Disfruta de este título ahora mismo, y de millones más, con una prueba gratuita

A solo $9.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar cuando quieras.

La teoría del apego

La teoría del apego

Leer la vista previa

La teoría del apego

valoraciones:
4.5/5 (2 valoraciones)
Longitud:
588 página
8 horas
Publicado:
Mar 6, 2019
ISBN:
9786071659507
Formato:
Libro

Descripción

En este libro, los autores presentan la aplicación de los principios de la teoría del apego, del psiquiatra y psicoanalista John Bowlby, en varias comunidades de diversos lugares del mundo (incluida una comunidad rural en México) y demuestran la efectividad de la teoría del apego y lo importante que es en el desarrollo humano en dos niveles, tanto evolutivo, es decir, de especie, como personal. Describen la dinámica de las relaciones de los niños con sus padres o figuras de apego desde una perspectiva evolutiva, esto es, el apego surge como un modo de adaptación de la condición vulnerable del bebé.
Publicado:
Mar 6, 2019
ISBN:
9786071659507
Formato:
Libro

Relacionado con La teoría del apego

Libros relacionados

Artículos relacionados

Vista previa del libro

La teoría del apego - Fondo de Cultura Económica

apego.

PRIMERA PARTE

EL APEGO, TEORÍA E INVESTIGACIÓN

I. LA TEORÍA DEL APEGO

Una manera humanista de abordar la investigación y la práctica a través de las culturas

L. ALAN SROUFE

DESDE sus inicios, la teoría del apego ha sido una teoría transcultural interesada en el bienestar humano, con relevancia en la práctica clínica que tiene sus raíces en la biología y es susceptible de ser probada empíricamente. Esta serie de características la hace única entre las teorías psicológicas y es probablemente a lo que debe su gran y creciente popularidad. En la época actual, en un mundo que se encoje, estamos conscientes de la necesidad de tomar en cuenta las influencias contextuales sobre la conducta, incluyendo la cultura, aun cuando intentamos crear una teoría y señalar prácticas de utilidad clínica. Al mismo tiempo es imposible dejar de considerar el nivel del sufrimiento psicológico humano, la ubicuidad del trauma y las dificultades que enfrentan los niños y los adultos. Las necesidades humanas deben ser atendidas. Hay una verdadera necesidad de que las prácticas traten en forma real tanto con la sustancia de la perturbación, como que estén basadas en evidencias. La teoría del apego promete eso y lo ha hecho así desde el inicio.

Estos temas se desarrollarán a lo largo del libro. En este capítulo comentaré brevemente acerca de la naturaleza transcultural de la teoría del apego, su afinidad con una actitud compasiva hacia nuestros semejantes y su relevancia clínica; asimismo, discutiré su pertinencia para pruebas empíricas rigurosas. Haré esto desde la perspectiva de un estudio amplio y longitudinal de largo plazo, el estudio de Minnesota de Riesgo y Adaptación, que inició en 1974 y continúa hasta el presente. Muchas propuestas de la teoría del apego y muchas cuestiones críticas de la psicología del desarrollo sólo pueden responderse con ese tipo de análisis. Las dos hipótesis centrales formuladas por Bowlby¹ eran: 1) que las variaciones en la calidad de las relaciones de apego del infante se basan en los patrones de interacción entre los infantes y sus cuidadores tempranos durante el primer año y 2) que esas variaciones en la calidad del apego son los fundamentos para la organización de la personalidad posterior, para la salud mental y para la perturbación. Ambas cuestiones pueden, por supuesto, ser mejor formuladas por estudios longitudinales prospectivos; esto es, estudios en los cuales se observen los patrones tempranos del cuidado directamente en ese momento, y todos los resultados posteriores se registren directamente en el transcurso de la infancia, y aún después, por parte de observadores independientes.

Como antecedente para esta discusión y las de los siguientes capítulos, deben señalarse algunos fundamentos de la teoría del apego y su medición. Los conceptos de apego son muy diferentes a los de impulso y rasgo que son comunes en otras teorías psicológicas. Tener claridad acerca de estas diferencias facilitará la comprensión de ambas, la naturaleza de la investigación del apego y las aplicaciones clínicas que se derivan de ellas.

FUNDAMENTOS DEL APEGO

La teoría del apego fue parte de una revolución en la psicología, tanto por alejarse de los conceptos reductivos del impulso, como por acercarse a los conceptos relacionales, como opuestos al estudio exclusivo de las características individuales. El apego es un concepto relacional. En la infancia se refiere a la conexión emocional y la coordinación conductual entre el infante y el cuidador (la figura de apego). Se alude a esta relación y no a una característica del infante. Cuando nos referimos a un infante como apegado seguro, en realidad indicamos que está seguro (que confía) en su apego a ese cuidador en particular. Por lo tanto, el mismo infante puede estar seguro en su apego con un cuidador y ansioso con otro. Al principio esto era difícil de captar para algunos psicólogos, pero es un concepto absolutamente crítico en la teoría del apego.

