Disfruta de millones de libros electrónicos, audiolibros, revistas y más con una prueba gratuita

A solo $11.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar cuando quieras.

Conocimiento
Conocimiento
Conocimiento
Libro electrónico845 páginas14 horas

Conocimiento

Calificación: 4.5 de 5 estrellas

4.5/5

()

Información de este libro electrónico

Cuando se llama a Delaney Delacroix para localizar a una niña desaparecida, nunca planea ponerse al día con una investigación de tráfico de personas o con la bruja local. Reunirse con Raelin Montrose le cambia la vida de tantas maneras que Delaney no está segura de que ese no sea el destino.

Raelin Montrose es una practicante de Wicca, y cuando las líneas luminosas que corren debajo de su casa le dicen que alguien viene, no puede imaginar que iba a resolver un misterio y encontrar al amor de su vida al mismo tiempo.

IdiomaEspañol
Fecha de lanzamiento4 oct 2021
ISBN9781667415291
Conocimiento
Leer la vista previa

Leer más de Jennis Slaughter

Relacionado con Conocimiento

Libros relacionados

Categorías relacionadas

Comentarios para Conocimiento

Calificación: 4.5 de 5 estrellas
4.5/5

2 clasificaciones0 comentarios

¿Qué te pareció?

Toca para calificar

    Vista previa del libro

    Conocimiento - Jennis Slaughter

    CONOCIMIENTO

    Una novela de Jennis Slaughter

    Edición de libro electrónico

    ––––––––

    Publicado por:

    Shadoe Publicando para

    Jennis Slaughter en el libro electrónico

    Derechos de Autor © Jennis Slaughter Junio de 2015

    CONOCIMIENTO

    Notas de licencia de la edición de libro electrónico:

    Este e-book tiene licencia para su disfrute personal únicamente. Este e-book no puede revenderse ni regalarse a otras personas. Si desea compartir este libro con otra persona, compre un libro adicional copia para cada persona con la que lo compartas. Si está leyendo este libro y no lo compró, o no fue comprado solo para su uso, entonces debe regresar a Amazon.com y comprar su propia copia. Gracias por respetar el trabajo del autor.

    Reservados todos los derechos. Ninguna parte de este libro puede ser reproducida, almacenada en un sistema de recuperación o transmitida en cualquier forma o por cualquier medio sin el permiso previo por escrito de Jennis Slaughter o Shadoe Publishing, excepto por un revisor que puede citar breves pasajes en una revisión para ser impreso en un periódico, revista o diario.

    Jennis Slaughter está disponible para comentarios en jennisslaughter@aol.com, así como en Facebook https://www.facebook.com/JennisSlaughterBooksFans, o en Twitter @ jennisslaughter@aol.com o en su blog @ http://sinjenkai.wordpress.com/com si desea seguir para conocer las historias y los lanzamientos de libros o consultar con 

    www.ShadoePublishing.com o http://ShadoePublishing.wordpress.com/.

    NOTA DEL EDITOR

    Esta es una obra de ficción. Los nombres, personajes, lugares e incidentes son producto de la imaginación del autor o se usan de manera ficticia, y cualquier parecido con personas reales, vivas o muertas, establecimientos comerciales, eventos o lugares es pura coincidencia. El editor no tiene ningún control y no asume ninguna responsabilidad por el autor o los sitios web de terceros o su contenido.

    Prefacio

    Las manchas le nublaron la vista mientras corría, tropezando entre la maleza como presas tratando de evadir la captura. Sus pulmones ardían, desesperados por más aire mientras jadeaba por respirar. Su cuerpo estaba empezando a cerrarse sobre ella, pero siguió adelante. Lo que había comenzado como una simple búsqueda de respuestas se había convertido en algo mucho 

    más oscuro y mucho, mucho más siniestro.  Nunca en su corto lapso de años habría sospechado que una comunidad tan pequeña y tranquila albergaría tales secretos.

    Sus pies se enredaron debajo de ella, casi tirándola al suelo cuando escuchó los distintos sonidos de sus perseguidores chocando entre los arbustos detrás de ella. Se estaban acercando y ella se estaba cansando. 

    Su lucha inicial por la libertad había agotado la mayor parte de su energía en primer lugar, y había sufrido un desagradable golpe en la cabeza junto con algunos buenos golpes en el estómago. Llevaba corriendo unos buenos diez minutos, sin saber cuánto tiempo más podría seguir, desesperada por escapar.

    La sangre goteaba en su ojo por la herida en su frente, y la adrenalina era lo único que la mantenía en movimiento. Estaba perdida, desesperadamente, después de haber corrido a ciegas por el back Field, y nada menos en la oscuridad de la noche. Tenía la esperanza de llegar a la línea del bosque y algo de cobertura.   Quizás podría encontrar un buen lugar para esconderse y permitir que su cuerpo descanse un poco. Al menos la maleza inicial se había convertido en hierba alta. Por una vez en su vida, estaba agradeciendo a los dioses por su menor estatura.  

    El cabello castaño le cayó a la cara y rápidamente se lo apartó. Casi estaba allí, podía oler el pino, el sabor de las hojas en descomposición, y empujó con más fuerza. Usando lo último de su energía, luchó durante los últimos metros mientras se permitía un pequeño momento de esperanza, si pudiera llegar a la línea de árboles, podría estar bien.

    De repente, su pie se enganchó con una raíz y la hizo caer hacia adelante. Rodó, sintiendo que una costilla cedía bajo su peso y jadeó de dolor. Sin aliento, gimió, sabiendo que no le quedaba nada para ponerse de pie de nuevo. Miró hacia arriba, una visión manchada que revelaba que había caído a solo unos metros de la protección del bosque.  

    Escuchó los sonidos delatores de sus atacantes, el susurro de la hierba, el chasquido de las ramitas y los murmullos de comunicación entre varios miembros de su equipo de persecución. En cualquier momento, estarían sobre ella, y el infierno del que había trabajado duro para escapar sería su realidad una vez más.  

    Trató una vez más de ponerse de pie, pero su pecho protestó por el movimiento y la envió al piso de regreso con angustia. Los sonidos se hacían más fuertes y ella se resignó a su destino. Lo último que sintió antes de que el mundo se volviera negro fue un par de manos extendiéndose, arrastrándola hacia la oscuridad del bosque que esperaba que la salvara.

    * * * * * 

    Las manos se movieron con practicada facilidad mientras barajaban las cartas, deteniéndose finalmente para cortar la baraja y repartir tres. Los ojos oscuros estudiaron los rostros y se abrieron al darse cuenta. El primero le dijo que esperara. El segundo dijo que se acercaba algo, o alguien. Un escalofrío le dijo que era lo último. De acuerdo, alguien venía, pero ¿quién? Pronto fue la única respuesta que dio el tercero. Miró su reloj, las cuatro y media de la mañana. Algo le dijo que tenía que empezar a prepararse para algo. Le preguntó a su Diosa qué, pero parecía que no estaba de humor para revelar sus secretos todavía ... Cerró los ojos, extendiendo la mano, buscando las líneas que corrían debajo de la ciudad. Estaban cambiando, inquietos. Quienquiera que fuera, estaban cerca y necesitaba estar preparada.

    Abriendo los ojos, miró las cartas por última vez, preguntándoles cómo sabría cuando había encontrado a la persona adecuada ... la única respuesta que obtuvo cuando volvió a juntar las cartas fue: 'Sentirás'. '

    * * * * * 

    Un sonido estridente atravesó el silencio del pequeño desván industrial, arrancando a la mujer de la cama de un sueño intermitente. Una mano pálida salió disparada de las mantas, sacó el teléfono celular que sonaba de la mesita de noche cercana y lo colocó debajo de las mantas donde estaba ahora acurrucada. Apretó el botón con el pulgar y se lo llevó a la oreja.  

    Antes de que pudiera decir algo, un grito sollozo cruzó la línea, y alejó el teléfono lo suficiente como para parpadear adormilada en la hora mostrada. Cuatro y media de la mañana

    Disculpe por llamar tan tarde, pero ¿puedo hablar con Delaney Delacroix? Este es un asunto de suma urgencia, se escuchó la voz entre lágrimas de una mujer.

