Encuentra tu próximo/a libro favorito/a

Conviértase en miembro hoy y lea gratis durante 30 días
Cómo cobrar facturas impagadas

Cómo cobrar facturas impagadas

Leer la vista previa

Cómo cobrar facturas impagadas

Longitud:
137 página
2 horas
Editorial:
Publicado:
Feb 23, 2021
ISBN:
9781393148371
Formato:
Libro

Descripción

El retraso en el pago de facturas es uno de los grandes problemas de emprendedores, profesionales y pequeñas empresas. Enfrentados a la posibilidad de perder contratos, muchos negocios aceptan una sucesión de pequeñas deudas que se acumulan con el tiempo y llegan a sumar grandes cantidades, poniendo en riesgo la misma existencia y continuidad de la empresa, y llevando a sus titulares a la ruina.
Para empeorar aún más las cosas, la reclamación judicial suele ser costosa y lenta, de forma que se produce la paradoja de que el administrador del negocio debe empeñarse aún más para cobrar el dinero y evitar la quiebra.
Existe un procedimiento que puedes seguir por ti mismo, sin necesidad de abogado ni procurador, que te puede permitir recuperar esa deuda en un plazo relativamente corto y con bastantes garantías de éxito. Siguiendo un proceso de negociación extrajudicial, demanda monitoria y juicio verbal, puedes aumentar tus probabilidades de éxito, salvar tu negocio y recuperar la tranquilidad.
Rafael Morales te explica en esta guía práctica, con ejemplos sacados de la vida real, cómo realizar todos los pasos, cómo redactar cartas y documentos y conseguir tu objetivo, para que cada vez tengas un negocio más sólido económicamente. Todo ello, con su habitual estilo sencillo, directo y fácil de entender.

Editorial:
Publicado:
Feb 23, 2021
ISBN:
9781393148371
Formato:
Libro

Sobre el autor

Rafael Morales es formador en gobierno de IT, dirección de proyectos y aplicaciones profesionales de la informática, en áreas como Big Data, ciberseguridad o diagnóstico por imagen. Además, ha publicado numerosos artículos, reportajes y libros sobre estos temas desde mediados de los años 90. Es experto en gestión por procesos y está certificado en distintas competencias técnicas, como administración de sistemas UNIX o auditoría de procesos, cursando en la actualidad Derecho en la UNED.


Vista previa del libro

Cómo cobrar facturas impagadas - Rafael Morales

autor

Índice

Introducción

Nota para los lectores de fuera de España

Capítulo 1. Define una estrategia de cobro

Un caso real

Gestión de riesgos

Un ejemplo de gestión de riesgos

Cómo vencer el miedo a reclamar

La estrategia

En resumen...

Capítulo 2. El requerimiento extrajudicial

Objetivos del requerimiento

Primer requerimiento: email

Segundo requerimiento: email

Tercer requerimiento: burofax

Llamadas telefónicas

En resumen...

Capítulo 3. La demanda monitoria

El proceso monitorio

Requisitos del proceso monitorio

Limitación económica del proceso

Prescripción de la deuda

Reclamación de intereses

Competencia territorial

Redacción de la demanda

Presentación de la demanda

Desarrollo del procedimiento

En resumen...

Capítulo 4. El Juicio Verbal

Características del juicio verbal

Transformación de la demanda monitoria

Contestación a la oposición

La vista oral

La sentencia

El allanamiento

En resumen...

Capítulo 5. Prevención y mejora continua

Valoración de riesgo

Seguros de crédito y cobro

Estudio de reputación

Preaviso de vencimiento

Uso de plantillas

Mejora continua

En resumen...

Epílogo

Lecturas recomendadas

Guía sobre el Procedimiento Monitorio

Guía sobre el Juicio Verbal

El Proceso Monitorio en la Ley de Enjuiciamiento Civil

Aviso legal

Sobre el autor

Otras obras del autor

Fuera de colección:

Títulos de próximo lanzamiento:

En la colección Cuadernos de Consumo

En la colección Legal Scrum

Introducción

Según la información publicada recientemente por asociaciones profesionales y empresas de gestión de deuda, casi un 40% de los profesionales independientes (autónomos) padecen impago de facturas a lo largo del año. De estos, la mitad tarda más de seis meses en cobrar las deudas y algo más de un 5% puede tardar más de un año en conseguirlo. Según el Estudio de Gestión de Riesgo de Crédito de la empresa Crédito y Caución, especializada en seguros de cobro, cerca de 85.000 empresas en España estaban en riesgo de cierre por problemas de morosidad al cierre de 2019. Y eso fue antes de que la crisis sanitaria de 2020 hundiera la facturación y necesitaran urgentemente realizar esos derechos de cobro.

