Disfruta de millones de libros electrónicos, audiolibros, revistas y más

A solo $11.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar cuando quieras.

¡Adiós a los Celos y la Inseguridad!: Cómo Controlar las Emociones Negativas que Terminan con la Mayoría de las Relaciones

¡Adiós a los Celos y la Inseguridad!: Cómo Controlar las Emociones Negativas que Terminan con la Mayoría de las Relaciones

Leer la vista previa

¡Adiós a los Celos y la Inseguridad!: Cómo Controlar las Emociones Negativas que Terminan con la Mayoría de las Relaciones

valoraciones:
5/5 (7 valoraciones)
Longitud:
135 páginas
2 horas
Editorial:
Publicado:
4 mar 2021
ISBN:
9781393080732
Formato:
Libro

Descripción

¿Alguna vez te has preocupado al pensar en lo que podría estar haciendo tu pareja cuando no está a tu lado? ¿Pasas gran parte de tu día creando escenarios posibles en tu mente de lo que podría estar sucediendo cuando tu no estás presente? ¿Te has sentido inseguro/a en múltiples ocasiones durante tu relación? Entonces sigue leyendo...

 

"El que es celoso, no es nunca celoso por lo que ve; con lo que se imagina basta." - Jacinto Benavente

 

Todos hemos escuchado alguna vez historias de aquella persona extremadamente celosa. Quizás hayas sido tú aquella persona. Es difícil imaginar que alguien pueda vivir su vida sin sentirse celoso en algún punto.

 

Podría ser que actualmente te sientes perdido y has aceptado que vas a tener que vivir con los sentimientos de celos e inseguridad por el resto de tu vida. Estos sentimientos podrían afectar al grado de inducir depresión, ansiedad, falta de sueño y falta de concentración durante el día.

 

Pero, ¿qué tal si descubres que todo este sufrimiento es no sólo innecesario, pero puede ser completamente evitado y controlado para tener una mayor paz mental en tu día a día?

 

En este libro descubrirás:

-Cómo entender exactamente la razón principal por la cual te sientes celoso/a y lo que puedes hacer al respecto.

-Cómo identificar si estás sobre-reaccionando o si tus sospechas son justificadas para así poder tomar las mejores decisiones posibles.

-Cómo evitar los errores más comunes que terminan afectando drásticamente una relación.

-Sencillos hábitos diarios que puedes implementar en tu vida para reducir los pensamientos de celos e inseguridad.

-Y mucho más..

 

Frecuentemente sentimos celos debido al miedo de perder a aquellas personas que nos importan más en la vida. En esta guía aprenderás cómo los celos pueden terminar afectando una relación y la mejor manera de reaccionar ante diferentes situaciones complicadas que son típicas de las vidas de las personas en una relación.

 

¡No lo dudes más! Si te gustaría eliminar por completo la inseguridad en tu relación, ¡este libro es para ti!  ¡Desplázate hacia arriba y añade esta guía al carrito ahora!

Editorial:
Publicado:
4 mar 2021
ISBN:
9781393080732
Formato:
Libro

Sobre el autor


Relacionado con ¡Adiós a los Celos y la Inseguridad!

Leer más de Alex Fischer

Libros relacionados

Artículos relacionados

Vista previa del libro

¡Adiós a los Celos y la Inseguridad! - Alex Fischer

1

Donde los celos comienzan

Cuando eres muy joven, eres presentado/a ante todo tipo de cosas. Aprendes cómo se siente tener un juguete nuevo, aprendes todo sobre compartir, aprendes a caminar, a hablar y a expresarte, pero también hay algunos rasgos muy negativos que puedes aprender durante este tiempo. Es posible que veas a otras personas que poseen cosas que tú nunca podrás poseer, y hay varias formas en las que los celos pueden aparecer a una edad temprana:

Mi amiga tiene más que yo

Mi hermana siempre obtiene todo lo que quiere

Todos reciben mejores regalos de cumpleaños

Mi mamá trata mejor a mi hermano ya que es su favorito

Todos estos ejemplos son bastante obvios, yo podría seguir para siempre y enlistar muchos más. Sin embargo, todos tienen una cosa en común: la persona que experimenta los celos siente que la vida no es justa, y expresan esto de muchas formas. En la edad temprana, un infante podría volverse retraído, podría desquitarse con las personas que siente que tienen más que él/ella o podría comenzar a internalizar y desarrollar un resentimiento que le siga hasta su vida adulta.


