Disfruta de este título ahora mismo, y de millones más, con una prueba gratuita

A solo $9.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar cuando quieras.

Los Canadelfos

Los Canadelfos

Leer la vista previa

Los Canadelfos

Longitud:
107 páginas
1 hora
Publicado:
Aug 18, 2020
Formato:
Libro

Descripción

Los Canadelfos


Cathy pasa sus vacaciones en Mauricie, una hermosa región de Canadá. El verano se está perfilando bien con Mathilde cuidándola. Caroline, su mejor amiga, pudo acompañarla para pasar varias semanas juntas. Les encantan los vastos bosques y lagos que se abren a su vista durante las largas caminatas. Es en este escenario donde conocen a nuevos amigos: los Canadelfos, que les enseñarán las propiedades curativas y mágicas de las nuevas plantas. Pero también aves y grandes mamíferos que también hacen su aparición en medio de la naturaleza y provocan muchas emociones.


Las dos amigas no se han olvidado de ir a la escuela de los elfos. Y necesitarán todo su ingenio para contrarrestar la creciente amenaza causada por la guerra de los ogros: la contaminación se está extendiendo por todas partes. De hecho, no se librarán de su maldad y Caroline sufrirá las terribles consecuencias. Se necesitará toda la energía y los hechizos de los elfos para tratar de salvarla. Por primera vez, Charles traerá humanos a la batalla: una alianza necesaria. ¡He aquí una nueva aventura de Cathy Merlin a la tierra de los Canadelfos donde descubrirán algunos hermosos paisajes de Canadá!


Cathy Merlin: ¡una serie juvenil mágica y ecológica!


Contaminación, cambio climático: los desafíos actuales de nuestro mundo son numerosos. ¿Cómo explicar conceptos complejos a los más pequeños? ¿Cómo podemos hacer que nuestros hijos sean conscientes de estos problemas y que se reconecten con la naturaleza? Debemos utilizar tanto los mecanismos de los cuentos y leyendas como las duras realidades que sufre nuestro planeta. ¡Esta positiva colección de pequeñas novelas intenta ofrecer este tipo de visión a los jóvenes adolescentes que tienen los pies en la tierra pero que aún saben soñar!


"Cathy Merlin" es una serie juvenil llena de aventuras mágicas y constructivas. Cada libro combina la magia y el realismo y hábilmente hace un equilibrio entre los hechizos y las propiedades medicinales de las plantas. Con humor y sabiduría, Cristina Rebière se complace en hacernos viajar por el mundo en lugares que realmente existen y que ha visitado. ¡Prepárate para descubrir una serie original y atípica que divertirá a los lectores de todas las edades!


Cathy Merlin


1. El mundo de los Elfos


2. El sendero de los secretos


3. Los Canadelfos


Publicado:
Aug 18, 2020
Formato:
Libro

Sobre el autor

Courte biographie:Cristina Rebière est auteure de nombreux guides et livres. Elle a dirigé une maison d'édition, un parc d'aventures et mené à bien de nombreuses missions dans la fonction publique européenne. Elle est aussi spécialisée dans la formation continue.Ses origines:Après la Révolution roumaine, Cristina interrompt de brillantes études pour entrer à l'université en France où elle suit tout le cursus en faculté de droit et obtient une Maîtrise en Administration Économique et Sociale. D'abord chargée de communication dans un Institut Français en Allemagne, elle devient statisticienne à Bruxelles pour un bureau d'assistance de la Commission Européenne. De retour à Bucarest elle est successivement contrôleuse de gestion, directrice de maison d'édition, experte européenne puis professeure de français. En Roumanie elle fonde avec son mari une entreprise de team building puis le premier parc d'aventures jamais créé dans ce pays - construit de leurs mains - qui attirera des milliers de personnes, écoles et entreprises dans la pratique du sport et d'activités de cohésion en pleine nature. Avec son équipe, elle conçoit et construit des parcours d'escalade dans les arbres pour d'autres clients.Au rectorat de l'Académie de la Martinique, Cristina prend en charge la coordination de la Cellule Académique des Fonds Européens et de Coopération où elle accompagne les porteurs de projet dans le montage des dossiers, assure la formation en ingénierie de projet, gère un réseau de plus d'une soixantaine d'enseignants référents à l'ouverture internationale. Elle assure la gestion opérationnelle de plusieurs projets de coopération. Elle assure l'actualisation du site internet de la Délégation Académique aux Relations Internationales et à la Coopération.La pédagogie de Cristina Rebière est basée sur le pragmatisme et l'efficacité.Domaines de compétence:management de projet, voyage, marketing social de contenu, team building, formation initiale et continue, expertise en fonds européens, budgétisation, planification, productivité et stratégie, coaching, ingénierie financière, webmestre, statistiques, procédures, web intégration, conception graphique, communication, conception et construction de parcs d'aventure