Estas cifras que te doy, y muchas más que podría añadir, sólo tienen el objetivo de confirmar la sensación que posiblemente tengas: vivimos en una cultura de la morosidad, en la que las operaciones comerciales entre empresas sufren una alarmante tasa de impago, que pone en riesgo la viabilidad de las empresas.

Traducido en palabras llanas, esta situación le quita el sueño a mucha gente, que pone su esfuerzo en lanzar un negocio y que, tras prestar sus servicios o hacer el trabajo que le encargan lo mejor que puede, se encuentra con que llega la ansiada fecha de pago y el dinero no entra en la cuenta. Pasa un día, dos, cinco, y el dinero sigue sin llegar. Llamas al responsable de la empresa que te debe el dinero y no contesta, no tiene tiempo, va a consultarlo, no sabe qué ha pasado, hay que esperar un poco. Pero el caso es que pasan los días y el dinero no llega.

Mientras tantos, tus propias obligaciones van venciendo, desde los contratos de suministros básicos para mantener las cosas en marcha, como el teléfono, la luz o el alquiler del local en el que tienes el negocio, hasta los pagos a proveedores, las nóminas a tus empleados (si los tienes) y los impuestos.

Nadie perdona. Si no pagas la luz, te la cortan. Si no pagas el teléfono, te lo cortan. Si no pagas los impuestos, te imponen sanciones de mayor o menor gravedad, en función del sitio en el que vivas. Si no pagas las nóminas, te demandan.

Da la sensación que hay una enorme asimetría, una enorme descompensación entre la exigencia que te ponen a ti para cumplir con tus obligaciones contractuales y la falta de seriedad con la que tus clientes cumplen las suyas. Porque para exigir descuentos, entregas en ciertos plazos y condiciones ventajosas, todo el mundo exige pulcritud, pero cuando llega el momento de pagar con puntualidad, las cifras que he compartido al principio indican claramente que un gran número de gente no cumple.

Llega un momento en que esta situación trasciende los límites del negocio y se mete en tu casa. Porque los pequeños empresarios y autónomos no tienen un sueldo que llegue mágicamente de alguna cuenta bancaria anónima, sino que deben sacar ese dinero del rendimiento de su empresa, que se concreta en el pago que reciben por las facturas emitidas. Si no se cobra, no hay nómina. Y el empresario es el último que cobra cuando las cosas se ponen feas. Antes de coger su sueldo, tiene que pagar todos esos conceptos que acabo de señalar: suministros, empleados, impuestos, alquileres, comisiones...

Un día te llega un aviso indicando que el recibo de la luz de tu propia casa no se ha pagado. Tu pareja te comenta que falta dinero para la compra diaria, para el colegio de los niños o para ropa. El abatimiento, la impotencia y la tensión se instalan en tu hogar. Llegan a producirse situaciones absurdas, como que tengas que buscarte un trabajo adicional, tú o tu pareja, para hacer frente a las deudas. Ha llegado ese momento en que el negocio no sólo no te da satisfacciones ni ingresos, sino que te cuesta dinero mantenerlo. Si había ahorros, desaparecen. Y el dinero que te deben sigue sin llegar. Cada llamada sigue encontrando evasivas, largas o negativas.

Un día, cuando ya no puedes más, cuando tu vida o tu salud están en riesgo por el estrés y la falta de sueño, decides que has aguantado bastante y que vas a reclamar lo que te deben por la vía judicial. Y entonces es cuando llega el mayor varapalo que puedas imaginar, porque la visita a cualquier bufete de abogados termina con una petición de fondos por adelantado para hacer frente a ciertos gastos, que es proporcional a la cuantía de la deuda. Si no tenías dinero para comer, ahora tienes que sacarlo de algún sitio para poder cobrar lo que te deben hace meses.

Si has vivido algo parecido a esto, te pareces a mí y a los millones de pequeños empresarios y profesionales independientes que hemos elegido trabajar por nuestra cuenta, poner en marcha nuestras ilusiones empresariales, y tratar de hacernos un hueco en la vida mediante nuestro esfuerzo, para encontrarnos en algún momento con la dura realidad de los impagos.

