Disfruta de millones de libros electrónicos, audiolibros, revistas y más con una prueba gratuita

A solo $11.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar cuando quieras.

El antisemitismo y la ideología de la Revolución mexicana
El antisemitismo y la ideología de la Revolución mexicana
El antisemitismo y la ideología de la Revolución mexicana
Libro electrónico76 páginas42 minutos

El antisemitismo y la ideología de la Revolución mexicana

Calificación: 0 de 5 estrellas

()

Leer la vista previa

Información de este libro electrónico

Este ensayo dilucida el origen del sentimiento que guardaban los revolucionarios contra los científicos, aquella élite tecnócrata de finales del Porfiriato, quizá la mas cosmopolita que México haya tenido jamás, y que parecía facilitar la inminente conquista pacífica del país por parte de Estados Unidos. Esa expresión, para Lomnitz, doctor en historia por Stanford, habría de convertirse en un discurso semejante al antisemitismo, pero cuya versión mexicana daría pie a un nacionalismo revolucionario dependiente, hipermasculino y autoritario, y que hoy tiene ramificaciones en el autoritarismo machista de la izquierda y la derecha mexicanas.
IdiomaEspañol
Fecha de lanzamiento28 oct 2013
ISBN9786071616227
El antisemitismo y la ideología de la Revolución mexicana
Leer la vista previa

Lee más de Claudio Lomnitz

Relacionado con El antisemitismo y la ideología de la Revolución mexicana

Libros electrónicos relacionados

Artículos relacionados

Comentarios para El antisemitismo y la ideología de la Revolución mexicana

Calificación: 0 de 5 estrellas
0 calificaciones

0 clasificaciones0 comentarios

¿Qué te pareció?

Toca para calificar

Los comentarios deben tener al menos 10 palabras

    Vista previa del libro

    El antisemitismo y la ideología de la Revolución mexicana - Claudio Lomnitz

    2009.

    ¿Quiénes eran los científicos?

    UNA CARACTERÍSTICA clave del odio en contra de los científicos, a la que, no obstante, no se ha prestado atención, fue la inestabilidad del referente. Emiliano Zapata, por ejemplo, llamaba científicos a todos los aristócratas terratenientes del estado de Morelos,¹ mientras que Luis Cabrera, por otra parte, caracterizaba a los científicos como financieros e intermediarios de las compañías extranjeras, y establecía una diferencia entre ellos y la clase de los terratenientes:

    El grupo neoconservador es básicamente patriota y antisajonista, mientras que el científico es sajonizante decidido y es más ilustrado. Los intereses neoconservadores están formados principalmente por la gran propiedad rural, mientras que los científicos lo están por la gran propiedad industrial y financiera consistente en las acciones de las nuevas sociedades monopolizadoras.²

    Por su parte, las facciones de la élite que tenían cargos en el gabinete de Díaz (particularmente los reyistas) se referían continuamente al «Partido Científico» y definían a sus miembros de acuerdo con sus alianzas políticas, antes bien que mediante una posición fija de clase.

    Esos divergentes puntos de vista contrastan con la opinión declarada que los propios científicos tenían de quiénes eran; así, por ejemplo, José Yves Limantour, ministro de hacienda de Díaz, describía su participación en el grupo en los siguientes términos:

    Hay un mundo de diferencia entre la situación que realmente ocupé en el Gobierno con relación al grupo de los ‘científicos’ y la que se suponía en la opinión general. Pocos, muy pocos se fijaron en que mi actitud quedaba suficientemente explicada por los vínculos, no de la política activa, sino de orden intelectual, que me unieron durante muchos años con un pequeño número de hombres que recibieron la misma instrucción que yo, y fueron educados en las mismas doctrinas político-sociales […]³

    Una y otra vez, Limantour negó que el grupo constituyera un partido o siquiera un bloque político muy

    ¿Disfrutas la vista previa?
    Página 1 de 1