Disfruta de millones de libros electrónicos, audiolibros, revistas y más

A solo $11.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar cuando quieras.

Masaje terapéutico. Conceptos, generalidades y técnicas

Masaje terapéutico. Conceptos, generalidades y técnicas

Leer la vista previa

Masaje terapéutico. Conceptos, generalidades y técnicas

valoraciones:
4.5/5 (2 valoraciones)
Longitud:
204 páginas
1 hora
Publicado:
3 dic 2020
ISBN:
9789587942286
Formato:
Libro

Descripción

El libro Masaje terapéutico: conceptos, generalidades y técnicas acerca al lector a las diferentes perspectivas del masaje terapeútico, principalmente, el masaje clásico, el masaje infantil, el masaje deportivo y las técnicas de liberación miofascial, las cuales fundamentan las modalidades de interacción fisioerapeútica. Para esto, en cada uno de los capítulos se
aborda historia, conceptos básicos, efectos, indicaciones y contraindicaciones, así como la técnica propiamente dicha para su aplicación; todo esto desarrollado desde la fisioterapia basada en evidencia. Los autores que compartieron sus saberes en este texto, se constituyen en un grupo de fisioterapeutas, con amplia experiencia en el tema, y estudiantes en formación, que, reconociendo el trabajo desarrollado por la profesora
Irma Hernández Hernández, pionera en la enseñanza de las modalidades cinéticas como la masoterapia, dan lugar a esta herramienta académica y pedagógica, para la formación y el ejercicio profesional de fisioterapeutas, reconociendo, además, el rigor cientifico y metodológico de esta modalidad de interacción.
Publicado:
3 dic 2020
ISBN:
9789587942286
Formato:
Libro

Sobre el autor


Relacionado con Masaje terapéutico. Conceptos, generalidades y técnicas

Libros relacionados

Artículos relacionados

Vista previa del libro

Masaje terapéutico. Conceptos, generalidades y técnicas - Universidad Nacional de Colombia

profesional.

CAPÍTULO 1

HISTORIA, DEFINICIÓN Y TIPOS DE MASAJE

Irma Hernández Hernández

Ingrid Estefany Puentes Vega

Diana Alexandra Camargo Rojas

INTRODUCCIÓN

El ser humano es social por naturaleza y necesita interactuar con otros en las actividades que realiza; para esto, utiliza la comunicación como medio de expresión de lo que piensa y siente. Esta relación con el medio no se lleva a cabo únicamente a través de las palabras, ya que los abrazos, las caricias y el contacto físico se convierten en un lenguaje que transmite respeto, simpatía o agrado. El masaje es una comunicación no verbal, basada en el contacto de las manos; es un arte curativo que tiene diversos efectos, tanto a nivel corporal como mental; brinda sensaciones de bienestar, puede calmar el dolor, libera tensiones ante las presiones cotidianas de la vida e incluso alivia la fatiga; no solo quien recibe el masaje obtiene buenos resultados, la persona que lo brinda experimenta sentimientos de agrado al tener la posibilidad de transmitir a otros con sus manos seguridad, confianza y bienestar (1).

DEFINICIÓN

La palabra masaje no tiene un origen muy claro, aunque pudo derivarse de (2):

Mashech : palabra hebrea que quiere decir palpar.

Mass : palabra árabe que quiere decir frotar, tocar suavemente.

Massien : palabra griega que significa frotar.

Masser : palabra francesa que significa amasar, sobar, masar, dar masaje.

El masaje es la manipulación sistemática, fundamentada y científica de los tejidos del cuerpo como medida terapéutica (1). Es una técnica ampliamente usada dentro de diferentes campos de acción de la fisioterapia y siempre debe ir acompañada de otras técnicas y estrategias terapéuticas para el alcance de los objetivos de tratamiento.

Según Beck, el masaje es un conjunto de movimientos sistemáticos manuales o mecánicos practicados sobre los tejidos blandos del cuerpo mediante técnicas como la fricción, el amasamiento, la compresión, los movimientos de rodillo, las palmadas o golpeteos y que presenta fines terapéuticos (3).

HISTORIA

El masaje es una de las modalidades más antiguas usadas por el hombre para el tratamiento de sus padecimientos; el animal que se lame la pata lastimada, el niño que se frota la mejilla irritada o el adulto que fricciona el área lesionada son manifestaciones de que el masaje siempre ha actuado ya sea curando o disminuyendo la sensación de malestar de un área maltratada (1).

