Disfruta de millones de libros electrónicos, audiolibros, revistas y más

A solo $11.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar cuando quieras.

Una vida como el cielo previsto: Heaven Intended, #2

Una vida como el cielo previsto: Heaven Intended, #2

Leer la vista previa

Una vida como el cielo previsto: Heaven Intended, #2

Longitud:
277 páginas
4 horas
Editorial:
Publicado:
14 nov 2020
ISBN:
9781071575055
Formato:
Libro

Descripción

La Guerra Civil desgarró el tejido de la vida en los Estados Unidos, pero también unió a la gente de formas inesperadas. En Una vida como el cielo previsto, Brigid McGinnis y Dominic Warner están en lados opuestos del conflicto, pero comparten la misma fe y valores. Un encuentro casual entre los dos cambia el curso de sus vidas.

Siga a Brigid y Dominic desde el norte de Georgia hasta Arkansas y las llanuras del este de Texas mientras aprenden a confiar, perdonar, amar y entregar sus vidas a un plan más grande que el suyo.

Editorial:
Publicado:
14 nov 2020
ISBN:
9781071575055
Formato:
Libro

Sobre el autor


Relacionado con Una vida como el cielo previsto

Vista previa del libro

Una vida como el cielo previsto - Amanda Lauer

Una vida como el cielo previsto

Escrito por Amanda Lauer

Copyright © 2020 Amanda Lauer

Todos los derechos reservados

Distribuido por Babelcube, Inc.

www.babelcube.com

Traducido por Gloria Diaz

Babelcube Books y Babelcube son marcas registradas de Babelcube Inc.

Elogios por Una vida como el cielo previsto

Me encantó el libro anterior de Amanda Lauer, Un mundo como el cieloprevisto, y ciertamente no me decepcionó este. ¡La investigación, los detalles y la imaginación que se incluyeron en este libro lo han convertido en un tesoro absoluto! ~ Marge Steinhage Fenelon, autora galardonada de Our Lady, Undoer of Knots: A Living Novena and Forgiving Mother: A Marian Novena of Healing and Peace

Lauer nos lleva a un viaje romántico de amor casto, valorando la virtud de la castidad. Hay sus tramas fascinantes que abordan el horror de la esclavitud y las batallas de la Guerra Civil, que hacen de este libro un verdadero cambio de página. Lauer se destaca en ilustrar las complejidades de las relaciones en esta novela. Recomiendo este libro para adolescentes y adultos que valoran la buena ficción cristiana, llena de virtud. ~ Virginia Lieto, autora de Adventures of Faith, Hope and Charity – Finding Patience

Una vida como el cielo previsto es una continuación del galardonado  Un mundo como el cielo previsto de Amanda Lauer. Las historias están conectadas, pero ambas funcionan como romances históricos católicos independientes bien escritos durante la Guerra Civil. Una vida como el cielo previsto ofrece una combinación de historia, romance, aventura y un toque de misterio que te mantendrá en las páginas. Disfrutarás retrocediendo en el tiempo con esta atractiva novela. ~ Patrice Fagnant-MacArthur editor de TodaysCatholicHomeschooling.com

Ambientada en los últimos días de la Guerra Civil, Una vida como el cielo previsto es un dulce romance histórico entre un soldado nacido en Alemania y una joven sureña felizmente inconsciente de las acciones clandestinas de su padre y sus sirvientes. Con abundantes secretos y lealtades, el lector es llevado a un viaje emocionante de la guerra a la paz y del sometimiento a la libertad. ¡Muy agradable! ~

Carolyn Astfalk, autor de Catholic romance author

Una vida como el cielo previsto

Una novela

Por Amanda Lauer

A Stephanie, Nicholas, Samantha y Elizabeth.

En mi vida te amo más

Estás durmiendo, hermano, durmiendo en tu tumba de batalla solitaria;

Las sombras del pasado se arrastran,

La muerte, el segador, todavía está cosechando,

Los años han barrido y los años están barriendo,

Muchos recuerdos de mi custodia, pero sigo esperando y llorando por mi hermoso y valiente.

~ In Memoriam, David J. Ryan, C.S.A.

Por el padre Abraham Ryan, poeta sacerdote de la Confederación

Capítulo 1

Miércoles 25 de mayo de 1864

Dallas, Georgia

Ella se enderezó en la cama con dosel, el colchón de resortes chirriando en señal de protesta. Su corazón latía con fuerza en su pecho, mientras examinaba la habitación buscando la fuente del ruido que la despertó de su sueño temprano en la mañana.

