Disfruta de millones de libros electrónicos, audiolibros, revistas y más

A solo $11.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar cuando quieras.

Vetado

Vetado

Leer la vista previa

Vetado

valoraciones:
4.5/5 (6 valoraciones)
Longitud:
418 páginas
6 horas
Editorial:
Publicado:
23 jul 2021
ISBN:
9781667408033
Formato:
Libro

Descripción

Allyssa es una joven estudiante universitaria que vive su vida para complacer a su familia de la alta sociedad, que quiere que dé cursos de negocios, se una al negocio de su padre y se case con el hombre "correcto".  Allyssa ama a los animales y anhela dar cursos que le lleguen al corazón, pero su familia hace oídos sordos a sus súplicas y ella no puede o no quiere enfrentarse a ellos.

Fiona es una mujer mayor y consolidada; una veterinaria que trabaja con el objetivo de abrir su propia consulta de grandes animales. Cuando una noche llega a su puerta una joven con un perro al que podría haber herido de muerte con su coche, Fiona se siente desconcertada.

Una vida vetada que ninguna de las dos mujeres esperaba, pero que cada una aprende qué desea desesperadamente.

¿Conseguirán sus familias, el destino y los cuatreros poner finalmente a estas mujeres de rodillas?  La única forma de sobrevivir es mantenerse unidas, pero ¿están ambas dispuestas a luchar por lo que quieren?  Sólo el tiempo lo dirá....

Editorial:
Publicado:
23 jul 2021
ISBN:
9781667408033
Formato:
Libro

Sobre el autor

K’Anne Meinel è una narratrice prolifica, autrice di best seller e vincitrice di premi. Al suo attivo ha più di un centinaio di libri pubblicati che spaziano dai racconti ai romanzi brevi e di lungo respiro. La scrittrice statunitense K’Anne è nata a Milwaukee in Wisonsin ed è cresciuta nei pressi di Oconomowoc. Diplomatasi in anticipo, ha frequentato un'università privata di Milwaukee e poi si è trasferita in California. Molti dei racconti di K’Anne sono stati elogiati per la loro autenticità, le ambientazioni dettagliate in modo esemplare e per le trame avvincenti. È stata paragonata a Danielle Steel e continua a scrivere storie affascinanti in svariati generi letterari. Per saperne di più visita il sito: www.kannemeinel.com. Continua a seguirla… non si sa mai cosa K’Anne potrebbe inventarsi!


Relacionado con Vetado

Libros relacionados

Vista previa del libro

Vetado - K'Anne Meinel

CAPÍTULO UNO

Allyssa pisó el acelerador hasta el fondo de la ranchera Volvo, maldiciendo en voz baja mientras el vehículo respondía lentamente. Conducir el viejo móvil de la familia de su madre era humillante, poco elegante, y no era en absoluto lo que ella quería conducir. Llevaba años mirando los vehículos deportivos, pero creía que en su futuro debería tener un buen jeep. Por desgracia, sus fondos eran limitados. Al ser estudiante en la Universidad de Colorado, tenía que aceptar lo que podía conseguir. Este vehículo, ni siquiera la camioneta de su madre, sino el vehículo de uso ocasional de la criada, era todo lo que podía conseguir. Sin embargo estaba ahorrando dinero. Quería algo a la moda, algo más fresco, y algo más en línea con su estilo de lo que ella pensaba que debía conducir.

Hoy, sólo quería sentir el viento azotando su sucia melena morena y tenía todas las ventanillas bajadas. Era la primera vez que la nieve no era primordial en su mente, ya que la fresca primavera se había vuelto cálida por primera vez en años. A medida que superaba el límite de velocidad, peligrosamente lenta, se puso más alerta y observó si había algún policía estatal escondido en los desvíos o en las rampas, con sus radares apuntando al tráfico.  Afortunadamente, a estas alturas de la pradera eran más fáciles de detectar, más perezosos en realidad, y rara vez venían por aquí a menos que alguien pidiera ayuda por teléfono.

Al cabo de un rato, redujo la velocidad, tomó una rampa de salida, subió y superó la interestatal y entró en la rampa de entrada que llevaba de nuevo a la interestatal en sentido contrario. Se incorporó con precaución, reduciendo la velocidad lo suficiente como para que varios coches más rápidos la adelantaran por la izquierda hasta que se situó en el carril lento y empezó a acelerar. Volvió a pisar el acelerador y esperó interminablemente a que el viejo vehículo respondiera. Suspiró. La velocidad, el aire y la adrenalina no le iban a servir hoy. Iba a tener que aguantar lo que tenía, otra vez.