    Delaney se sentó en su cama y se apartó el cabello rubio de la cara. Se dio cuenta al instante de que se trataba de una mujer con dinero, o al menos una mujer que quería que pensaras que tenía dinero. 

    Su forma abrupta y formal de hablar le dijo al detective eso.

    Esta es ella. ¿En qué puedo ayudarte, especialmente a esta hora?  Normalmente no habría sido tan cortante, pero la hora, junto con sus últimas noches, estaba empañando los buenos modales con los que había sido criada. Se escuchó un carraspeo antes de que la mujer continuara. Mi nombre es Regina Kingsley y deseo contratarte para que encuentres a mi nieta, Jenny. Lleva casi una semana desaparecida y tememos lo peor. Vienes muy recomendado por los Morial, y dijeron que eres muy discreto .

    Del destrozó su cerebro empañado por el sueño por el nombre de Morial, y su mente rápidamente desenterró los recuerdos de ese caso. Uno particularmente sucio en el que el ex alcalde de Nueva Orleans había sospechado que su hijo no tramaba nada bueno. Había tenido que tener mucho cuidado con eso, no con una familia de la que quería estar en el lado malo.  

    "Sí, bueno, me alegro de que piensen tan bien de mí. ¿Qué edad tiene exactamente tu nieta? Esta no sería la primera vez que una abuela temía lo peor para un nieto, y la habían enviado a una búsqueda inútil por un niño que solo quería irse de vacaciones.

    Jenny tiene veinte años y nunca dejaría a su madre sin decírselo. Están muy unidos y estoy seguro de que le ha pasado algo terrible. No me importa el costo, Sra. Delacroix; Solo quiero que encuentren a mi nieta . Regina sonaba como si fuera una mujer acostumbrada a salirse con la suya. Espero que llegue mañana a Leroy puntualmente a las once.

    Del se frotó la barbilla con leve frustración, podía decir que este caso y esta mujer iban a presionar su paciencia. Honestamente, no estaba segura de querer otro caso de niño desaparecido, no después del último que había terminado con un cadáver.  

    —Bueno, señora Kingsley, ¿ya ha intentado llamar a la policía? ¿Le ha preguntado a sus amigos y otros familiares tal vez? Pensó que bien podría intentar razonar con la dama, aunque tenía la sensación de que esta mujer no iba a aceptar un no por respuesta.

    Un bufido de indignación se escuchó a través del teléfono. "La policía de este pueblo es una broma. No tienen la inteligencia para encontrar a un peatón imprudente justo en frente de ellos, y ni siquiera estoy seguro de que no tengan algo que ver con la desaparición de mi pobre Jenny. Estoy seguro de que una vez que llegues aquí, verás las delicias en mi camino y entenderás por qué te he pedido que vengas aquí. ¿Los cincuenta cubrirán tu tiempo?  

    Aclare cuánto significa cincuenta y podría ser capaz de resolver algo. A decir verdad, a Del le vendría bien el dinero. El trabajo había sido lento y los comestibles no eran más baratos.

    Cincuenta mil, por supuesto. Si eso no es suficiente, estoy seguro de que podemos llegar a una cifra que se adapte a los dos ".

    Cincuenta mil para una búsqueda de niños. Era mucho más de lo que normalmente cobraría por un trabajo que normalmente resultaba muy fácil. Por otra parte, ¿quién era ella para mirar a un caballo de regalo en la boca? Aun así, la sensación molesta en su estómago que se mostraba de vez en cuando, le decía que tal vez esto no iba a ser tan fácil como esperaba. No, eso cubrirá las cosas simplemente bien, creo. Te veré a las once de la mañana. Necesitaré cualquier información que tengas sobre Jenny. Todo lo que puedes encontrar sobre sus amigos, familia, pasatiempos, novios o incluso novias .

    Hasta mañana, entonces, señorita Delacroix. Regina le dio a la rubia su dirección y la llamada terminó.

    Del arrojó el teléfono y se dejó caer de nuevo en la cama. Tenía la sensación de que se arrepentiría de tomar este caso, pero no había nada que pudiera hacer ahora. Finalmente consiguió la energía necesaria para salir de su cálida cama y empezó a sacar los suministros que sabía que iba a necesitar. Iba a ser un día muy largo. 

    Capítulo uno

    Regina Kingsley miró el Rolex en su muñeca, las diez y cuarto. Al entrar en la sala de lectura, miró a su hijo, Arturo Junior, o AJ, como le gustaba que lo llamaran. Ella frunció el ceño con desaprobación cuando notó que él ya estaba bebiendo un vaso de bourbon.

    Arthur ... ¿qué te he dicho sobre beber antes del mediodía? No quiero que el detective lo huela en tu aliento. Ya es bastante malo que tengamos que tener un extraño para encontrar su error perdido, pero también tenemos que desmantelar esta operación antes de que hayamos exprimido hasta el último centavo ".  

    —Bueno, madre, tal vez si mi padre no se hubiera cabreado y nos hubiera dejado sin nada, no necesitaría beber antes del mediodía. Además, fuiste tú quien tomó la decisión de que necesitábamos ayuda externa. Te dije que todo esto volvería para morderte. Siempre le he dicho que quería decirle que yo era su padre ... ella es una chica inteligente, y habría mantenido la boca cerrada, pero no, tenías que irte y mantener todo en silencio. En cuanto a mi error, me dijeron que ella no sería un problema. Parece que las personas que contrató para vigilar a Jenny no son tan confiables como pensaba ahora, ¿verdad?

    La mujer mayor se acercó a su hijo y lo abofeteó. No me respondas joven. Todavía puedo acabar con tu vida con un chasquido de mis dedos. Tienes suerte de que te haya mantenido por tanto tiempo, considerando que no puedes mantener un trabajo, y lo único que puedes hacer es gastar mi dinero .

    La mano de Arthur se levantó instintivamente para frotar su mejilla. Al darse cuenta de que su madre hablaba en serio, se echó atrás, no queriendo poner en peligro su suerte. Dejando la bebida a un lado para otro momento, se aclaró la garganta y decidió tratar de cambiar el tema de sus propios defectos al detective en el camino.  

    Entonces, ¿qué puedo esperar de este detective, madre?

    Tomando una respiración profunda, la mujer mayor se volvió para mirar por la ventana delantera con vistas al lago Kingsley. Milisegundo. Delacroix fue muy recomendado por los Morial; dijeron que ella sabe mantener la boca cerrada. Lo que necesitamos que haga es encontrar su error y asegurarse de que encuentre pruebas suficientes para señalar la culpa a otra parte. No estaría bien que nuestro nombre fuera arrastrado por el barro. Quizás una vez que todo esto termine, podamos comenzar con algo más. Estábamos tan cerca de salir de debajo de la roca que tu padre había dejado ... por qué me casé con ese hombre, nunca lo sabré .

    Se quedó allí, mirando a su madre, su postura rígida y su rostro pétreo. Había sido hermosa una vez, mucho tiempo atrás, cuando las cosas eran mucho más simples.  

    Por la única razón que importa, por supuesto. Su dinero. Ante esto, se unió a ella en la ventana, con las manos en los bolsillos. Ahora, ¿hay algo que le gustaría que nuestro detective encontrara? Avísame para que pueda arreglar algunas coincidencias .  

    Girando la cabeza para mirar a su único hijo, extendió la mano para acariciar la mejilla que acababa de abofetear.  

    Démosle uno o dos días para ver qué se le ocurre antes de comenzar a cambiar la dirección en la que mira. No queremos que los demás sospechen demasiado. Como dijiste, seguramente podría volver a mordernos. Ahora ve a cepillarte los dientes y hacer gárgaras .

    * * * * *

    Raelin Montrose era una mujer bastante paciente la mayoría de los días. Hoy, desafortunadamente para la mujer mayor que estaba en su habitación, no fue uno de esos días. A pesar de que solo habían pasado unas pocas horas desde que le aconsejaron que estuviera preparada, le parecieron días. Algo se acercaba y no estaba segura de qué.

    Suspiró mientras la mujer le rogaba por otra lectura, decepcionada por los resultados de la última. 

