Disfruta de millones de libros electrónicos, audiolibros, revistas y más

A solo $11.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar cuando quieras.

El Velo del Silencio

El Velo del Silencio

Leer la vista previa

El Velo del Silencio

valoraciones:
5/5 (4 valoraciones)
Longitud:
363 páginas
6 horas
Editorial:
Publicado:
23 jul 2021
ISBN:
9781667408057
Formato:
Libro

Descripción

Hace cinco años, la teniente Marsha Gagliano desapareció cuando su helicóptero se estrelló en Afganistán.  Su esposa mantenía la esperanza de su regreso, pero al no tener noticias del ejército después de todo ese tiempo, empieza a darse cuenta de que tal vez tenga que seguir adelante sin ella.

En la embajada de Kabul, una mujer vestida con burka llega a la puerta con dos niños pequeños.  La mujer, de pelo negro y ojos marrones, parece una afgana, pero su acento americano lo desmiente.  Se identifica como la teniente Marsha Gagliano, sin dejar de vigilar detrás de ella como si en cualquier momento alguien pudiera saltar y arrebatarla.

Surgen preguntas sobre su desaparición y reaparición y el ejército sospecha.  Es evidente que los niños son suyos.  ¿Se ha asociado con el enemigo?  ¿Cómo reaccionará su mujer ante estos niños?  ¿Será capaz de aceptar a unos niños que no ha concebido?  

¿Qué esconde esta mujer bajo su chador?  ¿Qué secretos se esconden tras su velo de silencio?

Editorial:
Publicado:
23 jul 2021
ISBN:
9781667408057
Formato:
Libro

Sobre el autor

K’Anne Meinel è una narratrice prolifica, autrice di best seller e vincitrice di premi. Al suo attivo ha più di un centinaio di libri pubblicati che spaziano dai racconti ai romanzi brevi e di lungo respiro. La scrittrice statunitense K’Anne è nata a Milwaukee in Wisonsin ed è cresciuta nei pressi di Oconomowoc. Diplomatasi in anticipo, ha frequentato un'università privata di Milwaukee e poi si è trasferita in California. Molti dei racconti di K’Anne sono stati elogiati per la loro autenticità, le ambientazioni dettagliate in modo esemplare e per le trame avvincenti. È stata paragonata a Danielle Steel e continua a scrivere storie affascinanti in svariati generi letterari. Per saperne di più visita il sito: www.kannemeinel.com. Continua a seguirla… non si sa mai cosa K’Anne potrebbe inventarsi!


Relacionado con El Velo del Silencio

Libros relacionados

Vista previa del libro

El Velo del Silencio - K'Anne Meinel

EL VELO DEL SILENCIO

Una novela de K'Anne Meinel

Edición electrónica

––––––––

Publicado por: Editorial Shadoe para

K'Anne Meinel en E-Book

Derechos de autor © K'Anne Meinel junio 2016

––––––––

EL VELO DEL SILENCIO

––––––––

Notas de la licencia de la edición del libro electrónico:

Este eBook tiene licencia sólo para su disfrute personal. Este eBook no puede ser revendido o regalado a otras personas.  Si quieres compartir este libro con otra persona, por favor compra una copia adicional por cada persona con la que lo compartas. Si está leyendo este libro y no lo compró, o no lo compró para su uso exclusivo, entonces debe regresar y comprar su propia copia. Gracias por respetar el trabajo del autor.

––––––––

K'Anne Meinel está disponible para comentarios en KAnneMeinel@aim.com así como en Facebook, su blog @ http://kannemeinel.wordpress.com/ or en Twitter @ kannemeinelaim.com, or en su sitio web @ www.kannemeinel.com si quieres seguirla para enterarte de las historias y lanzamientos de libros o consultar con www. ShadoePublishing.com or http://ShadoePublishing.wordpress.com/.

