Disfruta de este título ahora mismo, y de millones más, con una prueba gratuita

A solo $9.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar cuando quieras.

Amar A Alguien Gay

Amar A Alguien Gay

Leer la vista previa

Amar A Alguien Gay

valoraciones:
3/5 (1 clasificación)
Longitud:
408 página
5 horas
Editorial:
Publicado:
Jun 21, 2020
ISBN:
9780463923443
Formato:
Libro

Descripción

Por más de tres décadas, el psicólogo clínico, Don Clark, ha estado hablando a los corazones y mentes de la gente gay, sus familias, amigos, maestros, y ayudantes en las múltiples ediciones de Loving Someone Gay (Amar A Alguien Gay). Con compasión él ha promovido la comunicación a través de generaciones, revelando un camino hacia el entendimiento y reconciliación para padres, hermanos, esposos y esposas—al igual que para líderes religiosos, maestros, bibliotecarios, legisladores, jueces, y agencias que imponen la ley. De mayor importancia, el provee una visión vital dentro de las psicodinámicas y la sociología de los hombres gay y lesbianas que frecuentemente son malentendidos y abusados, a veces por sí mismos. Leyendo su explicación de la “homofobia internalizada” es una experiencia de sanación.

Él ha dicho, “En éste tiempo de malentendido global en que vemos viejos hábitos de prejuicio e intolerancia siendo finalmente cuestionados, el mundo clama por la comunicación y empatía. Ha llegado la hora para que cada persona que piensa que es racional que ofrezca una mano de ayuda a una hermana o hermano gay, aquí o allá, conocido o desconocido. Las reglas y papeles sociales que antes no se cuestionaban están cambiando. Ninguna persona está libre a atreverse a ser exactamente quien ella o él es hasta que esa persona esté dispuesta a ofrecer entendimiento, respeto y afecto a la persona gay que añora solamente tener la misma libertad.”

Con ésta más reciente edición actualizada de su famoso libro, Don Clark ilumina una luz clara a nuestro futuro en el siglo veintiuno.

Editorial:
Publicado:
Jun 21, 2020
ISBN:
9780463923443
Formato:
Libro

Sobre el autor

Don Clark, Ph.D., author, teacher, and pioneering clinical psychologist, is a Fellow of the American Psychological Association. He lives in San Francisco, California with his husband. Loving Someone Gay has been in print in changing editions for more than three decades.Don Clark is one of the great theoreticians and philosophers of gay consciousness, but with the gentle touch of the firm, but loving therapist—which, in fact, he is. No dogmatist, he deftly explains the psychodynamics, offers options and points the way with his own personal and personable example, but leaves it to you to choose your own path and discover your own powers. Clark’s insightful analysis of the subtle effects of internalized homophobia has freed countless numbers of questioning men and women from guilt and fear. It’s a boon to the world that his therapeutic skills translate from the therapy room to the written word. His books convey psychological and spiritual wisdom and healing.


Relacionado con Amar A Alguien Gay

Libros relacionados

Vista previa del libro

Amar A Alguien Gay - Don Clark

Amar A Alguien Gay

Edición en Español Actualizada y revisada

Don Clark, Ph.D

Traducido del inglés por Ralph Seligman

Publicado por GayTrueWords Press en Smashwords.com

Copyright de la traducción ©2011 por Ralph Seligman

Copyright ©1977, 1987, 2005, 2009, 2011 por Don Clark, PhD

Todos los derechos reservados

Todos los derechos reservados. Originalmente publicado en inglés en EE.UU. como Loving Someone Gay por Lethe Press, Maple Shade, NJ. Copyright ©1977, 1987, 2005, 2009, 2011 por Don Clark, PhD. 

Quinta Edición, versión en español 2011

Publicado por Lethe Press, 2011

Publicado por GayTrueWords Press, 2020

gaytruewordspress@gmail.com

Diseño del libro por Toby Johnson

Si usted ama a alguien que es gay,

Piensa que puede ser gay,

O ya sabe que es gay,

Éste libro es para usted.