Volvió a la universidad y a su aburrido dormitorio. Tenía que prepararse para el cuarto trimestre. Había recibido los exámenes parciales de cada una de las clases. Las notas no eran malas, pero no eran estelares y sus padres iban a flipar. Ya podía oír a su madre: Allyssa, esperábamos más de ti. Tu hermana sacaba notas mucho mejores que esta y se las arreglaba para formar parte de una hermandad. ¿Por qué no puedes ser más como ella?. Allyssa sabía por qué no podía ser más como su hermana. Era completamente opuesta a ella, por eso. Otra táctica que su madre seguro que usaba era: El dinero de tu padre no está bien gastado, ¿verdad?. La culpa se acumulaba mucho antes de que su padre llegara a casa después de su jornada en la oficina, pero su condena de silencio era peor. Había intentado razonar con su madre después de que llegara la primera serie de notas.

Dicen que los estudiantes de primer año suelen flaquear, y es evidente que Allyssa está siendo la típica estudiante de primer año, pero él también se calmaba ante la nerviosa condena de su madre por los numerosos defectos de Allyssa.

Allyssa había empezado a odiar ir a casa los fines de semana. Había empezado a trabajar en la cafetería del instituto para ganarse un dinero extra, pero como era novata, le tocaban las horas menos elegidas y los fines de semana, cuando había pocos alumnos a los que atender. Los que más necesitaban el trabajo tenían la primera opción y ella era demasiado nueva para elegir. Su madre se puso furiosa cuando se enteró.

¿Intentas avergonzarnos? Tu padre gana mucho dinero y tú tienes una asignación adecuada. No necesitas trabajar.

Allyssa se sentía obligada a trabajar, a ganarse su propio camino. No la dejaban hacer nada que quisiera sin su opinión, sus elecciones o sin consultar... lo pidiera o no. Incluso su elección de carrera ya estaba escogida para ella.

Allyssa, te interesa dar estas clases de negocios si pretendes trabajar para tu padre cuando salgas de la escuela. Él se ha ganado bien la vida para esta familia y estoy segura de que puede conseguirte un trabajo en su oficina, le dijo su madre, segura de que Allyssa no podría conseguir un trabajo por su cuenta.

Allyssa no quería dar clases de negocios. Las encontraba aburridas y muchos de sus compañeros estaban de acuerdo, algunos incluso se atrevían a dormir durante las largas clases en las que algunos profesores preferían escucharse a sí mismos.

Al llegar a los dormitorios, vio que estaba oscureciendo y buscó un lugar para aparcar. No le gustó la forma en que algunos de los chicos la miraban mientras se bajaba del viejo Volvo. Para variar, tuvieron que decirle algo cuando pasó junto a ellos, mirándose los pies y tratando de no hacerse notar.

Oye, nena, la llamó uno de ellos.

Qué alta eres, ¿no?, preguntó otro.

Allyssa siguió adelante, esperando que se detuvieran y la dejaran en paz. Le preocupaba que uno de ellos intentara detenerla físicamente. Ya había tenido esa experiencia en una fiesta en la que no la dejaron en paz.

Vamos, nena, un árbol como tú está hecho para ser trepado, había sido la cursi insinuación. Había dejado a Allyssa sintiéndose claramente incómoda.

Nunca entendió por qué alguien querría estar rodeado de tíos cachondos todo el tiempo. Sin embargo, las chicas tontas eran peores, con sus risas y hablando de maquillaje y chicos todo el tiempo. Sacudió la cabeza. No era de extrañar que las ETS estuvieran tan extendidas entre los universitarios. La mitad de estas personas eran lo suficientemente estúpidas como para tener sexo sin protección y luego preguntarse cómo demonios habían contraído algo o se habían quedado embarazadas. No eran solo los chicos los que se tiraban todo lo que veían, sino que las chicas eran igual. La suposición de que todas las chicas eran así era lo que hacía que Allyssa se sintiera tan incómoda.

¿Para qué lo guardas, nena?, se atrevió a preguntarle un tipo con el que había salido.

