Disfruta de este título ahora mismo, y de millones más, con una prueba gratuita

A solo $9.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar cuando quieras.

Venta

Venta

Leer la vista previa

Venta

Longitud:
360 páginas
5 horas
Editorial:
Publicado:
Sep 1, 2021
ISBN:
9791220841801
Formato:
Libro

Descripción

Debido al elevado precio que mantiene la vivienda, la mayoría de los ciudadanos reside en casas más pequeñas de lo que necesitarían. Por ello, el espacio es un bien cada vez más cotizado. En paralelo, los objetos que se acumulan a lo largo de la vida se han incrementado en una época dominada por la sociedad de consumo: libros, ropa, juguetes… Cientos de objetos que ya no se necesitan u otros que se utilizan de manera esporádica o en determinadas temporadas, pero que no se tiran porque puede surgir una ocasión en la que sean útiles. Los trasteros se han convertido en espacios esenciales y quienes quieren venderlos cuentan con compradores potenciales dispuestos a adquirirlos. Antes de hacerlo, sin embargo, deben seguir unos pasos y conocer si están inscritos o no junto con la vivienda. Si lo están, hay que segregarlos para venderlos y es imprescindible el consentimiento de la comunidad de vecinos.
Editorial:
Publicado:
Sep 1, 2021
ISBN:
9791220841801
Formato:
Libro

Sobre el autor


Vista previa del libro

Venta - Uno Teflón

CAPÍTULO 0. Claves para ser hoy el candidato laboral perfecto

CAPÍTULO 1. Ventas inteligentes y comunicación comercial

CAPÍTULO 2. El manual del vendedor

CAPÍTULO 3. Departamento comercial. Equipos de venta

CAPÍTULO 4. Presentar una reclamación

CAPÍTULO 5. Selección de personal

CAPÍTULO 6. Investigación de mercados

CAPÍTULO 0. Claves para ser hoy el candidato laboral perfecto

Conseguir un puesto de trabajo hoy día se ha convertido en casi una quimera. Las ofertas de empleo escasean y la competencia se incrementa. Conocer qué capacidades y habilidades demandan las empresas en sus cada vez más afinados procesos de selección será la llave para convertirse en el candidato perfecto. Los responsables de los procesos de selección han de percibir ese valor añadido que hace destacar a un candidato sobre el resto . Y eso, según los expertos de las compañías y como se explica a continuación, implica poseer, además de una formación apropiada y específica, dominio de idiomas, experiencia profesional, y a poder ser en el extranjero, y una serie de habilidades sociales y comunicativas que manejar tanto a nivel personal como a través de las nuevas tecnologías.

1. Formación adecuada

Es la base sobre la que edificar el perfil como candidato. Ha de ser constante y continua y con un grado de especialización en una determinada área . Aunque es imprescindible, hoy día no garantiza un puesto de trabajo. Sin embargo, pese a las dificultades actuales, contar con una titulación superior o no supone una importante diferencia, pues no contar con ella descarta de forma definitiva a candidatos para puestos de medio y alto nivel.

2. Idiomas

Imprescindibles en sectores de primer nivel y recomendables siempre , suponen una importante diferenciación.

El dominio de un segundo idioma es un requisito indispensable y no un plus.

Las compañías desarrollan cada vez más su actividad en un mercado global, en donde se precisan habilidades comunicativas que marquen la diferencia. El inglés es la lengua más usada en todo el mundo y la que más se emplea en actividades de negocios, pero no deben olvidarse otros idiomas como alemán, francés, chino o árabe . El nivel ha de acreditarse con un título oficial y si se consigue en el extranjero, mejor.

3. Experiencia profesional

El bagaje profesional, ya sea en forma de prácticas, becas o primeros contratos, es esencial.

Para candidatos que buscan un impulso en su carrera o un ascenso, resulta igual de imprescindible pero, en este caso, y aunque a las compañías les cueste admitirlo, la experiencia entra en conflicto con un impedimento que juega en contra de muchos candidatos: la edad

4. Experiencia internacional

Una estancia en otro país puede suponer un gran valor añadido, en términos de flexibilidad, conocimiento de otras culturas e idiomas y experiencia personal . Algo que los responsables de recursos humanos valoran de modo positivo en el momento de seleccionar personal.