Otras obras por Don Clark

Tal Como Somos

Viviendo Gay

Alguien Gay

Para mi esposo, Michael

Nota del Traductor

Después de que llegué a entender que yo era diferente a otros muchachos, reconocí y acepté que yo soy homosexual. A los pocos meses después de eso, en 1978, supe que mis padres sospechaban algo, ya que veían que mi hermano mayor tenía pareja femenina y yo no mencionaba nada. Ellos indagaron con mi hermano, el cual ya sabía, y él les sugirió que me pregunten a mí directamente. Sabiendo yo eso me preparé comprando libros que yo sabía que les ayudaría a ellos a entenderme. Uno de esos libros fue Loving Someone Gay de Don Clark que fue publicado por primera vez en 1977. Ese libro fue de gran ayuda personal para mi y para mis padres también

Cuando Lethe Press me pidió que yo traduzca al español éste libro en su edición actualizada, acepté inmediatamente. Es para mí un orgullo personal poder traducir esta obra para que mucha más gente se beneficie de su lectura.

Agradezco a Steve Berman y a Toby Johnson de Lethe Press por esta gran oportunidad, y a mi hermano, Michael, por su ayuda editorial.

La traducción de un libro como Amar A Alguien Gay requiere cooperación entre el autor y el traductor. Agradezco a Don Clark, PhD por su generosa ayuda en ésta labor.

Dedico ésta traducción a mi esposo, el autor Wayne Courtois.

Ralph Seligman

Kansas City, Missouri EE.UU.

Índice General

Amar A Alguien Gay

Nota del Traductor

Índice General

Primera Parte: Ser Gay

1 Ser Gay

2 Creciendo Gay

3 Invisibilidad, Opresión y Auto-Percepción

4 Presión e Intentos de Conformar

5 Comunidad

6 Recompensas

Segunda Parte: Creciendo Gay

7 El Don de Ser Gay

8 Correcto, Incorrecto, Bueno y Malo

9 Emociones

10 Gay, Heterosexual, Bi Y Otras Categorías

11 Diciendo

12 Atracción, Responsabilidad, y Relación

13 Familia

14 Cambio

15 Orgullo

Tercera Parte: Amar A Alguien Gay

16 Aprendiendo la Verdad

17 Aceptación, Aprecio, y Comunicación

18 Padres

19 Esposas y Esposos

20 Hijos e Hijas

21 Hermanas y Hermanos

22 Amigos, Familiares y Vecinos

Cuarta Parte: Servicios Profesionales

23 Ayudando

24 Ser Profesional

25 Educación Continua

26 Bibliotecarios y Educadores

27 Médicos y Otros Trabajadores de Salud

28 Clérigos

29 Psicoterapeutas y Consejeros

30 Terapistas de Masaje y Compañeros Profesionales

31 Policía, Jueces y Legisladores

32 Investigadores

Epílogo: Ésta Edición

Tabla de Materias

Sobre el Autor

Primera Parte: Ser Gay

1 Ser Gay

Éste es un tiempo emocionante para la gente gay. Ha cambiado cómo somos vistos en el mundo. Luego de haber sido forzados como castigo a las sombras en una gran parte del mundo por mucho tiempo, ahora estamos siendo vistos, reconocidos y apreciados. Estamos demandando nuestros derechos civiles y se nos los están otorgando— por lo menos en naciones liberales. Aún en lugares en que continúan rigiendo las feas tradiciones de sectarismo, está surgiendo un reconocimiento prolongadamente atrasado. Ya que el matrimonio gay se está volviendo normal, una mujer puede hablar de su esposa y un hombre puede hablar de su marido sin anticipar una respuesta ignorante y ruda.

Ser hombre, mujer, muchacha, o muchacho gay no es común u ordinario, pero, como el tener ojos azules, pelo rubio, gran talento artístico o ser zurdo, es absolutamente natural. La gente gay ha estado en este planeta todo el tiempo, en todos los lugares, por la integridad de la historia de la humanidad. A veces los hombres gay y las lesbianas son más visibles y a veces menos. Depende del límite hasta el cual estamos siendo bienvenidos y apreciados.

Un amigo mío se encontró con un hombre que dijo que estaba erróneo en asumir que muy poca gente es gay, ya que si lo son, uno lo sabe. Él también asumía que cualquier señora con un anillo de bodas tiene un esposo y un hombre con anillo tiene una esposa. Él aprendió una lección en su reunión de negocios internacional. Allí una mujer noruega mencionó a su esposa.

Luego encontré que el tipo de Boston tiene un esposo, el tipo de California se casó en San Francisco y se iba a jubilar y mudar a Bélgica con su esposo, la mujer de Barcelona está comprometida y por casarse con una mujer del Canadá y mi guía turístico de Ámsterdam y su esposo planean tener niños con una pareja de lesbias casadas que son amigas suyas.