    Cogió las cartas y las barajó, mirando inconscientemente el reloj una vez más.

    Volvió a repartir las cartas y comenzó la lectura, notando con una presumida satisfacción que tenía la atención absoluta de la mujer que tenía delante. El significado de la primera carta era el mismo que el del sorteo anterior, pero lo redactó de forma un poco diferente para complacer a su cliente. Hizo una pausa para tirar de su cabello oscuro y ondulado en una cola de caballo desordenada, manteniéndolo fuera de su rostro. Volteando la segunda carta, describió su significado, dándose cuenta de que su corazón simplemente no estaba en su trabajo hoy.  

    Volvió a mirar el reloj. ¿Cuándo empezó a acelerarse su corazón? Sintió que un escalofrío la invadía y tuvo ganas de echar a la mujer. Mientras dibujaba el tercero, una sacudida repentina le recorrió la espalda. Sintió que la energía de la ciudad cambiaba de inmediato y, por primera vez en meses, se acomodaba en algo tranquilo, como si se hubiera quitado un peso repentino. Sus ojos se abrieron, sus palabras tropezaron y luego se detuvieron. La mujer la miró con curiosidad. Tenía ganas de salir corriendo por la puerta y correr hacia el centro de la ciudad.

    Sus ojos se movieron rápidamente desde la ventana, donde había mirado, hacia el reloj de la pared. Diez treinta. Quería correr hacia lo que fuera, o quienquiera que hubiera venido, para exigir respuestas a preguntas que ni siquiera estaba segura de tener. Miró las cartas que había dejado caer en su sorpresa, la tarjeta en la parte superior le daba una

    comienzo. 

    'Espera’, le dijo. Francamente, se estaba cansando de toda la espera. La mujer estaba preguntando por ella ahora, y ella respondió con una apresurada seguridad de que estaba bien. Raelin terminó su negocio con la mujer mayor, sintiendo que cualquier cosa que hubiera llegado a esta ciudad la encontraría muy pronto.

    * * * * *

    Después de conducir durante gran parte de la noche, Del se alegró cuando finalmente pasó el letrero de Bienvenido a Leroy, Luisiana. Le ardían los ojos y había perdido toda sensibilidad en su mitad inferior unas millas atrás. Los pinos, robles y musgo español comenzaban a disminuir en número a favor de algunos campos de agricultores. Finalmente, había dejado atrás los árboles y podía ver la calle principal de la adormecida ciudad rural justo al frente.  

    Pasó junto a una pequeña tienda de comestibles antes de detener su viejo Jeep frente a una tienda de antigüedades. Un caballero mayor que ella asumió que era el dueño estaba ocupado barriendo la acera frente a la entrada. Él la miró de manera extraña, un poco receloso de ella, pero ella había estado esperando eso. No era inusual que un extraño despertara un poco de paranoia leve en comunidades tan unidas como esta.  

    Lentamente rodó los hombros, sintiendo que las articulaciones estallan, y un rápido vistazo a su reloj marcaba las diez y media. Al abrir la puerta, Del salió a la calle polvorienta e inmediatamente tuvo la sensación de algo desconocido. Sintió un cosquilleo que le recorrió la columna y se extendió a la conciencia de todo lo que la rodeaba. No estaba segura de qué era, pero la hacía sentirse liviana, como si un viejo amigo la estuviera cuidando. Se sentía interiormente tranquila, como si no lo hubiera hecho en mucho tiempo, y eso solo la inquietaba. Casi tan rápido como había llegado, volvió a asentarse en un zumbido apenas perceptible a través de sus extremidades, y lo sacudió mientras se acercaba al hombre, con la esperanza de obtener direcciones.  

    Disculpe señor, ¿puede decirme dónde podría estar la finca de Kingsley? preguntó con una sonrisa tímida. Sabía que su apariencia podía usarse a su favor y no tenía miedo de usarla para obtener lo que necesitaba en el trabajo.

    El anciano detuvo su barrido para apoyarse en la escoba por unos momentos, juzgando a la joven parada frente a él. Ella era una cosa diminuta, solo alcanzaba alrededor de su barbilla con un cuerpo delgado, pero podía decir que no era frágil.  

    Ella lo miró, evaluándolo, y mientras él miraba, extendió la mano para apartarse un largo mechón de cabello de seda de maíz de la cara. Los ojos verde jade se clavaron en los suyos, y pudo ver no solo la inteligencia, sino la fuerza de su dueño, traicionando la suavidad de su rostro. Siguió la piel cremosa de su cuello hasta que desapareció bajo la camisa Oxford bien planchada, actualmente metida en unos vaqueros gastados que le quedaban como una segunda piel. Ella debió haber notado su valoración porque cambió su peso sobre un pie, subiendo las mangas de su chaqueta ajustada hasta los codos.  

    Bueno, ¿depende de quién lo pregunte? preguntó con cautela.

    Del estuvo tentado de responder con sarcasmo, pero sabía que no serviría de nada. Aun así, después de haber conducido la mayor parte de la noche con solo unas pocas horas de permiso para un trabajo, todavía no estaba segura de haberlo aceptado; ella no estaba de humor para juegos.

    Tímidamente se colocó un mechón de cabello rubio detrás de la oreja y lo miró a través de las pestañas, mostrando una sonrisa encantadora. —Bueno, soy Delaney Delacroix y tengo una cita con la señora Kingsley para ayudarla con algunos asuntos familiares privados. Me ha dado una dirección, pero no soy de por aquí ". Encantarle hasta quitarle los pantalones parecía la forma más rápida de sacarle la información, y todo lo que quería era terminar con esto para poder tomar una siesta.

    El anciano echó la cabeza hacia atrás y se río. "Oh, estás bien, Missy. Crees que esos ojos verdes y blancos nacarados me encantarán muchísimo. Es posible que lo hagan más tarde, pero sé que Regina

    A Kingsley no le gusta que lo hagan esperar. Vaya por ese camino que está más allá, y cuando vea un lago a su izquierda, tome el camino que está justo al lado y llegará a un callejón sin salida hacia la casa ".  

    Del le dedicó una sonrisa genuina esta vez, agradecido por su sentido del humor. Gracias por tu ayuda. Se volvió para irse, pero se detuvo cuando un pensamiento cruzó por su mente. Tampoco sabrías dónde puedo encontrar un buen lugar para conseguir una habitación por algunas noches, ¿verdad?  

    Rascándose la cabeza, se volvió y señaló hacia la calle. Si gira a la derecha en el semáforo, aproximadamente a media milla más o menos, verá el Buck n 'Doe's Inn. Están bastante limpias .

    Ella asintió con la cabeza y le puso una mano en el antebrazo. Gracias de nuevo señor ...? Hizo una pausa, esperando que él terminara con su nombre. Parecía amable, y algo le dijo que un aliado en este hombre sería beneficioso para su trabajo.

    Bueno, señorita. Puedes llamarme Jasper, y si quieres algo de compañía una de estas noches, sería un honor si me acompañas a cenar en el restaurante . Sonrió a la joven.  —Oh, volver a ser treinta años más joven.   Le dio unas palmaditas en la mano. Será mejor que se ponga en marcha. Como dije, a Regina Kingsley no le gusta que la hagan esperar ".

    Bueno, Jasper, puedes llamarme Del. La mayoría lo hace. Gracias por toda tu ayuda. Te veré por ahí, estoy seguro . Se volvió y se dirigió a su Jeep, haciendo una pausa para hacer un guiño por encima del hombro. Y Jasper, estaré seguro de aceptarte en esa invitación a cenar.

    Se subió a su Jeep, dejando escapar un profundo suspiro mientras lo hacía. La cena sería una buena oportunidad para sacarle información sobre la ciudad y las personas que viven en ella. El reloj de su tablero confirmó la hora, y partió hacia la finca de Kingsley sintiéndose todo el tiempo como un cordero a punto de entrar en la guarida del león.

    Jasper ladeó la cabeza y admiró la vista desde atrás. Era tan atractivo como la vista desde el frente. Él sonrió y saludó con la mano mientras la joven y guapa rubia se alejaba.