Pensar en el apego como una cualidad de la relación y no como un rasgo del bebé implica que uno puede rápidamente superar ciertas confusiones con respecto a la fuerza del apego —esto es, qué tan apegado está un infante—. Todos los infantes se apegan si una persona se hace cargo constantemente de ellos, ya sea que ese cuidado sea adecuado o insuficiente. No se apegan débil o fuertemente. Solamente se apegan. Algunos pueden ser ansiosos en su apego, otros pueden hacerlo confiadamente, pero todos están apegados, aun a cuidadores abusivos. Decir que un bebé está demasiado apegado no es correcto, es un retroceso hacia la terminología de los rasgos de dependencia. Estar muy confiado en la capacidad de respuesta (o responsividad) de tu cuidador no es problema, más bien tal confianza es un signo de la buena calidad y efectividad de la relación. Los infantes descritos como demasiado apegados no están más apegados que aquellos que son seguros; su incesante solicitud de atención es simplemente un signo de que están apegados ansiosamente.

Es muy fácil ver cómo se diferencia el apego del temperamento. El temperamento se refiere a las variaciones individuales en el estilo de respuesta —por ejemplo, dimensiones tales como el nivel de actividad, umbral de respuesta o reactividad a la estimulación—. Se esperaría que éstas mostraran cierta congruencia en diferentes contextos y hasta cierto punto en situaciones distintas. Los infantes que son seguros (o ansiosos) en sus apegos, pueden ser altos o bajos en cualquiera de esas dimensiones. Por ejemplo, en el Procedimiento de la Situación Extraña de Ainsworth, algunos infantes valorados como seguros en sus relaciones, se molestan bastante por la separación breve y lloran mucho, mientras que otros rara vez lloran. Sin embargo, los que se molestan mucho por la separación son juzgados como seguros en su relación, porque en la reunión acuden de inmediato hacia el o la cuidadora y se tranquilizan pronto con el contacto, al contrario de quienes presentan búsquedas inefectivas de contacto o no se tranquilizan cuando se da, incluso luchan contra el contacto mismo. La franqueza de sus aproximaciones y la facilidad con que se tranquilizan revelan expectativas de confianza. Saben que el contacto funcionará y lo usan para volver a jugar y explorar. Aquellos casos seguros, que no se molestan, son juzgados como seguros porque saludan activamente e inician la interacción con sus cuidadores en la reunión, y este contacto psicológico es suficiente para promover su regreso al juego activo y la exploración. No ignoran ni evitan al cuidador o cuidadora. Así, tan diferentes temperamentalmente pueden ser vistos estos infantes. Lo que tienen en común es que albergan expectativas confiadas hacia sus cuidadores y son capaces de usar efectivamente la relación para promover la exploración.

En resumen, se espera que todos los infantes humanos formen apegos con la persona o personas que interactúan con ellos de una forma constante. Sin embargo, la calidad de estas relaciones es variable. En algunos casos, se caracterizan por las expectativas confiadas con respecto a la capacidad de respuesta de sus cuidadores y su efectividad al utilizar al cuidador o cuidadora como una base segura para la exploración, en otros no manifiestan tales expectativas. Se conjetura que tales variaciones se derivan de la historia de interacción con el cuidador o cuidadora particular. Finalmente, estas variaciones pueden observarse en la organización diádica de la conducta, es decir, la forma en que el infante ajusta la conducta con respecto al cuidador o cuidadora en varias circunstancias a través del tiempo. Los infantes seguros explorarán cuando el estrés externo sea mínimo, buscarán contacto cuando el estrés aumente, y usarán ese contacto (físico o psicológico) para reasegurarse, lo que anima su regreso a la exploración.

La teoría del apego es particular desde una postura psicoanalítica clásica que concibe al ser como antecesor de las relaciones, como cuando un ser primitivo estimula una parte del objeto y subsecuentemente todo el objeto, formando una relación. En la teoría del apego, se considera que el infante nace y está inserto en una matriz ya organizada de relaciones de la cual emerge el ser. Esta nueva perspectiva resuelve un problema complejo en el estudio de la personalidad. Si no podemos asumir la existencia de la personalidad plenamente formada desde el principio y no podemos asumir que algo venga de la nada, ¿cómo podemos explicar la organización compleja que es la persona? La respuesta es que hay una organización desde el principio; la organización está en la relación infante-cuidador.² En una sección posterior veremos las implicaciones que esta perspectiva revisada tiene para la investigación.

