Disfruta de millones de libros electrónicos, audiolibros, revistas y más con una prueba gratuita

A solo $11.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar cuando quieras.

La redención de Cameron
La redención de Cameron
La redención de Cameron
Libro electrónico129 páginas2 horas

La redención de Cameron

Calificación: 5 de 5 estrellas

5/5

()

Información de este libro electrónico

El sensual y apático playboy Cameron Beran tiene un secreto. Todo el mundo asume que las cosas le son bastante fáciles, que no se toma en serio el establecerse o encontrar un compañero. En realidad, ha estado esperando el momento adecuado, la mujer adecuada. Cuando las estrellas se alinean y ponen a Alexandra Hansard en su camino, sabe que el momento ha llegado.

La independiente y disparatada Alex es nueva en el mundo de los Werebears, y sólo está buscando un compañero para promover sus propios objetivos políticos. Cuando es empujada hacia la vida de Cam, ve la oportunidad para una relación de negocios, sólo eso. Si, realmente piensa que Cameron es muy excitante, pero ese será su pequeño secreto.

Después de que el destino los une, se embarcan en el comienzo de una nueva relación... algo que significa cosas muy diferentes para Alex y Cameron. La confianza es difícil de obtener, especialmente para un playboy y su ferozmente terca compañera. Cuando todos los secretos salgan a la luz, Alexandra y Cameron tendrán que elegir, y lo que está en juego no podría ser más valioso...
IdiomaEspañol
EditorialKayla Gabriel
Fecha de lanzamiento23 abr 2020
ISBN9788835822578
La redención de Cameron
Leer la vista previa

Leer más de Kayla Gabriel

Relacionado con La redención de Cameron

Títulos en esta serie (3)

Ver más

Libros relacionados

Comentarios para La redención de Cameron

Calificación: 5 de 5 estrellas
5/5

1 clasificación0 comentarios

¿Qué te pareció?

Toca para calificar

    Vista previa del libro

    La redención de Cameron - Kayla Gabriel

    Autor

    1

    Alex Hansard nunca se había sentido tan fuera de lugar en su vida como lo hizo al sentarse en la formal y rígida oficina de abogados del Sr. Magnus Turner, Esq., abogado por ley y miembro del Consejo de alfas. Este mismo hombre ahora la está viendo con una mirada desfavorable mientras él ojeaba el fajo de documentos limpiamente engrapados que ella le había dado, presentando la posición que ella representaba y la petición que esperaba que él firmara.

    Alex necesitaba que el Sr. Turner fuera el primer Berserker alfa que se interesara en su causa y la ayudara a llevar su campaña de derechos igualitarios al siguiente nivel: presentarla y realizar una petición al Consejo de los alfa, la institución que gobernaba a todos los Berserkers en los Estados Unidos.

    Aunque ella estaba vestida para la ocasión, llevando una falda negra a medida y una camisa de vestir de tela color crema y tacones negros de punta que se ajustaban a la perfección a su cuerpo curvilíneo, Alex se sentía mal vestida mientras miraba a su compañía que estaba vestido de forma elegante.

    Su mano subió para tocar cuidadosamente su cabello, para asegurarse que no hubiera ni un solo cabello fuera de lugar. Ella frunció el ceño al darse cuenta de que estaba actuando de forma nerviosa y bajo su mano a su regazo. Frunciendo sus labios, ella miró al caballero detrás del enorme escritorio de roble.

    El primer problema con su caso, Señorita Hansard, es simplemente que los Berserkers no son gobernados por las mismas leyes que los humanos. Usted está usando las leyes y las lógicas humanas en sus argumentos y eso no servirá con el Consejo de las alfas, dijo el Sr. Turner, mirando a Alex por encima de sus gruesas gafas negras. Su cabello podrá ser gris, casi blanco y su físico de hombre oso podrá estar en decadencia, pero sus ojos grises brillaban con inteligencia.

    Alex se movió en la rígida silla de cuero, permitiendo que su mirada viera la oficina de madera oscura del Sr. Turner. Como un miembro del Consejo de los alfa y un abogado de toda la vida, Turner era un experto en la ley Berserker. Él también era un amigo de Gregor England, el Berserker que trajo a Alex hoy aquí a presentar su caso.

    Gregor estaba sentado a su lado, llevando un impecable traje negro y luciendo espectacular, él llevaba mejor su edad que Turner. Gregor solo estaba en sus cuarenta mientras que Turner ya tenía más de sesenta y tantos años, él todavía tenía un aspecto juvenil. Cabello oscuro, piel bronceada y una sonrisa fácil. Solo sus ojos azul cobalto delataban el secreto que él y Alex compartían.

    Alex alejó su vista del alfa que le había causado tantos tumultos en su vida durante los últimos meses y regresó sus pensamientos al presente.

    ¿Y el segundo problema? preguntó Alex, levantando la mirada para ver al Sr. Turner.