    * * * * *

    AJ estaba de pie junto a la ventana delantera cuando vio el Jeep de Delaney en la curva de la carretera. Rápidamente dejó el vaso de bourbon que se había servido antes y estaba a punto de beber de nuevo. Al mirar a su alrededor, se alegró de que su madre no estuviera a la vista. Dando un paso más cerca de la ventana, silbó suavemente mientras veía a la rubia salir de su vehículo.

    'Esa es una mujer hermosa’, pensó para sí mismo.  Tal vez pueda divertirme tanto después de todo.

    Saliendo de su Jeep frente a la gran mansión, Del puso los ojos en blanco ligeramente ante la vista. Era grande y extravagante, bastante típico de dinero antiguo. Al acercarse al porche delantero, sus ojos agudos notaron pequeños signos de deterioro. Pintura descascarada, molduras astilladas y un jardín en la parte de atrás que necesitaba atención. Quizás las cosas no fueron tan prósperas como a los Kingsley les gustaría que la gente pensara. Por otra parte, estos fueron tiempos difíciles. Levantó la mano y llamó con brusquedad a la puerta, buscando signos de movimiento desde dentro por costumbre.

    Madre ... el detective está aquí, gritó AJ mientras caminaba hacia el vestíbulo y abría la puerta. ¿Si te puedo ayudar? Sus ojos recorrieron el cuerpo delgado de arriba abajo, gustando lo que veía.

    Del miró al hombre con atención, gimiendo interiormente ante su mirada lasciva menos que sutil. Era alto; tuvo que estirar el cuello para ver sus ojos oscuros cuando finalmente dejaron su pecho. Él pudo haber sido guapo en su juventud con su mandíbula fuerte y cabello espeso, pero había algo detrás de esos ojos marrones que ella no estaba tan segura de que le gustara, algo que le decía que no tomara a este hombre al pie de la letra.  

    Sí, soy Delaney Delacroix y tengo una cita con Regina Kingsley. Mantuvo su tono profesional. A pesar de todo su coqueteo bondadoso con Jasper en la ciudad, el sentimiento de inquietud que este hombre desprendía le advirtió que actuara con cuidado.  

    Ella miró sutilmente por encima de su hombro, evaluando el diseño del vestíbulo antes de tener que intervenir. Grande y extravagante, con paneles de caoba elaborados y orados, también mostraba signos de envejecimiento, pero lo que realmente llamó su atención fue la vitrina de puntería. trofeos. Haciendo una pausa, notó que todos fueron otorgados a Arthur o Regina. Entonces, la mujer de la casa podría disparar un arma, aunque no es sorprendente para una ciudad del sur. Rápidamente notó la falta de sensores alrededor de las puertas, extraño que una casa con dinero no tuviera un sistema de alarma. Eso le dijo que esta gente tenía el poder en este pueblo, al diablo con el alcalde. AJ se apresuró a extender la mano para estrechar la de ella.  

    "Soy su hijo, Arthur Junior, pero puedes llamarme AJ, todos lo hacen. La madre debería estar deprimida momentáneamente. ¿Podrías pasar, por favor? Le gustó lo suave y sedosa que se sentía su mano en la suya.  

    ¡Arturo! Estoy bastante seguro de que la Sra. Delacroix puede caminar en línea recta sin su ayuda, la voz de Regina gritó bruscamente, cuando la mujer mayor apareció en lo alto de las escaleras.

    Retirando su mano, Del volvió su atención a la mujer en lo alto de las escaleras. Alta, pero no tan alta como su hijo, Regina Kingsley bajó las escaleras con un porte regio que la mayoría de la realeza envidiaría. El cabello gris estaba recogido en un moño severo en la parte posterior de su cabeza, y los ojos gris acero ni una sola vez dejaron el rostro de Del. Del no se dio cuenta en el fondo de su mente que Regina lucía algunos accesorios bastante caros, por anticuados que estuvieran. Dirigiendo una sonrisa a su cliente, extendió la mano y apretó la mano que le ofrecían.  

    Y así nos encontramos, señora Kingsley. ¿Hay un lugar un poco más privado en el que discutir los asuntos que me llamaron aquí? "

    A Regina le gustó el apretón de manos no demasiado firme que le dio la rubia. "Milisegundo. Delacroix, no tengo ningún problema en discutir esto delante de mi hijo ... puede que no tenga la cabeza para los negocios, pero se preocupa por la joven. Todos conocemos a Jenny de toda la vida. ¿Por qué no nos trasladamos a la biblioteca y podemos hablar más cómodamente? Dándose la vuelta, abrió el camino hacia una habitación revestida de estantes de roble, llena de libros, sillas de cuero que aún estaban en buenas condiciones, pero gastadas en los bordes, y una barra con fregadero. Sentada en un sillón de orejas, Regina esperó a que la joven hiciera la primera pregunta.

    Se sentó en la silla que se le ofreció, su chaqueta se abrió para revelar una pistolera metida en su hombro izquierdo. Ella notó con una satisfacción presumida el leve ensanchamiento de los ojos cuando AJ vislumbró el arma. Metiendo la mano en un bolsillo dentro de su chaqueta, sacó un viejo cuaderno y un bolígrafo, pasando a una nueva página.  

    ¿Obtuviste la información que te pedí? Pensó que Regina era una mujer a la que le gustaba mantener las cosas simples y directas. Por ahora, Del estaba dispuesto a complacerla.

    Arqueando una ceja ante el tono de voz de la rubia, Regina pensó mejor en el comentario cortante que estaba en la punta de su lengua, y en su lugar dejó que sus ojos se llenaran de lágrimas.  

    Sí, hice que Arthur fuera con su madre y le pedí que escribiera a todos los que se le ocurrieron y que podrían saber adónde fue nuestra dulce Jenny. Créame, Sra. Delacroix, simplemente no se iría sin decirle adiós a su madre .

    ¿Y el padre? preguntó, tomando notas mientras hablaban, años de práctica permitiéndole escribir sin apenas mirar la página, dejando sus ojos abiertos al lenguaje corporal.

    Regina se echó el pelo hacia atrás y suspiró. Lamento decir que el padre de Jenny ya no está en la imagen, y no lo ha estado durante la mayor parte de su vida. A decir verdad, Jenny Leblanc no es mi nieta, pero es la hija de un amigo de la familia. Amelia no puede darse el lujo de buscarla, así que me ofrecí a ayudar. Cualquier cosa por un amigo, ya sabes .

    AJ se acercó a la barra y estuvo a punto de volver a coger el vaso, cuando se lo pensó mejor y cogió un puñado de cacahuetes de un cuenco cercano. Sí, mamá y Amelia son muy amigas.

    Dejando el bolígrafo, Del dejó pasar una mirada de enojo por su rostro antes de que volviera a ser algo más neutral. De pie, los miró a ambos mientras hablaba: Sra. Kingsley, ¿con quién crees exactamente qué estás trabajando aquí? Si crees que conduje hasta aquí, después de que me sacaron de la cama a rastras a alguna hora impía de la mañana, para que te mientan, tienes que pensar en otra cosa. Ahora, estoy dispuesto a ayudarlo aquí, pero no hay una maldita cosa que pueda hacer si ni siquiera puede darme algunas respuestas directas. En el futuro, sería bueno que me dieras algunas respuestas cuando te pregunte .

    La mujer mayor miró fijamente al rubio mientras AJ casi escupía el bocado de maní que estaba masticando. Finalmente sonriendo, Regina asintió con la cabeza.  

    Eres bueno. No es de extrañar que vinieras tan recomendado. Sí, te estaban mintiendo, pero no del todo. Jenny es mi nieta y aunque mi hijo aquí es su padre, ella no lo sabe, ni nadie más fuera de la familia .

    Bueno, no habría costado mucho trabajo darme cuenta. Verá, tan pronto como mencioné al padre, su hijo se puso rígido como una tubería de acero. AJ tiene un anillo en el dedo, pero a juzgar por su no tan sutil una vez sobre mí en la puerta principal, no lo dejaría pasar por tener algunas aventuras de vez en cuando. ¿Voy a asumir que todo este secreto se debe a que ella no fue planeada exactamente?

