Disfruta de millones de libros electrónicos, audiolibros, revistas y más

A solo $11.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar cuando quieras.

El Libro Egipcio de los Muertos: Versión Poética Según los Textos Jeroglíficos

El Libro Egipcio de los Muertos: Versión Poética Según los Textos Jeroglíficos

Leer la vista previa

El Libro Egipcio de los Muertos: Versión Poética Según los Textos Jeroglíficos

Longitud:
474 páginas
5 horas
Editorial:
Publicado:
24 jun 2019
ISBN:
9783966616683
Formato:
Libro

Descripción

Este libro son una serie de conjuros mágicos destinados a ayudar a los difuntos a superar el juicio de Osiris, asistirlos en su viaje a través del Duat, el inframundo, y viajar al Aaru, en la otra vida.
Editorial:
Publicado:
24 jun 2019
ISBN:
9783966616683
Formato:
Libro

Sobre el autor

Soy Anónimo.


Relacionado con El Libro Egipcio de los Muertos

Libros relacionados

Artículos relacionados

Vista previa del libro

El Libro Egipcio de los Muertos - Anónimo

ley.

ÍNDICE

El Libro Egipcio De Los Muertos

ÍNDICE

INTRODUCCIÓN

PRÓLOGO: APOCALIPSIS DE ASCLEPIO DEL CORPUS HERMETICUM

Conjuro 1

Conjuro 2: PARA RESUCITAR TRAS LA MUERTE

Conjuro 3: PARA LLEGAR A LA LUZ DEL DÍA Y PARA VIVIR TRAS LA MUERTE

Conjuro 4: PASO POR SOBRE LA VÍA CELESTE EN EL RE-STAU

Conjuro 5: PARA NO TRABAJAR EN EL MÁS ALLÁ

Conjuro 6: LAS FIGURILLAS MÁGICAS

Conjuro 7: EL PASO POR DETRÁS DEL DETESTABLE APOPI

Conjuro 8: EL PASO A TRAVÉS DEL AMENTI

Conjuro 9: LUEGO DEL PASO POR LA TUMBA

Conjuro 10: UN ENCANTAMIENTO CONTRA LOS ENEMIGOS

Conjuro 11: UN ENCANTAMIENTO CONTRA LOS ENEMIGOS

Conjuro 12: PARA ENTRAR Y SALIR A VOLUNTAD

Conjuro 13: LA ENTRADA AL AMENTI

Conjuro 14: PARA FINALIZAR CON EL SENTIMIENTO DE VERGÜENZA QUE AQUEJA AL CORAZÓN DE LOS DIOSES

Conjuro 15: UN HIMNO A LA GLORIA DE RA

