Disfruta de millones de libros electrónicos, audiolibros, revistas y más

A solo $11.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar cuando quieras.

El gran coronel árabe-inglés Lawrence

El gran coronel árabe-inglés Lawrence

Leer la vista previa

El gran coronel árabe-inglés Lawrence

Longitud:
984 páginas
15 horas
Publicado:
9 ene 2021
ISBN:
9791220247368
Formato:
Libro

Descripción

Este libro trata de describir una gran historia de vida y experiencias de TE Lawrence. Este es un gran libro biográfico de no ficción consta de 122 capítulos se divide en 10 partes y consta de 260000 palabras (aproximadamente).
El coronel Thomas Edward Lawrence, CB, DSO (16 de agosto de 1888-19 de mayo de 1935), un arqueólogo británico, oficial del ejército, diplomático y escritor, se hizo conocido por su papel en la revuelta árabe (1916-1918) y la campaña Sinaí y Palestina (1915-1918) contra el Imperio Otomano durante la Primera Guerra Mundial.
Nació en agosto de 1888, hijo de Sarah Junner (1861 - 1959), una institutriz, y Thomas Chapman (1846 - 1919), un noble anglo-irlandés. Chapman dejó a su esposa y familia en Irlanda para vivir con Junner. Chapman y Junner se llamaban Mr and Mrs Lawrence, con el apellido del probable padre de Sarah; su madre había sido empleada como sirvienta de una familia Lawrence cuando quedó embarazada de Sarah. En 1896, los Lawrences se mudaron a Oxford, donde Thomas asistió a la escuela secundaria y estudió historia en el Jesus College, Oxford de 1907 a 1910. Entre 1910 y 1914, trabajó como arqueólogo para el Museo Británico, principalmente en Carquemis en Siria Otomana.
Poco después del estallido de la guerra en 1914, se ofreció como voluntario para el ejército británico y fue estacionado en Egipto en la unidad de inteligencia Oficina Árabe, fundada en 1916. En 1916 viajó con misiones de inteligencia a Mesopotamia y Arabia y rápidamente participó en la revuelta árabe como un enlace a las fuerzas árabes, junto con otros oficiales británicos que apoyaron la guerra de independencia del reino árabe de Hejaz contra su antiguo señor supremo, el Imperio Otomano. Trabajó estrechamente con Emir Faisal, un líder de la revuelta, y a veces participó como líder en acciones militares contra las fuerzas otomanas que culminaron en la captura de Damasco en octubre de 1918.
Lawrence fue nombrado compañero de la orden del baño el 7 de agosto de 1917, compañero de la Orden de Servicio Distinguido el 10 de mayo de 1918, caballero de la legión de Honor (Francia) el 30 de mayo de 1916 y Croix de guerre (Francia) el 16 de abril de 1918.
Un busto de bronce de Lawrence por Eric Kennington fue erigido en la Cripta de la Catedral de San Pablo en Londres el 22 de enero de 1936, junto a las tumbas de los más grandes líderes militares británicos. Una efigie de piedra reclinada de Kennington fue instalada en 1939 en la Iglesia de San Martín, Wareham, Dorset.
Una placa azul del patrimonio inglés marca la casa de la infancia de Lawrence en 2 Polstead Road, Oxford, y otra aparece en su casa de Londres en 14 Barton Street, Westminster. Lawrence aparece en la portada del álbum de Sgt. Pepper Lonely Hearts Club Band of the Beatles. En 2002, después de una votación británica, Lawrence fue votado 53º en la lista de la BBC de los 100 mejores británicos.
Nota: - Estamos ofreciendo este libro con un 90% de descuento en actividad promocional.
Publicado:
9 ene 2021
ISBN:
9791220247368
Formato:
Libro

Sobre el autor


Relacionado con El gran coronel árabe-inglés Lawrence

Libros relacionados

Vista previa del libro

El gran coronel árabe-inglés Lawrence - Avneet Kumar Singla

El gran coronel árabe-inglés Lawrence

Avneet Kumar Singla

Copyright © 2021-2040 por Avneet Kumar Singla

Todos los derechos reservados. Ninguna parte de esta publicación puede ser reproducida, distribuida o transmitida en cualquier forma o por cualquier medio, incluyendo fotocopias, grabaciones u otros métodos electrónicos o mecánicos, sin el permiso previo por escrito del editor, excepto en el caso de breves citas incorporadas. en revisiones críticas y otros usos no comerciales permitidos por la ley de derechos de autor. Para solicitudes de permiso, escriba al editor, con la dirección Atención: Coordinador de permisos, en la dirección que se indica a continuación.

Avneet Kumar Singla

avneetkumarsingla2@gmail.com

Descargo de responsabilidad

Toda la información proporcionada en este libro es la mejor según nuestro conocimiento y creencia. Sin embargo, no garantizamos la autenticidad, integridad y precisión de la información. El autor, editor o distribuidor (es) del libro no será responsable de la autenticidad y exactitud de la información mencionada en este libro.

