Disfruta de millones de libros electrónicos, audiolibros, revistas y más con una prueba gratuita

A solo $11.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar cuando quieras.

Ravin
Ravin
Ravin
Libro electrónico217 páginas4 horas

Ravin

Calificación: 0 de 5 estrellas

()

Leer la vista previa

Información de este libro electrónico

El cambiador de lobos, Ryan Scott, le gusta caminar por el lado salvaje. Anhela la libertad y la independencia como nada más. Entonces, cuando Ryan siente los síntomas de convertirse en Ravin, disfruta de su nuevo poder y fuerza. Por supuesto, su cuerpo no se ve igual pero no ve nada malo con la enfermedad infligida a los cambiadores que envejecen. No quiere ni necesita el tratamiento que puede curarlo. Cuando su familia lo arroja a una celda, obligándolo a aceptar su ayuda, Ryan se rebela. Cede el control completo a la criatura violenta que vive dentro de sí y trama su fuga engañando a la única mujer que ha llegado a amar. Le da la espalda a Cassie, su familia, la manada y su lobo interior, eligiendo una vida de soledad como Ravin. Poco después de que él se va, Ryan es capturado por un grupo de humanos que buscan sangre de cambiadores, y no se detendrán ante nada para obtenerla. Su nuevo método de inducir un cambio es más que tortuoso y lo deja rogando por la muerte. En su momento más oscuro, Ryan se da cuenta de que lo más importante en la vida son los que te aman y te apoyan. Y él, rechazó a todos y cada uno de ellos. ¿Puede sobrevivir al abuso, luchar contra el Ravin que vive dentro y encontrar el camino de regreso a sus seres queridos para poder decirles lo equivocado que estaba? ¿O morirá solo sobre una mesa de metal? Ryan reza por que el leve aullido de su lobo que lo lleve a casa.
IdiomaEspañol
EditorialTektime
Fecha de lanzamiento28 jul 2020
ISBN9788835409502
Ravin
Leer la vista previa

Lee más de Brenda Trim

Relacionado con Ravin

Libros electrónicos relacionados

Categorías relacionadas

Comentarios para Ravin

Calificación: 0 de 5 estrellas
0 calificaciones

0 clasificaciones0 comentarios

¿Qué te pareció?

Toca para calificar

Los comentarios deben tener al menos 10 palabras

    Vista previa del libro

    Ravin - Brenda Trim

    Capítulo Uno

    Cassie se bajó del asiento trasero del Jeep de Liv y el aire helado le golpeo la cara. La temperatura acentuó el vacío en su alma, y ​​ella suspiró. Las últimas semanas fueron las más solitarias que había sentido en años, y eso decía mucho. Sacudiéndose su negatividad, Cassie se acurrucó en su chaqueta acolchada y maldijo cuando se dio cuenta de que se había olvidado los guantes. Los inviernos de Tennessee eran impredecibles, y el año nuevo había comenzado con una gran explosión helada.

    En más de un sentido.

    La nieve crujió bajo sus pies cuando se unió a Liv y su nuevo esposo, Lawson. Cassie todavía no se había perdonado por no asistir a su fiesta de celebración. Era egoísta y mierda, independientemente de si Liv dijo que entendía por qué Cassie rechazó su invitación. Ella nunca quiso ser esa mujer que permitió que sus sentimientos por un chico interfirieran con los planes hechos con amigos.

    Para empeorar las cosas, ni siquiera estaba con Ryan cuando rescató a Liv. Qué amiga era, pensó mientras caminaban hacia el edificio. La fea verdad era que Cassie estaba tan deprimida por Ryan que no podía sacar su trasero de la cama para compartir la alegría de su amiga.

    Echó un vistazo a la entrada de Smith & Kimbro y respiró profundo. Estaba más que nerviosa por ver a Ryan. Habían pasado algunas semanas desde que lo capturaron y lo trajo a las instalaciones de Liv para recibir tratamiento. No estaba contento con su situación actual, pero era por su propio bien.