Relacionado con Los Canadelfos

Títulos en esta serie (17)

Vista previa del libro

Los Canadelfos - Cristina Rebiere

reservados.

1. La Mauricie

Cathy y Caroline avanzaron sobre el sendero en silencio, como unos robots. Su palidez atrajo la atención de Mathilde, quien sintió que el guardabosques que acababan de dejar atrás tenía algo que ver con eso. Trató de aprender más, pero las adolescentes fueron evasivas y respondieron que este tipo las había asustado con su risa lúgubre y su mirada maquiavélica.

Mathilde sintió que no le contaban todo, pero al notar el profundo malestar que se había instalado en sus ojos, decidió dejarlas en paz por el momento. Por otra parte, ella también había encontrado a este hombre bastante perturbador, así que ¡cómo no comprender el efecto sobre las jóvenes de su edad!, sobre todo después del trauma del secuestro que acababan de sufrir recientemente.

Tomó la precaución de preguntarles si preferían volver, pero Cathy y Caroline, después de un breve intercambio de miradas, propusieron continuar el paseo. De todos modos, el shock había pasado y aunque temían el regreso del individuo, no querían despertar más sospechas de su acompañante. Además, en el cartel del sendero se indicaba que la caminata cubría 500 metros, por lo que no se prolongaría...

Cathy comenzó a encontrar la distancia más larga que la prevista y se preguntó si no era un engaño del ogro... De hecho, ¿era posible que estuviera aquí en Canadá? ¿O fue solo una coincidencia?

Esperaba impacientemente el final del paseo para poder discutirlo con Caroline.

Para animar el ambiente, Mathilde trató de destacar a las chicas la belleza de la maleza llamando su atención sobre los magníficos helechos, las rocas cubiertas de musgo y los troncos de árboles recubiertos de vegetación que pronto despertó la imaginación de las dos adolescentes. La tensión comenzó a disiparse mientras dejaban que sus fantasías las llevaran a las ciudades de los elfos. Se comunicaron entre ellas sin decir una palabra, y se dieron cuenta de que se entendían con bastante facilidad.

— Aquí está el lago y creo que es el final del paseo —anunció Mathilde que las había adelantado hace unos minutos.

— ¡Oh, es magnífico! —Cathy exclamó, corriendo hacia el puente de madera que había visto para tomar una fotografía.

— ¡Pásame tu cámara, os fotografiaré a los dos si queréis!

Las chicas se abrazaron y posaron para la foto. Caroline susurró al oído de su amiga que debían discutir rápidamente lo que había sucedido. Cathy asintió, buscando una manera de escabullirse para poder hablar tranquilamente.

— Mathilde, es un bonito lugar para tener un picnic aquí en la playa, ¿verdad? —preguntó ella.

— Sí, es un lugar muy bonito, pero todavía es temprano chicas. ¿Ya tenéis hambre?

— Sí, empiezo a tener un poco de hambre —respondió Caroline imaginando que su amiga había pensado en un plan.

— Yo también —agregó Cathy—. ¿Podemos comer allí?

— ¿Por qué no?

— Entonces, ¿podemos dejar que prepares las cosas mientras tomamos algunas fotos del sotobosque? —dijo ella con desinterés.

— Sí, adelante, pero no os alejéis demasiado... Tampoco estaba muy molada por este guardabosques, ¡así que es mejor tener cuidado!

