P. 1
Evaluacion de una plantación de Tornillo cedrelinga cateniformis

Evaluacion de una plantación de Tornillo cedrelinga cateniformis

|Views: 452|Likes:
Publicado porAbby Mercury
Inventario forestal de una plantación de tornillo de 55 años de edad.
Inventario forestal de una plantación de tornillo de 55 años de edad.

More info:

Categories:Types, Research, Science
Published by: Abby Mercury on Jul 14, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

10/06/2014

pdf

text

original

Caracterización silvicultural de una plantación de la especie forestal tornillo en Tingo María Se evaluó las variables cuantitativas como altura

total, donde se obtuvo una altura total promedio de 23.81 metros; altura comercial promedio de 15.47 metros; diámetro a la altura del pecho (DAP), encontrando un promedio de 0.694 metros; número de ramas, que en promedio se encontró 4 ramas por árbol; y variables cualitativas como calidad de fuste, encontrando 54.6% de árboles torcidos, 32.47% de árboles de fuste recto, 7.8% de árboles con fuste bifurcado y 5.2% de árboles con fuste inclinado; estado fitosanitario en el cual se obtuvo un 64.9% de árboles sanos, 25.97% infestados con bejucos y lianas, 6.5% con podredumbre, 2.6% de los arboles evaluados presentan agujeros y rajaduras. Todas estas características de la plantación nos manifiestan a grandes rasgos el estado en el que se encuentra la plantación forestal de tornillo en la actualidad. El volumen es de 319.8 m3 rollizos equivalente a 70356.04 Pt aserrados, en un total de 77 árboles en un área de 1.0424 hectáreas. Obteniendo una productividad de 31.89 m2/ha. Palabras clave: altura total, DAP, fitosanitario Characterization silvicultural plantation of tree species in Tingo Maria screw Quantitative variables was assessed as total height, which yielded an average total height of 23.81 meters, with heights averaging 15.47 meters, diameter at breast height (DBH), finding an average of 0,694 meters, number of branches, which average found 4 branches per tree, and qualitative variables such as shaft, finding 54.6% of twisted trees, 32.47% of straight trunk trees, 7.8% of trees with forked trunk and 5.2% of trees with bent shaft, forest health condition which was obtained 64.9% of healthy trees, 25.97% infested vines and lianas, 6.5% rot, 2.6% of assessed trees have holes and cracks. All these features of the plantation roughly show us the state where plantation forestry is currently screw. The volume is 319.8 m3 roundwood equivalent to 70356.04 Pt timber, in a total of 77 trees in an area of 1.0424 hectares. Getting a productivity of 31.89 m2/ha.

Key words: total height, DBH, plant

I.

INTRODUCCIÓN

El inventario forestal es una herramienta básica para la planificación de manejo sostenible de los recursos de los bosques y plantaciones forestales; que nos permite conocer la situación, estado sanitario, cantidad de individuos, los volúmenes y su ubicación. Así como también los aspectos topográficos e hídricos que ayudan a conocer y tener referencia a futuro de una determinada área. El manejo silvicultural y el seguimiento de sus efectos en el mediano y largo plazo constituye uno de los aspectos claves para asegurar la calidad y cantidad de la especie en producción, ya que la rentabilidad del bosque para ciclos siguientes va a depender de las características de la masa remanente y de su tratamiento. Desde sus inicios, la metodología ha venido siendo mejorada, aumentada o ajustada los parámetros cualitativos y/o cuantitativos durante el proceso de toma de datos de campo para árboles comerciales, permitiéndonos obtener una adecuada calidad de la información para su correcta

sistematización, es por esta razón considerado una radiografía del bosque sobre el estado de su situación en un tiempo determinado. El tornillo (cedrelinga cateniformis), es una especie forestal, de gran importancia económica por su crecimiento relativamente rápido, presenta madera con grandes bondades comerciales, tanto en el mercado nacional como en el internacional y por su amplia distribución en los trópicos. Es por esta razón que se hace necesario profundizar los estudios en esta especie, tanto en manejo, rendimiento, comportamiento de la especie en plantaciones forestales y la utilización para servicios ambientales.

Objetivo general Determinar algunas características descriptivas de la población de la especie forestal Tornillo (plantación de 62 años). Objetivos específicos Cuantificar y registrar las variables cuantitativas y cualitativas (Cedrelinga cateniformis) del BRUNAS

observables en la plantación de tornillo Cedrelinga cateniformis. Determinar el volumen en m3 y pies tablares (Pt) existente en la parcela evaluada. Determinar la productividad de la plantación por hectárea.

II.

