Disfruta de millones de libros electrónicos, audiolibros, revistas y más con una prueba gratuita

A solo $11.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar cuando quieras.

La vidente
La vidente
La vidente
Libro electrónico241 páginas4 horas

La vidente

Calificación: 5 de 5 estrellas

5/5

()

Leer la vista previa

Información de este libro electrónico

Me llamo Sidney Rinn. Crecer en un orfanato sin padres y sin saber de dónde vienes es difícil, especialmente cuando tienes un don como el mío. Soy una vidente. Puedo ver el pasado en cualquier lugar en el que entre. A veces veo fantasmas, pero sobre todo lo que veo es una repetición instantánea de cualquier evento que se desarrolle allí. Si era importante o traumático para la persona en ese momento, entonces es importante para mí, de lo contrario no lo vería.

No, no soy psíquica ni pretendo serlo. Sólo soy una chica normal con un talento por encima de la media. Desafortunadamente, ese talento me hizo ver un asesinato que nunca debí haber visto, lo que a su vez me llevó a dos de los hombres más sexys del planeta: el detective Denton Archer y el detective Mitchell Caldwell. Cuando Denton me pidió ayuda en el caso, me lanzé con los dos pies sin darme cuenta de que esa decisión lo cambiaría todo.

Ahora, estoy enamorada de ambos hombres y el asesino me persigue. ¿Puede mi vida volverse más complicada?

IdiomaEspañol
EditorialBadPress
Fecha de lanzamiento2 jun 2020
ISBN9781071545409
La vidente
Leer la vista previa

Lee más de Charlie Daye

Relacionado con La vidente

Libros electrónicos relacionados

Comentarios para La vidente

Calificación: 5 de 5 estrellas
5/5

1 clasificación0 comentarios

¿Qué te pareció?

Toca para calificar

Los comentarios deben tener al menos 10 palabras

    Vista previa del libro

    La vidente - Charlie Daye

    ––––––––

    Otros Títulos de Charlie Daye

    Girl’s Night Out

    The House

    The Colonial

    The Reservation

    Mistaken for a Call Girl

    Mistaken for a Vampire Escort

    Breeders

    Breeders 2: The Rescue

    Her Last Request

    Raziel’s Redemption

    The Portrait, Part One

    The Portrait, Part Two

    The Gypsy’s Dance

    The Mermaid’s Sanctuary

    Fury

    Raithe

    Dreams and Nightmares Anthology

    Todos los Derechos Reservados

    Derecho de Autor © 2014 Charlie Daye

    ISBN-13: 978-1542960762

    Todos los derechos reservados. Ninguna parte de esta publicación puede ser reproducida, distribuida o transmitida en ninguna forma ni por ningún medió, incluyendo fotocopias, grabaciones u otros métodos electrónicos o mecánicos, sin el permiso previó por escrito del editor, excepto en el caso de citas breves incorporadas en revisiones críticas y otros usos no comerciales permitidos por la ley de derechos de autor.

    Este libro es una obra de ficción. Los nombres, personajes, lugares e incidentes son producto de la imaginación del escritor o han sido utilizados ficticios, y no deben ser interpretados como reales. Cualquier parecido con personas, vivas o muertas, eventos reales, locales u organizaciones son totalmente coincidentes.

    Foto de la portada creada por Charlie Daye

    Dedicatoria

    Sra. Burgdorf,

    Gracias por la idea.

    la vidente

    Prólogo

    No estoy seguro de cómo empezar a darle la vuelta a esta historia de lo sobrenatural. Es algo con lo que todavía estoy aprendiendo a lidiar, pero desde que tengo el don desde que era niña, no sirve de nada tratar de hacer que suene peor de lo que realmente es, especialmente ahora que he aprendido a activarlo y desactivarlo a mi voluntad.

    Mi nombre es Sidney Rinn y soy vidente. No, no soy psíquica ni pretendo serlo. Mi don es, con mucho, al menos en mi opinión, mucho más perturbador que poder ver el futuro. Puedo entrar en cualquier edificio, habitación o espacio, ya sea por dentro o por fuera, y si algo sucede allí, puedo verlo con la misma claridad con la que puedo ver a alguien de pie frente a mí. Es casi como si estuviera allí o más bien como si estuviera viendo una película que siempre está en reproducción instantánea.

