Disfruta de millones de libros electrónicos, audiolibros, revistas y más

A solo $11.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar cuando quieras.

Un amor como el cielo previsto: Cielo previsto, #3

Un amor como el cielo previsto: Cielo previsto, #3

Leer la vista previa

Un amor como el cielo previsto: Cielo previsto, #3

Longitud:
346 páginas
4 horas
Editorial:
Publicado:
26 feb 2021
ISBN:
9781071590324
Formato:
Libro

Descripción

En Un amor como el cielo previsto, Josephine Bigelow, una socialista de la Guerra Civil en ciernes, se inspira en las palabras de Louisa May Alcott para hacerse un nombre como escritora de investigación que cubre la difícil situación de los soldados confederados detenidos en prisiones federales. Poco sabía ella que uno de los presos con los que se encontraría era el compañero de cuarto de su hermano de la Academia Militar de West Point.

A pesar de que su padre es un general de brigada de la Unión, el enamoramiento de Josephine por el guapo soldado confederado Michael McKirnan se reaviva. Tan cautivadora como es Josephine, lo último que necesita Michael es enredar esa belleza en su vida de intriga. La decidida Josephine no se dejará disuadir y sus vidas se entrelazarán mientras se embarcan en el viaje de su vida, tratando de estar un paso por delante de los militares y un loco empeñado en vengarse. Mientras viajan desde Washington, D.C., a St. Louis, Atlanta y finalmente al este de Texas, los dos descubren lo que realmente significan el amor, la fe, la compasión y la lealtad.

Editorial:
Publicado:
26 feb 2021
ISBN:
9781071590324
Formato:
Libro

Sobre el autor


Relacionado con Un amor como el cielo previsto

Vista previa del libro

Un amor como el cielo previsto - Amanda Lauer

Una novela

Por Amanda Lauer

Full Quiver Publishing

Pakenham, ON Canada

Este libro es un trabajo de ficción. Aunque el escenario de esta novela tiene lugar en el siglo XIX, algunos de los nombres, personajes e incidentes son producto de la imaginación del autor. Los hechos y personajes reales se utilizan de forma ficticia.

Un amor como el Cielo Previsto copyright 2019

Por Amanda Lauer

Publicado por Full Quiver Publishing

PO Box 244

Pakenham, Ontario K0A 2X0

Número ISBN: 978-1-987970-11-1

Impreso y encuadernado en EE. UU.

Foto de portada de fondo cortesía de: Fred A. Collins, Jr.

Foto de contraportada: Anna Coltran de Belle Gente Photography

Diseño de portada: James Hrkach

BIBLIOTECA NACIONAL DE CANADÁ CATALOGANDO EN PUBLICACIÓN TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

Ninguna parte de esta publicación puede ser reproducida, almacenada en un sistema de recuperación o transmitida, en cualquier forma o por cualquier medio (electrónico, mecánico, fotocopiado, grabación o de otro tipo) sin el permiso previo por escrito del autor.

Copyright 2019 Amanda Lauer

Publicado por FQ Publishing

Una división de producciones innatas

A Joseph, Katherine, Declan, Evelyn y Benjamin: mi copa rebosa de amor

QUIERO algo que hacer.

Al dirigirse esta observación al mundo en general, nadie en particular sintió el deber de responder; así que se lo repetí al mundo más pequeño que me rodeaba, recibí las siguientes sugerencias y resolví el asunto respondiendo a mi propia pregunta, como suele hacer la gente cuando es muy seria.

Escribe un libro, dijo el autor de mi ser.

No sé lo suficiente, señor. Primero vive, luego escribe.

Intenta enseñar de nuevo, sugirió mi madre.

No, gracias, señora, diez años de eso son suficientes.

Toma un esposo como mi Darby y cumple tu misión, dijo la hermana Joan, que estaba de visita en casa.

No puedo permitirme lujos caros, señora Coobiddy.