Tabla de contenido

Prólogo

CAPÍTULO INTRODUCTORIO

IMPLANTACIÓN. Conceptos básicos de la revuelta

CAPÍTULOS I A VII

CAPÍTULO I

CAPÍTULO II

CAPÍTULO III

CAPÍTULO IV

CAPÍTULO V

CAPÍTULO VI

CAPÍTULO VII

PRIMERA PARTE. El descubrimiento de Feisal

CAPÍTULOS VIII A XVI

CAPÍTULO VIII

CAPÍTULO IX

CAPÍTULO X

CAPÍTULO XI

CAPÍTULO XII

CAPÍTULO XIII

CAPÍTULO XIV

CAPÍTULO XV

CAPÍTULO XVI

SEGUNDA PARTE. Apertura de la Ofensiva Árabe

CAPÍTULOS XVII A XXVII

CAPÍTULO XVII

CAPÍTULO XVIII

CAPÍTULO XIX

CAPÍTULO XX

CAPÍTULO XXI

CAPÍTULO XXII

CAPÍTULO XXIII

CAPÍTULO XXIV

CAPÍTULO XXV

CAPÍTULO XXVI

CAPÍTULO XXVII

PARTE TRES. Una desviación de tren

CAPÍTULO XXVIII A XXXVIII

CAPÍTULO XXVIII

CAPÍTULO XXIX

CAPÍTULO XXX

CAPÍTULO XXXI

CAPÍTULO XXXII

CAPÍTULO XXXIII

CAPÍTULO XXXIV

CAPÍTULO XXXV

CAPÍTULO XXXVI

CAPÍTULO XXXVII

CAPÍTULO XXXVIII

PARTE CUATRO. Extensión a Akaba

CAPÍTULO XXXIX A LIV

CAPÍTULO XXXIX

CAPÍTULO XL

CAPÍTULO XLI

CAPÍTULO XLII

CAPÍTULO XLIII

CAPÍTULO XLIV

CAPÍTULO XLV

CAPÍTULO XLVI

CAPÍTULO XLVII

CAPÍTULO XLVIII

CAPÍTULO XLIX

CAPÍTULO L

CAPÍTULO LI

CAPÍTULO LII

CAPÍTULO LIII

CAPÍTULO LIV

PARTE CINCO. Tiempo de marcado

CAPÍTULO VI A LXVIII

CAPÍTULO LV

CAPÍTULO LVI

CAPÍTULO LVII

CAPÍTULO LVIII

CAPÍTULO LIX

CAPÍTULO LX

CAPÍTULO LXI

CAPÍTULO LXII

CAPÍTULO LXIII

CAPÍTULO LXIV

CAPÍTULO LXV

CAPÍTULO LXVI

CAPÍTULO LXVII

CAPÍTULO LXVIII

PARTE SIX. El ataque a los puentes

CAPÍTULO LXIX A LXXXI

CAPÍTULO LXIX

CAPÍTULO LXX

CAPÍTULO LXXI

CAPÍTULO LXXII

CAPÍTULO LXXIII

CAPÍTULO LXXIV

CAPÍTULO LXXV

CAPÍTULO LXXVI

CAPÍTULO LXXVII

CAPÍTULO LXXVIII

CAPÍTULO LXXIX

CAPÍTULO LXXX

CAPÍTULO LXXXI

PARTE SIETE. La campaña del Mar Muerto

CAPÍTULO LXXXII A XCI

CAPÍTULO LXXXII

CAPÍTULO LXXXIII

CAPÍTULO LXXXIV

CAPÍTULO LXXXV

CAPÍTULO LXXXVI

CAPÍTULO LXXXVII

CAPÍTULO LXXXVIII

CAPÍTULO LXXXIX

CAPÍTULO XC

CAPÍTULO XCI

PARTE OCHO. La ruina de la alta esperanza

CAPÍTULO XCII A XCVII

CAPÍTULO XCII

CAPÍTULO XCIII

CAPÍTULO XCIV

CAPÍTULO XCV

CAPÍTULO XCVI

CAPÍTULO XCVII

PARTE NUEVE. Compensación por un último esfuerzo

CAPÍTULO XCVIII A CVI

CAPÍTULO XCVIII

CAPÍTULO XCIX

CAPÍTULO C

CAPÍTULO CI

CAPÍTULO CII

CAPÍTULO CIII

CAPÍTULO CIV

CAPÍTULO CV

CAPÍTULO CVI

PARTE DIEZ. La casa está perfeccionada

CAPÍTULOS CVII A CXXII

CAPÍTULO CVII

CAPÍTULO CVIII

CAPÍTULO CIX

CAPÍTULO CX

CAPÍTULO CXI

CAPÍTULO CXII

CAPÍTULO CXIII

CAPÍTULO CXIV

CAPÍTULO CXV

CAPÍTULO CXVI

CAPÍTULO CXVII

CAPÍTULO CXVIII

CAPÍTULO CXIX

CAPÍTULO CXX

CAPÍTULO CXXI

CAPÍTULO CXXII

Prólogo

El coronel Thomas Edward Lawrence, CB, DSO (16 de agosto de 1888-19 de mayo de 1935), un arqueólogo británico, oficial del ejército, diplomático y escritor, se hizo conocido por su papel en la revuelta árabe (1916-1918) y la campaña Sinaí y Palestina (1915-1918) contra el Imperio Otomano durante la Primera Guerra Mundial.

Nació en agosto de 1888, hijo de Sarah Junner (1861 - 1959), una institutriz, y Thomas Chapman (1846 - 1919), un noble anglo-irlandés. Chapman dejó a su esposa y familia en Irlanda para vivir con Junner. Chapman y Junner se llamaban Mr and Mrs Lawrence, con el apellido del probable padre de Sarah; su madre había sido empleada como sirvienta de una familia Lawrence cuando quedó embarazada de Sarah. En 1896, los Lawrences se mudaron a Oxford, donde Thomas asistió a la escuela secundaria y estudió historia en el Jesus College, Oxford de 1907 a 1910. Entre 1910 y 1914, trabajó como arqueólogo para el Museo Británico, principalmente en Carquemis en Siria Otomana.

Poco después del estallido de la guerra en 1914, se ofreció como voluntario para el ejército británico y fue estacionado en Egipto en la unidad de inteligencia Oficina Árabe, fundada en 1916. En 1916 viajó con misiones de inteligencia a Mesopotamia y Arabia y rápidamente participó en la revuelta árabe como un enlace a las fuerzas árabes, junto con otros oficiales británicos que apoyaron la guerra de independencia del reino árabe de Hejaz contra su antiguo señor supremo, el Imperio Otomano. Trabajó estrechamente con Emir Faisal, un líder de la revuelta, y a veces participó como líder en acciones militares contra las fuerzas otomanas que culminaron en la captura de Damasco en octubre de 1918.

Después de la Primera guerra mundial, Lawrence se unió a la oficina extranjera británica y trabajó con el gobierno británico y con Faisal. Se retiró de la vida pública en 1922 y pasó los años hasta 1935 como hombre empleado, principalmente en la Real Fuerza Aérea (RAF), con un corto tiempo en el ejército.

Primeros años de vida

Thomas Edward Lawrence nació el 16 de agosto de 1888 en Tremadog, Carnarvonshire, Gales, en una casa llamada Gorphwysfa, ahora conocida como Snowdon Lodge. Su padre anglo-irlandés Thomas Chapman había dejado a su esposa Edith después de tener un hijo con Sarah Junner, que había sido la institutriz de sus hijas. Sarah había sido una hija ilegítima, habiendo nacido en Sunderland a Elizabeth Junner, una sirvienta empleada por una familia llamada Lawrence; Fue liberada cuatro meses antes del nacimiento de Sarah, e identificó al padre de Sarah como John Junner, Shipwright oficial.

Los padres de Lawrence no se casaron, pero vivieron juntos bajo el nombre de Lawrence. En 1914, su padre heredó la baroneta Chapman del Castillo de Killua, el hogar ancestral de la familia en el condado de Westmeath, Irlanda. Tuvieron cinco hijos, Thomas (llamado Ned por su familia inmediata) fue el segundo mayor. Desde Gales, la familia se trasladó a Kirkcudbright, Galloway, en el suroeste de Escocia, luego a Dinard en Bretaña, luego a Jersey.

La familia vivió de 1894 a 1896 en Langley Lodge (ahora demolido) en bosques privados entre las fronteras orientales del New Forest y Southampton Water en Hampshire. La residencia estaba aislada, y el joven Lawrence tuvo muchas oportunidades para actividades al aire libre y visitas al agua.  La Gran Bretaña victoriano-edwardiana era una sociedad muy conservadora en la que la mayoría de las personas eran cristianos que consideraban el sexo prematrimonial y extramatrimonial como vergonzoso, y los niños extramatrimoniales nacieron en desgracia. Lawrence siempre fue algo así como un extraño, un bastardo que nunca podría esperar alcanzar el mismo nivel de aceptación social y éxito que otros que nacieron legítimamente podrían esperar, y ninguna chica de una familia respetable se casaría con un bastardo.

En el verano de 1896 la familia se mudó a 2, Polstead Road, Oxford, donde vivieron hasta 1921. de 1896 a 1907 Lawrence asistió a la ciudad de Oxford High School for Boys, donde una de las cuatro casas fue nombrada más tarde Lawrence en su honor. Lawrence y uno de sus hermanos se convirtieron en oficiales comisionados en la Brigada de Muchachos de la Iglesia en la Iglesia de San Aldate.

Lawrence afirmó que se había escapado de su casa alrededor de 1905 y que había servido durante unas semanas como un niño soldado en la artillería Royal Garrison en el castillo de St Mawes en Cornualles, de la que fue comprado. Sin embargo, no hay evidencia de esto en los registros del Ejército.

Viajes, antigüedades y arqueología

A la edad de 15 años, Lawrence y su amigo de la escuela Cyril Beeson recorrieron Berkshire, Buckinghamshire y Oxfordshire, visitando casi la iglesia parroquial de cada pueblo, estudiando sus monumentos y antigüedades, y haciendo basura con sus prendas monumentales. Lawrence y Beeson monitorearon los sitios de construcción en Oxford y presentaron todo lo que encontraron al Museo Ashmolean. El informe anual de Ashmolean para 1906 declaró que los dos adolescentes por la vigilancia incesante aseguró todo lo de valor anticuario que se encontró.En los veranos de 1906 y 1907 Lawrence recorrió Francia en bicicleta, a veces con Beeson, recogiendo fotografías, dibujos y medidas de castillos medievales. En agosto de 1907, Lawrence escribió a casa:los Chaignons y el Lamballe me felicitaron por mi maravilloso francés: me preguntaron dos veces de qué parte de Francia vengo.

De 1907 a 1910 Lawrence leyó historia en el Jesus College, Oxford. En julio y agosto de 1908, recorrió solo Francia hasta el Mediterráneo y regresó a explorar los castillos franceses. En el verano de 1909, partió solo en una caminata de tres meses a través de castillos cruzados en la Siria otomana, cubriendo 1.600 km a pie. Durante su tiempo con Jesús, fue un miembro entusiasta del Cuerpo de Entrenamiento de Oficiales Universitarios (OTC). Se graduó con honores de primera clase después de presentar una disertación titulada La influencia de las cruzadas en la arquitectura militar europea, hasta el final del 12th Lawrence quedó fascinado por la Edad Media; su hermano Arnold escribió en 1937 que la investigación medieval era un camino de ensueño de la Inglaterra burguesa.