    Gracias por traerme aquí. Sé que esto es lo último que querías hacer el día de Año Nuevo, declaró Cassie y miró a Liv.

    Estaba agradecida de que Ryan estuviera a salvo, incluso si él no estaba de acuerdo. Liv era copropietaria y científica principal de S&K, por lo que Cassie no podría haber elegido a un médico más capaz para ayudar al hombre que amaba. Incluso si la abandonara. Se recordó por enésima vez que el Ravin tenía el control de Ryan, pero eso no la hizo sentir mejor.

    La peor parte de todo era saber que Ryan nunca volvería a ellos. Cassie se negaba a aceptar ese hecho. Ella no podía ir allí ahora mismo. Ella quería, no necesitaba, al hombre que amaba en su vida.

    Liv se detuvo en la puerta de cristal y rebuscó en su bolso. No lo menciones, Cass. Planeamos venir hoy, respondió su amiga mientras sacaba un cordón. Las llaves de metal adjuntas sonaron juntas como campanillas en un día ventoso.

    Cassie se rió mientras miraba la correa de lona decorada con imágenes de lobos. Solo aquellos cercanos a Liv entendieron el significado detrás de esto. Liv fue emparejada con un cambiador de lobo, y su colección de artículos que representaban al hermoso animal crecía a pasos agigantados.

    Um, cualquier día, Preciosa. Mis bolas se están congelando por aquí, bromeó Lawson mientras Liv luchaba por abrir la puerta.

    Oh, muérdeme, forajido. ¡Qué rápido muere la caballería una vez que dices que sí! Liv respondió y golpeó su cadera contra el hermoso cambiador.

    Cassie sonrió ante la alegría entre la pareja. Ella envidiaba su amor y devoción, y no podía imaginar un hombre mejor para su amiga.

    Lawson extendió la mano y suavemente tomó las llaves de su mano y luego abrió la puerta en su primer intento. Engreído, comentó Liv con una sonrisa.

    Después de ti, mi amor, dijo con un guiño mientras mantenía la puerta abierta para Liv. Oh, y tú también, bromeó, mirando hacia Cassie.

    Gracias, mi pie largo, respondió Cassie, refiriéndose al apodo que recientemente le dio a Lawson.

    Nunca olvidaría ver al hombre, desnudo, durante una de sus búsquedas de Ryan. Cuando los cambiadores estaban en forma de lobo, no se necesitaba ropa, pero cuando retomaban la forma humana, se quedaban usando nada más que su traje de cumpleaños. No se podía negar su impresionante virilidad, de ahí el término tonto. A decir verdad, Ryan lo avergonzaba en el departamento de dotaciones, pero Cassie disfrutaba criticando a Lawson al respecto.

    Su pecho se contrajo al pensar en el cambiador que amaba. Aparentemente, el recordatorio para proteger su corazón caía en oídos sordos. Eso parece, pensó con amargura. Tenía un gusto terrible en los hombres, siempre atraída por el chico malo en una multitud. Y Ryan era el chico malo por excelencia.

    Cuando entraron al edificio, los pensamientos de Cassie se disolvieron cuando un rugido profundo y escalofriante resonó en el espacio silencioso.

    Le recordó a una escena de una película de terror. Un fuerte estallido siguió al sonido penetrante de la oreja, y Lawson y Liv se alejaron por el pasillo con Cassie cinco pasos detrás.

    Maldijo sus piernas cortas cuando su ventaja aumentó. Liv era cuatro pulgadas más alta que Cassie, y Lawson era fácilmente un pie más alto que Liv. Se sentía como una enana y tuvo que correr el doble de duro para mantener el ritmo.