Conviértete en actriz e inmortaliza tu nombre, dijo la hermana Vashti, adoptando una actitud.

No lo haré.

Ve a cuidar a los soldado, dijo mi hermano menor, Tom, jadeando por el campo de tiendas.

¡Yo iré!

Louisa May Alcott – Hospital Sketches

Publicado en 1863

Capítulo I

Viernes 20 de mayo de 1864 Washington, D.C.

Josephine tiró de su cuello blanco almidonado. Si tengo que escuchar un discurso más, creo que gritaré. Disimuladamente miró a su alrededor para ver si las otras jóvenes sentadas cerca de ella estaban tan incómodas como ella. Sentadas con la espalda erguida, las manos cruzadas recatadamente sobre el regazo y solo una gota de sudor rodando por una sien aquí o allá testificaban el calor sofocante del atardecer en el auditorio.

Cómo parecían tan desconcertadas era una maravilla. Todas las graduadas llevaban vestidos de día de muselina blanca similares que, en sí mismos, no eran demasiado cálidos, pero los aros y las capas de ropa interior los hacían insoportables.

La señorita Amelia White, directora de la Academy Georgetown para Jóvenes Damas, subió al escenario, tomó una hoja de papel del podio y comenzó su presentación de orador principal de la ceremonia.

Es un placer para mí presentarles a la señorita Louisa May Alcott, dijo la señorita White, mirando primero a las jóvenes en las primeras filas y luego a sus padres sentados detrás de ellas. Una sonrisa inusual apareció en sus labios. Extendió el papel al alcance de la mano para leer sus notas. La señorita Alcott es una novelista distinguida, criada en Nueva Inglaterra, que comenzó a escribir a una edad temprana para ayudar a mantener a su familia cuando sufría problemas financieros.

La señorita Alcott había tomado una decisión prudente, observó Josephine. La mujer, que estaba parada al otro lado del escenario, estaba vestida de punta en blanco, desde lo alto de su sombrero con plumas hasta la punta de sus botas Balmoral de satén negro y cuero con cordones. Capas de volantes a juego adornaban su vestido de seda color melocotón exquisitamente confeccionado y su corpiño de día. Las mangas de gasa remataban muy bien el conjunto y sin duda eran más geniales que lo que llevaban las chicas.

La señorita Alcott es una abolicionista declarada y se considera a sí misma - la señorita White frunció los ojos - feminista.

Los oídos de Josephine se animaron. Ella y sus compañeras conocían el movimiento abolicionista. Estaba bastante de moda en la ciudad mostrar preocupación por la difícil situación del negro. La palabra feminista no le resultaba familiar, pero a Josephine le parecía intrigante. La calidez de la habitación se desvaneció cuando se concentró más en las palabras de la señorita White.

Las cejas de la mujer mayor se fruncieron brevemente antes de continuar. "En 1860, la señorita Alcott comenzó a escribir para Atlantic Monthly. Dos años después, se desempeñó como enfermera en el Unión Hospital aquí en Georgetown durante seis semanas. Sus cartas a casa fueron publicadas en Commonwealth, el periódico contra la esclavitud de Boston. En 1863, las cartas se compilaron en un libro titulado Hospital Sketches. En el tomo, la señorita Alcott describe la mala gestión de los hospitales y la indiferencia y la insensibilidad de algunos de los cirujanos que encontró. Recibió elogios de la crítica por sus observaciones y humor. Actualmente, la señorita Alcott está escribiendo un libro, con el título provisional Moods, sobre una 'sincera abolicionista soltera' . La señorita White arqueó las cejas. Ella miró hacia afuera y concluyó. les presento a la señorita Louisa May Alcott"

La multitud aplaudió cortésmente cuando la escritora subió al podio. Después de agradecer a la señorita White y a la Academy Georgetown para Damas Jóvenes, por su amable invitación a dirigirse a la clase de 1864, hizo una pausa y examinó al grupo de jóvenes que tenía ante sí y luego articuló su primera declaración. Todos tenemos nuestra propia vida que perseguir, nuestro propio tipo de sueño que tejer, y todos tenemos el poder de hacer realidad los deseos, siempre y cuando sigamos creyendo. Dejó que pasara un momento para que sus palabras se asimilaran.

