. ¿Cuáles son otras actividades que se relacionan con la Semana Santa de

105

Piedecuesta?, ¿Quién o quiénes lo motivaron a participar o colaborar en la celebración de la Semana Santa? -G.P.M. Yo hice kinder, primero, segundo y tercer año en el Colegio de la Presentación cuando el colegio era mixto y era como el niño consentido de las monjas. En ese estado estaba la liturgia, actos religiosos y las celebraciones a la virgen. Yo estaba en todo ese cuento, [era uno de] los apóstoles de la cena en la semana santa, fuimos ángeles en el paraíso terrenal el jueves de corpus y todo eso como que fue llenando un vacío del alma y viene lo que conté antes con don Humberto que encontró la manera de legarme para que asumiera la responsabilidad de la semana santa. Sentí una enorme satisfacción hace dos años que viajamos a Popayán para conocer la semana santa de Popayán, que nos la contaron allá. En esa oportunidad asistí al Primer Congreso Iberoamericano de Semanas Santas de España e Hispanoamérica. Sí, fue una empresa grandísima y Popayán nos dio un recibimiento de reyes organizando en

106

mayo la semana santa de marzo. Organizaron el viernes santo tal como es la procesión de Popayán para mostrarnos, la recorrimos, la vivimos. Tuvimos la oportunidad de ponerle el hombro a los pasos, servir de cargueros, y me pude dar cuenta que en nada somos inferiores a la semana santa de Popayán. Es más, en Popayán el video que presentamos en el Congreso causó una gran sorpresa porque allá [lo más importante] son las procesiones, pero la parte litúrgica que se ofrece en las iglesias no se nota mientras que pudimos mostrar el arreglo de los monumentos, la ceremonia, los rituales religiosos del Templo. Pudimos mostrar las procesiones bellísimas, las imágenes de semana santa, especialmente los Cristos que son especiales [al ser] españoles y de ver ellos cómo el parque de Piedecuesta perfectamente podría decirse que contaba con veinte mil fieles viendo cómo se desarrollaba el acto de elevación de la cruz, el desenclavamiento, la colocación del Señor en el sepulcro. Y preguntaron:

107

¿todo eso lo hacen Ustedes en Piedecuesta?. Dijimos: ¡claro, en la semana santa de Piedecuesta [se] celebra todo el acontecimiento!. Entonces estamos muy bien, todo muy bien en esa materia, pues desafortunadamente es desconocida la semana santa de Piedecuesta para el País porque la hemos hecho para nosotros mismos. ¿De qué manera Usted motiva u orienta a otras personas a participar en la celebración u organización de las actividades de la Semana Santa? -G.P.M. Tuvimos el acierto de crear hace dos años La Corporación Semana Santa para Piedecuesta. La estaba necesitando la ciudad pero “por horas”. La semana santa se manejaba a través del cura y a través de dos o tres personajes, entre ellos yo, y habíamos comprometido desde el año 80 al municipio para que nos diera una partida anual con destino al gasto de la semana santa. Con la creación de la Corporación le dimos cuerpo ya más definido a la organización. A las cofradías que son los grupos de ciudadanos que se

108

convocan alrededor de una imagen, de un paso, que lo arreglan, que lo visten, que lo conservan; a las hermandades de Jesús Nazareno y los Cirineos. Valga la pena [decir que] yo fui el creador de esa agrupación porque eran los braceros de la plaza de mercado los que cargaban todos los pasos y llegaban en estado de embriaguez y los campesinos con sus sombreros los ponían sobre el “anda”. Los pasos se mecían no por el estilo que se le da en Popayán sino por la “juma” [embriaguez] que llevaba cada carguero. Se le puso orden a eso y ahora con la Corporación, con mucha más razón. Y pensando en lo que Ustedes están haciendo en sacar la semana santa de las cuatro paredes, logramos el año pasado publicar una primera semblanza de la semana santa que fue el libro “Piedecuesta, Tradición y Fe”. En ese libro de unas doscientas y tantas páginas, elaborado a la carrera y a machete, porque no teníamos experiencia, insertamos unas cuantas imágenes procesionales, monumentos, dimos alguna explicación sobre la

109

semana santa y terminamos con lo que va a deberá el Museo de Arte Religioso que también es creación de la Corporación Semana Santa. Monseñor tuvo a bien definitivamente destinar el templo del Perpetuo Socorro al Museo de Arte Religioso. Las imágenes al terminar la semana santa se embolsaban en “pacas de cemento” o “pacas de transportar pan”, las embolsaban y las guardaban. Pero el año siguiente nos encontrábamos con la sorpresa de un brazo partido, de los dedos partidos, de la nariz… Ya con el museo de arte religioso, en el [templo del] Perpetuo Socorro, todas están dispuestas para que el público pueda disfrutarlas, a eso también hay que hacerle una buena promoción porque la gente llega a la Plaza de Piedecuesta y se sorprende con el altozano de los templos, y entran al templo como entrar a cualquier templo, pero les falta conocer un museo. ¿Qué quiere decir para usted o cómo define la manifestación llamada “Semana Santa”?

110

-G.P.M. La Semana Santa de Piedecuesta es una Catequesis institucional. Es la forma de darle a conocer a las generaciones los pasajes bíblicos de la Pasión de Cristo en vivo a través de las imágenes. No es como algunos dicen que adoramos ídolos. No, nosotros no tenemos las imágenes para plan de adoración sino como una muestra dramatizada de lo que fue la Pasión del Señor. Entonces la Semana Santa es un evento cultural, artístico, religioso y turístico de la ciudad, así debe ser mirado porque resume todos esos acetatos. ¿Con cuáles otras palabras o nombres es también la “Semana Santa”? -G.P.M. Los dos nombre oficiales de la Semana Santa son esos, Semana Santa de Piedecuesta y la Semana Mayor. La Semana Mayor también es una denominación universal y para nosotros es la Semana Mayor porque es la semana en donde pueden congregarse multiplicidad de actividades, de orden cultural, de expresión de la vida de la ciudad. Aquí se celebraron por ejemplo

111

escenas bíblicas de la Pasión de Cristo a través del [grupo de] teatro [del Instituto de] bellas artes. Ya con esta administración que tenemos se inició el primer intento de “Concierto de Música Religiosa” con personajes venidos, inclusive de otras naciones. Y se da la oportunidad de mostrar los dulces, de mostrar las galletas, de mostrar los tabacos, de mostrar las artesanías y tantas cosas que produce la ciudad que están bien organizados. Podríamos mostrar a qué nos dedicamos, en qué estamos nosotros comprometidos. Hay algo muy importante que es el “Corredor de Panachi”. Nosotros tenemos que aprovechar el paso obligado Bucaramanga - Panachi para que la gente venga a Piedecuesta y encuentre algo en uno de los pueblos más legendarios. Hay un proyecto, que ojala la administración [municipal] lo iniciara porque tiene presupuesto en el Ministerio de Cultura, y es la vía a la Cantera: la Vía Sacra a la Cantera. Ubicarle las 14 estaciones y arborizar