En 1910 se le ofreció a Lawrence la oportunidad de convertirse en un arqueólogo en ejercicio en Carchemish durante la expedición establecida por D. G. Hogarth en nombre del Museo Británico. Hogarth organizó un Senior Demyship (una forma de beca) para Lawrence en Magdalen College, Oxford para financiar su trabajo a £ 100 al año. Navegó a Beirut en diciembre de 1910 y se fue a Biblos, donde estudió árabe. Luego trabajó en las excavaciones en Carchemish, cerca de Jerablus en el norte de Siria, donde trabajó hasta 1914 bajo Hogarth, R. Campbell Thompson del Museo Británico, y Leonard Woolley trabajó. Más tarde explicó que todo lo que había logrado le debía a Hogarth. Lawrence conoció a Gertrude Bell mientras cavaba en Carchemish. Trabajó brevemente con Flinders Petrie en 1912 en Kafr Ammar en Egipto.

En Carchemish, Lawrence estaba a menudo involucrado en una relación de alta tensión con un equipo dirigido por Alemania que trabajaba cerca del Ferrocarril de Bagdad en Jerablus. Aunque nunca hubo guerra abierta, hubo conflictos regulares sobre el acceso a la tierra y el tratamiento de la fuerza laboral local; Lawrence adquirió experiencia en prácticas de liderazgo y resolución de conflictos en el Medio Oriente.

Inteligencia Militar

En enero de 1914, Woolley y Lawrence fueron cooptados por el ejército británico como un muro de niebla arqueológica para un estudio militar británico del desierto de Negev. Fueron financiados por el Fondo de Exploración de Palestina para buscar un área conocida en la Biblia como el desierto de Zin, e hicieron un estudio arqueológico del desierto de Negev en el camino. El Negev era estratégicamente importante porque un ejército otomano que atacara a Egipto tendría que cruzarlo. Woolley y Lawrence publicaron posteriormente un informe sobre los hallazgos arqueológicos de la expedición, pero un resultado más importante fue el mapeo actualizado de la zona, con especial atención a características de relevancia militar como las fuentes de agua. Lawrence también visitó Aqaba y Shobek, no muy lejos de Petra.

Después del estallido de las hostilidades en agosto de 1914, Lawrence no se alistó inmediatamente en el ejército británico. Se aguantó hasta octubre siguiendo el consejo de S. F. Newcombe, cuando fue incluido en la lista general. A finales de año, fue nombrado por el renombrado arqueólogo e historiador Lt. CMDR David Hogarth, su mentor en Carchemish, para la unidad de inteligencia de la Nueva Oficina Árabe en El Cairo, y llegó a El Cairo el 15 de diciembre de 1914. El jefe de la oficina era el general Gilbert Clayton, quien informó al Alto Comisionado egipcio Henry McMahon.

La situación era compleja en 1915. Hubo un creciente movimiento nacionalista árabe dentro de los territorios otomanos de habla árabe, incluidos muchos árabes que sirven en las fuerzas otomanas. Estuvieron en contacto con Sharif Hussein, Emir de La Meca, quien negoció con los británicos y se ofreció a liderar un levantamiento árabe contra los otomanos. A cambio, quería una garantía británica para un estado árabe independiente que incluyera Hejaz, Siria y Mesopotamia. Tal levantamiento habría sido muy útil para Gran Bretaña en su guerra contra los otomanos, lo que habría reducido en gran medida la amenaza para el Canal de Suez. Sin embargo, hubo oposición de diplomáticos franceses que insistieron en que el futuro de Siria era una colonia francesa y no un estado árabe independiente. También hubo fuertes objeciones del gobierno indio, que nominalmente era parte del gobierno británico, pero que operaba de forma independiente. Su visión era la Mesopotamia controlada por los británicos, que sirvió como granero para la India; además, quería aferrarse a su puesto de avanzada árabe en Adén.

En la Oficina Árabe, Lawrence supervisó la creación de mapas, produjo un boletín diario para los generales británicos que operaban en el teatro y entrevistó a los prisioneros. Fue un defensor de un aterrizaje británico en Alexandretta, que nunca se materializó. También fue un defensor constante de una Siria árabe independiente.

La situación llegó a una crisis en octubre de 1915 cuando Sharif Hussein exigió un compromiso inmediato de Gran Bretaña, amenazando con que de lo contrario arrojaría su peso detrás de los otomanos. Esto crearía un mensaje panislámico creíble que podría haber sido muy peligroso para Gran Bretaña, que estuvo en serios problemas durante la campaña de Gallipoli. Los británicos respondieron con una carta del Alto Comisionado McMahon, que era generalmente aceptable y al mismo tiempo obligaciones reservadas con respecto a la costa mediterránea y Tierra Santa.

En la primavera de 1916, Lawrence fue enviado a Mesopotamia para aliviar el asedio de Kut mediante una combinación del comienzo de un levantamiento árabe y el soborno de funcionarios otomanos. Esta misión no dio ningún resultado útil. Mientras tanto, el acuerdo Sykes-Picot se negoció en Londres sin el conocimiento de los funcionarios británicos en El Cairo, que dio gran parte de Siria a Francia. Esto también significaba que los árabes tendrían que conquistar las cuatro ciudades principales de Siria si tuvieran un estado allí: Damasco, Homs, Hama y Alepo. No está claro en qué momento Lawrence se dio cuenta del contenido del contrato.

Premios y conmemoraciones

Lawrence fue nombrado compañero de la orden del baño el 7 de agosto de 1917, compañero de la Orden de Servicio Distinguido el 10 de mayo de 1918, caballero de la legión de Honor (Francia) el 30 de mayo de 1916 y Croix de guerre (Francia) el 16 de abril de 1918.

Un busto de bronce de Lawrence por Eric Kennington fue erigido en la Cripta de la Catedral de San Pablo en Londres el 22 de enero de 1936, junto a las tumbas de los más grandes líderes militares británicos. Una efigie de piedra reclinada de Kennington fue instalada en 1939 en la Iglesia de San Martín, Wareham, Dorset.

Una placa azul del patrimonio inglés marca la casa de la infancia de Lawrence en 2 Polstead Road, Oxford, y otra aparece en su casa de Londres en 14 Barton Street, Westminster. Lawrence aparece en la portada del álbum de Sgt. Pepper Lonely Hearts Club Band of the Beatles. En 2002, después de una votación británica, Lawrence fue votado 53º en la lista de la BBC de los 100 mejores británicos.

En 2018, Lawrence apareció en una moneda de £ 5 (en plata y oro) en un conjunto de seis monedas conmemorativas del centenario de la primera guerra mundial emitida por la Royal Mint.

Thomas Edward Lawrence fue un gran hombre. Este libro está escrito en el buen espíritu y de esa manera como Thomas Edward Lawrence mismo contando su historia de vida. Así que la palabra, yo, mi, me debe tomarse en lo que respecta a Thomas Edward Lawrence.

CAPÍTULO INTRODUCTORIO

La siguiente historia fue escrita por primera vez durante la conferencia de paz en París, a partir de notas escritas diariamente en el camino, reforzadas por algunos informes enviados a mis jefes en El Cairo. Posteriormente, en el otoño de 1919, se perdieron este primer borrador y algunas notas. Me pareció históricamente necesario reproducir la historia, ya que tal vez nadie más que yo en el ejército de Feisal había pensado en escribir en ese momento lo que sentíamos, lo que esperábamos, lo que estábamos tratando de hacer. Así que en el invierno de 1919-20 fue construido con gran disgusto en Londres de nuevo de la memoria y mis notas sobrevivientes. El registro de los acontecimientos no era aburrido en mí y tal vez sólo unos pocos errores reales se deslizaron en, excepto en Detalles de fechas o números, pero los contornos y el significado de las cosas habían perdido significado en la neblina de nuevos intereses.

Las fechas y lugares son correctos por lo que mis notas los han mantenido: pero los nombres personales no lo son. Desde la aventura, algunos de los que trabajaron conmigo han sido enterrados en la tumba poco profunda del servicio civil. Sus nombres fueron usados libremente. Otros todavía se poseen a sí mismos, y aquí guardan su secreto. A veces un hombre tenía varios nombres. Esto puede ocultar la individualidad y hacer que el libro sea una dispersión de títeres poco característicos en lugar de un grupo de personas vivas: pero una vez que el bien de un hombre se cuenta y otra vez el mal, y algunos no me agradecerían por culpa o alabanza.