    Mirando a su hijo, Regina silenció cualquier tipo de defensa que él iba a ofrecer por ver al detective. Suspirando y volviéndose hacia la mujer más joven, le indicó a Del que tomara asiento.  

    Los niños serán niños, pero al menos aprendió a usar la protección, y no, Jenny es el resultado de una aventura que tuvo al principio de su matrimonio. Le pagué a Amelia para que guardara silencio y me aseguré de que Jenny estuviera bien cuidada. Lleva casi una semana desaparecida y nadie sabe adónde ha ido .  

    Dejándose caer una vez más en su silla, Del decidió que había dejado claro su punto y reanudó su toma de notas. 

    Ahora, ¿cuándo fue la última vez que la vieron y con quién estaba? 

    Capitulo dos

    Manos elegantes dejaron el calor de la taza de café y se estiraron para frotar los ojos cansados. Después de finalmente sacar tanta información de los Kingsley como parecía que iba a obtener, se dirigió directamente al restaurante local. Del se sentó, mirando la foto de la chica frente a ella. Ya había revisado todos los contactos, familiarizándose con los nombres, de los cuales eran pocos, antes de tomar la foto.  

    Era bastante reciente y mostraba a la niña desaparecida con los brazos alrededor de su madre. Olas rojas, casi rojizas, caían alrededor de su rostro y pasaban por sus delgados hombros. Su sonrisa era encantadora, si no un poco tímida, y Del pensó que estaba escondiendo la tristeza detrás de los cálidos ojos color avellana, asomando por debajo del rebelde flequillo. No era una gran cosa, menuda sin ser frágil, y su rostro aún conservaba la suave redondez de la juventud. Del no le daría ni un día más de dieciocho años, y mucho menos su edad real de veinte.  

    Ella acababa de tomar su taza para otro trago de cafeína cuando un destello de bronce al otro lado de la calle detuvo su mano hasta la mitad de su boca. Dejó la taza y se inclinó hacia la ventana. Jasper estaba al otro lado de la calle barriendo de nuevo, pero fue la mujer con la que estaba hablando la que llamó su atención.  

    Dejó que sus ojos se desplazaran sobre pantorrillas bien tonificadas, siguiendo los muslos de bronce que desaparecían en los pantalones cortos para correr que actualmente cubrían uno de los mejores culos que Del había tenido el placer de mirar. Siguió la curva de su columna vertebral, casi gimiendo cuando alcanzó los bien formados hombros que quedaron desnudos por una camiseta oscura sin mangas, y continuó con la maravillosa línea de un elegante cuello hasta que quedó cubierto por la desordenada cola de caballo teñida de caramelo que descansaba en la base. de su cráneo.

    Era obvio que la mujer había estado corriendo antes de detenerse a charlar, su piel dorada enrojecida por el esfuerzo, su blusa húmeda de sudor. Quienquiera que fuera debe haber sentido su mirada, y antes de que pudiera apartar la mirada, se encontró con los ojos clavados en la oscura mirada del extraño. Del sintió que su estómago se retorcía, y sus costados se contrajeron en un dolor olvidado hace mucho tiempo.  

    La mirada se mantuvo unos segundos más, y cuando la mujer se dio la vuelta para continuar su conversación, Del dejó escapar un suspiro que no sabía que estaba conteniendo. Sintió la presencia de la camarera a su lado, preguntándole si quería algo más.

    ¿Puedes decirme quién es esa mujer al otro lado de la calle? Preguntó Del, sus ojos nunca dejaron la espalda de la mujer.

    La camarera se inclinó sobre la mesa mirando por la ventana. Finalmente, tomó un poco y volvió a llenar la taza de Del mientras hablaba.

    Que hay Raelin Montrose. Realmente extraña es ella . El disgusto en su voz le dejó bastante claro a Del que esta mujer no quería a Rae. Escuché que realiza algunos rituales de culto en su casa en las afueras de la ciudad. Su familia ha estado aquí un tiempo, pero todos eran un poco raros .

    Del finalmente apartó la mirada y miró a la mujer de mediana edad a su lado. ¿Qué quieres decir con raro?  

    Bueno, siempre se mantuvieron en secreto. Te diriges a su casa alguna vez; verás lo que quiero decir. Tienen pentagramas y cosas divertidas colgando por todos lados. Ha estado ahí desde que tengo memoria. Sin embargo, solo Rae está ahí arriba. La gente trata de mantenerse alejada de ella, no queremos enredarnos en ningún truco satánico .  

    Del observó a la mujer mientras hablaba, leyendo rápidamente su malestar. No queriendo alborotar demasiadas plumas tan temprano en el juego, decidió cambiar de tema. Leyó rápidamente la etiqueta con el nombre de la camarera y deslizó la foto de Jenny por la mesa. Dime Mary, ¿alguna vez has visto a esta chica por aquí? Ha estado fuera durante una semana, más o menos ahora, y su familia está un poco preocupada. Prometí que ayudaría a encontrarla .

    Mary estudió la imagen unos minutos antes de deslizarla hacia atrás. Sí, claro, esa es nuestra Jenny. Vive con su madre en el camino. Sin embargo, no la he visto en algunas semanas. No le gusta comer mucho aquí, tratando de vigilar lo que come, y todo eso. Ya sabes cómo son las chicas jóvenes .

    Gracias por tu ayuda. Aquí está mi tarjeta. ¿Me avisas si la ves o escuchas algo bien?

    Mary miró la tarjeta antes de asentir y metérsela en el delantal. Del empezó a volver su atención a su trabajo cuando Mary volvió a hablar. Si tienes una chica perdida en tus manos, quizás quieras intentar ir a la casa de Rae. Dicen que ve cosas que la gente normal no ve. Para mí es una tontería, pero quién sabe qué tipo de sucesos vudú tiene allí .  

    Mientras Mary se apresuraba a atender a otro cliente, Del miró por la ventana con la esperanza de ver de nuevo a la hermosa mujer, pero cuando miró, Raelin se había ido.

    * * * * *

    Después de que su cliente se fue, Raelin hizo todo lo posible para no ir a la mitad de la ciudad por curiosidad, no, necesitando saber quién o qué había llegado. En cambio, optó por ponerse la ropa para correr y al menos eliminar parte del exceso de energía. Además, correr siempre la ponía en sintonía con su entorno de todos modos.  

    Estaba a una milla de la ciudad, pero Rae siguió una de las líneas más antiguas y se sintió como si estuviera corriendo con un viejo amigo. Para cuando empezó a entrar en la ciudad propiamente dicha, sus nervios habían desaparecido y se sentía relajada. Jasper Wilkins estaba en frente de su tienda barriendo la acera mientras ella trotaba y cuando se acercaba, el hormigueo comenzó de nuevo.  

    Buenos días Jasper, ¿qué tal el negocio?

    Jasper miró hacia arriba y miró a la mujer que tenía delante. Ella era hermosa; todo el pueblo lo sabía, con sus profundos ojos castaños y su rostro sonriente. Su cabello oscuro estaba recogido en una rara cola de caballo, las puntas caían en rizos sueltos contra su espalda. El ligero brillo de sudor que elaboró ​​solo sirvió para hacer que su piel bronceada brillara, un tono rosado salpicó sus mejillas y hombros desnudos por la carrera hacia la ciudad. Había tenido que contenerse para no seguir una gota de sudor que le corría por el cuello, donde sabía que se encontraría con las generosas curvas debajo de la camiseta sin mangas. Ella era alta y, a diferencia de la rubia que había conocido antes, no tuvo que mirar hacia abajo para verla a los ojos, ojos que, aparte de divertirse con su apreciación, eran de un cálido color chocolate.

    Sabía muy bien lo que pensaban los demás habitantes de Rae y su familia, pero ella nunca había sido nada más que amable con él y no podía obligarse a no agradarle. Tenía un encanto terrenal para ella, y por segunda vez ese día se encontró deseando ser unos treinta años más joven. Oh, ya conoces a Rae, más o menos lo mismo de siempre. Pareces estar de buen humor hoy .