La teoría del apego como una teoría transcultural

Igual que sucedió con la teoría psicoanalítica clásica, se ha dicho que la teoría del apego tiene una tendencia cultural basada en la cultura blanca de Europa del norte.³ En el caso de la teoría del apego esta crítica resulta sorprendente por varias razones. Primero, porque se derivó originalmente de estudios de animales, especialmente primates no humanos. Por lo tanto, más allá de ser una teoría panhumana, es incluso una teoría entre especies. Además, la primera aplicación empírica de la teoría de Bowlby fue la del estudio en la Uganda rural de Ainsworth,⁴ lo más lejano del norte de Europa que uno se pueda imaginar. La mayoría de las ideas acerca de la relación entre la calidad del apego y la capacidad de responder con sensibilidad por parte de los progenitores derivan de ese análisis. El siguiente estudio de Ainsworth fue con una muestra del centro de Baltimore, en la que la mayoría era de raza negra.⁵ Sólo después de éste se hicieron nuevos estudios con muestras norteamericanas y del norte de Europa de clase media.

Algunos estudios encontraron resultados distintos a los de Ainsworth con el Procedimiento de la Situación Extraña (por ejemplo, en una muestra del norte de Alemania⁶ y en una muestra tradicional japonesa).⁷ Sin embargo, la muestra del norte de Alemania logró comprobar un efecto similar. Las madres de ésta nacieron justo después de la segunda Guerra Mundial, en condiciones de dificultades extremas. Ellas creían que sus hijos necesitaban ser impulsados a ser independientes y, como Bowlby predijo,⁸ esto llevó a un aumento dramático en el apego evitativo. Pero la teoría funcionó como antes. El apego evitativo predijo agresión elevada igual que en las muestras americanas. Más aún, en una muestra del sur de Alemania y una muestra subsecuente del norte de Alemania, no se encontró tal incremento. Esta serie de hallazgos no refleja una tendencia cultural, sino más bien el impacto de las dificultades en la crianza.

El caso japonés es un poco diferente. Estos infantes no podían ser consolados en reunión después de separaciones breves y, por lo tanto, parecían corresponder a la categoría ansiosa-resistente (ambivalente). Sin embargo, esas diferencias en el laboratorio no reflejaban las variaciones observadas en casa. En muestras occidentales, los patrones de conducta de apego ansiosos-resistentes se asocian a cuidados inconsistentes y caóticos, así como a mucho llanto en casa, pero no en las familias tradicionales japonesas. Aún la exploración en el laboratorio era adecuada antes de la primera separación, haciendo poco probable que fueran casos de apego genuinamente ansioso. Pero los infantes de este entorno cultural, que nunca experimentaron separaciones breves, estuvieron completamente alterados con las separaciones que, desafortunadamente, se permitió que duraran mucho, en vez de suspenderlas como se acostumbra en la práctica cuando se trata de bebés alterados. Como consecuencia, estos infantes no podían ser consolados en reunión. Tales dificultades para ser tranquilizados se interpretaron erróneamente como apego ansioso. La explicación más plausible de este resultado es que el Procedimiento de Ainsworth (que supone estrés moderado pero en aumento) no era apropiado para estos pares de infante-cuidador. Lo anterior no pone en duda la generalidad cultural de la teoría del apego, únicamente el procedimiento particular de evaluación en este caso. Debe hacerse notar que las familias japonesas modernas (en las cuales las madres trabajan frecuentemente) y las familias japonesas americanas, muestran las mismas proporciones de apego seguro que otras muestras de los Estados Unidos.

La validez transcultural de la teoría del apego no depende de la aplicabilidad de un método de evaluación particular, tal como el Procedimiento de la Situación Extraña, más bien, se relaciona con la pregunta de si el proceso del apego en sí es culturalmente general. Ahora hay evidencias empíricas sustanciales de que los principios fundamentales de la teoría del apego se mantienen a través de las culturas.¹⁰ Esto es así a pesar del hecho de que, por supuesto, las culturas también difieren ampliamente tanto en las prácticas de crianza como en las conductas infantiles. Hay culturas en las cuales los infantes están en contacto físico cercano con las madres durante los primeros meses de vida, por ejemplo, los cargan en el rebozo y duermen juntos, mientras que en algunas sociedades modernas no se practica nada de esto. En algunas culturas los progenitores hablan mucho a los niños, incluso cuando son muy pequeños, pero hay otras que piensan que no tiene caso hablarles antes de que ellos empiecen a hablar. En algunas culturas los niños pequeños desde los tres años atienden a otros más pequeños. En otras, cualquier familiar puede disciplinar a un niño.¹¹ La lista puede seguir y seguir.

