Disfruta de millones de libros electrónicos, audiolibros, revistas y más con una prueba gratuita

A solo $11.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar cuando quieras.

Dieta Antiinflamatoria y Dieta Fodmap: Libérate de la hinchazón, del dolor y de las molestias abdominales con un plan de acción para mejorar tu digestión y salud intestinal. Guía de alimentos incluida
Dieta Antiinflamatoria y Dieta Fodmap: Libérate de la hinchazón, del dolor y de las molestias abdominales con un plan de acción para mejorar tu digestión y salud intestinal. Guía de alimentos incluida
Dieta Antiinflamatoria y Dieta Fodmap: Libérate de la hinchazón, del dolor y de las molestias abdominales con un plan de acción para mejorar tu digestión y salud intestinal. Guía de alimentos incluida
Libro electrónico152 páginas1 hora

Dieta Antiinflamatoria y Dieta Fodmap: Libérate de la hinchazón, del dolor y de las molestias abdominales con un plan de acción para mejorar tu digestión y salud intestinal. Guía de alimentos incluida

Calificación: 0 de 5 estrellas

()

Información de este libro electrónico

Abre tu nevera y dime qué ves…

Es muy probable que ahí dentro hay algunos alimentos que están contribuyendo a la inflamación de tu cuerpo y no lo sabes.

La mayoría de la gente sigue pensando que todos los alimentos son iguales y que simplemente se agrupan en buenos o malos, magros o grasos.

 

Si no piensas así y sabes que esto va más allá, entonces deberías seguir leyendo porque esta es TU guía...

 

En "Dieta antiinflamatoria y FODMAP" , la Dra. Flaminia Del Moral te explicará cómo la alimentación desempeña un papel clave para curar la inflamación, mejorar la salud intestinal y restaurar naturalmente el sistema inmunológico.

 

Un vistazo a lo que vas a encontrar a lo largo de sus páginas:

  • Guía detallada sobre la inflamación: qué es, síntomas y causas.
  • Cómo funciona nuestro cuerpo cuando la comida lo inflama y causa varios tipos de enfermedades. Desde las más "fútiles" (Hinchazón abdominal, Estreñimiento, etc.) hasta las más graves ( Síndrome del Intestino Irritable, Colon Irritable, Enfermedad de Crohn etc.)
  • Cuando y como realizar una dieta antiinflamatoria.
  • Los alimentos que debes evitar.
  • Los alimentos que debes comprar y cómo debes cocinarlos
  • Plan de alimentación práctico
  • Dieta baja en FODMAP
  • En qué casos se realiza y como
  • Guía de alimentos
  • Plan práctico
  • y más...

 

Cualquier nivel de inflamación, desde casi 0 hasta severo tiene su cura y en este libro encontrarás la teoría y la práctica para implementar y sanar conscientemente tu cuerpo y tu vida.

 

¡Y te diré algo más, aunque no sufras de inflamación, estas dietas mejorarán tu vida día a día, probar para creer!

Desliza hacia arriba y CÓMPRALO YA!

IdiomaEspañol
Fecha de lanzamiento17 mar 2022
ISBN9798201935184
Dieta Antiinflamatoria y Dieta Fodmap: Libérate de la hinchazón, del dolor y de las molestias abdominales con un plan de acción para mejorar tu digestión y salud intestinal. Guía de alimentos incluida

Comentarios para Dieta Antiinflamatoria y Dieta Fodmap

Calificación: 0 de 5 estrellas
0 calificaciones

0 clasificaciones0 comentarios

¿Qué te pareció?

Toca para calificar

Los comentarios deben tener al menos 10 palabras

    Vista previa del libro

    Dieta Antiinflamatoria y Dieta Fodmap - Flaminia Del Moral

    1

    CAPÍTULO UNO: INTRODUCCIÓN A LA DIETA ANTIINFLAMATORIA

    Antes de hoy, ¿cuántas veces habías escuchado ese término: dieta antiinflamatoria? De seguro un par de veces, quizás las mismas ocasiones en las que has padecido de inflamación. Lo cierto es que aunque no es un tema que se trate de forma común y corriente, sentirnos hinchados es un fenómeno más común de lo que creemos.

    El proceso inflamatorio es una situación normal del cuerpo humano, de hecho, es propia de todos los seres vivos. Sin embargo, como cualquier otro proceso biológico es necesario verificar que sus índices están dentro del promedio estimado. Si nuestro cuerpo está la mayoría del tiempo hinchado eso no es una buena señal.