El sol estaba subiendo por el horizonte y le ofrecía suficiente luz para mirar todos los artículos de su habitación: la mesa, el armario, una pequeña estantería llena de tomos de varios colores y tamaños, la cómoda, el lavabo y la silla caoba Empire, espejo alto y chaise lounge. Todo parecía estar exactamente donde pertenecía.

Sin embargo, Brigid McGinnis juraría que había escuchado un ruido chirriante. Era el mismo sonido que llegaba a sus oídos esporádicamente en las primeras horas de la mañana cuando estaba en casa para descansar del Instituto Lucy Cobb. Curiosamente, desde que podía recordar, escuchó el ruido de forma intermitente: nunca parecía ocurrir cuando su padre estaba en su casa.

John Thaddeus McGinnis pasó poco tiempo en su ciudad natal de Dallas desde que comenzaron los problemas entre los estados. Como propietario del Hamilton State Bank y custodio del dinero antiguo asegurado para las familias adineradas de la ciudad, el presidente Jefferson Davis le había pedido que fuera miembro de su gabinete cuando Davis fue elegido presidente de los Estados Confederados de América en febrero de 1861.

Su padre había rechazado la oferta en ese momento debido a obligaciones familiares y comerciales. Su esposa, la madre de Brigid, Catherine Agatha Murphy McGinnis, estaba esperando su cuarto hijo y estuvo confinada en su cama durante los últimos tres meses de su embarazo. La Sra. McGinnis insistió en que su esposo se quedara en Dallas hasta que naciera el niño. Además, mientras se hablaba de la guerra, McGinnis se sintió obligado a mantener su posición al frente de la institución que dirigía. Sus clientes se estaban volviendo asustadizos, y él quería hacer todo lo posible para evitar una caída en el banco.

Cuando se declaró la Guerra entre los Estados el 12 de abril de 1861, el Sr. McGinnis prometió su lealtad a los Estados Confederados. No tenía intención de tomar las armas porque, a los treinta y siete años, no solo era demasiado viejo, sino que ya no estaba en forma para luchar después de años de disfrutar de las mejores cosas de la vida. Pero en julio de ese año, cuando su esposa dio a luz con seguridad a su hijo, John Thaddeus McGinnis II, el Sr. McGinnis aceptó el cargo de Secretario del Interior de los Estados Confederados de América.

La Sra. McGinnis supervisó al personal de la casa cuando su esposo estaba de servicio oficial en Richmond y ella manejó un barco apretado. Si no hubiera sido una mujer, habría sido muy adecuada para una carrera como oficial naval. Cuando chasqueó los dedos, los sirvientes se apresuraron a cumplir su orden, al igual que el Sr. McGinnis.

El acuerdo de equilibrar su posición con el gobierno confederado y administrar su banco funcionó bien hasta ese día, como Brigid se refería a él, en enero de 1862. Desde ese día, las cosas habían cambiado dramáticamente para su familia y en su casa. No le gustaba pensar en eso e hizo todo lo posible para apartarlo de su mente cada vez que se acercaba a la vanguardia de su cráneo. A partir de ese día, su padre pasó el menor tiempo posible en casa y se dedicó a su trabajo para la Confederación.

Sacudiendo la cabeza para aclarar esos pensamientos, Brigid se esforzó por escuchar el ruido nuevamente. Un escalofrío le recorrió la espalda. ¿Por qué soy la única que escucha esto? Su madre y sus dos hermanas menores compartían dormitorios al otro lado de la casa. Agnes tenía ocho años y Martha tenía seis años. Brigid no quería asustarlas, así que solo expresó sus preocupaciones a su madre. La mujer descartó su inquietud, y señaló que nunca había escuchado nada fuera de lo común en la noche o en cualquier otro momento del día.

Eso realmente no sorprendió a Brigid. Desde ese día, su madre, que hasta ese momento siempre había mostrado tanto afecto por su hija mayor, no había vuelto a ser ella misma. Era como si le hubieran quitado el viento de las velas. Donde una vez gobernó la casa con precisión militar, ahora tenía poca pasión por sus deberes. Ella había entregado la mayor parte de los deberes diarios a Beulah, la cocinera principal, que vigilaba la casa a menos que Brigid estuviera en casa, entonces esa tarea recayó en ella. Ella también pudo haber sido contratada para ayudarse a sí misma por la cantidad de atención que su madre prestó a sus esfuerzos.