112

muy bien ese montículo, inclusive, se pensaba conseguir unos expertos que trajeran árboles de Israel y sembrarlos a la usanza de allá. Eso tiene que hacerse, la gente tendrá que llegar a la Cantera y seguir hacia la Mesa de Los Santos y pasar hacia Panachi y pegarse la rodadita hacia el Cañón del Chicamocha. No podemos seguir aislados, que solamente sentimos que pasa la civilización en los tractomulas por la autopista. De acuerdo con sus conocimientos sobre la Semana Santa, ¿Cómo o por que razón surge la celebración de la Semana Santa de Piedecuesta? -G.P.M. El padre García Figueroa, Esteban García Figueroa, piedecuestano, tuvo el acierto de soñar y de iniciar la organización de la Semana Santa. Era un cura pudiente, tenía predios en la ciudad, fue quién regaló el local para el Hospital, para el Colegio de la Presentación. El parque de la Presentación era el solar del Colegio que él fundó. Viajó a una ciudad de España y de allí logró traer seis imágenes iniciales para la semana santa

113

que fueron los Cristos, muy bellos, por eso viendo uno las imágenes de Barcelona y de Sevilla tienen mucha afinidad y parecido con las imágenes de Piedecuesta. Otra cosa son las imágenes de Quito y de Guayaquil, allá también estuvo y trajo también algunas imágenes. ¿Desde cuándo se considera que inició como tal la celebración de la Semana Santa? -G.P.M. Data del año de 1795 hasta nuestros días que se fue todos los años mejorando. Contaba mi padre que un viernes santo en Piedecuesta era algo solemnísimo, la procesión del Santo Sepulcro contaba con los caballeros del Santo Sepulcro quienes eran los señores pudientes, los terratenientes de la ciudad vestidos de júbilo y con bastón. Aparecieron las familias más notables de la localidad, ahí estaban los apellidos: los Barco, los Sorzano, los Ruiz, los Céspedes, los Cepeda, los Mantilla, en fin los mas hidalgos de Piedecuesta, y fue tomando fuerza la Semana Santa de Piedecuesta y optaron porque llegaba el

114

acontecimiento, ponerle atención a la semana santa. Esa fue la audiencia que tuvo históricamente la semana santa de Piedecuesta. Ellos en el afán de querer hacer de buena fe publicidad, en su afán de ser los primeros, pusieron por el año de 1902 que se creó la semana santa de Piedecuesta y que nuestro Amo Jesús, que es el Cristo en madero, lo importaron de España. Unos dicen que no, el paso del Nazareno si se trajo de España que es una de las importaciones del padre García Figueroa, es un Cristo Sevillano, pero la hermandad no comenzó en ese año, la hermandad comenzó hacia el año 1795. Ese fue el inicio de la hermandad, se inició con la constitución de lo que sería la primera semana santa. La semana santa puede dividirse en tres gobiernos, el primero desde el padre Estebán García Figueroa, el segundo el del Padre Josué Acosta y el tercero el del padre Jesús María Prada Cáceres. La modernidad narrando todos los delineamientos religiosos la inauguró el padre Prada que sacó la semana santa

115

un tanto de la iglesia y la sacó a las calles. Luego vinieron otros sacerdotes como el padre Álvaro Rueda y el sacerdote antioqueño padre Emilio Zuluaga que le dieron también mucha importancia. Digamos que en los veinte años últimos ese comité cívico, religioso, voluntario, que se mantenía y en el cual estábamos siguieron dándole forma. Los colegios contaban con banda de guerra, bandas de marcha, el doctor Luís Enrique Figueroa garantizaba traer en los días santos la banda del ejercito, [y el Municipio] la banda de música, entonces ya pudimos darle cuerpo de desfile. Se hacían las procesiones, se iniciaban hacia las tres de la tarde y en los últimos seis, ocho años, se están haciendo casi nocturnas. La gente le toca irse porque no alcanza a ver la semana santa y las obligaciones de la casa, el temor de los ladrones, hacen que no se esperen porque la semana santa va de noche. Pero nosotros decimos “¡que bien!” que la hubiéramos pasado para la noche porque las luces de la ciudad, la luz pública, la luz amarilla dan la impresión

116

de un “incendio religioso”, y los cirios, las velas, las lamparillas en los pasos eso todo ayuda. Unos se van otros se quedan pero la semana santa sigue. Comparando las celebraciones rituales de la Semana Santa que Usted vivió en su juventud con los de la actualidad,¿Cuáles transformaciones considera que ha tenido la Semana Santa de Piedecuesta? -G.P.M. La verdad es que no muchas, ha conservado la tradición de dedicarnos a lo místico del templo y a las procesiones, pero nos falta mucho más, nos falta diversificar mas la semana santa, ponerles otros atractivos a la semana santa para que todas las tendencias lo disfruten. Aquí vienen los católicos, los adventistas, los ateos, energúmenos, todo el mundo. Cada uno mira lo que le conviene: “tan linda la imagen, tan lindo el Señor”. El que no comulga con eso [dice:] “interesante la figura, bien conservada, muy bien arreglada”. Entonces hay que crearle mucho más motivación a la semana santa.

117

Precisamente de Popayán traemos la experiencia y “Shungo” [Jesús Emiro Buitrago] está caminando sobre eso, de crear unos pequeños talleres de talla y de bordado para trabajar la madera en la hechura de las “andas”, y en ciertos apliques y decoraciones para los pasos. Y en los bordados porque en Popayán hay verdaderos talleres de bordados en donde las señoras todo el año están creando nuevos hábitos, nuevos atuendos para los santos. Entonces eso también hay que hacerlo en Piedecuesta y es una manera de ayudar a estimular el empleo y se crea también la artesanía religiosa. Puede Usted resumirnos qué se celebra, en honor de quién y qué actividades se realizan en cada uno de los días de la Semana Santa? -G.P.M. Se inicia con el viernes de dolores, el viernes de dolores es como el presagio de lo que iba a ocurrir en breves días y ciertamente con lo que ocurrió el domingo de ramos que fue la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén. Se celebra en Piedecuesta con la presencia de las palmas que se traen de

118

los territorios que tenemos paramosos o de clima frío. Hay cierta oposición de las autoridades [ambientales] pero quitarle unas hojas a los árboles una vez al año no creo que necesitemos ir a Copenhagüe a discutir el problema del ambiente1. La procesión es muy linda. Vicente Arenas Mantilla la describe en su libro [Crónicas y Romances] y en un aparte habla de: En mis años de infancia ya extinguidos / aún conservo un recuerdo que no falla / el domingo de ramos tan querido/entre flores y músicas y palmas / los san Antonios abajo confundidos / entre niños y jóvenes y beatas / los nobles campesinos complacidos / bajaban con su ramo a las espaldas /… Y viene otra que describe a los campesinos en sus tendencias y vestido: Los de Sevilla mozos bien erguidos / gratos en su altivez los
1