5. Habilidades personales, sociales y comunicativas

Capacidad comunicativa, con especial atención a las nuevas tecnologías y las redes sociales. Su dominio es imprescindible a nivel profesional, pero debe tenerse en cuenta también su uso personal, pues hasta el 80% de las empresas consultan en las redes sociales la actividad de los candidatos a un empleo, como refleja un estudio de Adecco.

Los expertos recomiendan cuidar la imagen personal en el ciberespacio, no solo Facebook o Twitter, sino en especial las redes profesionales como Linkedin.

Capacidad resolutiva y en la toma de decisiones.

Capacidad de negociación.

Capacidad de liderazgo y de trabajo en equipo.

Polivalencia y flexibilidad.

Capacidad de innovación.

Autonomía, actitud proactiva y movilidad.

Pasión e implicación en el trabajo y capacidad de sacrificio.

Ganas de aprender y continuar la formación.

Policías del clima, cirujanos de aumento de memoria, granjeros verticales y arquitectos espaciales son algunos de los trabajos con mayor salida en los próximos años.

No sólo es frecuente en las actuales circunstancias de crisis y paro elevado. La preocupación por contar con un empleo es una cuestión de constante actualidad. Desde el momento en que se termina el colegio y comienzan los estudios universitarios o la incorporación a la vida laboral, se desearía conocer qué trabajos tendrán más demanda

Profesiones relacionadas con la vida cotidiana

Todas las profesiones que, en una sociedad más compleja, contribuyan a hacer la vida más fácil tienen un futuro prometedor. Algunas que van en esta línea son:

Estudios ligados a la domótica. El negocio de la domótica no se limitará a regular el ahorro energético o permitir manejar los electrodomésticos a distancia. También será capaz de interpretar cómo se encuentra el usuario en cada momento: las bombillas y lámparas se autorregularán en función de los estados de ánimo, las paredes podrán cambiar de color para proporcionar comodidad si se ha tenido un mal día e, incluso, algunos muebles se transforman para dar un masaje. Los expertos en estas materias ocuparán un lugar destacado en el ranking de las profesiones de más éxito.

Diseño y venta de coches personalizados. Son automóviles que integran soluciones antropométricas para que el espacio se ajuste al conductor. Además, habrá nuevas formas de compra. Al acudir al concesionario, un ordenador y unos sensores harán experimentar lo que se siente al conducir el coche que interesa, entre otros avances.

Ingenieros de vehículos alternativos. En el futuro puede haber vehículos diferentes a los convencionales, como coches que vuelen o que viajen por debajo del agua. Serán necesarios profesionales formados en distintos ámbitos de la ingeniería para construirlos, diseñarlos y mantenerlos, así como para generar combustibles alternativos.

Abogados expertos en conflictos virtuales. Con el tiempo, es previsible un aumento de conflictos sobre derechos de propiedad y descargas de Internet. Surgirá la necesidad de recurrir a abogados especializados en resolver estos conflictos jurídicos, que además en muchos casos podrían involucrar a personas que viven en países y regiones con diferentes leyes.

Ingenieros diseñadores de robots. La robótica protagonizará una auténtica revolución económica. Hasta ahora, sus mayores aplicaciones se han empleado en la automatización de tareas dentro del mundo de la industria: manipulación de cargas, soldaduras, transporte de mercancías, envasado, etc. Sin embargo, la gran evolución de la robótica está en su utilización en los servicios y el hogar (limpieza, planchado, cuidado a personas, etc.). Los profesionales que se especialicen en robótica (diseño o ingeniería) tendrán un futuro más que asegurado.

Ciencias de la salud

La medicina destaca como el ámbito de actividad donde se prevén los mayores avances. En este campo se desarrollarán nuevas ramas, como es el caso de la nanomedicina , que a su vez daría lugar a profesiones como fabricantes de órganos o diseñadores de nanobarcos capaces de navegar a través del cuerpo humano para destruir células cancerígenas.

Nanomédicos. Los avances en nanotecnología y el desarrollo de dispositivos de escala molecular aplicados a los tratamientos médicos traerán consigo la formación de especialistas en nanomedicina para administrar estos tratamientos. Será una medicina más personalizada y los fármacos se administrarán en el lugar donde se desarrolla la enfermedad. Se necesitarán personas con formación en biomedicina, biotecnología, física o robótica que sean capaces de administrar los tratamientos en el nivel subatómico de la nanoescala.