Conjuro 16

Conjuro 17: PARA ENTRAR EN EL MUNDO INFERIOR Y PARA SALIR DE ÉL

Conjuro 18

Conjuro 19: LA CORONA DE LA VICTORIA

Conjuro 20

Conjuro 21: PARA RESTITUIR A UN MUERTO LOS PODERES DE SU BOCA

Conjuro 22: PARA RESTITUIR A UN MUERTO LOS PODERES DE SU BOCA

Conjuro 23: LA APERTURA DE LA BOCA DEL DIFUNTO

Conjuro 24: UN ENCANTAMIENTO PARA EL DIFUNTO

Conjuro 25: PARA RESTITUIR AL DIFUNTO SU MEMORIA

Conjuro 26: PARA RESTITUIR AL DIFUNTO SU CORAZÓN

Conjuro 27: PARA QUE EL CORAZÓN NO LE SEA ARREBATADO AL DIFUNTO

Conjuro 28: PARA QUE EL CORAZÓN NO LE SEA ARREBATADO AL DIFUNTO

Conjuro 29: PARA QUE EL CORAZÓN NO LE SEA ARREBATADO AL DIFUNTO

Conjuro 30: PARA QUE EL CORAZÓN DEL DIFUNTO NO SEA RECHAZADO

Conjuro 31: PARA RECHAZAR A LOS ESPÍRITUS CON CABEZA DE COCODRILO

Conjuro 32 ESTANCAMIENTO PARA RECHAZAR A LOS ESPÍRITUS CON ROSTRO DE COCODRILO

Conjuro 33: PARA RECHAZAR A LOS DEMONIOS-SERPIENTES

Conjuro 34: PARA EVITAR LAS MORDEDURAS DE LOS DEMONIOS-SERPIENTES

Conjuro 35: PARA NO SER DEVORADO POR LOS DEMONIOS-SERPIENTES

Conjuro 36: PARA RECHAZAR A LOS DEMONIOS

Conjuro 37: INVOCACIÓN A ISIS Y NEFTIS

Conjuro 38: PARA VIVIR POR LA RESPIRACIÓN (Papiro Nu)

Conjuro 38: PARA VIVIR POR LA RESPIRACIÓN (Papiro Nebseni)

Conjuro 39: PARA RECHAZAR AL DEMONIO APOPI

Conjuro 40: PARA RECHAZAR AL DEMONIO AM-AAU

Conjuro 41: PARA RECHAZAR LAS MATANZAS

Conjuro 42: PARA RECHAZAR LAS MATANZAS

Conjuro 43: PARA IMPEDIR QUE SEA CORTADA LA CABEZA DEL DIFUNTO

Conjuro 44: PARA NO MORIR POR SEGUNDA VEZ EN EL MÁS ALLÁ

Conjuro 45: PARA IMPEDIR LA DESCOMPOSICIÓN DEL CUERPO EN EL MUNDO INFERIOR

Conjuro 46: PARA REVIVIR EN EL MUNDO INFERIOR

Conjuro 47: PARA QUE SU TRONO NO LE SEA ARREBATADO AL DIFUNTO

Conjuro 48

Conjuro 49

Conjuro 50: PARA NO SUFRIR EL CASTIGO (Papiro Nu)

