Disfruta de este título ahora mismo, y de millones más, con una prueba gratuita

A solo $9.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar cuando quieras.

Ex-Solterona para Navidad: Casa de Haverstock, #4

Ex-Solterona para Navidad: Casa de Haverstock, #4

Leer la vista previa

Ex-Solterona para Navidad: Casa de Haverstock, #4

valoraciones:
5/5 (1 clasificación)
Longitud:
102 páginas
1 hora
Editorial:
Publicado:
Sep 16, 2020
ISBN:
9781071565896
Formato:
Libro

Descripción

Siempre pragmática, Lady Caroline Ponsby ha perdido la esperanza en recibir una propuesta de matrimonio de Christopher Perry, el adinerado hombre que ha adorado durante casi dos años. Ella está decidida a dejar de ser una solterona para Navidad. Para lograrlo, ha invitado a un posible pretendiente a pasar la Navidad con su familia. Sabe muy bien que a Lord Brockton le encantaría tener en sus manos su dote, y a ella le encantaría ser una mujer casada con un hogar y una familia propios.

La sola idea de que Lady Caroline se arrojará a una persona como el vil Lord Brockton irrita a Christopher Perry. Una lástima que él mismo no pudiera proponerse, la hija de un duque estaba muy por encima de su toque, dado los orígenes humildes de su familia. Sin embargo, Christopher asiste a la fiesta de Navidad en la casa del duque de Aldridge con la intención de frustrar la grave alianza de Lady Caroline con Brockton. Si tan solo no fuera demasiado tarde...

Editorial:
Publicado:
Sep 16, 2020
ISBN:
9781071565896
Formato:
Libro

Sobre el autor


Relacionado con Ex-Solterona para Navidad

Libros relacionados

Categorías relacionadas

Vista previa del libro

Ex-Solterona para Navidad - Cheryl Bolen

Ex-Solterona para Navidad

Por Cheryl Bolen

Capítulo 1

¿Estás fuera de tus sentidos? Los ojos de Margaret se ensancharon y quedó boquiabierta. ¿Cómo es posible que consideres casarte con Lord Brockton cuando estas enamorada de Christopher Perry?

Lady Caroline Ponsby afirmó. En el transcurso de año y medio, Mr. Perry aún no ha expresado sus sentimientos hacia mi.

Pero te ama. Todos lo sabemos.

Pensaba que Mr. Perry me amaba, Caro dijo con un suspiro. Pero estaba equivocada.

¡No estás equivocada! Raramente él pasa un día sin verte. Él no está interesado en ninguna otra mujer excepto tú.

Pero estar casado es desagradable como la viruela para Mr. Perry. Estoy cansada de ser una solterona lamentable. Han pasado cuatro años desde que salí, y he fallado deplorablemente en atraer marido.

Definitivamente no has fallado deplorablemente! ¿Acaso once hombres no han buscado tu mano en matrimonio?

Caro entrecerró su mirada. "Eso fue antes de Christopher Perry."

Antes de que te enamoraras de él a primera vista, confía en tus primeros instintos. Apoyada en un montón de almohadas con volantes, Margaret sorbió su chocolate. No debería estar contándote acerca de un tema tan poco delicado, siendo tú una doncella. Pero John, quien nunca habla de cosas como los sentimientos, dijo que cree que tu eres la razón por la cual Mr. Perry dejó a su amante. Las pestañas de Margaret bajaron y una sonrisa curvo sus labios. Mi querido John dijo que un hombre enamorado no podría desear estar con una mujer que no fuera con la que ha comprometido sus afectos.

Caro tuvo una buena idea del porqué su hermana sonrió. Ella estaba pensando en estar con ese marido por el que estaba tan enamorada. Miró a su hermana quien se parecía mucho a ella. Incluso el rubio de su cabello era idéntico, al igual que el azul de sus ojos. Aún envuelta en las sábanas de lino blanco y enmarcada por la opulencia de las cortinas de la cama turquesa de rica seda, Margaret terminaba lo último de su chocolate matutino.

Margaret tuvo la buena fortuna de haberse casado felizmente con el hombre de sus sueños, y un año y medio después seguía con el brillo de una novia recién casada.

El pecho de Caro se estrechó. Yo nunca experimentaré dicha felicidad. Ella desvió sus comentarios. Coquetee con Lord Brockton en el baile de los Hawkleys la semana pasada, y estuvo muy atento.

Margaret giró sus ojos. Entonces me atrevo a decir que él será el número doce.

Si él se propone, lo aceptaré. Quiero un hogar propio. Su voz se suavizó. Quiero tener hijos. ¿Sabes lo doloroso que es estar con mi familia y saber que soy la única sin un  hijo?