Crioconservación de órganos vitales. La crioconservación es idónea en la actualidad para conservar órganos destinados a trasplantes, aunque sólo algunos tipos de células y tejidos (como el esperma y los embriones) son capaces de resistir el proceso para reutilizarse sin daños. En un futuro no muy lejano, es previsible que también puedan criogenizarse órganos y hasta cuerpos humanos.

Fabricantes de órganos corporales. Los avances científicos harán posible la creación de piezas corporales y toda su cadena: fabricantes, comercios y servicios post-venta (mantenimiento y reparación). De hecho, la medicina regenerativa, como la cirugía plástica, robótica, genética y generación de tejidos, consigue unos resultados espectaculares. Muy pronto se podrán fabricar órganos y extremidades para reemplazar las partes dañadas de cualquier ser humano. Por tanto, también se necesitarán personas que combinen cualificaciones médicas, de robótica y de ingeniería.

Especialistas en la tercera edad. Como ya sucede, pero en mayor escala aún, el progresivo envejecimiento de la población propiciará la necesidad de nuevas profesiones de atención a la tercera edad. Serán especialistas en ayudar a controlar la salud y las necesidades de las personas mayores e intentar prolongar su vida activa durante más tiempo. Se precisan tanto profesionales especializados en medicina general como en estética, salud mental, deportiva, etc.

Medio ambiente

Todas las profesiones que giren en torno al medio ambiente, las energías renovables o las nuevas formas de reciclaje tendrán un gran futuro:

Creadores de microclimas. El calentamiento global obligará, sobre todo en determinadas zonas geográficas, a la creación de microclimas artificiales. El futuro en este campo pasa por la investigación de nuevos materiales para la construcción que reproduzcan condiciones de la naturaleza y que mantengan grandes espacios en unas condiciones de temperatura y limpieza del aire óptimas. Diseñadores, arquitectos, biólogos y meteorólogos tendrán un interesante campo de especialización.

Policías de modificación del clima. Cada vez son más los países que tratan de provocar ciertos fenómenos meteorológicos, en especial la lluvia. Por esta razón, será necesario un tipo de policía especializada en la modificación del clima, que se encargará de controlar, vigilar y autorizar la explosión en el aire de cohetes que contienen yodo de plata, que provoca la precipitación de nubes pasajeras.

Especialistas en revertir el cambio climático. Se prevé un aumento de la demanda de profesionales que sean capaces de revertir o reducir los efectos más devastadores del cambio climático. Será preciso contar con personas con capacidad para aplicar soluciones multidisciplinares, como la construcción de paraguas gigantes para desviar los rayos del sol.

Expertos en clonación forestal. En 20 años, la biotecnología forestal habrá superado los actuales cultivos in vitro y habrá descubierto técnicas para regenerar los árboles de forma controlada. Los clones, que tienen el mismo vigor de crecimiento, calidad de madera y resistencia a plagas, permitirán recuperar especies perdidas y crear nuevos espacios verdes.

Marketing y consumo

Según las previsiones, los nuevos canales informativos modificarán las pautas para relacionarse, sobre todo a través de Internet y el móvil. Además, los mensajes comerciales de las marcas serán mucho más sutiles.

Gestores de tiendas virtuales. Es obvio que el mercado on line no sustituirá al comercio tradicional, pero cada día se consolida más: tiendas electrónicas, centros comerciales virtuales, outlet a través de Internet... Las nuevas profesiones se centrarán en diseñadores de tiendas virtuales, gestores de producto o responsables de logística, entre otras.

Expertos en neuromarketing. Está demostrado que la manera de presentar un mensaje publicitario u otros estímulos como el color, el olor o el sonido, influyen en los circuitos cerebrales y en las decisiones de compra. Esto, que se conoce como neuromarketing, es un campo aún poco desarrollado y con grandes posibilidades de crecimiento.

Agentes de redes sociales. Para que nadie se sienta excluido de las redes sociales, se formarán personas dentro del ámbito de trabajo social para facilitar la integración de los individuos en las redes.

Gestores personales de marca. La obsesión por las marcas hará crecer una profesión que es una extensión del papel desempeñado por publicistas y estilistas. Estos especialistas trabajarán para que cualquier persona pueda crear su marca personal, desarrollar perfiles a través de su blog y de las redes sociales, etc.