Esta imagen aislada que arroja la luz principal sobre mí es injusta para mis colegas británicos. Lamento particularmente no haber dicho lo que hizo el no responsable de nosotros. Pero fueron maravillosos, especialmente teniendo en cuenta que no tenían el motivo, la visión imaginativa del fin que los oficiales sostuvieron. Desafortunadamente, mi preocupación se limitó a este objetivo, y el libro es solo una procesión planificada de la libertad árabe de La Meca a Damasco. Su objetivo es racionalizar la campaña para que todos puedan ver cuán natural fue el éxito y cuán inevitable, cuán poco dependiente de la dirección o el cerebro, cuánto menos de la ayuda externa de los pocos británicos. Fue una guerra árabe librada y librada por árabes con objetivos árabes en Arabia.

Mi participación adecuada fue menor, pero debido a una pluma fluida, una libertad de expresión y una cierta capacidad cerebral, asumí, como la describo, una precedencia simulada. Realmente nunca tuve una oficina entre los árabes: él nunca estuvo a cargo de la misión británica con ellos. Wilson, Joyce, Newcombe, Dawnay y Davenport estaban por todas partes en mi cabeza. Me halagé de que era demasiado joven, no que tuvieran más corazón o mente en el trabajo, hice mi mejor esfuerzo. Wilson, Newcombe, Dawnay, Davenport, Buxton, Marshall, Stirling, joven, Maynard, Ross, Scott, Winterton, Lloyd, Wordie, Siddons, Goslett, stent Henderson, Spence, Gilman, Garland, Brodie, Makins, Nunan, Leeson, Hornby, Peake, Scott Higgins, Ramsay, madera, Hinde, Infierno, MacIndoe, Greenhill, Grisenthwaite, Dowsett, Bennett, Wade, Gray, Pascoe y los demás también, hicieron todo lo posible.

Sería esencial en mí alabarla. Si me refiero al mal de uno de nuestros números, lo hago: aunque hay menos que en mi diario, ya que el paso del tiempo parece haber aligerado las manchas de los hombres. Si quiero alabar a los forasteros, entonces lo hago: bur nuestros asuntos familiares nos pertenecen. Hemos hecho lo que nos propusimos hacer y tener la satisfacción de este conocimiento. Los otros un día tienen la libertad de grabar su historia, un paralelo a la mía, pero sin mencionar más de mí que yo de ellos, porque cada uno de los Estados Unidos ha hecho su trabajo por sí mismo y como a él le gustaría, apenas ve a sus amigos.

Estas páginas no son sobre el movimiento árabe, sino sobre mí. Es una historia de la vida cotidiana, malos acontecimientos, gente pequeña. No hay lecciones para el mundo, no hay revelaciones que sorprendan a las Naciones. Está lleno de cosas triviales, en parte que nadie está equivocado por la historia, los huesos de los cuales un hombre puede algún día escribir historia, y en parte por el placer de recordarme a la comunidad de la revuelta. Nos gustó juntos, por el swing de los espacios abiertos, el sabor de los vientos, la luz del sol y las esperanzas en las que trabajamos. La frescura moral del mundo-a-ser nos intoxicó. Nos forjaron en ideas indecibles y humeantes, pero para luchar por ellos. Vivimos muchas vidas en estas campañas giratorias y no nos perdonamos a nosotros mismos: sin embargo, cuando tuvimos éxito y el nuevo mundo amaneció, los ancianos volvieron a salir y usaron nuestra victoria para restaurar a semejanza del mundo anterior que conocían. La juventud podía ganar, pero no había aprendido a sostener: y por desgracia era débil contra la edad. Ellos tartamudearon que habíamos trabajado para un nuevo cielo y una nueva tierra, y nos agradecieron amablemente e hicieron sus paces.

Todos los hombres sueñan: pero tampoco los que sueñan de noche en los rincones polvorientos de sus mentes se despiertan en el día para descubrir que era vanidad: pero los soñadores del día son hombres peligrosos, porque pueden actuar su sueño con los ojos abiertos para hacerlo posible. Yo hice eso. Quería hacer, restaurar una nueva nación! una influencia perdida para dar a veinte millones de semitas la base sobre la cual construir un palacio inspirado de sueños de sus pensamientos nacionales. Un objetivo tan elevado llamó a la nobleza inherente de su espíritu y la hizo desempeñar un papel generoso en los acontecimientos: pero cuando ganamos, me acusaron de hacer dudosos los cargos de British Gas en Mesopotamia y arruinar la política colonial francesa en el Levante.

Me temo que eso espero. Pagamos demasiado por estas cosas en honor y en vidas inocentes. Subí al Tigris con cien territorios Devon, compañeros jóvenes, limpios y encantadores, llenos del poder de la felicidad y hacen que las mujeres y los niños se regocijen. Para ellos se vio vívidamente lo bueno que era ser su pariente y el inglés. Y los hemos arrojado al fuego en miles para sufrir la peor muerte, no para ganar la guerra, sino para que el maíz, el arroz y el aceite de Mesopotamia sean nuestros. La única necesidad era derrotar a nuestros enemigos (Turquía entre ellos), y esto finalmente sucedió en la sabiduría de Allenby con menos de cuatrocientos muertos, recurriendo a las manos de los oprimidos en Turquía. Estoy orgulloso de mis treinta peleas en las que no he derramado mi propia sangre. Todos nuestros súbditos no valían la pena un inglés muerto para mí.

Estuvimos en este esfuerzo durante tres años y tuve que contener muchas cosas que aún no se pueden decir. Sin embargo, partes de este libro serán nuevas para casi cualquiera que lo vea, y muchos buscarán cosas familiares y no las encontrarán. Una vez informé completamente a mis jefes, pero sabía que me estaban recompensando con mis propias pruebas. Esto no era como debería ser. Los honorarios pueden ser necesarios en un ejército profesional, como tantas menciones enfáticas en los despachos, y al contratar nos habíamos colocado voluntariamente o no en la posición de soldados regulares.

Para mi trabajo en el frente árabe, había decidido no aceptar nada. El Gabinete levantó a los árabes para luchar por nosotros, después de lo cual hubo ciertas promesas de autogobierno. Los árabes creen en las personas, no en las instituciones. Me vieron como un agente libre del gobierno británico y exigieron la confirmación de sus promesas por escrito. Así que tuve que unirme a la conspiración y por lo que valía mi palabra, aseguré a los hombres su recompensa. En nuestros dos años de asociación bajo fuego, se acostumbraron a creerme y pensar que mi gobierno, como yo, es justo. Con esta esperanza, han logrado algunas cosas buenas, pero en lugar de estar orgullosos de lo que hemos hecho juntos, estaba amargamente avergonzado.

Estaba claro desde el principio que si hubiéramos ganado la guerra, estas promesas serían papel muerto, y si hubiera sido un asesor honesto de los árabes, les habría aconsejado que se fueran a casa y no arriesgaran sus vidas para luchar por estas cosas: pero me saludé con la esperanza de que al guiar a estos árabes locamente a la victoria final, los establecería con Fue una suposición inmodesta: aún no está claro si lo logré; pero está claro que no tenía ninguna sombra de permiso para poner a los árabes en tal peligro sin saberlo. Me arriesgué a engañar en mi creencia de que la ayuda árabe era necesaria para nuestra victoria barata y rápida en el Este y que ganamos mejor y rompemos nuestra palabra de lo que perdemos.

El despido de Sir Henry McMahon confirmó mi creencia en nuestra falta de sinceridad esencial: pero no pude explicarme al general Wingate mientras duraba la guerra, ya que estaba nominalmente bajo su mando, y no parecía ser sensato cuán falsa era su propia reputación. Lo único que quedaba era rechazar las recompensas por ser un estafador exitoso, y para evitar este inconveniente, comencé en mis informes a ocultar las historias reales de las cosas y persuadir a los pocos árabes que lo sabían de mostrar la misma moderación. En este libro también, por última vez, quiero ser mi propio juez de qué decir.

IMPLANTACIÓN. Conceptos básicos de la revuelta

CAPÍTULOS I A VII

Algunos ingleses, de los cuales Kitchener era el jefe, creían que una rebelión árabe contra los turcos permitiría a Inglaterra derrotar simultáneamente a su aliada Turquía durante la lucha contra la Gran Alemania.

Su conocimiento de la naturaleza y el poder y la Tierra de los pueblos de habla árabe la hizo pensar que el tema de tal rebelión sería feliz: e indicó su carácter y método.

Así que le permitieron comenzar a recibir garantías formales de ayuda del gobierno británico a cambio. Sin embargo, la rebelión del sherif de La Meca fue una sorpresa para la mayoría y ya encontró a los aliados. Despertó sentimientos encontrados e hizo fuertes amigos y fuertes enemigos, en medio de cuyo choque los celos comenzaron a maltratar sus asuntos.

