Disfruta de millones de libros electrónicos, audiolibros, revistas y más con una prueba gratuita

A solo $11.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar cuando quieras.

La redención de Raziels
La redención de Raziels
La redención de Raziels
Libro electrónico169 páginas3 horas

La redención de Raziels

Calificación: 4 de 5 estrellas

4/5

()

Leer la vista previa

Información de este libro electrónico

Raziel fue enviado a la Tierra para vivir como un ser humano por engañar a la compañera de uno de sus hermanos para tener relaciones con él. Solo y sin la ayuda de sus poderes angélicos, Raziel debe encontrar una manera de redimirse para recuperar sus alas y el derecho de volver a entrar al Cielo. Pero la clave de su redención es encontrar el amor. 

Alona Kovina es una joven empresaria que posee su propia panadería en un pequeño pueblo de Vermont. Ella está bien establecida y es muy querida en la comunidad y, a pesar de su personalidad perspicaz y su sentido del humor sarcástico, tiene un corazón de oro.

Cuando coloca un letrero en su ventana en busca de ayuda, nunca imaginó que un ángel caído entraría por su puerta. Incapaz de resistirse a la idea de ayudarlo a superar un pasado del que se niega a hablar, ella salta con ambos pies para ayudar a Raziel a encontrar su camino. Pero cuando Alona descubra qué fue lo que hizo Raziel, ¿su corazón de oro la ayudará a ver más allá de sus errores y lo amará de todos modos o ella también le dará la espalda como lo hizo su familia angelical?

IdiomaEspañol
EditorialBadPress
Fecha de lanzamiento1 jul 2020
ISBN9781071554180
La redención de Raziels
Leer la vista previa

Lee más de Charlie Daye

Relacionado con La redención de Raziels

Libros electrónicos relacionados

Categorías relacionadas

Comentarios para La redención de Raziels

Calificación: 4 de 5 estrellas
4/5

1 clasificación0 comentarios

¿Qué te pareció?

Toca para calificar

Los comentarios deben tener al menos 10 palabras

    Vista previa del libro

    La redención de Raziels - Charlie Daye

    La redención de Raziels

    Historia de un ángel

    Charlie Daye

    Esta es una obra de ficción. Cualquier parecido con personas o lugares conocidos es pura coincidencia.

    Este trabajo no debe ser copiado o compartido y es propiedad exclusiva del autor.

    © 2013 Charlie Daye

    ISBN: 9798657642599

    Otros títulos de Charlie Daye

    Historias de ángel

    Su última solicitud

    Trilogía de Curse Breaker

    La casa

    El colonial

    La reservación

    Serie del cazador

    El baile de los gitanos

    El santuario de la sirena

    El retrato, parte 1

    El retrato, parte 2

    Mariposa

    Criadores

    Recuérdame

    Confundido por la llamada de una chica

    Hijos de Kria: Furia

    Antología de sueños y pesadillas

    Dedicación

    Para mi hermosa muñeca rusa, has sido una fuente inagotable de inspiración. Amas profundamente y das libremente. Espero que te encuentres feliz para siempre un día.

    Uno

    "¡chica! ¡Será mejor que contrates un poco más de ayuda antes de que nos acerquen las órdenes de Navidad o te juro que estoy tan lejos de aquí!

    Alona puso los ojos en blanco mientras volteaba el cartel de CERRADO en la puerta, ¡Justin, eres una reina del drama! Lo hicimos a través del Día de Acción de Gracias y Halloween muy bien.

    Justin levantó la mano para silenciarla, ¡Chica, por favor! Apenas lo logramos con la piel de nuestros dientes y sabes que la Navidad será diez veces peor que cualquier otra fiesta combinada. Además, no me pagan lo suficiente como para aguantarte a ti y a los clientes malhumorados que se quejan de que no nos estamos moviendo lo suficientemente rápido para ellos.

    Alona se echó a reír, Justin eres una perra.

    Justin sonrió, Oh, cariño, ni siquiera sabes la mitad de eso.

    ¿Cómo puedo no hacerlo cuando claramente le recuerdas todos los días?, Dijo Julia, saliendo de la parte trasera de la panadería. "Si Alona fuera inteligente, habría despedido tu trasero gay meses atrás, especialmente después de que entraste aquí con ese polo rosa brillante. ¡¡Qué hombre en su sano juicio sería atrapado vistiendo rosa!!

