Disfruta de millones de libros electrónicos, audiolibros, revistas y más con una prueba gratuita

A solo $11.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar cuando quieras.

La República de Weimar: Una guía fascinante de la historia de Alemania entre el final de la Primera Guerra Mundial y el ascenso de la era nazi
La República de Weimar: Una guía fascinante de la historia de Alemania entre el final de la Primera Guerra Mundial y el ascenso de la era nazi
La República de Weimar: Una guía fascinante de la historia de Alemania entre el final de la Primera Guerra Mundial y el ascenso de la era nazi
Libro electrónico132 páginas2 horas

La República de Weimar: Una guía fascinante de la historia de Alemania entre el final de la Primera Guerra Mundial y el ascenso de la era nazi

Calificación: 4.5 de 5 estrellas

4.5/5

()

Leer la vista previa

Información de este libro electrónico

¿Se ha preguntado alguna vez cómo un hombre como Adolfo Hitler pudo llegar al poder?

¿Cómo se convirtió legalmente en dictador utilizando un proceso democrático?

¿O cuáles fueron los acontecimientos que condujeron a su reino del terror?

Las respuestas se encuentran en la República de Weimar. En medio de la devastación de la Primera Guerra Mundial, la monarquía alemana no ofrecía respuestas. Un gobierno democrático parecía la única forma de apaciguar a las naciones aliadas y resolver los numerosos desastres que ya estaban a las puertas del país.

Aquí aprenderá cómo:

  • La República de Weimar dio origen a la democracia en Alemania
  • Si la república fue eficaz para resolver los graves problemas a los que se enfrentaba la nación
  • Qué despreciado tratado político tuvo que firmar el país y por qué fue tan odiado
  • Qué llevó al épico colapso de la república
  • Y cómo una democracia fue capaz de dar lugar a una de las dictaduras más brutales de la historia moderna

¡Obtenga ahora este libro para saber más sobre la República de Weimar!

IdiomaEspañol
Fecha de lanzamiento1 nov 2021
ISBN9798201033583
La República de Weimar: Una guía fascinante de la historia de Alemania entre el final de la Primera Guerra Mundial y el ascenso de la era nazi
Leer la vista previa

Relacionado con La República de Weimar

Libros electrónicos relacionados

Artículos relacionados

Comentarios para La República de Weimar

Calificación: 4.5 de 5 estrellas
4.5/5

2 clasificaciones1 comentario

¿Qué te pareció?

Toca para calificar

Los comentarios deben tener al menos 10 palabras

  • Calificación: 5 de 5 estrellas
    5/5
    Pues sí, poca gente conoce que Alemania hubo un tiempo que se llamó República de Weimar.

Vista previa del libro

La República de Weimar - Captivating History

© Copyright 2021

Todos los derechos reservados. Ninguna parte de este libro puede ser reproducida de ninguna forma sin el permiso escrito del autor. Los revisores pueden citar breves pasajes en las reseñas.

Descargo de responsabilidad: Ninguna parte de esta publicación puede ser reproducida o transmitida de ninguna forma o por ningún medio, mecánico o electrónico, incluyendo fotocopias o grabaciones, o por ningún sistema de almacenamiento y recuperación de información, o transmitida por correo electrónico sin permiso escrito del editor.

Si bien se ha hecho todo lo posible por verificar la información proporcionada en esta publicación, ni el autor ni el editor asumen responsabilidad alguna por los errores, omisiones o interpretaciones contrarias al tema aquí tratado.

Este libro es solo para fines de entretenimiento. Las opiniones expresadas son únicamente las del autor y no deben tomarse como instrucciones u órdenes de expertos. El lector es responsable de sus propias acciones.

La adhesión a todas las leyes y regulaciones aplicables, incluyendo las leyes internacionales, federales, estatales y locales que rigen la concesión de licencias profesionales, las prácticas comerciales, la publicidad y todos los demás aspectos de la realización de negocios en los EE. UU., Canadá, Reino Unido o cualquier otra jurisdicción es responsabilidad exclusiva del comprador o del lector.

Ni el autor ni el editor asumen responsabilidad alguna en nombre del comprador o lector de estos materiales. Cualquier desaire percibido de cualquier individuo u organización es puramente involuntario.