Se refiere a la conferencia de la Onu sobre el cambio climático y el medio ambiente llevada a cabo en Copenhagüe (Dinamarca) en diciembre de 2009

119

desplomados / y los de Miraflores parecidos / en su cutis rosado a la manzana / y de San Isidro insignes y vestidos / todos de azul y con sus ruanas largas / con su camisa con argolla al cuello / y atavíos de lana en las alpargatas /…bueno y sigue. Viene el lunes santo. El lunes santo es un día de pasión, de recogimiento, es el día en que se inicia mañana, tarde y noche, la convocatoria a las confesiones y a la preparación para la semana santa. Para que la gente prepare su cuerpo y alma para el acontecimiento que está por llegar. El martes santo también es un día dedicado a la actividad confesional y el martes también los señores cargueros, los Cirineos, celebran con una misa muy solemne la consagración de nuevos miembros a su organización viene el obispo y los consagra, ese es el martes santo. El miércoles santo es el día de Jesús Nazareno, ya el miércoles santo entramos prácticamente a la semana santa ya que es el momento en que Jesús está en ese plan de comunicación

120

con sus discípulos, en el que ya sabe lo que se le avecina, lo que les espera. Y viene el jueves santo con toda su pompa en las casas se celebran los siete potajes. Que yo reconozca que hoy no lo permiten pero yo recuerdo que los siete potajes eran carnes de cerdo, carne de res, pescado, y otros aditivos. Era un plato frugal, riquísimo, era la cena pascual. Se convocaba a la familia a ese almuerzo y a partir del almuerzo venía entonces la preparación a la procesión de la última cena. En la noche el perdón que es cuando detienen a Cristo y lo llevan a los salones del Pretorio. Los Nazarenos se encerraban en la iglesia, celebraban un ritual que se llamaba los maitines en donde se agarraban a “fuete”. Ellos se latigaban, se castigaban, bueno esa tradición ya pasó. Y el Viernes santo tenemos en la mañana la procesión del vía crucis. Salen todas las imágenes, se ubican en las calles y carreras del municipio y va pasando el sacerdote con un séquito amarillo y va rezando en cada esquina una estación. Y ya a partir de medio día

121

viene un silencio total, un recogimiento total. Eso también se ha superado, pero yo lo viví y lo vivimos hasta hace treinta años perfectamente en donde decir palabras soeces era gravísimo, era un día de mucho respeto, echar un “hijuepuerca” era casi una maldición. No se podía alzar la voz, gritar a un niño, golpear una puerta, tantas cosas de esas porque el mundo quedaba como estático esperando el momento de la Crucifixión del Señor. Viene la noche de adoración en el sepulcro y hacía las once de la noche la procesión del desande. Entonces la procesión del día va el templo parroquial a la Capilla del Humilladero. Y a la media noche de la capilla del Humilladero regresan a la virgen nuevamente a la iglesia principal y ahí termina. El Sábado era la procesión de la soledad era un día también de silencio de recogimiento, de visita al sepulcro, de rezar los 33 credos, haciendo moñitos en las palmas del ramo. Eso se conservaba de verdad cuando había tempestades, cuando había tragedias,

122

se quemaba moñitos de palma, eso se elevaba y calmaba la ira divina. Y en la noche la procesión de las Soledades para las mujeres, solo mujeres, no podía ir absolutamente ningún hombre era todas las mujeres. Ahora van más novios que solo mujeres, ahora es una procesión para todo el mundo. Y hacía las diez de la noche la misa de resurrección, está resucitando el Señor hacia las once de la noche con la bendición del fuego. Nos despiertan con la gran quema de pólvora. Y volvemos nuevamente con el domingo de Pascua. Ya es domingo de alegría, el domingo de fiesta, de primeras comuniones, de bautizos. Ese es el [día de] recorrido de todas las demás manzanas. Hace dos años que creamos la Corporación como una Institución. Se le creó la bandera, el escudo y el himno. Nosotros teníamos que acoger una de las legendarias imágenes de la semana mayor para que fuese sea nuestro Amo, para que sea nuestro Patrón y escogimos al señor de la humildad que

123

así se llama o al “Ecce Hommo” (he aquí el hombre), o a Jesús Nazareno Rey de los Judíos, que es donde va sentadito en una de las columnas y recibe los azotes. Pues lo adoptamos como la imagen de la Semana Mayor y lo veneramos desde hace dos años. Y la procesión del lunes santo es para iniciar la semana santa propiamente dicha, es con esa procesión y una misa solemne. Comparando la Semana Santa de Piedecuesta con las realizadas en otras ciudades de Colombia como Popayán, Pamplona, Mompóx, entre otras, ¿Cuáles son las características de la Semana Santa de Piedecuesta que Usted más resalta, recuerda, o considera que se deben preservar? -G.P.M. La parte litúrgica, definitivamente la parte litúrgica la hace diferente. En Popayán todo el entusiasmo son las procesiones y lo mismo en Pamplona. Pamplona le da mucha importancia a las procesiones debido a que tienen los recursos, tienen un batallón del ejército, tienen la banda del ejército, tienen la ciudad mitrada de Colombia, tiene obispo, arzobispo. Allá

124

son ostentosos, se nota el lujo de la procesión, también hay actividad litúrgica tanto en la capilla como en el humilladero. Piedecuesta dedica más tiempo a lo litúrgico, lo que le decía al principio de Popayán. Nosotros ocupamos en la semana santa el parque de Piedecuesta, la tarima, la torta entera, el atrio de los templos para la celebración de orden religioso. No nos quedamos simplemente en la catequesis procesional. ¿Cuáles medios de comunicación o información se emplean para dar a conocer o difundir a la Comunidad de Piedecuesta las actividades programadas para cada Semana Santa? -G.P.M. Inexplicablemente Vanguardia Liberal nos dedicaba una página todos los años que no podía faltar en donde venían las imágenes de la semana santa, algunos comentarios, el programa de la semana mayor. En fin, desde hace unos quince años no volvimos a aparecer porque si no se paga la página no hay forma de crear esa publicidad.