Se sintió avergonzado por haber creído que el matrimonio solo puede ser entre un hombre y una mujer, dijo. Estoy seguro que sonaba yo como una cotorra repitiendo lo me dijeron mis senadores y pastores. Tonto como un piedra. Recién desperté. El mundo tiene suficiente miseria sin tratar de hacer líos a gente que solo quiere continuar con sus vidas como cualquier otro.

Una buena nota de advertencia. La verdad rompe el equilibrio de la presumida realidad de la gente que ha dejado de dudar las suposiciones basadas en el prejuicio. Cualquiera que busca va a encontrar que la gente gay es mucha y variada. Algunos somos cobardes, otros heroicos, pero la mayoría somos individuos ordinarios, a veces obligados a un comportamiento extraordinario para poder mantener nuestra integridad. La mayoría de nosotros tratamos de no llamar atención hacia nosotros.

Los que están conscientes de las lesbianas y hombres gay en el mundo se darán cuenta que somos más visibles en los lugares en que los líderes civiles y los legisladores enseñan que aprecian las diferencias individuales en la población y tienen suficiente mentalidad para entender que solo las áreas progresivas que celebran la diversidad reciben las recompensas que contribuyen las culturas diversas. Cuando religiones y gobiernos autoritarios que rigen desde la cima hacia abajo demandan conformidad, somos más invisibles. Donde estos gobiernos represivos declaran que no existimos y prometen castigos de expulsión, aprisionamiento, tortura o muerte al que demuestra que están incorrectos, debemos utilizar la discreción y consideración por nuestra seguridad antes de revelarnos y volvernos visibles.

En las naciones más progresivas de Europa así como en Sur África y los estados de los Estados Unidos con visiones más avanzadas, las parejas gay pueden escoger casarse y alcanzar la igualdad de derechos civiles. En algunas naciones y los estados americanos que aún no se encuentran libres del sectarismo autoritario político-religioso, la palabra casados está reservada para las uniones heterosexuales (como de esa manera reconocen cierta superioridad). En el espíritu de la doctrina de segregación iguales pero separados las parejas de hecho o la unión civil puede ser ofrecida a parejas gay que formalizan su unión y obtienen una aproximación a derechos civiles iguales.

Gobernantes y líderes religiosos que controlan desde la cima hacia abajo nos temen, y con buena razón. No somos conformistas. Rompemos las reglas para poder expresar nuestro amor. Ellos no nos pueden ver. Ellos no nos pueden entender. Ellos no aprecian nuestro valor en la sociedad. Cuando ellos nos amenazan, nuestro cariño protector de uno al otro fácilmente puede sobrepasar cualquier límite que ellos decidan poner en sus mapas.

Me han llegado cartas de tales lugares, agradeciéndome por mi obra. Estas cartas, algunas contrabandeadas a través de fronteras antes de que puedan ser despachadas, fueron escritas como respuesta a libros que fueron traídos como contrabando a través de esas mismas fronteras. Estos son actos de valentía silenciosa y no los he podido alabar apropiadamente porque cualquier comunicación directa pondría en peligro al corresponsal.

Gobernantes políticos y religiosos necesitan reforzar sus ilusiones egoístas. Usan los estereotipos y prejuicios para vilificar a cualquier grupo a quien falte lealtad y por ello presentan una amenaza. Propagandistas divulgan las presumidas fallas y males de los grupos por detestar, haciéndolos responsables de cualquier mal sufrido por el público. A la gente desfavorecida se le culpa en forma rutinaria por la pobreza, la guerra, la falta de comida, las ideas nuevas de la juventud, el mal tiempo o las epidemias

Luego de un discurso en la Universidad Columbia en Nueva York, el presidente de Irán, respondiendo a preguntas, mencionó que no hay gente gay en Irán (causando una risa incrédula de la audiencia.) Antes de la caída de la Unión Soviética y su red de estados asociados, la opinión oficial del partido era que la gente gay no existe — y los que si aparecían eran enviados a campos de trabajo forzado u hospitales siquiátricos para proteger al público. En cuanto cayó el muro de Berlín, anunciando el comienzo del final del comunismo estilo Ruso en Europa, apareció una edición polaca de Loving Someone Gay (Amar a Alguien Gay) (Clark, Don. Lesbijki I Geje: Jak ich kochac, Przelozyl Jerzy Jaworski; Wydawnictwo Da Capo, Warszawa, 1995.) La gente allí estaba lista para traducir, publicar y distribuir tal libro y otros estaban listos para comprarlo ya que, por supuesto, la gente gay estaba allí todo el tiempo.