    Perra por favor, dijo Justin chasqueando los dedos. "Me veo mejor en mi peor día que tú en tu mejor día. ¿Nadie te ha dicho que la apariencia gótica a la que te aferraste era tan de los 80?

    Julia se enfadó con el comentario: Puedes darme consejos de moda cuando en realidad comienzas a vestirte como un hombre.

    Justin se mostró reacio a la idea de que él era algo menos que un fashionista. ¡Oh, no, no lo hiciste! Se giró para darle a Alona y Julia la visión completa de su cuerpo. Siempre estaba impecablemente vestido con pantalones vaqueros de diseñador y camisas de vestir, Echa un vistazo, cariño. No hay un hombre heterosexual vivo que se vea mejor que yo.

    Ustedes dos se dan cuenta de que suenan como una pareja de viejos casados, ¿verdad?, Preguntó Alona divertida.

    Alona había conocido a Justin y Julia cuando su familia se mudó a los Estados Unidos desde Ucrania cuando ella tenía quince años. Se conocieron en la escuela secundaria y fueron los primeros en subirse a bordo cuando Alona decidió abrir su pequeña panadería, Sweet Temptations. Los negocios estuvieron estables la mayor parte del tiempo, ya que vendieron una combinación de pasteles ucranianos y estadounidenses, pero las vacaciones siempre estuvieron ridículamente ocupadas. Alona no les había dicho nada todavía, pero ya había comenzado a recibir pedidos para las fiestas de Navidad y fue solo un día después del Día de Acción de Gracias.

    Nunca me casaría con alguien como Justin, protestó Julia. Tendría que matarlo después de solo una noche juntos.

    Justin se echó a reír: Por favor, me voy después de una noche contigo.

    Alona negó con la cabeza: Te haré un trato.

    Estoy escuchando, dijo Justin.

    Adelante, dijo Julia con cautela.

    Si los dos pueden pasar un día entero sin discutir, contrataré a alguien para que nos ayude durante las vacaciones.

    Justin y Julia se miraron y luego respondieron al unísono: Trato.

    Las cejas de Alona se alzaron en su frente, Eso fue demasiado fácil.

    Julia se encogió de hombros, Necesitamos la ayuda.

    , continuó Justin. Y no creas que no sabemos acerca de las órdenes que ya están llegando.

    ¿Me has estado espiando otra vez? Preguntó Alona, ​​quitándose el delantal y tirándolo sobre el mostrador.

    Justin se quitó el delantal y lo dobló pulcramente: No, solo sé cómo funciona la gente en este pintoresco pueblito de Vermont, señorita Thang.

    Julia asintió, Todavía tengo pesadillas sobre la temporada pasada.

    Vamos, no fue tan malo, dijo Alona, ​​riéndose de las reinas del drama.

    Solo sigue diciéndote eso, dijo Justin mientras se dirigía hacia la puerta.

    Julia lo siguió por la puerta, Nos vemos mañana, Alona.

    ¡No te olvides de venir temprano para comenzar a decorar para Navidad!, Les gritó mientras la puerta se cerraba. Un leve movimiento de sus manos le hizo saber que la habían escuchado.

    Alona suspiró y cerró la puerta. Se abrió camino a través de su pequeña tienda apagando las luces mientras se iba. Siempre esperaba el fin de semana después del Día de Acción de Gracias porque le encantaba decorar para Navidad. Era uno de sus días festivos favoritos y, si no fuera por el hecho de que la mayoría de la gente lo consideraba de mal gusto, dejaría sus decoraciones todo el año.

    Al subir a su auto, Alona lo encendió y lo dejó reposar por unos minutos esperando que el calentador se calentara. Miró el letrero rosa brillante que decía Sweet Temptations. Era su sueño hecho realidad y sabía que tendría que contratar un juego de manos extra para las vacaciones si iban a salir ilesas. Simplemente no sintió la necesidad de compartir esa información con Justin y Julia. Un día de paz y tranquilidad usado como chantaje valdría la pena.

    Sonriendo, Alona salió del estacionamiento y se dirigió a casa.

    Dos

    Raziel se sentó en su cama en su pequeño apartamento y miró por la ventana. Desde el día en que fue expulsado del cielo por seducir a Samantha, había sido un caparazón de su antiguo yo. La culpa de lo que había hecho pesaba sobre su corazón aún más después de que Samantha le suplicara en la corte. El amor, había dicho ella, sería lo único que le devolvería sus alas, pero aún no había encontrado a nadie que despertara sus pasiones de la forma en que lo hacía Samantha y había pasado poco más de un año.