125

Los medios radiales son los que hablan. Con la creación en Piedecuesta de la televisión regional ya es un medio, el recurso que nos permite divulgar la semana santa pero estamos virgenes realmente. Le falta todo el recurso de comunicaciones a la semana santa de Piedecuesta. La semana santa de Piedecuesta sigue siendo desconocida, la conocen en el área metropolitana y en algunos municipios pero no la estamos nacionalizando. Sería muy bueno pasarlas en directo por televisión a nivel nacional, pero también tiene su razón para que no sea así, que los pasen en otro horario para cuando las gentes estén en las casas puedan mirarlas. Ciertamente fue interesante la participación de TRO, de Señal Colombia, muy abreviado, pero son espacios muy costosos, eso es mucha gracia que vengan a pasar unas cuantas imágenes pero bueno ya comienza, ya comienza. Este contrato que esta caminando por parte del municipio que

126

lidera Henry Obregozo2 es un paso trascendental hacia el volcamiento de la semana santa y la salida del anonimato. Porque entonces ya Colcultura [¿Ministerio de Cultura?] se impone en Piedecuesta y en la ruta turística hay que hacerla saber a Anato, para que sepan que hay un destino turístico en Piedecuesta. Nosotros intentamos pero no alcanzamos porque el libro no salió para ese momento. Intentamos con Corferias en Bogotá, el 27 de enero, publicitar el libro, mostrarlo y mostrar el afiche. Bueno qué más, decir: “destino turísticoreligioso de Piedecuesta”. Ojala pudiéramos hacerlo este año, estamos en camino de eso, porque sería lo que le falta a semana santa de Piedecuesta: Comunicaciones.

2

Hace referencia al proyecto “Proceso de identificación y recomendaciones de salvaguardia para la Semana Santa de Piedecuesta” proyectado y contratado a través de la Corporación Semana Santa por el asesor cultural de la Coordinación de Cultura y Deportes Henry Orbegozo.

127

En cuanto al afiche de la semana santa de Piedecuesta… -G.P.M. Hace unos diez años apareció la idea y lo iniciamos con el Santo Enterramiento. Dio muchos resultados, porque mucho turista, mucho visitante se lleva de recuerdo el afiche y digamos que muchas beatas lo llevan, lo enmarcan, lo ponen de cuadro en la sala. Hemos querido en la Corporación darle paso a las imágenes de la semana santa, darlas a conocer. El año pasado por ejemplo hubo una propuesta de [la Secretaría de] Desarrollo Social, muy sería, muy interesante, muy sugestiva, muy creativa, pero de pronto a la primera dama le pareció mas interesante el Cristo de los azotes por que identificaba una figura religiosa, como que encuentra más ahí la semana santa, como que se vé al Cristo de la Semana Santa. Vamos a ver con que nos va a salir este año [2011] Shungo, es el que “cranea”, no se si al municipio le haya presentado un afiche. Ese el único medio de divulgación, alguna publicidad, también elaboramos una hojita en donde

128

contamos algunos detalles de Piedecuesta como epicentro económico y cultural. Algo para mostrar y que vaya a las escuelas y los maestros les cuenten a los niños. ¿Quiénes son y cuál es el papel de los miembros de la comunidad que pertenecen a las cofradías encargadas de los pasos de la Semana Santa? -G.P.M. Desde tiempos atrás, desde hace muchos años, las familias del pueblo por adjudicación que les hizo el párroco o por voluntad de ellas mismas tomaron una imagen, se hicieron cargo de cuidarla, de arreglarla, de conservarla, y de presentarla en la semana mayor. Ellas son la cofradía de Jesús Nazareno, la nuestra la del Señor de la Humildad, y así de todas la imágenes, eso es muy bueno. Lo que quiere decir que la semana santa tiene dueño, tiene propiedad y tiene propiedad sentimental, que es la misma ciudadanía la que se siente dueña de ese patrimonio. No es el cura que tiene allá en su inventario las imágenes, eso de las cofradías es bastante interesante y

129

una forma de vislumbrarla a nuevos visitantes o residentes en Piedecuesta. La familia llega y se le dice ¿Usted quiere, (en vísperas de semana santa), participar de la semana santa siendo cofrade de un imagen?, se trata de esto y aquello, [y ellos contestan:] ¡ah sí, muy bien!. Ya como que la meten en familia, eso está muy bien. Las hermandades son fundamentales. La Hermandad de Jesús Nazareno es importantísima, lo que sucede es que a ellos hay que ponerle un poquito de control y en eso estamos porque ellos se toman atribuciones y quieren terminar mandando en la semana santa. Y no, en la semana santa nadie puede mandar en particular, ni la misma Corporación. El Municipio no tenía nada que ver con la semana santa hace algunos años. Ahora ya el alcalde convoca a las autoridades, a sus funcionarios para que participen, hasta en las procesiones tienen paso a su cargo que es el Santo Sepulcro y da un aporte. Una partida de $55.000.000 pesos, fue el año pasado. Si no llegara ese dinero a la semana santa ya no podríamos hacer semana

130

santa porque los tiempos de la abundancia pasaron. El bus para traer las bandas toca pagarlo, el refrigerio para los que participan toca otorgarlo y así una cantidad de gastos innumerables. Las flores se encarecen para la semana santa. Un arreglito por lo general para un paso vale $500.000 pesos. Ahora se le colocan cirios, son cirios especiales que con el aire crece la llama a cambio de apagarse, entonces los costos de la semana santa son demasiados altos. Pero ahí está el padrino mayor que es el municipio y estamos los que empujamos para que las cosas se hagan. ¿Quiénes son y cuál es el papel de los miembros de la comunidad que pertenecen a los grupos apostólicos que participan en la Semana Santa? -G.P.M. Los grupos Apostólicos están dedicados a la convocatoria de los fieles bajo las distintas actividades especialmente la litúrgica y organizar esa parte litúrgica de la semana santa. También es la oportunidad para vincular

131

nuevos legionarios a esos grupos apostólicos y participan en algo de la logística de las procesiones, esa es la labor de ellos. ¿Quiénes son y cuál es el papel de los miembros de la comunidad que pertenecen a los hermanos nazarenos? -G.P.M. Los Hermanos Nazarenos toman una consagración que les hace el Obispo el miércoles santo, son familias de la localidad, antes eran gente muy humilde, campesinos, obreros. Ellos ha ido tomando fuerza y hay profesionales y ha crecido considerablemente la congregación. Ellos se encargan de ser el brazo derecho de la parroquia también en la organización, celebración de la liturgia y participan en cargar cada paso y en marcar las procesiones por donde van a pasar, ellos van en una formación. Ellos van con campanilla, van anunciando por donde va a pasar la procesión. Tienen también su encierro, tres días en al casa de los Nazarenos. En donde están en actividad reflexivas.

132

¿Quiénes son y cuál es el papel de los miembros de la comunidad que pertenecen a los cargueros? -G.P.M. Los Nazarenos no alcanzaban para cargar todos pasos y las personas que se atrevieron a ponerle el hombro a los pasos fueron los braceros, gente del común, no tenían buena ropa, ni calzado y fuera de eso llegaban borrachitos. Entonces dijimos: ¡no, a esta gente hay que organizarla, hay que retribuirle su devoción, de todas maneras el riesgo de medírsele a esto…!. En la primera alcaldía popular (1986) logramos una partida de $500.000 pesos y les pusimos esa túnica blanca cruzada por una banda roja en la cintura y atravesada. Ahí iniciaron. Duraron como tres o cuatro años con esa ropa. Luego apareció un señor [Mario] López Miranda con todo el amor quien también quería apersonarse de la labor de los cargueros. Los organizó en congregación, les puso otros hábitos con la ayuda del comercio. Tienen tres hábitos: uno morado como el de los Nazarenos, uno negro y el blanco.

