Encuentre sus próximos favoritos book

Conviértase en miembro hoy y lea gratis durante 30 díasComience los 30 días gratis

Información sobre el libro

El País Se Desvanece

El País Se Desvanece

Acciones del libro

Comenzar a leer
Longitud: 244 página3 horas

Descripción

Escribir desde la creatividad es una cosa, pero otra radicalmente distinta es hacerlo desde la experiencia, en este caso del insilio y la incertidumbre de ver como el país donde se nació y se vive se desvanece ante la mirada de muchos y con ello, se alejan las oportunidades de ser y hacer en ese espacio único, en medio de la “casa común”.
El país se desvanece es un compendio de narraciones, cortas y no tan cortas, relacionadas con ese espacio que muchos llaman país y que pocos ven como lugar en deconstrucción; un espacio que segundo a segundo se desvanece en medio de la inacción de muchos y la acción premeditada de una minoría envilecida por el resentimiento, la envidia y el odio hacia ese otro que con razón o sin ella se hizo blanco de la tradición cainítica. Este material constituye un novel producto para alguien acostumbrado a escribir en el mundo de la ciencia y la técnica pero, ahora, por fuerza de las circunstancias se ve en la necesidad de transitar un estilo nuevo para darle salida a aquello que se mueve en su mundo interior con la fuerza de un leviatán.
Por ello apreciado lector que me honras con tu preferencia, no busques sesudas explicaciones en estos escritos, no es esa la intención, ya habrá tiempo para las explicaciones; por lo pronto es tiempo de la denuncia y la comprensión, es el espacio de poner en imágenes lo que algunos tratan de ocultar. Este es el lugar, el modo y el momento de mostrar las causas, efectos y consecuencias de la acción deshumanizadora que niega la condición de otro a todo aquel que no esté alineado con la ideología del mal.
Así pues como puedes intuir, mal y bien se transforman en ejes conductores del discurso; no obstante ello, no debe verse como un documento moralista que pretende imponer una visión de lo bueno, antes bien se insiste en describir la experiencia resultante de sentirse forastero a pesar de no haber salido del país y dejar al lector en libertad de decidir lo que es bueno o malo en todo esto.
Y ello como interesante ejercicio que comenzó siendo un modo de drenar sentimientos y emociones, pero que al compartirlo se hizo herramienta común para dar voz e imagen a los muchos que no se atreven o no pueden hacerlo. Pues lo más grave no es que el país se desvanezca, al final de cuentas “país” es uno de los tantos constructos humanos, sino que el olvido haga del ciudadano, reducido a condición de habitante, un espejismo en el tiempo y con ello se haga realidad el peligro de nuevos totalitarismos.
Por último, este libro es el primero de una colección de cuatro: donde se abordan el país, el mundo, el conflicto interior y, la necesidad de mirar al futuro con unos ojos diferentes que permitan ver las sutiles señales de la esperanza que terca se impone a pesar de las muchas amenazas. Esto es tan sólo el comienzo de las memorias de la deconstrucción.

Leer más
El País Se Desvanece

Acciones del libro

Comenzar a leer

Información sobre el libro

El País Se Desvanece

Longitud: 244 página3 horas

Descripción

Escribir desde la creatividad es una cosa, pero otra radicalmente distinta es hacerlo desde la experiencia, en este caso del insilio y la incertidumbre de ver como el país donde se nació y se vive se desvanece ante la mirada de muchos y con ello, se alejan las oportunidades de ser y hacer en ese espacio único, en medio de la “casa común”.
El país se desvanece es un compendio de narraciones, cortas y no tan cortas, relacionadas con ese espacio que muchos llaman país y que pocos ven como lugar en deconstrucción; un espacio que segundo a segundo se desvanece en medio de la inacción de muchos y la acción premeditada de una minoría envilecida por el resentimiento, la envidia y el odio hacia ese otro que con razón o sin ella se hizo blanco de la tradición cainítica. Este material constituye un novel producto para alguien acostumbrado a escribir en el mundo de la ciencia y la técnica pero, ahora, por fuerza de las circunstancias se ve en la necesidad de transitar un estilo nuevo para darle salida a aquello que se mueve en su mundo interior con la fuerza de un leviatán.
Por ello apreciado lector que me honras con tu preferencia, no busques sesudas explicaciones en estos escritos, no es esa la intención, ya habrá tiempo para las explicaciones; por lo pronto es tiempo de la denuncia y la comprensión, es el espacio de poner en imágenes lo que algunos tratan de ocultar. Este es el lugar, el modo y el momento de mostrar las causas, efectos y consecuencias de la acción deshumanizadora que niega la condición de otro a todo aquel que no esté alineado con la ideología del mal.
Así pues como puedes intuir, mal y bien se transforman en ejes conductores del discurso; no obstante ello, no debe verse como un documento moralista que pretende imponer una visión de lo bueno, antes bien se insiste en describir la experiencia resultante de sentirse forastero a pesar de no haber salido del país y dejar al lector en libertad de decidir lo que es bueno o malo en todo esto.
Y ello como interesante ejercicio que comenzó siendo un modo de drenar sentimientos y emociones, pero que al compartirlo se hizo herramienta común para dar voz e imagen a los muchos que no se atreven o no pueden hacerlo. Pues lo más grave no es que el país se desvanezca, al final de cuentas “país” es uno de los tantos constructos humanos, sino que el olvido haga del ciudadano, reducido a condición de habitante, un espejismo en el tiempo y con ello se haga realidad el peligro de nuevos totalitarismos.
Por último, este libro es el primero de una colección de cuatro: donde se abordan el país, el mundo, el conflicto interior y, la necesidad de mirar al futuro con unos ojos diferentes que permitan ver las sutiles señales de la esperanza que terca se impone a pesar de las muchas amenazas. Esto es tan sólo el comienzo de las memorias de la deconstrucción.

Leer más