CAPÍTULO I

Algunos de los males de mi historia pueden haber sido inherentes a nuestras circunstancias. Durante años vivimos juntos de todos modos en el desierto desnudo, bajo el cielo indiferente. En el día que el sol caliente nos fermentó; y nos mareamos con el viento que latía. Por la noche estábamos manchados por el rocío, y avergonzados de mezquindad por el innumerable silencio de las estrellas. Éramos un ejército egocéntrico sin desfile ni gesto, dedicado a la libertad, el segundo credo del hombre, un propósito tan tenaz que se tragó todas nuestras fuerzas, una esperanza tan trascendente que nuestras ambiciones anteriores se desvanecieron en su gloria.

Con el tiempo, nuestra necesidad de luchar por el ideal se convirtió en una posesión incondicional que condujo con Spur y controlar nuestras dudas. Willy-nilly se convirtió en una creencia. Nos habíamos vendido a su esclavitud, mezclados en su banda de cadena, inclinados para servir a Su Santidad con todo nuestro contenido bueno y malo. La mentalidad de los esclavos humanos ordinarios es terrible: han perdido el mundo, y nos habíamos rendido, no solo con el cuerpo, sino con el alma ante la abrumadora codicia de la victoria. Por nuestra propia acción fuimos privados de moralidad, de Voluntad, de responsabilidad, como hojas muertas en el viento.

La lucha eterna ha quitado nuestra preocupación por nuestras propias vidas o por los demás. Teníamos cuerdas alrededor de nuestros cuellos y en nuestras cabezas que mostraban que el enemigo tenía la intención de torturas abominables para nosotros cuando fuimos capturados. Todos los días, algunos de los Estados Unidos pasaban; y los vivos solo conocían títeres sensibles en el escenario de Dios: de hecho, nuestro jefe de tareas era despiadado, despiadado mientras nuestros pies magullados pudieran tambalearse hacia adelante en la calle. Los débiles envidiaban a aquellos lo suficientemente cansados como para morir; porque el éxito se veía tan lejos, y era una liberación cercana y segura, aunque aguda, del trabajo. Siempre vivimos en la expansión o flacidez de los nervios, ya sea en la cresta o en el canal de las ondas emocionales. Esta impotencia fue amarga para nosotros y nos hizo vivir solo para el horizonte que vimos, despiadado, que a pesar de que hemos infligido o soportado, ya que la sensación física resultó ser significativa temporal. Ráfagas de crueldad, perversiones, deseos corrieron ligeramente sobre la superficie sin molestarnos; porque las leyes morales que parecían hablar de estos estúpidos accidentes deben ser palabras aún más ligeras. Habíamos aprendido que había dolor demasiado agudo, dolor demasiado profundo, éxtasis demasiado alto para que nuestro yo finito se registrara. Cuando las emociones llegaron a este tono, la mente se sofocó; y la memoria se volvió blanca hasta que las circunstancias fueron una vez más monótona.

Tal exaltación del pensamiento, ya que condujo la mente, y la dio en aires extraños, perdió el viejo dominio paciente sobre el cuerpo. El cuerpo era demasiado áspero para sentir la extremidad de nuestras preocupaciones y alegrías. Es por eso que lo hemos abandonado como basura: lo hemos dejado entre nosotros para marchar hacia adelante, un simulacro de respiración, a su propio nivel, expuesto a influencias de las que en tiempos normales nuestros instintos se habrían encogido. Los hombres eran jóvenes y robustos; y la carne y la sangre calientes inconscientemente reclamaban un derecho en ellos, atormentando sus vientres con extraños anhelos. Nuestras privaciones y peligros alimentaron este calor masculino en un clima tan lluvioso como se puede imaginar. No teníamos lugares cerrados donde pudiéramos estar solos, ni ropa gruesa para ocultar nuestra naturaleza. El hombre vivía abiertamente con el hombre en todas las cosas.

El árabe era por naturaleza continente; y el uso del matrimonio universal casi había abolido cursos irregulares en sus tribus. Las mujeres públicas de los asentamientos raros que habíamos encontrado durante nuestros meses de vagar no habrían tenido nada que ver con nuestros números, incluso si su raddelfleisch había sido sabroso para un hombre con partes sanas. En el terror de un comercio tan sucio, nuestros jóvenes comenzaron indiferentemente a aflojar las pocas necesidades de los demás en sus propios cuerpos limpios, un consuelo frío que, en comparación, parecía sin sexo e incluso puro. Más tarde, algunos comenzaron a justificar este proceso estéril, jurando que los amigos que se estremecieron juntos en la arena que cede con extremidades íntimas y calientes en el abrazo Supremo encontraron allí una coexistencia sensual de pasión mental que soldó nuestras almas y espíritus en un esfuerzo llameante. Varios que tenían sed de castigar el apetito, lo que no podían evitar, estaban tremendamente orgullosos de degradar el cuerpo, y se ofrecieron ferozmente en algún hábito que prometía dolor físico o suciedad.

Fui enviado a estos árabes como un extraño, incapaz de pensar en sus pensamientos o de firmar su fe, pero encargado por el deber de guiarlos hacia adelante y desarrollar a la cabeza más alta cada movimiento de ellos que llegaron a Inglaterra en su guerra. Si no pudiera aceptar su carácter, al menos podría ocultar el mío y atravesarlos sin fricción aparente, ni una Discordia ni un crítico, sino una influencia inadvertida. Como era su compañera, no seré su apologista o abogado. Hasta el día de hoy, he podido interpretar al espectador en mi ropa vieja, obediente a las sensaciones de nuestro teatro...pero es más honesto registrar que estas ideas y acciones pasaron naturalmente. Lo que ahora parece sin sentido o triste, parecía inevitable o simplemente sin importancia rutina en el campo.

La sangre siempre estaba en nuestras manos: teníamos licencia para hacerlo. Herir y matar parecía un dolor efímero, por lo que la vida era muy corta y dolorosa con nosotros. Con el dolor de vivir tan grande, el dolor del castigo tenía que ser implacable. Vivimos por el día y murimos por ello. Cuando había razón y deseo de castigar, inmediatamente escribimos nuestra lección con arma o WHIP en la carne gruñona de la víctima, y el caso estaba más allá de la apelación. El desierto no ha podido permitirse las sofisticadas sanciones lentas de los tribunales e ídolos.

Por supuesto, nuestras recompensas y alegrías fueron tan repentinas como nuestros problemas; pero especialmente para mí, fueron menos grandes. Los modos beduinos eran difíciles, incluso para aquellos que los criaron, y terribles para los extraños: una muerte en la vida. Cuando terminó la marcha o el trabajo no tenía energía para grabar sensación, ni mientras duraba ningún tiempo libre para ver la belleza espiritual que a veces venía sobre nosotros. En mis notas, lo cruel en lugar del hermoso lugar encontrado. Sin duda, disfrutamos más de los raros momentos de paz y olvido; pero recuerdo más el tormento, los terrores y los errores. Nuestras vidas no se resumen en lo que he escrito (hay cosas que no se pueden repetir a sangre fría por vergüenza); pero lo que he escrito fue en y de nuestras vidas. Ora a Dios para que los hombres que leen la historia no salgan por amor al glamour de la extrañeza para prostituirse a sí mismos y sus talentos para servir a un Un hombre que pretende ser poseído por extraterrestres lleva una larga vida después de haber cambiado su alma por un maestro bruto. Él no es de ellos. Él puede estar en contra de ellos, convencerse de una misión, golpearlos y torcerlos en algo que no habrían sido por sí mismos. Luego usa su antiguo entorno para sacarla de ella. O, según mi modelo, puede imitarlos tan bien que lo imitan erróneamente nuevamente. Luego regala su propio entorno: sus pretensiones; y las pretensiones son cosas huecas, sin valor. En ningún caso hace nada de sí mismo, ni nada tan limpio como para ser suyo (sin pensar en la conversión), y les permite tomar qué acción o reacción esperan del ejemplo silencioso.