Otras profesiones

Además de las citadas, habrá otros muchos sectores y actividades que generarán nuevas profesiones que tendrán un gran futuro.

Expertos en realidad aumentada. La realidad aumentada busca combinar la realidad virtual con la tradicional. Consiste en añadir una parte virtual al mundo real. Una aplicación reciente ha permitido la reconstrucción de una iglesia de la Edad Media que llevaba siglos en ruinas. Con la ayuda de un vídeo-casco, se podía contemplar desde cualquier ángulo una imagen (en parte real y en parte virtual) de la iglesia en perfecto estado de conservación, superpuesta a la realidad en ruinas. Se aplicará, sobre todo, al turismo.

Farmagranjeros. Serán granjeros de especies transgénicas, especializados en el desarrollo y producción de animales que se han modificado genéticamente para aumentar la cantidad de alimento con proteínas beneficiosas para la salud. Deberán tener conocimientos farmacéuticos que permitan modificar las plantas, de forma que los cultivos puedan producir un volumen mayor de alimentos con mayores cantidades terapéuticas y proteínas.

Granjeros verticales. En un futuro, la producción agrícola podrá ser vertical, que se considera más económica y ecológica. Cada vez capta más adeptos la idea de vivir en una ciudad contenida en un solo edificio, donde también se cultive la comida. Se necesitarán agricultores especializados.

Pilotos, guías y arquitectos espaciales. Ante el prometedor auge del turismo espacial serán necesarios pilotos y personal que sepan dirigir aeronaves, guías turísticos, así como arquitectos para diseñar los lugares donde este personal resida y trabaje. Parece muy lejano, pero la Universidad de Houston ya trabaja en proyectos como un invernadero en Marte, bases lunares y vehículos de exploración del espacio.

Una de las claves al encontrar un trabajo es la elaboración de un HYPERLINK http://www.canaltrabajo.com/plantillas_de_curriculoscurrículum apropiado, ya que este es la primera imagen que el encargado de recursos humanos de una empresa -quien seleccionará al candidato- tiene del trabajador. Conseguir que resulte atractivo y destaque frente al resto puede posicionar al demandante de empleo por delante de otros aspirantes con similares aptitudes. Para ello, resulta imprescindible que tanto los datos referentes a su formación como los relativos a su experiencia vayan acompañados de una serie de objetivos profesionales que aporten un valor añadido respecto a los currículos habituales.

Toda la información, paso a paso

Hoy son miles las personas que cada día luchan por un empleo . Distinguirse del resto de aspirantes a un puesto es de vital importancia, por lo que resulta imprescindible realizar un currículum a prueba de todo rival. Para ello, conviene seguir una serie de pautas, como no superar los dos folios, cuidar el tipo de letra empleado o centrarse en los puntos importantes para cada puesto de trabajo, ya que conviene elaborar un currículum específico para cada oferta.

La estructura básica que tiene que tener todo currículum y los datos más relevantes que no deben faltar son los siguientes:

Datos personales: un currículum no necesita un encabezamiento a modo de título donde se reitere qué es. Es algo evidente. Sí puede incluirse una frase resumida del perfil personal, una primera impresión para el seleccionador, que condense el currículum vitae y despierte la inquietud de quien brinda el empleo.

En la parte superior derecha se ha de incluir una fotografía reciente en color. Además, la primera información que debe figurar -en un recuadro- son los datos personales:

Nombre completo.

Dirección.

Teléfono.

DNI o NIF.

Correo electrónico. El nombre de la cuenta de correo ha de ser serio y no contener elementos pueriles. Lo más conveniente es que incluya el nombre y los apellidos o bien las iniciales.

Formación:

Deben especificarse los últimos estudios cursados, con el nombre del lugar donde se impartieron -la universidad o el centro que los imparte- y el año en que se realizaron.

Si son estudios superiores, no es necesario incluir los anteriores o inferiores, ya que se sobreentiende que sin unos no sería posible acceder a los siguientes. Cualquier exceso o repetición de información no es recomendable en ningún caso.

Es conveniente resaltar los estudios relacionados con el puesto al que se pretende acceder.

A continuación debe incluirse toda la formación complementaria, como cursos o másteres, que se ha realizado, además de los estudios ya citados. De nuevo, conviene realzar los relacionados con el puesto al que se pretende acceder.