Por su parte, alguien comprometido a una relación podría creer que su pareja está mirando a otras personas de una manera que demuestra interés, dando lugar a los celos. Sin embargo, los celos no resolverán nada en absoluto; en todo caso, empeorarán la situación, y el trauma de una relación rota generalmente es seguido por un trauma mental que dará inicio a nuevas relaciones con la cabeza llena de celos.


La razón por la que este tipo de sentimiento negativo se mantiene es porque todas las cosas que le suceden a esta persona en particular parecen confirmar que él o ella es menos importante que los demás, y esto genera problemas de autoestima, que solo pueden resolverse culpando a otra persona o por algún otro tipo de acción.


En la situación escolar, esto puede manifestarse en bullying (acoso escolar). Puede ser que el bully o el matón tenga los celos más grandes de todos, pero no se lo va a mostrar a sus compañeros de clase. En cambio, convertirá esos celos en algo aún más negativo y comenzará a molestar a niños más pequeños o débiles, alguien a quien pueda herir o influenciar fácilmente. La razón por la que el matón hace esto es porque su carácter no está lo suficientemente desarrollado como para lidiar con lo que siente que la vida le está lanzando, por lo tanto, la intimidación parece ser algo que él tiene bajo su control y es la forma obvia de vengarse del mundo.


Los celos, en un grado muy pequeño, pueden ser útiles, aunque es raro que se utilicen en su forma positiva.


De esta manera, alguien podría ver algo que le causa celos, pero en lugar de dejar que esto le genere dudas, obtendría resultados positivos al utilizar ese sentimiento como un impulso para mejorar. Sin embargo, la mayoría de las veces, los celos no son tan simples; la gente ha llegado al asesinato en nombre de los celos, y vale la pena mirar este lado oscuro para comprender de dónde vienen y cómo funcionan, y así darte cuenta de que no es realmente algo que quieras incorporar a tu vida.


Por lo tanto, debes encontrar maneras de detenerlos siempre que sea posible, ya que no lograrás buenos resultados si se llevan al límite. La semilla de la duda de que no eres tan bueno/a como los demás es donde comienza todo: alguien tiene algo que tú quieres, ya sea apariencia, posesiones, una pareja o cualquier otra cosa. El hecho es que alguien más lo tiene, y tú no.


El sentir celos adopta varias formas: puede que instantáneamente no te guste la persona porque parece tener ventaja sobre ti, o puedes dirigir sentimientos negativos hacia esta persona o hacia ti ya que no sabes cómo lidiar con estas horribles emociones de insuficiencia; muchas personas realmente no saben manejarlas ni cómo detenerlas.


Piensa en otros sentimientos negativos y verás que todos son bastante difíciles de sobrellevar:

Ira

Decepción

Desamor

La diferencia es que puedes buscar consejo profesional para superarlos. Las clases de manejo de la ira están disponibles para quienes las necesiten, las personas que están decepcionadas generalmente pueden buscar consuelo en profesionales que les guíen (como psicólogos y psiquiatras) dependiendo de qué tan profunda sea la decepción, y la angustia también es algo que tiene una explicación lógica y generalmente se resuelve con un grupo comprensivo de apoyo como amigos o familiares.


Sin embargo, ¿quién se ocupa de los celos? ¿Qué haces cuando tienes esta horrible sensación?


Seguro sientes que no puedes pedir ayuda a alguien sin generar una percepción negativa hacia ti, y es por eso que muchas personas suelen luchar contra los celos por su cuenta, permitiendo a este sentimiento afectar su personalidad y hacer que se sientan inadecuadas o engañadas por la vida.


Entonces parece que depende de ti encontrar un equilibrio, y ahí es donde se vuelve difícil. Si en el pasado te han picado los celos, es probable que formen parte de tu personalidad, pero hasta que no te deshagas de éstos, no puedes saber lo rica que puede ser la vida sin ellos.


La raza humana tiene mucho talento para esconder cosas debajo de la alfombra, no hablan mucho de cosas con las que es demasiado difícil lidiar. La muerte se esconde debajo de la alfombra y no se habla mucho de ella, y los celos también son un poco así, porque es demasiado vergonzoso y la gente no quiere admitir que los sienten. Saben que es un mal sentimiento, pero sucede como consecuencia de las circunstancias y, a veces, se acerca sigilosamente cuando menos lo esperamos.