De todos modos, Brigid deseaba poder aliviar más la carga de los hombros de su madre, pero sus estudios la mantuvieron ocupada en Atenas durante una buena parte del año, excepto durante las vacaciones escolares. Hace una semana, se graduó de Lucy Cobb, pero no tenía la intención de quedarse mucho tiempo en la casa: su padre estaba en el proceso de hacer planes para su futuro. Sus estándares eran bastante rígidos, por lo que podría llevarle varios meses clasificar las opciones. Una vez que se decidiera, Brigid sabía que su destino estaría sellado, y que se dirigiría a una nueva ciudad para comenzar la siguiente fase de su vida.

Brigid se quedó quieta y escuchó atentamente. No se emitió ningún otro sonido, por lo que lo descartó como producto de su imaginación hiperactiva. Ella recostó la cabeza sobre la almohada de plumas y cerró los ojos para intentar dormir una hora más. Con todo lo que sucedía a su alrededor últimamente, tenía tanto de qué preocuparse que su sueño había sido inquieto. Muchas mañanas se despertaba sintiéndose más cansada que cuando se había acostado la noche anterior.

Como una muñeca china con los ojos bien abiertos, los párpados de Brigid se negaban a cerrarse. Levantó la vista hacia la tela estampada de flor de lis que cubría la parte superior de los postes de la cama. Una vez que su cerebro se despertó, no pudo evitar que los pensamientos pasaran por su cabeza.

Los problemas se acercaban cada vez más a su puerta. Durante los últimos días, escuchó el sonido de disparos a las afueras de la ciudad. Por mucho que sus padres habían hecho para protegerla a ella y a sus hermanas de las noticias sobre la guerra, Brigid tenía oídos y escuchó los susurros entre los feligreses en La Iglesia de la Purificación de la Bienaventurada Virgen María. Vio los boletines clavados en los árboles en la plaza del pueblo con las últimas listas de los soldados muertos y desaparecidos de su área. Por más que intentara ignorarlos, las voces de los hombres en las listas la llevaron a la plaza. Ella leería cada nombre y rezaría por el alma del hombre con la esperanza de encontrar a algunos de los perdidos. Sin embargo, el número de hombres jóvenes que vio y de la ciudad disminuyó cada día como si fueran malezas arrancadas de céspedes bien cuidados.

No le gustaba ser la encargada de su hogar, incluso si era temporal. Brigid no era valiente de ninguna manera: tenía miedo de innumerables cosas, como rayos, insectos, caballos, ratones y el sótano húmedo y oscuro de su casa. Incluso Agnes era más valiente que ella: era su trabajo matar a las arañas errantes que Brigid encontró en la casa.

La idea de enfrentar algo tan amenazante como una tropa de soldados de la Unión la asustaba. No había lugar para esconderse en sus propiedades, por lo que se verían obligadas a huir, pero ¿dónde encontrarían refugio? La familia McGinnis vivía en las afueras de la ciudad, por lo que no tenían vecinos cerca para ayudarlas.

Si tan solo su madre volviera a ser ella misma, esa mujer enérgica sabría exactamente qué hacer. Se aconsejaría a cualquier soldado de la Unión que se enfrentara cara a cara con la ex señora McGinnis que se pusiera de pie y corriera. Ella los colocaría en su lugar tan rápido que sus cabezas girarían. Tal vez eso era lo que el Sur necesitaba para finalmente poner fin a este asunto: un regimiento de mujeres de fuerte respaldo como su madre para que el Ejército de la Unión sepa quién es quién.

Al ver que era inútil continuar acostada en la cama cuando estaba completamente despierta, y sabiendo que había cosas que podía hacer, Brigid se levantó y fue al armario a buscar su bata. Se la puso y luego abrió la puerta de su habitación y se dirigió por el pasillo hacia la escalera delantera.

Normalmente no la atraparían caminando por la casa con ropa de dormir puesta, pero ni siquiera eran las cinco de la mañana, por lo que ninguno de los miembros del personal estaba despierto aun. Quería salir y bombear agua del pozo para comenzar a preparar una taza de café de nogal. Su madre a menudo le había dicho que el café era para adultos y no para mujeres jóvenes, pero al ver que Brigid estaba asumiendo responsabilidades adultas, sintió que también debía obtener algunas de las recompensas. De todos modos, ella cumpliría dieciocho años en poco más de ocho meses, por lo que ella estaba en la cúspide de la edad adulta.