REVISIÓN DE LITERATURA

2.1. Plantaciones forestales Terreno en el cual se han instalado árboles de uno o más especies forestales, nativas o exóticas, con fines de producción, protección o provisión de servicios ambientales, o una combinación de ellos. Una plantación forestal consiste en el establecimiento de árboles que conforman una masa boscosa que tiene un diseño, tamaño y especies definidos para cumplir objetivos definidos como plantaciones productivas, fuente energético, protección de zonas agrícolas, protección de espejos de agua, corrección de problemas de erosión, plantaciones silvopastoriles, y entre otros (TRUJILLO 2005). Precisamente, ese objetivo es el que también permite determinan la densidad de siembra, los rendimientos y los costos que implicará la plantación, junto con la selección de las especies más adecuadas y su programación para la producción. Pero para que todo esto sea posible es indispensable realizar un estudio previo y cuidadoso de las condiciones naturales en las que se desarrollará la plantación, además de la planeación y distribución del área, a fin de asegurar su éxito. Un factor determinante es la calidad genética del material vegetal y buena calidad de los árboles en vivero (TRUJILLO 2005). Por ser una actividad relativamente reciente en la región, muchos agricultores han establecido plantaciones, pero sin lograr resultados

beneficiosos. En algunos casos, hay productores que han establecido plantaciones sin una idea clara del objetivo(s) de las mismas. En otros casos, los que promocionan las plantaciones puras han exagerado los beneficios que estas pueden generar. Otro problema ha sido el establecimiento de plantaciones puras con fines comerciales en sitios marginales no apropiados para las especies plantadas (GALLOWAY 2006).

En plantaciones puras donde los árboles logran desarrollar aceptablemente bien, la falta de un manejo oportuno y adecuado ha resultado en el fracaso de muchas plantaciones puras en América del Sur. Es lamentable cuando observamos una plantación que tenía el potencial de generar productos de gran valor, fracasar por la falta de un manejo adecuado (GALLOWAY 2006). 2.2. Especie en estudio 2.2.1. Generalidades del tornillo (Cedrelinga cateniformis Ducke ) Actualmente es la especie forestal nativa más promisoria en la Amazonía peruana y con características maderables valiosas y tiene un uso muy difundido en el Perú. Está considerada entre las cinco especies forestales más apreciadas por el poblador amazónico desde el punto de vista económico y comercialmente es una de las maderas más utilizadas. Los árboles de tornillo forman parte del estrato dominante del bosque donde se desarrollan, con una altura total que puede alcanzar entre 25 y 50 m, una altura comercial entre 15 a 25 m. (CAMPOS 2009) La especie C. cateniformis es nativa del bosque tropical sudamericano (Amazonía peruana, brasileña, colombiana, ecuatoriana y surinamense). Su rango altitudinal va desde los 120 hasta los 1000 msnm, con temperaturas que varían desde los 15° hasta los 38°C y precipitaciones entre 2500 a 3800 mm anuales. Habita naturalmente en lugares húmedos y hasta pantanosos, con presencia de humus, en los bosques altos de tierra firme prefiere las nacientes y cursos superiores de los ríos en suelos arcillosos (Freitas, Medeiros y Lima, 1992, citado por CAMPOS 2009). En Jenaro Herrera, los árboles semilleros ocupan los bosques de terraza alta no inundable con topografía ondulada y suelos ultisoles (Aróstegui y Díaz, 1992, citado por CAMPOS 2009), coincidiendo con (Malleux 1975, citado por CAMPOS 2009) respecto a que en el Perú C. cateniformis, se encuentra en bosques de colina. (Vidaurre 1997, citado por CAMPOS 2009) focaliza que en la zona transicional entre bosque muy húmedo-premontano tropical a bosque húmedo tropical se encuentra la mayor frecuencia de C. cateniformis.

2.2.2. Descripción taxonómica Familia: Nombre científico: Nombres comunes: MIMOSACEAE Cedrelinga cateniformis (Ducke) Tornillo, huaracaspi, huayra caspi (Perú); chunco, achapo (ecuador); paricá, cedro rama, yacayaca (Brasil). Sinónimos: Piptadenia catenaeformis Duke; Pithecellobium

catenaeformis (duke) L. Cárdenas. El tornillo es un árbol grande de buen porte, llega a medir 50 metros de altura y diámetros que van de 50 a 200 cm. Su copa es redonda y abierta. Tiene el fuste recto, cilíndrico y con aletones en la base. Por lo general, posee un fuste libre de ramas por encima de la mitad de su altura total (2/3 de la altura total). Su corteza presenta grietas, color marrón o pardo rojizo, presenta ritidoma coriáceo. Sus hojas son compuestas, opuestas, de borde entero. Las hojas miden 30 a 40 cm de largo. Los frutos adquieren una coloración cremosa, cada legumbre posee de 3 a 14 semillas. Sus semillas son aplanadas ubicándose en la parte central de cada envoltura (RETAMOSO 2009). En el Perú Cedrelinga se encuentra en bosques aluviales y bosques de colina. En el Bosque Nacional Alexander Von Humboldt se localiza dentro de la zona de vida Bosque muy húmedo-Premontano Tropical (BmhPT), transicional a bosque húmedo tropical. Cedrelinga cateniformis es una especie gregaria, se la encuentra en concentraciones o grupos. Aróstegui & Díaz (1992), citado por CAMPOS (2009) sugieren que la supervivencia es mayor cuando plantones de la especie obtenidos en vivero se establecen en fajas: 96% vs 69% a campo abierto, luego de 4 meses; asimismo que esta especie es exigente en luz. En Jenaro Herrera (73°45`W, 4°55`S, 140 msnm: 2960 mm precipitación total anual) se reportan diámetros promedios de 14-22 cm y alturas totales promedios de 17-20 m en 9 y 15 años, respectivamente, con fuste de calidad aceptable, en plantaciones a 3x3 m de espaciamiento. La supervivencia de plantaciones de árboles de la especie ha