    A veces lo que veo son fantasmas residuales. Fantasmas que están atrapados en un ciclo atormentados para siempre por cualquier evento traumático que los haya sacudido hasta la médula y no necesariamente tiene que ser la muerte. Puede ser algo estrictamente emocional que dejó su huella.

    Otras veces, es la energía del lugar mismo. Podría ser que algo tan horrible o fenomenal ocurriera que el evento se tatuara en la esencia del entorno. Ocasionalmente, los actores o actrices de mis visiones, por así decirlo, siguen muy vivos.

    ¿Cómo conseguí este don? Bueno, para ser honesto. No estoy seguro. Asumo que vino de mis padres, pero tristemente ellos murieron o me abandonaron cuando era niño. Me crié en un orfanato.

    ¿Cómo es que una niña rubia fresa con mejillas rosadas e hinchadas y ojos azules nunca fue adoptada? Bueno, hubo varias parejas que consideraron la idea de adoptarme, sin embargo, cuando me encontraron acurrucado en la esquina de mi habitación gritando asesinato sangriento o riendo histéricamente, optaron por aceptarme de nuevo. Aquellos que me mantuvieron más tiempo asumieron que estaba teniendo una especie de crisis de la infancia por vivir en una casa nueva, pero también me aceptaron una vez que empecé a hacer preguntas sobre cosas de las que no debería saber absolutamente nada, como cuando entro en la habitación de mis padres y pregunto por qué mamá está en la cama con alguien que no era papá. ¡Oops!

    Así que, pasé mi infancia en el orfanato de St. Matthew. Las monjas que dirigían el lugar eran unas damas supremamente impresionantes. Nunca me dieron lástima por mi don y me dejaron hacer lo que quería, pero supongo que cuando has estado en algún lugar tanto tiempo como yo, te conviertes en parte del paisaje.

    En secreto, creo que la Madre Superiora conocía a mis padres o a los de mis padres, porque el único lugar al que nunca se me permitió entrar en todo el edificio era en su oficina. Juré que un día entraría allí sólo para averiguar qué me estaba ocultando, pero lamentablemente nunca tuve la oportunidad. Como era de esperar, la vida se me escapó, especialmente cuando llegué a la adolescencia. Ya no me interesaba lo que yacía escondido detrás de las puertas cerradas y prefería esconderme detrás de ellas con chicos guapos.

    Hmm.... chicos. Me recuerda a mi buen amigo detective privado que me convenció para que me uniera a su equipo de furtivos y a un detective ardiente que constantemente me pedía ayuda en los casos, pero ya hablaremos de eso más tarde. Y sí, entendiste correctamente el significado de amigo. Ok, tal vez ambos son más que sólo mis amigos pero como dije.... más tarde.

    Supongo que empezaré mi historia desde donde salí del orfanato y me iré por mi cuenta. Estaba emocionado, abrumado y no tenía ni idea de adónde iba o qué estaba haciendo, pero ¿no es eso lo que hace que la vida sea interesante?

    Capítulo 1

    ¿Estás seguro de que vas a estar bien? La Madre Superiora me preguntó, frotando sus dedos contra el crucifijo de gran tamaño que llevaba alrededor de su cuello.

    , contesté, poniendo los ojos en blanco bajo la caída de mi cabello, mientras cargaba el auto usado que me compraron como regalo de despedida. Era una pequeño Honda plateado que la Hermana Alice juró que me duraría hasta bien entrado el próximo siglo.

    Ahora ve directamente allí y no te detengas por los excursionistas, ordenó la Hermana Mary.

    Y no hablar con extraños, agregó la hermana Alice.

    Miré a las monjas preocupadas y me reí: Todos los que conozca serán una extraña hermana Alicia. ¡Es la universidad! Nadie conoce a nadie!

    La Madre Superiora cerró sólidamente mi maletero mientras cargaba mis últimas cosas, que no eran mucho más que mi ropa, unos cuantos libros y mi computador portátil - otro regalo de las hermanas. Llámanos cuando llegues, ¿de acuerdo?

    Lo haré, lo prometí.

    Me entregó un rosario hecho en blanco y plata y me dijo: Para que no te pierdas nunca.

    La abracé y le dije: Gracias, Madre Superiora.

    Me besó en la cabeza: Ten cuidado, cariño. Te echaremos de menos.

    Con unos minutos más de despedidas llenas de lágrimas, me subí a mi auto nuevo y me perdí de vista.

    A pesar de que me dirigía a la escuela, me olvidé de decirles exactamente a qué tipo de escuela iba a ir.

