Encuentra tu próximo/a libro favorito/a

Conviértase en miembro hoy y lea gratis durante 30 días
¿Quién me movió el púlpito?: Liderando el cambio en la iglesia

¿Quién me movió el púlpito?: Liderando el cambio en la iglesia

Leer la vista previa

¿Quién me movió el púlpito?: Liderando el cambio en la iglesia

valoraciones:
4.5/5 (2 valoraciones)
Longitud:
134 página
2 horas
Publicado:
Jul 7, 2020
ISBN:
9781646910878
Formato:
Libro

Descripción

Liderando el cambio en la iglesia

¿Quién me movió el púlpito? A lo mejor esta no es exactamente la pregunta que estás haciendo. Sin embargo, sin duda alguna estás haciendo preguntas sobre los cambios en la iglesia: ¿cómo surgen?, ¿por qué ocurren?, ¿cómo se supone que los afrontarás y seguirás la dirección de Dios en medio de ellos? Incluso intentas adelantarte a los cambios para que tu iglesia cumpla fielmente su propósito eterno y sirva a las oportunidades de esta era. Si eres el pastor, el miembro del personal, el anciano, el diácono o un líder clave en tu iglesia, este es el libro que te capacitará para dirigir y celebrar los cambios sin importar los costos. ¡El momento es ahora!

El exitoso autor, Thom S. Rainer, comparte un mapa de ruta para dirigir los cambios en la iglesia, el cual está basado en una combinación de conversaciones con miles de pastores e investigación de campo en más de 50 000 iglesias. No es cambiando la doctrina ni las bases bíblicas, sino las metodologías y las estrategias para alcanzar una cultura que cambia con rapidez.
Publicado:
Jul 7, 2020
ISBN:
9781646910878
Formato:
Libro

Sobre el autor


Relacionado con ¿Quién me movió el púlpito?

Libros relacionados


Dentro del libro

Mejores citas

  • Los inculpadores se resisten al cambio porque no necesitan cambiar, al menos desde su perspectiva. Todos los problemas tienen que ver con otras personas y otras situaciones. No ven nada malo en sí mismos.

  • Es la historia de los miembros de la iglesia que están tan enfocados en «mis necesidades» y «mis deseos» que se resisten al cambio a toda costa.A esa perspectiva nos dirigimos ahora.

  • Orar por sabiduría significa pedirle a Dios que lo guíe a través de este futuro desconocido. Usted reconoce que no tiene y no tendrá todas las respuestas. Él sí.

  • Nunca he visto que sin oración ocurra un cambio exitoso y sostenido en una iglesia. Nunca. Ni una sola vez.

  • Conviértase en voz y visión de la esperanzaLos miembros buscan esperanza y posibilidades en los líderes.  Aborde los problemas con las personasEl valor para lidiar con el bloqueo de la gente, tanto del personal como de los miembros de la iglesia.

Vista previa del libro

¿Quién me movió el púlpito? - Thom S. Rainer

mueven!

INTRODUCCIÓN

UN CORREO ELECTRÓNICO DE DESESPERACIÓN

A través de las redes sociales, los comentarios de los blogs, el correo electrónico y otros medios, cada mes recibo varios cientos de solicitudes de consejería y asesoramiento. Me conmueve que tantas personas pidan mi asesoramiento, pero estoy frustrado de no poder responder a todas ellas.

Sin embargo, en este correo electrónico había algo que me llamó la atención. De hecho, hubo algo en él que me impulsó a escribir este libro.

Asunto: Un pedido de ayuda

Dr. Rainer:

Soy pastor y estoy a punto de renunciar. Cuento con una excelente formación de seminario en el que aprendí sobre teología, Biblia, griego, hebreo, etc. No obstante, mis conocimientos para lidiar con los conflictos o para guiar a la iglesia a hacer algunos cambios son nulos. Cada vez que intento algo, siento todo el peso de los críticos y los bravucones.