No es que se lo esté guardando a nadie. Simplemente, él y sus manos sudorosas la desanimaban.

Incluso los jóvenes agradables del club de campo que su madre se empeñaba en presentarle usaban algunas de las mismas insinuaciones cursis y tenían las hormonas desbocadas, a pesar de ir bien vestidos. Su madre no lo veía y trataba una y otra vez de presentar a Allyssa a los hijos, nietos y sobrinos de sus amigas. Muchos de ellos tampoco querían salir con ella, pero se dejaban llevar por la intriga esperanzadora de sus madres, abuelas o tías. Al fin y al cabo, Allyssa Webster era un buen partido a pesar de ser tan alta, si no más, que la mayoría de ellos.

Tienes que salir con muchas ranas hasta que encuentres a tu príncipe, le había advertido su padre entre risas mientras bailaba con ella en el club de campo un viernes por la noche. Era uno de los pocos hombres más altos que ella y le sonrió, preguntándose con cuántas mujeres había salido hasta que encontró a su madre.

Allyssa se preguntaba a menudo qué le pasaba para no estar interesada. Le gustaban los besos, los abrazos y las caricias, pero cuando intentaban algo más íntimo no le gustaba la invasión del espacio ni la acalorada respiración que seguía. Le recordaba a un perro jadeante y le daban ganas de reír.

No te preocupes por ella, Helen, nuestra Allyssa es solo una chica que va con un poco de retraso, le aseguró su padre a su madre.

Sí, Allyssa es solo nuestro patito feo, convino su madre sonriendo, hablando como si Allyssa no pudiera oírla, no pudiera entender y, desde luego, no pudiera tomar sus propias decisiones.

Esta noche se sentía inquieta y el viaje le había despejado la cabeza durante un rato, pero no lo suficiente. Pronto sintió las presiones, incluso inconscientes, que su familia había puesto sobre sus anchas espaldas. Sacó su ropa para el día siguiente, doblando ordenadamente su ropa sucia y metiéndola en una bolsa de ropa para llevarla a casa al día siguiente para lavarla. Dispuso sus libros para las clases del viernes y miró una vez más el horario del lunes para asegurarse de que estaba preparada. Sonrió para sí misma, su madre no se había dado cuenta de que había abandonado Introducción a las Matemáticas Empresariales y en su lugar había tomado una clase de biología, algo un poco más intenso de lo que había aprendido en el instituto. Esperaba que su madre asumiera que era algo que todos los estudiantes de primer año tenían que hacer.

*****

Al día siguiente, Allyssa acudió a sus clases, caminando como las masas, mirando a los chicos de su edad e incluso a los un poco mayores que ella, que se movían como si estuvieran en la escuela primaria. Estaba segura de que aquí encontraría gente más madura, al fin y al cabo era una universidad, pero a menudo se sentía decepcionada. La gente que le atraía era más madura, como sus profesores, a los que disfrutaba escuchando. Disfrutaba de su sabiduría y sus conocimientos. Incluso asistía a clases extra cuando podía. Cualquier cosa con tal de evitar las ávidas bebidas y fiestas en las que participaban muchos de los estudiantes de primer año.

Cuando fue a coger su Volvo para el fin de semana, dos de las chicas de su dormitorio se acercaron para pedirle que la llevara al centro comercial local. Ella sabía que era sólo una forma de pedir un aventón, no de incluirla en sus planes. Aun así, fue lo suficientemente amable como para llevarlas y se sorprendió gratamente cuando se ofrecieron a comprarle algo en el patio de comidas. Mirando la hora, tuvo que rechazar la oferta. Su madre la esperaba para cenar y no le gustaría que llegara tarde.

¿Lo podéis dejar para otro día?, preguntó con cuidado y las dos parpadearon, sin entender. Suspirando para sus adentros, volvió a preguntar: ¿Otra vez?.

Oh, sí, claro, respondieron con una sonrisa y se dieron la vuelta para irse.

Allyssa estaba segura de que la gente de su edad debería saber lo que era un rain check. También estaba segura de que sólo le habían preguntado por obligación por el paseo, y aunque un trozo de pizza sonaba más divertido que la estirada cena de su madre, sabía que tendría que haber llamado antes. Realmente odiaba su vida.