Hay que situarlos por orden cronológico e incluir el número de horas y las características reseñables.

Experiencia laboral:

Es aconsejable dar realce a los trabajos realizados que tengan un mínimo de relación con el puesto requerido y resaltar los puntos en común.

También en este caso hay que destacar los trabajos en orden cronológico -los más recientes en primer lugar-, así como el periodo durante el cual se han realizado.

Es necesario indicar la empresa contratante y detallar el puesto y las funciones realizadas. También conviene indicar las capacidades del candidato para trabajar en equipo y resolver problemas.

Aunque se hayan realizado trabajos que no correspondan con la oferta, es conveniente incluir cuantos se hayan llevado a cabo, ya que si no, quedarían periodos laborales desiertos, algo muy poco recomendable.

Otros datos de interés: es el apartado final. En él deben incluirse:

Idiomas, con su consiguiente nivel y titulación oficial (o estudios).

Nivel de informática (el nivel, los programas que se manejan, etc.).

Carné de conducir (especificar si se dispone de vehículo propio).

Actividades que puedan estar relacionadas con la oferta demandada y puedan resultar interesantes (cursos, estancias, voluntariado, e incluso experiencias, siempre con el objetivo de adecuarlas al puesto requerido).

Carta de presentación: para complementar un buen currículum, este debe acompañarse de una carta de presentación donde mostrar de forma sucinta y clara la idoneidad del candidato para el puesto. Si es posible, es mejor dirigirla a la atención de una persona concreta que se encargue del proceso de selección.

El objetivo es captar la atención de quien recibe la candidatura, suscitar su interés. Hay que resumir, pero poner especial énfasis en los datos concretos que se adecuan mejor a la oferta. Cualquier encargado de recursos humanos tiene como objetivo encontrar candidatos adecuados para cubrir el perfil que busca en el menor tiempo posible.

Además, es imprescindible revisar y completar el currículum vitae con regularidad.

El CV europeo

Entre los diferentes currículums, es posible completar un modelo europeo conocido como Europass, que se descarga a través del siguiente sitio web .

Dispone de una aplicación para confeccionarlo y puede rellenarse paso a paso. Además, se exporta a formato pdf o Word para mayor comodidad y posteriores envíos.

No contar con experiencia profesional previa puede cerrar las puertas de muchas ofertas de trabajo , pero no de todas. El mercado laboral requiere también candidatos jóvenes sin experiencia para ocupar puestos específicos en los que se valora tanto la formación académica, como las habilidades y competencias adquiridas por otras vías ajenas a la actividad profesional. Para lograr destacar entre el resto de candidaturas, es imprescindible elaborar un currículum vitae que refleje con claridad y concisión las capacidades y aptitudes del solicitante y los elementos diferenciadores más atractivos para los empleadores.

La experiencia profesional previa es uno de los factores que más destacan en su currículum vitae los candidatos que optan por un puesto de trabajo para diferenciarse del resto de postulantes. Sin embargo, no todos los perfiles pueden incluir este apartado en su hoja de ruta. Los recién titulados o los estudiantes en busca de prácticas carecen, en su mayoría, de una trayectoria laboral que transmita a los empleadores sus cualidades y aptitudes para desarrollar una determinada actividad. ¿Cómo pueden demostrar estas candidaturas su valía en el mercado de trabajo?

La clave está en saber elaborar un primer currículum vitae que refleje la idoneidad del candidato para un puesto a través de su trayectoria académica, sus capacidades y habilidades y otras características particulares que aporten información sugerente y atractiva para los reclutadores.

La formación, sustituta de la experiencia

Las ofertas de trabajo que no requieren experiencia profesional previa de los candidatos son minoritarias en el mercado laboral.

El aspecto más valorado del currículum vitae de estos candidatos es la formación académica.

"La titulación obtenida y la universidad o centro de estudios en la que se haya cursado son los principales factores que se evalúan en estas candidaturas, apunta. Es importante resaltar -si es posible- los promedios altos en las calificaciones o los premios académicos recibidos, aunque es fundamental ser lo más claro y conciso posible y evitar rellenar el currículum vitae con información irrelevante".