Hemos sido llamados muchos nombres en muchas lenguas, la mayoría de ellos con la intención de ser degradante o vergonzosa. En países de habla inglesa Faggot y Dyke continúan ser favorecidos por fanáticos quienes también usan las palabras como nigger y kike (términos de despecho hacia los negros y judíos.) Gente de habla francesa usan una abreviación que suena como payday en inglés y significa pederasta. Los de habla hispana usan mariposa que puede representar asociaciones positivas si uno piensa en todo lo que representa una mariposa. En el siglo dieciséis la palabra inglesa faggot en realidad se refería a un bulto de palos o astillas usados para encender el fuego utilizado para quemar en la hoguera a la gente por ser diferente. Se suponía que el ser diferente era un don sobrenatural o una maldición, dotándoles con poderes que podrían ser usados para causar gran mal. Hoy, como en siglos pasados, la gente que es diferente provoca temor en otros que están entrenados a tener una conformidad de mente intolerante. El pánico, la histeria, el vandalismo, la violencia callejera, y el asesinato, resultan de la incomodidad de tal gente.

Gay es el término para nosotros que ha tomado raíz en la mayor parte del mundo. Su origen viene del siglo diecinueve y se refiere a gente que ha desviado de lo definido usual. Primero fue la gente del teatro y luego prostitutas que fue dicho que están en la vida gay.

Una vez tuve el honor de introducir al dotado escritor Christopher Isherwood a una audiencia. Escogiendo sus palabras anglo-americanas con el cuidado que uno podría anticipar, el miró a la audiencia principalmente gay y dijo que quería aclarar que "…aunque no siempre puedo decir verazmente que soy gay, puedo decir con certeza que soy queer" (Queer es un término en inglés que significa tanto extraño como homosexual, maricón)

Gays activos en la política a veces prefieren denominarse como queer poniendo certeza en su lenguaje, y así robando esa herramienta de los que potencialmente quieren atormentarnos con ese término. Los gays más conservativos simplemente se refieren a si mismos como homosexuales, lo cual, otra vez, pone énfasis al simple aspecto de sus vidas que incomoda a la gente de mente intolerante.

Cuando más de nosotros afirmamos nuestra identidad públicamente y somos reconocidos, el misterio y el mal entendimiento van a desaparecer. Una persona gay es simplemente un hombre que está completamente atraído más veces a los hombres que a mujeres, o una mujer que está completamente atraída más veces a las mujeres que a los hombres. Como un hombre gay, tengo la habilidad de sentir y expresar esa atracción en todas formas, incluyendo sexualmente. No significa que lo hago indiscriminadamente o descontroladamente en mis atracciones, ni significa que jamás siento atracción de ninguna forma a las mujeres. Definitivamente no significa que odio a las mujeres. Ser gay es una habilidad, no una incapacidad.

Muchas lesbias y hombres gay tienen experiencias heterosexuales. De hecho muchos de nosotros hemos estado o estamos actualmente en matrimonios heterosexuales y muchos de nosotros tenemos hijos. Somos una población variada y podemos mezclarnos con el resto. Muchos de nosotros ahora preferimos declararnos y salir del armario para ser totalmente reconocidos.

Desafortunadamente, temores y prejuicios indudables continúan expulsándonos de nuestras comunidades y familias. Los que sobrevivimos este exilio hallamos nuestros modelos y mentores en otros semejantes a nosotros. Me pregunto todavía que ha pasado con el joven americano que conocí cuando fui estudiante pasando por Paris en 1957. El y yo viniendo de diferentes direcciones nos hallamos juntos bajo el mismo toldo durante un aguacero de verano. Esperamos mientras los truenos y rayos destellaban alrededor nuestro con otras personas que compartían con nosotros ese espacio estrecho pero seco. Descubrimos que ninguno de los dos hablaba francés bien, pero que si sabíamos inglés.