Sé lo mucho que amas a los niños. Los tendrás. Pero, por favor, no te cases con un hombre que no amas solo para ser madre. ¿Quieres estar atrapada en un matrimonio como Lady Kate y su desafortunado marido?  

Nunca traería tal pena sobre nuestro hermano como la que ha traído Lord Haverstock con sus incesantes aventuras.

"Hablando de nuestro hermano, le rogaré que no te permita casarte con Brockton, si Lord Brockton se lo pide."

Caro negó con la cabeza enfáticamente. Ruego que no lo hagas. He desperdiciado casi dos años en un hombre que nunca llegará a nada. Lord Brockton es un buen partido y ciertamente es tan guapo como Mr. Perry.

No te casas con un hombre simplemente porque es guapo. Sabes tan bien como yo que Lord Brockton es un libertino. Y un caza fortunas.

Caro rió. Tú, de todas las personas deberías saber con qué facilidad se reforman los libertinos. Tu Lord Finchley, y lo reconoceré, Mr. Perry también, tenía una reputación estridente. Aún cuando el inmaduro de Finchley se casó por primera vez con su hermana, él había continuado con sus actividades hedonistas.

Luego él se enamoró de Margaret, y el amor lo cambió profundamente.

¿Podría Caro alguna vez dejar de amar a Christopher Perry? Lo ha amado por tanto tiempo y tan apasionadamente que la sola contemplación de romper lazos con él, era como perder un miembro.

Incluso mientras estaba de pie en la recamara turquesa de su hermana, Caro se quedó sin aliento cuando pensó en él. Casi pudo sentir sus ardientes ojos negros mirando a los de ella con una sensación de posesión. Si solo pudiera sentirse en sus brazos una última vez, una última vez antes de que se marchara de su vida por siempre.

Durante semanas ella tuvo que esforzarse por pasar cada vez menos tiempo con Mr. Perry. Llegó a necesitarlo como un consumidor de opio anhela el opio. Y como un adicto al opio, tenía que retirarlo en incremento.

Se preguntó si alguna vez podría amar a Lord Brockton con tanta fiereza. ¿Podría siquiera llegar a quererlo?

La mirada de Margaret bajó a su arrugada colcha blanca mientras susurraba. Algunos libertinos se pueden reformar por el amor a una esposa y un hijo. 

A pesar de que estaba completamente vestida para las visitas matutinas con un suave vestido de muselina color crema, Caro se arrojó en la cama junto a su hermana. ¿Tienes idea de lo afortunada que eres?

Doy gracias cada día porque estoy casada con el único hombre que he amado, porque mi querido John me ama, porque somos bendecidos con el más perfecto hijo. Miró a la hermana que era casi su gemela. Si, estoy conciente de mi buena fortuna.

Aja! yo nunca seré tan amada como tu. Me estoy preparando para aceptar eso.

La mirada de lastima de Margaret puso a Caro incomoda. Se levantó de la cama, forzó una brillante sonrisa, y habló alegremente. Solo piensa. ¡Si logro capturar el corazón de Lord Brockton seré la envidia de todas las damas de la alta sociedad!

Y si lo amaras, me alegraría mucho por ti. Pero te conozco muy bien. No puedes hacerme creer que no estás aún enamorada de Mr. Perry.

Caro paseo por el escritorio de su hermana y tocó el tintero, de espaldas a su hermana. Nunca había sido capaz de mentir sin que Margaret lo detectara. Por lo tanto, no podría enfrentarse a su hermana con quien siempre había sido cercana, no cuando iba a mentirle. Ella dejó salir una pequeña risa. Lo reconoceré, una vez fui completamente inútil por el hombre, pero a medida que pasa el tiempo y he llegado a ver sus defectos, me apetece un cambio.

Estas mintiendo. Sé que lo amas.

Ignorando a su hermana, Caro se cambió al tocador y miró a su hermana por el espejo mientras que Margaret se levantaba y se acercaba hacia ella.

Caro se dio la vuelta. Soy mayor de edad. Me casaré con Lord Brockton con o sin el consentimiento de mi hermano. Como tú lo hiciste con Lord Finchley.

Rezo para que seas la mitad de feliz.

Caro tomó su bufanda y la giró alrededor de su cuello. "Volveré ahora a la

Has llegado al final de esta vista previa. ¡Regístrate para leer más!
Página 1 de 1

Reseñas

Lo que piensa la gente sobre Ex-Solterona para Navidad

5.0
1 valoraciones / 0 Reseñas
¿Qué te pareció?
Calificación: 0 de 5 estrellas

Reseñas de lectores