Gentil apunta que es necesario aportar todos los datos que den cuenta de la formación complementaria adquirida, tales como cursos, seminarios, ponencias o exposiciones, pero siempre que se adecuen al puesto ofertado o que representen algún interés para la empresa que lo ofrece. Lo esencial es que el proceso de aprendizaje refleje los logros y el énfasis y la disciplina que ha puesto el postulante por formarse en el campo de conocimiento requerido.

En la formación, aunque en un apartado diferente a la académica, se incluyen los cursos o actividades formativas para el aprendizaje de idiomas o informática . Respecto a esta, desde el portal infoempleo.com recomiendan señalar el nombre del centro o escuela donde se ha estudiado, los años invertidos, los certificados acreditativos y el nivel obtenido por los candidatos.

Capacidades y aptitudes

Los especialistas en selección de personal recomiendan para los recién titulados sin experiencia el modelo de currículum vitae denominado funcional, orientado a enfatizar las habilidades, capacidades y aptitudes del candidato para desarrollar con éxito un determinado puesto de trabajo.

Estas competencias se pueden reflejar, por una parte, en el apartado correspondiente al perfil del solicitante de empleo. En esta sección se deben poner de manifiesto los argumentos que lo configuran como un buen candidato para la oferta y describir las cualidades valoradas en el mercado de trabajo que lo definen, tales como la flexibilidad, dinamismo, entusiasmo, creatividad, afán por aprender o capacidad para trabajar en grupo, entre otras.

En el apartado referido a la experiencia, se deben transmitir estas cualidades asociadas a las distintas actividades desarrolladas por el candidato. Ser monitor o entrenador de un equipo deportivo , desarrollar un proyecto de investigación , ser voluntario o cualquier otro trabajo o práctica temporal pueden demostrar al empleador la capacidad de esfuerzo, la disciplina, la habilidad para gestionar un equipo o la responsabilidad que es capaz de adquirir el postulante en el nuevo empleo y su potencial para el futuro.

Elementos diferenciadores

Ante la falta de experiencia laboral, los jóvenes recién titulados deben resaltar en su currículum vitae los elementos diferenciadores de su perfil que pueden atraer a las empresas frente a otras candidaturas con un perfil profesional más extenso, la juventud se debería presentar como una ventaja más que como un inconveniente.

La carencia de ataduras familiares y la mayor capacidad de adaptación a condiciones laborales más exigentes son, con frecuencia, unas cualidades atractivas para optar a determinados puestos de trabajo. Para llamar la atención sobre estos aspectos, se recomiendan a los candidatos resaltar en el apartado de información adicional de su currículum vitae la disponibilidad para trabajar en horarios poco habituales , el interés por la movilidad o cambio de residencia u otras circunstancias que reflejen una actitud abierta y dispuesta ante cualquier modificación o cambio en el puesto de trabajo.

Cinco consejos imprescindibles

Al elaborar el primer currículum vitae, las empresas de selección sugieren seguir determinadas pautas esenciales para que la candidatura sea lo más atractiva posible para los reclutadores:

Recabar información: los candidatos deben informarse bien sobre la empresa que oferta el trabajo y el puesto que se requiere cubrir, para enfocar el currículum hacia las habilidades y competencias que se valoren más en el sector.

Ser realista: antes de postular por una oferta de empleo, el candidato debe valorar con detenimiento si reúne todas las condiciones que se exigen para desarrollarlo. Si no es así, es preferible no enviar la candidatura, antes que adornar el currículum o mentir sobre el perfil disponible.

Claridad y concisión: el currículum debe contener solo la información relevante para el reclutador y tiene que estar organizado de una forma lógica y ordenada que facilite su lectura.

Cuidar la presentación: un papel de buena calidad y una correcta presentación gráfica -con un diseño limpio y sencillo- donde se resalten con recursos tipográficos los aspectos esenciales aporta al seleccionador una primera impresión positiva sobre el candidato. No se debe olvidar revisar la ortografía.

Carta de presentación: conviene adjuntar al currículum una carta de acompañamiento que genere interés en el reclutador y destaque los puntos claves que definen y diferencia al candidato.

Los seleccionadores toleran los adornos mientras no distorsionen de forma sustancial la valía profesional del aspirante. Las mentiras más comunes.