Por ejemplo puede ser un gesto totalmente inocente el ver a tu esposo/a sonriéndole a su secretaria/o; sin embargo, para la persona celosa, es una señal de peligro que se revelará y le hará sentir celos, lo que eventualmente podría terminar con su relación. No será la secretaria o el secretario quien tenga la culpa, sino su actitud hacia las personas que se relacionen con su pareja.


No solo eso, si una relación termina debido a una reacción de celos, eso alerta a la mente para sentirse aún más cautelosa y, por lo tanto, mostrar aún más celos. Es una perspectiva aterradora, pero natural. Si experimentas la infidelidad, nunca vas a confiar en una relación hasta que se demuestre que es digna, y es probable que sientas celos que en realidad no están sincronizados con la realidad. Esos celos pueden tentar incluso al más fiel de los socios a buscar la felicidad en otra parte, así de destructivo es.


Los celos pueden deberse a posesiones, miradas, querer algo que otra persona tiene, o porque una comparación de algún tipo te ha significado que debes luchar para sentirte a la misma altura que otra persona.

Tomemos el caso de dos hermanas: una es una hermana muy aplicada en el colegio, mientras que la otra no lo es tanto. Dado que los padres son de clase media alta y se esfuerzan por educar a sus hijas para que sean buenas profesionales, es muy probable que la hermana no aplicada sienta una especie de celos porque los padres refuerzan que ella tiene menos valor que su contraparte.


En una situación en la que hay familias mezcladas, un niño puede notar si un padre trata a un niño mejor que a otro, y esta es otra situación en la que los celos pueden ocurrir involuntariamente. Una madre natural puede tratar a su hijo mejor y estar más cerca de él porque esto está integrado a su naturaleza, desafortunadamente, no está implícito que deba amar a un niño que ha sido criado por otra persona y que es un recordatorio de la relación fallida de su pareja. Ese es otro problema para la generación actual ya que las cifras de divorcios son altas.


Entonces, puedes ver que las raíces de los celos son la juventud, pero no siempre tienen que serlo.


Alguien que tuvo una infancia muy feliz puede crecer esperando que la edad adulta sea tan fácil como lo fue la niñez y terminar decepcionado de no poder obtener lo que quiere como adulto. Los padres tienen que equilibrar la balanza al criar a sus hijos para enseñarles los valores del logro sin necesariamente pisar el desarrollo personal de un niño.


Si hacen que sea demasiado fácil para un niño, el niño pasa a la edad adulta creyendo que tiene cierto derecho, ya que siempre ha conocido buenos momentos. Sin embargo, a medida que llega la edad adulta el camino se vuelve menos fácil y los niños así no están preparados para ello, lo que dificulta sentir algo más que celos cuando ven que otros logran lo que ellos quieren lograr.


Así, una persona tan controladora puede ponerse celosa si su pareja quiere mostrar algún tipo de independencia que no se encuentre basada en él o ella. Este tipo de persona puede rechazar el hecho de que su pareja tiene derecho a una vida propia, preferencias distintas, etc.


Aquí es donde los celos se manifiestan en una situación ajena y eventualmente pueden arruinar una relación, especialmente si ésta es la única forma en la que estas personas con un trauma de la infancia logran obtener lo que quieren.


Las leyes que regulan a las personas también han cambiado. Si miras hacia atrás en la historia antes del siglo pasado, matar a alguien porque esta persona había sido infiel o matar al o la amante se consideró aceptable como un crimen pasional. Sin embargo, en estos días, aunque los sentimientos corran tan profundamente, la carta del crimen pasional ya no funciona, ya

Has llegado al final de esta vista previa. ¡ para leer más!
Página 1 de 1

Reseñas

Lo que piensa la gente sobre ¡Adiós a los Celos y la Inseguridad!

4.9
7 valoraciones / 3 Reseñas
¿Qué te pareció?
Calificación: 0 de 5 estrellas

Reseñas de lectores

  • (5/5)
    Excelente libro, brinda muchas herramientas para poder empezar a trabajar en los celos
  • (5/5)
    Mil gracias me fue de mucha ayuda para entender cómo abordar este tema
  • (5/5)

    Esto le resultó útil a 1 persona

    Agradecido por tus palabras, por tus consejos, me yudaron mucho, aunque apenas empiezo a sanar mis heridas, sé que póco a poco y con mucha esfuerzo, lo haré.

    Esto le resultó útil a 1 persona