Josephine se quedó sin aliento en la garganta. Se agarró al asiento de madera de su silla y se inclinó ligeramente hacia adelante. ¿Tienen las mujeres otros sueños además del matrimonio y los hijos?

La escritora dejó eso para ser considerado y comenzó la historia de su infancia y primeros años, incluida su educación a los pies del naturalista Henry David Thoreau y la instrucción de los educadores y escritores Ralph Waldo Emerson, Nathaniel Hawthorne, Margaret Fuller y Julia Ward Howe.

La presentación elocuente y atractiva mantuvo a Josephine hechizada. Escuchó mientras la señorita Alcott describía cómo, en 1847, ella y su familia se desempeñaron como maestros de estación en el ferrocarril subterráneo, albergando a un esclavo fugitivo. A través de eso conoció a Frederick Douglass, el esclavo fugitivo que ahora es uno de los líderes del movimiento abolicionista y autor de Narrative of the Life of Frederick Douglass, an American Slave.

El que cree es fuerte; el que duda es débil, dijo la señorita Alcott con autoridad. Fuertes convicciones preceden a grandes acciones.

Josephine contuvo el aliento y juntó las manos frente a ella con entusiasmo. Se volvió para escanear los rostros de las tres docenas de chicas de su clase para ver sus reacciones. Algunos asintieron levemente con la cabeza, pero la mayoría parecía ambivalente. ¿No están escuchando?

Josephine volvió a mirar hacia adelante. Se plantó una semilla en su cerebro. ¡Yo, Josephine Katherine Bigelow, causaré un impacto en este mundo! Ella no se desvanecería en el anonimato, viviendo la vida de una humilde ama de casa y socialité.

El término sufragio femenino penetró en sus pensamientos. Josephine devolvió su atención a la señorita Alcott.

Cuando sea legal que las mujeres voten, pretendo ser la primera mujer en mi provincia en registrarse, dijo. Que mi nombre esté entre las que están dispuestas a soportar el ridículo y el reproche por el bien de la verdad, y así ganar algo de derecho a regocijarse cuando se gane la victoria. Se escucharon jadeos en todo el auditorio.

A medida que avanzaba el discurso, la emoción de Josephine crecía. La señorita Alcott pronunció su línea final con entusiasmo. A lo lejos, al sol, están mis mayores aspiraciones. Puede que no las alcance, pero puedo mirar hacia arriba y ver su belleza, creer en ellas y tratar de seguirlas adonde me llevan.

Josephine fue la primera en ponerse de pie cuando comenzó la ovación. Nunca se había sentido tan inspirada en su vida. La señorita Alcott se adscribe a la filosofía de la igualdad política, económica y social entre los sexos. Tener la audacia de hacer campaña por la igualdad de derechos para las mujeres, de cualquier raza, era simplemente escandaloso, pero absolutamente intrigante.

¡De ahora en adelante seré conocida como feminista! Era bastante indignante y sabía que su pesado padre, el general de brigada Matthias Bigelow, lo desaprobaría. Si él lo hubiera dicho una vez, él lo hubiera dicho cien veces: Tal como se dice de los niños en compañía de adultos, las mujeres deben ser vistas y no escuchadas cuando se trata de asuntos de Estado.

En cuanto a su madre, Jacqueline Johnson Bigelow, ella probablemente no tenía ni idea de lo que era una feminista pero, de todos modos, apoyaría a su única hija en sus esfuerzos, como siempre lo hizo. Josephine no podía hacer nada malo a sus ojos.