Mi esposa quiere que renuncie. Ella también siente la presión. Ella es blanco de algunas de las críticas, pero la mayor parte de su dolor proviene de verme sufrir. Muchísimas noches se ha dormido llorando. Cuando nos casamos, ella no sabía que algún día yo sería pastor. Yo tampoco. En estos momentos, no estoy tan seguro de que debería serlo.

No estoy seguro de cómo pedirle ayuda. Tengo demasiadas preguntas. Casi toda mi formación práctica en el ministerio proviene de la escuela de las adversidades y de su blog y podcasts.

Supongo que lo que más necesito es un plan que abarque «de la A la Z» para liderar el cambio en mi iglesia. Está bien, sé que es pedir demasiado; pero quizás usted podría escribir su próximo libro sobre este tema. Sé que muchos de nosotros en el ministerio nos beneficiaríamos enormemente, y sé que podría compartirlo con mis ancianos para que ellos supieran lo que estamos tratando de hacer.

Sí, esta es una petición bastante audaz, pero considérela en oración, por favor. No estoy seguro de cuánto tiempo le toma escribir un libro y ponerlo en los estantes de las librerías, pero sé que no me queda mucho tiempo. Al parecer, en los próximos años podría enfrentar tres posibilidades. El cambio probable es que continuaremos el declive hasta el punto en que la iglesia no pueda pagarme un salario. Otra posibilidad es que me despidan. Ahora mismo tengo más seguidores que adversarios, pero no sé cuánto durará esto. La opción más probable es que yo renuncie.

Estoy cansado. Mi esposa está cansada. Nunca pensé que el liderazgo de la iglesia sería así. Por favor, considere ayudarnos —a los líderes de la iglesia— a comprender cómo podemos guiar a una iglesia a cambiar cuando tenemos tantos obstáculos.

Por favor, ayúdeme. Creo que usted puede ayudar a muchísimos de nosotros. Por favor, ayúdenos antes de que sea demasiado tarde para muchos de nosotros.

Gracias.

Este libro es para ese pastor. Este libro es para todos los pastores que procuran guiar a sus iglesias al cambio. Este libro es para el personal de la iglesia y los líderes laicos que desean hacer una contribución positiva para guiar el cambio en la iglesia.

Ahora vamos a sumergirnos en el libro y en ese fatídico domingo cuando un pastor exclamó:

«¡¿Quién me movió el púlpito?!».

CAPÍTULO 1

CUANDO MUEVEN EL PÚLPITO

Derek es el tipo de persona con quien a uno le gusta estar. Tiene una risa contagiosa, y una personalidad que atrae a la gente. Y es un buen líder.

También es el pastor de la Iglesia del Redentor, una congregación de unos 250 miembros en el Medio Oeste. Derek ha sido pastor durante 23 años, por lo que no es un novato en liderar iglesias. Él ha estado en la Iglesia del Redentor durante ocho de esos años, y casi todos en la congregación lo respetan y aprecian.

Derek comprendía el tema de los cambios en las iglesias establecidas. Como líder, era metódico y gradual en su estilo. Su método de tratar con el liderazgo de la iglesia contribuyó significativamente a su permanencia en la iglesia y a su ministerio en general. No temía al conflicto, pero le parecía que demasiados líderes de la iglesia creaban conflictos innecesarios.

Como pastor, Derek notó un cambio en su propio ministerio. Sus sermones eran cada vez más conversacionales en su enfoque y tono. No había hecho ese cambio como parte de un gran plan estratégico, pero ciertamente constituía una variación notable del estilo que tenía hacía varios años.

Derek supuso que el aumento en la cantidad de los de la generación del milenio o millennials en la iglesia había influido en su enfoque de la predicación. Entre estos adultos jóvenes había profesionales de una empresa de tecnología en crecimiento de la comunidad, y otros provenían de una universidad cercana.