Se dice que la necesidad agudiza el ingenio, y en épocas de crisis mucho más. Lo cierto es que, se trate de ingenio o de picaresca, el deseo de acceder a un puesto de trabajo hace que cada vez sean más los candidatos que cometen un error que a la larga les puede salir muy caro: mentir más de la cuenta en su currículum. ¿Hasta qué punto esto es aceptado o tolerado por los responsables de selección? Para ellos, algunas mentirijillas pueden incluso llegar a ser aceptables y están dispuestos a hacer la vista gorda ante ellas. Pero sólo en el caso de que los adornos no distorsionen de forma sustancial la cualidad real de los aspirantes y su auténtica valía profesional. Otra cosa, muy diferente, es cuando estas mentiras son exageradas y buscan ofrecer un retrato del candidato que no concuerda con la realidad. En estos casos, lo más habitual es que el seleccionador detecte la mentira y acabe por rechazar al candidato.

Según los datos de un estudio realizado por la consultora CareerBuilder, en España sólo un 16% de los empleados reconoce haber mentido en su currículum, mientras que el 72% de las empresas encuestadas asegura haber descubierto mentiras en las cartas de presentación de los candidatos. No en vano, los responsables de la selección de personal son profesionales que a diario analizan decenas de currículum y realizan semanalmente una gran cantidad de entrevistas con candidatos, y conocen a la perfección los adornos o mentiras más habituales. ¿Cuáles son?

Estudios no realizados. Dos de cada diez españoles han declarado que han falseado su nivel de estudios en su currículum. Se pretende con ello ganar puntos ante el seleccionador. Es una de las mentiras más fáciles de detectar, porque lo normal es que se soliciten los diplomas y certificados que correspondan a la formación declarada. Una de las más frecuentes es asegurar ser un experto en un determinado programa informático sin serlo. Se trata de un grave error ya que se quedará en evidencia al comenzar a trabajar y tener que manejar dicho programa.

Mentir en el dominio de idiomas. También es habitual indicar que se tienen conocimientos de idiomas que en realidad se desconocen. O bien poseer un nivel más elevado del que se tiene. En este caso, es inútil indicar tener más nivel del real, pues lo habitual es que, para chequearlo, el entrevistador se dirija al candidato hablando en el idioma que dice conocer. Además, hay que tener en cuenta que muchas empresas suelen hacer pruebas de nivel para verificar dichos conocimientos.

Exagerar las funciones anteriores. El 43% de los españoles añade en su currículum vítae más responsabilidades de las que ha asumido en sus anteriores empleos. Un ejemplo: alguien que ha trabajado como vendedor, pero que asegura haber sido responsable de equipo o director comercial de una determinada empresa. En este sentido, hay quien exagera también los años de experiencia ejercidos en una determinada función. Un ejemplo de ello puede ser asegurar que se ha trabajado en una empresa durante varios años cuando en realidad sólo fueron 15 días.

Empresas en las que nunca se ha trabajado. Un 18% de candidatos miente acerca de las empresas para las que ha trabajado. Según el estudio de CareerBuilder, se han dado casos de candidatos que han mentido diciendo haber trabajado en una determinada empresa sin saber que quien le entrevistaba fue director de la misma. También, con el fin de engordar el currículum, hay quien declara haber trabajado en empresas que no existen. Son más difíciles de detectar las mentiras cuando las empresas en las que se dice haber trabajado han desaparecido.

Expertos en detectar mentiras

Para los entrevistadores es muy fácil detectar si un candidato miente. Basta con hacer cuatro o cinco preguntas para averiguar las incoherencias que existen en los datos que aportan. Cuando se descubre un engaño, la mayoría de seleccionadores elimina automáticamente al aspirante. El experto Hans Friedrich, autor del libro Afrontar con éxito las entrevistas de trabajo, afirma que no hay que caer en el error de pensar que nadie comprueba los currículos y que eso dé pie para mentir. Hay cientos de casos de candidatos que han tenido que rechazar un trabajo al verse atrapados en su propia mentira, o todavía peor, se han visto despedidos cuando se ha descubierto la verdad de los datos falseados.

En determinados casos, según Friedrich, lo seleccionadores disculpan las exageraciones relativas a los propios conocimientos,

Has llegado al final de esta vista previa. ¡Regístrate para leer más!
Página 1 de 1

Reseñas

Lo que piensa la gente sobre Venta

0
0 valoraciones / 0 Reseñas
¿Qué te pareció?
Calificación: 0 de 5 estrellas

Reseñas de lectores