sido alta con cierto mantenimiento (limpieza periódica y un raleo fitosanitario) en 10% a los 12 años). El área de la plantación es de suelos franco-arenosos a franco arcillosos de terrazas altas, mayormente planos, que habían sido desboscados para agricultura unos 10 años antes de la instalación de la plantación (Claussi et al., 1992, citado por CAMPOS 2009). En un área similar se reportaron diámetros promedio de 14-30 cm y alturas totales promedio de 10-25 m en 8 y 19 años respectivamente, en árboles con conformación variable, desde muy buena hasta inapropiada (Clausi et al., 1992, citado por CAMPOS 2009). Esta especie es considerada de alta importancia comercial en la Amazonía peruana. Varios autores recomiendan C. cateniformis para establecer plantaciones comerciales debido a que presenta buen crecimiento en diámetro y altura, y alto porcentaje de sobrevivencia en campo abierto y en fajas, sobresaliendo en la reforestación de áreas abandonadas de ladera. En algunas regiones de la Amazonía peruana se han establecido plantaciones forestales con esta especie, siendo necesarias mayores investigaciones para entender el comportamiento adecuado para tomar acertadas decisiones silviculturales. C. cateniformis fue estudiada por Brienem y Zuidema (2003) y Brienem (2005) citado por CAMPOS (2009), donde se determinó que C. cateniformis es una especie de crecimiento rápido y alcanza un diámetro de 50 cm en aproximadamente 65 años. Los árboles de C. cateniformis entre un diámetro de 25 y 40 cm, pueden ser considerados como árboles potenciales para ser cosechados en un segundo ciclo de corta. 2.3. Generalidades de la evaluación de una plantación forestal 2.3.1. Diámetro a la altura del pecho (DAP) La medición de diámetro es la operación más corriente y sencilla de mensura. En árboles en pie, la altura normal del diámetro representativo del árbol es 1.3 m desde el nivel del suelo, medidos sobre la pendiente por la altura de medición, se denomina diámetro a la altura del pecho (PRODAN et.al., 1997).

El diámetro del fuste del árbol se puede medir con cinta diamétrica, forcípula o wincha de metal (SYNNOTT, 1991). Si se requiere de mayor precisión, podría tomarse la circunferencia a 1.30 m y posteriormente transformarlo a diámetro, dividiendo por “π”, siempre y cuando todas las mediciones se tomen de esa forma (PINNELO, 2000).

2.3.2. Medición e importancia del área basal Una de las dimensiones empleadas con mayor frecuencia para caracterizar el estado de desarrollo de un árbol es el área basal que se define como el área de una sección transversal del fuste a 1.30 m de altura sobre el suelo. El área basal, por su forma irregular nunca se mide en forma directa, sino que se desvía de la medición del diámetro o perímetro (PRODAN et al., 1997). El área basal, es el indicador de la fertilidad natural del sitio o el que permite medir la capacidad productiva del bosque. En un bosque virgen tiene un promedio estimado de 38 m2/ha (ZOUDRE, 1998). Esta variable se usa generalmente para estudios de producción de madera aunque se considera de gran utilidad cuando se complementa con la clase de identidad y otras variables registradas para cada árbol. Su clasificación se basa en características fitosanitarias y potencial para producción de trozas (HUTCHINSON, 1992). 2.3.3. Forma de la copa La forma de la copa de un árbol indica el vigor del individuo, según la especie y el estado de desarrollo (PINNELO, 2000). El tamaño y la forma de las copas de los árboles influyen en la productividad. Los árboles del dosel superior tienen copas horizontales poco densas: los del estrato inferior, por el contrario tienen copas verticales y profundas (WADSWORTH, 2000). La determinación de la competencia vertical, a través de las clases de iluminación de copa, forma de copa y calidad de fuste ayuda a la identificación de los deseables sobresalientes del bosque a quienes se