— ¡No te preocupes! No te perderemos de vista, porque solo pensar en ese tipo se nos pone la piel de gallina, ¿verdad Caroline?

— Ah sí, solo pensar en su horrible mirada, hace que se me congele la espalda —se corrigió a sí misma, lo suficientemente rápido para evitar el posible error que casi había cometido.

Las chicas se alejaron unos metros y aprovecharon una roca para refugiarse, mientras vigilaban a Mathilde como prometieron. No tenían ningún deseo de revivir la desventura de Lençois, en Brasil. Ambas eran conscientes de la suerte que habían tenido de poder escapar con sus amigos de las manos del ogro. ¡Y esa suerte probablemente no iba a repetirse por segunda vez!

— Afortunadamente te detuviste a tiempo antes —dijo Cathy aliviada—. Temía que fueras a hablar de la ausencia de sus dedos...

— ¿Crees que era él? —preguntó Caroline sin aliento.

— Creo que es muy probable... ¿Has visto su mirada? Reconocí su sarcasmo y luego, sentí un olor a petróleo, ¿tú no?

— ¡Sí! Asumí que era mi imaginación la que me estaba jugando trucos, pero si tú también has percibido ese olor, entonces está claro que era él... ¿Pero cómo se las arregló para saber que estábamos en Canadá?

— ¡Esa es exactamente la pregunta que me hacía! Y luego, ¡¿por qué nos sigue a nosotras justamente?! Pensé que nos había secuestrado para tener carne fresca tal como dijo... Pero hay muchos otros adolescentes en Brasil... ¿Por qué venir hasta Canadá, y precisamente en el mismo parque donde acabamos de llegar?

— Eso es demasiada coincidencia, ¡tienes razón Cathy! ¡Debe tener algo más en mente! ¿Pero cómo saber lo que está buscando?

— Había pensado por un momento, como Gwenola nos había dicho, que debía de haber un conflicto entre los ogros y los elfos, y que era más bien Landy su objetivo, ¡pero actualmente mi teoría ya es válida! ¡Las dos somos sus presas, Caroline! ¡Es como si nos estuviera cazando!

— ¡Razón de más para tener cuidado! ¿Volveremos al lado de Mathilde? Sé que no es del todo lógico, pero su presencia me tranquiliza y tengo la impresión de que mientras estemos con ella, no nos pasará nada.

— No estoy tan segura. No tiene ningún poder mágico... ¿No viste la fuerza de este ogro mientras estábamos en su gruta? Ella no podría combatirlo... Y además, él ahora está armado, si no lo has notado. Así que francamente, con o sin Mathilde...

— Me tranquilizaría aún más si no estuviéramos solas... Parece que Mathilde nos está haciendo señas ahora.

El picnic transcurrió sin incidentes. Las chicas parecían estar menos preocupadas. Mathilde comprendió que necesitaban permanecer juntas, y las animó a pasear por los alrededores mientras hacía una pequeña lectura. Propuso quedarse una hora más antes de volver a casa para poder preparar entre las tres la cena antes de la llegada de Charles.

Caroline sugirió enseguida a Cathy que volviera al mismo peñasco para no alejarse demasiado y arriesgarse a un encuentro indeseable. Eso es lo que hicieron ya que el miedo aún flotaba en el aire, a pesar de la pausa de almuerzo que parecía haberlas hecho olvidar por un instante el incidente de la mañana. Cathy comprendió que su amiga estaba asustada y no quería empeorar su estado. Especialmente porque ella tampoco estaba muy tranquila... Le hubiera gustado tanto poder hablar con Gwenola. Estaba segura de que la elfa podría haberles dado buenos consejos. Pensó en ella muy fuerte, mientras apretaba su collar y su medallón en forma de trébol en su mano. Abrigaba la esperanza de que pudiera oírla y venir como lo había hecho en el pasado. Caroline se dio cuenta inmediatamente de

Has llegado al final de esta vista previa. ¡Regístrate para leer más!
Página 1 de 1

Reseñas

Lo que piensa la gente sobre Los Canadelfos

0
0 valoraciones / 0 Reseñas
¿Qué te pareció?
Calificación: 0 de 5 estrellas

Reseñas de lectores