En mi caso, el esfuerzo de estos años por vivir en la ropa de los árabes e imitar su base espiritual me ha dejado mi yo inglés y me ha hecho mirar Occidente y sus convenciones con nuevos ojos: lo han destruido todo para mí. Al mismo tiempo, no podía aceptar honestamente la piel árabe: era solo una afectación. Un hombre se convirtió fácilmente en un incrédulo, pero difícilmente podía convertirse a otra fe. Había dejado caer una forma y no tomado la otra y me había convertido en como el ataúd de Muhammad en nuestra leyenda, con un sentimiento resultante de intensa soledad en la vida y un desprecio, no por otros hombres, sino por todo lo que hacen. Tal desapego a veces le llegaba a un hombre que estaba agotado por el esfuerzo físico prolongado y el aislamiento. Su cuerpo continuó aglomerándose mecánicamente cuando su mente racional lo abandonó, y desde arriba lo miró críticamente, preguntándose qué estaba haciendo este inútil Wood y por qué. A veces se entretenían en el vacío; y luego la locura estaba muy cerca, ya que creo que estaría cerca del hombre que podía ver cosas a través de los velos a la vez de dos costumbres, dos entrenamientos, dos alrededores.

CAPÍTULO II

Una primera dificultad del movimiento árabe fue decir quiénes eran los árabes. Como pueblo establecido, su nombre había cambiado lentamente de significado año tras año. Una vez que significaba un árabe. Había un país llamado Arabia; pero eso no era nada al grano. Había un idioma llamado árabe; y allí estaba la prueba. Era la lengua actual de Siria y Palestina, de Mesopotamia y la gran península llamada Arabia en el mapa. Antes de la conquista musulmana, estas áreas estaban habitadas por varios pueblos que hablaban las lenguas de la familia árabe. Los llamamos semíticos, pero (como con la mayoría de los términos científicos) incorrectamente. El árabe, asirio, babilónico, fenicio, hebreo, arameo y siríaco eran lenguas relacionadas; y los indicios de influencias comunes en el pasado, o incluso un origen común, se vieron fortalecidos por nuestro conocimiento de que las apariencias y costumbres de los actuales pueblos de habla árabe de Asia, aunque tan variadas como un campo lleno de amapolas, tenían una semejanza igual y esencial. Podríamos llamarlos primos con perfecta decencia y primos sin duda, si tristemente, consciente de su propia relación.

Las áreas de Asia de habla árabe en este sentido eran un paralelogramo aproximado. El lado norte corría desde Alexandretta en el mar Mediterráneo a través de Mesopotamia hacia el este hasta el Tigris. El lado sur era el borde del Océano Índico desde Adén hasta Mascate. En Occidente limitaba con el Mar Mediterráneo, el Canal de Suez y el Mar Rojo hasta Adén. En el este en el Tigris y en el Golfo Pérsico a Mascate. Este país tan grande como la India era el hogar de nuestros semitas, en el que ninguna raza extranjera se había mantenido firme, aunque egipcios, hititas, filisteos, persas, griegos, romanos, turcos y francos lo habían probado en varias ocasiones. Al final, todos se rompieron, y sus elementos dispersos se ahogaron en las fuertes características de la raza semítica. Los semitas a veces habían empujado fuera de esta área y se habían ahogado en el mundo exterior. Egipto, Argel, Marruecos, Malta, Sicilia, España, Cilicia y Gran Francia absorben y destruyen las colonias semíticas. Sólo en Trípoli en África y en la eterna maravilla del judaísmo habían semitas distantes conservado parte de su identidad y fuerza.

El origen de estos pueblos era una cuestión académica; pero para la comprensión de su revuelta, sus diferencias sociales y políticas actuales eran importantes, y solo podían ser mirando su geografía cubierta. Este continente de ellos cayó en ciertas regiones grandes, cuya gran diversidad física impuso a los habitantes en ellos diferentes hábitos. En Occidente, el paralelogramo de Alexandretta a Aden estaba enmarcado por un cinturón de montaña llamado Siria (en el norte), y de allí al sur llamado Palestina, Madián, Hejaz y finalmente Yemen. Tenía una altura promedio de quizás tres mil pies, con picos de diez a doce mil pies. Miraba hacia el oeste, estaba bien regado con lluvia y nubes del mar y generalmente estaba completamente poblado.

Otra fila de colinas habitadas con vistas al Océano Índico era el borde sur del paralelogramo. La frontera oriental era inicialmente una llanura aluvial llamada Mesopotamia, pero al sur de Basora una franja costera plana llamada Kuwait, y Hasa, después de Gattar. Gran parte de esta llanura estaba poblada. Estas colinas y llanuras habitadas enmarcaban un Golfo de desierto sediento, en el corazón del cual había un archipiélago de oasis de regadío y populosos llamados Kasim y Aridh. En este grupo de oasis se encuentra el verdadero centro de Arabia, la preservación de su espíritu nativo y su individualidad más consciente. El desierto lo dio la vuelta y lo mantuvo sin contacto.

El desierto, que realizó esta gran función alrededor de los oasis y, por lo tanto, hizo que el carácter de Arabia fuera variado en su naturaleza. Al sur de los oasis, parecía ser un mar de arena sin camino, que se extiende casi hasta el populoso terraplén de la costa del Océano Índico y lo excluye de la historia árabe y, sobre todo, de la influencia en la moral y la política árabes. Hadhramaut, como llamaban a esta costa sur, formó parte de la historia de la India holandesa; y su pensamiento se movió hacia Java en lugar de Arabia. Al oeste de los oasis, entre ellos y las colinas de Hejaz, estaba el desierto de Nejd, un área de grava y lava con poca arena. Al este de estos oasis, entre ellos y Kuwait, se extendió una superficie de grava similar, pero con algunas grandes secciones de arena blanda que dificultaban el camino. Al norte de los oasis había un cinturón de arena y luego una enorme ciudad de grava y lava que llenaba todo entre el extremo oriental de Siria y las orillas del Éufrates, donde comenzó Mesopotamia. La practicidad de este desierto del norte para hombres y automóviles permitió que la revuelta árabe lograra su primer éxito.

Las colinas del oeste y las llanuras del este eran las partes más pobladas y activas de Arabia. Especialmente en Occidente, las montañas de Siria y Palestina, de Hejaz y Yemen penetraron repetidamente en la corriente de nuestra vida europea. Éticamente, estas fértiles colinas saludables estaban en Europa, no en Asia, como los árabes siempre al mar Mediterráneo, no al océano Índico, por sus simpatías culturales, a su empresa y, en particular, a sus expansiones, ya que el problema de la migración era la fuerza más grande y más compleja en Arabia, y en general, pero podría variar en los diferentes distritos árabes.

En el norte (Siria), la tasa de natalidad en las ciudades era baja y la tasa de mortalidad alta, debido a las condiciones insanas y la agitada vida liderada por la mayoría. En consecuencia, el campesinado excedente encontró aberturas en las ciudades y fue tragado allí. En el Líbano, donde se había mejorado el saneamiento, cada año se producía un gran éxodo de jóvenes a América, amenazando (por primera vez desde los días griegos) a cambiar las perspectivas de todo un distrito.

En Yemen la solución fue diferente. No había comercio exterior ni industrias masivas para acumular la población en lugares insalubres. Las ciudades eran solo ciudades de mercado, tan limpias y simples como las aldeas ordinarias. Por lo tanto, la población aumentó lentamente; la extensión de la vida fue muy baja; y generalmente se sintió una sobrecarga de números. No podían emigrar al extranjero; porque Sudán era un país aún peor que Arabia, y las pocas tribus que se aventuraron allí se vieron obligadas a cambiar profundamente su forma de vida y su cultura semítica para existir. No podían moverse hacia el norte a lo largo de las colinas; porque estos fueron bloqueados por la ciudad santa de La Meca y su puerto de Jidda: un cinturón extranjero, que fue constantemente reforzado por extraños de la India y Java y Bokhara y África, muy vital, ferozmente hostil a la conciencia semítica y preservado a pesar de la economía, la geografía y La sobrecarga de Yemen, por lo tanto, se volvió extrema, solo encontró alivio en el este al reducir las agregaciones más débiles cuyas fronteras bajan y bajan las laderas de las colinas a lo largo de Widian, el distrito de medio desperdicio de los grandes valles portadores de agua de Bisha, Dawasir, Ranya y Taraba, que corrían hacia el desierto del Nejd. Estos clanes más débiles tuvieron que intercambiar constantemente buenos manantiales y palmeras fértiles por manantiales más pobres y palmeras más escasas, hasta que finalmente llegaron a un área donde una verdadera vida agrícola se hizo imposible. Luego comenzaron a compensar su precaria posición criando ovejas y camellos, y con el tiempo se volvieron cada vez más dependientes de estos rebaños para su sustento.