    El cuerpo suele inflamarse como respuesta natural ante un período de menstruación, después de consumir una comida abundante o beber demasiados líquidos. También puede deberse como respuesta ante un evento que nos genera gran estrés o preocupación. El problema se presenta cuando el cuerpo permanece inflamado la mayor parte del tiempo.

    ¿Qué es lo que provoca que el cuerpo humano se inflame? Diversas situaciones, desde la retención de líquidos, los gases, el síndrome de colón irritable, una dieta baja en nutrientes, actividad física nula o escasa, problemas de sueño, alto nivel de estrés, o una enfermedad crónica.

    ¿Por qué se inflama un cuerpo? La inflamación se ocasiona cuando los mecanismos bioquímicos de nuestro organismo se encuentran un poco atrofiados. Sé que eso no suena nada bien, la buena noticia es que tiene una solución simple, se arregla a partir de una buena alimentación. Y todo esto está perfectamente documentado.

    ¿Por qué una dieta antiinflamatoria es buena para la salud?

    Una dieta antiinflamatoria es benéfica para el organismo porque ayuda a desinflamar al organismo por medio de una alimentación balanceada. Para evitar o contrarrestar la inflamación de tejidos y órganos, una alimentación equilibrada en nutrientes, rica en antioxidantes, puede prevenir la entrada de bacterias, virus y parásitos, disminuir los desequilibrios dietéticos y eliminar el consumo de sustancias irritantes para el organismo.

    Ya en el siglo XIX dos científicos de nombre Rudolf Virchow y Julius Conheim concluyeron que ciertos marcadores biológicos del organismo provocan inflamación. La cual era consecuencia de una alteración hormonal y nutricional. Pero que también, en su aspecto más grave, puede ser síntoma de procesos cancerosos o de diabetes, enfermedades autoinmunes o degenerativas, tales como la aterosclerosis, la artritis reumatoide y el lupus.

    La medicina moderna establece que existen dos diferentes modelos nutricionales. Uno prooxidante e inflamatorio; y otro antioxidante y antiinflamatorio. Todos los alimentos, por lo tanto, se clasifican en alguno de estos dos modelos, lo cual no significa que existen alimentos mejor que otros, o que haya tal cosa como alimentos buenos o alimentos malos, no. Lo que implica es que hay alimentos cuyo efecto en nuestro organismo es diferente, pero igual de imprescindible.

    Lamentablemente nuestra sociedad actual ha sucumbido a dietas prooxidantes e inflamatorias debido al alto consumo de comida procesada y empaquetada. No solo esto, sino que también hemos privilegiado una alimentación alta en grasas de todo tipo, baja en el consumo de proteínas y con una ingesta casi escasa de frutas y verduras de todos los colores. La consecuencia ha sido que cada vez más un porcentaje elevado de la población se sienta hinchada.

    Una dieta antiinflamatoria que establece y cumple con una dosis adecuada de grasas, privilegiando las de clase Omega 6 y 3, alta en consumo de frutas y verduras de todos los colores , y un adecuado porcentaje de proteínas es perfecta para controlar, disminuir e incluso evitar la inflamación.

    ¿Qué tipo de alimentos serían antiinflamatorios? Aceite de oliva extra virgen, carnes rojas, pescados, fibra vegetal, verduras y frutas de temporada en su presentación cruda o poco cocida, además de especias tales como el jengibre, el orégano y la cúrcuma.

    ¿Qué tipo de alimentos son inflamatorios? Las bebidas alcohólicas, harinas refinadas, grasas sobresaturadas, cereales y alimentos ricos en almidón. No obstante, la dieta antiinflamatoria sí permite el consumo con moderación de vino tinto, cerveza y sidra.

    Ahora, para lograr un efecto antiinflamatorio completo no solo son importantes los alimentos, también cuenta la forma en cómo se cocinan. Para poder obtener mayores beneficios de las frutas y las verduras debemos optar por cocinar al hervor, al vapor, a la plancha y al horno. Y, por último, un factor clave para lograr reducir la hinchazón del organismo es masticar correctamente durante el tiempo adecuado. Un reciente estudio de la Universidad de Iowa señala que el número de veces óptimas para masticar un bocado son 40 veces.