    Los tres se apresuraron a entrar en la habitación donde se encontraba la celda de detención de Ryan, y Cassie dejó caer la boca. El área parecía un tornado que explotó y lo destrozó. La devastación fue tan generalizada que Cassie levantó la vista para asegurarse de que el techo aún estuviera adherido.

    Era evidente que el Ravin todavía tenía el control del cuerpo de Ryan. Durante meses, Ryan negó lo que le estaba pasando. Demasiadas veces, Cassie vio las señales reveladoras de que estaba perdiendo la batalla interna, pero se negó a discutirlo con ella. Ahora, deseaba que su relación hubiera girado en torno a algo más que sexo, pero en ese momento no parecía importante.

    Es cierto que sus cinco meses juntos habían pasado la mayor parte del tiempo entre las sábanas. El irresistible cambiador tenía a Cassie en un curso de una sola pista de salvajes capacidades sexuales, y reconoció que era débil cuando se trataba del dulce y pecaminoso Ryan Scott.

    Mientras miraba boquiabierta a la criatura en la celda, Cassie recordó todo lo que aprendió recientemente sobre el envejecimiento de los cambiadores de lobos.

    A medida que se acercaban los ochenta años, la posibilidad de convertir a Ravin aumentó significativamente. Si caían víctimas, sus mentes y cuerpos fueron tomados como rehenes por una criatura viciosa que Cassie solo podía describir como un hombre lobo. Y, eso es precisamente lo que estaba mirando en su lugar. No vio una pista del hombre guapo que había pasado los últimos meses acariciando y moliendo en cada oportunidad. No, la criatura ante ella estaba cubierta de cabello largo sobre piel gruesa, y su hocico alargado revelaba grandes caninos que sobresalían de su mandíbula. Lo que no daría por ver a su novio rubio y de ojos azules. Ella lo extrañaba más de lo que quería admitir.

    Otro fuerte estallido sobresaltó a Cassie, sacándola de sus pensamientos. Una cómoda de madera se rompió en varios pedazos en el piso de concreto. Había ropa esparcida por su celda, y varios libros estaban hechos jirones y destruidos. Su colchón estaba roto por la mitad, y su relleno cubría el suelo.

    ¿Qué carajos? Lawson gritó, llamando la atención del Ravin.

    La criatura se dio la vuelta y se encontró con la mirada de Lawson. Rechinó los dientes y le gruñó a Lawson.

    Ryan, soy yo, hermano. Sé que estás ahí. Necesitas volver a nosotros. Han pasado muchas cosas y necesito hablar contigo. Te extraño, declaró Lawson mientras se acercaba a la jaula de metal.

    Cassie vio a Liv caminar hacia un escritorio cerca de la celda y recoger un portapapeles. El Ravin agarró un pedazo del aparador roto y se lo arrojó a Liv. La madera golpeó las barras de hierro y se agrietó antes de caer al suelo.

    ¿Por qué haces esto, Ryan? Te gusta Liv. ¿Recuerdas lo que te dije? Ella es mi compañera de vida ahora. Es la familia", le recordó Lawson a su hermano, y Cassie observó para ver cómo reaccionaría Ryan. La familia le importaba mucho a Ryan, y ella no podía imaginarlo tratando de dañar a la pareja de su hermano.

    El Ravin entrecerró los ojos y caminó hacia los barrotes. ¿Qué te hace pensar que me importa? él gruñó.

    Su voz áspera raspó contra su piel, y Cassie se estremeció. No se parecía en nada al bajo y sexy acento de Ryan.

    ¡A Ryan le importa! Cassie rugió a la criatura cuando finalmente encontró su voz. La ira se levantó mientras miraba al horrible monstruo que se llevó a Ryan lejos de ella. Deja que se vaya, exigió.

    A él le gusta aquí. No te queremos —siseó el Ravin mientras lo miraba furioso. Cassie no vio nada más que desprecio en los ojos de la criatura.

    Jódete, gritó y cargó la celda. Su miedo por Ryan combinado con ira por la situación se hizo cargo antes de que pudiera detener sus acciones.