Se tomó una licencia poética con esta historia, ya que NO permitieron que la teniente Marsha Gagliano viera a su esposa o a su hijo hasta después de haber sido absuelta, adjudicada o totalmente exonerada de todos los cargos. He diseñado mi base militar en las afueras de Chicago siguiendo el modelo de la Base Aérea Scott (AFB), una base logística de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos (USAF) y de la Estación Aérea Naval de los Grandes Lagos (NAS), que es una estación aeronaval de entrenamiento. Muchas gracias a las mujeres y hombres que han servido allí junto con sus homólogos civiles.

CAPÍTULO I

Los guardias estaban especialmente atentos. Ese día parecía haber una cantidad desmesurada de tráfico en la carretera frente a la embajada. La carretera del aeropuerto de Kabul era una vía recta que parecía obligar a la gente a correr por ella, pasando por delante de las embajadas de Estados Unidos, Corea del Sur e incluso del cuartel general de la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF), en su camino hacia y desde el hospital Wazir Akbar Khan. Valía la pena estar alerta, ya que las embajadas estadounidenses eran con frecuencia objetivo de extremistas que buscaban hacerse un hueco en esta violenta zona del mundo. Hombres, mujeres e incluso niños eran sospechosos, ya que llevaban las túnicas de sus distintas tribus, que podían ocultar desde la compra diaria hasta una bomba. Cualquiera que se acercara sabía que debía tener su identificación preparada y las manos extendidas. Cualquier conducta sospechosa era tratada inmediatamente, no sólo por autoconservación, sino para proteger esta pequeña franja de tierra que los estadounidenses declaraban suya.

Los guardias miraban, escudriñaban y evaluaban constantemente cualquier posible amenaza, desde los carros tirados por burros hasta los coches caros que bajaban a toda velocidad por la calle como si amenazaran con atropellar a todos los peatones que se encontraran en su camino. Los peatones, en particular, eran vistos con una preocupación sospechosa, ya que no era inaudito que la gente se acercara a la embajada de Estados Unidos con una bomba atada al cuerpo.

Hoy los peatones parecían especialmente abundantes, los hajibs ocultaban la identidad de las mujeres. Nadie podía distinguir si eran jóvenes o mayores bajo el atuendo negro, completamente envolvente, que exigen los hombres de este país. Supuestamente para proteger a sus mujeres, también proporcionaba anonimato frente a las numerosas hordas de hombres extraños que habían llegado a esta parte del mundo, supuestamente para hacer la paz. Como el atuendo ocultaba tanto, podía ser intimidante para aquellos soldados que eran nuevos en esta parte de un mundo violento.

Los guardias observaron a una mujer con dos niños muy pequeños desde el otro lado de la Carretera del Aeropuerto hacia la Carretera del Gran Massoud, donde se encontraba la embajada. Estaba evaluando la embajada, al menos así les pareció a sus ojos conocedores. Miró cuidadosamente hacia arriba y hacia abajo de la calle varias veces antes de guiar a los niños con cautela a través de la concurrida calle. Un vendedor que utilizaba una vaca para tirar de su lento carro le gritó y ella inclinó la cabeza en señal de sumisión, disculpándose en silencio por haber ralentizado su avance por la concurrida calle. Tenía las manos alrededor de los hombros de los dos niños, empujándolos mientras se acercaba a la entrada. Los dos guardias se pusieron rígidos cuando se hizo evidente que se dirigía hacia ellos. Una barrera de hormigón se encontraba ligeramente detrás de ellos, impidiendo que cualquier coche se abalanzara sobre la embajada y detonara una bomba en su interior. Aun así, cuando pudo pasar por la concurrida acera, la observaron con recelo. Miró repetidamente detrás de ella... no era una buena señal.