Al llegar a Regal Crest Gardens, donde sus padres tenían su casa, cerró los ojos momentáneamente al ver que el coche de su hermana ya estaba aparcado en su lugar. Se detuvo frente al cuidado césped y sacó la bolsa de la ropa sucia y la maleta del asiento trasero. Cerró la puerta con cuidado y se dirigió a la puerta principal para que su padre la abriera.

Hola, guisantito. ¿Qué tal la semana?, le preguntó con los brazos abiertos para darle un abrazo. Le quitó la maleta y le hizo entrar en casa.

Estuvo bien, papá. El último trimestre empieza el lunes, le informó con una sonrisa mientras le miraba.

Vaya, tu primer año ya está terminando. No creías que lo conseguirías, ¿verdad?, se burló él, sabiendo que a ella no le había hecho mucha ilusión ir a la universidad. Sin embargo, Helen había insistido y, aunque él no estaba de acuerdo con que todo el mundo necesitara una educación universitaria, podía ver que su hermana se había beneficiado. Al fin y al cabo, había conocido y se había casado con un joven buen hombre.

, aceptó ella, en lugar de discrepar con él, mientras llevaba la bolsa de la ropa sucia al lavadero para depositarla. La criada se encargaría de lavar la ropa cuando terminara de limpiar la cocina. Ya podía oler los deliciosos aromas que salían de allí. ¿Qué hay para cenar?, preguntó al entrar en la cocina, donde ya estaba su padre. Había depositado su maleta en el primer rellano y regresó donde todos estaban congregados, alrededor de la sala de estar que se abría a la cocina, creando un ambiente hogareño.

Es viernes, dijo su madre como si eso lo explicara todo.

¿Puedo ayudar?

Deja que tu hermana lo haga, querida. Ella sabe cómo hacerlo.

Allyssa estaba acostumbrada a esa respuesta y no se ofendió. Su hermana lo sabía todo sobre cómo cuidar de una casa: cocinar, limpiar y ser la buena ama de casa. Era cuatro años mayor que Allyssa y parecía tener la vida bien controlada. Ella y su marido, Derek, ya tenían una casa, porque él estaba bien establecido en el negocio que había heredado de su padre.

Hola, Derek. ¿Qué tal la broma?, se burló de él mientras saludaba a su cuñado.

Hola, grandullona. ¿Dónde está tu galán?, le contestó él, sin darse cuenta de la fugaz mirada de dolor en sus ojos azules.

No encuentro ninguno que esté a la altura, respondió ella, diciendo más de lo que parecía y nadie lo captó.

Pon la mesa, querida, le ordenó su madre.

Allyssa se dirigió al pequeño tocador que había junto a la sala de estar para lavarse las manos. No fuese a ser que la cubertería de su madre se manchase de gérmenes o que uno de los hombres de la familia pusiera la mesa.

Lo estás haciendo mal, le dijo Carmen mientras llevaba el puré de patatas a la mesa, poniéndolo sobre una blonda que absorbía el calor para que no arruinara el antiguo juego de comedor de sus padres. Rápidamente invirtió la disposición de la mesa, donde Allyssa había puesto el cuchillo en la parte exterior de la cuchara en lugar de al revés.

¿A quién le importa? murmuró Allyssa mientras terminaba de poner la mesa. Las cenas de su madre los viernes por la noche eran monótonas y solo se celebraban los viernes porque Derek tenía que trabajar los domingos. Allyssa habría preferido pizza con alguien del instituto, pero ¿a quién habría invitado?

Bueno, deberías. ¿Y si fuera alguien importante quien comiera con nosotros? La mesa debería estar puesta así, indicó mientras enderezaba una arruga imaginaria en el mantel y luego alineaba los cubiertos, vasos y platos que Allyssa ya había puesto.

Allyssa no discutió, Carmen habría venido detrás de ella y lo habría arreglado de todos modos si su madre no lo hubiera hecho. No tenía ni idea de por qué se habían molestado en pedirle ayuda. De todos modos, nunca lo hacía bien, al menos no según sus especificaciones.

Sube y cámbiate, querida Allyssa, dijo su madre llevando las otras verduras, asegurándose de que tuvieran una tapa para retener el vapor.