Más tarde el me dijo que fue enviado a la deriva por su adinerada familia cuando les dijo como era él. El podía ir a Europa, África, Nueva Zelandia, o Australia, pero no podía regresar a Norteamérica. Le llegaban cheques en forma mensual. El cuento que contaban en casa era que estaba atendiendo la universidad en Francia. Mientras pasaba el tiempo, el cuento cambiaba a ser un negocio de importe el cual el administraba del lugar en que él se encontraba viviendo o viajando en ese momento. El fuerte puño del ostracismo no era menos cruel estando el cubierto con un guante de generosidad.

Otra gente joven es castigada en forma más directa. Muchachos y muchachas pueden ser enviados a psicoterapeutas poco éticos que declaran que pueden curar la homosexualidad. A otros se les reza, exorciza, excomulga, o rechaza de acuerdo a lo que dicta la religión de la familia. Muchos son empujados a la miseria y al suicidio, especialmente durante la adolescencia. Los seres humanos son animales sociales que no prosperan cuando son excluidos.

Homofobia es una palabra que fue utilizada por primera vez por el Psicólogo George Weinberg en su libro de 1972 Society and the Healthy Homosexual (La Sociedad y el Homosexual Saludable). Ahí sugiere que un temor fóbico, irracional a la gente que es gay o principalmente homosexual en su orientación y, en efecto, cualquier cosa que tenga que ver con la homosexualidad. La homofobia, como cualquier fobia, puede ser leve o extrema en su manifestación. Gente que es fóbica a las culebras pueden sentirse extremadamente incómodas cuando ven una imagen de una culebra, aunque la imagen no les puede causar daño. Cuando se enfrentan con una culebra viva, se puede conceptualizar la situación como un encuentro de matar o morir. No pueden considerar la posibilidad que no son de ningún interés a la culebra. Tal gente está cubriendo algún otro miedo o ansiedad que es muy personal e inaceptable para enfrentarse.

La homofobia puede ocultar el temor de sentimientos homoeróticos propios. Si esos sentimientos son malditos por la familia, amigos y comunidad, lo último que ese individuo quiere hacer es admitirlos en su conciencia. Es más fácil mantenerse alejado de esa conciencia con una distracción aceptable por la sociedad. Por supuesto, la distracción perfecta es unirse al movimiento que castiga a los homosexuales obvios. No es lógico o racional. Es patología irracional e ilógica conducida por el temor y la tremenda fuerza de la ansiedad oculta.

Por nuestra naturaleza social y la presión de mantenerse en buena sazón con nuestra comunidad, los seres humanos son especialmente vulnerables a este tipo de patología. Tal patología hace posible el desarrollo de un consenso que requiere que todos estén de acuerdo que el Emperador en realidad esta bien trajeado con finas vestiduras, que la locura de limpieza étnica es justificable de alguna manera, que los Nazis de Hitler eran simplemente reformadores sociales, y que los Judíos eran responsables por los males del mundo y que el Holocausto nunca existió.

La búsqueda de chivos expiatorios es un truco mental de superstición antiguo, a veces utilizado por políticos manipuladores, pero también por otros con una desesperación apurada para reprimir al miedo, escapar la culpabilidad, o hallar favor de presumidos poderes sobrenaturales. Un chivo o una persona pueden ser sacrificados para apaciguar a un imaginario y enojado dios. Cuando al principio de los años ochenta el virus aún no detectado y nombrado comenzó a dispersarse entre los hombres gay, el primer nombre que fue dado a los síntomas fue cáncer gay, luego GRID(en inglés: Gay Related Immune Deficiency – Deficiencia Inmune Relacionada a ser Gay). A pesar de que el virus se estaba desarrollando, sin publicidad y sin nombre, creciendo en potencia y cantidad en otras poblaciones por un sinnúmero de años, mucha gente, incluyendo aquellos en posiciones de poder, rápidamente y peculiarmente asumieron que el trastorno fatal solo podía afectar a los hombres gay, y que podía ser un castigo de Dios por sus pecados. Por eso, los hombres gay podían ser sacrificados y la investigación del problema podía continuar a paso lento sin mayor inversión.

Cegados por la intolerancia, los líderes de salud mundiales no vieron, o escogieron no ver, que esta enfermedad no seguía los pasos de su propio prejuicio social. Sin embargo, no era hasta que la infección se atravesó salvajemente por las vidas de miles de hombres gay y los que los amaban y comprobó su presencia en todos los segmentos de la población en general que los gobiernos comenzaron a invertir más dinero en la investigación, el tratamiento, y la ayuda social – muy exiguo y muy tarde para los miles que sufrían o habían fallecido.