Por otra parte, hay constantes en todas las culturas. En la totalidad de ellas, excepto en las industriales modernas, los bebés son cuidados, principalmente durante los primeros meses de vida, por una sola persona, por lo general la madre lactante. Más aún, las variaciones en el cuidado que se describen anteriormente no son fundamentales en la teoría del apego. En el núcleo de la teoría del apego radica la creencia de que una sola figura o una pequeña jerarquía de figuras sirve de remanso de seguridad —una fuente de protección portátil— al infante. Los infantes buscarán a esas personas específicamente cuando estén asustados o molestos. Este fenómeno de un remanso de seguridad o base segura también es aparentemente una constante en todas las culturas. De igual manera se ha mostrado que las diferencias individuales en la calidad del apego (conducta efectiva de seguridad) están relacionadas con la capacidad de responder del cuidador o cuidadora a las señales de los bebés en todas las culturas estudiadas.¹²

LA TEORÍA DEL APEGO Y EL INTERÉS EN EL BIENESTAR HUMANO

Como ha sido el caso con otras teorías psicoanalíticas, la teorización de Bowlby inició con un problema clínico.¹³ En ese tiempo él estaba trabajando con un grupo numeroso de ladrones juveniles a los que en la actualidad probablemente uno se referiría como con problemas de conducta. Pensó haber distinguido un problema común, la falta de cuidado en la vida temprana, a la que llamó carencia materna. En un sentido, todo su trabajo durante las siguientes cuatro décadas se puede considerar un esfuerzo por examinar rigurosamente esta hipótesis. En el camino, sin embargo nunca perdió de vista su objetivo: mejorar la vida de esos niños tanto en términos de prevención como en una mejor comprensión y tratamiento clínicos. Desde muy temprano encabezó un reporte para la Organización Mundial de la Salud (1951) para llamar la atención hacia las privaciones y carencias de cuidado en los primeros meses de vida y su papel en la generación de problemas para los niños. Más tarde, en colaboración con James y Joyce Robertson, trabajó para cambiar las políticas de los hospitales relacionadas con la práctica dañina de prohibir las visitas progenitor-niño en los entornos médicos u hospitalarios.

Sus investigaciones lo llevaron a una estrategia novedosa dentro de la teoría psicoanalítica: no comenzar con el trastorno, sino con la comprensión del desarrollo normal. Entonces surgieron las preguntas: ¿cómo nacen los apegos y qué función cumplen? Después: ¿cómo puede salir mal este proceso y cuáles son las consecuencias de esas desviaciones? Esta aproximación resultó ser increíblemente fructífera. Llevó a nuevos paradigmas en psiquiatría y psicología, y tuvo un papel importante en el nacimiento del campo hoy conocido como desarrollo de la psicopatología. También inspiró una revolución en el estudio del desarrollo social encabezado por la importancia de las relaciones. Al mismo tiempo, esta aproximación llevó a Bowlby a un nuevo énfasis en la experiencia de la persona y en las expectativas que tiene de sí misma y de los otros con base en esa experiencia. Esto no sólo creó una teoría psicodinámica susceptible de ser probada empíricamente, sino también promovió una mayor compasión por los clientes en terapia. Cuando uno comprende que los clientes son desconfiados porque su confianza ha sido violada, que se ponen ansiosos ante separaciones menores porque en su vida frecuentemente ocurrieron separaciones tempranas, que eran amenazados con frecuencia, o esperan hostilidad de los demás porque a menudo fueron hostiles ellos, la tarea de permanecer empático se vuelve más fácil para el clínico. En general, desde el principio, la teoría del apego ha promovido la compasión con respecto a las luchas que muchos enfrentan.

Mary Ainsworth, quien colaboró durante mucho tiempo con Bowlby, mostró la misma preocupación por el bienestar humano, además de haber sido una erudita no combativa y una amable mentora para muchos. Ainsworth, la investigadora principal del apego, mostraba compasión a través de su sensibilidad con respecto a los progenitores que estudiaba, incluso aquellos cuyas crianzas eran inadecuadas. Ella sabía la diferencia entre amar a los hijos y cuidarlos correctamente. Descubrió que para responder de manera sensible se necesitaba mucho más que querer hacerlo. Ella fue una de las primeras en llamar nuestra atención sobre el contexto del cuidado. En cuanto se comprende el contexto, ya no se condena a los progenitores, incluso cuando no se puede ignorar el daño que infligen. La siguiente cita de Ainsworth ilustra esta actitud:

La madre de Kasozi, quien había sido abandonada por su esposo, tenía que trabajar la mayor parte del día haciendo un esfuerzo desesperado para tener un jardín nuevo para proveer comida a su familia y dejaba a Kasozi con una vecina. El abandono de la madre afectó a Kasozi en dos sentidos: a través de la ansiedad de la madre, como al forzarla a darle menos cuidado y atención que la mayoría… de las madres de Uganda daban a sus bebés.¹⁴

Por lo tanto, mientras que los progenitores proveen el contexto para el desarrollo de sus infantes y por eso son cruciales en la conformación de los resultados individuales, la crianza en sí misma ocurre en el contexto de los apoyos y estreses circundantes. Lo anterior da lugar a la compasión hacia los progenitores que participan en la investigación en la tradición Bowlby-Ainsworth.