Se acercó a los guardias y les sonrió, pero este gesto de buena voluntad quedó oculto por el chador que llevaba, un velo negro que le cubría la mitad inferior de la cara. Al comprender sus miradas cada vez más alarmadas por su presencia, se dio cuenta de su error. Quitando la mano de la espalda de la niña mayor a la que pastoreaba, extendió la suya y se llevó lentamente la mano a la cara para que no pudieran malinterpretar su gesto mientras tiraba de la tela hacia abajo para mostrar su rostro. Sonrió temblorosamente mientras se aclaraba la garganta.

Soy la teniente Marsha Gagliano. Llevo años cautiva. Soy ciudadana estadounidense y pido refugio en la embajada, declaró, casi con miedo a hablar. Miró a su alrededor una vez más, y su mano volvió a posarse en el hombro del pequeño niño que tenía a su lado.

¿Señora?, le preguntó el guardia, incrédulo. Esta mujer no parecía en absoluto una americana con el burka de cuerpo entero que llevaba; sin embargo, su acento era decididamente americano, nada que ver con el de los nativos que aprendieron inglés por necesidad.

Por favor, suplicó. "Estoy segura de que me están siguiendo. Me llevarán de vuelta. Me quitarán a mis hijos.

hijos. Esta vez me matarán ..."

¿Tienes alguna identificación?, comenzó él, pero ella le interrumpió.

Claro que no la tengo, afirmó enfadada, mirando a los rostros que pasaban por allí, algunos curiosos, otros ocupándose de sus propios asuntos. ¿No estabas escuchando? Me han mantenido cautiva. Soy la teniente Marsha Gagliano, repitió, mirando despectivamente la insignia en la parte superior del brazo del soldado, tratando de intimidarlo para que la creyera. Soy teniente del Ejército de los Estados Unidos y exijo que me lleven dentro.

Señora, no podemos dejar..., comenzó él, sin saber qué hacer.

Venga por aquí, le ofreció el otro guardia, creyéndole. Si todo lo demás fallaba, la echarían si su historia resultaba falsa. Le hizo un gesto con el brazo extendido, indicándole el camino hacia las puertas, que otro guardia comenzó a abrir mientras la escoltaba. Una vez superadas las puertas y en suelo americano, respiró aliviada. La tensión de sus hombros se disipó de inmediato mientras avanzaba arrastrando los pies, sin dejar de empujar a los dos niños pequeños.

El mayor de los dos se volvió hacia ella y, con voz suplicante, le preguntó: ¿Moray?.

Ya está bien, dijo ella consoladora, el miedo que escuchó en la voz de su hijo la golpeó en el pecho. Ella los guió detrás del guardia que la escoltaba hacia el interior del edificio.

¿Qué es esto, soldado?, los detuvo una voz una vez dentro. Marsha se sintió aliviada de estar fuera de la vista de la calle y detrás de una puerta. Otro manto de miedo comenzó a desprenderse de sus hombros. Se apartó el chador de la cara y se quitó la capucha del burka, dejando al descubierto otro pañuelo atado a la cabeza: un pañuelo gris más rico, elaborado y colorido. También se lo quitó, dejando al descubierto el pelo negro recogido y alejado de la cara. Soy la teniente Marsha Gagliano, repitió como si fuera una letanía, como si lo hubiera dicho tantas veces que hubiera memorizado las inflexiones y los tonos una y otra vez. ¡He estado cautiva durante años y exijo asilo!

La mujer parecía alarmada. Sin embargo, creyó a la extraña mujer y la hizo pasar al despacho que tenía detrás. Miró con curiosidad a los niños. Ellos también llevaban una versión más pequeña del chador, pero de color azul.

Podéis quitároslo, dijo la mujer en inglés a los niños. Estos la miraron, alarmados, cuando empezó a tirar del traje que lo envolvía todo. Al quitarles las prendas, apareció un niño vestido con una prenda azul que cubría unos pantalones rojos. Llevaba sandalias en los pies y su pelo estaba cubierto por un pañuelo rojo que hacía juego con los pantalones. Tenía el aspecto de un niño afgano tradicional, muy querido y de imagen perfecta, con ojos marrones oscuros y un rostro angelical.

