Disfruta de millones de libros electrónicos, audiolibros, revistas y más

A solo $11.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar cuando quieras.

Limpieza y desinfección en laboratorios e industrias químicas. QUIE0308

Limpieza y desinfección en laboratorios e industrias químicas. QUIE0308

Leer la vista previa

Limpieza y desinfección en laboratorios e industrias químicas. QUIE0308

Longitud:
276 páginas
1 hora
Editorial:
Publicado:
2 sept 2014
ISBN:
9788416207053
Formato:
Libro

Descripción

Libro especializado que se ajusta al desarrollo de la cualificación profesional y adquisición de certificados de profesionalidad. Manual imprescindible para la formación y la capacitación, que se basa en los principios de la cualificación y dinamización del conocimiento, como premisas para la mejora de la empleabilidad y eficacia para el desempeño del trabajo.
Editorial:
Publicado:
2 sept 2014
ISBN:
9788416207053
Formato:
Libro


Relacionado con Limpieza y desinfección en laboratorios e industrias químicas. QUIE0308

Libros relacionados

Vista previa del libro

Limpieza y desinfección en laboratorios e industrias químicas. QUIE0308 - Francisco Javier Caparrós Ruiz

Bibliografía

Capítulo 1

Procedimientos y tipos de limpieza

1. Introducción

La higiene y la limpieza en el lugar de trabajo son necesarias para asegurar la seguridad y la salud de los trabajadores.

La limpieza abarca un amplio espectro de posibilidades dentro de un laboratorio y en la industria química; comenzando por el suelo, para continuar con las paredes, los techos, las puertas, las ventanas y los equipos.

En el caso de la industria química, y en particular de los laboratorios, la limpieza es un valor añadido, pues en estas instalaciones se llevan a cabo reacciones químicas y ensayos cuyos resultados serían inexactos e incluso peligrosos en caso de desarrollarse en ambientes carentes de limpieza.

Por ello, toda persona relacionada con la limpieza debe conocer la naturaleza de la suciedad, así como los equipos y los materiales que habitualmente se utilizan en la industria química y en los laboratorios, a fin de que, llegado el momento, sea capaz de utilizar los productos de limpieza adecuados de acuerdo con el tipo de suciedad y, sobre todo, en función del lugar o del equipo sobre el que dicha suciedad se encuentra.

La limpieza es un procedimiento que debe planificarse y ha de ser registrada a fin de evitar que determinadas zonas o equipos no sean limpiados con la periodicidad requerida.

2. Concepto, definición y tipos de suciedad

Según la Real Academia de la Lengua, se define suciedad como: polvo, manchas, grasa o cualquier otra cosa que ensucia.

Este enunciado general permite hacerse una idea de la gran cantidad de posibles situaciones diferentes ante las que poder encontrarse a la hora planificar la limpieza de un laboratorio o una industria química.

Los cristales exteriores deben tratarse con productos que prolonguen la limpieza.

A partir de ahora se van a desarrollar una serie de conceptos, definiciones y metodologías de trabajo basados en los conocimientos adquiridos por la industria química en lo relativo a la limpieza de equipos e instalaciones. Estos conceptos y actuaciones son igualmente aplicables a laboratorios.

La limpieza implica:

La utilización de productos químicos.

La aplicación de procedimientos adecuados a la zona o el equipo a limpiar.

Técnico de limpieza aplicando un tratamiento desengrasante

Nota

El amoniaco es un efectivo desengrasante, pero nunca debe mezclarse con la lejía (hipoclorito sódico), pues reaccionan produciendo cloramina, gas tremendamente tóxico e irritante.

Actividades

1. Enumerar todos los productos de limpieza que utiliza habitualmente. Indicar la función de cada uno de ellos.

Definición

Amoniaco

Compuesto químico formado por un átomo de nitrógeno y tres átomos de hidrógeno. El 80% de la producción industrial se dedica a la fabricación de abonos, el resto se dedica a la producción de explosivos, papel, alimentos, bebidas y detergentes.

2.1. Conceptos básicos

Durante este capítulo se va a utilizar terminología técnica, por ello, a continuación se van a definir una serie de conceptos muy utilizados:

Limpieza: proceso de eliminar la suciedad. Acción o efecto de limpiar. Proceso de retirar las sustancias orgánicas e inorgánicas de las superficies.

Fregado manual: aplicación de un líquido a una superficie por medio de un paño u otro material.

Inhibidores de corrosión: sustancias capaces de minimizar la corrosión de algunos metales.

Detergentes: sustancias capaces de ayudar a la limpieza cuando se agregan al agua. Incluyen jabones, agentes tensioactivos orgánicos, por ejemplo: detergentes sintéticos, compuestos alcalinos y, en algunos casos, compuestos ácidos.

Agentes tensoactivos: sustancias capaces de modificar las fuerzas físicas existentes en las superficies, como las que existen entre líquidos y sólidos, permitiendo un contacto más estrecho y facilitando su mezcla.

