Disfruta de millones de libros electrónicos, audiolibros, revistas y más con una prueba gratuita

A solo $11.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar cuando quieras.

600 Juegos previos a la lectoescritura
600 Juegos previos a la lectoescritura
600 Juegos previos a la lectoescritura
Libro electrónico310 páginas2 horas

600 Juegos previos a la lectoescritura

Calificación: 5 de 5 estrellas

5/5

()

Información de este libro electrónico

Instrumento útil que servirá para entusiasmar al niño en el arte de aprender a leer y a escribir. Que nos permitirá realizarlo, naturalmente, en la buena dirección y de manera clara y estructurada. Las pautas de aprendizaje que da el autor en estas páginas, serán útiles también para la estructuración lógico-matemática del niño, porque varios juegos, bastantes actividades propuestas en este libro, guardan una estrecha relación con el diario vivir del niño. Destacaría, además, el esquema de los elementos que constituyen la lectoescritura, puesto que, al totalizarlo, resume su procesamiento de manera ajustada y moderna.
IdiomaEspañol
EditorialGil Editores
Fecha de lanzamiento18 sept 2020
ISBN9786079458287
600 Juegos previos a la lectoescritura

Comentarios para 600 Juegos previos a la lectoescritura

Calificación: 4.833333333333333 de 5 estrellas
5/5

6 clasificaciones1 comentario

¿Qué te pareció?

Toca para calificar

Los comentarios deben tener al menos 10 palabras

  • Calificación: 5 de 5 estrellas
    5/5
    Me encantó, tengo un hijo de 5 años y he puesto en práctica varias actividades con él, le han encantado. Además, se nota que sus habilidades han mejorado.

Vista previa del libro

600 Juegos previos a la lectoescritura - Marian Baqués i Trenchs

Diría, amable lector, que éste no es un libro casual. No aparece ahora ni como por arte de encantamiento, ni como resultado de un mero y caprichoso azar. Muy al contrario: en el subsuelo de las páginas quedan, estratificadas, muchas horas de vida de maestro entre niños; reposa un alto y profundo cúmulo de experiencias orientadas, decididamente, a lograr que sea cada vez más llana la ruta del aprendizaje de la lectura y la escritura. Y es precisamente esto lo que, en él, nos ofrece el autor.

Es un libro escrito por un maestro para dar la mano a otros maestros, en la búsqueda de motivaciones que puedan espolear a los niños en sus actividades escolares. Es un libro que sugiere nuevos recursos didácticos, que incita al lector maestro a encontrar y crear otros nuevos.

Se trata de juegos, nada menos, para que los niños abran los ojos y penetren, con alegría, en una actividad creativa. Se pretende que se lo pasen bien descubriendo realidades por ellos desconocidas hasta aquel momento. Los educadores podemos contribuir a ello positivamente, procurando que nuestros alumnos profundicen en el mundo maravilloso, en donde se experimenta la satisfacción de crear y conocer.

He ahí lo que me parece que es el libro de Marian Baqués i Trenchs: un instrumento útil que servirá para entusiasmar al niño en el arte de aprender a leer y a escribir. Que nos permitirá realizarlo, naturalmente, en la buena dirección y de manera clara y estructurada. Las pautas de aprendizaje que da el autor, en estas páginas, serán útiles también para la estructuración lógico-matemática del niño, porque varios juegos, bastantes actividades propuestas en este libro, guardan una estrecha relación con el diario vivir del niño. Destacaría, además, el esquema de los elementos que constituyen la lecto-escritura, puesto que, al totalizarlo, resume su procesamiento de manera ajustada y moderna.

Es un libro, en definitiva, que ayudará a los niños a formar conciencia del mundo que los envuelve, a aprender el nombre de los objetos y a situarlos en la realidad, atendiendo a las magnitudes, a la situación de los mismos, a la proximidad, a las trayectorias, etc.; es decir, básicamente, atendiendo a los aspectos geométricos de esa realidad, parte integrante del mundo del pensamiento humano.

Libros como el presente enriquecen nuestro común patrimonio educativo.

Maria Rúbies i Garrofé

Presidenta del Consell

Escolar de Catalunya.

A guisa de presentación

−¿Qué tarea es, Oliba, levantar un país, crear una cultura? Sabemos tender puentes, iluminar manuscritos, esculpir capiteles; pero, de ello a construir un país o desbrozar un mundo nuevamente…

−Tú lo has dicho, Arnau: crear un país es tender puentes y abrir caminos, ilustrar un mundo es como iluminar manuscritos.