Si el virus hubiese producido titulares que tenían que ver con los legisladores de una potencia mundial y se hubiese llamado Deficiencia Inmune de Legisladores, o DIL en vez de GRID, la reacción hubiese sido más rápida, el sufrimiento y la pérdida de vida reducida dramáticamente. En lugar de eso, la tentación siempre-presente de culpar y reducir el temor por medio del chivo expiatorio permitió que el virus se disperse con tenacidad por todo el mundo, creando una epidemia mundial.

Durante la primera década de la epidemia de SIDA en los EEUU, había gente de gran influencia que, motivada por el miedo, la histeria, el odio, la ignorancia y el prejuicio, quería que todos los hombres gay sean sometidos a la prueba del VIH. Los que tenían el anticuerpo contra el virus (indicando que habían sido expuestos al mismo) serian marcados con un tatuaje, puestos en cuarentena, y/o segregados en centros de detención aislados de la población en general, y de esa manera despojándoles de su propiedad y derechos civiles. Esto no ocurrió en los Estados Unidos, pero fue una posibilidad seriamente considerada. Sin embargo, un plan de aislamiento parecido fue instituido en Cuba.

Hoy los avances en la codificación de los genes humanos y la realidad de la ingeniería genética, acechan como amenazas en un mundo donde la ética médica cambia con las corrientes políticas y los prejuicios basados en la diferencia y continúa siendo la enfermedad social más costosa. La gente gay continuará naciendo y se encontrará uno al otro, sin importar cuán indeseados sean. Sin embargo, el prospecto de la pesadilla de intentar a abortar deliberadamente a gente gay en el útero es escalofriante y sin ser necesariamente descabellado. Puede ocurrir en un mundo tan ciego en su necesidad de diferencias, que batalla y lucha sin pensar hacia la mediocridad y su propia extinción.

Cada nueva generación escoge los ingredientes favorecidos de una variedad de diferencias humanas. Estas selecciones crean nuevos estilos de adaptación que identificarán a su generación como diferente a las anteriores. A veces estas diferencias nuevamente incorporadas son utilizadas para compensar males anteriores, y por ello los seres humanos pueden adaptarse al cambio como una especie que evoluciona, viviendo en un planeta que evoluciona, en una cosmología que evoluciona.

Yendo del aeropuerto JFK hacia Manhattan un día, descubrí que mi chofer era de Kenia. Cuando le dije a ella que yo fui a la universidad con un joven de Kenia, ella casi se sale de la vía cuando escuchó su nombre. Mi conocido de la universidad había sido una persona importante en ese país. Ella me dijo que estaba nostálgica por su pueblo y su familia, pero estaba contenta que pudo mudarse, primero a Francia, y luego a los Estados Unidos. Ella vivía con su amante, una mujer griega, a quien conoció en Francia.

Nuestras familias no pensarían que estamos haciendo lo correcto, dijo ella. "Ellos pensarían que estamos cruzando demasiadas líneas, más aún sin hijos – todo muy malo. Pero estamos bendecidas. Mira que suerte habernos encontrado la una a la otra, cuando fuimos puestas en este mundo en lugares tan diferentes. Sé que gente como nosotras esta por todo lado, pero yo tenía que buscar para hallar la una especial para mí. Quizás el amor no es una escusa suficiente para romper las reglas, pero tengo que pensar que debe ser bien si uno no hace daño a otros. Pienso que un tío mío me hubiese matado si me hubiese encontrado. El no me apreciaría. Que mal para él."

De verdad, que mal para él. Y que mal para toda la otra gente en el mundo que nos castigaría por nuestros cariños porque ni nos aceptan o aprecian. La aceptación es un buen primer paso, pero apreciación es, en fin, requerida.

He sido un psicólogo clínico por más de medio siglo, especializado en trabajar con gente gay, sus familias y amigos por gran parte de ese tiempo. He visto mucha gente cargada innecesariamente cuando tratan de seguir reglas irracionales, traicionando su propia naturaleza al tratar de apaciguar afecciones inocentes.

Es incorrecto castigar al amor. Sin importar cuán grandiosa la intención o cuan delirante la escusa – siendo el motivo para ayudar al individuo o salvar a la humanidad – es erróneo.