Allyssa sonrió dulcemente e hizo lo que su madre le pedía, cambiando sus vaqueros y sudadera a un bonito vestido. Había estado tentada de ponerse un traje de pantalón, pero su madre no lo habría considerado un atuendo adecuado y no quería enfadarla más de lo normal. Su padre la habría respaldado y eso habría retrasado la cena de su madre, arruinándola en lo que a ella respecta. Se encogió de hombros dentro del vestido, sabiendo que no estaría a la altura de su madre a pesar de que ésta lo había comprado para Allyssa.

¿No puedes mantener los hombros hacia atrás y actuar con orgullo por llevar ese vestido?, le preguntó su madre en cuanto vio a su hija. Deja de encorvarte, le aconsejó, mientras llevaba el plato principal al comedor y pasaba junto a Allyssa.

Allyssa asintió, tratando de echar los hombros hacia atrás y sobresaliendo por encima de su madre en el proceso. Sólo se encorvaba porque su madre siempre le daba importancia a su altura. Le aconsejaba que nunca llevara el pelo recogido, ya que eso la hacía parecer aún más alta.

Mientras todos ocupaban sus asientos habituales, Allyssa se preguntó qué harían si ella se sentara en otro. Probablemente les daría un pequeño ataque al corazón por su temeridad. A nadie le haría gracia, y aunque valdría la pena ver sus miradas de asombro o de sorpresa, sabía que el alboroto no sería apreciado por su madre. Ella esperaba una perfecta obediencia a sus deseos, ya que era su casa y sus reglas. Los demás se limitaban a vivir según ellas.

Primero se habló de la semana de su padre y de lo que había ocurrido que pudiera ser interesante allí. Era el mismo trabajo monótono que tenía desde hacía años y rara vez ocurría algo diferente que lo hiciera interesante. Allyssa asentía y sonreía cuando se le esperaba, comiendo con cuidado, con una mano en la servilleta cuidadosamente extendida sobre su regazo, para que su madre no pudiera encontrar fallos. Su hermana la observaba como un halcón, rápida para encontrar fallos si se atrevía a poner el codo en la mesa o algo igualmente socialmente incorrecto a su parecer.

A continuación, hablaron de la semana de Derek. Sus afirmaciones de que le iba bien en su negocio hacían que sonara a jactancia. Había incrementado el negocio de su padre en al menos un treinta por ciento desde que se hizo cargo de él nada más salir de la universidad.

Ya no lo hacen así, había afirmado una y otra vez mientras modernizaba las cosas a lo que él creía que debían hacer. Ser más joven significaba tener ideas frescas y más energía en el negocio establecido. Algunos de los veteranos del negocio de su padre se habían opuesto a sus ideas y planes. Uno a uno habían renunciado o se habían retirado, prefiriendo no pelearse con el hijo del propietario original.

A continuación, hablaron de la semana de su madre y de los planes para la siguiente, que incluían compromisos sociales, ya que a su madre no se le permitía trabajar. Su padre insistía en que la necesitaba en casa para mantener una casa feliz en la que él pudiera volver. Le gustaban sus comodidades y le gustaba que ella le mantuviera su casa. Le proporcionó a Juanita, la criada que conocían y empleaban desde hacía veinte años, como muestra de su éxito. Ella mantenía la casa tal y como Helen quería.

A continuación se habló de cómo le iba a Carmen. Ella también se quedaba en casa desde que a Derek le iba tan bien. De vez en cuando, cuando tenían una avalancha de pedidos, se ponía a trabajar en el negocio, pero la mayor parte del tiempo no utilizaba esa buena educación universitaria de la que tanto hablaban.

Por suerte para Allyssa, consiguieron terminar la cena, incluido un buen postre de merengue que había preparado su madre, antes de que pudieran empezar a hablar de ella y de su semana. Oír hablar de sus estudios semana tras semana era aburrido. Nada cambiaba, y para Allyssa era difícil inventar algo nuevo y emocionante que quisieran escuchar.

Me he dado cuenta de que el Volvo tiene que pasar una revisión, le informó su padre mientras se sentaban de nuevo en la sala de estar y Juanita limpiaba la cocina y fregaba los platos.

¿Informo al taller para que lo lleves la semana que viene?.

Allyssa sabía que en realidad no le estaban preguntando sino informando de que era su deber mantener el viejo coche en buen estado. A Juanita le habían dado el nuevo Volvo que habían comprado para que hiciera los recados de la familia, comprara la comida y mantuviera su casa en orden.