    Mi don de ver las cosas estaba en un punto crítico y sabía que necesitaba ayuda. Así que, todas las tardes después de la escuela, pasaba tiempo en Internet investigando escuelas que podrían ayudarme a aprender más sobre mi don. Después de investigar, buscar y comparar notas, me decidí por la Universidad de Parapsicología de Delaware. Por lo que pude encontrar, tenían algunos de los mejores investigadores en el campo paranormal junto con un montón de clases sobre diversos aspectos de lo sobrenatural.

    Saber que la Madre Superiora tendría un ataque al corazón si se enterara me hizo reír con alegría. Afortunadamente para mí, no habría visitas sorpresa ya que Delaware estaba un poco lejos de Virginia, y ninguna de las hermanas lo haría pronto.

    Esa noche llegué tarde al campus. Menos mal que tuve la sensatez de llamar y decirles que me esperaran para que al menos tuviera un lugar donde dormir por la noche. Ojalá pudiera decir que mi primera vista del campus fue magnífica, pero era muy oscura, con sólo una farola de vez en cuando para iluminar mi camino. Recorrería el campus más por la mañana.

    Entrando en el estacionamiento del dormitorio de la chica, toqué el timbre al lado de la puerta. Me informaron que todas las puertas estaban cerradas con llave a las diez y como eran casi las once, no tenía sentido tratar de abrirlas.

    Sólo le tomó unos minutos a una anciana abrir la puerta. Tenía el pelo castaño claro con plata corriendo a través de él, que fue halado hacia atrás en un moño fuerte; sus gafas de lectura estaban posadas en la punta de la nariz y tenía cadenetas que corrían desde las gafas hacia abajo alrededor de su cuello. Llevaba pantalones de vestir grises con un suéter rojo brillante y botines negros sencillos.

    Tú debes ser Sidney, dijo ella en un saludo.

    ¡Sí, esa soy yo! Repiqué alegremente.

    Bueno, es bueno que me llamaras para avisarme que llegarías tarde, de lo contrario ya estaría en la cama, dijo ella con toda naturalidad.

    Fruncí el ceño al preguntarme por primera vez si había elegido la escuela equivocada. Sí, llegué tarde, pero también llamé para avisarles que lo haría. Esperaba que no todos fueran tan pesados como ella. Uh... ¿perdón?

    Ella abrió la puerta de par en par, permitiéndome entrar, Bueno, pues vamos. No tengo toda la noche.

    Seguí a la perra al dormitorio y subí un tramo de escaleras. Honestamente, el dormitorio no era muy diferente a los pasillos del orfanato. Las paredes estaban pintadas de un color completamente neutro, los pisos estaban cubiertos de linóleo beige y no había ni una sola obra de arte en las paredes. Ninguna de las puertas estaba numerada, pero tenían pequeños tarjeteros con nombres en cada una de ellas. Llegamos al final del segundo piso y nos detuvimos en una puerta que decía Sidney Rinn. Sacó una llave y abrió la puerta que me llevaba adentro.

    La habitación era tan simple como el pasillo. Las paredes eran blancas; había una cómoda en una esquina de la habitación y una cama de tamaño completo en la otra, un pequeño armario ocupaba la pared frente a la cama e incluso tenía mi propio baño privado. Sí, era oficial. ¡Acabo de encontrar el paraíso!

    Me dió la llave de mi habitación: Las puertas están cerradas a las diez de domingo a jueves y a medianoche los fines de semana. No se permiten chicos en tu habitación. Podrás decorar la habitación como mejor te parezca, pero asegúrate de no dañar nada en el proceso. Tu orientación comenzará a las ocho. Asegúrate de llegar a mi oficina a tiempo. No queremos que tu chaperona tenga que esperar por tí. ¿Tienes alguna pregunta?

    Moví la cabeza y dije: No, señora.

    Su rostro se estremeció de disgusto: No me llames señora. Mi nombre es Sra. Sizemoore.

    Entendido, Sra. Sizemoore, le contesté sarcásticamente.

    Con un último ceño fruncido, se dió la vuelta y salió por la puerta.

    Capítulo 2

    Me gustaría decir que mi primera noche en mi nueva casa fue increíble, pero no lo fue. Después de que la Sra. Sizemoore se fue, dejé caer mi bolso al suelo, me desnudé y me metí en la cama sólo para ser molestado por las visiones de los antiguos residentes. Había un hippy en medió del piso fumando marihuana, una chica haciendo clic furiosamente en una computadora en un escritorio que ya no existía, un tipo colgando por la ventana con lo que asumí que era su novia tratando de empujarlo antes de que la atraparan con él en su habitación y un gótico chic besándose con otro chic que no era ni mucho menos tan gótico como el primero.