proporcionará las condiciones que favorezcan su óptimo crecimiento y supervivencia (MANTA, 1995). 2.3.4. Lianas y bejucos Las lianas y bejucos pueden llegar a tener un efecto muy negativo en el desarrollo de los árboles; tanto es así que puede influir en el crecimiento del árbol, debido a que al alcanzar la copa del individuo y no permitir una aceptable exposición a la luz. Además pueden llegar a afectar la forma del fuste y hasta la supervivencia del individuo afectado. 2.3.5. Incremento Se define como incremento, el crecimiento determinado por dos mediciones: una al inicio del periodo y otra al final Keplac (1976) y Finegan (1994), ambos citados por PINNELO (2000). En investigaciones forestales, es muy común el uso de incremento diámetrico o absoluto, aunque para manejo forestal, los datos de incremento o mediano anual en área basal, son de mayor utilidad para determinar la sostenibilidad del recurso. Por medio de la tasa de incremento, y suponiendo la tasa de mortalidad y reclutamiento anual, se podría determinar el porcentaje máximo de área basal potencial por aprovechar (PINNELO, 2000). 2.3.6. Rendimiento y crecimiento El crecimiento es el incremento gradual de un organismo, población o material biológico en un determinado período de tiempo. El crecimiento acumulado hasta una edad determinada representa el rendimiento a esa edad. La estimación del crecimiento es una etapa esencial en el manejo forestal. El concepto básico de recurso renovable se deriva de la propiedad de crecimiento y cualquier planificación encierra el concepto de predicción de crecimiento. El crecimiento de los árboles individuales está influido por sus características genéticas y su interrelación con al medio ambiente, factores climáticos y de suelo y características topográficas, cuya suma representa la calidad de sitio. Además de estos factores, la competencia es un factor muy

importante y el más controlable a través del manejo silvicultural (PRODAN et al., 1997).

III. 3.1. Materiales y equipos Brújula GPS Machete Jalones Cinta métrica Libreta de apuntes

MATERIALES Y MÉTODOS

3.2. Metodología 3.2.1. Ubicación del sitio El profesor nos asignó mediante sorteo la plantación de tornillo, inmediatamente después se procedió a reconocer el área y su extensión de forma visual y explicativa. 3.2.2. Delimitación Elegido el área se trazó la línea de delimitación con ayuda de la brújula, asignando un azimut de 200 en sentido horario que sirvió de guía para cuadrar el área, colocando jalones a lo largo de la extensión recorrida como guía y delimitación; luego se adiciono 90º al azimut a la derecha, teniendo así 290 de azimut, luego se le sumo al nuevo azimut 90º más a la derecha para ir cerrando nuestra parcela, pero como la plantación de tornillo estaba delimitada por el camino seguimos la forma del camino dándole el azimut necesario para el recorrido y así cerrar nuestra parcela. 3.2.3. Señalización y evaluación Culminada la delimitación del área, se hizo la respectiva evaluación, midiendo los parámetros de evaluación como la altura donde se

consideró la altura total y la altura comercial, diámetro a 1.3 m. del suelo; numero de ramas: en las que se consideró solo las ramas principales y visibles; calidad de fuste: donde se consideró fuste recto (1), fuste inclinado (2), fuste torcido (3) y bifurcado (4); estado sanitario: en los que se consideró árbol sano (1), árbol con podredumbre (2), árbol con perforaciones (3), árbol con lianas y bejucos (4), árbol con rajadura (5), cada observación fue anotada en un formato diseñado para la evaluación. 3.2.4. Procesamiento de datos Luego de la obtención de los datos de campo, se procesó la información obtenida con ayuda de programas especializados para obtener los resultados y poder analizarlos e interpretarlos.

IV.
Altura total (m) LI LS 15 17.25 19.5 21.75 24 26.25 28.5 30.75 19.5 24 28.5 33

RESULTADOS Y DISCUCIONES

Nº de clases 1 2 3 4 5 6 7 8

Xi

fi 1 3 7 32 24 7 2 1

Fi 1 4 11 43 67 74 76 77

hi 0.01 0.04 0.09 0.42 0.31 0.09 0.03 0.01

Hi 0.01 0.05 0.14 0.56 0.87 0.96 0.99 1.00

hi% 1.30 3.90 9.09

Hi% 1.30 5.19

(Xi*fi) Promedio 16.13 55.13

17.25 16.13 18.38 22.88 27.38 31.88 21.75 20.63 26.25 25.13 30.75 29.63

14.29 144.38 23.81

41.56 55.84 732.00 31.17 87.01 603.00 9.09 2.60 96.10 191.63 98.70 59.25

1.30 100.00 31.88

Cuadro 1: Tabla de distribución de frecuencia de la variable altura total. En el cuadro 1, observamos que el mayor número de individuos presentan diámetros entre 21.75 y 26.25 m; representando el 55.9% que equivale a 43 árboles sin embargo RETAMOSO 2009, afirma que presenta alturas de hasta 50 metros, mientras CAMPOS 2009, 25-50 m, la cual nos hace ver otros factores que afectan al crecimiento como son microclimas, manejo de plantación calidad genética y la calidad de sitio. Como sabemos la plantación de tornillo existente en el BRUNAS no ha tenido mucho mantenimiento silvicultural se conoce poco sobre su calidad genética pero el área en el que se encuentra según estudios realizados en el BRUNAS, es idónea para esta especie es por esta razón que la altura se encuentra en un rango aceptable comparando con resultados de otras investigaciones. El promedio de la altura total en arboles de tornillo de 62 años es de 23.8 metros la cual son dominantes en el área en las que se encuentran, según (CAMPOS 2009), los árboles de tornillo forman parte del estrato dominante del bosque donde se desarrollan, con una altura total que puede alcanzar entre 25 y 50 m. y alturas totales promedios de 17 - 20 m en 9 y 15

años, respectivamente, con fuste de calidad aceptable, en plantaciones a 3x3 m de espaciamiento.