Desde hace 3000 años a. C. aparecen alusiones al masaje como medida terapéutica. El libro Kong-fou of Tao Tse, escrito 2700 años a. C., recopila las primeras experiencias empíricas del masaje, de la gimnasia respiratoria y del uso de plantas medicinales para el tratamiento de enfermedades y el mantenimiento físico. Los chinos, mediante un procedimiento especial denominado amma, determinaban los puntos del cuerpo en donde era más eficaz friccionar, presionar y aplicar otras manipulaciones (4).

El Ayur Veda, en la India (1800 a. C.), contiene algunas prácticas de ejercicios y masaje con fines terapéuticos. Las leyes de Manu, o leyes del hombre, describían las obligaciones del vivir cotidiano de las personas, entre las que se incluían las prácticas dietéticas, el baño, el ejercicio y el tshanpau, el cual comprendía masaje de extremidades a través de golpeteo, fricciones, desbloqueos de dedos de manos y pies y cuello (1,4).

En Egipto, en algunas tumbas faraónicas —de personas que practicaban la medicina—, aparecen dibujos alusivos a ejercicios y manipulaciones manuales de masaje. En excavaciones realizadas en 1841 en Egipto, descubrieron papiros (ver figura 1.1) correspondientes a los años 1500-1700 a. C. en los que se evidencia la técnica de masaje en pareja de diferentes zonas del cuerpo. Estas imágenes fueron encontradas en la tumba de un jefe militar (5).

Figura 1.1. Representación gráfica de papiros. Posiciones y técnicas de masaje (5).

En Grecia, 400 años a. C., Hipócrates habla de diferentes manipulaciones sobre piel, músculos y vísceras para disminuir dolor y mejorar la función. En Roma, es frecuente encontrar escritos sobre la utilización del masaje con fines terapéuticos. Los romanos, a la par que los griegos, adquirieron la práctica del masaje terapéutico y los baños medicinales, además del uso aceites perfumados después del baño. También, usaban el masaje como parte fundamental de la gimnasia. Por ejemplo, Celso, médico romano, escribió el libro de Medicina, el cual habla del uso terapéutico del masaje, el ejercicio y los baños; este recomienda los frotes de cabeza para disminuir la cefalea y frotar las extremidades para disminuir la debilidad, el dolor y combatir la parálisis. Una de las recomendaciones que ya en esta época se tenía en cuenta era que los frotamientos se debían hacer hacia arriba —sentido de retorno— porque eran más eficaces (6,7). Tanto Celso como galenos médicos de la época escribieron acerca del valor terapéutico del masaje y las técnicas utilizadas para su aplicación (3).

En el siglo

III

, mientras se hacia la transición al cristianismo en Roma, en China el curandero Juto recomendaba los masajes para la preparación y curación de las articulaciones. En el monasterio de Shaolin, se utilizaba antes y después de la lucha kung-fu; hoy en día, el masaje es una técnica usada por los chinos en los deportistas de élite (5).

Entre los años 228 y 337, Constantino es nombrado emperador romano y se convierte al cristianismo; ya en esta época las prácticas medicinales del masaje, los baños y las unciones se degradaban, hasta convertirse en actuaciones eróticas que, con la llegada del cristianismo, eran rechazadas y condenadas (8).

En la Edad Media, sigue en decadencia el masaje debido al auge del cristianismo, ya que este consideraba que todo contacto corporal era pecaminoso. El Renacimiento, en el siglo

XV

, revive el interés por todo lo perdido hasta el momento. Los textos clásicos de maestros de Grecia, Roma y Persia son rescatados; vuelven los estudiosos a interesarse en potenciar la salud, el estado físico y el aspecto externo; surge la preocupación por revisar los tratados antiguos; y se revisan las técnicas utilizadas por los griegos y por los romanos entre ellas el masaje y la gimnasia (4).

Es así como se encuentran los escritos del científico italiano Mercurialis, quien da importancia al masaje para la preservación de la salud y el manejo de enfermedades. Así mismo, Ambrosio Paré «fundamenta la acción del masaje desde posiciones anatomo-fisiológicas» (9).

En el siglo

XIX

, se encuentra el mayor auge del masaje, el ejercicio y las curas hidroterapéuticas. En esta época, la figura principal es Per Henrik Ling, fundador del Instituto Gimnástico de Estocolmo. Es el auténtico precursor de la gimnasia y especialmente del uso del masaje como preparación para ella. Ling señaló la importancia del masaje como estrategia para combatir la fatiga, en caso de traumas y durante la fase del post operatorio (9). Igualmente, en esta época, Ling dio a conocer el masaje sueco, el cual ofrece las bases para diferentes formas del masaje terapéutico actual (3).

En el siglo

XX

, el inglés James B. Mennell impulsó el uso del masaje en el tratamiento de enfermedades e incapacidades y tuvo gran influencia en las técnicas usadas en los Estados Unidos e Inglaterra (8,10).