    El Ravin extendió la mano y agarró a Cassie por el cuello, y ella gritó. Lawson se lanzó hacia adelante y agarró la mano de la criatura y tiró, pero sus afiladas garras se hundieron más profundamente en su carne. Cassie sintió que el líquido cálido le bajaba por el cuello mientras jadeaba por aire. En lo que Ryan se había convertido iba a matarla, y ella no podía hacer nada para detenerlo.

    Su visión se volvió borrosa y el pecho de Cassie le dolía por falta de oxígeno. Ausentemente, pensó que oyó pasos salir corriendo de la habitación. ¿Esa Liv se estaba escapando? Si es así, ¿por qué? Cassie necesitaba ayuda y rápido. No tuvo que pensar mucho porque, en el momento siguiente, la risa amenazante del Ravin resonó en sus oídos. Las orejas de Cassie sonaban cuando el horrible sonido rebotó alrededor de su cráneo.

    Liv de repente gritó: Ríete de esto, gilipollas.

    Cassie intentó mirar por encima del hombro para ver qué estaba haciendo su amiga, pero no pudo moverse. Y luego un gruñido bajo le atravesó las orejas, y Cassie vio un dardo en la mejilla del Ravin. La criatura soltó su cuello y luego se arrancó la punta de metal de la cara. Cassie rápidamente salió del peligro, agarrando su garganta sangrante.

    El Ravin se volvió loco, golpeando las barras de metal y Cassie ahuecó las orejas contra el sonido ensordecedor. ¿Podría la jaula recibir tal paliza? Dios, eso esperaba. Cassie no podía creer que esta criatura fuera Ryan. Nunca antes había visto tanta violencia, y mucho menos de Ryan, y no pudo evitar preguntarse si alguna vez lo recuperarían.

    En el siguiente parpadeo, Cassie sintió fuertes brazos alrededor de su cintura y miró a Lawson llevándola lejos de la jaula. Liv estaba justo a su lado y salieron corriendo de la habitación. Liv cerró la puerta tras ellos cuando Lawson puso a Cassie de pie.

    La mente de Cassie dio vueltas, y su corazón se aceleró mientras trataba de comprender qué sucedió. Miró hacia abajo y notó que su mano y su manga estaban cubiertas de sangre. Dios mío. ¿Estás bien? Liv soltó mientras giraba a Cassie, inspeccionando su cuello.

    No tengo idea. No puedo sentir mucho. Esa cosa no puede ser Ryan, murmuró, sintiéndose repentinamente débil. ¿Voy a desangrarme? Fue difícil para ella determinar qué tan severas eran las heridas cuando lo único en lo que podía pensar era en la ira en esa bestia. Puede que le encanten las películas de terror, pero cuando se trataba de una crisis de la vida real, era una gata asustadiza de primera clase.

    Cassie no era tan mala como Liv. Su amiga se enfrentó cara a cara con una mujer que quería a Lawson como su compañera de vida, y Liv ganó. En una pelea a muerte. Demonios, ella se mareaba solo al ver la sangre de otras personas.

    Cassie se congeló cuando un pensamiento repentinamente golpeó. ¿Era posible que ella pudiera convertirse en un hombre lobo? Sus garras le rompieron la carne. No tenía idea de lo que significaba ser atacada por un Ravin o los efectos secundarios.

    Liv entró corriendo a la habitación contigua a la de Ryan y luego regresó, sosteniendo una toalla. Aquí, aplica presión. La herida no parece profunda, pero necesitamos detener el sangrado, explicó.

    Mierda, ¿necesito una vacuna contra el tétanos o algo así? ¿Me voy a convertir en una de esas malditas cosas? Cassie gritó.