    Rae podía sentir los ojos de alguien acariciando su cuerpo, comenzando por sus pantorrillas, y lentamente subían por su espalda. Le tomó toda su voluntad no darse la vuelta para mirar alrededor de la plaza del pueblo, pero lentamente se volvió y miró fijamente a una mujer rubia sentada en una de las mesas del comedor. Su corazón comenzó a acelerarse más rápido de lo que había estado cuando corría, y esperaba no sonrojarse cuando se volvió hacia Jasper.  

    Lo siento.   ¿Qué dijiste? le preguntó al hombre mayor.

    Jasper miró por encima del hombro de Raelin y sonrió para sí mismo al ver al rubio de antes. Había adivinado la preferencia de Rae unos años atrás, cuando unos pocos jóvenes que fueron desafiados por sus compañeros regresaron como perros con la cola entre las piernas. Aclarándose la garganta, se repitió a sí mismo: Te traje ese escritorio con tapa enrollable. ¿Estaría bien si lo trajera esta noche?

    Claro, ¿por qué no sales alrededor de las seis y te preparo la cena? Haré el asado que tanto te gusta ". Rae ofreció con una sonrisa.

    Riendo, respondió: Me conoces tan bien. Voy a estar allí. ¿Está bien si traigo una mano amiga? Esta espalda no es tan joven como solía ser, ya sabes .

    Extendiendo la mano para poner su mano sobre su hombro, el moreno pudo sentir que su artritis estaba actuando un poco, así que empujó algo de energía curativa a través de sus huesos. No, en absoluto. La casa necesita más personas de vez en cuando. Se acostumbra demasiado a que yo solo esté allí y pierde algo de su felicidad. Te veo a las seis . Se despidió con la mano y volvió a casa.

    Jasper vio a su viejo amigo salir a correr antes de volverse para mirar hacia el restaurante y ver al rubio buscando a la morena a su alrededor. Riendo, comenzó a cantar entre dientes. Casamentera, casamentera, hazme una pareja .  

    * * * * *

    Al no ver a la mujer por ningún lado, Del decidió que era hora de dormir un poco. Cuando llegó a Leroy, estaba agotada y la reunión con la señora Kingsley había agotado la poca energía que le quedaba. Dejando suficiente dinero en la mesa para cubrir su comida, dejó la cafetería, parpadeando bajo el sol de la tarde. Al escuchar su nombre, miró rápidamente a su alrededor para encontrar a Jasper dirigiéndose hacia ella.  

    "Hola de nuevo, Jasper. Estaba a punto de dirigirme a la posada que me recomendó. Dijiste que era un derecho a la luz, ¿no?

    Sonriéndole al rubio, Jasper asintió con la cabeza. "Sí, justo en el semáforo. Me preguntaba, Missy, si no te importaría ayudar a un viejo amigo. Necesito entregar un escritorio esta tarde alrededor de las seis, y me vendría bien un poco de ayuda. ¿Estaría más que feliz de pagarte por tu tiempo?

    Del lo miró, a decir verdad, no le importaba ayudarlo, pero pensó que un poco de diversión sería bueno para su estado de ánimo. Pero, Jasper, ¿qué hay de la cita para cenar que me prometieron? Ella le dedicó una amplia sonrisa.

    El anciano apenas pudo contener su alegría. Esto iba a ser mucho más fácil de lo que pensaba. "Te ofrecí una cena y nunca me retracto de mi palabra. Te prometo que tendrás la mejor carne asada con papas nuevas, zanahorias y postre que puedes obtener de este lado del Mississippi. ¿Qué dices?

    Yo diría que tienes un trato. Ahora que lo hemos aclarado, será mejor que me vaya antes de quedarme dormido en la calle. ¿Dónde debería encontrarte?

    Simplemente regrese aquí en la tienda, digamos a las cinco y treinta, cargaremos el escritorio y saldremos. Tengo un par de guantes de trabajo que te quedarán bien, así que solo traes tus músculos y el estómago vacío, y te llenaré todo . Jasper le estrechó la mano y regresó a la tienda.  

    Llamó a la posada para hacerles saber que estaba enviando a alguien a su manera y para darle una habitación en

    la espalda lejos de todos los demás. Tenía la sensación de que a esta mujer le gustaba su privacidad.

    * * * * * 

    La bolsa de Del apenas había golpeado el suelo cuando se derrumbó de frente sobre la cama. Se había sentido gratamente sorprendida y más que un poco agradecida al descubrir que Jasper había llamado al hotel en su nombre y se había asegurado de que tuviera una habitación lejos de miradas indiscretas.  

    Acostada allí, sus pensamientos una vez más se dirigieron a la hermosa mujer de la plaza del pueblo. Lo último que vio Del antes de quedarse dormida fue el recuerdo de unos ojos oscuros que se cruzaban con los suyos.

    * * * * * 

    Los sonidos de las ranas toro y los grillos empezaban a irritar a Jenny. Durante el día, los sonidos del río eran diferentes, más calmantes, pero por la noche, la joven veía sombras en cada rincón, y hasta el viento traía ruidos inusuales.

    La joven había estado caminando por los campos casi una semana antes cuando se encontró con tres hombres que arrojaban a dos mujeres a la parte trasera de una camioneta. Pensó que se había perdido de vista, pero había pisado una rama, lo que alertó a los hombres de que estaba allí. Una la había perseguido y, a pesar de sus luchas, la había tirado en la parte trasera del vehículo junto con las otras mujeres.

    Dos de los hombres se habían subido a la parte trasera de la camioneta con las mujeres y les habían apuntado con armas hasta que llegaron a un campamento de pesca. A su llegada, cada una de las mujeres había sido colocada en una pequeña habitación que tenía una ventana a unos dos metros del suelo y un catre con una manta. Dos veces al día se les alimentaba con sándwiches y agua, y se les permitía utilizar las instalaciones.

    Jenny no había podido hablar con las otras mujeres, pero las escuchó llorar. Cuando trató de hablar con los hombres, lo único que le dijeron fue que se callara y se portara bien.  

    Una tarde escuchó a dos de los hombres decir que solo necesitaban una niña más y que tendrían suficiente para un envío. Fue entonces cuando decidió que tenía que salir de allí, pase lo que pase.  

    Más tarde esa noche, escuchó que la camioneta se alejaba y supo que dejaba al menos a dos de los hombres allí y que todos comían a la misma hora. Tan pronto como se abrió la puerta, Jenny la apresuró; abordar al hombre que le trae la comida. Ambos se estrellaron contra el suelo con él gritando y tratando de agarrar a la joven. Ella pateó y le lanzó los puños, golpeando el punto dulce entre sus piernas, y luchó por ponerse de pie. Doblándose, se las arregló para hacerla tropezar cuando pasó a su lado, haciéndola golpear la cabeza contra una mesa, partiéndola. Se las arregló para llegar a la maleza y correr por su libertad.

    Del se despertó bruscamente con un grito ahogado cuando el terror total de la chica de su sueño la golpeó. Se sentó jadeando, recuperándose mientras miraba alrededor de la habitación. Sus sábanas estaban enredadas alrededor de sus piernas, signos evidentes de su sueño irregular, mientras su ropa se pegaba a ella, húmeda de sudor. Rápidamente se subió las sábanas alrededor de la barbilla, luchando por controlar su respiración. Ella se recostó, cerrando los ojos. Estaba acostumbrada a estos sueños, los tenía a menudo cuando estaba en los casos, pero las emociones siempre la tomaban desprevenida. No quería dormir más, nunca lo hizo cuando tenía estos sueños, pero su cuerpo tenía otros planes. Ni siquiera unos minutos después de que se despertó, jadeando por respirar, su cuerpo se estaba volviendo a dormir, los sueños de ojos oscuros y piel bronceada reemplazaban el terror persistente.  

    * * * * * 

    Raelin estaba tan distraída en el trote de regreso a su casa que en realidad pasó corriendo por su casa hasta el lago antes de darse cuenta de dónde estaba. La rubia de ojos verde jade llenó su mente mientras que el recuerdo de sus ojos acariciando el cuerpo de Rae causó emociones, y necesita aflorar lo que había olvidado y empujado hacia abajo.

    De pie a la orilla del lago, la joven cerró los ojos y trató de calmar su corazón acelerado, pero estaba resultando ser más difícil de lo normal. Sabía que las cartas hablaban de la misteriosa rubia tan pronto como sintió su mirada. Era como si hubiera estado parada detrás de Rae y tocándola con sus manos, manos que tenían un toque suave, pero con una fuerza oculta.  