Sí, papá. Lo haré, aceptó ella, sin querer discutir.

Allyssa sabía que a los diecinueve años todavía la consideraban una niña y la trataban como tal. Carmen, mucho mayor en muchos aspectos, se metía en la conversación de adultos mientras discutían la actualidad del periódico o lo que habían visto en la televisión. Los niños debían ser vistos y no oídos, y Allyssa se sintió aliviada cuando llegaron las ocho y Derek anunció que era mejor que se fueran.

Tengo una cita para jugar al golf mañana, si quieres acompañarnos. Empezamos a las nueve, le informó a su padre, que aceptó de inmediato, encantado de que le incluyese.

Podríamos tomar mimosas en el club de campo, le dijo Carmen a su madre con entusiasmo, incluyéndose en su pequeña salida.

Es un poco pronto para eso, le amonestó Derek y Carmen accedió rápidamente, callándose sabiamente.

Allyssa estaba dispuesta a tirarse de los pelos mientras veía a su familia interactuar. ¿Por qué nadie se defendía? ¿Por qué eran siempre tan educados? Si su hermana quería una mimosa a las nueve de la mañana de un sábado, ¿por qué no podía tomarla?

Iremos de compras mientras ellos juegan al golf. ¿No será divertido?, preguntó Helen a sus hijas, incluyendo a Allyssa.

Preferiría... Allyssa comenzó solo para que Carmen le cortase.

Oh, eso suena muy bien, mami. ¿Dónde vamos a ir?, dijo entusiasmada.

Sin consultarla ni incluirla realmente en la discusión, planearon su sábado. Allyssa sabía que al mediodía le dolería la cabeza con su entusiasmo por las compras. Se sintió agradecida cuando Carmen y Derek terminaron sus planes con sus padres y se fueron. Escapó a su habitación para quitarse el incómodo vestido y ponerse un cómodo camisón. Suspirando profundamente, anhelaba escapar de esta vida. Había pensado que al escaparse a vivir en los dormitorios, tendría algo diferente. Su vida no era horrible, pero la monotonía y la uniformidad la ponían de los nervios.

CAPÍTULO DOS

Sus notas del cuarto trimestre no eran mucho mejores que las del primero, pero había conseguido subirlas, así que al menos eran respetables. Su trabajo en el comedor había terminado, para alivio de su madre.

Puedo conseguirte un trabajo con mi amigo en..., empezó su madre antes de que Allyssa pudiera decirle que había solicitado trabajo en el centro de ocio. Allyssa esperó pacientemente a que su madre terminara lo que estaba diciendo antes de decírselo.

¿En el centro recreativo? ¿Por qué demonios ibas a hacer eso? Está lleno de..., buscó una palabra adecuada. ¿No es un centro recreativo público?, preguntó, haciendo que sonara de mal gusto.

Sí, madre, lo es. También conseguí el trabajo por mi cuenta. No es que no aprecie las ofertas de tus amigos, pero me gustaría hacerlo yo misma, intentó hacer valer su independencia.

Si quisieras trabajar en el club de campo, yo podría haberte conseguido un trabajo allí, comenzó, tratando de socavar a Allyssa y cualquier libertad en la que pudiera incurrir. Además, si trabajaba en el club de campo le daría a Helen la oportunidad de vigilarla. No estaba segura, pero temía que en algún momento Allyssa fuera a avergonzarla a ella o a la familia, y quería evitarlo a toda costa.

Gracias, madre, pero ya empiezo la semana en que terminan las clases y estaré trabajando allí todo el verano, respondió amablemente, la única forma en que su madre entendería o escucharía.

Deberías habernos preguntado a tu padre y a mí..., comenzó y luego se adentró en una larga discusión unilateral sobre los peligros de que las chicas de su edad trabajen en el sector público.

Allyssa escuchó obedientemente, asintiendo en los puntos pertinentes, pero no estuvo de acuerdo. No podía estar de acuerdo. Su madre era una horrible snob.