La importancia clínica de la teoría e investigación del apego

La teoría y la investigación del apego han probado tener gran utilidad clínica. Son, primero que nada, altamente relevantes para comprender la etiología de los problemas y su emergencia paso por paso a partir de las relaciones tempranas. En la siguiente cita del libro de Bowlby, de 1973, se plantea su perspectiva con respecto al hecho de que haber vivido experiencias malignas es el origen de los trastornos:

En el modelo de funcionamiento del mundo que cualquiera construye, un aspecto clave es la idea de quiénes son sus figuras de apego […] y cómo puede esperarse que respondan. De igual manera, en el modelo de funcionamiento del ser que cualquiera construye, un aspecto clave es qué tan aceptable o inaceptable es a los ojos de sus figuras de apego […] El modelo de la figura de apego y el modelo del ser probablemente se desarrollan para ser complementarios y mutuamente confirmadores. Por lo tanto, un hijo no deseado es probable que no sólo se sienta no deseado por sus progenitores, sino que se crea esencialmente no deseable, es decir, no deseado por nadie.¹⁵

En segundo lugar, tal punto de vista acerca del desarrollo ha conducido inevitablemente al énfasis en la prevención y la intervención tempranas. Ahora existe en todo el mundo una gran cantidad de intervenciones tempranas basadas en el apego. A menudo son exhaustivas, involucran una guía directa para la interacción sensible con infantes y preescolares, ajustan las representaciones internas de las experiencias negativas que están interfiriendo con una crianza adecuada y ayudan a los progenitores a establecer más redes de apoyo. Algunos ejemplos sobresalientes de tales programas con infantes y preescolares se pueden encontrar en los capítulos posteriores de este volumen (por ejemplo, Lieberman; Slade). Hay otro programa basado en el apego que va dirigido a problemas de conducta de niños en edad escolar, no se trabaja directamente con los niños, sino se forma a los profesores en los conceptos de apego y se les ayuda a fungir como bases seguras para los niños, los resultados son promisorios.¹⁶

En tercer lugar, no es sorprendente que la teoría del apego haya señalado el camino hacia una terapia completamente basada en la relación.¹⁷ De hecho, cuando Bowlby señaló las cinco tareas de la terapia, la primera y más importante fue que el terapeuta se establezca como una base segura para el cliente. Este sentido firme de seguridad permitiría atender la segunda tarea, a saber, examinar con el cliente las expectativas con respecto a sí mismo y en sus relaciones con los otros. Tales expectativas, en tanto derivan lógicamente de la historia de la experiencia vivida, socavan las relaciones actuales y son la raíz de muchos trastornos de la personalidad. La tercera tarea es examinar la relación terapéutica actual como un posible contraejemplo de los modelos de relación previamente establecidos. La cuarta es examinar los orígenes familiares de las expectativas y los patrones de relación previos. Por supuesto que este paso es con frecuencia difícil, porque tal examen puede ser doloroso y ha habido un tabú desde hace mucho tiempo para hacer estas conexiones. Bowlby postula que la raíz de muchos trastornos de la personalidad es el conflicto entre lo que se insistió a los niños —y ellos creyeron— y lo que sus experiencias reales sugieren. Aceptar la realidad del maltrato, la hostilidad o falta de cuidado de una figura de apego es en verdad difícil. Habiendo hecho esto, sin embargo, el cliente estará preparado para la quinta tarea: volver a evaluar estas expectativas largamente sostenidas.

Más adelante, en este volumen, se encontrarán otros planteamientos de las terapias basadas en el apego.

Soporte empírico de la teoría del apego

La teoría del apego ha demostrado no sólo ser susceptible a pruebas empíricas, sino también una teoría cuyas propuestas centrales han sido repetidas y ampliamente confirmadas.¹⁸ La gran expansión de la investigación ha conducido tanto a las tres ediciones del Handbook of Attachment Theory and Research como a la aparición de la revista Attachment and Human Development, en 1999. Mientras que la mayoría de esta investigación se ha dedicado a validar los principales instrumentos de evaluación (el Procedimiento de la Situación Extraña, el Q-sort del Apego y la Entrevista del Apego Adulto) y analizar la utilidad de las intervenciones basadas en el apego, gran parte de los estudios también ha apoyado las dos hipótesis centrales de Bowlby: que las variaciones en la calidad del apego se derivan de los patrones de capacidad para responder del cuidador o cuidadora durante el primer año de vida, y que estas variaciones son el fundamento de las diferencias individuales en el funcionamiento posterior de la persona.

