Disfruta de millones de libros electrónicos, audiolibros, revistas y más

A solo $11.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar cuando quieras.

Quiero ser la que seré

Quiero ser la que seré


Quiero ser la que seré

valoraciones:
4/5 (1 clasificación)
Longitud:
47 páginas
30 minutos
Publicado:
29 jun 2017
ISBN:
9786071650948
Formato:
Libro

Descripción

Cuando María del Carmen lee o escribe cambia las letras de lugar o las confunde con otras, por eso sus maestras la regañan, pues creen que es rebelde y caprichosa. Mari relata los días de su vida cotidiana en los que, debido a su peculiaridad, se tiene que enfrentar a las burlas de los demás niños y comentarios negativos de las personas. Pero Mari no lo hace intencionalmente, sino que tiene una dificultad que no le permite leer y escribir como los demás. Ella nos relata su historia, que se desarrolla en una época en la que no se conocía la dislexia y mucho menos se sabía que necesita un tratamiento especial.
Publicado:
29 jun 2017
ISBN:
9786071650948
Formato:
Libro

Sobre el autor


Vista previa del libro

Quiero ser la que seré - Silvia Molina

vida

Mi escuela

Tenía un portón inmenso, tan grande, que sólo abrían la puerta pequeña hecha en una de sus hojas. Me divertía pensar que de una puerta salía otra, como si fueran muñequitas rusas; o como si fuera la casa de Los tres ositos: la puerta grandota para el Papá Oso y la pequeña para el Osito.

Por ahí entraba y salía de mi escuela: el Instituto Francés.

.

Cuando comencé a escribir, era la única en el salón de clase a la que la maestra cambiaba el lápiz de mano y hacía repetir en voz alta:

De arriba a abajo;

de la izquierda a la derecha.

De arriba a abajo;

de la izquierda a la derecha.

Porque empezaba al revés que el resto de mis compañeras.

. Entonces, tenía que mirar de reojo a Isabel para ver cómo escribía ella, y la imitaba.

Mi escuela tenía el piso de los pasillos de mosaico. Me encantaba caminar por él porque me recordaba la casa de mi abuela.

En mi escuela había tres patios: el primero, pequeño; el segundo, mediano; y el tercero, grande (como para Los tres ositos), en ellos jugábamos a la hora del recreo las chiquillas, las medianas y las muchachas.

Tenía, además, muchos salones de clase. Nunca los conté, aunque contaba muy bien; pero debieron ser... como cincuenta.

Mi escuela, el Instituto Francés, era grande y tenía tanto prestigio que a ella íbamos muchas niñas que nada teníamos que ver con Francia ni con su cultura ni con su idioma.

Las profesoras eran religiosas, vestidas, disfrazadas, encubiertas de mujeres comunes y corrientes: sin hábito; aunque no era difícil darse cuenta de que eran religiosas,

Has llegado al final de esta vista previa. ¡Regístrate para leer más!
Página 1 de 1

Reseñas

Lo que piensa la gente sobre Quiero ser la que seré

4.0
1 valoraciones / 0 Reseñas
¿Qué te pareció?
Calificación: 0 de 5 estrellas

Reseñas de lectores