El día después, a la salida del instituto, Allyssa recogió el Volvo y llevó sus cosas a casa. Tenía el tiempo justo para llegar a su nuevo trabajo. Sabía que le iba a encantar. Los niños eran una maravilla, y tan naturales. No se parecían en nada a los niños que había conocido y con los que se había criado en Regal Crest Gardens. Los niños con los que había ido a la escuela estaban luchando por salir adelante, por superar a sus elitistas padres, por convertirse en alguien. Allyssa solo había intentado mantener sus notas y su interés. No fue hasta que tuvo que asistir a un instituto público cuando su interés por la biología y todo lo que tuviera que ver con los animales pasó a primer plano. Sus pruebas de aptitud demostraron que debía dedicarse a ese campo, tal vez incluso convertirse en veterinaria o técnica.

Oh no, tú no quieres hacer nada de eso, le aseguró su madre cuando vio los resultados de los exámenes. Los descartó porque eran para una escuela pública y no para la escuela privada a la que ella había querido que asistieran las niñas. Esa escuela estaba demasiado lejos y era demasiado cara para ellas. No había dejado que su marido olvidara su sacrificio por sus hijas. Estaban destinadas a mucho más. Lo compensó enviándolas a la universidad y asegurándose de que Carmen pudiera entrar en una hermandad muy solicitada.

Vas a necesitar cursos de negocios para ayudar a tu padre, le aseguraba una y otra vez, como si ya estuviera decidido lo que Allyssa haría después de la universidad. Carmen no había tenido que hacer esos cursos. Se había ceñido a la economía doméstica y a otros cursos que una mujer bien educada debería tener para demostrar a su marido que se ocuparía de él y de sus necesidades.

Esas actitudes cincuentonas volvían loca a Allyssa. Le gustaba la idea de trabajar con los animales. Incluso disecar una rana la fascinaba. Todas las demás chicas de su clase del instituto se habían asqueado y gritado. Allyssa hizo saltar a la rana pinchando su tejido muscular en el lugar adecuado, convenciendo a su compañera de laboratorio de que seguía viva a pesar de que ya le habían extirpado la mayoría de sus órganos principales y de que la habían metido en un frasco de cristal para conservarla hasta que estuvieran listos para el desmembramiento. Se había reído mientras hacía vomitar a otra chica al ver su disección. Su profesor había fruncido el ceño, pero él sabía que era la única chica de todas sus clases que realmente entendía estas cosas. No sabía que su clase era la única en la que ella sacaba un sobresaliente, una y otra vez.

No entiendo por qué me dicen que has suspendido economía doméstica, se había lamentado su madre al recibir el boletín de notas con la baja calificación.

Allyssa no tuvo el valor de decirle que rara vez iba a la clase y que no tenía ni idea de cómo hacer nada de lo que les enseñaban a esas chicas. En cambio, se la podía encontrar en la clase de taller haciendo algo, sin que el profesor se diera cuenta de que tenía una alumna más, ya que nunca pasaba lista. También ayudaba en la clase de mecánica. Los chicos estaban dispuestos a enseñarle a una chica guapa cómo arreglar cosas porque ella parecía realmente interesada en los motores.

Ella ocultó a su madre la grasa que aparecía bajo sus uñas, con las manos metidas en los bolsillos.

Tu moto pierde la cadena más a menudo de lo normal, dijo su madre al ver las manchas de grasa en sus manos. Vio las manchas de grasa en sus bolsillos y se creyó la excusa que le dio la adolescente.

Aun así, Allyssa consiguió graduarse en el instituto y ahora, en la universidad, intentaba dejar su huella. Había superado su primer año y ahora este trabajo le iba a ayudar a ahorrar para el coche al que le había echado el ojo. Era un Mustang del 65, descapotable, y necesitaba algunos arreglos. No se había atrevido a esperar que pudiera ahorrar suficiente para ello, y ni siquiera pensó en lo que dirían o pensarían sus padres si supieran que lo estaba contemplando. Sabía que el propietario no se había dado cuenta de su valor y pensaba que estaba disparado. Le había echado un buen vistazo y, aunque el motor no era muy bueno, sabía que probablemente podría arreglarlo. La pintura estaba descascarillada y tenía algunas manchas de óxido. El techo tenía goteras, pero la capota se podía cambiar. Ella había puesto un poco de dinero e iba a hacer el resto de pagos. Al final del verano sería suyo. Tenía un acuerdo firmado con el propietario. Sabía que nunca habría ganado lo suficiente en el club de campo, donde contrataban a los hijos de los socios por una miseria. Al menos en el centro de ocio ganaría un dinero honrado.