Las variaciones en el apego como resultado de las variaciones del cuidado

Las observaciones en Uganda llevaron a Ainsworth a proponer que el aspecto crítico del cuidado, durante el primer año de vida, radicaba en la sensibilidad del cuidador o cuidadora para responder al infante. El cuidador o cuidadora sensible está en sintonía con el infante, lo monitorea continuamente y está alerta a las señales de las necesidades o deseos de éste. Interpreta tales señales con precisión y responde lo suficientemente rápido y a fondo, de modo que la excitación del infante se mantiene modulada en general. Este cuidador o cuidadora también ajusta su conducta al estado, humor y dirección conductual del infante, en vez de interrumpir el flujo de comportamiento infantil o de molestar al infante con algún tipo de estimulación repentina para la que el infante no estaba preparado. Ainsworth resume estos conceptos en una serie de escalas bien elaboradas que han sido muy utilizadas para probar la primera hipótesis de Bowlby.

En su estudio de Baltimore,¹⁹ Ainsworth obtuvo una relación muy fuerte entre una capacidad de respuesta sensible observada en las visitas a los hogares y más tarde la seguridad del apego en el laboratorio. Su estudio era difícil de igualar, pues ella contó con 72 horas de observaciones en casa, en cada uno de los casos. Sin embargo, estudios posteriores con observaciones también extensas (de seis a ocho horas en las casas) replicaron los hallazgos originales de Ainsworth.²⁰ Existen también resúmenes de una gran cantidad de estudios que usan lo que se llama meta-análisis que también confirman que esta asociación es fuerte, aunque la mayoría de los estudios se basan en observaciones en casa mucho más breves y obtienen correlaciones menores. Finalmente, un estudio a gran escala, basado en 1 200 casos en cinco sitios, confirmó la asociación entre la sensibilidad del cuidador o cuidadora en la casa y la posterior seguridad en la Situación Extraña.²¹ Es importante notar que en todos estos estudios las observaciones en casa eran completamente independientes de los resultados de la evaluación, pues nunca las realizó el mismo individuo. Sólo la medida de la sensibilidad del cuidador o cuidadora, y no las medidas del temperamento obtenidas en muchos de los estudios, predijeron el resultado del apego.

La cantidad acumulada de información también sugiere cierta especificidad con respecto a la experiencia temprana y las manifestaciones particulares del apego ansioso. El apego evitativo en el cual el infante muestra poca preferencia hacia los cuidadores bajo estrés e incluso lo o la evita activamente después de breves separaciones en la Situación Extraña (véase Cuadro I.1), se asocia con la falta de disponibilidad emocional, hostilidad o rechazo, especialmente cuando el infante expresa una necesidad de ternura.²² El apego desorganizado (véase Cuadro I.1) se ha asociado con abuso físico y específicamente con una conducta amenazante de los progenitores.²³ Aunque los datos son todavía menos claros, parece que el apego resistente (véase Cuadro I.1) es el resultado de un cuidado inconsistente, azaroso, negligente o caótico.²⁴

Variaciones en el apego como fundamento de la personalidad

La idea principal de Bowlby era que los modelos de funcionamiento o las representaciones del ser y de los otros, que derivan de las relaciones tempranas, forman el fundamento de la personalidad posterior, sea sana o perturbada. Esto es porque estas representaciones o expectativas guían la conducta del individuo,²⁵ sus reacciones a situaciones y sus interpretaciones de los eventos. No es cuestión de que la psique emergente esté atemorizada por la experiencia temprana; por el contrario, es el inicio de un camino de desarrollo que, si se continúa, lleva a un resultado determinado. Cuando se emprende un camino, hay una tendencia a continuar en él porque, además de existir cierta estabilidad en el ambiente, estar en ese camino engendra experiencias posteriores que apoyan ese curso.

Se puede utilizar un experimento notable para ilustrar esta idea de un camino que se sostiene a sí mismo. Los niños con historias de apego evitativo, patrón asociado con regaños crónicos y rechazo cuando el infante expresa una necesidad de ternura, tienden después a manifestar una mayor agresión en el ámbito escolar. El mecanismo que se presume es la interiorización de expectativas de hostilidad y relaciones mal intencionadas. Suess, Grossman y Sroufe apoyan esta idea utilizando tiras de dibujos animados.²⁶ El primero muestra a un niño construyendo una torre. En el segundo cuadro, otro niño camina y pasa por ahí. Finalmente en el tercer cuadro la torre se ha caído. Cuando se les pregunta que pasó, los niños con apego seguro responden usualmente que el segundo niño probablemente tiró la torre por accidente y quizá le va a ayudar a arreglarlo. Los que tienen una historia evitativa, comúnmente dicen que el niño la tiró a propósito, aunque no hubo nada en el dibujo que lo sugiriera. En otros estudios, los niños vieron muñecos en una serie de situaciones. Después, al niño se le preguntó acerca de los sentimientos de los muñecos protagonistas. Los niños con historias de apego seguro mostraron una mayor comprensión emocional que los niños con historias de apego no seguro, sugiriendo que una historia de apego seguro interiorizado permite a los niños comprender mejor los aspectos emocionales de los puntos de vista de los otros.²⁷ Hay ahora numerosos estudios que relacionan el apego temprano con representaciones posteriores y parece probable que, como sugirió Bowlby, tales representaciones basadas en las experiencias sean portadoras de una forma y una característica centrales de la personalidad.²⁸