El mayor de los niños era una niña. Llevaba un vestido rojo hasta las rodillas, del mismo color que los pantalones y el pañuelo de su hermano. Los pantalones también hacían juego con el vestido. Llevaba un tocado que le cubría el pelo, también del mismo color. Era como si se hubiera estirado un trozo de tela para hacer coincidir estos trajes tradicionales en ambos niños. Bajó la mirada a sus pies, ocultando tímidamente sus ojos de la extraña mujer de aspecto oficioso que las miraba con curiosidad.

Usted dijo que era teniente..., preguntó la mujer para comenzar la entrevista mientras se sentaba detrás de su escritorio. Indicó las sillas frente a ella y la mujer sentó al mayor, la niña, en la segunda silla antes de acomodarse con el menor en su regazo.

Soy la teniente Marsha Gagliano, repitió por tercera vez ese día. Estaba en un helicóptero que cayó en las montañas. Nos capturaron. No sé cuánto tiempo he estado retenida, dijo, las palabras salían a toda prisa como si temiera no ser escuchada de otro modo. Quiero ir a casa, suplicó.

Lo entiendo. ¿Alguien te está buscando...?, indicó a los niños, por ellos. Sí, su padre, asintió ella complacida. Si nos encuentra, me matará.

Ella asintió, comprendiendo la cultura. Un hijo era especialmente valioso para un padre en esta tierra. "¿Son

tuyos?", verificó.

Sí, y éste también, indicó su vientre, oculto bajo la túnica que llevaba.

La mujer parecía alarmada al descubrir que llevaba un tercer hijo, pero era comprensible, la túnica lo ocultaba todo.

Se presentó: Soy Leslie Murrough. Soy especialista del Servicio Exterior, se puso rápidamente oficiosa al comenzar a interrogar a la mujer.

Extrañamente, a la teniente le costó responder a algunas de las preguntas más allá de su identidad, casi como si no estuviera acostumbrada a hablar... especialmente en inglés.

Al cabo de un rato, la mujer descolgó el teléfono y habló rápidamente por él. Una vez que colgó, se dirigió a

la mujer de nuevo: Alguien estará con nosotros en breve.

Marsha comprendió. La acusarían, si no la acusarían, de connivencia con el enemigo.  Le preguntarían por qué no había aprovechado la oportunidad de escapar y evadirse, sobre todo porque era evidente que llevaba tiempo con ellos. Tres niños eran el resultado de ese supuesto cautiverio.  No querrían creerla. Supondrían que estaba mintiendo para salvar su pellejo, que sólo quería volver a casa sin consecuencias. Ella lo entendía. Le molestaba la suposición, pero quería volver a casa. Quería coger a sus hijos e irse a casa ahora... ¿pero la dejarían?

Un hombre entró en la oficina, mirando con curiosidad a Marsha y a la mujer del otro lado del escritorio. Los hijos de Marsha

empezaron a inquietarse. Hizo las mismas preguntas que la mujer. Tardó mucho tiempo

Por favor, responderé a sus preguntas, pero ha sido un largo viaje y los niños están cansados. Yo estoy cansada. Ella puso la mano en su vientre de embarazada, Necesitamos descansar, comer si es posible.

Mis disculpas. Por supuesto que sí, dijo el hombre con diplomacia. Tenían que ser cautelosos.  Si realmente era la teniente Gagliano y se había casado con un ciudadano afgano, esto podría ser realmente complicado. Asintió a la mujer que le había escuchado haciendo las mismas preguntas para ver si la mujer se desviaba de su historia. Hasta ahora no lo había hecho. La mujer, Leslie, hizo otra llamada telefónica y en poco tiempo una mujer más joven llamó a la puerta del despacho.