133

Ellos son simplemente cargueros. Se ha presentado un pequeño impasse y es que han querido aproximarlos, asimilarlos mucho a los Nazarenos entonces les hacen exigencias de orden moral, de orden espiritual, de orden material pero son gente mal casada, mal organizada en su mayoría. Entonces les ponen talanquera y rifles, el sacerdote dice que es una forma de que entren a la casa de Dios por la puerta principal… con que ellos en la semana santa contribuyan en sacrificio con darle lustre, presencia, apoyo, ayuda a la semana santa ya han pagado todos sus pecados. El penitente conserva la condición como en España el Nazareno Penitente. Son una comunidad fuerte, muy unidos, muy solidarios hoy por hoy se preocupan entre ellos por el bienestar de las familias han logrado avanzar bastante en aquello de la solidaridad, el compañerismo. ¿Quiénes son y cuál es el papel de los miembros de la comunidad que pertenecen a la Corporación Semana Santa?

134

La Corporación Semana Santa se constituyó como al del estilo alcalde de Ponteverde, o sea conseguir veinticinco personas escogidos entre las que más meten la ficha y contribuyen con inclinación notoria en la celebración de la semana santa. Se escogió este personal, citamos a una asamblea, les contamos el cuento y arrancamos en la elaboración de los estatutos. La Corporación Semana Santa tiene como misión principal la de fortalecer los lazos que conlleve a la mejor organización y suceso de la semana santa. Tiene como función: convocar a las cofradías y a las hermandades para que cumplan con funciones muy especificas de servicio en la semana santa; colaborar con el párroco en todo lo que tenga que ver con la mejor organización de la semana santa; dar las directrices sobre lo que debe hacerse en la semana santa; organizar inclusive el derrotero de las procesiones, que se quita, que se pone, que se agrega, que se adiciona; hacer las relaciones publicas de la semana santa con medios de comunicación, de la

135

comunidad con la sociedad y; fomentar y fortalecer el museo de arte religioso como una muestra eminentemente cultural, turístico religioso. Que sea una muestra las veinticuatro horas de los trescientos sesenta y cinco días. ¿Quiénes son y cuál es el papel de los miembros de la comunidad que pertenecen a la Junta Organizadora de la Semana Santa? -G.P.M. La Junta Organizadora comenzó a funcionar desde hace siete u ocho años. Esa Junta Organizadora nace del Municipio [Concejo, Alcaldía]. El Municipio congrega algunos funcionarios que tienen que ver con la organización de diversas funciones, como el inspector de tránsito. De esa junta organizadora lógicamente tenemos que ser parte [los representantes de] la Corporación Semana Santa. Tuvimos dificultades hace algunos años porque la Corporación no tuvo participación como Junta Organizadora. Cuando se dieron cuenta que la Corporación no quería tumbar a nadie, apropiarse de nada, entonces ya nos

136

llamaron y ahora está bien porque somos las figuras representativas de la localidad. Debe tenerse cuidado y hay que señalárselo al alcalde que no lo tome con un carácter político. La Junta Organizadora, usted la ve, como cuarenta personas, como que no se puede dejar el secretario del Concejo, al presidente, a los tres vicepresidentes,…Propiamente la junta organizadora no debe pasar de diez o doce personas. Primero para que se puedan reunir, segundo para que puedan discutir tranquilamente y se llegue a conclusiones. ¿De qué manera las autoridades municipales (alcalde, secretarios, funcionarios, concejales, militares, etc.) se integran y participan en la Semana Santa de Piedecuesta? -G.P.M. Las autoridades tienen mucho que ver, por ejemplo nosotros pedimos un destacamento del ejército para la guardia del Santo Sepulcro, con bayoneta calada, con todas las de la ley, la banda de marcha de la Academia Militar, la seguridad pública a través de la policía. Todo esto le compete a la

137

administración municipal. Fuera de esto a ellos hay que programarles hospedaje, alimentación o por lo menos refrigerios y del presupuesto que da el municipio se destina plata para esto y ellos la manejan. Nosotros no nos metemos en eso, nosotros manejamos la cuenta ellos nos dicen a quien tenemos que girarle el cheque y nosotros se lo giramos porque las cuentas se consignan en la Corporación. De ahí sale toda la plata, entonces la ayuda del Municipio es fundamental. Fuera de esos indicadores se compromete a los bomberos, a la Defensa Civil, al Hospital San Juan de Dios para tener un equipo de emergencia, de primeros auxilios; a la [Dirección de] tránsito para garantizar que no haya altas velocidades ni accidentes, todo esto lo maneja la administración municipal. Antes cuando la administración no participaba éramos los particulares tratando de empujar para que las cosas se consiguieran. Ahora tienen un capítulo importante apoyando las autoridades religiosas

138

Si los miembros de la comunidad piedecuestana desean participar en las actividades de la Semana Santa a cuáles lugares debe ir o en dónde se debe ubicar para: Las eucarísticas y sermones: -G.P.M. En el templo principal de San Francisco Javier se cumplen todos los rituales de orden religioso pero ya las parroquias también la están preparando. En todas las parroquias celebran todos los rituales. Yo no he estado muy de acuerdo que en un pueblo relativamente pequeño como Piedecuesta y pobre a la vez cada parroquia organice una semana santa. Los curas comprando imágenes y armando imágenes para una semana santa de barrio, no me parece bien, deberían congregarse para hacer una semana santa en el epicentro de la ciudad. Nosotros tenemos una tarima que no la tiene nadie, tenemos un escenario en todo el corazón de la ciudad con todas las vías de acceso. Si todas las parroquias se unieran se haría

139

una cosa supremamente grande. Eso sería interesante. Este año [2011] vamos a intentarlo, la parroquia de Bariloche, Nuestra Señora del Carmen que ahora se llama Sor Maria Bernarda Bütler, está organizando desde hace dos años la semana santa infantil, cosa que me parece muy bien primero porque va a ser una escuela anexa a la semana santa para los niños. Segundo, porque va a ser muy llamativo ver las imágenes en miniatura y los niños escoltándola y el devocionario de la gente, el respeto por esto y el desande por las calles. Apoyamos abiertamente esa semana santa, hay que hacerle fuerza. Vamos a ver hasta donde llegamos este año. Yo le decía a un señor traigámoslos, que las procesiones salgan de allá para que lleguen aquí para que recorran parte de la localidad entren al centro de la ciudad y los conozcamos, eso está muy bien porque es formativo, educativo, pedagógico. En todos los lugares hay liturgia especial: donde las monjas Clarisas y las del templo. Y el viernes santo es la romería a la Cantera, una