El papel del apego temprano en la formación de la persona puede también ser conceptualizado en términos de cinco bases o fundamentos: el primero es la base motivacional. A partir de una historia de cuidado con capacidad de respuesta (apego seguro) se desarrollan expectativas positivas de las relaciones, un sentido básico de conexión con otros y la creencia de que las relaciones serán gratificantes. El segundo fundamento, muy relacionado con el anterior, es una base de actitud. Se refiere a la creencia de que uno puede obtener las respuestas que necesita de los demás y las expectativas de la destreza personal en el mundo social. El tercer fundamento es la base instrumental. Debido a que la relación de apego apoya la exploración, aquellos con historias seguras desarrollan habilidades y capacidades para disfrutar el juego y los descubrimientos. Esto los hace compañeros de juego atractivos en el nivel preescolar y los lanza por el camino de ser socialmente competentes.²⁹ También existe una actitud subyacente de solución de problemas.³⁰ Aquellos con una historia segura piensan que si se esmeran tendrán éxito. En cuarto lugar está una base emocional. El apego es fundamentalmente la regulación diádica emocional. Los infantes no pueden regular bien sus emociones, pero pueden estar bien regulados en un contexto de cuidado de apoyo. En un sentido real, los niños pequeños están siendo entrenados en regulación emocional dentro de la relación de apego.³¹ La capacidad de autorregulación surge de este entrenamiento. Muchos eruditos han descrito esta base en términos neurofisiológicos, como los de sistemas excitantes e inhibitorios en el cerebro que son desarrollados y balanceados en el contexto de las relaciones.³² Como quinto fundamento tenemos la base relacional, que se refiere a la noción de reciprocidad en las relaciones y, en general, cómo funcionan las relaciones. Por ejemplo, del cuidado empático viene la capacidad de empatía.³³

A través de tales fundamentos se sientan las bases para una personalidad sana en el caso del apego seguro, o para la conducta distorsionada o los trastornos de la personalidad en el caso del apego ansioso. Además, de la teoría del apego se derivan predicciones aún más específicas. Los resultados basados en esta teoría incluyen: 1) autoestima, 2) autoconfianza, 3) competencia social, que incluye la capacidad para la empatía, y 4) autorregulación y autoadministración (ausencia relativa de ansiedad o de problemas conductuales y emocionales). La autoestima alta deriva naturalmente de haber sido tratado como valioso. La autoconfianza tiene sus raíces no en haber sido empujado tempranamente hacia la independencia, sino en experimentar la efectividad dentro de la relación. La competencia social, la empatía y la autorregulación fueron discutidas en el párrafo anterior. Cada uno de estos resultados ha sido bien sustentado en el estudio longitudinal de Minnesota, al igual que en otras investigaciones.³⁴ Antes de presentar algunos resultados principales de este estudio se describirán los aspectos más destacados del mismo.

El estudio longitudinal de Minnesota sobre riesgo y adaptación

El estudio de Minnesota empezó a mediados de los años setenta con el reclutamiento de más de 200 mujeres de bajos recursos económicos embarazadas de su primer hijo. El proyecto continúa aún hasta la fecha. Se seleccionaron familias que vivían en pobreza por dos razones. La primera es que todos los estudios longitudinales del desarrollo de largo plazo previos habían sido realizados con familias de clase media, y se consideró importante conocer también a las familias de bajos recursos. La segunda es que ya se sabía que la pobreza coloca a los niños en riesgo, en una posición vulnerable ante una serie de problemas. Se quería comprender ambos procesos a través de los cuales muchos niños desarrollan problemas y, al mismo tiempo, entender por qué otros niños se desarrollan bien a pesar de la pobreza.