Ah, Linda, ¿podrías acompañar a nuestra invitada a una habitación para que ella y sus hijos puedan asearse y descansar? Que les traigan la cena, dijo cuidadosamente, en clave. Básicamente, estaba diciendo que permitían que Marsha se quedara, pero sólo si verificaban su identidad, y estaría bajo supervisión.

Sí, Sra. Murrough. Por supuesto, Sra. Murrough, respondió respetuosamente.

Gracias, respondió Marsha sinceramente mientras reunía a sus hijos. Les puso las túnicas envolventes sobre el brazo y los sacó de la habitación. Sabía que las dos personas que quedaban atrás hablarían de ella y de su historia, de lo que habían sacado de ella. No podía decirles mucho, ya que los niños habían estado escuchando. Mientras Bahir había escuchado y no había entendido realmente, a Amir no le había importado en absoluto.  De hecho, había caído en un ligero sueño en sus brazos. Estaba cansada, muy cansada. Los había cargado tantas veces en su viaje de huida. El miedo era un gran motivador para mantener su adrenalina, pero ahora había desaparecido y estaba agotada.

Aquí tenéis, les dijo Linda alegremente mientras les mostraba un dormitorio. "Espero que no os importe

compartir, pero pensé que los niños querrían estar con ustedes".

No, no me importa y tienes razón. Estarían asustados en este lugar extraño sin mí, le dijo Marsha agradecida. Gracias.

Les traeré la cena dentro de un rato, prometió Linda mientras se mostraba fuera de la habitación.

Gracias, repitió Marsha amablemente. Una vez cerrada la puerta, se hundió aliviada. Estaba aquí.  Era libre. Libre de Zabi, libre.... No podía creerlo.  Se preguntó cuánto tiempo había estado fuera. Se frotó la barriga de forma protectora y el bebé pareció entender su necesidad de estar tranquilo. Ahora le preocupaba que tal vez hubiera hecho algo que dañara al feto que crecía en su interior. Zabi se enfadaría, sobre todo si también era un hijo. Entonces se dio cuenta de que no tenía que preocuparse por Zabi y su ira... nunca más.

¿Moray? Bahir preguntó con ansiedad. Ella no había entendido a dónde iban y los alrededores

parecía tan extraño. Le daba miedo esa gente.

No pasa nada, mi flor, le dijo Marsha de forma consoladora, hablando su lengua materna. Había tardado más de un año en entender todo lo que hablaban Zabi y los suyos. Mucho había sido gestos con las manos y exigencias airadas, pero ahora lo dejaba de lado. Estaba en suelo americano y era libre. Se arrodilló ante su hija, sonriendo ante el vestido nativo que llevaba... el mejor, no había habido tiempo para cambiarse. Las túnicas de cobertura estaban llenas de polvo de sus viajes. La ropa que llevaban era la típica de los niños afganos; su hija y su hijo eran el orgullo de Zabi. Estaban preciosos con sus mejores galas. Marsha estaba orgullosa de sus hijos y aliviada de haberlos sacado a ambos. Estaba incrédula de haberlo conseguido, finalmente. ¿Por qué no nos bañamos? Esa amable señora nos va a traer la comida y luego podemos dormir, indicó la enorme, para los estándares de sus hijos, cama de matrimonio en el centro de la habitación. Los muebles eran escasos, pero para los niños la habitación era lujosa y extraña.

¿Bañarse? preguntó Bahir, un poco más entusiasmado. Le encantaba bañarse. Los arroyos de la montaña eran el patio de recreo favorito de los niños. Todavía era lo suficientemente joven como para haberse librado de jugar en ellos.  Dentro de unos años no se lo habrían permitido.

¿Dib? dijo Amir, entendiendo la palabra.