Histograma de frecuencias de la variable altura total
Altura total de arb. de tornillo 40 20 1 0 16.13 18.38 20.63 22.88 25.13 27.38 29.63 31.88 Marca de clase 3 32 24 7 7

2

1

Figura 1: Histograma de frecuencias de la variable cuantitativa continua altura total.

Poligono de frecuencias de la variable altura total
35 30 Numero de arboles 25 20 15 10 5 0 16.13 18.38 20.63 22.88 25.13 27.38 29.63 31.88 Marca de clase 1 3 7 7 2 1 32 24

Figura 2: Polígono de frecuencias de la variable cuantitativa continua altura total.

Nº de Diámetro (m) clases LI LS 1 2 3 4 5 6 7 0.29 0.48 0.67 0.86 1.05 1.24 1.43 0.48 0.67 0.86 1.05 1.24 1.43 1.63

Xi 0.38 0.57 0.76 0.96 1.15 1.34 1.53

fi 15 26 17 12 6 0 1

Fi 15 41 58 70 76 76 77

hi 0.195 0.338 0.221 0.156 0.078 0.000 0.013

Hi 0.195 0.532 0.753 0.909 0.987 0.987 1.000

hi% 19.5 33.8 22.1 15.6 7.8 0.0 1.3

Hi%

(Xi*fi) Promedio

19.5 5.71 53.2 14.88 75.3 12.98 90.9 11.46 98.7 6.88 98.7 0.00 100.0 1.53

0.694

Cuadro 2: Tabla de distribución de frecuencias de la variable diámetro a la altura del pecho (DAP). En el cuadro 2, observamos que el mayor número de individuos presentan diámetros entre 0.29 y 0.76 m; representando el 75.4% que equivale a 58 árboles sin embargo RETAMOSO 2009, afirma que presenta diámetros que van de 50 a 200 cm en arboles maduros. mientras CAMPOS 2009, reporta diámetros promedios de 14-22 cm en 9 y 15 años, respectivamente, con fuste de calidad aceptable, en plantaciones a 3x3 m de espaciamiento. Como podemos ver estos resultados van de la mano con la altura ya que el crecimiento no solo es longitudinal, por lo tanto está influenciado por las mismas condiciones vistas anteriormente en el cuadro 1. En promedio los arboles evaluados presentan un diámetro de 69.4 cm. Lo cual con las condiciones dadas es aceptable.

Histograma de frecuencias de la variable DAP
30 25 20 15 10 5 0 26 15 17 12 6 0 0.38 0.57 0.76 0.96 1.15 1.34 1 1.53

Numero de arboles

Marca de clase

Figura 3: Histograma de frecuencias de la variable cuantitativa diámetro a la altura del pecho.

Poligono de frecuencias de la variable DAP
30 Numero de arboles 25 20 15 10 5 0 0.38 0.57 0.76 0.96 Marca de clase 1.15 1.34 15 17 12 6 0 1.53 1 26

Figura 4: Polígono de frecuencias de la variable cuantitativa diámetro a la altura del pecho.
Nº de clases 1 2 3 4 Altura comercial (m) LI LS 7 9.63 9.63

Xi 8.32

fi 2 11 23 22

Fi 2 13 36 58

hi

Hi

hi% 2.60

Hi% 2.60

(Xi*fi) Promedio 16.63 15.47

0.026 0.026

12.25 10.94

0.143 0.169 14.29 16.88 120.31 0.299 0.468 29.87 46.75 312.00 0.286 0.753 28.57 75.32 356.13

12.25 14.88 13.57 14.88 17.5 16.19

5 6 7 8

17.50 20.13 18.82 20.13 22.75 21.44 22.75 25.38 24.07 25.38 28 26.69

13 2 3 1

71 73 76 77

0.169 0.922 16.88 92.21 244.60 0.026 0.948 0.039 0.987 0.013 1.000 2.60 3.90 94.81 98.70 42.88 72.20

1.30 100.00 26.69

Cuadro 3: Tabla de distribución de frecuencias de la variable altura comercial. En el cuadro 3, observamos que el mayor número de individuos presentan alturas comerciales entre 12.25 y 18.8 m; representando el 75.32% que equivale a 58 árboles. Según CAMPOS 2009, la altura comercial en esta especie varía entre 15 a 25 m. esta variable es la más afectada por el manejo sobre todo la presencia de lianas y bejucos, que malogran y mal forman el fuste o impiden el crecimiento aumentando el número de ramas por esta razón se alcanzó una altura comercial mínima cuyo promedio es de 15.47 metros, viendo la gran influencia de factores tratados en cuadros anteriores.