Las valoraciones empezaron antes del nacimiento y fueron muy frecuentes y detalladas en los primeros 18 meses de vida. Antes del nacimiento del niño se evaluó el contexto prenatal (calidad del cuidado de la madre incluyendo la visita prenatal al médico) y las actitudes y expectativas de los progenitores. Las actitudes en esta etapa pueden, por supuesto, ser respuestas hacia el niño. Por eso era importante aprovechar estas expectativas antes de que el niño estuviera presente. Encontramos que las expectativas negativas y la falta de comprensión del niño como un ser complejo y separado (quien no debe esperarse que llene las expectativas de los progenitores) se relacionaron con resultados negativos posteriores. Las observaciones tempranas, frecuentes y directas del niño y de la interacción niño-progenitor, constituyeron la mayor fortaleza del estudio. Sólo dentro de tal estrategia se puede establecer si las características del niño son las que determinan la conducta del progenitor o viceversa. De igual manera, si se busca estudiar el cambio a través del tiempo, se requieren mediciones más estrictas. Nosotros recogimos numerosos datos a partir de las observaciones desde el hospital y a los siete y 10 días de vida. Después, cada tres meses durante los primeros 18 meses. Encontramos así, por ejemplo, que el interés de las madres por el bebé en el hospital predecía muchos resultados.

Nuestras evaluaciones no sólo fueron frecuentes, sino también integrales. La calidad del cuidado se registró en diversas edades. Además, se evaluaron todos los aspectos relevantes del funcionamiento con base en la edad de los niños, incluyendo por ejemplo el temperamento, el lenguaje y el desarrollo cognitivo, el coeficiente intelectual (CI), la curiosidad, la habilidad para tomar en cuenta los puntos de vista de los otros, las relaciones con sus pares, los logros escolares y, más adelante, el trabajo, las relaciones románticas y la crianza. Medimos problemas relacionales y emocionales en cada edad, usando muchas fuentes independientes de información, incluyendo reportes de los progenitores y maestros, autorreportes, y entrevistas clínicas. Tales mediciones integrales fueron importantes para examinar cabalmente el impacto de las relaciones de apego. Por ejemplo, sólo teniendo tales datos pudimos saber que la relación entre el apego ansioso y los problemas posteriores de conducta no se debe a diferencias de temperamento de los infantes. También concluimos que podemos predecir la deserción escolar con una precisión de 77% cuando el niño tiene tres años de edad; y, con base en nuestras medidas de cuidado temprano, podemos demostrar que no se trata simplemente de un reflejo de las diferencias de CI (con progenitores de CI alto que ofrecen un mejor cuidado y tienen hijos que simplemente son más listos). Ni el CI del progenitor ni el del hijo son determinantes para nuestros resultados, y el CI se elimina como un predictor cuando se compara éste con el cuidado temprano en una prueba estadística. Es decir, estos niños no desertaron de la escuela porque fueran estúpidos.³⁵

Fue importante en el estudio no solamente medir la crianza y las características del niño sino también el contexto de estrés y los apoyos con los que operaba el progenitor. En cada edad medimos específicamente el estrés que experimentaban los progenitores y el apoyo social con el que contaban. Lo anterior resultó crucial por dos razones: la primera es que se eliminó completamente el problema de culpar a los progenitores. El estrés y el apoyo son determinantes para la calidad de la crianza, y una vez que se reconoce este hecho queda claro que a la sociedad le corresponde proveer mejor apoyo a los progenitores que viven en la pobreza y no culparlos por la mala calidad del cuidado. La segunda razón es que el seguimiento de tales medidas, así como de la depresión parental, nos dio indicios para entender el cambio. Cuando la depresión, el estrés y el apoyo cambió con los años, la calidad del funcionamiento del niño subió o bajó proporcionalmente.³⁶

Por supuesto, también medimos el apego a los 12 y 18 meses, igual que muchos otros aspectos de la crianza temprana (por ejemplo, la guía y el establecimiento de límites en el periodo preescolar). Queríamos saber no sólo si el apego temprano predecía el resultado posterior, sino también cómo funcionaba el apego con otros aspectos de la crianza y otras influencias de desarrollo tales como las relaciones entre pares. Mientras que no medimos el apego per se más allá del periodo infantil, sí medimos las representaciones del apego en todos los periodos. Estas medidas incluyeron historias completadas por los niños en el periodo preescolar, dibujos de familia en los primeros años de primaria, así como diversas técnicas proyectivas narrativas en la preadolescencia y adolescencia, y la Entrevista del Apego Adulto (EAA) en los últimos años de la adolescencia y los primeros de la edad adulta. Esto nos permitió dar seguimiento de la interacción entre el apego temprano, la experiencia posterior, las representaciones y los problemas de

Has llegado al final de esta vista previa. ¡Regístrate para leer más!
Página 1 de 1

Reseñas

Lo que piensa la gente sobre La teoría del apego

4.5
2 valoraciones / 0 Reseñas
¿Qué te pareció?
Calificación: 0 de 5 estrellas

Reseñas de lectores