Después de reconocer los aplausos, la señorita Alcott se despidió y la señorita White volvió al podio y dio la bienvenida al escenario al arzobispo Martin John Spalding. Entregar los diplomas a las graduadas de la Academy Georgetown para Damas era uno de sus primeros deberes como arzobispo, después de haber sido ascendido de obispo coadjutor de Louisville al séptimo arzobispo de Baltimore solo tres semanas antes.

Finalmente, la ceremonia llegó a su fin. Las chicas se felicitaron, se abrazaron, tomaron las manos de sus amigas y derramaron algunas lágrimas cuando se dieron cuenta de que, después de cuatro años, esta era la última vez que estarían juntas como grupo.

Gradualmente, las graduadas y sus familias salieron del edificio hacia las mesas colocadas bajo la sombra de los enormes robles en el césped. Platos de jamón y pollo, cuencos de frijoles, ensalada de zanahorias y papas, montones de galletas y jarras de limonada esperaban su llegada.

Josephine fue asignada a sentarse con su padre, su madre y su hermano mayor, Hubert, para la comida. Antes de que tomaran sus asientos, su madre los reunió a los cuatro y sacó un regalo envuelto de su bolso. Josephine, tu padre y yo tenemos algo para ti. Felicitaciones por tu graduación, querida". Le entregó la caja a su hija.

El placer abrumaba a Josephine. Durante semanas había dejado caer pistas sobre un artículo en particular que esperaba tener algún día. La caja parecía tener el tamaño apropiado para contener tal regalo.

Felicitaciones, Josephine, repitieron su padre y su hermano mientras ella desataba con cuidado la cinta y desenvolvía el papel de la caja. Levantó la tapa y vio un broche de camafeo. Tallado en ágata de color cobre, representaba el perfil de una diosa griega. La mujer llevaba un collar en miniatura con un pequeño diamante engastado en el centro del colgante. Era tan hermoso que rivalizaba con el broche que llevaba la señorita Alcott.

Oh, Madre, Padre. ¡Es impresionante! ¡Muchas gracias! Josephine recogió el broche del forro de seda de la caja de madera y lo examinó más de cerca. Siempre atesoraré esto.

Como nosotros tu amor, dijo su madre. Josephine abrazó a cada miembro de su familia y luego prendió el broche en el corpiño de lino de su vestido. Ella sonrió mientras charlaba y se reía con sus amigas y sus familias mientras disfrutaban de su comida.

Cuando todos estuvieron satisfechos, los sirvientes se adelantaron para limpiar las mesas y las familias comenzaron a despedirse. Se produjo otra ronda de llanto cuando las chicas se despidieron por última vez.

En realidad, su separación sería breve ya que las amigas estaban haciendo planes para reunirse durante el fin de semana. Josephine fue la organizadora de su grupo e invitó a sus cinco amigas más queridas a un almuerzo campestre el sábado en el parque costero de Georgetown situado en el Río Potomac.

Incluso con toda la conmoción y los planes que le pasaban por la cabeza para el día siguiente, la mente de Josephine seguía volviendo al discurso de la señorita Alcott. Tenía la intención de considerar más seriamente las palabras de la escritora más adelante, cuando finalmente pudiera oírse a sí misma pensar.

Capítulo II

Los cascos de los caballos chocaban contra los adoquines mientras el carruaje avanzaba, dando cadencia a los pensamientos de Josephine. Se sentó inusualmente tranquila durante el viaje de regreso a la casa, reflexionando sobre las palabras de la señorita Alcott.

Una línea en particular quedó grabada en su memoria. Todos tenemos el poder de hacer realidad nuestros deseos. Como la hija más pequeña y la única niña en su familia, Josephine estaba acostumbrada a que se le concedieran sus deseos, no a conceder deseos a otras personas, pero la idea la intrigaba.

La señorita Alcott habló de la igualdad política, económica y social con los hombres, pero ¿qué sentido tenía obtener tales cosas, si una persona no usaba su nuevo estatus para dejar una huella en el mundo?

