Disfruta de millones de libros electrónicos, audiolibros, revistas y más

A solo $11.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar cuando quieras.

Educación financiera: Mueve tu dinero

Educación financiera: Mueve tu dinero

Leer la vista previa

Educación financiera: Mueve tu dinero

valoraciones:
3.5/5 (3 valoraciones)
Longitud:
119 páginas
1 hora
Editorial:
Publicado:
29 sept 2021
ISBN:
9788426733948
Formato:
Libro

Descripción

¿Te gustaría dejar de preocuparte por tu dinero a final de mes?

La solución a tu problema no pasa por quejarte por cómo te han ido las cosas hasta el momento. Debes empezar por adquirir unos conocimientos básicos sobre educación financiera.

Aunque el mundo financiero te pueda parecer algo complejo, te prometo que la lectura de este libro te ayudará a comprender todos aquellos conceptos económicos que serán clave para que tus decisiones resulten más acertadas.

No se trata de que trabajes muchas más horas para intentar tener unos pocos ingresos más a final de mes. El objetivo será que tu dinero siga trabajando para ti mientras tú disfrutas de una agradable velada con tus amigos o incluso cuando estés durmiendo.

A lo largo del libro te explicaré la necesidad de que ahorres para luego poder invertir esos ahorros de forma exitosa y mejorar definitivamente tus finanzas personales. Con la lectura de Educación financiera:

-Conocerás los conceptos económicos básicos para tomar buenas decisiones
-Entenderás que invertir es diferente a gastar
-Estudiarás diferentes alternativas de inversión
-Averiguarás en qué momento endeudarse es sano o empieza a ser un problema
-Analizarás el panorama económico que nos ha dejado la COVID-19

El libro está escrito por Iñaki Jiménez Largo, licenciado en Administración de Empresas por la Universidad de Barcelona (UB) y profesor de economía desde hace más de veinticinco años. Es autor de varios libros sobre economía, ha publicado artículos de educación financiera básica con el diario de economía Expansión y es colaborador en Onda Cero Cataluña, donde tiene una sección periódica en la que habla de la actualidad económica.

En Educación financiera el autor pone a tu disposición toda su experiencia como docente y explica de forma didáctica y amena todo lo que vas a necesitar para defenderte mejor en el mundo financiero. Cuando acabes de leer este libro, comprenderás que su adquisición realmente ha sido una inversión y no un gasto.

No esperes más, hazte con el manual y empieza a tomar las mejores decisiones con tu dinero.
Editorial:
Publicado:
29 sept 2021
ISBN:
9788426733948
Formato:
Libro

Sobre el autor


Relacionado con Educación financiera

Libros relacionados

Artículos relacionados

Vista previa del libro

Educación financiera - Iñaki Jiménez Largo

1

¿POR QUÉ LA EDUCACIÓN FINANCIERA ES IMPORTANTE PARA TI?

A lo largo de este capítulo, voy a tratar de convencerte de que necesitas tener conocimientos sobre educación financiera para poder gozar de una salud económica que te permita vivir bien en este competitivo mundo capitalista.

Hace muchos años, en los colegios se impartía una materia llamada Pretecnología. En ella, se pretendía enseñar a los chicos y las chicas nociones básicas sobre el mantenimiento del hogar: cambiar un enchufe, arreglar electrodomésticos sencillos, trabajar un poquito con la madera…

Tengo que reconocer que, aunque siempre fui un notable estudiante, todo aquello relacionado con las manualidades se me daba francamente mal. Pero, aun así, me he ahorrado alguna vez un buen dinero haciendo alguna chapuza sencilla en casa y prescindiendo de los servicios de un profesional.

Si Núria, mi mujer, está leyendo este capítulo, seguramente se echará las manos a la cabeza y pensará que, sin duda, soy el hombre más desastroso para el bricolaje y menesteres similares. Y, pobre, tiene toda la razón del mundo. Pero, si yo me he ahorrado alguna vez una buena factura del lampista, imaginad en aquellos hogares donde hay auténticos «manitas» que dominan todas las vertientes del mantenimiento doméstico.

Te pongo este ejemplo porque, igual que hace más de treinta años se consideró que era fundamental que los chicos y chicas supiéramos algo de bricolaje, hoy día es más que fundamental que nuestros jóvenes, independientemente de la profesión que vayan a tener en el futuro, cuenten con conocimientos sobre finanzas.

No conozco a nadie que no haya acudido alguna vez a una entidad bancaria a contratar productos o a solicitar financiación para adquirir, por ejemplo, su vivienda. Y de verdad te digo que el resultado de esas negociaciones con el director de la oficina va a ser mucho más importante que el dinero que te puedas ahorrar al arreglar tú mismo un grifo.

