Disfruta de millones de libros electrónicos, audiolibros, revistas y más con una prueba gratuita

A solo $11.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar cuando quieras.

Tarot de Marsella: Leer las cartas como el Diablo
Tarot de Marsella: Leer las cartas como el Diablo
Tarot de Marsella: Leer las cartas como el Diablo
Libro electrónico241 páginas2 horas

Tarot de Marsella: Leer las cartas como el Diablo

Calificación: 5 de 5 estrellas

5/5

()

Leer la vista previa

Información de este libro electrónico

En este libro Camelia Elías nos ofrece una introducción a las cartas del Tarot de Marsella combinada con lecturas de cartas contextualizadas. Cada descripción va acompañada de una interpretación de las cartas que combina el método tradicional - basado en hacer deducciones lógicas sobre el significado de los naipes - y el método de argumentación

IdiomaEspañol
Fecha de lanzamiento22 feb 2022
ISBN9788792633859
Tarot de Marsella: Leer las cartas como el Diablo
Leer la vista previa
Autor

Camelia Elias

Camelia Elias, PhD & Dr.Phil., is a former university professor. After 20 years in academia, she left her career to pursue her interests in teaching and writing on the philosophy and practice of reading cards. She works with contemplative arts, oracular language, and martial arts cartomancy and Zen at her own school, Aradia Academy.

Relacionado con Tarot de Marsella

Libros electrónicos relacionados

Artículos relacionados

Comentarios para Tarot de Marsella

Calificación: 5 de 5 estrellas
5/5

2 clasificaciones0 comentarios

¿Qué te pareció?

Toca para calificar

Los comentarios deben tener al menos 10 palabras

    Vista previa del libro

    Tarot de Marsella - Camelia Elias

    TAROT DE MARSELLA

    TAROT DE MARSELLA:

    LEER LAS CARTAS COMO EL DIABLO

    © Camelia Elias 2021. Título original: Marseille Tarot: Towards the Art of Reading, 2014.

    © de la traducción, Oscar Diaz del Valle, para EyeCorner Press 2021.

    © del diseño y tipografía: Camelia Elias. Maquetación: Oscar Diaz del Valle.

    © de las cartas: Tarot de Marsella por Carolus Zoya © Camelia Elias

    paperback isbn: 978-87-92633-84-2

    ebook isbn: 978-87-92633-85-9

    Reservados todos los derechos. No se permite la reproducción total o parcial de esta obra, ni su incorporación a un sistema informático, ni su transmisión en cualquier forma o por cualquier medio (electrónico, mecánico, fotocopia, grabación u otros) sin autorización previa y por escrito de los titulares de EyeCorner Press. La infracción de dichos derechos puede constituir un delito contra la propiedad intelectual.

    www.eyecorner.press

    En memoria de mi padre,

    matemático y mago.

    AGRADECIMIENTOS

    Cuando este libro apareció por primera vez en inglés en 2014, agradecí a varios amigos que han sido fundamentales en mi decisión de recorrer el camino de la escritura sobre la filosofía y práctica de la lectura de cartas bajo la firma en desarrollo «Leer como el Diablo». Sobre todo, a K. Frank Jensen y su esposa Witta Kiessling Jensen, Anthony W. Johnson, Fernando Silberstein, Enrique Enríquez, Ryan Capogreco y a mi familia.

    Siete años después estoy impresionada por la continua dedicación a mi trabajo que tanto los estudiantes como los lectores de mis libros y ensayos cartománticos en Taroflexions y Patheos han mostrado. No menos importantes son los entusiastas de la cartomancia de habla hispana. Cuando tus fans de habla hispana te dicen repetidamente que «eres muy famosa en España y Latinoamérica», tienes que estar a la altura de este título, e inclinarte humildemente ante todos los que han pedido que al menos uno de los libros que he escrito se traduzca al español. Así que aquí está – gracias a todos por insistir – de la mano del comprometido traductor Óscar Díaz Del Valle, a quien le agradezco mucho la oportunidad.

    Espero que disfrutéis de este paseo por el Tarot de Marsella, al estilo «Leer como el Diablo», estilo que ha sido acogido por muchos, estilo que sigue desarrollándose de muchas formas.

    Camelia Elias

    Agger, octubre de 2021

    CONTENIDO

    Una pregunta para una historia

    Los Triunfos

    Cartas de la corte y los palos

    La lectura

    Adivinar

    El tiempo de Carolus Zoya

    Referencias

    UNA PREGUNTA PARA UNA HISTORIA

    La adivinación forma un espectro, pero podríamos decir

    que en un extremo está la «posesión» y en el otro la «lectura».