    Gimiendo, la morena trató de desterrar la visión de la mujer en su mente, pero era como si hubiera echado raíces. Sacudiendo la cabeza, se volvió hacia su casa y una vez más se perdió en su carrera.

    * * * * * 

    Jenny se despertó de un sueño intermitente cuando la mujer le pasó la mano por la frente.  

    "Tu fiebre parece estar bajando. ¿Crees que puedes tomar un poco de sopa? La voz de la mujer le acarició los oídos.

    Asintiendo con la cabeza, bebió unos sorbos antes de indicar que tenía suficiente, cerró los ojos y volvió a dormirse.  

    * * * * * 

    Después de llegar a casa y ducharse, Raelin se sentó en el porche delantero en un sillón y escuchó los sonidos de la tarde que pasaban flotando con un vaso de té helado. Bebiendo el té, cerró los ojos y pensó en la rubia. Ella tenía que ser de la que le hablaban las cartas, ¿quién más podría ser?  

    Se levantó de la silla, entró a buscar las cartas y, mientras volvía al porche delantero, barajó las cartas mientras se imaginaba a la hermosa mujer. 

    '¡Mujer hermosa! De donde vino eso? Controla, Rae ', pensó la morena para sí misma.

    Cortando las tarjetas tres veces, las extendió y eligió la primera. El contexto era una emperatriz al revés, el desenredo de las cosas. La rubia buscaba algo, o alguien, e iba a sacar muchas cosas a la luz. La segunda carta, considerada el Focus, era el Chariot, y eso significaba problemas. Iba a traerlo, o causarlo, pero triunfaría sobre él. Cerrando los ojos, Rae extendió la mano y le dio la vuelta a la última carta, el Resultado. Fueron los Amantes ... Rae se aferró a la tarjeta mientras un cálido resplandor se extendía por todo su cuerpo.

    * * * * *

    Del se puso de pie, apoyada en el capó de su Jeep, mirando a la morena acercarse y detenerse frente a ella. Te he estado buscando y ni siquiera me di cuenta.

    Vio como Rae levantó una mano para acariciar su mejilla, instintivamente inclinándose hacia el toque. Te he estado esperando.

    Del sonrió suavemente, extendiendo la mano para tocar los botones en la parte delantera de la camisa de Rae, Lo siento, no quise hacerte esperar, pero me alegro de estar aquí ahora.

    La electricidad estática recorrió la piel de Raelin, haciéndola contener la respiración. Acercándose, susurró. Las cosas se van a poner difíciles y confusas. Confía en ti mismo y en lo que sientes en tu interior. Confíe en lo que puede ver con su corazón y con su instinto. Cuidado con lo que ves con tus ojos.

    Del sostuvo la mirada de Rae con la suya, metiendo un mechón de cabello oscuro detrás de su oreja, sus dedos se demoraron.  

    Tienes que estar preparado, hay algo oscuro en el trabajo y no me quiere aquí. No es seguro y debes tener cuidado. No lo provoques, déjame que me ocupe de ello. Para eso estoy aquí .  

    No es para preocuparse. Juntos podemos desterrar la oscuridad . Apoyando su cabeza en la caricia de la mujer, Rae le dio una sonrisa esperanzada.

    Del asintió con la cabeza y se estiró para juntar sus labios, sintiendo el peso de la oscuridad desaparecer, llevándose consigo el zumbido de su mente.

    Los ojos de Del se abrieron de golpe y se dio cuenta, con un gemido, que había estado soñando de nuevo. Nunca había tenido más de uno de estos sueños a la vez. Algo en esta ciudad no le sentó bien. Ella c salió de la cama, lamiendo sus labios donde todavía le hormigueaban, y agarró su bolso camino al baño.  

    Sabiendo que tendría que encontrarse con Jasper pronto, empezó a ducharse, se quitó la ropa y comprobó la temperatura. Antes de entrar, se miró en el espejo. Extendió la mano y tocó el reflejo de sus labios, cerrando los ojos al recordarlo. En silencio, preparó una oración silenciosa pidiendo fuerza antes de meterse en la ducha.  

    * * * * *

    Después de que Rae terminó la lectura y su contemplación, se dirigió a la cocina para preparar la cena para Jasper. No tenía muchos amigos en esta ciudad, por lo que siempre disfrutaba de que alguien viniera cuando tenía la oportunidad. La carne asada se sazonó con hierbas frescas y se puso en el horno junto con algunas zanahorias en rodajas y patatas nuevas de su jardín. Las verduras frescas para ensalada, los tomates y los pepinos hicieron una ensalada ligera para acompañar su aderezo casero para ensaladas. Pronto la casa se llenó de tentadores aromas.

    Poniendo la mesa, miró el reloj y vio que tenía el tiempo justo para cambiarse de ropa y ponerse algo más apropiado para los invitados.

    Capítulo tres

    Al entrar en la tienda, Del llamó a Jasper. La tienda era pequeña pero estaba bien cuidada y era obvio que el hombre tenía pasión por su trabajo. Caminó alrededor mientras esperaba que él se uniera a ella, pasando los dedos por un viejo tocador y abriendo el secador en un escritorio muy querido que tenía intrincados tallados.

    Hola, señorita. Es bueno ver que algunas personas tienen buenos modales para llegar a tiempo . El caballero de cabello blanco entró por la parte de atrás. ¿No es una belleza?

    Del sonrió porque no solía aceptar a la gente tan rápido, pero este hombre se sentía cómodo con él y no podía evitar disfrutar de su compañía. Bueno, si mi abuela me enseñó algo, fueron los modales. Realmente es una pieza hermosa. ¿Dónde lo encontraste?

    Jasper se frotó la mano en la parte superior y sonrió. La persona que va a recibir el escritorio esta noche, bueno, solía ser de su madre, pero tuvo que vendérselo hace años a Regina para saldar una deuda. Regina finalmente decidió venderlo ya que su esposo, Arthur Senior, voló la cooperativa y, por lo tanto, regresará a su legítimo dueño como un intercambio por el tocador .

    Del continuó mirando por encima del tocador. Realmente es una maravillosa pieza de carpintería. No me puedo imaginar renunciar a ella. Supongo que probablemente valga un centavo, ¿no?

    Limpiando sus huellas dactilares de la madera, Jasper estuvo de acuerdo. Es un Kindle y vale alrededor de mil dólares, pero el escritorio significa más para el comprador, así que lo convertiré en un intercambio equitativo. Cualquier cosa para ayudar a un amigo .

    Eres muy amable Jasper, dijo Del en voz baja. Había pasado un tiempo desde sus días viviendo en un pueblo pequeño y a veces se olvidaba de la naturaleza generosa de la mayoría de las comunidades pequeñas. Estoy seguro de que tu amigo está muy feliz por eso, pero estoy seguro de que estarán aún más felices si lo conseguimos pronto. ¿Qué tal si lo empacamos entonces? Además, me prometieron un buen asado, se río la rubia.

    El hombre mayor estuvo de acuerdo y pronto tuvieron el escritorio cargado. Volviéndose hacia el rubio, Jasper preguntó: ¿Quieres montar con este anciano o quieres seguir detrás de mí?

    No te ofendas, pero prefiero ir por mi cuenta, así que te seguiré. Me sentiría mejor sabiendo que tengo mi propio vehículo si agoto mi bienvenida demasiado pronto, se río. En verdad, quería asegurarse de tener su propio vehículo en caso de que algo saliera mal.   Por mucho que disfrutara de la compañía de este hombre, no podía olvidar que estaba aquí por trabajo. Es posible que algunas personas no aprecien que lo haga.

    El hombre mayor estuvo de acuerdo, se subió a su camioneta y se dirigió hacia las afueras de la ciudad, levantando un rastro de polvo a su paso.