Histograma de frecuencias de la altura comercial
25 Numero de arboles 20 15 10 5 0 8.32 10.94 13.57 16.19 18.82 21.44 24.07 26.69 Marca de clase 2 2 3 1 11 13 23 22

Figura 5: Histograma de frecuencias de la variable cuantitativa continua altura comercial.

Poligono de fruencias de la variable altura comercial
25 20 15 11 10 5 0 8.32 10.94 13.57 16.19 18.82 21.44 24.07 26.69 Marca de clase 2 2 3 1 13 23 22 Numero de árboles

Figura 6: Polígono de frecuencias de la variable cuantitativa continua altura comercial.

Nº de clases 1 2 3 4 5 6 7 8

Numero de ramas LI LS 2 3.13 3.13 4.25 5.38 6.50 7.63 8.75 9.88 4.25 5.38 6.50 7.63 8.75 9.88

Xi 3.00 4.00 5.00 6.00 7.00 8.00 9.00

fi 43 8 11 10 4 0 0 1

Fi 43 51 62 72 76 76 76 77

hi

Hi

hi%

Hi%

(Xi*fi) Promedio

0.558 0.558 55.84 55.84 129.00 0.104 0.662 10.39 66.23 0.143 0.805 14.29 80.52 0.130 0.935 12.99 93.51 0.052 0.987 0.000 0.987 0.000 0.987 0.013 1.000 5.19 0.00 0.00 98.70 98.70 98.70 32.00 55.00 60.00 28.00 0.00 0.00 4.08

11.00 10.00

1.30 100.00 10.00

Cuadro 4: Tabla de distribución de frecuencias de la variable número de ramas. En el cuadro 4, se observa que el tornillo en su etapa senil presenta pocas ramas, como los arboles evaluados tienen una edad

aproximada de 62 lo cual significa que son arboles maduros es por esta razón que estamos obteniendo mayor número de árboles con 3 ramas, pero como no se ha dado un buen manejo silvicultural en podas estamos obteniendo arboles bifurcados lo que implica mayor cantidad de ramas en este caso se obtuvimos 10-11 ramas muy lejanos al promedio obtenido. Otro problema también fue que se nos hizo difícil contar el número de ramas ya que en el bosque todas están juntas y estrechadas, es por esta razón que se obtuvo 4 ramas en promedio.

Gráfico de la tabla de frecuencia de la variable numero de ramas
50 Número de arboles 40 30 20 10 0 3.0 4.0 5.0 6.0 7.0 8.0 9.0 10.0 Número de ramas 8 11 10 4 0 0 1 43

Figura 7: Cuadro de frecuencias de la variable cuantitativa discreta número de ramas.
Calidad de fuste 1=recto 2=inclinado 3=torcido 4=bifurcado fi 25 4 42 6 Fi 25 29 71 77 hi 0.32 0.05 0.55 0.08 Hi 0.32 0.38 0.92 1.00 hi% 32.47 5.19 54.55 7.79 Hi% 32.47 37.66 92.21 100.00

Cuadro 5: Tabla de distribución de frecuencias de la variable calidad de fuste. En el cuadro 5 nos muestra que existe mayor cantidad de individuos torcidos, como sabemos esta variable esta repercutida por las labores silviculturales mayormente y como no se le ha dado un buen mantenimiento estamos obteniendo un 55% de árboles torcidos y solo un 32%

de árboles de fuste recto y cilíndrico, la cual nos muestra la importancia del manejo en las plantaciones forestales.

Gráfico de la tabla de frecuencias de la variable calidad de fuste
50 Número de arboles 40 30 20 10 0 recto inclinado torcido bifurcado Calidad de fuste 4 6 25 42

Figura 8: Cuadro de frecuencias de la variable cualitativa nominal calidad de fuste.
Estado sanitario 1=sano 2=con podredumbre 3=peq. perforación 4=liana y bejuco 5=rajadura fi 50 5 1 20 1 Fi 50 55 56 76 77 hi 0.65 0.06 0.01 0.26 0.01 Hi 0.65 0.71 0.73 0.99 1.00 hi% 64.94 6.49 1.30 25.97 1.30 Hi% 64.94 71.43 72.73 98.70 100.00

Cuadro 6: Tabla de distribución de frecuencias de la variable estado fitosanitario. El cuadro 6 nos muestra que existen mayor cantidad de individuos sanos o sin problemas fitosanitarios encontrando así un 64.9% equivalente a 50 plantas sanas y 26 % presentan lianas y bejucos que equivale a 20 árboles. Como sabemos esta especie es muy resistente al ataque de plagas y enfermedades comparadas con otras especies solo presenta tazas altas de mortalidad en el primer año de establecimiento, es por esta razón que se encuentra poca cantidad de individuos a pesar de ser una plantación.