    Por posesión queremos decir que un dios o algún otro espíritu

    entra en el cuerpo de uno y toma el control:

    la voz, los gestos, las palabras, todo pertenece al dios.

    La lectura es interpretativa- ya que todo el fluir

    de los sucesos del mundo son una corriente de mensajes.

    En algún lugar intermedio, medio poseído por el fuego,

    medio nadando en un mar de significado total, está la inspiración.

    Así es la seducción. Así comemos. Así bebemos nuestros mánticos

    jarabes. Nanabozho en el bosque. Charlie Parker. Eric Dolphy.

    Camino del Pájaro de Tung Shan: manos extendidas que no dejan rastro.

    – DALE PENDELL, EL LENGUAJE DE LOS PÁJAROS

    Imagínate esto: Estás sentada en un café con las cartas sobre la mesa, aunque podrías estar sentada en tu salón, en tu estudio o en un chat privado.

    Una mujer curiosa se acerca a ti – la curiosidad suele ser necesaria para contrarrestar los prejuicios habituales sobre las personas que se sientan en un café a leer cartas – y te pregunta:

    — ¿Son esas cartas de Tarot para consultar, o para algo más?

    — Son para consultar y también para algo más.— Respondes

    — Estupendo— Dice la mujer, y se apresura a lanzar su pregunta:

    — ¿Qué dirían las cartas que necesito, si quisiera centrarme en la relación con mi pareja? ¿Qué necesito saber sobre él?

    Sacas unas cartas y empiezas a contar una historia. Supongamos que las cartas son éstas:

    La Templanza, La Fuerza, El Emperador

    Tu historia toma forma, y cuanto más miras las cartas, más cosas encuentras para decir, que anclas en el contexto de la pregunta. Mientras instas a la mujer a prestar atención y participar en el diálogo con las cartas, te ves diciendo lo siguiente:

    — Como puedes ver claramente, las cartas indican un cambio en las relaciones de poder. Mientras que en el pasado tú y tu pareja erais como dos gotas de agua brotando de dos cálices similares, cualquier equilibrio que hayáis tenido, ahora se ha torcido. La situación actual es: pasamos del ángel de La Templanza a la mujer de La Fuerza y finalmente al hombre de acción, El Emperador.

    «Algo sucedió en el flujo de tu patrón de comunicación que resultó en que sometieras a tu hombre. La mujer de la carta del medio se apodera de un león indomable. Así que tenemos aquí una indicación de que el hombre ha sido dominado con la consecuencia de retroceder a un estado que ahora es más animal y primitivo. Literalmente, esta carta muestra cómo la mujer lucha por conseguir que el león reciba algo. Lo fuerza a abrir la boca. Si tenemos en cuenta a La Templanza con sus cálices de agua como carta previa, obtenemos la clara indicación de que la razón por la que las relaciones de poder han cambiado es porque has intentado verter líquido en la boca del león. Y él se resistió».

    — ¿Bebes?

    — Sí, y he dicho algunas cosas desafortunadas a mi compañero que ahora lamento. Mi pareja me ha dado la espalda y quiero saber si puedo hacer algo para remediar la situación.

    — Mira las cartas. Si seguimos la simetría aquí, tenemos dos posibilidades: o bien verte renunciar a la lucha y convertir al león en un pájaro en el escudo del Emperador, o ver a tu compañero como El Emperador, dándote la espalda, como dijiste, y dejando atrás cualquier recuerdo de sus luchas contigo, dejando sólo el rastro de una huella en su escudo. Tu decides aquí quién es quién.

    — Sí, pero el hombre se va, ¿no te parece?

    — Es lo que parece, pero vamos a jugar un poco más. Veamos otra carta de la baraja, para ver qué hace El Emperador, hacia dónde se dirige.

    — Ay, una torre inflamada.

    — Sí, una torre rota, XVI, mostrando dos personas cayendo de ella. Está claro que los dos cálices en manos de La Templanza, ahora se han tornado en dos personas con el cuello roto, no están muy bien. Vasijas quebradas.

    «Pero vamos a jugar un poco más. Respondamos tu pregunta de forma más concreta. Ahora hemos visto cómo es la situación, y al mismo tiempo nos hacemos una idea de cómo te sientes al respecto. Veamos además lo que necesitas hacer y lo que querrías evitar hacer si aceptamos esta situación como un escenario posible, viable y probable para ti».