Conjuro 51

Conjuro 52: UN ENCANTAMIENTO CONTRA LAS BASURAS

Conjuro 53: OTRO ENCANTAMIENTO CONTRA LAS BASURAS

Conjuro 54: PARA RESPIRAR AIRE EN EL MUNDO INFERIOR

Conjuro 55: PARA RESPIRAR AIRE EN EL MUNDO INFERIOR

Conjuro 56: PARA RESPIRAR AIRE EN EL MUNDO INFERIOR

Conjuro 57: PARA OBTENER PODERES SOBRE LAS AGUAS EN EL MÁS ALLÁ

Conjuro 58: OTRO ENCANTAMIENTO PARA TENER PODERES SOBRE LAS AGUAS

Conjuro 59: LOS PODERES SOBRE LA RESPIRACIÓN Y SOBRE LAS AGUAS

Conjuro 60: PARA ABRIR LAS PUERTAS DEL CIELO

Conjuro 61: LOS PODERES SOBRE LAS AGUAS DEL CIELO

Conjuro 62: PARA BEBER AGUA EN EL MUNDO INFERIOR

Conjuro 63: PARA NO SER ESCALDADO BEBIENDO EL AGUA

Conjuro 64: LA SALIDA DEL ALMA HACIA LA LUZ DEL DÍA

Conjuro 65: PARA TENER EN SU PODER A LOS ENEMIGOS

Conjuro 66: LA SALIDA DEL ALMA HACIA LA LUZ DEL DÍA

Conjuro 67: PARA ABRIR LAS PUERTAS HACIA EL MÁS ALLÁ

Conjuro 68: LA SALIDA DEL ALMA HACIA LA LUZ DEL DÍA

Conjuro 69: LA SALIDA DEL ALMA HACIA LA LUZ DEL DÍA

Conjuro 70

Conjuro 71

Conjuro 72: PARA ABRIRSE CAMINO EN EL MUNDO INFERIOR

Conjuro 73

Conjuro 74: PARA SERVIRSE DE LAS PIERNAS

Conjuro 75: PARA DIRIGIRSE HACIA HELIÓPOLIS Y PARA OBTENER ALLÍ UN LUGAR

Conjuro 76: PARA CAMBIAR DE FORMA A VOLUNTAD

Conjuro 77: METAMORFOSIS DEL DIFUNTO EN HALCÓN DE ORO

Conjuro 78: EL HALCÓN DE ORO

Conjuro 79: PARA SER TRANSFORMADO EN PRÍNCIPE DE LOS DIOSES

Conjuro 80: PARA SER TRANSFORMADO EN UN DIOS QUE ILUMINA LAS TINIEBLAS

Conjuro 81: PARA TRANSFORMARSE EN LOTO SAGRADO

Conjuro 82: PARA SER TRANSFORMADO EN DIOS PTAH Y PODER VIVIR EN IUNU

Conjuro 83: PARA SER TRANSFORMADO EN FÉNIX REAL

Conjuro 84: PARA SER TRANSFORMADO EN GARZA REAL

Conjuro 85: PARA SER TRANSFORMADO EN ALMA VIVA

Conjuro 86: PARA SER TRANSFORMADO EN GOLONDRINA

Conjuro 87: PARA SER TRANSFORMADO EN SERPIENTE

Conjuro 88: PARA SER TRANSFORMADO EN DIOS SEBEK

Conjuro 89: PARA UNIR EL ALMA AL CUERPO EN EL MÁS ALLÁ

Conjuro 90: PARA CONSERVAR LA MEMORIA EN EL MÁS ALLÁ

Conjuro 91: PARA QUE EL ALMA NO SEA CAPTURADA EN EL MÁS ALLÁ

Conjuro 92: PARA ABRIR AL ALMA Y A LA SOMBRA ACCESO A LA TIERRA

Conjuro 93: PARA NAVEGAR HACIA EL ESTE EN EL MÁS ALLÁ

Conjuro 94: PARA POSEER UN TINTERO Y UN PINCEL

Conjuro 95: PARA ACERCARSE A THOTH

Conjuros 96 y 97: PARA ACERCARSE A THOTH

Conjuro 98: PARA PODER CONDUCIR UNA BARCA EN EL MÁS ALLÁ

Conjuro 99: PARA CONDUCIR UNA BARCA EN EL MUNDO INFERIOR

Conjuro 100: PARA HACER PERFECTO EL ESPÍRITU SANTIFICADO

Conjuro 101: PARA PROTEGER LA BARCA DE RA

Conjuro 102: PARA SUBIR A LA BARCA DE RA

Conjuro 103: PARA PERMANECER JUNTO A LA DIOSA HATHOR

Conjuro 104: PARA HABITAR ENTRE LOS GRANDES DIOSES

Conjuro 105: PARA HACER OFRENDAS AL DOBLE ETÉRICO

Conjuro 106: PARA RECIBIR OFRENDAS

Conjuro 107

