Disfruta de millones de libros electrónicos, audiolibros, revistas y más

A solo $11.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar cuando quieras.

Ley de la Atracción en la pareja

Ley de la Atracción en la pareja

Leer la vista previa

Ley de la Atracción en la pareja

valoraciones:
5/5 (1 clasificación)
Longitud:
169 páginas
1 hora
Editorial:
Publicado:
1 jun 2020
ISBN:
9788492635986
Formato:
Libro

Descripción

La ley de el Secreto contiene las claves para crear relaciones positivas y atraer la plenitud del amor a la vida de cada cual. Este libro posee las herramientas para poner en práctica el ritual de la creación de la armonía. Encontrarás las fórmulas para incrementar tu magnetismo y desarrollar tu poder de atracción positiva.
Te desvelará el modo en el que podrás alinear tus sentimientos con tu deseo. Podrás también sintonizar la frecuencia de tu pareja, te acercará a la vibración del amor. Creer es crear. La Ley de la Atracción en la pareja es una guía para ayudarte a desarrollar las cualidades que atraerán a tu pareja ideal a tu vida y además te convertirá en una persona feliz y poderosa durante el trayecto
Editorial:
Publicado:
1 jun 2020
ISBN:
9788492635986
Formato:
Libro

Sobre el autor


Relacionado con Ley de la Atracción en la pareja

Libros relacionados

Vista previa del libro

Ley de la Atracción en la pareja - Olivia Reyes Mendoza

Notas

AGRADECIMIENTOS

Mi lista de agradecimientos la encabeza mi hermano, por afrontar con valentía las pruebas que se le han presentado en los últimos meses. Doy gracias a mi madre por estar a nuestro lado cuando la necesitamos y por encontrar la forma de elevar sus vibraciones y seguir su camino en medio de las situaciones más difíciles.

Gracias a «mi Benji», gran amor de mi vida y mejor amigo, por los tiempos maravillosos, por la diversión, el romance, las flores que con las que me deleita cada semana, los días felices que hemos pasado juntos, el conocimiento compartido, su apoyo incondicional en mi trabajo y el apoyo a mi familia cuando más lo hemos necesitado.

A mis queridas mascotas que son una gran compañía y me enseñan diariamente lecciones sobre el amor incondicional, sobre la inocencia y me recuerdan vivir en el presente.

Doy gracias a Luisa Alba, de Corona Borealis, mi «hada madrina», por su compromiso con hacer llegar este conocimiento a un mayor número de personas, por apoyar el cambio de conciencia y también por hacer mis sueños realidad.

Expreso mi inmensa gratitud a mi guía espiritual que está constantemente apoyándome y me hace sentir su amor y su luz.

Agradezco a los grandes maestros que han cambiado mi vida y que escriben libros, dan conferencias y con su ejemplo nos muestran cómo vivir una vida de ensueño y abundancia. Principalmente agradezco a Abraham-Hicks, por haber salvado mi vida y la de muchos más.

A mis ángeles de la guarda Assul y Romeo, por todos los regalos que me han otorgado.

A mis clientes de Internet, por trabajar constantemente en su transformación y en la realización de sus sueños.

INTRODUCCIÓN

Antes de descubrirse que existían dos células llamadas óvulo y espermatozoide, nuestra sociedad otorgaba un sin fin de explicaciones a los embarazos y también a la falta de ellos. Se creía que las mujeres se embarazaban por tomar el sereno o por estar expuestas a la luz de la luna; también se decía que era resultado de consumir determinados alimentos y por desgracia a aquellas mujeres que no podían engendrar vida se las tachaba de malditas, y se pensaba que traían mala suerte, así que a veces eran expulsadas de su tribu.

Con el tiempo, se fue creando más conciencia entre los humanos y comenzaron a pensar que la reproducción tenía que ver con el sexo entre dos personas; de ahí nació una leyenda que estaba un poco más cerca de la verdad pero que todavía era incorrecta… Decía así:

Las mujeres nacen ya embarazadas de los hijos que tendrán durante toda su vida. Dentro de estas mujeres yacen varios seres humanos esperando que el hombre les aporte un alma. El sexo masculino, al tener coito con las mujeres, se encarga de proporcionarle el alma al niño para que éste se desarrolle y nazca al mundo.

Después, conforme fue avanzando la conciencia de la humanidad, los grandes pensadores se convirtieron en científicos y llegó la era científica.

Con esta nueva era, llegaron nuevas explicaciones a los misterios de la vida, se descubrió la existencia del óvulo y del espermatozoide, también los componentes de los aparatos reproductores femenino y masculino, que, unidos, en conjunto, trabajan para perpetuar la reproducción de la especie humana.