    — Ciertamente, me siento identificada. ¿Por qué las cartas son tan precisas?

    — Deja esa pregunta en suspenso, primero vamos a terminar el trabajo aquí. Veamos dos cartas. Una en la parte superior de la cadena de tres, indicando lo que hay que hacer, y otra en la parte inferior, indicando lo que no hay que hacer.

    «La carta de arriba, El Colgado, sugiere esperar. Al estar suspendido allí por otra causa que aún no conocemos, El Colgado no está en condiciones de moverse, mostrando impotencia e inmovilidad.

    El consejo aquí es encarnar lo que hace El Colgado, es decir, esperar y aguantar o dejar colgado. Esto no es una buena noticia, especialmente si lo que quieres es hacer algo concreto. Pero recuerda que de igual manera esperar es un acto; uno de los más duros, pero a menudo más sabio de lo que pensamos».

    «Esta idea de esperar es apoyada por la carta de abajo, sobre lo que no hay que hacer, es decir, La Emperatriz. No seas la mujer de la acción, la mujer que manda y que sabe cosas y cómo consagrarlas. No seas la profesional, la que seduce al hombre con su belleza y confianza. No encarnes la función de La Emperatriz como consorte del Emperador. Está claro que él tiene otra agenda.

    Hasta ahora estas cartas no indican una situación de mejora. Vaya. Pero vamos a jugar un poco más. Pongamos sobre las cartas de triunfo algunas de las cartas numeradas. Sobre El Emperador tenemos el 7 de Oros. Esto sugiere que hay un interés material en juego, aunque no uno que nos alegre demasiado. La carta del 7 de Oros indica un monedero con problemas. Parece que El Emperador está ocupado con el desarrollo de un plan de negocios como estrategia para remediar su apretada situación financiera. No le preocupan las cuestiones emocionales. Tal vez es por eso que tenemos la situación del Colgado. No se puede pedir a la gente que evalúe sus sentimientos cuando su atención está centrada en el dinero».

    «Sobre El Colgado tenemos la carta del 6 de Espadas. Esto sugiere un camino que no es agradable, un camino que tiene dolor en él, uno que puede pedirte que dejes cosas atrás».

    «Por encima de La Emperatriz tengo al Rey de Oros. Apoyando la posición del NO HACER, indicando evitar la situación de depender de los hombres poderosos con dinero»

    «A veces El Colgado es una buena carta, ya que te pide que consideres los remordimientos que puedas tener, y si son de alguna utilidad. Puede mostrarte una realidad diferente, la de ver las cosas de frente. En definitiva, se trata de una carta con un poder singular y una experiencia única. Esta no es una carta para compartir».

    — Entonces, ¿lo que estás diciendo básicamente es que necesito suspender toda acción, desapegarme y dejar ir esta relación?

    — Sí a lo primero, y no, no necesariamente a lo segundo. Colgar es colgar, y esperar a ver cómo evolucionan las cosas no implica necesariamente rendirse. Es cierto que El Emperador que se muda a una torre quebrada sugiere la idea de que en realidad está contemplando una ruptura de la relación, pero a ti no te salió esta carta al principio.

    «La carta de La Torre no formaba parte de las tres primeras cartas principales en la mesa. Además, el hecho de que lo piense no significa necesariamente que vaya a llevarlo a cabo. Aunque de hecho, para cuando termines de esperar, puede que tú misma pienses que una ruptura puede ser justo lo que se necesita. Recuerda que hay dos personas cayendo de La Torre. Los dos cálices se convierten en dos seres caídos. Igual que El Emperador puede tener la idea de una ruptura, tú también puedes tenerla. El león de la carta central es un ser vivo. El pájaro en las cartas de la pareja imperial es un emblema. Como tal, el pájaro es un signo de relación pero no de preocupación o contacto humano, ni de luchar contra o disfrutar con. El pájaro del escudo es sólo un capital simbólico. Es posible que acabes con intercambios de ese tipo, del tipo del 7 de Oros, más que con algo que implique el amor o el bienestar de tu hogar».

    — Ya veo, primero teníamos el equilibrio, y ahora nuestro suelo está desestabilizado. Parece que ambos podemos acabar siendo historia el uno para el otro.

    — Sí. Es una posibilidad. Por lo tanto, tal vez en lo que quieras centrarte ahora no es en lo que tuviste en el pasado, ni en cómo puedes estar camino de convertirte en historia, sino en cómo puedes superar lo que parece estar pasando.

    ¿Disfrutas la vista previa?
    Página 1 de 1