140

cita de los piedecuestanos a la Cantera. Eso es un río humano, todo el día subiendo y bajando. Las procesiones: -G.P.M. Ya están debidamente marcadas tienen ya un plano definido por donde caminan por entre las quince carreras y dieciséis calles del municipio, no tanto tal vez doce calles y doce carreras todo el casco antiguo de la ciudad. Para eso ya hay un plano preconcebido. No hay forma de cambiarlo porque los feligreses de esas calles se preparan para ese acontecimiento y son las calles que menos presentan problemas de pavimento. Allí hay que cumplir una tarea importante entre el Municipio, Telecom [Empresa Telefónica Telecom] y la Electrificadora [de Santander – EPM], porque hay unas cuerdas que parecen hamacas y se han visto los Cristos, las imágenes colgadas, porque los penitentes van con su capuchón y no se dan cuenta a que horas se les engarza un santo. Entonces la gente comienza a

141

gritar: “¡cuidado!”. Eso se escucha muy mal, daña, desfigura la procesión, eso hay que corregirlo. Se necesita que la gente encienda el bombillo de la calle siquiera el jueves y el viernes santo para que las calles estén iluminadas, y que pongan le bandera de la parroquia. Aquí tenemos la bandera de la parroquia, la bandera de Colombia, la bandera de Piedecuesta, estamos sobrados de banderas. Entonces que en cada casa coloquen la bandera. Todo embanderado se ve bellísimo, todo una fiesta, todo un esplendor. La visita de monumentos o sitios de devoción. Los festivales artísticos o las muestras culturales de carácter religioso: -G.P.M. Carmen Cecilia [Díaz de Almeida] como Presidenta de la Academia de Historia ha realizado una excelente labor. Está pendiente que va ha ocurrir en el municipio y de acuerdo a eso va organizando a los pintores para que pinten sobre el tema…Estas

142

exposiciones se llevan a cabo en el Palacio municipal. En cuanto a la Asociación Banda de Músicos de Piedecuesta… -G.P.M. Siento una tristeza muy grande, [desde] hace algunos años han hecho tres intentos de acabar con la banda… ¿De qué materiales están hechas las figuras religiosas que son vestidas en cada paso?, ¿En dónde fueron elaboradas o de dónde se cree que fueron traídas esas figuras? -G.P.M. La imaginería religiosa, especialmente los Cristos y los sayones, los llamados “judíos”, fueron traídos de España de los talleres de arte religioso de Barcelona y de Sevilla. Más tarde se hizo con Guayaquil, con Quito, también se compraron unas imágenes en Medellín, en Bogotá y la del Santo enterramiento que es muy linda, muy egregia, se adquirió en San Gil. Esa es la recolección que se hizo de la imaginería.

143

Algunas de las imágenes españolas son en madera y las otras son en materiales yeso o no sé qué [¿fibra de vidrio?] pero son muy concebidas. Hay una anécdota que [dice que] entraron por el río Lebrija las que venían de España. Venían unos sayones y en un accidente en el río cayeron unas imágenes y se les perdió una. Años después apareció la imagen en el templo de Lebrija y allá lo adoran como si fuera San Roque. ¿Con qué materiales son vestidas esas figuras y por qué razón? -G.P.M. Si, algunas imágenes venían con algo de vestido como María Magdalena y la Verónica. Entonces decidieron ponerle ropa porque la gente no entendía la expresión del vestido, ó como las tres Marías que solamente venía el busto y abajo era un “cernícalo” en trípode. Decidieron vestirlas y ponerles trajes acordes con lo que se pensaba que iba con las imágenes. Así se han ido arreglando. También se les han hecho sus críticas porque María Magdalena tenía una capa muy linda, muy bella, se conservaba

144

muy bien y se la cambiaron por unas telas transparentes. Entonces se les habló a los de la cofradía y se les dijo que quedaba como rimbombante con esas telas, entonces contestó una señora: “¡no decían que la Magdalena era una prostituta entonces hay que ponerle ropa de acuerdo con eso!”. Pero tratan de vestirlas bien, no saben combinar los colores, en eso estamos luchando con Shungo para tratar de que se le pongan colores apropiados. A algunas les habían colocado colores como celestes, como rosados no son colores que entonen con el color de piel. Ese cuidado hay que tenerlo porque son imágenes que salen a la exposición del pueblo y llega un artista y los ve así con ese atuendo y esos colores de piel y dirán: ¡aquí no hacen sino disfrazar las imágenes!. La imagen de la Magdalena era divina, era bonita, de piel porcelana y les dio por ponerla más trigueñita y se la tiraron ya no volverá a ser la misma. Yo también cometí un sacrilegio, fue terrible, fue el año pasado, porque me llegó un artista del Ecuador. Él [decía

145

que] arreglaba imágenes, pintaba imágenes, que hacía imágenes y hablaba con tanta seguridad y con tanta propiedad y sacó el celular y me mostró las fotos de las imágenes allá. [Yo le dije:] Aquí tenemos tres Cristos para pegarles una reformita, y le pegó una macheteada a uno de esos Cristos… y Monseñor [Gonzalo Martínez] mandó a arreglar las otras dos imágenes. Shungo trató de arreglarlas dejándolas en su estado original. ¿Con qué objetos o materiales adicionales son decorados cada uno de los pasos? -G.P.M. Shungo es muy estudioso, consulta libros, consulta muchos documentos, en la ida a Popayán tomó miles de fotos. Él trata de ir a tono con los cambios y por eso más o menos acierta con las recomendaciones. Precisamente cuando hablamos del Ministerio de Cultura de cómo declararla Patrimonio Nacional pueden enviar personas conocedores, restauradores de la Universidad Libre que vengan y restauren.

146

En cuanto a la iluminación de los “pasos” ¿Cuáles son los cambios que han tenido y por qué razón?; ¿Cuáles son las fortalezas o aspectos positivos que garantizan la continuidad de la Semana Santa de Piedecuesta? -G.P.M. Trazar los vínculos de identidad y de compromiso entre la administración municipal y la Corporación Semana Santa para que continuemos un mismo verbo y en consecuencia lo que hagamos en materia de innovaciones de la semana santa o arreglos especiales en la imaginería consulte a esos dos organismos. Porque el cura al fin y al cabo llega y se va, el alcalde también, pero es mejor que dos comités, dos juntas responsabilizadas con el cura, que estén en la Corporación Semana Santa nos, encarguemos de esto primero para que no decaiga un segundo para darle fortaleza, que crezca, que mejore. Un segundo punto sería darle más solidez y fuerza al Museo de Arte Religioso. Tenemos el lugar exclusivo, bellísimo, para exposiciones, para