Eso fue precisamente lo que logró la señorita Alcott a través de su escritura. Su exposición hizo que los hospitales examinaran sus procedimientos y políticas e implementaran cambios para crear un entorno más hospitalario para su personal y sus pacientes.

La inspiración golpeó a Josephine como un rayo. Seguiré los pasos de la señorita Alcott y no solo seré feminista, ¡sino también escritora!

Dado que la señorita Alcott ya había expuesto hospitales, Josephine necesitaba revelar las condiciones en otra institución. Después de pensar en varias opciones, se le ocurrió una gran idea.

Quería discutir sus planes con alguien más experimentado que ella. Mirando de su padre a su hermano, eligió la opción menos intimidante. Buscaría a Hubert para una conversación privada después de que regresaran a su casa.

Siendo siete años mayor que ella, Hubert fue a quien Josephine presentó con más frecuencia sus inspiraciones antes de acercarse a sus padres. Sin embargo, últimamente estaba tan distraído que a ella le preocupaba que no estuviera en estado de ánimo adecuado para ofrecerle ningún consejo. Tenía las manos ocupadas haciendo malabares con sus deberes militares y una prometida impaciente por fijar la fecha de la boda.

Cuando el carruaje finalmente se detuvo, Josephine saltó sin ayuda y se dirigió directamente a su dormitorio en el segundo piso de la casa, llamando a Cecilia mientras avanzaba. El vestido de día se le pegaba a la piel y sería casi imposible de quitar sin la ayuda de su sirvienta.

Una vez que se despojó de su vestido, medias, aro y crinolina, Josephine se puso un vestido ligero y cruzó el pasillo hasta la habitación de Hubert. El sonido de su golpe en la puerta de roble de seis paneles resonó en el pasillo.

Mientras esperaba a que abriera la puerta, consideró la situación de Hubert. Le había propuesto matrimonio a la señorita Francine Causten el día después de graduarse de West Point, tres años atrás. La guerra acababa de ser declarada y nadie imaginaba que se prolongaría tanto. Francine era de la familia Causten, y Hubert estaba decidido a darle la boda y la luna de miel que se merecía, una tarea hercúlea en cualquier momento, pero aún más abrumadora en medio de una guerra.

Para complicar aún más su vida, Hubert se estaba quedando sin tareas para fabricar, que pudieran mantenerlo atado a su escritorio dentro de la oficina de su padre en el capitolio. Los oficiales al mando de Hubert dejaban caer pistas de que era hora de demostrar su valía en el campo de batalla. Como graduado de West Point, tenía el compromiso de cinco años de servicio activo.

Sin embargo, el joven no tenía ganas de tomar las armas. Hubert afirmó que no era del tipo belicista. Ni siquiera le gustaba discutir con Francine. De todos modos, era algo inútil porque rara vez ganaba, pensó Josephine. Si lo hiciera, ella no lo admitiría de todos modos.

La puerta del dormitorio se abrió y Hubert, descalzo y vestido con pantalones y camisa de mangas, miró a Josephine. ¿Qué pasa?

Necesito hablar contigo un minuto en privado, dijo Josephine.

Adelante. Barrió la chaqueta del uniforme, los pantalones, la camisa y un par de calcetines del sillón tapizado de terciopelo cerca de la ventana de vidrio. Toma asiento.

Gracias.

Hubert se acercó al lavabo con encimera de mármol y abrió la puerta lateral para revelar varias botellas y vasos. Ahora que te graduaste de la escuela secundaria, puedo ofrecerte un trago. Un vaso de jerez, tal vez —dijo, sosteniendo una jarra.

¡No gracias! Josephine arrugó la cara. El recuerdo todavía estaba fresco en su mente del verano pasado cuando ella y sus amigas robaron la jarra de jerez de su madre del aparador del comedor. Las chicas se escondieron detrás de una dependencia y bebieron el licor ámbar hasta el punto de embriagarse. Se sintió al borde de la muerte durante todo el día siguiente. Ahora, solo pensar en el jerez le provocaba arcadas. Hubert lo sabía muy bien.

