Disfruta de este título ahora mismo, y de millones más, con una prueba gratuita

A solo $9.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar cuando quieras.

Nunca Desafíen A Una Leona

Nunca Desafíen A Una Leona

Leer la vista previa

Nunca Desafíen A Una Leona

Longitud:
120 páginas
1 hora
Editorial:
Publicado:
May 8, 2021
ISBN:
9788835423706
Formato:
Libro

Descripción

Lady Wilhelmina Neverhartt se encuentra en una situación desesperada, y sólo hay una solución: un matrimonio de conveniencia con un viejo duque. Cuando éste muere, y su heredero toma posesión, la situación da un giro, que puede ser bueno o malo según la reacción de ambos.

¿Qué hace una dama cuando la muerte de sus padres deja a su familia en la indigencia? Para Lady Wilhelmina Neverhartt eso significa casarse con un hombre mucho mayor. Un hombre que también se compromete a mantener a sus cuatro hermanos menores. Desgraciadamente, su nuevo marido muere en la noche de bodas y deja su destino a cargo de su heredero, Zachary Ward, el nuevo duque de Graystone. Zachary encuentra a Lady Wilhelmina irritante y encantadora al mismo tiempo. Al principio cree que ella se casó con su tío por su dinero y su título, pero eso no detiene su creciente deseo por ella. La desea, pero no puede confiar en ella, y en el camino sus creencias originales ya no importan. Cambia de táctica y utiliza su conflicto de intereses para ganarse el corazón de la dama. Sólo un compromiso unirá a estos dos, pero sus diferencias podrían ser demasiado imposibles de superar.

PUBLISHER: TEKTIME
Editorial:
Publicado:
May 8, 2021
ISBN:
9788835423706
Formato:
Libro

Sobre el autor


Relacionado con Nunca Desafíen A Una Leona

Libros relacionados

Vista previa del libro

Nunca Desafíen A Una Leona - Dawn Brower

semanas.

Capítulo 1

—M amá, —dijo. La palabra apenas se oyó al salir de sus labios. Billie tragó y lo intentó de nuevo, más fuerte esta vez. Mamá, estoy aquí para ti.

Los párpados de la condesa se abrieron y se volvió hacia Billie. Los ojos de su madre estaban vidriosos, casi desenfocados mientras la miraba fijamente. ¿Billie?

—Sí, mamá, —dijo ella. ¿Debía tocarla? ¿Poner su mano en la de ella? Billie no tenía ni idea de cómo actuar ante esa frágil criatura que era su madre. No tenía experiencia con la muerte o la enfermedad. Billie tenía miedo de dar un paso en falso o de empeorar algo, si es que podía ser peor. Qué... Billie respiró profundamente. Dime qué necesitas.

—Acércate un poco más.

Billie dio otro paso tentativo. No había mucha distancia entre ella y la condesa. Tal vez si se separaba de alguna manera de la visión que tenía ante ella podría soportarla. Al menos durante un rato... No había más sirvientes para ayudar. Todos se habían ido en cuanto se dieron cuenta de lo enfermos que estaban el conde y la condesa. Ninguno de ellos quería arriesgarse a enfermar, y bueno, no tenían fondos para pagarles. Esa tarea había recaído en Billie, y había agotado cada gramo de energía que podía reunir.

Estaba dispuesta a rendirse, pero ya había perdido a uno de sus padres y esperaba que hubiera una oportunidad de salvar a su madre. Por algún milagro, ni ella ni sus hermanos habían enfermado, pero eso no significaba que no lo hicieran. Todavía podían, y ella rezaba para que el destino no les pasara factura.

Su madre movió la mano hacia Billie. Siento que hayamos sido una carga para ti. Billie había decidido no mencionar la muerte de su padre. Eso podría ser demasiado para su madre. Ella ya estaba luchando todo lo que podía. No necesitaba saber que el conde había perdido la batalla. Me temo que será más difícil a medida que pasen los días. Respiró con fuerza. No quiero morir. Su voz tembló un poco al hablar.

Las lágrimas amenazaron con caer, pero Billie las contuvo. Podría llorar más tarde en la intimidad de su habitación.

—Pero la muerte está aquí para reclamarme. Lo siento mucho, mucho, —dijo. No puedo decirlo lo suficiente, y nada de lo que diga mejorará esto. Tu padre fue un insensato, y yo lo fui aún más al seguirle a ese país abandonado. Ahora ambos estamos pagando ese precio.

A Billie le costaba más luchar contra las lágrimas. Está bien, mamá.

—De eso nada, —dijo ella. Pero eres un encanto por decirlo. Ojalá pudiéramos haberte dejado algo, cualquier cosa, para ayudarte en los momentos difíciles que se avecinan. No hace falta que me digas que tu padre ya no está en este mundo. Lo sentí pasar, y pronto me reuniré con él.

—Lo siento, —susurró ella. Nunca hubiera esperado que su madre le confesara algo así. Billie ni siquiera sabía que era posible... No quería agobiarte con la verdad.

Sus labios se levantaron en una sonrisa menguante. Apenas podía mantenerlos inclinados hacia arriba, y le dolía ser testigo de esa falta de fuerza. Eres una chica resiliente y valiente. Vas a tener que ser más dura de lo que nunca has sido y luchar por ti, y por tu hermano y hermanas. Van a necesitarte. Ojalá hubiera sido diferente. Ve a ver al Duque de Graystone: es el padrino de tu padre y te ayudará.