Finalmente, bajo el último impulso de la población detrás de ellos, los habitantes de la frontera (ahora casi en su totalidad pastorales) fueron arrojados como nómadas desde el oasis loco más lejano al desierto oprimido. Este proceso, con el fin de ser observado-día-con familias y tribus individuales cuyas marchas se puede establecer un nombre exacto y la fecha, debe ser completado desde el primer día de Yemen. Los Widian debajo de La Meca y Taif están llenos de recuerdos y topónimos de medio centenar de tribus que han ido de allí, y se pueden encontrar hasta el día de hoy en Nejd, en Jebel Sham-mar, en el Hamad, incluso en las fronteras de Siria y Mesopotamia. Es la fuente de la migración, la fábrica de nómadas, la aparición de la corriente del Golfo de Wanderers del desierto.

Porque la gente en el desierto era tan poco estática como la gente en las colinas. La vida económica del desierto se basaba en el suministro de camellos, que se criaban mejor en los estrictos pastos de las tierras altas con sus fuertes espinas nutritivas. A través de esta industria vivían los beduinos; y a su vez dio forma a sus vidas, distribuyó las tierras tribales y mantuvo a los clanes girando por sus rojos de los pastos de primavera, verano e invierno, cuando los rebaños a su vez circuncidaron los escasos crecimientos de cada uno. Los mercados de camellos en Siria, Mesopotamia y Egipto determinaron la población que podría soportar los desiertos y regularon estrictamente su nivel de vida. Así también el desierto ocasionalmente abrumado; y luego había cielos y empujes de troncos abarrotados mientras se abrían paso a través de corredores naturales hacia la luz. No se podía ir hacia el sur hacia la arena inhóspita o el mar. No podían girar hacia el oeste, porque allí las empinadas colinas de Hejaz estaban densamente bordeadas de pueblos de montaña, que aprovechaban al máximo sus defensas. A veces iban hacia los oasis centrales de Aridh y Kasim, y, si las tribus que buscaban nuevos hogares eran fuertes y vigorosas, podrían lograr ocupar partes de ellos. Sin embargo, si el desierto no tenía esta fuerza, sus pueblos fueron empujados gradualmente hacia el norte, entre Medina de Hejaz y Kasim de Nejd, hasta que estuvieron en la bifurcación de dos caminos. Podrían atacar hacia el este, desde Wadi Rumh o Jebel Sham-mar, para finalmente seguir el Batn hasta Shamiya, donde se convertirían en árabes del río del Eufrates inferior; o podían subir la escalera de los oasis occidentales —Henakiya, Kheibar, Teima, Jauf y Sirhan— 180 grados hasta que el destino los viera acercarse a los drusos jebel en Siria o regar sus rebaños sobre Tadmor del desierto del norte en su camino hacia Alepo o Asiria.

Incluso entonces, la presión no se detuvo: la tendencia imparable hacia el Norte continuó. Las tribus fueron conducidas al borde del cultivo en Siria o Mesopotamia. Ellos y sus vientres los persuadieron de las ventajas de poseer cabras y luego ovejas; y por último comenzaron a sembrar, aunque solo un poco de cebada para sus animales. Ya no eran beduinos y, como los aldeanos, comenzaron a sufrir la devastación de los nómadas. Insensibles, hicieron causa común con los campesinos que ya estaban en el suelo, y encontraron que ellos también eran campesinos. Así vemos clanes nacidos en las tierras altas de Yemen, empujados por clanes más fuertes al desierto, donde se convirtieron involuntariamente en nómadas para mantenerse vivos. Los vemos vagando, cada año moviéndose un poco más al norte o un poco más al este, ya que Chance los ha enviado a uno u otro de los caminos de pozo del desierto, hasta que finalmente esta presión los empuja desde el desierto hacia el sembrado, con la misma falta de voluntad de su primer experimento cada vez más reducido en la vida Este fue el ciclo que mantuvo fuerza en el cuerpo semítico. Había pocos, si de hecho hubiera un solo semita del norte cuyos antepasados no hubieran cruzado el desierto a una edad oscura. El signo del nomadismo, esta disciplina social más profunda y más picante, estaba en cada uno de ellos en su grado.

CAPÍTULO III

Si los miembros de la tribu y los ciudadanos en Asia de habla árabe no fueran razas diferentes, sino solo hombres en diferentes etapas sociales y económicas, se podría esperar un parecido familiar en el trabajo de sus mentes, por lo que era razonable que elementos comunes aparecieran en el producto de todos estos pueblos. Al principio, en el primer encuentro con ellos, se encontró una claridad universal o dureza de creencia, casi matemática en su limitación y repelente en su forma antipática. Los semitas no tenían semitonos en su registro visual. Eran un pueblo de colores primarios, o más bien de blanco y negro, que siempre vio el mundo en contorno. Eran un pueblo dogmático, despreciando la duda, nuestra corona moderna de espinas. No entendían nuestras dificultades metafísicas, nuestras preguntas introspectivas. Sólo sabían la verdad y la falsedad, la creencia y la incredulidad, sin nuestro séquito de dudar de tonos más finos.

Este pueblo era blanco y negro, no solo en visión, sino por facilidad más interna: blanco y negro no solo en claridad, sino en aposición. Sus pensamientos solo eran cómodos en los extremos. Habían superlativos de elección. A veces los inconsistentes parecían poseerlos inmediatamente en fluctuaciones comunes; pero nunca se comprometieron: persiguieron la lógica de varias opiniones incompatibles con fines absurdos sin percibir la incongruencia. Con la cabeza fría y el juicio tranquilo, firmemente inconscientes de vuelo, oscilaron de asíntota a asíntota. *

Eran un pueblo limitado, de mente estrecha cuyo intelecto inerte yacía roto en resignación ominosa. Sus ideas eran vívidas, pero no creativas. Había tan poco arte árabe en Asia que casi se podría decir que no tenían arte, a pesar de que sus clases eran mecenas liberales, y habían fomentado todos los talentos en arquitectura, cerámica u otras artesanías que sus vecinos y Helots mostraron. Tampoco se ocuparon de las principales industrias: no tenían organizaciones de mente o cuerpo. No inventaron sistemas de filosofía, ni mitologías complejas. Dirigieron su curso entre los ídolos de la tribu y la cueva. Los pueblos menos patológicos habían aceptado incuestionablemente el don de la vida como axiomático. Para ellos, era algo inevitable que se debía al hombre, un abuso que se salió de control. El suicidio era una cosa imposible, y la muerte sin dolor.

Eran un pueblo de convulsiones, de trastornos, de ideas, de la raza del genio individual. Sus movimientos fueron aún más impactantes en contraste con el silencio tranquilo de cada día, sus grandes hombres aún más en contraste con la humanidad de su turba. Sus creencias eran instintivas, sus actividades intuitivas. Su mayor producción fue de credos: casi eran monopolistas de religiones reveladas. Tres de estos esfuerzos habían sobrevivido, entre ellos: dos de los tres también había llevado a la exportación (modificado) a los no-pueblos Semitas. El cristianismo, traducido a los diversos espíritus de las lenguas griega y latina y alemana, había conquistado Europa y América. El Islam sometió a África y partes de Asia en varias transformaciones. Estos fueron éxitos semíticos. Mantuvieron sus fracasos para sí mismos. Los bordes de sus desiertos estaban sembrados de fe rota.

Era significativo que esta ira de las religiones caídas yacía sobre el encuentro del desierto y la siembra. Señaló la generación de todos estos credos. Eran afirmaciones, no argumentos; por lo que necesitaban un profeta para exponerlos. Los árabes dijeron que había cuarenta mil profetas: teníamos registros de al menos unos pocos cientos. Ninguno de ellos había estado en el desierto; pero sus vidas estaban siguiendo un patrón. Su nacimiento la puso en lugares concurridos. Un anhelo apasionado incomprensible los llevó al desierto. Allí vivieron más o menos en meditación y abandono físico; y desde allí regresaron con su mensaje imaginario para articularlo y predicarlo a sus viejos y ahora dudantes compañeros. Los fundadores de los tres grandes credos cumplieron este ciclo: su posible coincidencia fue demostrada por las historias de vida paralelas de los innumerables otros como ley, los desafortunados que fracasaron, a quienes podríamos juzgar de una profesión no menos verdadera, pero para quienes el tiempo y la desilusión no habían acumulado almas secas listas para ser incendiadas. Para los pensadores de la ciudad, el impulso a Nitria nunca había sido irresistible, probablemente no que habitaran allí Dios, sino que en su soledad escucharon ciertamente la Palabra viva que trajeron consigo.