Marsha sonrió. Los niños eran muy jóvenes. Había intentado enseñarles todo el inglés que Zabi le había permitido. Se enorgullecía de su herencia persa y su carácter era tan voluble que Marsha había aprendido a no imponer su propia cultura a sus hijos. Sus palizas sólo habían cesado cuando ella estaba embarazada. No quería perder a sus hijos por su temperamento. Se sintió decepcionado cuando nació Bahir, pero dejó que Marsha se curara lo suficiente antes de volver a pegarle, violándola hasta que volvió a quedarse embarazada. Se estremeció al recordar el hijo que había perdido por el temperamento de Zabi. Miró a los dos supervivientes que tenía delante.

Sí, vamos a bañarnos, dijo, utilizando la palabra tayika dib que ambas entendían. Les explicó el uso del retrete, fascinando a los niños con este fenómeno interior. Pronto les hizo desnudarse y meterse en una bañera, otra novedad para los dos niños. La tribu de Zabi había sido muy remota. Supuso que eso era deliberado, para evitar ser descubiertos. No tenían lujos y vivían más o menos como lo habían hecho las generaciones de su pueblo durante miles de años, nómadas hasta cierto punto, pero con muy poco que mostrar de su estilo de vida. No necesitaban comodidades ni lujos modernos.

Los vistió de nuevo con sus trajes después de haberles sacudido todo el polvo posible, y llegó justo a tiempo para oír que llamaban a la puerta. Dejó entrar a Linda de nuevo. Venía con una bandeja con alimentos que Marsha sólo había soñado. Oh, gracias, dijo de forma muy sincera. Los olores que emanaban de la bandeja hicieron que se le hiciera la boca agua.

Lo pondré aquí, indicó Linda al pequeño sofá de la habitación con una mesa de centro delante. ¿Sabes cuándo querrán interrogarme de nuevo? preguntó Marsha.

No, ya te lo harán saber, dijo Linda, con la mirada puesta en la mujer que se había quitado el burka, revelando un traje más rico y envolvente de color gris con dibujos negros en el material. Parecía rica y no se parecía en absoluto a la prisionera que decía haber sido. Marsha se dio cuenta de que miraba su atuendo.

Estábamos celebrando cuando se presentó la oportunidad de escapar. Esta era nuestra mejor ropa, explicó, señalando su propio atuendo y luego el de los niños. Los niños parecían frescos y limpios después de sus baños. Miraban atentamente la extraña pero deliciosa comida que había en la bandeja.

No tienes que darme explicaciones, le aseguró Linda, aunque se lo había preguntado. Sonrió

alegremente: Si necesitas algo, sólo tienes que coger el teléfono y marcar el cero.

Gracias, dijo Marsha con calidez, sintiéndose tan cansada. Ella también quería un baño... un baño de verdad después de todo este tiempo.

La comida, sin embargo, no sólo olía bien, sino que era una necesidad después de días sin ella.

Linda los dejó y Marsha se sentó cansada en el sofá. Llenó dos platos para sus hijos, observando cómo usaban los dedos para comer. Sonrió. Ya aprenderían. Ella misma cogió un tenedor y se puso a comer. La comida estaba tan deliciosa como olía. Tal vez fuera el hambre que todos experimentaban o tal vez fuera realmente la comida. Marsha tuvo cuidado de no dejar que ninguno de ellos comiera demasiado. Los días sin comer, aunque eran comunes en su lugar de origen, significaban que sus estómagos se habían encogido. No quería que ninguno de los niños comiera y enfermara. Así que, a pesar de sus protestas de que querían más, les cortó en un momento dado.

No, es hora de dormir, les aseguró. Los dos estaban caídos por el cansancio. Ella también estaba lista para dormir. La comida los había cansado aún más. Sin embargo, quería ese baño antes de meterse entre las sábanas.

