Disfruta de millones de libros electrónicos, audiolibros, revistas y más

A solo $11.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar cuando quieras.

Dama amorosa Dervish

Dama amorosa Dervish

Leer la vista previa

Dama amorosa Dervish

valoraciones:
5/5 (1 clasificación)
Longitud:
138 páginas
1 hora
Publicado:
2 jun 2021
ISBN:
9781667402840
Formato:
Libro

Descripción

Después de casi cinco años de tormento a manos de los peores chismes de la sociedad, Lady Phoebe Anson finalmente está escapando, siguiendo su sueño de escribir textos de botánica, incluso si debe fingir ser un hombre para hacerlo. Cuando su antiguo amigo, Lord Malcolm Gray, se encuentra con ella en la Feria Frost de 1814 y descubre su plan, Phoebe se niega a dejar que arruine su vida, de nuevo.

Pero Malcolm no es el joven tonto que alguna vez fue, aunque sabe que tiene mucho que expiar en lo que respecta a Phoebe. Y no tiene intención de dejar escapar esta vez a su "derviche giratorio" ...

Publicado:
2 jun 2021
ISBN:
9781667402840
Formato:
Libro

Sobre el autor


Relacionado con Dama amorosa Dervish

Libros relacionados

Vista previa del libro

Dama amorosa Dervish - Heather Snow

Dama amorosa Dervish

Heather Snow

Esta es una obra de ficción. Los nombres, personajes, lugares e incidentes son producto de la imaginación del autor o se utilizan de forma ficticia. Cualquier parecido con eventos, lugares o personas reales, vivas o muertas, es pura coincidencia.

Loving Lady Dervish © 2016 por Heather Snow

Diseño de portada © 2016 por The Midnight Muse

Edición impresa

Reservados todos los derechos

Dedicatoria

Este libro está dedicado a mi querida y querida amiga, Erin Knightley, sin quien esta historia no existiría. Gracias por saber cuándo era el momento adecuado para una suave patada en el trasero ...

Capítulo uno

Londres, 3 de febrero de 1814

"E

sto es una locura —murmuró Phoebe mientras salía a la superficie helada del Támesis. Y lo fue, por muchas razones. Apenas podía permitirse el lujo de tomarse un tiempo para sus ilustraciones en este momento. Solo faltaban seis días para el simposio de Lord Pickford. Cada pétalo, pistilo, antera y filamento tenía que estar correctamente dibujado, coloreado y etiquetado. Cada pincelada tenía que ser perfecta. Su futuro estaba en juego.

E incluso si no tenía nada más apremiante, ¿era realmente sensato tentar a la naturaleza de esta manera? Cientos de londinenses estaban retozando en lo que había sido, hasta hace pocos días, un lodo helado traicionero. No estaba segura de querer prestar su masa a un esfuerzo tan tonto. Con su suerte, sería la proverbial gota que colmó el vaso, enviándolos a todos a una muerte gélida y acuosa.

Maldice al Sr. Jones por obligarla a huir de Mayfair en busca de esta trampa mortal ártica.

Aun así, incluso ella tuvo que admitir que no fue su escape improvisado a la Feria de Escarcha lo que puso en duda su cordura.

No. Una vez que estallara su pequeño escándalo, le costaría encontrar a una persona en toda la cristiandad que no la creyera loca.

Incluso podría tener que estar de acuerdo con ellos.

Phoebe se apretó el manto sobre los hombros y se unió a la multitud que se dirigía ansiosamente hacia la ciudad carnavalesca que había surgido de la noche a la mañana sobre el hielo.

Quizás podría encontrar a Juliette y su prima entre la multitud y unirse a ellos todavía. La hija de Lord Pickford, Georgiana, había utilizado la novedad de la Feria Frost para sacar a Juliette de su escondite autoimpuesto tras el escándalo de quedarse en el altar la temporada pasada, y también la invitaron.

Aunque había rechazado su invitación, había sido un salvavidas cuando llegó a casa para encontrar el carruaje del señor Jones en las caballerizas. Había enviado a la doncella de su dama adentro con su valioso portafolio y una nota garabateada apresuradamente a su padre en la que decía que había asistido a la fiesta de Lady Juliette.

Entonces ella se había escapado.

Y ahora, aquí estaba ella, a la deriva en un mar helado de banderas coloridas, carpas y puestos con gente de todas las clases, mezclándose, jugando y, en general, divirtiéndose.

Whoa, whoa, whoooaaaa-

Phoebe se dio la vuelta y vio a un hombre que agitaba los brazos como las paletas de un molino de viento mientras sus pies luchaban por agarrarse al hielo. Bajó rápidamente, aterrizando sobre su trasero con un golpe que sonaba bastante doloroso. La taza de metal que había estado sosteniendo se deslizó por la superficie resbaladiza con una serie de tintineos antes de que su bota la detuviera.

Oh... Phoebe hizo una mueca de simpatía, pero el hombre rodó sobre su espalda, riendo a carcajadas y... ¿hipo? Ella miró la taza a sus pies. El agudo aguijón de los espíritus surgió del líquido transparente que se filtraba sobre el hielo.

Phoebe arrugó la nariz. Algunos están más felices que otros, dijo a nadie en particular, recogiendo la taza y devolviéndola a su dueño ebrio. El caballero de nariz roja dio las gracias con hipo antes de lanzar una mirada de admiración hacia arriba y hacia abajo de su persona.

Suspiró. Quizás venir sola a la Feria Frost no había sido la elección más prudente, pero eso era hielo debajo del puente. Tendría que estar ocupada durante una hora, o mejor aún, dos, para que su padre tuviera tiempo de terminar sus asuntos con el señor Jones. El rico comerciante tendía a demorarse con la esperanza de planchar su traje.