Conjuro 108: PARA CONOCER LAS ALMAS DEL OCCIDENTE

Conjuro 109: PARA CONOCER LAS ALMAS DE OCCIDENTE

Conjuro 110

Conjuro 111

Conjuro 112: PARA CONOCER LOS MISTERIOS DE LA REGIÓN DE BUTO

Conjuro 113: PARA CONOCER LOS MISTERIOS DE NEKHEN

Conjuro 114: PARA CONOCER LOS MISTERIOS DE KHEMENU

Conjuro 115: PARA CONOCERLOS MISTERIOS DE HELIÓPOLIS

Conjuro 116: PARA CONOCER LOS MISTERIOS DE KHEMENU

Conjuro 117: PARA PENETRAR EN EL RE-STAU

Conjuro 118: PARA RECORRER EL RE-STAU

Conjuro 119. PARA RECORRER EL RE-STAU

Conjuro 120 y 121

Conjuro 122: PARA PENETRAR EN EL AMENTI

Conjuro 123: PARA PENETRAR EN EL GRAN TEMPLO

Conjuro 124: PARA EFECTUAR LA METAMORFOSIS EN FÉNIX REAL

Conjuro 125: PALABRAS PARA PRONUNCIAR A LA ENTRADA DEL SANTUARIO DE MAAT

Conjuro 126: HIMNO A LOS CUATRO ESPÍRITUS SUPERIORES

Conjuro 127: HIMNO A LOS DIOSES DEL KERTI

Conjuro 128: HIMNO A LA GLORIA DE OSIRIS

Conjuro 129

Conjuro 130: PARA VOLVER PERFECTOS A LOS ESPÍRITUS SANTIFICADOS

Conjuro 131: PARA PERMANECER AL LADO DE RA

Conjuro 132: PARA VOLVER A LA TIERRA Y VOLVER A VER SU CASA

Conjuro 133: PARA VOLVER PERFECTO EL ESPÍRITU SANTIFICADO DEL DIFUNTO

Conjuro 134: PARA VOLVER PERFECTO EL ESPÍRITU SANTIFICADO DEL DIFUNTO

Conjuro 135: PARA PRONUNCIAR DURANTE LA LUNA NUEVA

Conjuro 136: PARA CIRCULAR EN LA BARCA DE RA

Conjuro 137: MIENTRAS SE ENCIENDE EL FUEGO EN EL MUNDO INFERIOR

Conjuro 138: MIENTRAS EL DIFUNTO ENTRA EN ABYDOS

Conjuro 139

Conjuro 140: PARA RECITAR CUANDO EL OJO DIVINO ESTÁ EN SU PUNTO CULMINANTE

Conjuros 141 y 142

Conjuro 143

Conjuro 144: LA ENTRADA EN LOS ARRITS

Conjuro 145: LOS PILONES DE SEKHT-IANRU

Conjuro 146

Conjuro 147

Conjuro 148: PARA APROVISIONAR AL DIFUNTO MEDIANTE OFRENDAS

Conjuro 149: LOS CATORCE IATS

Conjuro 150

Conjuro 151

Conjuro 152: PARA CONSTRUIR UNA CASA EN LA TIERRA

Conjuro 153: PARA ESCAPAR A OS ESPÍRITUS-PESCADORES

Conjuro 154: PARA QUE EL CUERPO NO PEREZCA

Conjuro 155: PARA FIJAR UN DJED DE ORO

Conjuro 156: PARA FIJAR UN TALISMÁN DE CORNALINA

Conjuro 157: PARA FIJAR EN EL CUELLO DEL DIFUNTO UN TALISMÁN REPRESENTANDO A UN GAVILÁN

Conjuro 158: PARA FIJAR UN COLLAR DE ORO

Conjuro 159: PARA FIJAR UN TALISMAN UADJ DE ESMERALDAS

Conjuro 160: PARA FIJAR UN TALISMÁN UADJ DE ESMERALDAS

Conjuro 161: PARA ABRIRSE UN CAMINO HACIA EL CIELO

Conjuro 162: PARA PRODUCIR UNA SENSACIÓN DE CALOR EN LA CABEZA DEL DIFUNTO

Conjuro 163

Conjuro 164

Conjuro 165: EL ARRIBO A LA ESCALA DEFINITIVA

Conjuro 166: LA ALMOHADA DEL DIFUNTO

Conjuro 167: PARA TRAER EL TALISMÁN DE UDJAT

Conjuro 168: PARA RECIBIR LAS OFRENDAS

Conjuro 169: PARA LEVANTAR EL LECHO FUNERARIO DEL DIFUNTO

Conjuro 170: PARA PREPARAR EL LECHO FUNERARIO

Conjuro 171: PARA FIJAR EL CADÁVER UNA «VESTIDURA DE PUREZA»