Poder negociar en igualdad de condiciones con la persona que tienes delante resulta crucial para que el resultado de esa negociación pueda ser ventajoso para ti. Cuando hablamos de arreglar un grifo, nosotros mismos estamos hablando de una factura que puede ahorrarnos unos cien euros, pero, cuando hablamos de negociar con acierto la contratación de un producto o la demanda de financiación, podemos llegar a ahorrarnos decenas de miles de euros.

Y el problema es que, aunque somos conscientes de ello, parece que nos da miedo cuando delante nos encontramos con la «señora economía». Es como si fuera algo lejano e imposible de entender para los mortales.

En este libro te voy a demostrar que no es así. Que todos podemos tener los conocimientos suficientes como para que no nos tomen el pelo y para poder decidir por nosotros mismos qué hacemos con nuestro dinero; un dinero que, seguramente, nos lo habremos ganado con mucho esfuerzo y trabajo.

Así que no puede ser que se nos escape de forma inconsciente. Debemos saber exactamente qué es lo que necesitamos para que ese dinero crezca o, por lo menos, que no se desvanezca nada más llegar a nuestra cuenta corriente vía transferencia de nuestra nómina mensual.

La educación financiera es la respuesta a la sorpresa que puedes experimentar cuando ves que personas con trabajos y salarios aparentemente modestos pueden disponer de un piso ya pagado, un apartamento en la playa y algún inmueble alquilado.

Se trata de optimizar nuestros recursos y de que el dinero que tanto nos ha costado ganar trabaje para nosotros mientras nosotros estamos echando una siesta.

Para ello, existen ciertos aprendizajes básicos: conocer los productos financieros más habituales, saber qué es el precio del dinero, entender cómo nos afecta la inflación, diferenciar el interés simple del compuesto, etc.

A lo largo de este libro voy a intentar explicarte, de la forma más sencilla posible, todos estos conceptos, para que puedas tomar las mejores decisiones con tu dinero. El único requisito que necesito es que dejes de pensar en que la economía es algo complicado y lejano y que afrontes la lectura de las siguientes páginas con la seguridad de que, al acabar el libro, estarás un poquito más preparado para administrar tus propios recursos.

2

LA IMPORTANCIA DEL AHORRO

2.1 ¿Cómo administro mi renta? Consumo versus ahorro

Cuando oyes a alguien decir que no ahorra nada porque tiene una renta baja, no te está diciendo toda la verdad.

Ahorrar no es exclusivo para aquellas personas con grandes salarios; es más una actitud que algo relacionado con la cantidad de ingresos familiares.

No te voy a negar que resulta más sencillo ahorrar cuando, cada mes, entran muchos ingresos que cuando estos son escasos, pero conozco a familias con ingresos muy altos que no ahorran nada y, por el contrario, a familias con trabajos y nóminas humildes que son capaces de guardar una cantidad cada mes. Si este último es tu caso, es decir, tienes unos ingresos reducidos, todavía resulta más importante para tu salud financiera que ahorres.

La única manera que tiene una persona con ingresos bajos de mejorar y alcanzar un buen nivel de vida es, precisamente, ahorrar.

Del total de la renta que conseguimos, una parte la consumimos y otra la ahorramos. Si trasladamos esta frase a una ecuación matemática, nos saldría algo como esta expresión:

Y = C + S

donde:

Y = renta

C = consumo

S = ahorro

Muchos de vosotros estaréis pensando que, cuanto mayor es el consumo que podemos hacer de bienes y servicios, mayor será nuestra satisfacción. Y no seré yo quien contradiga a la teoría económica que nos dice que existe en el comportamiento del consumidor una ley sobre sus preferencias llamada «ley de no saturación», por la que se muestra que un consumidor siempre quiere más que menos de un bien o servicio.

Pero, si realizamos un análisis tan simple de la ecuación en la que decidimos que, de la renta total, vamos a consumir lo máximo posible (sin dejar nada al ahorro) para lograr la máxima satisfacción, estamos haciendo un análisis equivocado.

Y resulta equivocado porque, si toda la renta se dedica al consumo, jamás podremos aumentar nuestra renta, salvo por los pequeños aumentos salariales que, en la mayoría de los casos, se hallan absorbidos por el incremento de los precios.

Por lo tanto, querido lector, tendremos que hacer al principio algún sacrificio y dejar de consumir un poquito para poder ahorrar algo, ya que el ahorro representa el mecanismo que tendremos para aumentar de verdad nuestra renta.

Y ese es nuestro objetivo: que, a través del ahorro, se incremente nuestra renta y, de esa manera, poder destinar cada vez mayor cantidad de dinero a ahorrar y, claro está, también a consumir más. Cuando consumimos, estamos gastando, mientras que, cuando ahorramos, estamos destinando ese dinero a una inversión, la cual nos permitirá aumentar nuestra renta.

Has llegado al final de esta vista previa. ¡ para leer más!
Página 1 de 1

Reseñas

Lo que piensa la gente sobre Educación financiera

3.3
3 valoraciones / 0 Reseñas
¿Qué te pareció?
Calificación: 0 de 5 estrellas

Reseñas de lectores