Poco después de esas palabras, su madre dio su último suspiro. Una lágrima solitaria rodó por la mejilla de Billie. Tenía el presentimiento de que no le iba a gustar la forma en que el duque de Graystone les iba a ayudar en sus dificultades, pero tenía que reunir toda la entereza que pudiera y manejarlo. Eso era lo que su madre esperaba que hiciera y lo que sus hermanos necesitaban de ella. Ya no podía vivir su vida para sí misma, y una parte de ella odiaba a sus padres por haberle dejado tantas complicaciones que superar. Eran egoístas, y ella no tenía espacio para ser otra cosa que la hermana mayor confiable. Su vida ya no era suya, si es que alguna vez lo había sido...

Capítulo 2

Un mes después...


Billie se quedó mirando el ornamentado escritorio de caoba y frunció el ceño. Quería estar en cualquier otro lugar que no fuera su ubicación actual. El duque de Graystone aún no se había reunido con ella, y le resultaba extraño que su mayordomo la hubiera acompañado a lo que ella suponía que era el estudio de Su Alteza. Ella había venido a pedirle ayuda al duque, así que quizás de alguna manera el mayordomo lo había sabido.

¿Dónde estaba? Se revolvió en su asiento. La silla era dura y no podía encontrar una posición cómoda. Esperaba que el duque no tardara mucho más. Aunque tenía que admitir que temía la conversación que se avecinaba. Billie odiaba mendigar, pero no tenía muchas opciones. Si el duque se negaba a ayudarles...

Ella tragó con fuerza. Billie no podía pensar en eso. El duque les ayudaría. Su madre le había dicho que acudiera a él, y ella lo había aplazado todo lo posible. Esta era su última oportunidad. Los acreedores se habían llevado todo lo que no estaba clavado. No podían quedarse con la finca de Sevilla porque estaba vinculada, pero ya no podían permitirse su mantenimiento. No tenían forma de alimentarse ni de seguir pagando lo más básico de sus necesidades.

Unos ruidos de arrastre resonaron detrás de ella. Se volvió hacia el sonido cuando un hombre mayor entró en la habitación. Tenía el cabello blanco a los lados de la cabeza y una calva brillante. Su estómago resaltaba hacia fuera y colgaba por encima de sus pantalones. Los botones de su chaleco parecían que iban a saltar si respiraba demasiado fuerte. Llevaba un bastón de madera en la mano izquierda que raspaba el suelo cuando se acercaba a ella.

—Hola, cariño, —dijo. Su voz era un poco débil al hablar, y ella tuvo que esforzarse un poco para oírle.

—Hola, —contestó ella con recato. Billie no sabía qué más debía decir. Parecía un poco estúpido y repetitivo. Se aclaró la garganta. Es decir... ¿cómo está usted, Su Excelencia? No mucho mejor, pero podría bastar.

—Estoy bien. Arrastró los pies y deslizó su bastón por el suelo mientras se dirigía a su asiento detrás del escritorio. Una vez que llegó a su silla, se bajó gradualmente. Era doloroso verlo. Cuando se acomodó, dirigió su atención a ella. Me entristeció la noticia de la muerte de tu padre. Si hubiera podido asistir al funeral, lo habría hecho. Mi salud ya no es lo que era.

Ella lo creyó. Al presenciar su lento andar, Billie juraría que casi podía oír el crujido de sus huesos con cada paso que daba. Está bien, Su Excelencia, fue un pequeño funeral. Ni siquiera podían permitirse eso. Si se hubieran visto obligados a hacer uno más grande, ella habría estado a los pies del duque suplicando el mismo día. Es mejor que no te esfuerces. Mi padre lo habría entendido. Su padre era egoísta hasta la médula y probablemente habría maldecido la negligencia del duque, pero ella no expresaría ese sentimiento.

El duque tosió. Has estado esperando un tiempo, y no deseo retenerte más de lo necesario. ¿Qué te trae por aquí hoy?

Billie no estaba segura de sí se alegraba de que hubiera decidido prescindir de las sutilezas sociales o si le irritaba que no quisiera mantener una conversación agradable con ella. Aunque, pensándolo bien, no deseaba pasar más tiempo del necesario en su compañía. Había un olor extraño en la habitación que temía que proviniera de él, teniendo en cuenta que no lo había notado antes de que él entrara.

—Antes de que mi madre... Respiró hondo y fortalecido. Mi madre dijo que si necesitaba ayuda debía acudir a ti. Billie rezó para que no la mandara a la mierda por pedir caridad con valentía. Le dolía tener que acudir a él. Si hubiera podido encontrar otra manera, lo habría hecho.

—¿Lo hizo? Él levantó una ceja. Augusta siempre pensó lo mejor de mí.

¿Qué significaba eso? Mi madre veía lo bueno de todos. De lo contrario, nunca se habría casado con el padre de Billie, ni le habría seguido a donde fuera. Ella podría seguir viva si se hubiera quedado en casa.

—Es cierto, —dijo el duque. Se inclinó hacia delante, apoyando los codos en el escritorio, y luego juntó los dedos. Dígame, Lady Wilhelmina, ¿por qué debería ayudarla?

Billie debería haber esperado esa pregunta,

Has llegado al final de esta vista previa. ¡Regístrate para leer más!
Página 1 de 1

Reseñas

Lo que piensa la gente sobre Nunca Desafíen A Una Leona

0
0 valoraciones / 0 Reseñas
¿Qué te pareció?
Calificación: 0 de 5 estrellas

Reseñas de lectores