Conjuro 172: LOS HIMNOS PARA RECITAR

Conjuro 173 PALABRAS DE HORUS A SU PADRE DIVINO, OSIRIS, EN EL MOMENTO EN QUE ENTRA A SU CASA EN LA MORADA DEL INFERIOR

Conjuro 174: PARA HACER FRANQUEAR LA GRAN PUERTA AL ESPÍRITU SANTIFICADO

Conjuro 175: PARA NO MORIR POR SEGUNDA VEZ

Conjuro 176: PARA NO MORIR POR SEGUNDA VEZ

Conjuro 177: PARA HACER REVIVIR EL ALMA EN EL MUNDO INFERIOR

Conjuro 178: PARA PONER DE PIE EL CADÁVER Y PARA DEVOLVER LA VISTA A LOS OJOS, EL OÍDO A LAS OREJAS

Conjuro 179: PARA IR DEL AYER HACIA EL HOY

Conjuro 180: CÓMO ABRIR A LOS ESPÍRITUS SANTIFICADOS LOS CAMINOS DEL MUNDO INFERIOR

Conjuro 181: PARA PENETRAR ANTE OSIRIS Y SUS JERARQUÍAS

Conjuro 182: PARA HACER ESTABLE A OSIRIS MIENTRAS THOTH RECHAZA A SUS ENEMIGOS

Conjuro 183: HIMNO A OSIRIS

Conjuro 184 y 185

Conjuro 186 y 187

Conjuro 188: PARA CONSTRUIR UNA MORADA EN EL MUNDO INFERIOR Y PARA MOSTRARSE CON LOS RASGOS DE UN SER HUMANO

Conjuro 189

Conjuro 190

INTRODUCCIÓN

De todos los pueblos de la antigüedad, ninguno ha manifestado por el misterio de la muerte un interés tan apasionado y exclusivo como el egipcio. El rito mortuorio, en las primeras épocas privilegio de los reyes o altos funcionarios, pronto se trasladó a todas las capas sociales. Todo ser normal ambicionaba poseer las «Palabras de Potencia», las fórmulas para devenir un Dios, para sobrevivir en la tumba. Los parientes del muerto solicitaban a los escribas una selección de conjuros (la más numerosa que poseemos es la del papiro de Turín, de unos ciento sesenta conjuros) que, en forma de rollos, colocaban en su tumba. En la actualidad, poseemos unos 190 fragmentos de dimensiones y valor innegables. Richard Lepsius hizo la primera edición en 1842, con el nombre de «Libro de los Muertos», que si bien inexacta (el nombre correcto es «Salida del alma hacia la Luz del Día») ha perdurado hasta nuestros días.

El cuerpo del volumen consiste en un vasto monólogo del difunto, que dirige tanto a sí mismo como a los Dioses y entidades del más allá. Como en todos los textos de origen oriental, la repetición es una de las claves para la transmisión oral de las ideas. La actitud del recitante, el difunto es, en general, la de un visionario. Las visiones suceden a las visiones, y una cierta incoherencia no está jamás ausente. De las preocupaciones prosaicas (bienes, comida, bebida) se pasa a sublimes elucubraciones sobre la eternidad y el absoluto. Algunos pasajes son dramáticos, otros patéticos, pero todos imbuidos de una profunda religiosidad. En general, todo depende de la sangre fría del espíritu, si no ha sido puro sobre la tierra, puede sin embargo invocar las «palabras de potencia», llamar a los Dioses por su nombre, penetrar los misterios del más allá…