(Lluis Racionero Carcamón)

Por fin, llegó la decisión. Con el archivo de juegos de pre-lectura y pre-escritura, unos papeles, la máquina de escribir, mucha ilusión y ningún libro, me encerré por espacio de tres semanas. Sin alboroto de chiquillería, sin teléfono, con la cabeza liberada de cuanto pudiera serme estorbo. Quería acompañar hasta la meta un proyecto acariciado entre las manos, cálidas de ilusión; la publicación de la parte más significativa de mi archivo de preescolar, representada por diversos tipos de ejercicios y por la parte correspondiente a juegos infantiles, en todo lo que se refiere a la preparación para la lectura y la escritura.

Y empecé. Mejor, continué un trabajo comenzado ya dos cursos antes, pero quedando siempre atascado en los profundos –y con frecuencia gozosamente pesados− baches de ocupaciones diarias. Ni es posible erosionar todos los días unas horas a la noche, ni pueden dedicarse todos los fines de semana a realizar aquello que más nos ilusiona. Por tanto, cuando se me brindó la ocasión, emprendí el esforzado pedaleo por la recta que me conduciría, finalmente, a la meta anhelada. La primera tarea realizada fue la clasificación de los juegos. Los agrupé según las distintas pistas de trabajo, como si nunca hubieran sufrido aún manipulación alguna clasificadora. Resultaron unos apartados o factores.

Vino luego el trabajo de relacionar los factores que intervienen en la pre-lectura. Del mismo resultó el esquema de los elementos que constituyen la lectoescritura. Es un quehacer que arrastra consigo, casi con exigencia de necesidad, la imposibilidad de darle cima a la perfección; la personalidad humana es tan rica que se resiste a ser encuadrada en unos esquemas tajantes y definitivos. No obstante, por razones metodológicas, nos urge ver tan claro como nos sea posible. Era preciso organizar los factores que intervienen en la lectoescritura, y los correspondientes ejercicios, según las pautas de determinados criterios. Salió lo que salió. No dudo que otros los habrían organizado de manera distinta. ¡Fantástico! De aquí a un tiempo, cuando todo sea revisado de nuevo, cambiaré algunos de los aspectos. Éste es un libro fichero. Las fichas de un archivo han de ser ajetreadas, han de ceder lugar y paso a otras fichas, han de vivir –muertas como son− la disponibilidad de soportar cambios de criterio en la clasificación, e incluso a engrosar el montón del desván: ello es bueno, aquí hay vida, hay debate. "Eppure si muove", como diría Galileo.

Tenemos, por tanto, un trabajo abierto, vivo como vivo es el mismo lenguaje. No está rematado. Jamás lo estará. Puede añadírsele o quitársele lo que se quiera. Hasta el último momento he desplazado piezas. El lector podrá opinar, y obrará muy bien en ello.

Es posible que, en ocasiones, no me haya subordinado al estricto rigor en el criterio a seguir. Algún ejercicio habría podido haber sufrido fragmentación en varios. Un comentario puede representar únicamente una ligera variación de algo dicho anteriormente. Algunos ejercicios han sido clasificados según criterios muy personales, distintos de las personas muy por encima de nosotros en la posesión de esta materia; por ejemplo, no creemos que Frostig estuviera de acuerdo con el modo en que le hemos distribuido algunos ejercicios inspirados en material suyo.

Me ha sido preciso dejar en el archivo juegos saturados de historia, de historia minúscula y palpitante; aquel dibujo traído por el amigo desde tierras remotas; aquel otro pensado en una ocasión muy recordada por circunstancias únicas; otro sugerido por una amiga… Me he propuesto publicar solamente ejercicios paradigmáticos, modelos de ejercicios; si ocultamos, por ejemplo, una muñeca en un bosque de puntitos, también podemos cambiarlos de forma que enmascaren otro objeto distinto. Cuando decimos que con una canción trabajamos determinados sonidos, queremos decir que, con otra canción, podemos trabajar otros sonidos diferentes deseados; o que podemos trabajar los sonidos de otras formas. Si decimos que se asocien ciertos vocablos podrán ser, efectivamente, esos o bien reemplazados por otros. Lo fundamental es, en estos casos, trabajar el fondo-figura; la descripción fonológica en el segundo, y la lógica verbal en el tercer ejemplo. Ello con los ejercicios ofrecidos, o con otros parecidos.