    Hay que comer de forma pausada. Todo eso habrá de combinarse con la adecuada cantidad de agua para liberar al cuerpo de distintas toxinas. Dependiendo de nuestro peso y estatura, será distinta la cantidad de agua a consumir. Una persona de 90 kilos, por ejemplo, requiere de tomar dos litros y medio de agua al día; alguien de 80 kilos precisa de dos litros y cien mililitros de manera cotidiana; a las personas cuyo peso sea 70 kilos, se les recomienda beber un litro con ochocientos milímetros como parte de su rutina.

    ¿Por qué la dieta antiinflamatoria tendría que ser un estilo de vida, aunque no padezcas de ninguna enfermedad de gravedad?

    La dieta antiinflamatoria consta de privilegiar el consumo de ciertas frutas, verduras y hortalizas frescas y proteínas vegetales y animales. Más que una dieta de unas cuantas semanas, o de un único objetivo como lo sería bajar de peso, la dieta antiinflamatoria se centra en alimentos ricos en fibra, depurativos y antioxidantes. Lo cual convierte a esta dieta en un plan nutricional, y más allá de ello, en un estilo de vida.

    Como seres humanos que somos, nuestro cuerpo tiende a hablarnos aunque a veces no lo escuchemos. En ocasiones lo que nos dice es que no se siente del todo bien, que está experimentando dolor y molestias, ya sea de forma pasajera o de manera constante.

    Puede suceder que la inflamación de nuestro organismo se debe a que hemos comido algo que no nos cayó bien, quizás porque estaba echado a perder o en proceso de descomposición, quizás porque nuestro estómago no lo digirió a causa de una alergia, o a un sobreexceso de comida.

    Otras veces la inflamación puede deberse a procesos fisiológicos tales como la menstruación en el caso de las mujeres.

    En el caso de los dos ejemplos anteriores, la inflamación es temporal. Pero cuando la situación persiste a través del tiempo, entonces, puede deberse a múltiples factores. Uno de los más usuales es una enfermedad o trastorno del sistema digestivo, las cuales pueden ir desde casos leves a severos.

    Es decir, el espectro puede ser desde padecer una simple diarrea, una afección de gastritis severa, hasta una enfermedad inflamatoria intestinal (EII), como la colitis ulcerosa o la enfermedad de Crohn.

    La inflamación que persiste en nuestro cuerpo también puede deberse a una forma que tiene nuestro organismo de advertirnos que nuestros niveles de estrés, pánico y ansiedad son demasiado altos. No olvides que nuestra mente también puede perjudicar a nuestro estómago.

    Nuestro estilo de vida también tiene una fuerte implicación, ¿qué crees que le provoca a nuestro estómago la ingesta frecuente y exclusiva de productos enlatados, empaquetados, congelados, procesados y con grandes cantidades de conservantes (también conocidos como comida chatarra)?

    La respuesta es simple: una dieta alta en esa clase de productos es perjudicial para la salud. Comiendo de esa manera, se está aportando una alta cantidad, en su mayoría, de grasas y carbohidratos que el cuerpo no necesita, además de una ingesta excesiva de calorías. Todo lo cual repercute en una mala salud digestiva, además de propiciar obesidad, diabetes y problemas cardiacos.

    La buena noticia es que sea cual sea el escenario médico con el cual nos estemos enfrentando, una alimentación rica en antioxidantes y alimentos con propiedades antiinflamatorias, puede ayudarnos a mejorar el estado de salud integral de nuestro organismo (y, en este caso en especial, de nuestros intestinos).

    Entre los síntomas de la inflamación se pueden encontrar:

    Abultamiento en el abdomen.

    Dolor en la zona abdominal.

    Flatulencias (diversidad en periodicidad, tipo e intensidad de olor).

    Hinchazón de la zona abdominal y pélvica.

    Reflujo ácido.

    Diarrea o estreñimiento.

    Heces de forma indefinida y de bajo peso y consistencia.

    Constipación de los músculos intestinales.

    ¿Cómo sabemos cuando nuestro cuerpo nos está pidiendo un cambio?

    Además de percibir y ser consciente del nivel de inflamación de nuestro cuerpo, para tener una idea general de cuál es la salud de nuestro estado digestivo, tenemos que ser capaces de revisar y analizar nuestras heces.

    Hacer tal actividad antes de comenzar la dieta antiinflamatoria nos va a permitir tener un marco de referencia observable, con el cual podamos comparar cómo está reaccionando nuestro

    ¿Disfrutas la vista previa?
    Página 1 de 1