147

presentación de películas, vídeos. En fin, están envitrinadas las imágenes, ya el polvo y el deterioro es mínimo. Monseñor ha tenido el cuidado cada seis meses de traer de Bucaramanga una persona que el garantiza fumiga y garantiza que no hace daño. Él fumiga con el objeto de sacar polillas y demás. Hay unos muchachos encargados de sacarles con cepillo el polvo. Tercero, es el único municipio que tiene un templo exclusivo para su mantenimiento, para conservarlo. ¿Cuáles son los riesgos o problemas que pueden poner en peligro la realización o sostenibilidad de la Semana Santa en los próximos años? -G.P.M. Yo creo que estamos bien, creo que la semana santa tiene luz propia, vida propia. Lo único que podría ocurrir es que la administración dijera que ni quiere invertir en lo privado mucho menos en lo religioso y acabara la partida. Eso sería gravísimo y segundo que llegué un sacerdote que cambie todo y diga yo a esto no me le mido, yo no estoy de acuerdo con esto. Pero de lo contrario todo está para que la

148

semana santa sobreviva. Es más, estamos hoy estamos a 17 de diciembre, estamos pensando más en la semana santa que en el nacimiento del Niño Dios. Estamos ya ubicados en que se vino la semana santa. Y si además con estos proyectos, estos adelantos vamos a adquirir más padrinos quienes hablen de la semana santa. Yo creo que no hay que temerle al futuro de la semana santa. Y en cuanto a la Corporación… una recomendación a la administración sería desprenderse un poquito de la prevención cuando den el dinero. Que dijeran: “¡entiéndase Ustedes de esta plata, para estas actividades!. Yo se que haríamos rendir más el billete y lograríamos mejores resultados. Segundo los Nazarenos ya pasaron presupuesto de $40.000.000 pesos para semana santa, pregunto: ¿dónde está la devoción, donde está la entrega, donde está el compromiso, donde está la identidad con la ciudad y la semana santa?.

149

Finalmente, y considerando lo expuesto anteriormente, considera que la Semana Santa de Piedecuesta ¿Debe ser registrada, reconocida y proclamada como Patrimonio Cultural Inmaterial de Santander y Colombia? G.P.M. Extraordinario, la semana santa está en mora de que sea reconocida en el ámbito nacional y sea reconocida por el Estado. Si el Estado reconoce una casona vieja como patrimonio nacional y lo subvenciona porque no la Semana Santa de Piedecuesta que es un patrimonio vivo para la humanidad. Y si el municipio logra que se den los primeros pasos, eso es como una canonización. Ya era hora de empezar de mirar hacia acá. Si declaran patrimonio un carnaval que se lo merece cómo no un acto de estos que congrega a todo el mundo. Ahora esto no es para la religión católica, es para todas la creencias.
FUENTE: PÉREZ PINZÓN, Luís Rubén. Proceso de identificación y recomendaciones de salvaguardia para la Semana Santa de. Anexo: Entrevista a Gonzalo Prada Mantilla. Piedecuesta: Alcaldía de Piedecuesta, Diciembre 17 de 2009.

150

151

2 Actividades Socioculturales para estudiantes

152

153

EDUCACIÓN RELIGIOSA COMPARADA (Guía Didáctica, 2012) 1. ACTIVIDADES INICIALES (HISTORIA)
1. Lee atentamente la siguiente definición: Religión es la actividad espiritual humana que regula las demás actividades corporales a partir de un sistema de símbolos, creencias, prácticas, rituales y mandatos que representan a una comunidad humana con características culturales particulares. Es administrada por una jerarquía sacerdotal que presta sus servicios a cambio de templos, altares, divinidades, ofrendas y ornamentos de culto para garantizar la celebración religiosa, los cuales son

154

construidos y suministrados por una organización religiosa interna. 2. Conforma un equipo de trabajo y observar la siguiente imagen.

A continuación responde las siguientes preguntas en tu cuaderno: a. ¿Cuáles de los símbolos representativos de las religiones más importantes del mundo reconoces?, ¿dónde los viste? b. Elija un símbolo de cada fila y con sus compañeros describan sus

155

características. Luego, interpretación sobre su religioso.

haz una significado

c. Dibujen los símbolos que se asemejen con los de la religión de los miembros del grupo de trabajo. 3. Presenta los resultados al docente en el tiempo indicado. 4. Pide al docente orientación sobre las características de las religiones señaladas en la siguiente imagen:

5. Con ayuda de un diccionario enciclopédico o una enciclopedia digital

156

busca el significado de las siguientes religiones y sus países de origen: a. Cristianismo: b. Judaísmo: c. Hinduísmo: d. Islamismo: e. Taoísmo: f. Sintoísmo: g. Budismo: h. Brahmanismo: i. Francmasonería: 6. Presenta los resultados al docente.

157

2. ACTIVIDADES BÁSICAS (ANTROPOLOGÍA)
1. Lee atentamente la siguiente clasificación: Las religiones se clasifican de acuerdo con el número de dioses (o deidades) que se reconocen, adoran y rinden culto. Las religiones MONOTEISTAS solo reconocen, profesan y defienden la existencia de un único Dios y ser superior (Cristianismo, islamismo, judaísmo, zoroastrismo), Los POLITEISTAS aceptan y promueven la existencia de un Dios para cada actividad, fenómeno o momento de la vida (hinduismo, shintoísmo, paganismo de griegos, romanos y egipcios) y los PANTEÍSTAS promueven que creer en un Dios es semejante a adorar y respetar el universo o la naturaleza (Indoamericanos).

158

Las religiones también se clasifican por el padre civilizador común que divulgo e impuso el culto a sus dioses, entre ellas están las semíticas u originarias en ABRAHAM (Cristianismo, islamismo, judaísmo) y las religiones índicas o creyentes en el dharma y el karma (hinduismo, budismo, jainismo, sijísmo). 2. Siendo las religiones más importantes de occidente las asociadas con el monoteísmo abrahámico, relacione con una flecha cada religión con su Dios superior, común y único: Islamismo Judaísmo Cristianismo Catolicismo Jesucristo Santísima Trinidad Yavhé (Jehova) Allah (Alá)

3. Presenta los resultados al docente en el tiempo indicado. 4. Con ayuda de enciclopedias impresas o digitales (wikipedia) identifico los

159

dioses y libros sagrados religiones de occidente.

de

las

Termina de completar cada paréntesis con las letras que correspondan a Dios y Libro.

5. Leo detenidamente con los miembros de mi grupo de trabajo los mandamientos (normas, reglas, obligaciones) de las religiones más importantes de occidente.

160

MANDAMIENTOS DEL JUDAISMO El primero, amarás a Dios sobre todas las cosas. El segundo, no tomarás el nombre de Dios en vano. El tercero, santificarás las fiestas. El cuarto, honrarás a tu padre y a tu madre. El quinto, no matarás. El sexto, no cometerás actos impuros. El séptimo, no hurtarás. El octavo, no dirás falso testimonio ni mentirás. El noveno, no consentirás pensamientos ni deseos impuros. El décimo, no codiciarás los bienes ajenos.

