Disfruta de millones de libros electrónicos, audiolibros, revistas y más con una prueba gratuita

A solo $11.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar cuando quieras.

Un deseo real de Navidad
Un deseo real de Navidad
Un deseo real de Navidad
Libro electrónico44 páginas49 minutos

Un deseo real de Navidad

Calificación: 0 de 5 estrellas

()

Información de este libro electrónico

A pesar de que ansía pasar Navidad en Aidinovia, Graciela Mendoza Hernández sabe que esas serán las últimas Fiestas que pase con el príncipe Alejandro de Santa Rosa. Alejandro es todo lo que ama en un hombre: es atractivo, encantador, inteligente, divertido y leal. También es inalcanzable. Por lo tanto, Graciela decide darse una nueva vida como regalo de Navidad; una vida sin Alejandro en en el centro.

Como príncipe heredero de Santa Rosa, Alejandro es un hombre acostumbrado a conseguir lo que quiere. Y lo que quiere ahora es comprender por qué su amiga y confidente de siempre, Graciela, está actuando tan distante. La sola idea de que se mude lejos de él le causa pena en el corazón. Sabe que debe hacer algo, o sucederá lo impensado y perderá a Graciela para siempre.

IdiomaEspañol
Fecha de lanzamiento25 oct 2021
ISBN9798201460204
Un deseo real de Navidad
Leer la vista previa

Leer más de Caroline Mickelson

Relacionado con Un deseo real de Navidad

Libros relacionados

Comentarios para Un deseo real de Navidad

Calificación: 0 de 5 estrellas
0 calificaciones

0 clasificaciones0 comentarios

¿Qué te pareció?

Toca para calificar

    Vista previa del libro

    Un deseo real de Navidad - Caroline Mickelson

    Un deseo real de Navidad

    Caroline Mickelson

    Bon Accord Press

    Copyright © 2018 by Caroline Mickelson

    Translated by Natalia Steckel

    All rights reserved.

    No portion of this book may be reproduced in any form without written permission from the publisher or author, except as permitted by U.S. copyright law.

    Contents

    1. Capítulo uno

    2. Capítulo dos

    3. Capítulo tres

    4. Capítulo cuatro

    5. Capítulo cinco

    6. Capítulo seis

    Nota de la autora

    Capítulo uno

    —¿Ya llegó Su Alteza Real? —Graciela Mendoza Hernández pasó su bolso rojo de cuero al otro hombro, y echó un vistazo al reloj. Había llegado para tomar su avión a Aidinovia con doce minutos de anticipación. Volvió su atención hacia el jet privado y su piloto, que estaba en la pista aguardando su llegada—. Esperaba llegar antes que el príncipe.

    La sonrisa del piloto era amable.

    —Hace casi media hora que el príncipe Alejandro está aquí.

    Ella le agradeció, y abordó el jet real; no la sorprendía para nada haber llegado después que el príncipe heredero de Santa Rosa. Había recibido una larga lista de tareas administrativas en su correo, cortesía del propio príncipe Alejandro; eran todas cosas que quería hechas antes de partir a Aidinovia, a pasar el fin de semana anterior a Navidad. Ella se había apresurado a terminar todo lo que podía antes de la hora de partida.

    —Oh, ahí estás, Graciela. —El príncipe Alejandro levantó la vista del diario que estaba leyendo. Le dio un rápido vistazo, y le hizo señas de que se sentara frente a él—. Llegaste un poco justo, ¿no? —Graciela se quitó la chaqueta de lana color crema, y se la entregó a la azafata con una sonrisa de agradecimiento. Se acomodó en el asiento, y tomó una copa de champán de la mesa que tenía frente a ella. Bebió un poco antes de responder. Como solía suceder cada vez que el príncipe le hacía una pregunta, ella se sentía tanto enamorada como exasperada. El príncipe heredero de Santa Rosa, Su Alteza Real príncipe Alejandro Antonio Javier, era el hombre al que amaba desde hacía más de una década. También era su jefe y su amigo. Pero no era un hombre que la viera como una mujer atractiva y deseable a quien amar. Ella suspiró—. ¿Tan mal estaba el tránsito?

    —Apenas tolerable —respondió ella, haciendo referencia tanto al tránsito como al estado de su relación con él. Se reclinó, y cerró los ojos con la esperanza de que su compañero captara la indirecta y continuara leyendo las noticias financieras de la Unión Europea. Ella estaba enamorada de Alejandro desde hacía años, pero él no estaba al tanto de sus sentimientos.

    Como uno de los solteros más cotizados d Europa, el príncipe Alejandro era un hombre codiciado por decenas de mujeres. Ella jamás había podido determinar si eso provocaba la visión sumamente cínica que él tenía sobre el amor y el matrimonio, o

    ¿Disfrutas la vista previa?
    Página 1 de 1