La base común de todos los credos semíticos, ganadores o perdedores, era la idea omnipresente de la inutilidad mundial. Su profunda reacción de la materia los llevó a predicar misericordia, renuncia y pobreza; y la atmósfera de esta invención sofocó los pensamientos del desierto patético. Un primer conocimiento de su sentido de pureza de dilución se me dio en los primeros años, cuando habíamos viajado lejos a través de las llanuras montañosas del norte de Siria a una ruina romana que los árabes creían que fue creado por un príncipe fronterizo como un palacio del desierto para su reina. Se dice que la arcilla de su edificio fue amasada para obtener mayor riqueza, no con agua, sino con los preciosos aceites esenciales de las flores. Mis guías, olfateando el aire como perros, me llevaron de habitación en habitación y dijeron: Esta es Jessamine, esta violeta, esta rosa.

Pero finalmente Dahoum me atrajo: Ven y huele la fragancia más dulce de todos, y entramos en el refugio principal, a las abiertas cavidades de las ventanas de su pared oriental, y allí bebió con la boca abierta el viento sin esfuerzo, vacío y girando del desierto, palpitando. Este aliento lento había nacido en algún lugar más allá del distante Éufrates, y durante muchos días y noches había arrastrado hierba muerta a su primer obstáculo, las paredes artificiales de nuestro palacio roto. Parecía molestar y persistir sobre ella, murmurando en el lenguaje del bebé. Eso, me dijeron, es lo mejor: no tiene sabor.Mis árabes dieron la espalda a los perfumes y el lujo para elegir las cosas en las que la humanidad no tenía ninguna parte o parte.

El beduino del desierto, que había nacido y criado en él, había abrazado esta desnudez, que era demasiado dura para él, con toda su alma, por la razón de que se sentía inequívocamente libre allí. Perdió los lazos materiales, la comodidad, todas las superfluidades y otras complicaciones para lograr una libertad personal que afligía el Hambre y la muerte. No veía virtud en la pobreza: disfrutaba de los pequeños vicios y lujos —café, agua dulce, mujeres— que aún podía preservar. En su vida tenía aire y vientos, sol y luz, espacios abiertos y un gran vacío. No hubo esfuerzo humano, ni fertilidad en la naturaleza: solo el cielo arriba y la tierra tácita abajo. Allí inconscientemente vino a Dios. Para él Dios no era antropomórfico, ni tangible, ni moral ni ético, ni preocupado por el mundo ni por él, ni natural: sino el Ser así calificado no por la venta, sino por la investidura, un ser comprensivo, el huevo de toda actividad, con la naturaleza y la materia solo un vaso que lo refleja.

El beduino no podía buscar a Dios en él: estaba demasiado seguro de que estaba en Dios. No podía concebir nada que fuera o no Dios, el único que era grande; sin embargo, había una casa, un lugar común de ese viejo Dios árabe que era su alimento y sus luchas y sus deseos, el más común de sus pensamientos, su recurso familiar y compañero, de una manera imposible para aquellos cuyo Dios está tan nostalgia velado por ellos a través Los árabes no sentían incongruencia en llevar a Dios a las debilidades y apetitos de sus causas menos acreditable. Él era el más conocido de sus palabras; y de hecho hemos perdido mucha elocuencia al hacer de él el más corto y feo de nuestros monosílabos.

Este credo del desierto parecía inexpresable en palabras y de hecho en pensamiento. Se sentía fácilmente como una influencia, y aquellos que entraron en el desierto el tiempo suficiente para olvidar sus espacios abiertos y vacíos fueron inevitablemente encontrados por Dios como el único refugio y ritmo del ser. El Bedawi podría ser un suní nominal, o un Wahabi nominal, o cualquier otra cosa en la brújula semítica, y lo tomaría muy a la ligera, un poco en el camino de los guardias en la Puerta de Sion que bebían cerveza y se rieron en Sion porque eran sionistas. Cada nómada individual tenía su religión revelada, no oralmente o tradicionalmente o expresada, sino instintivamente en sí mismo; y así todos recibimos credos semíticos con (en carácter y esencia) un énfasis en el vacío del mundo y la plenitud de Dios; y según el poder y la oportunidad del creyente, la expresión era de ellos.

El habitante del desierto no podía reconocer su fe. Nunca había sido un evangelista o un proselito. Llegó a esta intensa concentración de sí mismo en Dios, cerrando los ojos al mundo y a todas las complejas posibilidades que estaban latentes en él y que solo el contacto con la riqueza y las tentaciones podía provocar. Logró una confianza segura y una fuerte confianza, pero ¡qué tan estrecho es un campo! Su estéril experiencia lo privó de compasión y pervertió su bondad humana a la imagen de los residuos en los que se escondía. En consecuencia, se lastimó, no solo para ser libre, sino para complacerse a sí mismo. Siguió una alegría en el dolor, una crueldad que era más para él que mercancía. El árabe del desierto no encontró alegría como la alegría de contenerse voluntariamente. Encontró el lujo en la abnegación, la renuncia, el autocontrol. Hizo que la desnudez de la mente fuera tan sensual como la desnudez del cuerpo. Él salvó tal vez su propia alma, y sin peligro, pero en un duro egoísmo. Su desierto se convirtió en una casa de hielo espiritual, donde una visión de la unidad de Dios se conservó intacta, pero para todas las edades. Para él, a veces los buscadores podían escapar del mundo exterior por una temporada y desde allí mirar con desapego la naturaleza de la generación que convertirían.

Esta creencia en el desierto era imposible en las ciudades. Fue inmediatamente demasiado extraño, demasiado simple, demasiado intransitable para la exportación y el uso común. La idea, la creencia básica de todos los credos semíticos esperó allí, pero tuvo que ser diluida para hacernos entender. El grito de un murciélago era demasiado estridente para muchos oídos: el espíritu del desierto escapó a través de nuestra textura más gruesa. Los profetas volvieron del desierto con la mirada puesta en Dios y mostraron a través de su colorido medio (como a través de un cristal oscuro) algo de la majestuosidad y brillantez cuya visión plena nos haría ciegos, sordos, silenciosos, nos serviría como había servido al beduino, lo haría grosero, un hombre aparte.

Los discípulos tropezaron con las debilidades humanas y fracasaron en sus esfuerzos por liberarse a sí mismos y a sus vecinos de todas las cosas según la palabra del maestro. Para vivir, el aldeano o el habitante de la ciudad debe llenarse todos los días con las alegrías de la adquisición y la acumulación, y convertirse en el más grosero y material de las personas a través del rebote de las circunstancias. El desprecio luminoso de la vida, que llevó a otros al ascetismo más puro, lo llevó a la desesperación. Se desperdició descuidadamente, como un derrochador: corrió a través de su herencia de carne en apresurado anhelo por el fin. El judío en la metrópoli de Brighton, el avaro, el adorador de Adonis, el lecher en los guisos de Damasco eran signos semejantes de la semita la capacidad de disfrutar de la vida y la expresión del mismo nervio que nos dio en el otro polo la abnegación de los esenios, o los primeros cristianos o los primeros Khalifas, y el camino al cielo El semita flotaba entre la lujuria y la abnegación.

Los árabes podían ser balanceados en una idea como en una cuerda; porque la fidelidad tácita de su espíritu los hizo servidores obedientes. Ninguno de ellos escaparía del vínculo hasta que hubiera llegado el éxito, y por lo tanto la responsabilidad y el deber y las obligaciones. Entonces la idea desapareció y el trabajo terminó en ruinas. Sin un credo, podrían ser llevados a los cuatro rincones del mundo (pero no al cielo), mostrándose las riquezas de la Tierra y las alegrías de la Tierra; pero si en la calle, llevados de esta manera, se encontraban con el profeta de una idea que no podía poner la cabeza en ninguna parte y que dependía de la caridad o las aves para su comida, entonces todos dejarían su riqueza para su inspiración. Eran hijos incorregibles de la

Has llegado al final de esta vista previa. ¡ para leer más!
Página 1 de 1

Reseñas

Lo que piensa la gente sobre El gran coronel árabe-inglés Lawrence

0
0 valoraciones / 0 Reseñas
¿Qué te pareció?
Calificación: 0 de 5 estrellas

Reseñas de lectores