Son muy pocos los abogados que trabajan pro-bono, adelantando ellos los gastos y quedándose con un porcentaje de lo que consigan recuperar. Y comprendo que haya un cierto resentimiento social hacia algunas de sus actitudes, pero también tienes que ponerte en su lugar: en su inmensa mayoría ellos también son pequeños empresarios o trabajadores autónomos. Si dedican su tiempo a tu caso, es porque tienen la esperanza de poder cobrar sus servicios y no se trata de que no tengan confianza en ganar; es que no pueden tener decenas de casos en el aire, esperando meses a que salga una sentencia que puede ser favorable o no y que puede verse retrasada otro tanto por el recurso de la parte contraria.

Un abogado tiene que dedicar tiempo a recibirte, escucharte, estudiar la documentación, comprobar si hay base fáctica y jurídica para la demanda, elegir la mejor estrategia, preparar los documentos, escribir la demanda, presentarla y dar la cara cuando llegue el día de la vista oral y haya que comparecer en sala, dedicando toda una mañana a esa gestión.

Todas estas circunstancias conspiran para que llegues a un punto de desesperación en el que ya no sabes qué hacer. Muchas personas tienen que tirar la toalla, cerrar el negocio, buscar un empleo por cuenta ajena y asumir las pérdidas. Es una especie de burbujeo constante de creación y destrucción de empresas, movido por una de las prácticas más denostables: la morosidad.

Casi toda mi vida profesional he sido un profesional independiente. No fue una decisión muy meditada, sino más bien el impulso de querer ganarme la vida con lo que me gusta y que la recompensa esté a la altura de mi esfuerzo. De poder tomar mis propias decisiones, elegir por dónde voy, qué hago y cómo lo hago. Aceptar los errores, aprender de la experiencia y seguir adelante. En mi caso, durante muchos años, compaginando mi actividad de escritor y periodista con la de formador y consultor en gestión de sistemas informáticos, seguridad y dirección de proyectos.

Me casé con veintiséis años en ese contexto y al poco tiempo tuvimos a nuestro primer hijo, que vino al mundo en una madrugada de primavera. La comida de mi casa dependía de que yo cobrase las facturas a tiempo. Mi mujer, que también tenía su propio negocio, estaba convaleciente y recuperándose. Ella necesitaba que yo aportase estabilidad en el hogar y la apoyase. Y en esas condiciones, el dueño de la empresa de formación en la que había estado dando clase tres meses y me debía más de 7.000 € en facturas, decidió irse de vacaciones, sabiendo que me dejaba la deuda plantada y con el anuncio de que al mes siguiente ya lo revisaríamos.

Son muy numerosas las ocasiones en las que me ha ocurrido algo así y he intentado todo lo que se me ha ocurrido para remediarlo: descuentos por pronto pago, seguros de cobro, porcentajes por adelantado... Es como una peste que impregna las relaciones comerciales, que deteriora la confianza entre proveedor y cliente y que termina por agotar la paciencia de todos, pero que, por alguna razón inexplicable, sigue produciéndose en todas partes.

Si trabajas con la Administración, la cosa puede ser aún peor. No sé cómo será donde vives tú, pero en España el plazo de pago de las administraciones puede prolongarse meses y años. Y la ley está trampeada de tal forma que no tienes muchas maneras efectivas de reclamar.

Finalmente, llegué a una conclusión: no me interesaba tener muchos clientes, sino clientes con los que pudiera trabajar con confianza, de los que he encontrado muchísimos en el sector editorial, algunos en la consultoría y muy pocos en formación. De nada me sirve generar decenas de miles de euros de facturación, si no los cobro y he tenido que adelantar los costes e impuestos para hacer el trabajo. Si a mí me dicen que tengo que estar en una sala de formación a las 9:00 de la mañana, y llego diez minutos antes para preparar las cosas, espero que cuando se dice que la factura se paga un día 25, el dinero esté el 24, o el 25 como muy tarde. Y si la otra empresa no entiende la reciprocidad de los compromisos con la misma exigencia que me los plantea a mí, es que no estamos jugando con las mismas reglas.

No tienes que estar de acuerdo conmigo. Sé perfectamente que hay mucha gente que acepta que las cosas son así y lo asume como parte de sus costes financieros. Pero, incluso

Has llegado al final de esta vista previa. ¡Regístrate para leer más!
Página 1 de 1

Reseñas

Lo que piensa la gente sobre Cómo cobrar facturas impagadas

0
0 valoraciones / 0 Reseñas
¿Qué te pareció?
Calificación: 0 de 5 estrellas

Reseñas de lectores