    Raziel se levantó de la cama y se puso un abrigo de cuero marrón largo sobre sus pantalones vaqueros azules y un suéter de color crema, decidiendo que salir a tomar un poco de aire fresco podría hacer algo bien. Le encantaba caminar por las calles de la pequeña ciudad de Vermont que ahora llamaba su hogar, especialmente durante la Navidad, cuando todas las tiendas y los hogares estaban decorados festivamente. A pesar de que la mayoría de la gente perdió de vista la verdadera razón detrás de la Navidad, siempre logró animarlo.

    Saliendo al aire frío de la mañana, Raziel inhaló profundamente, dejando que el frío se filtrara en sus pulmones. Después de cerrar la puerta con llave, salió a la calle y comenzó a caminar tranquilamente por la ciudad.

    Al decidir ir en una dirección diferente esta mañana, Raziel se encontró en una parte más residencial de la ciudad, lejos de la calle principal y del ajetreo y el bullicio del centro de la pequeña ciudad. Pasando por una tienda llamada Sweet Temptations; Raziel captó el olor de algo que le recordaba a su hogar. Olía mucho a Cloudy Confections en el cielo, pero dudaba que Treacle hubiera decidido abrir una tienda aquí en la tierra. Al mirar por la ventana, notó que había un letrero que necesitaba ayuda y decidió solicitar el trabajo. Tomaría todo lo que pudiera en este punto si existiera la posibilidad remota de que lo hiciera sentir como en casa.

    Raziel abrió la puerta de la panadería e inmediatamente se vio envuelto en aromas deliciosos de productos recién horneados. También le recordó que no había comido aún esta mañana. Las guirnaldas de árboles de Navidad colgaban alrededor de vitrinas y ventanas, y un árbol de Navidad de color rosa brillante estaba en la esquina de la tienda parcialmente decorado. Un hombre de cabello castaño con puntas escarchadas y una camisa amarilla brillante estaba parado detrás del mostrador con un delantal negro. Él sonrió cuando Raziel se acercó, Buenos días. Bienvenido a Sweet Temptations. ¿Qué puedo traerte?

    Buenos días, me gustaría algunos de esos muffins de manzana con canela y una aplicación, por favor.

    Los ojos del hombre se redondearon, "Los muffins que puedo hacer tan bien como la aplicación. ¿Tiene unos minutos para ver si la jefa puede reunirse con usted esta mañana?

    Raziel se encogió de hombros, Claro.

    El hombre sonrió: Genial, dame un segundo.

    ***

    Justin giró sobre su curación y casi corrió a la habitación de atrás, donde Alona estaba a la altura de la harina y las órdenes. "¡Alona! Tienes que venir a hablar con este magnífico ejemplar de hombre al frente de la tienda.

    Alona miró hacia arriba, ¿Por qué?

    Él está aquí para el trabajo, respondió Justin como si eso fuera motivo suficiente.

    Alona volvió a centrar su atención en el trabajo que tenía entre manos: Simplemente pídele que llene una solicitud y que lo llamaré más tarde.

    ¡No! Necesitas manejar esto ahora antes de que este exquisito pedazo de hombre salga por la puerta , dijo Justin.

    Estoy un poco ocupada en este momento, dijo Alona frustrada.

    Alona, ​​si no sales en este momento lo contrataré sin tu permiso, amenazó.

    Julia levantó la vista y sonrió. Solo ve a hablar con él, Alona, ​​porque tengo la sensación de que si no lo haces, Justin nunca te dejará oír el final.

    Ahí le has dado. Ahora límpiate, chica. Parece que te metiste en una pelea con una bolsa de harina. No querrás asustarlo con ese aspecto feo tuyo incluso antes de que comience.

    Alona hizo un movimiento de barrido alrededor de su cara y giró la cabeza con actitud: No puedes hacer esto feo.

    Justin puso los ojos en blanco, No digas que no te advertí.

    Alona lo empujó y salió al frente de la panadería. Lo que vio no fue lo que esperaba. El comentario del espécimen magnífico no era lo suficientemente preciso como para describir la perfección que se le presentaba. Era alto, tenía casi seis pies o más, su cabello castaño colgaba de sus hombros y sus ojos eran del color de las esmeraldas. El abrigo de cuero colgaba muy bien sobre su pecho y hombros y Alona se encontró preguntándose qué aspecto tenía debajo de toda esa

    ¿Disfrutas la vista previa?
    Página 1 de 1