MANDAMIENTOS DEL CRISTIANISMO Amarás a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a ti mismo.

161

MANDAMIENTOS DEL CATOLICISMO El primero, oír Misa entera todos los domingos y fiestas de precepto. El segundo, confesar los pecados mortales al menos una vez al año, en peligro de muerte y si se ha de comulgar. El tercero, comulgar al menos por Pascua de Resurrección. El cuarto, ayunar y no comer carne cuando lo mande la Santa Madre Iglesia. El quinto, ayudar a la Iglesia en sus necesidades. MANDAMIENTOS DEL ISLAMISMO Primero, dar testimonio que "No hay dioses, sólo UN Dios [Alá] y Mahoma es su profeta”. Segundo, realizar La oración (o salat) cinco veces al día (alba, mediodía, media tarde, crepúsculo y noche) orientada hacia La Meca (La Mezquita Sagrada). Tercero, contribuir con el azaque (limosna obligatoria) en beneficio de un

162

grupo específico de personas en un momento determinado. Cuarto, Cumplir con el ayuno en el mes de Ramadán (el noveno según el calendario lunar islámico). Quinto, Viajar en peregrinación a la mezquita santa de La Meca al menos, una vez en la vida 6. Acorde con las similitudes y diferencias identificadas damos respuesta a las siguientes preguntas: a. ¿Cómo se entiende a Dios? b. ¿Cuál es la forma de adorar a cada Dios? c. ¿Qué se prójimo? debe hacer por el

d. ¿Cuáles son los mandatos de mi religión que más cumplo? e. Dibujo cuál mandato de otra religión no se cumple en mi cultura. 7. Presenta los resultados al docente en el tiempo indicado.

163

3. ACTIVIDADES DE APLICACIÓN (POLITOLOGÍA)

2. ¿Qué interpretas de la siguiente figura?. ¿Qué relaciones encuentras entre las cruces externas e internas?.

164

3. Lee atentamente y consigna en tu cuaderno. Todas las religiones coinciden en la reducción de la realidad a la representación de los cuatro puntos cardinales, los cuatro elementos vitales, las cuatro condiciones existenciales, etc. por medio de una cruz. Ella se constituye en un símbolo cultural presente en íconos, construcciones, altares, lugares sagrados y puntos de referencia ritual al diferenciar oriente de occidente. 4. Observa detenidamente características del lugar santo y peregrinación más importante Judaísmo: El muro de lamentaciones. Último vestigio templo de Salomón en Jerusalén. las de del las del

165

166

Responde a continuación con tu equipo de trabajo: a. ¿Cuáles son los objetos de culto que adoran los fieles? b. ¿Cómo están vestidos autoridades religiosas? c. ¿Qué actividades realizan fieles en ese lugar sagrado? las

los

d. ¿Qué semejanzas encuentras con tú lugar sagrado de adoración? 5. Observa detenidamente las características del lugar santo y de peregrinación más importante del cristianismo: La tumba de Cristo. Lugar dónde el hijo de Jehova cumplió su promesa de resurrección.

167

168

Responde a continuación con tu equipo de trabajo: a. ¿Cuáles son los objetos de culto que adoran los fieles? b. ¿Cómo están vestidos autoridades religiosas? c. ¿Qué actividades realizan fieles en ese lugar sagrado? las

los

d. ¿Qué semejanzas encuentras con tú lugar sagrado de adoración?

6. Observa detenidamente las características del lugar santo y de peregrinación más importante del Islamismo: La kabba en La Meca. Piedra negra cúbica alrededor de la cual se recuerda a Abraham.

169

170

Responde a continuación con tu equipo de trabajo: a. ¿Cuáles son los objetos de culto que adoran los fieles? b. ¿Cómo están vestidos autoridades religiosas? c. ¿Qué actividades realizan fieles en ese lugar sagrado? las

los

d. ¿Qué semejanzas encuentras con tú lugar sagrado de adoración?

7. Observa detenidamente las características del lugar santo y de peregrinación más importante del catolicismo: La Basílica de San Pedro en Vaticano. Templo y tumba de los sumos pontífices.

171

172

Responde a continuación con tu equipo de trabajo: a. ¿Cuáles son los objetos de culto que adoran los fieles? b. ¿Cómo están vestidos autoridades religiosas? c. ¿Qué actividades realizan fieles en ese lugar sagrado? las

los

d. ¿Qué semejanzas encuentras con tú lugar sagrado de adoración?

8. Finalmente, Acorde con las similitudes y diferencias identificadas damos respuesta a las siguientes preguntas: a. ¿Cuál es la importancia que tienen los lugares sagrados para los creyentes de cada religión?

173

b. ¿Cuál es la forma de adorar en esos lugares a Dios?

c. ¿Cómo manifiestan las personas que visitan o peregrinan hasta esos lugares el respeto a su fe?

d. ¿Qué normas o cuidados en el vestir se tienen?

e. Dibujo un comportamiento o norma de convivencia de otro lugar sagrado que no se cumple en la mía.

7. Presenta los resultados al docente en el tiempo indicado.

174

4. ACTIVIDADES DE INTEGRACIÓN (SOCIOLOGÍA)
1. Lee correctamente a tu familia: Una de las problemática humanas más duradera está relacionada con la intolerancia, odios y persecuciones entre las naciones en nombre de sus dioses, libros sagrados y religiones. Actitudes que llevaron a las “cruzadas” por parte de los cristianos contra los islamitas y a la “guerra santa” por parte de los islamitas contra los judíos y cristianos. 2. En la siguiente imagen manipulada para una campaña publicitaria de la marca Benetton encuentras a los líderes del islamismo y el catolicismo. Analiza con los miembros de tú familia qué sensación les generó, cuál es su posición religiosa, y luego, cómo se explica el mensaje del autor:

175

176

3. Lee correctamente a tu familia: La intolerancia religiosa se constituye en una creciente problemática al radicalizarse las corrientes fundamentalistas y ortodoxas de cada religión, así como al emplearse los medios de comunicación masiva para reafirmar los odios milenarios. Después, reproduce en tu cuaderno los siguientes mensajes sobre la tolerancia y con la ayuda de tus padres o familiares escribe debajo de cada uno qué pretenden expresar sus autores a través de los mismos:

177

178

5. Acorde con las similitudes y diferencias identificadas entre el infierno de judíos, islamitas y cristianos resuelve las siguientes preguntas: a. ¿Cómo se considera que es el infierno? b. ¿Qué les sucede a quiénes llegan hasta allí al morir? c. ¿Quiénes se encargan de infligir los castigos? d. ¿Cuál es el ser infernal que se expresa de forma común en esas imágenes como gran torturador?. e. Dibujo cómo interpreta el catolicismo al infierno a través de la representación de la virgen del Carmen. 6. Presenta los resultados al docente en el tiempo estipulado y de la forma recomendada por el mismo.