Los desnudó hasta la ropa interior y los llevó a la cama, contándoles una historia que inventó sobre la marcha, hasta que ambos se durmieron. Luego se desnudó y se bañó, lavando su ropa interior en la bañera con ella, y luego la colgó para que se secara. La miró pensativa, preguntándose, no por primera vez, qué llevaban otras mujeres afganas. También se preguntó, y no por primera vez, dónde había conseguido Zabi un sujetador americano. La chemise que llevaban muchas mujeres, pero el resto de la ropa interior era sexy, seductora y sorprendentemente cómoda. Sabía que a Zabi le había gustado verla con esa fina ropa, la mejor que poseía. Mostraba su estatus. Demostró que podía mantenerla mejor que cualquier otro hombre de la tribu y que había merecido tomarla como esposa. A su primera esposa, mucho mayor que ellos, no le había gustado, sobre todo cuando Marsha había demostrado ser fértil. Ella había instigado la paliza que hizo que Marsha perdiera un hijo. Zabi había jurado no volver a tocarla cuando estuviera embarazada y ella agradecía al menos esa consideración. Ella había detestado su contacto desde el principio.

Mientras se tumbaba en la bañera, con el pelo más largo de lo que recordaba, se deleitó con la sensación del agua caliente. El calor del agua le caló hasta los huesos y la relajó. Estuvo a punto de dormirse, pero se levantó de un tirón. Se lavó rápidamente el pelo con la botellita de champú de olor dulce que le habían proporcionado, como en un hotel. Era maravilloso después de años de usar sólo lo que conseguían hacer. Los jabones de tacto áspero que creaban estaban muy lejos de estos lujos manufacturados. A Marsha le encantaba la sensación del jabón en el pelo. Encontró un cepillo en el tocador y, tras exprimir el exceso de agua, se cepilló los largos rizos. Recordó lo orgulloso que había estado Zabi de su pelo cuando crecía. Él había odiado la longitud corta que ella había llevado anteriormente como una necesidad de estar en el ejército. No es que todas las mujeres se sintieran así, pero a Marsha le había gustado la facilidad de cuidar el pelo corto en aquella época. Se miró en el espejo. Su aspecto era muy diferente al de la mujer que había subido a aquel helicóptero, por mucho tiempo que hubiera pasado.  La vida dura la había envejecido.  La maternidad la había envejecido.  Zabi y sus golpes la habían envejecido.  Al principio se había resistido, pero la cantidad de golpes la había agotado. Al no querer ser violada en grupo, había sucumbido ante Zabi. Sentía que había domesticado a la teniente americana, pero también respetaba a esta mujer guerrera a su manera. Traducido a grandes rasgos, teniente era lomri baridman. Había olvidado el significado, pero estaba orgulloso de haberla conquistado. Al menos, Marsha le hizo creer que lo había hecho... para evitar la violación en grupo y para evitar las palizas en la medida de lo posible.

Se miró el vello de las axilas, preguntándose si habría una navaja, pero sin molestarse en buscarla.  El vello de las piernas había alcanzado cierta longitud y había dejado de crecer. Volvió a preguntarse cuánto tiempo hacía que no se afeitaba esos excesos. Cerró los ojos por un momento, deleitándose con el hecho de que

que no tenía que rendir cuentas a nadie por el momento.

Se secó una vez más con la toalla. Estuvo tentada de usar el secador de pelo, pero sabía que aterrorizaría a sus hijos. Incluso un coche, el jeep que había conseguido robar, les había aterrorizado hasta que se acostumbraron a él. Le habían proporcionado un albornoz como el de un hotel y pasó los brazos por las mangas, sintiéndose normal por primera vez. Colgó la toalla y echó un vistazo al cuarto de baño, un lujo que no había visto en mucho tiempo, y apagó la luz.

De repente, curiosa, se dirigió a la puerta de la habitación y la abrió. No estaba cerrada con llave. De hecho, vio que no había cerradura en el interior. Al asomarse al vestíbulo, vio que un marine armado del cuerpo de seguridad de la embajada se ponía en guardia al verla. Ella asintió con rigidez y se retiró a la habitación. Por supuesto que la tendrían vigilada. No era diferente de cuando estaba en el pueblo. La vigilaban, todo el tiempo la vigilaban. Ahora, era por su propia gente. Sólo que ahora, en lugar de ser esa mujer americana que algunos despreciaban, era esa desertora americana, al menos sospechaba que eso era lo que probablemente pensaban de ella. No los culpaba. Ella tampoco se creería su historia.