El repentino estremecimiento de Phoebe tuvo muy poco que ver con el frío. Como la Sra. Jones, estaría en exhibición: una esposa noble utilizada por su marido comerciante para ganarse favores. Había dejado muy claro que ella no tendría tiempo para jugar en la tierra, como él llamaba a su interés por la botánica. Su esposa sería la dama en cada centímetro.

Ella se estremeció de nuevo. No llegaría a eso. Si todo iba bien, la semana que viene tendría un empleo remunerado como ilustradora y para Semana Santa se habría ido de Londres hace mucho tiempo en una búsqueda para documentar las raras flores silvestres de Inglaterra con el renombrado botánico J. P. Updike.

Phoebe se cubrió la frente con la capucha mientras se adentraba más en la multitud. Si su padre se enterara de que había venido aquí sin un acompañante adecuado, tendría que pagar el diablo. Pero después de solo unos momentos, comenzó a relajarse. Nadie le prestó la menor atención. Todos parecían atrapados en el colorido espectáculo que se arremolinaba a su alrededor.

Señoras elegantemente vestidas revoloteaban por las cabinas en grupos de tres o cuatro mientras caballeros bien formados jugaban juegos de azar en salas de juego improvisadas. El aire fresco olía a manzanas horneadas con canela que las vendedoras ambulantes vendían en cestas sobre sus cabezas, ya la carne asada que los vendedores ambulantes ofrecían a cualquiera que pasara con una moneda de sobra. Una alegre melodía de violín llegó a sus oídos mientras hombres, mujeres y niños bailaban alegremente sobre las cubiertas de las barcazas bloqueadas por el hielo.

Phoebe se maravilló de toda la vida que se estaba viviendo, justo ante sus propios ojos.

¿Así será ser libre?

Su estómago se revolvió nerviosamente, amenazando con deshacer todo su miedo y excitación fuertemente heridos. Después de la muerte de su madre, había pasado los meses de duelo planeando cuidadosamente su escape. Había investigado cómo sobreviviría, había acumulado el dinero de su alfiler como el más tacaño de los avaros, y casi había convencido al Sr. Updike, por correspondencia, de que la contratara como ilustradora para su próxima expedición.

Porque le había prometido a mamá que viviría la vida que quería vivir.

Phoebe respiró hondo y soltó una exhalación lenta de vapor blanco que se enroscó en el aire helado. Bueno, su tiempo de duelo había terminado. Ya era hora de empezar a cumplir esa promesa. A partir de ese momento decidió que no seguiría las reglas de nadie más que las suyas.

Entonces, cuando finalmente se encontró con Juliette y Georgiana, Phoebe simplemente les guiñó un ojo a sus amigas y las dejó pasar. En cambio, se unió a la cola para recibir un recuerdo personalizado de uno de los industriosos impresores que había arrastrado sus máquinas al hielo. Solo.

¿Su nombre, señorita? Preguntó la impresora apresurada mientras ganaba el primer lugar de la fila. Ella le dio la ortografía correcta mientras lo observaba colocar las letras de hierro fundido en el bloque. El hombre delgado gruñó mientras bajaba la enorme prensa manual y la mantenía presionada por unos momentos. Levantó la prensa y le dio la sábana, mirando más allá de ella al hombre que estaba detrás. Próximo.

Phoebe murmuró su agradecimiento mientras se alejaba. Cuando se apartó de la multitud, sostuvo el papel frente a ella, maravillándose de la curva impresa de una P, la punta afilada de una A, presionada en la hoja con tinta para siempre.

P. A. Ellison

Pasó el dedo por la sangría, disfrutando del irregular relieve de las letras.

Su nuevo nombre impreso por primera vez.

Con suerte, la primera vez de muchas, ya que planeaba pasar rápidamente de ilustrar los libros de otros a ser autora de sus propios tomos de botánica, incluso si tuviera que ocultar su verdadera identidad usando un nombre falso. La mayoría de las escritoras lo hicieron. Ella conocería la P.A. representaba a Phoebe Anson, al menos.

Ella no pudo resistirse. Se llevó el papel a los labios y besó las palabras. Mientras doblaba el papel y lo guardaba en su bolsillo, una sonrisa brotó del interior y estalló en su rostro.

Pronto. Muy pronto.

Esa realidad la llenó de alegría tan plenamente que simplemente no pudo contenerla ni un segundo más. Inclinó la cara hacia el sol e hizo algo que no había hecho desde que era una joven señorita, mucho antes de que las realidades de la vida entre la alta sociedad y la muerte de su madre hicieran todo lo posible por sofocar su espíritu.

Cerró los ojos, extendió los brazos y giró.

Malcolm Gray, vizconde de Coverdale, había estado admirando la impresionante silueta que la gran cúpula de St. Paul's dibujaba contra el cielo de la tarde cuando otra vista captó su atención. Una joven extendió un trozo de papel frente a ella, se lo llevó a los labios para darle un beso y luego sonrió con una alegría tan beatífica que no pudo evitar quedar atrapado en él, levantando los labios por su propia voluntad.

Sintió esa alegría a varios pasos de distancia, casi como una energía que viajó a través del paisaje helado para calentarlo. La mujer pareció

Has llegado al final de esta vista previa. ¡Regístrate para leer más!
Página 1 de 1

Reseñas

Lo que piensa la gente sobre Dama amorosa Dervish

5.0
1 valoraciones / 0 Reseñas
¿Qué te pareció?
Calificación: 0 de 5 estrellas

Reseñas de lectores