Se llegó a la conclusión de que la tierra es redonda en lugar de plana y de que ésta no es el centro del universo, como antes se pensaba. Se descubrió que existen billones de galaxias y que esas galaxias están llenas de estrellas, planetas y soles.

Conforme se desarrolla nuestra conciencia, somos capaces de encontrar mayor conocimiento y respuestas más profundas sobre nuestro entorno y también sobre nuestro propio cuerpo.

Así como antes se ignoraban las causas de la reproducción humana, en este momento todavía ignoramos las causas de muchos sucesos de nuestra vida cotidiana.

Ignoramos por qué hay crisis económica, por qué hay tantas enfermedades, por qué no somos felices o por qué nuestra pareja ideal no llega; por qué hay hambre y pobreza en el mundo.

Nuestra leyenda actual —la del valle de lágrimas—, que tampoco es correcta, dice así:

El individuo no puede cambiar las circunstancias de su vida, pues vive en un mundo de escasez, problemas y enfermedad, está totalmente expuesto a que cualquier cosa mala le suceda en este valle de lágrimas y, por lo tanto, tiene que conformarse con lo poco que le toque porque es indefenso y no tiene el poder de cambiar nada.

Al igual que en la Antigüedad, hemos creado nuestras propias leyendas con la finalidad de explicarnos aquello que está lejos de nuestro entendimiento.

Tal y como un embarazo tiene una explicación mucho más profunda que sólo el exponerse a la luna llena, también los problemas de nuestra vida tienen una explicación más profunda que sólo la suerte o el azar.

Actualmente, la conciencia humana se ha expandido de nuevo y científicamente se ha llegando a nuevas conclusiones sobre cómo funciona el entorno, concluyéndose —basándonos en descubrimientos científicos— que nuestros pensamientos moldean la realidad.

Por ejemplo, la Física Cuántica descubrió recientemente una nueva forma de energía que se comporta como una onda cuando no es observada y que al ser observada se colapsa y se convierte en materia, es decir, pasa de ser una onda invisible a convertirse en el primer nivel de la materia, que es conocido como átomo. A estas ondas de energía se les dio el nombre de partículas subatómicas y se sabe que responden a la atención del ser humano.

Otro ejemplo de que la energía responde a la atención del ser humano son los descubrimientos recientes del Dr. Masaru Emoto, quien realizó una serie de experimentos haciendo etiquetar recipientes con agua; a algunos de estos recipientes les pegó etiquetas con palabras positivas y a otros, con palabras negativas.

Posteriormente, se congelaron las muestras y, con un potente microscopio, se tomaron fotografías de las moléculas del agua contenida en los recipientes. El resultado de sus experimentos se encuentra documentado en el libro Mensajes del agua, en el cual se aprecia claramente la diferencia entre los cristales de agua influenciados bajo campos positivos que resuenan con las palabras «Gracias» y «Te amo» y los cristales influenciados por campos negativos que resuenan con las palabras «Te odio» y «Voy a matarte». Los campos energéticos positivos formaron figuras hermosas y los campos energéticos negativos formaron figuras horrorosas.

También se ha llegado a la conclusión de que somos energía viviendo en un mundo que es, en su forma básica, energía. Toda la materia está conformada por moléculas, átomos, protones y neutrones que vibran a velocidades increíblemente altas y ello le da la sensación de solidez, la sensación de ser materia.

Nuestros pensamientos también son energía, tienen una frecuencia vibratoria y se encargan de crear nuestra realidad porque hacen resonancia magnética con otras cosas del mismo tipo.

Por lo tanto, atraemos pensamientos, cosas, situaciones y personas parecidas a aquello en lo que pensamos con más frecuencia, de modo que no somos víctimas de ninguna situación. Tampoco deberíamos vivir en un valle de lágrimas porque tenemos a nuestro alcance el poder más grande que Dios o nuestra fuente de vida podrían darnos y es el de direccionar nuestros pensamientos para que hagan resonancia magnética con lo bueno, con lo deseable, con la salud, con la abundancia, la felicidad, el amor, la armonía. Y la única razón por la cual vivimos en un valle de lágrimas es por ignorancia del poder creativo que tiene nuestra mente y nuestra atención.

MI HISTORIA

Sabes cuál es el tipo de relación que estás buscando?…

La relación que quieres es entre tú y Tú, y cuando conoces a alguien que te mira con admiración o que aprecia lo que eres, eso sólo te hace conectarte con tu ser interior, que es realmente la «relación» que has querido todo el tiempo.

Abraham Hicks

Hace aproximadamente seis años compré una membresía en una

Has llegado al final de esta vista previa. ¡ para leer más!
Página 1 de 1

Reseñas

Lo que piensa la gente sobre Ley de la Atracción en la pareja

5.0
1 valoraciones / 0 Reseñas
¿Qué te pareció?
Calificación: 0 de 5 estrellas

Reseñas de lectores