El antiguo Egipto estaba fascinado por el misterio de la muerte. El universo todo es un gran sarcófago, inmenso, cósmico. En el centro se encuentra Osiris, muerto y momificado, derrotado por las fuerzas del mal. Sólo los otros Dioses actúan, vengan a Osiris, pero son arrastrados por los peligros y a veces mueren. Las Diosas viven sollozando y lamentándose. Una atmósfera lúgubre, funeral se extiende sobre toda la vida egipcia. Las fuerzas del mal triunfan. Por cierto, Isis y Neftis, Hathor y Neith protegen al mundo, pero Isis, la Diosa principal, está viuda y por ende todo iniciado, todo egipcio, está desprotegido, abandonado… Osiris está muerto, pero Osiris vive. Es el señor del Amenti, rey del mundo inferior, juez supremo de los muertos. Existe, pero es un fantasma, un fantasma menos real que los muertos mismos y en esto consiste el carácter específico, único, del «Libro de los muertos», en esta conciliación singular y suprema de un Osiris a la vez presente y ausente. Es un Dios símbolo, sus roles caen sobre los otros Dioses: Ra, Tum, Horus… La falta de Osiris transforma a la existencia terrestre en irreal, en un crepúsculo para la vida póstuma, la única auténtica. La tragedia de Osiris baña a todo Egipto de una angustia indecible y, como resultado, tenemos una actitud espiritual única en todos los anales del espíritu humano.

Toda la atención del hombre está sujeta a su vida futura, y son precisamente estos conjuros los que indican el camino a seguir. Todo es caótico allí, el triunfo al lado del terror, de la barca del Ra a las tinieblas del Duat, de los campos de los bienaventurados a la constelación del Anca. Cronológicamente el desarrollo de la odisea tras la muerte es el siguiente:

El alma franquea el «Portal de la muerte», emerge en el «más allá» y es deslumbrada por la «plena luz del día». Después de haber recobrado la conciencia, el alma es irresistiblemente atraída hacia el cuerpo que acaba de abandonar, va y viene. Pero las entidades se encargan de guiarla, arrastrándola lejos del sarcófago. Así deberá atravesar una «región de tinieblas». Desesperación, lamentos y gritos llenan las tinieblas. El camino está obstruido.

La etapa siguiente será constituida por la llegada del difunto ante Osiris, el «Dios-Bueno», el «Dios-del-Corazón-Detenido», el rey del mundo inferior. Su morada es el Amenti (País occidental), el resto del mundo inferior es el Duat, región sombría y desolada, que contiene el lago de fuego, los campos de fuego (el infierno propiamente dicho) y los demonios. Una vez delante de Osiris, el difunto glorifica al «Dios-del-Corazón-Detenido» con los brazos elevados en adoración frente al Dios inmóvil, a cuyo lado se encuentran Isis y Neftis, el difunto pronuncia las fórmulas sagradas… A partir de ese momento la unión mística está hecha, el difunto y Osiris son un solo ser.

En la etapa siguiente, comparece ante el tribunal de justicia presidido, nominalmente por Osiris, también está presente Maat, la Diosa de la justicia, pero no toma parte en el debate. El difunto recita la célebre «Confesión negativa». Anubis pesa el corazón del difunto. Si no resiste esta prueba, deberá resistir en el reino de Duat, en caso contrario se transformará en un espíritu santificado, Iakhu. A partir de ese momento una nueva vida comienza para él. Es libre de todos sus actos, de una libertad absoluta. Puede recorrer a su voluntad el cielo, la tierra y el mundo inferior, reconfortar a los condenados, visitar los campos de la paz y los campos de los bienaventurados (el Paraíso), tanto como la barca de Ra o navegar con Khepra por el océano celeste. El mismo se ha transformado en un Dios… Está orgulloso, constata que es joven, vigoroso, que desborda vitalidad, en tanto que la mayor parte de los Dioses que lo rodean muestran signos de decrepitud. Es por eso que no cesa de proclamarse «El heredero de los Dioses». Así se identifica, entonces, con esos Dioses, unido a Osiris por su muerte, se transforma en Tum, Ptah, y Thoth… Los Dioses saludan a su sucesor. En general, estos Dioses son también personificaciones más profundas. La Diosa Maat, además de presidir la justicia, es también la noción del orden divino, de orden en el caos; la Diosa Hathor, madre del mundo, representada con una vaca sagrada, es en sí la naturaleza elemental; en tanto que el Dios Khepra preside el devenir universal… Los principales diez Dioses antiguos mencionados en el libro son: Nu (Nun), el Océano cósmico primordial donde reposan los gérmenes de los mundos por venir; Shu y Tefiiut (el aire y la humedad); Keb (Geb), Dios de la tierra; Nut (Diosa del cielo); Tum (Atum), el único, el solitario, el Dios del sol nocturno. Ra ocupa, entre otras cosas, el lugar de Zeus en la teología griega, y luego, Ptah, Amón y Khnum, Dioses demiurgos.