Agentes secuestrantes: productos químicos que se combinan con sales de calcio y magnesio, como los que se encuentran en el agua dura, para formar compuestos solubles en agua, que generalmente mejoran la operación de los detergentes.

Contenedor con el agente secuestrante ácido dietilen triamino pentaacético (DTPA)

Desinfección: proceso que reduce el número de microorganismos en una superficie (zona de trabajo, equipos, instrumental) para dar un nivel compatible con estándares aceptables de higiene y calidad.

Tamponar: estabilizar el valor del pH de una solución.

Cloro disponible: cantidad de cloro equivalente al oxígeno liberado cuando el agente desinfectante clorado.

Solventes: sustancias que al combinarlas con un tensoactivo adquieren mayor capacidad desengrasante, como es el caso de los alcoholes isopropílico y etílico, la naftalina o el tetracloruro de carbono.

Ácidos: compuestos químicos con un pH inferior a 7.

Bases: compuestos químicos con un pH superior a 7.

El concepto de pH va a ser muy utilizado durante todo el capítulo, por ello, es importante que quede claro. El pH informa de la concentración de iones de hidrógeno en disolución.

En muchos documentos se encontrarán los conceptos de fortaleza y debilidad; para aclararlo:

Ácido fuerte: aquel cuyo pH está entre 0 y 3, como puede ser el caso de los detergentes habitualmente utilizados para retirar cemento o herrumbre.

Nota: los ácidos fuertes deben ser manejados con precaución por su capacidad para destruir la materia orgánica. Estas mismas propiedades químicas impiden que se pueda aplicar sobre esmaltes o mármol, pues reaccionan con ellos y los consumen.

Ácido débil: aquel cuyo pH está entre 3 y 6. Al ser menos agresivo, no presenta peligros tan importantes como el anterior, pero debe ser manipulado con las debidas precauciones. Este tipo de ácidos es característico de los productos de limpieza y desinfección.

Sustancias neutras: aquellas cuyo pH es 7. Estos productos no son agresivos con la piel. Son comunes en detergentes y productos de conservación.

Bases débiles: aquellas sustancias cuyo pH está entre 8 y 12. Su agresividad es moderada, deben ser manipulados con precaución y evitar largas exposiciones. Se pueden encontrar en productos de limpieza habitual.

Bases fuertes: compuestos cuyo pH está entre 12 y 14. Estas sustancias son tremendamente agresivas, siendo peligrosas para quien las manipula y para muchos materiales, como la lana, la goma o el linóleo. Es común encontrarlas en productos para desatascar tuberías y blanqueadores.

Cuando se mezcla un ácido fuerte (agua fuerte) con una base fuerte (amoniaco), el resultado será una disolución neutra, pero la reacción es muy agresiva, por lo que se debe evitar.

Cuando se mezcla un ácido fuerte con una disolución neutra, se obtiene un ácido débil, siendo esta debilidad más acentuada cuanto mayor sea la relación entre la disolución neutra y la ácida.

Al mezclar dos sustancias de iguales características, ya sean dos ácidos o dos bases, el producto puede tener características distintas y peligrosas. Es el caso de mezclar dos productos de carácter básico como son la lejía y el amoniaco, pues al unirse reaccionan produciendo ácido clorhídrico, un producto tremendamente tóxico e irritante.

Al mezclar una base fuerte con una disolución, se obtiene una base débil. Esta debilidad es directamente proporcional a la relación entre la disolución neutra y la básica.

En consecuencia, siempre que se encuentre un residuo ácido, se deberá utilizar un limpiador básico con el fin de neutralizarlo y eliminarlo. En el caso de que el residuo sea básico, se empleará un limpiador ácido.

Las reacciones entre sustancias ácidas y básicas tienen una consecuencia directa; si se trata una superficie básica (mármol) con una sustancia ácida (Salfuman), se dará una reacción química, por la cual el ácido consumirá la superficie básica, es decir, corroerá el mármol.

Sabía que...

La palabra ácido proviene de la palabra latina acidus (agrio), siendo sus aplicaciones muy variadas: catalizadores o aditivos de bebidas, como es el caso del ácido fosfórico utilizado en las bebidas de cola.

Actividades

2. De las siguientes sustancias, indicar si tienen carácter ácido o básico: lejía, sosa cáustica, agua fuerte (Salfuman).

2.2. Clases de suciedad

La clasificación de los distintos tipos de suciedad se basa en el origen de esta, es decir, del producto o la combinación de productos que la han producido. Aunque en

Has llegado al final de esta vista previa. ¡ para leer más!
Página 1 de 1

Reseñas

Lo que piensa la gente sobre Limpieza y desinfección en laboratorios e industrias químicas. QUIE0308

0
0 valoraciones / 0 Reseñas
¿Qué te pareció?
Calificación: 0 de 5 estrellas

Reseñas de lectores