Es éste un trabajo abierto, y no solamente porque puede escribirse, organizarse de manera distinta, sino también porque cada uno de los ejercicios puede desarrollarse como se crea más conveniente; las circunstancias pueden mandar. Uno de mis retos más juveniles era escribir un libro de juegos para los niños. No pude realizarlo entonces; ahora, sí. Tanto había promovido los juegos infantiles que brotaban espontáneamente. De el docente, los juegos han de florecer sin esfuerzo. Por ello, están formulados en pocas palabras, sin especificar estrictamente material necesario, ni otros detalles. El docente sabrá expresar la dinámica de cada juego con más riqueza de realización de la que las palabras de su presentación puedan cobijar. Diríamos que se trata de sugerencias para jugar.

...El docente sabrá expresar la dinámica de cada juego con más riqueza de realización de la que las palabras de su presentación puedan cobijar.

He recriminado siempre las recetas elaboradas para el mundo de la educación. Casi nunca las hay, recetas efectivas, se entiende. Se da un único principio: la escuela es un campo de corazón y de imaginación. En algunos cursos impartidos en la Escuela del Magisterio, he sido tildado, a veces, de poco práctico. Si esa expresión quiere decir que he intentado crear una base científica de búsqueda en inquietud investigadora, no me sabe mal la crítica. En este mundo, nadie ha regalado nada a nadie. El ejercicio de la escuela exige abundante dosis de arte y experiencia; pero es una ciencia también. Una sólida base científica nos ayudará a no cometer desaguisados, irreparables a veces, en el campo de la docencia. No creo haber caído en el recetismo, tan afrentado. El docente, que lea este libro no podrá entrar en su salón, al día siguiente de su lectura, y comenzar su tarea con el propósito de llevar a la práctica, de pe a pa, con inexorable rigor minucioso, todo cuanto en él se propone. Me sentiré triunfante en mi intento si esta maestra, cuando termine su trabajo con los alumnos, toma una hoja de papel y prepara un ejercicio nuevo, o consulta su archivo de palabras y prepara una serie lógica, o simplemente si revive la conciencia de que enseñar a leer y a escribir es algo muy serio.

...o simplemente si revive la conciencia de que enseñar a leer y a escribir es algo muy serio.

Al principio dije que ningún libro me acompañó en mi enclaustración. A pesar de que, en mi vida de maestro, he bebido en muchos libros, no quería que se cumpliera el adagio latino liber ex libris, un libro sale de otro libro. Así, quise decir las cosas que los juegos me sugerían, escritas con una aparente espontaneidad despreocupada.

Repetir lo que ya ha dicho tal autor, expresar los mismos conceptos con distintas palabras, para imprimirles un tinte de originalidad, no me satisface. No es mi pauta de acción. No aporta vida. El mismo ritmo he seguido en la parte teórica. De haber consultado libros salidos de otras manos y dicho aquí lo mismo que se dice ahora, pero floreado con cuatro citas, es posible que en definitiva este libro resultara mucho mejor, pero me habría dejado insatisfecho. Si lo he escrito, es para prestar un servicio al país, a la escuela de nuestro país, que ha de recobrar lo que es más peculiar, más propio: la aportación responsable en la construcción de un país libre, con hombres y mujeres más íntegramente libres.

Quiero hacer constar mi agradecimiento a una persona: a mi maestro, el escolapio padre Romuald Duch. Desde el primer momento se ofreció a traducir el trabajo del original catalán. Pero no se ha limitado a una sencilla traducción: lo ha reescrito. Y más: se ha ocupado de la adaptación de los textos literarios, folklóricos y, sobre todo, musicales. En él quiero rendir un homenaje a tantos maestros que hicieron escuela –y buena escuela− en años difíciles y que ahora gozan de una ancianidad pletórica de sabiduría. Pueden aportarnos todavía mucho.

Francesc Cubells me ayudó en la recopilación de textos populares. Josep Barcons y Montserrat Cots disimularon mis ignorancias musicales. Picanyol, buen ilustrador y amigo, que ha dibujado el libro. Josep María Fontcuberta que tanto ayudó en la construcción de estas páginas. Narciso García Nieto ha revisado el libro con ojos de especialista. Maria Rúbies ha honrado con sus palabras el prólogo. A todos ellos, y a los que de modo involuntario no he citado, gracias.

Marian Baqués i Trenchs

Leer y escribir: ¿qué es?

En una orquesta, antes de la interpretación conjunta de una pieza musical, cada uno de los instrumentos ensaya reiteradamente en el sonoro silencio de su estudio. Luego se citan los que tocan el mismo instrumento y, juntos, preparan su aportación al resultado final, por último, todos los instrumentos se integrarán en el ensayo e interpretarán la gran

¿Disfrutas la vista previa?
Página 1 de 1