La traducción de este volumen fue efectuada revisando las traducciones anteriores y comparándolas con el texto jeroglífico de Wallis Budge. Este texto no tiene ningún tipo de puntuación, tan sólo la grave majestuosidad de las aguas del Nilo. Es quizás una idea arbitraria otorgarle un ordenamiento poético, pero no menos cierto es que una versión literal sería imposible, casi diría absurda. La dificultad esencial de la traducción no reside en la literalidad del texto, sino en la comprensión de los sentidos. Los egipcios pretendían que el libro estaba inspirado por el propio Thoth, y es este Dios quien habla por la boca del difunto, quien revela la voluntad de los Dioses. Así que, inspirado en Thoth, entrego esta versión, que sin sacrificar escrúpulos de orden gramatical, revela por primera vez el gran valor poético del texto.

PRÓLOGO:

APOCALIPSIS DE ASCLEPIO

DEL CORPUS HERMETICUM

«…¿Ignoras, Oh Asclepios, que Egipto es la imagen del cielo, o mejor dicho, que es la proyección aquí todo el orden de las cosas celestes? A decir verdad, nuestra tierra es el centro del mundo. Sin embargo, como los sabios deben prevenir todo, hay una cosa que debéis saber. Vendrá un tiempo en el que parecerá que los Egipcios han observado en vano el culto a los Dioses con tanta piedad y que todas sus santas invocaciones han sido estériles y desatendidas. La divinidad se retirará de la tierra y subirá al cielo, abandonando Egipto, su antigua morada, y dejándolo huérfano de religión, privado de la presencia de los Dioses. El país y la tierra, se llenarán de extranjeros y no solamente se descuidarán las cosas santas, sino lo que es aún más duro, la religión. La piedad y el culto a los Dioses serán proscritos y castigados por las leyes. Entonces esta tierra, santificada con tantas capillas y templos, quedará cubierta de tumbas y muertos. ¡Oh Egipto, Egipto! no quedarán de sus religiones más que vagos relatos en los que la posteridad ya no creerá, y palabras grabadas en piedra que cuenten tu piedad.»

HERMES TRISMEGISTO

Conjuro 1

En los conjuros que aquí comienzan, se narra la salida del alma hacia la plena luz del día, su resurrección en el espíritu, su entrada y sus viajes en las regiones del más allá. Son estas las palabras que deben pronunciarse el día de la sepultura, cuando el alma, separada del cuerpo, ingresa en el mundo del más allá.

¡Salve, Oh Osiris, toro del Amenti!

¡He aquí que Thoth, príncipe de la eternidad, habla por mi boca!

Ciertamente, ¡soy el gran Dios que acompaña a la barca celeste en su navegación!

Vengo ahora para luchar junto a ti, ¡Oh Osiris!

Porque soy una de esas antiguas divinidades que hacen triunfar a Osiris frente a sus enemigos

Has llegado al final de esta vista previa. ¡ para leer más!
Página 1 de 1

Reseñas

Lo que piensa la gente sobre El Libro Egipcio de los Muertos

0
0 valoraciones / 0 Reseñas
¿Qué te pareció?
Calificación: 0 de 5 estrellas

Reseñas de lectores