Durante este siglo, además, se fortalecen las escuelas de Europa, América y Oriente que a través de múltiples experiencias construyen los fundamentos del masaje moderno (5).

Aparecen entonces:

•El masaje terapéutico clásico

•El masaje reflejo

•El masaje de tejido conectivo

•El masaje acupuntural o masaje quiropráctico

•El masaje deportivo

•El auto masaje

Actualmente, existen tres escuelas de Europa que sobresalen por su moderna concepción del masaje clásico (8):

•La sueca en la que predomina el masaje fuerte y vigoroso que abarca grandes áreas del organismo.

•La francesa que se basa en las maniobras finas, suaves, delicadas, precisas, seguidas de aplicación de hidroterapia.

•La alemana que combina el masaje profundo con las manipulaciones y las movilizaciones.

Junto a estas técnicas clásicas han aparecido otras técnicas específicas como:

Drenaje linfático manual del doctor Vodder: método de masaje rítmico y suave aplicado al trayecto linfático que acelera el funcionamiento de dicho sistema. Disminuye el edema linfático crónico y otras enfermedades del sistema circulatorio arterial y venoso (4).

Masaje transverso profundo de Cyryax: método que amplía los tejidos fibrosos de los músculos, tendones o ligamentos, eliminando las adherencias y restituyendo la movilidad a los músculos (11).

Rolfing: alinea los segmentos principales del cuerpo mediante la manipulación de las fascias de los tejidos conectivos (4).

En resumen, encontramos, según el origen del masaje, seis grandes grupos:

1. Masaje clásico, occidental o sueco: actúa especialmente a nivel muscular.

2. Masajes específicos derivados del clásico: Cyriax y Vodder.

3. Masaje oriental: actúa sobre meridianos.

4. Masaje reflexógeno: actúa a distancia de la región a tratar.

5. Masaje mecánico: producido por agentes externos ajenos a las manos del terapeuta.

6. Nuevas tendencias: masajes eclécticos, combinados y complejos.

TIPOS DE MASAJE

Manual: es aquel en el cual se emplean las manos como medio físico para producirlo.

Ninguna máquina puede remplazar las manos, ya que estas, mediante el sentido del tacto, pueden palpar las regiones de los tejidos a tratar y así percibir sus alteraciones. Encontramos:

•Masaje clásico

•Masaje depletivo

•Masaje de tejido conectivo

Shiatsu

•Sueco - finlandés

•Liberación miofascial

Mecánico: es aquel que emplea aparatos, cuya utilidad es limitada, y se utilizan en los gimnasios (8,12).

REFERENCIAS

1. Downing G. El libro del masaje. Barcelona: Ediciones Urano; 1985.

2. Vázquez J. El Masaje Terapéutico. Madrid: Ediciones Mándala; 1991.

3. Basco J, Jiménez J. Influencia del masaje deportivo en el rendimiento muscular [tesis doctoral]. Toledo: Departamento de Actividad Física y Ciencias del Deporte, Facultad de Ciencias del Deporte, Universidad de Castilla de La Mancha; 2013.

4. Beck M. Masaje terapéutico Teoría y práctica. Madrid: Ed. Paraninfo; 2000

5. Biriukov A. El masaje deportivo. Barcelona: Editorial Paidotribo; 2003

6. Licht S. Terapéutica por el ejercicio. Barcelona: Editorial Salvat Editores; 1974.

7. Kottke F, Lehmann J, Boxca M, Klain D. Krusen. Medicina física y rehabilitación. Buenos Aires: Editorial Médica Panamericana; 1993.

8. Rivero P. Medicina física. 4 ta ed. Barcelona: Editorial Salvat Editores; 1969.

9. Rodríguez Benítez JA, Bustos Ríos JA, Amariles Duque CM, Rodríguez Calvo HM. El masaje terapéutico en lesiones musculares producidas por traumas de tejidos blandos. Rev. Med Risaralda . 2002;8(2):1-9.

10. Cyriax J. Tratamiento por manipulación, masaje e inyección. Madrid: Ed. Marban; 2001

11. Boicey M. Manual de Masaje. 5 ta ed. Barcelona: Editorial Toray Masson, S. A.; 1979.

12. Maxwell H. Aromaterapia y Masaje. 1 a ed.

Has llegado al final de esta vista previa. ¡Regístrate para leer más!
Página 1 de 1

Reseñas

Lo que piensa la gente sobre Masaje terapéutico. Conceptos, generalidades y técnicas

4.5
2 valoraciones / 1 Reseñas
¿Qué te pareció?
Calificación: 0 de 5 estrellas

Reseñas de lectores

  • (5/5)
    es buen libro se lo recomiendo a cual quier persona que desea aprendar