Al acercarse a la cama, vio que los niños estaban profundamente dormidos.  El agotamiento había influido en ello. Llevaban días de miedo, de hambre y de temor, y la combinación los había cansado un poco. Sonrió. Eso era un eufemismo. Había estado aterrorizada de que Zabi o sus hombres la encontraran, de que descubrieran dónde había ido. Había girado deliberadamente hacia el este para despistarles una vez que abandonara sus caminos de montaña. La carretera asfaltada había ocultado bien sus huellas cuando dio la vuelta y se dirigió al oeste, hacia la civilización. La autopista había sido como un río de lava para ella y aceleró todo lo que el vehículo le permitía. Sólo dejó el jeep al llegar a Kabul. Se había quedado sin gasolina y tenía demasiado miedo de comprar más. Con la cabeza cubierta, los ojos bajos y cargando a los niños cuando no podían o no querían caminar, se dirigió por la carretera del aeropuerto hasta la carretera de Great Massoud, donde sabía que se encontraba la embajada estadounidense. Estaba agradecida por poder dormir en una cama, una cama de verdad, con sus hijos. Elevó una pequeña oración.  A Alá, a Yahvé, a Dios... a quienquiera que estuviera escuchando.  Todo lo que dijo fue Gracias, pero eso fue todo lo que necesitó mientras inclinaba la cabeza y se metía en la cama con sus hijos. Su bata se sentía cálida bajo las suaves sábanas, pero no iba a dormir desnuda con sus hijos. Tardó apenas unos minutos en caer en un sueño sin sueños.

CAPÍTULO II

Marsha se despertó con el sonido de las risas de sus hijos, algo habitual. Esperaba que no fueran demasiado fuertes o Zabi lo haría... Fue en ese momento cuando se dio cuenta de que no estaba en la cueva que Zabi y su gente llamaban hogar. Ni siquiera estaba en la tienda de color tierra que utilizaban durante los meses de verano cuando viajaban de forma nómada. No estaba en el suelo, en el compacto colchón que constituía su cama, sino en la embajada americana de Kabul. Lo había conseguido. Su sueño de todos esos años se había cumplido. Había escapado.

Marsha levantó la vista para ver el origen de las risas de los niños. Linda estaba en la habitación con ellos y les mostraba libros para colorear, demostrando cómo colorear con los rotuladores mágicos que había traído. Los colores brillantes hacían las delicias de los dos niños provincianos.  Ella sonrió ante su asombro.  Ninguno de sus hijos había visto nunca un libro para colorear, y mucho menos un rotulador mágico. Tenían mucho que ver y aprender.

Buenos días, llamó Linda alegremente al notar el escrutinio de Marsha.

Buenos días, repitió Marsha con una voz áspera por el sueño, y lo dijo en serio. Era extraño.  Por fin podía decirlo, en inglés, y decirlo en serio. Las mujeres del pueblo lo habían dicho a menudo, pero Marsha nunca lo había sentido como algo real. Se estremeció al recordarlo. Ya no volvería a escuchar el despectivo Mahsa con el que la llamaban. Sabía que significaba como la luna, pero lo decían con tanta vehemencia que sabía que se lo escupían como un insulto. En lugar de intentar utilizar su verdadero nombre, Marsha, Zabi le había puesto el nombre afgano de Mahsa. Supuso que lo decía con buena intención, a

Has llegado al final de esta vista previa. ¡ para leer más!
Página 1 de 1

Reseñas

Lo que piensa la gente sobre El Velo del Silencio

4.8
4 valoraciones / 0 Reseñas
¿Qué te pareció?
Calificación: 0 de 5 estrellas

Reseñas de lectores