Él le sonrió. No te importa si tomo una copa, ¿verdad?

Ella sacudió su cabeza. Yo invito.

Entonces, - Hubert volvió a colocar el tapón de vidrio tallado en la jarra de whisky - ¿en qué puedo ayudarte?

Después de escuchar a la señorita Alcott hablar esta tarde, he decidido que quiero convertirme en escritora.

¿Escritora, dices? Él asintió con aprobación. Fantástico. Ahora puedes declararte una especialización en inglés cuando ingreses a la universidad este otoño.

Josephine miró por un momento la alfombra oriental bajo los dedos de sus pies desnudos, luego echó los hombros hacia atrás, levantó la barbilla y lo miró directamente a los ojos. "Permíteme aclarar. Quiero ser una escritora. No quiero estudiar para ser una escritora. He decidido rescindir mi solicitud a la universidad".

El vaso casi se resbala de la mano de Hubert. Pronunció la palabra Oh, pero ningún sonido salió de sus labios.

Hubert, ¿puedes ayudarme a darle la noticia a Padre? Josephine preguntó suplicante.

¿Y Padre pensara que soy parte de este plan descabellado? No gracias. Necesito mantenerme en su lado bueno para poder mantener mi puesto en la Casa Blanca.

Josephine se levantó de la silla, golpeó la alfombra con el pie y miró a su hermano con el ceño fruncido. ¡Eres un cobarde!

Puedes llamarme como quieras, hermana, pero no voy a arriesgar mi cuello por ti.

Bien. Se lo diré yo misma. Pero fíjate si pongo tu nombre en el prólogo de mi novela. Entonces desearías haber ido a interceder por mí.

Es un riesgo que tendré que correr, dijo Hubert, riendo.

Josephine salió de la habitación y cerró la puerta con fuerza detrás de ella. En el pasillo, se tomó unos segundos para recomponerse y escuchó las voces de sus padres. Al escucharlos conversar en su dormitorio, se arrastró por el pasillo, el piso de madera pulida se sintió frio bajo sus pies, y se detuvo frente al portal. Respiró hondo y llamó a la puerta.

¿Quién es? dijo su madre.

Soy yo, Josephine.

Entra, querida.

Josephine giró el pomo ovalado de latón tallado y abrió la puerta. Su madre sentada en un taburete frente a su tocador de caoba tallada, se quitaba las horquillas del cabello mientras su padre se desabrochaba los tirantes de los pantalones.

Padre y Madre, solo quería agradecerles nuevamente por el broche. Es más hermoso que cualquier cosa que pudiera haber imaginado.

Su padre resopló. Sorprendente, ya que le describiste a tu madre lo que tenías en mente con tanta precisión estas últimas semanas, dijo.

Matthias, regañó la Sra. Bigelow. De nada, habría sido suficiente".

Está bien. De nada, querida hija. ¿Algo más?

Hay otra pequeña cosa que pensé que podría mencionarles. ¿No fue la señorita Alcott inspiradora hoy?

Ciertamente lo fue, dijo la Sra. Bigelow. Estoy segura de que sus padres están orgullosos de ella.

"Eso es exactamente lo que estaba pensando, madre. ¿No estarían tú y mi padre orgullosos de mí si hiciera algo igualmente extraordinario?

El general dejó de desabrocharse la camisa y bajó los ojos para mirar a su hija. No me gusta cómo suena esto.

Armándose de valor, Josephine optó por lanzarse hacia adelante. Siguiendo el ejemplo de la señorita Alcott, me convertiré en escritora. Su padre arqueó las cejas, pero ella siguió adelante. Dejaré la universidad para trabajar en mi primer libro, una exposición sobre la vida en un campamento de la Union. Eres un general de brigada, por lo que debería ser bastante fácil presentarme al comandante en un campamento cercano.