Era evidente que los millennials preferían el estilo conversacional de predicación. La retroalimentación más positiva a sus sermones llegó cuando cambió a un enfoque más informal. Por lo tanto, estaba seguro de que su cambio en el estilo de predicación era un resultado directo del creciente número de adultos jóvenes en la iglesia.

El pastor también había notado que los feligreses de mayor edad aceptaban su cambiante estilo de predicación. Sabía que para ellos estaba bien porque sus cambios eran graduales; predicaba un mensaje conversacional un domingo y luego pasaba seis semanas con su enfoque más formal y tradicional. Poco a poco añadió el estilo informal con mayor frecuencia hasta que la congregación se acostumbró y se sintió cómoda con él.

La vida y el ministerio eran buenos para Derek. Podía considerar quedarse en la Iglesia del Redentor por el resto de su ministerio. Estaba muy agradecido de tener el apoyo total e incondicional de los miembros de la iglesia.

Al menos así pensaba él.

El conflicto impactante

Derek se había sentido cada vez más incómodo con el púlpito que había usado durante los ocho años en la Iglesia del Redentor. Le había servido bien cuando él predicaba más formalmente, apoyado en un manuscrito. Sin embargo, ahora le gustaba acercarse más a los congregados. Percibía el púlpito como una enorme barrera de madera. No complementaba su nuevo estilo de predicación. En su mente, el púlpito exclamaba: «tradicional»; «formal»; «barrera».

Tomó una decisión. El púlpito tenía que irse.

El viernes de la semana siguiente, Derek les pidió a los dos custodios que sacaran el viejo y enorme púlpito. Lo reemplazó por un nuevo estilo de púlpito, un pequeño atril que apenas se notaba. Ahora —pensó—, el púlpito complementará mi estilo de predicación.

En retrospectiva, el pastor ahora se da cuenta de que debería haber esperado la explosión; y admite que entró al servicio de adoración ese domingo con un poco de ingenuidad. Debería haber notado la tensión entre algunos en la habitación, al igual que las conversaciones entre dientes que tuvieron lugar antes y después de los servicios.

«Estaba ciego y me tomó por sorpresa —confesó Derek—. No me di cuenta de los rumores y murmullos de aquel domingo por la mañana. Supongo que me había confiado demasiado en mi estilo de liderazgo».

Todo comenzó aquel domingo por la tarde.

Primero, hubo una serie de correos electrónicos. Todos eran negativos, aunque el tono variaba en intensidad. Un miembro de cinco años sugirió amablemente: «Usted debería habernos advertido un poco». En el otro extremo, un miembro de setenta y tantos años atacó directamente al pastor: «¡Lo que ha hecho es herético! Debería avergonzarse de sí mismo. Creo que necesitamos ejercer un voto de no confianza contra usted». El resto del correo electrónico incluía otras ochocientas palabras, pero ya usted comprende la esencia.

Las cosas andaban mal. Muy mal.

Derek perdió la cuenta de los correos electrónicos, las reuniones y las llamadas telefónicas aquella semana. Entre todas, no había una voz de apoyo. Dejó de abrir el Facebook después de ver varias publicaciones que arremetían contra él.

El pastor sabía que lo había arruinado todo. «Violé mis propios principios de liderazgo —expresó—. En las iglesias establecidas en las que serví, siempre he realizado los cambios de manera gradual. He tratado de no sorprender a la gente, y de obtener la mayor participación posible —hizo una pequeña pausa—. Supongo que tuve un período de locura temporal», concluyó, pero solo medio en broma.

Derek sabía lo que tenía que hacer. Supuso que era demasiado tarde para traer el viejo púlpito de vuelta. El daño ya estaba hecho, y él realmente quería acentuar su estilo más informal. Determinó que

Has llegado al final de esta vista previa. ¡Regístrate para leer más!
Página 1 de 1

Reseñas

Lo que piensa la gente sobre ¿Quién me movió el púlpito?

4.5
2 valoraciones / 0 Reseñas
¿Qué te pareció?
Calificación: 0 de 5 estrellas

Reseñas de lectores