Pasas demasiado tiempo trabajando, se quejó su madre después del primer mes. ¡Parece que ya no te vemos nunca!

Allyssa había empezado a evitar las cenas de los viernes por la noche... y casi todas las demás noches también. Había convencido al propietario del Mustang para que la dejara trabajar en él en su entrada, con las herramientas cuidadosamente escondidas en la caja de herramientas que guardaba en la parte trasera del Volvo. Llevaba guantes quirúrgicos para no tener grasa bajo las uñas. No creía que su madre se creyera que había que cambiar la cadena de su bicicleta, no a esta edad y no cuando ya no montaba en la bicicleta que su madre había vendido. Además, quería mantenerse limpia para su trabajo, ya que le estaba pagando esto.

Oye, ¿puedes vigilar la piscina? le preguntó Connie, su supervisora.

No estoy certificada en RCP ni nada, respondió rápidamente.

Sólo necesito a alguien que ayude al socorrista. Ya sabes, recoger las toallas y mantener el orden de los niños en la piscina. Es solo para este sábado y te pagaremos las horas extras.

Estaré encantada, aceptó ella, sabiendo que el dinero extra le sería muy útil. Había una herramienta que tenía que comprar para el Mustang y estaba un poco por encima de sus posibilidades actualmente. No podía tocar su asignación, ya que se destinaba a la escuela y el resto del dinero a su coche. No podía preguntar a sus padres porque sospecharían a dónde iba todo su dinero y no quería que hicieran preguntas. No cuando estaba a punto de tener su propio coche.

¿Ahora también quieren que trabajes los sábados?, se quejó su madre cuando Allyssa le informó de que no podría asistir a una comida familiar que su madre había planeado.

No, es solo esta vez. Estaban faltos de personal y me lo pidieron, explicó.

Bueno, eso demuestra lo mal que planean las cosas. La gente así..., empezó, y Allyssa dejó de escuchar. Siempre era tan agotador intentar explicar que la gente normal hacía cosas así. Que la gente normal echaba todas las horas que podía para ahorrar para las cosas que quería.

Aquel sábado, Allyssa llegó con un modesto traje de baño bajo los pantalones cortos y la camiseta. No se atrevió a decirle a su madre que lo llevaba debajo de la ropa, ya que seguramente recibiría un sermón sobre lo indecoroso que sería ser vista en público con un traje de baño. El hecho de que la gente lo llevara en el club de campo no parecía entrar en la mente de la gente: eso era privado, eran privilegiados, y no era como si cualquiera pudiera verla en él.

Aquí tienes tu placa, le entregó Lonnie el broche.

¿Sin broche?, preguntó ella, mirándola con extrañeza.

Te rompería el bañador, le explicó el porqué del broche diferente.

Eso tiene sentido, aceptó ella mientras se lo ponía después de quitarse la camiseta.

Vas a querer rociarte esto, le indicó el aceite bronceador, que tenía un balance de SPF lo suficientemente alto como para evitar que se quemara.

Gracias, contestó mientras se rociaba un poco y luego lo frotaba por su piel blanca. Estaba deseando mejorar su bronceado. Pasaba demasiado tiempo encerrada y alejada del sol.

Estaré arriba en el soporte, Lonnie indicó el soporte del salvavidas que estaba a tres metros por encima de la piscina.

Te haré una señal si veo algo en qué realmente debas intervenir o algo. Tú solo camina alrededor y sé encantadora, ella se burló.

Allyssa se rio, como era su intención. Este era su tipo de gente. Eran tan... normales. No soportaba a los snobs del club de campo, y por mucho que le gustara jugar al tenis allí con su madre o su padre, e incluso rara vez con su hermana, no soportaba las pretensiones. A menudo se preguntaba si la habían cambiado al nacer.

A Allyssa le resultaba fácil el trabajo. Era solo cuestión de acompañar a los muchos niños que aparecían en la piscina pública y evitar que hicieran alguna

Has llegado al final de esta vista previa. ¡ para leer más!
Página 1 de 1

Reseñas

Lo que piensa la gente sobre Vetado

4.3
6 valoraciones / 0 Reseñas
¿Qué te pareció?
Calificación: 0 de 5 estrellas

Reseñas de lectores