    Finalmente metí la cabeza debajo de la almohada y esperé a que el sueño me hundiera.

    Mi pequeño despertador sonó a las 7 a.m. Me levanté y me duché. ¿He mencionado el paraíso que encontré al tener mi propio baño? Viviendo en el orfanato teníamos baños comunes, uno para las niñas y otro para los niños. Afortunadamente, había uno en cada piso, pero seguía siendo un asco tener que compartir. Nunca quedaba agua caliente cuando me levanté para ducharme.

    Después de ducharme me vestí y me dirigí a la oficina de la Sra. Sizemore. Incluso me aseguré de llegar quince minutos antes. Llamé a la puerta y esperé a que contestara. Juro que estuve allí casi cinco minutos antes de que ella finalmente decidiera honrarme con su presencia.

    Llegas temprano, eso es bueno, dijo ella, en lugar de decir buenos días.

    Sí, ese soy yo. El pájaro madrugador que atrapa al gusano.

    Buenos días, Sra. Sizemoore.

    Los dos miramos hacia la puerta y vimos a una chica curvilínea con el pelo rojo muy rizado de pie en el umbral. Cuando sonrió tenía un par de hoyuelos idénticos en las mejillas.

    Buenos días Lily. Este es Sidney Rinn. Ella será tu encargada por el día. Asegúrate de que sepa todo lo que necesita saber sobre el campus y luego llévala al edificio de administración para obtener su horario.

    Lily dijo alegremente: Ya lo tiene, Sra. Sizemoore. Volviendo su atención hacia mí, dijo: Vamos, Sidney. Tenemos mucho que explorar hoy!

    No pude evitar sonreír ante su entusiasmo. Me di cuenta de que este iba a ser un gran día!

    Después de la primera hora de recorrer el campus, descubrí que Lily tenía el jugo de todos y de todo. Me dijo que las mejores fiestas siempre se hacían en el sótano de los dormitorios de los chicos, así que necesitaba asegurarme de que había muchos chicos en mi lista de amigos. Señaló la cafetería y me explicó que era imperativo que me mantuviera alejado de los días en que servían sorpresas de atún. Me mostró la biblioteca y me contó cómo se suponía que el lugar estaba embrujado por el fantasma de la bibliotecaria original, según los estudiantes psíquicos.

    Caminamos a través de los espacios comunes donde un duelo por una chica, presumiblemente, estaba siendo disputado por dos hombres vestidos a finales del siglo XIX. Me llevó un minuto darme cuenta de que no eran estudiantes. Es un poco más difícil discernir mis visiones de la realidad cuando ambos se han mezclado al mismo tiempo, en el mismo lugar y los actores parecen tan reales como la gente normal.

    El campus en sí era bastante pequeño. Todos los edificios eran de piedra y de aspecto gótico. Era viejo y hermoso y me encantó, a pesar de las repeticiones instantáneas de los siglos pasados.

    ¿Cuál es tu especialidad? preguntó Lily.

    ¿Mi especialidad? Pregunté, con un aspecto un poco confuso.

    Sí, ¿qué te trae a la Universidad Psíquica?, preguntó sonriendo.

    Me reí; me llevó un minuto darme cuenta. Puedo ver cosas que han pasado en el pasado.

    ¿En serio? Eso está muy bien. Sonaba realmente impresionada.

    En realidad es un poco molesto, ya que aún no he aprendido a manejarlo. No descanso a menos que vaya a un lugar donde no ha pasado nada.

    ¿Sólo funciona en interiores o al aire libre?

    Ambos, le contesté. Espero que mi estancia aquí me ayude a tenerlo bajo control.

    Ella asintió con la cabeza, Ya veo que eso apestaría. ¿Alguna vez has visto algo bueno?

    Me reí, Todo el tiempo. Tengo más material de chantaje del que sé qué hacer con él.

    Eso sí que valdría la pena, dijo riendo.

    ¿Cuál es tu problema? Le pregunté.

    Soy telequinética, contestó orgullosa. Puedo mover cosas con mi mente.

    Ahora que es un regalo útil para tener, admití, un poco envidióso de que

    ¿Disfrutas la vista previa?
    Página 1 de 1