La primera palabra que salió de la boca de su padre fue Hrmpf. Entonces comenzó la conferencia. ¿Cancelar la inscripción de la universidad para perseguir otra de sus grandiosas ideas? ¿Recuerdas cuando quisiste unirte al circo del Sr. Daniel Rice como acróbata? Tu madre se habría desmayado de verte con ese traje ceñido.

Estoy de acuerdo en que fue absurdo, pero yo tenía sólo trece años cuando se me ocurrió eso.

¿Qué pasó el año pasado cuando quisiste usar tu talento como cantante para unirte al teatro?

Lo recuerdo, dijo su madre. John T. Ford publicó avisos de audición para un musical en el Ford's Athenaeum.

Pero, padre, en mi defensa, la obra contó con el estimable John Wilkes Booth, por lo que habría sido una excelente oportunidad. Y tenía tres años de experiencia como actriz en la Academy Georgetown para Damas Jóvenes, por lo que mis posibilidades de conseguir un elenco eran favorables.

Su mirada era inquebrantable. Como dije antes, y lo diré de nuevo, ninguna hija mía...

Cuando su padre se subió a su caballo, Josephine dejó de escuchar. Sabía exactamente adónde conduciría la conversación. Cuando su perorata se calmó, decidió probar otra táctica. Usando sus habilidades de actuación antes mencionadas, fingió estar de acuerdo.

Cuando la miró con los ojos entrecerrados, supo que estaba patinando sobre hielo fino. De todos los trabajos en la Casa Blanca, ¿por qué mi padre debe ser el general de brigada al frente del departamento de inteligencia? Ella se lamentó. El hombre tenía la asombrosa habilidad de olfatear una mentira mientras aún estaba siendo formulada.

Sin embargo, la suerte estuvo de su lado. O tal vez fue su preocupación con la batalla entre el teniente general Ulysses S. Grant y el general Robert E. Lee en Fredericksburg, pero su padre le tomó la palabra de que no seguiría con el tema y la despidió de la habitación.

Si cree que me voy a rendir así de fácil, tiene otra cosa por venir, Josephine enfurecida mientras caminaba penosamente por el pasillo. Seguiré mi llamado,  bendición del Padre o no. Al final del año, ella sería legalmente adulta y poco podría hacer para detenerla.

Pero, mientras tanto, ¿cómo iba a empezar su proyecto sin que el astuto general lo supiera? Mentir estaba fuera de discusión. Eso justificaría un viaje a la confesión. Tenía bastante que hacer durante los próximos días y poco tiempo como era. Más bien, ella le diría la verdad, aunque sea una versión limitada.

A la mañana siguiente, Josephine se acercó a su padre en la mesa del desayuno. El bebió un sorbo de café de su taza de porcelana china mientras hojeaba los titulares de los periódicos.

Buenos días, padre, dijo alegremente.

Buenos días, Josephine, respondió antes de volver a su periódico.

Padre, he estado pensando. Como faltan tres meses para que comiencen las clases, me gustaría usar mi tiempo libre este verano para hacer voluntariado.

Esa declaración fue suficiente para que el hombre dejara su periódico. Continúa, te estoy escuchando.

Escuché que necesitan mujeres voluntarias en los comedores, orfanatos y hospitales. Y la prisión también, ella agregó, en lo que ella esperaba fuera un tono indiferente. Hay una prisión cerca de casa. Tal vez podría ofrecerme como voluntaria allí. Josephine bajó los ojos y contuvo la respiración, esperando su respuesta.

No tenía idea de lo que hacía un voluntario en una prisión, o

Has llegado al final de esta vista previa. ¡ para leer más!
Página 1 de 1

Reseñas

Lo que piensa la gente sobre Un amor como el cielo previsto

0
0 valoraciones / 0 Reseñas
¿Qué te pareció?
Calificación: 0 de 5 estrellas

Reseñas de lectores