Introducción

Aunque Adolfo Hitler es uno de los personajes más notorios y conocidos de la historia moderna, poca gente sabe que su ascenso a la dictadura de mano de hierro comenzó en realidad en los últimos días de la democrática República de Weimar.

Nacida de las ruinas de la Primera Guerra Mundial, esta república poco conocida podría considerarse menos que un lugar geográfico y más que una época de un país bien conocido: Alemania. La República de Weimar, el primer gobierno democrático de Alemania, recibió el nombre de su lugar de nacimiento, la ciudad alemana de Weimar.

Aunque solo existió durante unos breves catorce años, un parpadeo en la historia, su trama es fascinante e importante. Con casi la mitad de los hombres del país luchando en una guerra imposible de ganar en 1918, Alemania estaba al borde de la hambruna, el colapso económico y el motín. Los que sobrevivieron al invierno de 1916-1917, al que llamaron el invierno de los nabos, un nombre amargo dado por la indignidad de tener que comer alimentos que solo consideraban aptos para el ganado, apenas podían soñar con tener carne para comer. Los disturbios por hambre sacudieron las calles de Berlín, y los trabajadores se declararon en huelga, hartos de los salarios indignos y las malas condiciones de trabajo. Inspirados por la reciente revolución rusa, las conversaciones sobre la revuelta impregnaron el aire.

Enfrentada a problemas en todos los frentes, Alemania tuvo que tomar decisiones difíciles. Desencantada con la monarquía del emperador Guillermo II y buscando apaciguar a las naciones aliadas, su respuesta fue la República de Weimar. Entender los acontecimientos amotinados que condujeron a su existencia, cómo se instituyó para arreglar una situación desesperada dentro del país y las razones por las que fracasó nos da una idea de cómo Alemania dio lugar a uno de los dictadores más infames de toda la historia.

La historia de Weimar también muestra cómo los países aliados que se tambaleaban por la brutalidad de la Primera Guerra Mundial y sus intentos de consolarse con reparaciones y un tratado contribuyeron en realidad a sentar las bases de la Segunda Guerra Mundial.

Capítulo 1: El motín de Kiel

Los oficiales sabían que era una misión suicida. De hecho, la noche anterior, muchos de ellos festejaron y bebieron, brindando por el paseo de la muerte de la marina alemana. Las negociaciones para un armisticio con los Aliados habían estado en marcha durante las últimas semanas, pero ninguno de los ochenta mil marineros asignados para participar en el no sancionado Plan de Operación nº 19 buscaba la infamia de ser sacrificado en una apocalíptica batalla naval de última hora.

El comandante de la Marina Imperial, el almirante Franz von Hipper, se había impacientado con la reestructuración del gobierno y los esfuerzos por la paz emprendidos por el emperador Guillermo II. Esperando que una muestra de movimiento hacia la democracia apaciguara a los Aliados durante las negociaciones de paz, el emperador nombró al príncipe Maximiliano de Baden como nuevo canciller a principios de octubre de 1918. Estaba respaldado por un gabinete de socialdemócratas.

Von Hipper sabía que su audaz último plan de batalla sería rechazado si lo presentaba a von Baden. Así que decidió que no lo presentaría y seguiría adelante sin permiso. Quizás buscando una última oportunidad de gloria o para salvar el honor de la flota, von Hipper siguió adelante con su orden naval, dándola veinte días después, el 24 de octubre.

Los marineros, cansados de la guerra, llevaban ya tiempo descontentos con las condiciones impuestas en sus barcos. Sus raciones de comida no solo eran inadecuadas, sino que además eran de mala calidad y totalmente monótonas. Para colmo de males, los marineros veían cómo los oficiales disfrutaban de deliciosos festines en los banquetes mientras ellos languidecían en sus estrechos camarotes separados. Los oficiales gozaban de una relativa comodidad a bordo de las naves y acorazados. La separación física de los oficiales daba a los marineros una sensación de creciente aislamiento, y hacía parecer que los oficiales eran indiferentes a su sufrimiento. Esto creaba un terreno fértil para las quejas entre los grupos de hombres descontentos que se alojaban juntos.