Solo deseaba que tuvieran café molido real para una taza de café negro como solía hacer Beulah antes de que comenzara la guerra. Extrañaba ese olor; parecía una eternidad desde que habían tenido alguna. Las rutas de envío para los estados confederados habían sido bloqueadas en los últimos dos años y no había exportaciones hacia la parte norte del estado.

Pensar en el aromático aroma de ese café jamaicano trajo recuerdos de los años anteriores al comienzo de la guerra. Después de la primavera de 1861, la vida cambió dramáticamente para cada persona que Brigid conocía. Solían tener fiestas, bailes y picnics. Todas las damas y caballeros de buena estima querían ser vistos en la casa de su familia. La nobleza en todo el condado codició invitaciones a eventos que organizaron sus padres.

Su padre solía trabajar sin parar, pero su madre vivía según el axioma de que todo trabajo y nada de juego convertían al Sr. McGinnis en un niño aburrido. Ella insistió en mantener un calendario social completo para ambos. Eso incluyó no solo lanzar lujosas veladas sino también hacer su aparición en otras reuniones que mantuvieron su posición social elevada a su nivel apropiado. Independientemente de los planes que hiciera la señora McGinnis, el señor McGinnis estaba obligado a asistir. Vivía según la máxima: esposa feliz, vida feliz.

Brigid suspiró al recordar las muchas festividades que sus padres habían organizado. Rezó para que algún día las cosas volvieran a la normalidad y pudieran reanudar sus viejas vidas. Pensando más en eso, se dio cuenta de que no podría suceder porque sus planes futuros no incluían ninguna fiesta, sin duda no era el baile de debutantes que siempre pensó que tendría. ¿Las religiosas celebran algo más que días santos?

Encogiéndose de hombros, Brigid caminó hacia la cocina y agarró la tetera del estante. Luego, silenciosamente, abrió la puerta detrás de ella que conducía al patio trasero y bajó las escaleras. Una vez en el patio, el rocío hacía que la hierba estuviera un poco resbaladiza debajo de sus pies descalzos, así que la observó mientras se apresuraba hacia la bomba de mano.

Se necesitaron unas seis bombas para comenzar a gotear el agua del pozo, pero luego dos bombas más y fluía rápidamente. Brigid llenó la tetera y se inclinó hacia delante para tomar un trago del agua fresca y refrescante.

Cuando terminó, se dio la vuelta y regresó a la casa. Para entonces, el sol se asomaba sobre el campo del vecino. Parecía que iban a tener un día caluroso y soleado; sería tentador quedarse en bata todo el día. Era mucho más fresco que el vestido de manga larga y el cuello alto y los aros con los que su sirvienta la vestiría más tarde. Pero eso no sería aceptable. Al menos Tilly le recogería el cabello después de vestirse para estar un poco más fresca. Sería un proceso minucioso porque su cabello era muy largo y grueso, pero valdría la pena.

Brigid levantó la mirada y se detuvo en seco. Algo estaba al lado en la esquina posterior izquierda de la casa. Manteniendo su distancia, dio tres grandes pasos de lado para ver si podía distinguir lo que era. Rezó para que no fuera un perro porque también les tenía miedo. Con la escasez de comida en el área últimamente, sus miembros, tan delgados como estaban, se verían como muslos cálidos y jugosos para un perro hambriento.

Entrecerrando los ojos, pudo ver que el objeto era demasiado grande para ser un perro. Dio dos pasos más cerca y dejó caer la tetera al suelo, haciendo que el agua salpicara debajo de su vestido hasta las pantorrillas.

¡Dios mío, era un ser humano! Más precisamente, como notó después de acercarse con cautela, era un hombre y vestía un uniforme confederado. Su mente se aceleró mientras consideraba la foto que tenía delante. Se preguntaba qué causaba que un soldado se acostara en su patio trasero mientras el latido de su corazón resonaba en su cabeza.

Brigid había oído hablar de soldados que abandonaban sus puestos y volvían a sus pueblos de origen. Algunos tenían intenciones honorables, tenían granjas que necesitaban atención o un nuevo bebé para conocer, pero algunos eran francamente peligrosos, estaban tan desesperados por salir de la línea de fuego que cortaría cualquier cosa en su camino que amenazara con detener su escape. .