Como dijo la conductora de Kenia, estamos por todo lado. Tenemos nuestro lugar en el mundo. Somos parte del equilibrio que actúa en la variedad humana en este planeta. La gente gay nace en todas partes del mundo y el mundo es mejor porque estamos aquí. Hay una gran alegría en ser gay y es una gran alegría tener la libertad de amar abiertamente a alguien gay. Nuestro valor en la comunidad humana de éste mundo es reconocida y apreciada así como es reconocida la injusticia causada por aquellos que han tratado de cambiarnos, contenernos, controlarnos o exterminarnos.

2 Creciendo Gay

En años recientes hemos estado conscientes de las sutiles maneras en que los grupos minoritarios han sido oprimidos. No nos era obvio anteriormente a pesar de que la opresión era aun más dura y destructiva. Pocos se atrevieron a notar cuán efectivos son los instrumentos de la opresión, como la vergüenza presumida y la culpabilidad, que son utilizados para justificar el mantener a individuos identificados en su puesto de desventaja.

En febrero de 2004 el alcalde de San Francisco, California Gavin Newsom, enseñó a los Estados Unidos y al mundo una nueva imagen del amor gay. La televisión, los periódicos y las revistas presentaron imágenes de parejas lesbias y de hombres gay, algunos con hijos, esperando en línea para entrar al ornamentado ayuntamiento para obtener actas matrimoniales. El alcalde había ordenado a los oficiales de la ciudad a emitir esas actas sin discriminación, ignorando el sexo. También dio acceso a la recientemente restaurada sala central para ceremonias matrimoniales.

Miles de parejas gay se casaron antes de que una corte ordenara que se deje de hacerlo. Medio año más tarde la Corte Suprema del estado declaro que las actas eran inválidas. Durante ese periodo jóvenes gay vieron imágenes de dicha de la cual ellos podrían algún día disfrutar, imágenes que contradecían las imágenes de un joven gay que fue azotado y dejado a morir solo contra una cerca de alambre de púa en una área desierta en Wyoming, de una joven lesbiana violada y azotada hasta la muerte por una pandilla, o un muchacho apuñalado en su colegio porque se sospechaba que era gay.

Hay muchos tipos de gente gay igual como hay muchos tipos de personas. La única cosa que la gente gay tiene en común es nuestra conciencia que estamos atraídos en todas maneras, incluyendo sexualmente, a alguna gente del mismo sexo. Lo que hacemos con esta conciencia varía, en la forma que ilustran las siguientes historias, pero cuando hay prejuicio adoptado contra la gente gay, hay una batalla emocional solitaria predecible.

Steve, un joven afro-americano, estudiante de postgrado, creció en circunstancias de privilegio en los suburbios de Washington D.C. Sus padres, ambos educados en la universidad y activos en la política, tenían posiciones de responsabilidad visibles en el gobierno. "No había manera de pertenecer – excepto tal vez en las escuelas privadas a las cuales atendíamos my hermana y yo. Mis padres jamás hablaron sobre eso y trabajaban arduamente, pero sabían que su trabajo era en parte fachada en una ciudad en que casi todos son de color y pobres y que cuando las oficinas gubernamentales cerraban, las personas que se lo podían permitir, huían a los suburbios. Yo no quería complicarles la vida, diciéndoles que la razón por la cual iba al baño público con tanta frecuencia era para buscar mensajes de mi propio planeta escritos sobre las paredes. Sabía yo quien era, pero no de donde venia y hacia donde iba. Afortunadamente, nunca me trincaron viendo, y nadie podía leer mi mente. Hui a Nueva York y luego a California para estudiar y casi reventé la primera vez que entré a un club gay. Jamás les dije a mis padres u otra persona en mi familia hasta que conocí a mi hombre en el postgrado universitario y lo llevé a casa una tarde como en la película ‘Adivina Quién Viene Esta Noche.’ Estuvieron amables – y lo trataron como cualquier desastre nacional que se resolverá con el tiempo. Por lo menos no tenía yo perforaciones o tatuajes por todo lado y cualquier lado – Sí, ellos lo indagaron."