Grafico de la tabla de frecuencias de la variable de sanidad
50

Número de arboles

50 40 30 20 10 0 5 1 20 1

Estado sanitario

Figura 9: Cuadro de frecuencias de la variable cualitativa nominal estado sanitario.

Cuadro 7: Cuadro de cubicación de los árboles de la plantación de tornillo de 62 años del BRUNAS, impares.
N (X) 1 3 5 7 9 11 DAP (m) 0.835 0.955 0.41 0.695 0.392 0.63 Área basal 0.548 0.716 0.132 0.379 0.121 0.312 Altura comercial (m) 15 21 10 16 10 15 Volumen en m3 5.339 9.778 0.858 3.945 0.784 3.039 volumen en Pt 1174.603 2151.062 188.797 867.994 172.583 668.651

13 15 17 19 21 23 25 27 29 31 33 35 37 39 41 43 45 47 49 51 53 55 57 59 61 63 65 67 69 71 73 75 77 TOTAL

0.465 0.54 0.52 0.81 0.904 0.606 0.558 1.633 0.61 0.905 0.634 1.115 1.065 0.88 0.698 1.005 0.58 0.967 0.748 0.455 0.97 0.78 0.626 1.18 0.753 0.96 1.203 0.745 0.59 0.798 0.92 0.885 0.692

0.170 0.229 0.212 0.515 0.642 0.288 0.245 2.094 0.292 0.643 0.316 0.976 0.891 0.608 0.383 0.793 0.264 0.734 0.439 0.163 0.739 0.478 0.308 1.094 0.445 0.724 1.137 0.436 0.273 0.500 0.665 0.615 0.376 20.896

13 13 13 13 12 14 15 18 11 15 17 11 13 16 15 12 18 16 18 13 14 17 16 7 13 16 14 15.5 13 12 15 15 20

1.435 1.935 1.795 4.354 5.006 2.625 2.384 24.505 2.090 6.272 3.488 6.981 7.527 6.325 3.731 6.188 3.091 7.638 5.141 1.374 6.725 5.280 3.201 4.976 3.763 7.528 10.343 4.392 2.310 3.901 6.481 5.998 4.889 197.418

315.701 425.753 394.800 957.944 1101.400 577.431 524.550 5391.031 459.705 1379.797 767.458 1535.923 1656.035 1391.593 820.784 1361.258 680.073 1680.350 1131.104 302.269 1479.444 1161.623 704.199 1094.685 827.866 1656.111 2275.549 966.209 508.246 858.250 1425.916 1319.486 1075.645 43431.878

Cuadro 8: Cuadro de cubicación de los árboles de la plantación de tornillo de 62 años del BRUNAS, pares
N (X) 2 4 6 DAP (m) 0.7 0.536 0.437 Area basal 0.385 0.226 0.150 Altura comercial (m) 18 9 22 Volumen en m3 4.503 1.320 2.145 volumen en Pt 990.594 290.402 471.859

8 10 12 14 16 18 20 22 24 26 28 30 32 34 36 38 40 42 44 46 48 50 52 54 56 58 60 62 64 66 68 70 72 74 76 TOTAL

0.627 0.617 0.475 0.67 0.655 0.628 0.542 0.47 0.558 0.788 0.663 0.497 0.434 1.209 0.502 0.465 0.434 0.883 0.362 0.758 0.285 0.34 0.514 0.337 0.588 0.437 0.77 1.018 0.628 0.797 0.575 0.652 1.114 0.77 0.436

0.309 0.299 0.177 0.353 0.337 0.310 0.231 0.173 0.245 0.488 0.345 0.194 0.148 1.148 0.198 0.170 0.148 0.612 0.103 0.451 0.064 0.091 0.207 0.089 0.272 0.150 0.466 0.814 0.310 0.499 0.260 0.334 0.975 0.466 0.149 12.343

13 20 21 28 25 18 20 15 18 12 14 13 15 14 14 15 10 15 10 15 12 13 15 8 15 10 15 13 14 25 13 17 9 13 13

2.609 3.887 2.419 6.417 5.476 3.624 2.999 1.692 2.861 3.804 3.142 1.639 1.442 10.447 1.801 1.656 0.962 5.971 0.669 4.400 0.498 0.767 2.023 0.464 2.648 0.975 4.540 6.878 2.819 8.107 2.194 3.689 5.702 3.935 1.262 122.383

573.991 855.120 532.149 1411.675 1204.619 797.294 659.866 372.146 629.460 836.875 691.165 360.648 317.320 2298.305 396.244 364.271 211.547 1313.529 147.178 967.958 109.471 168.783 445.087 102.041 582.469 214.481 998.849 1513.094 620.118 1783.543 482.732 811.654 1254.411 865.669 277.551 26924.1661

La parcela evaluada tiene 1.0424 hectáreas, en la cual se encontró 319 m3 de madera rolliza equivalente a 70356.044 Pt (s). La productividad de la plantación es 31.89 m 2/ha, lo cual nos manifiesta que está en un rango aceptable ya que en plantaciones forestales se espera de 31 a mas m2/ha, aunque por la falta de manejo y por la gran cantidad de individuos

muertos en la plantación se obtuvo los resultados ya mostrados. La plantación en la actualidad no se nota el sistema de plantación solo en algunos lugares se nota las fajas. En un sistema cuadrado, tomando la cantidad de árboles por hectárea encontrados (64 árboles), tendríamos una plantación de 12.5 x 12.5m.