Si el hombre fuera un desertor, podría haberse escondido fácilmente dentro de su granero en lugar de elegir un lugar tan visible para descansar. ¿O estaba muerto? No estaba moviendo un músculo. ¿Estaba dormido, inconsciente o, Dios no lo quiera, muerto?

Acercándose un poco más, pudo ver su pecho subiendo y bajando lentamente. Brigid exhaló aliviada. Se acercó de puntillas lo suficiente como para mirarlo más detenidamente. Llevaba pantalones de color nuez con una franja azul oscuro a lo largo de la costura exterior de la pierna y una chaqueta de lana de un solo pecho a juego que estaba adornada con adornos trenzados de color azul oscuro. Llevaba un sombrero, posiblemente un sombrero holgado como lo llevaban muchos de los hombres alistados.

Si bien era difícil determinarlo con precisión ya que estaba tirado en el suelo, Brigid supuso que tenía una altura promedio para un hombre, que sería unas seis pulgadas más alto que ella. Parecía tener más o menos su edad, tal vez un par de años más como máximo.

Su constitución era bastante musculosa, no como los chicos flacos que estaba acostumbrada a ver por la ciudad. La mata de cabello castaño era un poco más clara que la suya. La Sra. McGinnis llamó al color de pelo de Brigid castaño, que sonaba exótico, pero cuando ella se miró en el espejo, todo lo que vio fue un cabello castaño común, de color similar a la melena de los caballos en el establo de su padre.

Gracias a Dios no había nadie cerca porque Brigid no pudo evitar mirar boquiabierta la hermosa fachada del hombre. Algo sobre sus rasgos hizo que su corazón latiera aún más rápido que antes. Tenía pestañas negras que eran pecaminosamente largas para un hombre y cejas del mismo tono que su cabello. Ella no pudo evitar preguntarse de qué color eran sus ojos. Tenía la piel oscura, ya fuera por el  sol o por herencia, era difícil de decir. El rastrojo cubría su robusta mandíbula cuadrada. Acercándose un poco más, el color desapareció de sus mejillas. Tenía sangre seca en el pelo y tenía una herida que se extendía desde la sien hasta detrás de la oreja derecha.

Una sensación de compasión la invadió, y ella tuvo que contenerse para no tocar su frente con las yemas de sus dedos. Ella lo miró e intentó determinar cuál sería su próximo paso, pero no llegó lejos en sus reflexiones. En un abrir y cerrar de ojos, una mano salió y se envolvió alrededor de su tobillo como un tornillo de acero. Brigid dejó escapar un aullido y casi se tropezó intentando escapar, pero estaba atrapada.

Capitulo 2

Su mano estaba sujeta a algo, pero no estaba seguro exactamente de lo que había capturado ya que apenas podía abrir los ojos. Fuera lo que fuese, parecía desesperado por escapar.

El hombre cerró los ojos y luego intentó abrirlos por completo. Vio su brazo completamente extendido frente a él, a centímetros de una parcela de hierba. Parecía que estaba agarrando un tobillo, uno delgado de color porcelana.

El no tenía idea de por qué se aferraba a ese apéndice de vida querida, pero algo debe haberlo obligado a hacerlo. Unido al pequeño tobillo había un pie desnudo igualmente pequeño. Su mirada se elevó y vio una prenda de seda blanca que fluía, tal vez una bata de algún tipo.

La luz del sol golpeó sus ojos, así que tuvo que entrecerrar los ojos mientras miraba más hacia arriba. Desconcertado, sacudió la cabeza ligeramente.

¿Eres un ángel? preguntó mientras examinaba los rasgos extraordinarios de la belleza que tenía en sus manos. No podía superar el color de sus ojos, nunca había visto tanta sombra antes. Eran del color de las esmeraldas y brillaban también como piedras preciosas.

No hubo otra respuesta que un tirón y un gruñido cuando la mujer trató de liberarse de su esclavitud.

¿Es esto el cielo? Todavía colgado del tobillo, levantó la cabeza y miró al jardín y al jardín de flores.

Recibió su respuesta lo suficientemente pronto.

Para algo pequeño, esa chica tenía algo de poder en ella. Su dedo del pie golpeó su hueso divertido, y la fuerza lo hizo soltar su tobillo.

Nein, definitive

Has llegado al final de esta vista previa. ¡ para leer más!
Página 1 de 1

Reseñas

Lo que piensa la gente sobre Una vida como el cielo previsto

0
0 valoraciones / 0 Reseñas
¿Qué te pareció?
Calificación: 0 de 5 estrellas

Reseñas de lectores