Marie me contó que sus abuelos emigraron a Perú de Rusia y Finlandia. Creciendo siendo rubia y alta en Perú fue suficientemente diferente – más que diferente para mí, dijo ella. Cuando tenía catorce años, confesó sus sentimientos de atracción a otra muchacha de su edad. Ella estuvo cómoda con eso. Tal vez ninguna de las dos entendíamos por completo lo que yo decía. Nunca se volvió verdaderamente sexual, pero nos sosteníamos las manos y hasta nos tocábamos en forma riesgosa y practicábamos el besar cuando no se encontraban otros. Mi válvula de presión estaba a un punto de peligro, y sentía yo que estaba a punto de caerme un hacha. Cuando llegó el momento, logré convencerles a mis padres que me dejen ir a la universidad en los Estados Unidos y cuando tuve suficientes millas de separación de ellos, respiré profundamente y ‘salí del armario’ a ellos por medio de una carta. Eso fue hace muchos años y todavía siguen sacudiendo sus cabezas y tratando de entender. La mamá de mi mamá está convencida que eso me paso por haber bebido el agua en el norte. Mis padres definitivamente aprecian el ser diferente en el sentido de ser superior, pero no el ser diferente como lo era yo. Están seguros que me iré al infierno. Había pensado yo que debería casarme con un joven simpático, y decirles que vi la realidad y dejarles que estén contentos en su vejez. Pero me viene difícil el mentir.

Los padres de Alice eran dueños de un almacén de recuerdos en Londres que se volvieron comerciantes de arte en un mundo en que tenían amistad con mucha gente gay. Cuando ella cumplió quince años, ella les contó sobre los sentimientos que tenía hacia algunas de sus compañeras. Su madre le dio una bofetada y la mandó a su habitación. Cuando llego a casa su padre, el le dijo que pagarían para mandarle a terapia para enderezarle y que no querían oír mas sobre el tema hasta que ella esté dispuesta a presentarles un joven apropiado que le interese. Doce años, dos naciones, y cinco terapeutas más adelante, me enfadé tanto y comencé a planear mi propia vida.

Oscar nació en el este de Los Ángeles poco después de que lograron sus padres cruzar la frontera mexicana ilegalmente. Parecía que por una milla a la redonda de donde vivíamos todos eran familia de una manera u otra, así que dormíamos aquí y allá cuando éramos niños ya que todos los padres buscaban trabajo arduamente y tenían que dejar a sus hijos donde podían. Me gustaba mucho cuando otros muchachos jugaban" un poco, y observe a los muchachos guapos en el barrio, pero en el colegio debíamos ser malos y hacernos miembros de pandillas, ser machos, y parecer duros y ocupados para que nos dejen en paz. Si algún otro muchacho se le hubiese sospechado que le gustaban otros, su vida sería un infierno. Yo veía bailar en televisión y quería ser un bailarín, pero sabía que eso era imposible. Logre entrar y completar la universidad por medio de una beca deportiva. Me casé poco después de mis estudios y encontré trabajo en una oficina de un corredor de bolsa. Con estudios nocturnos de postgrado, y con trabajo arduo, dentro de poco teníamos un condominio en un buen barrio. Era yo el padre de dos varones, llegué a ser un corredor en una compañía grande y pude ayudar a mi familia. Por supuesto debía vestirme bien, ir a almuerzos de negocios para encantar a clientes, mantenerme en buen estado físico, ir al gimnasio en forma regular y todo eso. El vestidero en el gimnasio me enloquecía. Luego llegué a ser la víctima más joven de un ataque cardíaco en mi compañía. Me dieron tiempo para examinar mi ser y mi vida y me di cuenta cuan solo he estado siempre y cuantas lagrimas nunca lloré. Había sonreído durante mis estudios y mi trabajo y nadie llego a saber quien mismo era yo. Tenía yo mucho que desenredar y explicar a la gente, pero no estaba listo yo a morir."

Una persona gay, igual que otra, comienza su vida siendo abierto e interesado en el cuerpo, la mente y las emociones de todos a su rededor, sin considerar el sexo, pero una cultura con prejuicios exhorta que ignoremos el interés erótico y sensual en gente de nuestro mismo sexo. Todavía no se sabe porque un cierto porcentaje rehúsa o es incapaz de seguir tal instrucción cultural. Algunos científicos sociales declaran que los intereses homosexuales son anormales (y por ello incorrectos). Ellos buscan los factores causantes. Su búsqueda está basada en prejuicio. Deberían

Has llegado al final de esta vista previa. ¡Regístrate para leer más!
Página 1 de 1

Reseñas

Lo que piensa la gente sobre Amar A Alguien Gay

3.0
1 valoraciones / 1 Reseñas
¿Qué te pareció?
Calificación: 0 de 5 estrellas

Reseñas de lectores

  • (3/5)
    La traducción no está bien hecha y tiene muchos errores. Fuera de eso, es un libro muy útil.