    * * * * *

    Del siguió la camioneta de Jasper, observando el pueblo mientras pasaba junto a ellos. Tomó nota mental de la ubicación de los edificios y prestó especial atención a las áreas residenciales. No era una ciudad grande y pronto habían pasado la última de las casas y se habían topado con un viejo camino de tierra. Después de lo que pensó que serían unas dos millas de conducción, vio una casa más adelante. La mayor parte del terreno había sido despejado, con la excepción de un gran árbol viejo frente a la casa. Miró a su derecha una vez que se detuvieron en el patio y vio una línea de árboles a unos pocos metros del porche trasero. Archivando eso para más tarde, rápidamente saltó del viejo Jeep para ayudar a Jasper con el escritorio.

    "Es una linda casa. ¿Tranquilo aquí, apuesto? le preguntó, a pesar de que odiaba perforarlo, pero años de investigación simplemente no desaparecían.  

    La casa estaba aislada con la línea de árboles cerca y, por el aspecto de la pequeña camioneta, probablemente solo albergaba a una persona. Del conocía un escondite perfecto si alguna vez veía uno.

    Jasper se puso los guantes de trabajo, abrió la caja de la camioneta y soltó un gruñido cuando el rubio saltó ágilmente al interior. Sí, pero a esta familia no le importa el silencio. De hecho, puedes preguntarle todo al respecto, asintió con la cabeza hacia la morena que había abierto la puerta trasera y salió.

    Raelin había escuchado que la camioneta se detenía mientras ella ponía el asado en la bandeja para trinchar, pero ladeó la cabeza con perplejidad cuando distinguió el sonido de un segundo vehículo. Entonces recordó que Jasper le había dicho que iba a traer a alguien para ayudarlo.  

    Se secó las manos con una toalla de cocina, abrió la puerta y echó a andar. Cuando vio a la rubia en la caja de la camioneta de Jasper, casi tropezó. Todavía no estaba preparada para verla.

    Del miró en la dirección que Jasper le había indicado y no estaba del todo preparado para ver a la morena de antes ese día. Se sobresaltó y dio un paso atrás para estabilizarse, pero no capturó nada más que aire cuando su pie resbaló del extremo de la caja de la camioneta. Se agarró a sí misma con la rodilla y gruñó de dolor, luchando por evitar que el escritorio se cayera, sabiendo lo que valía.

    Tómatelo con calma, señorita. No quiero lastimarte antes de que terminemos ". Jasper sonrió para sí mismo al notar la expresión del rostro de Raelin.  'Esto va a ser divertido'.

    ¡Oye, Raelin! Llegamos justo a tiempo. Ella es Delaney Delacroix y se ha ofrecido a ayudarme esta noche .

    Tragándose su vergüenza y una buena parte de su orgullo, Del sonrió y asintió con la cabeza, eligiendo sacar el escritorio de la camioneta de una pieza antes de hacer algo estúpido. Una vez que el escritorio estuvo a salvo en el suelo, volvió a mirar a Rae, notando la leve expresión de asombro en su rostro. 

    Uh, puedes llamarme Del si quieres, la mayoría de la gente lo hace. Gracias por invitarme.

    Umm, encantado de conocerte Del. Cualquier amigo de Jasper es bienvenido aquí, le tendió la mano a la rubia para que la estrechara, y no se sorprendió en absoluto por el leve cosquilleo que sintió tan pronto como se tocaron.  'Oh

    Diosa ... estoy en tantos problemas '.

    ¿Dónde quieres el escritorio, Raelin? Vamos a meterlo dentro, y luego podemos empezar con el asado a la olla que puedo oler desde aquí . Jasper movió las cejas ante la sugerencia.

    Dándose la vuelta, Raelin caminó hacia el porche trasero y abrió las puertas francesas. Estaba pensando que debería ir a la habitación lateral. Me aseguré de que hubiera suficiente espacio .

    El zumbido bajo en sus extremidades se había intensificado durante la fracción de segundo que había sostenido la mano de la otra mujer, y Del finalmente dejó escapar el aliento que había estado conteniendo cuando Rae comenzó a dirigirlos hacia su casa.  Estoy tan muerta , pensó, maniobrando el escritorio en lo que Rae había llamado la habitación lateral. Observó la forma de Rae mientras se movía por la habitación, ajustando cosas aquí y allá.  ¡Pero qué camino a seguir!

    Bueno, Raelin. Creo que ese es un lugar perfecto para ello. Puedes ver el exterior hacia el frente y hacia el jardín . Jasper se frotó las manos. Ahora comamos.

    Riéndose de su amiga, la morena se dirigió al comedor donde la comida estaba lista y esperando en la mesa. ¿Te gustaría un poco de té Del, o como Jasper, tomar una cerveza fría?  

    Del sopesó las opciones durante un minuto. Normalmente no bebería en un trabajo, pero de alguna manera se sentía segura en este lugar con esta gente. Era un sentimiento que tenía, una insistencia en el fondo de su mente de que podía confiar en estos dos, si no en nadie más.  

    Una cerveza sería un gran agradecimiento. Huele muy bien aquí . Así fue, y Del se dio cuenta de repente de lo mediocre que era su propia cocina. Raelin se sonrojó ante el cumplido.  

    Disfruto cocinar para mis amigos, entró a la cocina y volvió con botellas de cerveza y jarras heladas. Espero que la cerveza oscura esté bien contigo. Va mejor con el asado . Jasper tomó una de las tazas y se sirvió la cerveza.  

    Si conozco a Raelin, ella usó una botella de cerveza con el asado, acababa de tomar un trago de la bebida fría, cuando sonó su teléfono celular. Dejando el vaso, respondió y frunció el ceño. Resoplando, cerró el teléfono y se volvió hacia las dos mujeres.

    Señoras, por mucho que realmente quiera cenar con ustedes, alguien más llama a quien no le gusta esperar. Volviéndose hacia Del, sonrió. Sé que disfrutarás la comida.

    Del lo miró, apenas logrando ocultar el pánico. 'Bueno, esto será interesante’, pensó.

    Siempre y cuando a Raelin no le importe que me quede. Puedo regresar a la ciudad si lo prefiere. No quiero imponer ni nada". Del no estaba completamente segura de poder confiar en sí misma para estar a solas con esta mujer. Tenía tantas ganas de conocerla mejor, pero estaba aquí por trabajo y todavía no la había descartado como posible sospechosa. No había tenido la oportunidad de descartar a nadie todavía. Quizás sería mejor que se quedara. Raelin podría tener información valiosa.

    La morena tomó un trago de cerveza antes de responder. No, no me importa que te quedes en absoluto. Por favor, quédese y cene conmigo. De esa manera puedes llevarle a Jasper algunas sobras .

    Del no podría haber dicho que no si hubiera querido. Si no hubiera sido por el tono sedoso y suave que la morena le había preguntado que la convenció, seguramente el delicioso olor proveniente del asado habría hecho el truco. Ya fuera de su zona de confort, Del decidió que intentaría recuperar algo de su dignidad mientras aún tuviera la oportunidad. Ella tragó un trago de cerveza y se sumergió.  

    Es una cita entonces, sonrió. Jasper, estaré en la tienda mañana con las sobras. Si no me lo como todo yo mismo, claro.

    El hombre mayor asintió con la cabeza de acuerdo con el rubio y abrazó a la morena con fuerza. Disfruta de la compañía Darlin '. Te lo mereces," le susurró al oído de Raelin.

    La joven le devolvió el abrazo. Eres tan malo, Jasper. Me aseguraré de que te traiga algo ".  

    Se rió y se despidió, dejando a las dos mujeres solas.  

    Volviéndose hacia su invitada, Raelin sonrió. Entonces, espero que tengas hambre. La sonrisa de Raelin era contagiosa y Del no pudo evitar devolverle la sonrisa.  

    Hambriento, solo comí un panecillo y café para el almuerzo. Jasper me dice que me espera un gran placer .

    Señalando a la mesa, Raelin sacudió la cabeza. Soy un buen cocinero. No tengo mucha práctica cocinando solo para mí, y no tengo muchas visitas. ¿Te importaría cortar el asado? Traeré las guarniciones, desapareció rápidamente en la cocina.

    * * * * *

    Una vez en la cocina, Rae se apoyó contra la encimera y respiró hondo. Cerrando

    ¿Disfrutas la vista previa?
    Página 1 de 1