Las constantes discusiones sobre los agravios hicieron que los hombres llegaran a un punto de ebullición, y las conversaciones acabaron por dar paso a la acción. Muchos de sus compañeros ya habían desertado, escapando a las ciudades portuarias alemanas y disfrazándose de ciudadanos. ¿Qué acciones podían emprender los que aún estaban a bordo de los barcos?

Ahora se pedía a los hombres que habían permanecido en sus destinos que se sacrificaran de nuevo para su última y atrevida misión de la guerra. La flota alemana estaba planeando ataques coordinados contra las fuerzas aliadas en la desembocadura del Támesis y en el Canal de la Mancha, cerca del norte de Francia. Por supuesto, los marineros no eran cobardes; estaban dispuestos a luchar si eran atacados primero. Pero entrar en batalla sin ser provocados era otra historia. ¿Qué conseguiría si Alemania estaba a punto de acordar el armisticio con los Aliados de todos modos? ¿Realmente querían participar en una acción que podría hacer fracasar las negociaciones de paz con las fuerzas aliadas? No era de extrañar que se estuviera gestando un motín.

A finales de octubre de 1918, las primeras tripulaciones amotinadas finalmente rompieron. La flota alemana estaba atracada al norte de la ciudad de Wilhelmshaven, a la espera de partir para la batalla. Los rumores de rebelión comenzaron el 28 de octubre, con las tripulaciones a bordo de numerosos barcos desafiando las órdenes de sus comandantes. La situación no tardó en agravarse.

A la cabeza de la revolución estaba un joven marino de la Armada Imperial Alemana, un fogonero de calderas del Helgoland llamado Ernst Wollweber. Los hombres a bordo del SMS Turingia y del SMS Helgoland comenzaron a sabotear sus propios barcos. Se apoderaron de muchos de sus oficiales, encerrándolos en sus camarotes. Comenzaron a sabotear los barcos, apagando los fuegos que hacían funcionar las calderas e inutilizando las máquinas, asegurándose de que no fueran ni pudieran zarpar. Destrozaron las luces de navegación, inutilizando aún más los barcos.

Las tripulaciones de varios otros acorazados siguieron su ejemplo y se unieron al motín. Los informes de varios buques de del Tercer Escuadrón de la Armada hablaban de una multitud de actos de insubordinación por parte de sus marineros. Los miembros de la tripulación del SMS Derfflinger y del SMS Von der Tann se negaron rotundamente a regresar del permiso de tierra.

Pronto, los gritos de abajo el emperador Guillermo tronaron desde las cubiertas de otros barcos. Cuando el fervor comenzó a extenderse, el vicealmirante Hugo Kraft tomó medidas para detener su propagación entre su Tercer Escuadrón de la Armada, ordenando que se alejaran de los muelles y se dirigieran a una ensenada cercana donde estarían en cuarentena de la rebelión. Pero era demasiado tarde. En el acorazado SMS Markgraf ya había decenas de cabecillas rebeldes.

Sin embargo, el motín no fue una acción universal entre la flota. Los hombres de los torpederos, que no habían sufrido las mismas indignidades de las que se quejaban los de los buques más grandes, no habían considerado oportuno rebelarse. De hecho, se volvieron contra sus compañeros de flota revolucionarios.

Maniobrando a su alrededor, apuntaron sus torpedos a los barcos que instigaron el problema. Con su propia flota en contra y preparada para atacar, las tripulaciones del Turingia y del Helgoland no tuvieron más remedio que rendirse. También Kraft se apresuró a descubrir a los rebeldes del Markgraf.

La rendición relativamente pacífica de los que se encontraban en el Turingia, el Helgoland, el Markgraf y otros barcos no permitió que los rebeldes se libraran. Más de mil hombres fueron arrestados por amotinamiento. Estos hombres fueron reunidos y enviados a prisiones militares en Kiel. Pero estos hombres que se amotinaron no eran disidentes empedernidos, sino hombres leales de la marina que simplemente habían sido llevados al límite. La acción militar que von Hipper había propuesto los llevó más allá de esos límites. Se podría haber argumentado que necesitaban más compasión que castigo dadas las circunstancias. Los compañeros marineros trataron de salir en su defensa.

Al ir a la ciudad, los marineros eligieron una delegación que los representara a ellos y a sus demandas.

¿Disfrutas la vista previa?
Página 1 de 1