V.

CONCLUCIONES

Se logró evaluar las variables cuantitativas como altura total, donde se obtuvo una altura total promedio de 23.81 metros; altura comercial promedio de 15.47 metros; diámetro a la altura del pecho (DAP), encontrando un promedio de 0.694 metros; número de ramas, que en promedio se encontró 4 ramas por árbol; y variables cualitativas como calidad de fuste, encontrando 54.6% de árboles torcidos, 32.47% de árboles de fuste recto, 7.8% de árboles con fuste bifurcado y 5.2% de árboles con fuste inclinado; estado fitosanitario en el cual se obtuvo un 64.9% de árboles sanos, 25.97% infestados con bejucos y lianas, 6.5% con podredumbre, 2.6% de los arboles evaluados presentan agujeros y rajaduras. Todas estas características de la plantación nos manifiestan a grandes rasgos el estado en el que se encuentra la plantación forestal de tornillo en la actualidad. El volumen es de 319.8 m3 rollizos equivalente a 70356.04 Pt aserrados, en un total de 77 árboles en un área de 1.0424 hectáreas. La productividad de la plantación es 31.89 m2/ha.

VI. -

RECOMENDACIONES

Se recomienda realizar plantaciones de Cedrelinga cateniformis con un plan de manejo estricto.

-

Se recomienda realizar podas y limpieza de lianas y bejucos para obtener una mejor calidad de fuste.

-

Se recomienda hacer un inventario más detallado en cuanto a la cantidad de especies en el área.

-

Se recomienda aprovechar los árboles que presentan que presenten podredumbres u agujeros en el fuste para evitar que se esté perdiendo en el bosque habiendo muchos requerimientos de madera dentro de la universidad.

-

Se recomienda mejorar el ambiente de la plantación ya que es una de las plantaciones más antiguas y podría generar algún ingreso si se la ordenaría y colocaría como para tomarse una foto inolvidable.

VII. REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS CAMPOS, L. 2009. Dendrocronología en arboles de tornillo, Cedrelinga

cateniformis Ducke, del centro de investigaciones Genaro Herrera en el Noroeste de la amazonia, región Loreto - Perú. Tesis Ing. Forestal.

Lima, Perú. Universidad Nacional Agraria la Molina. 68 p. GALLOWAY, G. 2006. Plantaciones forestales a pequeña escala. Costa Rica. 40 p. HUTCHINSON, I. 1993. Puntos de partida y muestreo diagnóstico para la silvicultura de bosques naturales del trópico húmedo. Turrialba - Costa Rica. (Serie Técnica. Informe técnico/CATIE; N° 204). 35 p. MANTA, M. 1995. Lineamientos metodológicos para el análisis silvicultural de bosques naturales, con fines de producción de madera. UNALM, Lima – Perú. 62 p. PINNELO, L. 2000. Manual para el establecimiento de parcelas permanentes de muestreo en la reserva de la biosfera Maya. Petén - Guatemala. Manual técnico N° 40. USAID/Guatemala. 26 p. PRODAN, M., PETERS, R., COX, F. y REAL, P. 1997. Mensura Forestal. Proyecto IICA/GTZ sobre Agricultura, Recursos Naturales y Desarrollo sostenible. San José de Costa Rica. 19 p. RETAMOSO, M. 2009. Manual del reforestador oxapampino. ProNaturaleza, Oxapampa – Perú. 124 p. TRUJILLO, E. 2005. Plantación forestal: Planeación para el éxito en América Latina. El semillero. Honduras. 7 p. SYNNOTT, T. 1991. Manual de procedimientos de parcelas permanentes para bosque húmedo tropical. Traducido por Juvenal Valerio. Instituto

Tecnológico de Costa Rica, Departamento de Ingeniería Forestal. Costa Rica. 103 p. WADSWORTH, F. 2000. Producción Forestal para América Tropical. Trad. Por obra conjunta del USDA (Forest Service), CATIE(Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza), e IUFRO (Unión Internacional de Organizaciones de Investigación Forestal). EE. UU. IUFRO-SPDC Textbook Project Nº 3. 563 p. ZOUDRE, Z. 1998. Análisis de un sistema de manejo de regeneración natural para la producción de madera aserrada de tornillo (Cedrelinga catanaeformis Ducke), en el Bosque Nacional Alexander Von Humboldt. Ucayali – Perú. 103p.

ANEXO

Figura 10: Delimitación y medición de la parcela

Figura 11: Orientación del rumbo para la delimitación de la parcela

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->