    No, no lo harás. Estarás bien, pero te daré una inyección de antibióticos solo para estar segura, aseguró Liv mientras ayudaba a Cassie a asegurar la toalla alrededor de su cuello. Ven conmigo, agregó Liv y los llevó a ella y Lawson a un laboratorio a unas puertas del pasillo. Liv recogió rápidamente algunos suministros y señaló a Cassie hacia una silla cercana.

    ¿Qué demonios le está pasando? No responde al tratamiento como lo hizo Jerry. ¿Por qué, Liv? ¿No es esta la cura para Ravins, como pensabas? Lawson preguntó, y Cassie vio el terror en sus ojos. Ella se retorció en su asiento, preguntándose lo mismo.

    Quédate quieta, Cass. Necesito limpiar la herida —ordenó Liv, y Cassie intentó no moverse.

    Con manos gentiles, Live limpió su piel. Cuando Liv tomó una aguja grande, Cassie se dio la vuelta e hizo una mueca cuando Liv le administró un disparo en el brazo. Después de eso, Liv envolvió una gasa alrededor de la herida y Cassie lanzó un profundo suspiro que no se dio cuenta de que había estado sosteniendo. Ella era genuinamente patética cuando se trataba de valentía.

    Cassie miró a Liv, pensando en las palabras de Lawson. Eso era cierto. Ryan había recibido varias infusiones de sangre sin mejoría.

    Durante la investigación de Liv para curar el cáncer, descubrió accidentalmente que la sangre de un cambiador que había compartido su fuerza vital con un compañero revirtió los efectos de convertirse en Ravin. Eso fue lo que curó a otro cambiador, Jeremiah Winger. Desafortunadamente, Ryan no estaba experimentando los mismos resultados. En todo caso, Ryan estaba empeorando.

    Liv? Lawson preguntó, su agitación aguda.

    Te oí. Estoy pensando , espetó Liv, y Cassie reconoció que la situación con Ryan era estresante para todos ellos. "No tengo ninguna respuesta, Lawson, pero voy a resolver esto. Ayudamos a Jeremiah, y haremos lo mismo por Ryan. Tienes que confiar en mí —Liv le dijo a su esposo y se acercó para acariciarle la mejilla.

    Lawson asintió y la acercó, abrazándola con fuerza. Yo confío en ti. Solo espero que obtengamos algunas respuestas más temprano que tarde. Siento que cuanto más tiempo tenga el Ravin el control, más difícil será comunicarse con él, confesó.

    El corazón de Cassie se puso de pie, dejando un dolor hueco detrás. Ella estuvo de acuerdo con Lawson y escucharlo decir en voz alta lo empeoró. Enterró la cara en sus manos, tratando de contener las lágrimas.

    Oh Dios. Lo siento mucho, Cass. Eso fue completamente insensible de nuestra parte. Sé que estás preocupada por él, admitió Liv y se agachó, por lo que estaba a la altura de Cassie. Voy a traer a Ryan de vuelta con nosotros. Para ti. Lo prometo —añadió su amiga.

    Cassie se encontró con los ojos verdes de Liv y vio pura determinación. Si alguien podía ayudar a Ryan, era Liv. Ella admiraba la perseverancia y la mente rápida de su amiga. La mujer resolvía los problemas más rápido de lo que la mayoría podría comenzar a comprender a qué se enfrentaban.

    Será mejor, maldita sea. Es el primer hombre con el que he salido por más de tres meses, por lo que estamos prácticamente comprometidos, bromeó, sintiéndose un poco mejor. Tenía que creer que Liv resolvería este problema y volvería con Ryan.

    Sin duda. Ryan es un guardián seguro, dijo Liv con un guiño. Volvamos a Refugio Seguro e intentemos de nuevo mañana. Después de todo, será sedado pronto, así que no hay nada más que podamos hacer esta noche, divulgó Liv mientras ayudaba a Cassie a ponerse de pie.

    "Supongo que tienes razón. ¿Te importa si me quedo en la

    ¿Disfrutas la vista previa?
    Página 1 de 1