    El segundo problema es el tema. Los Berserkers son gobernados por los alfa, los alfa son inherentemente hombres. No hay muchos alfa que estarán interesados en adoptar nuevas leyes a favor de los derechos de las mujeres y los mestizos, suspiró el Sr. Turner.

    Alex sintió que su cara se enrojecía mientras una ira fresca salía a la superficie. Como miembro de las dos categorías, una mujer y media mujer oso, ella resintió las palabras de Turner, aunque las reconocía como verdad.

    Hay más mujeres que hombres en el mundo, Sr. Turner, dijo Alex, manteniendo su tono estable. Incluso en nuestra comunidad de hombres y mujeres oso, las mujeres superan por cantidad a los hombres. Y los mestizos, hay muchos más de nosotros de los que quizás conozca.

    Alex aclaró su garganta y se ajustó en su asiento, el orgullo enderezando su columna.

    Aunque ella descubrió su herencia hace algunos años y ella descubrió su relación con Gregor England hace algunos meses, ella se sentía muy identificada con las causas Berserker. El Código de los alfa era anticuado e incompatible con la doctrina humana en Norteamérica.

    Turner volvió a dedicarle una mirada insondable. El peso de su lenta consideración puso los dientes de Alex a rechinar, haciéndola sentir como si fuera una pura sangre siendo examinado antes de ser vendido. Esa mirada era exactamente lo que Alex odiaba sobre las leyes de los hombres oso; ella no era un objeto, algo que le perteneciera a un esposo o a un padre o a un alfa. Ella tenía una vida y un trabajo y una razón de ser. Ella era más que la suma de sus partes o la figura de su cuerpo, más que solo la habilidad de producir descendientes para el linaje Berserker.

    ¿Le puedo realizar una pregunta personal, señorita Hansard? dijo el Sr. Turner, con un tono despreocupado.

    Alex juntó sus manos en su regazo para evitar hacer un gesto exagerado.

    Por supuesto, ¿por qué no? suspiró ella, presionando juntos sus labios.

    ¿Se puede transformar? preguntó él.

    Los labios de Alex se abrieron en sorpresa. No era la pregunta que esperaba en este momento.

    , dijo ella con un suspiro. Aunque no estoy segura por qué importa eso.

    ¿Se transformó a una edad temprana, como la mayoría de nuestra clase?

    Elevando una ceja, Alex mantuvo su temperamento a raya.

    No hasta que tenía catorce, en realidad, contestó ella.

    ¿Cree que sus hijos serán capaces de transformarse? ¿Cree que serán de sangre pura? ¿Qué pasaría si usted tomara a otro mestizo como su pareja? ¿Qué pasaría entonces? preguntó el Sr. Turner, sus preguntas fueron rápidas y directas.

    Alex se levantó con un resoplido, apenas dándose cuenta de que Gregor no hizo lo mismo.

    Creo que terminamos aquí. No había necesidad de ser grosero solo porque no esté de acuerdo con mis ideas, dijo ella, mirándolo de forma imperiosa.

    Perdóneme, señorita Hansard, dijo Turner, levantando sus manos. Solo le estoy preguntando las preguntas que cada alfa en el Concejo va a querer preguntarle. Lo menciono porque su linaje personal es el tercer problema con su caso.

    Mi genética no es el problema de nadie, solo mío, dijo Alex molesta.

    Si se pudiera sentar, dijo Turner, señalando la silla que ella había dejado vacía.

    Alex miró a Gregor, el cual se encogió de hombros sin expresión alguna. Ella frunció el ceño mientras se sentaba una vez más, la impaciencia creciendo en su pecho.

    A los alfa solo les importa el poder y el legado, Alexandra. Al incrementar los derechos de las mujeres y los mestizos, estás colocando el poder y el legado de los alfa en riesgo. Encima de eso, usted no tiene legado. Para ser directos, una mujer mestiza e ilegítima… hay muchos factores en su contra.

    ¿Y qué sugiere? ¿Qué me vista como hombre? ¿Qué mienta sobre tener una madre humana? No puedo hacer nada al respecto sobre esas cosas y tampoco quiero cambiarlas.

    Estoy sugiriendo que se vuelva legitima, dijo Turner, cruzando de brazos y recostándose en su asiento.

    Alex sintió gotas de sudor caer por su ceja y le tomó toda su fuerza de voluntad no voltear a ver a Gregor con una expresión sospechosa. ¿Había Gregor revelado su relación a Turner sin el permiso de Alex? Ella había sido clara sobre sus deseos de no ser reclamada.

    No lo estoy entendiendo, dijo Alex, midiendo sus palabras.

    Tome una pareja, señorita Hansard. No solo cualquier pareja, un heredero. Alguien que vaya a convertirse en alfa pronto. Una pareja con poder para respaldar su pedido y que la apoye cuando tome un asiento en el Concejo de los alfa.

    Eso es ridículo, resopló Alex. No me voy a casar solo porque piensa que va a persuadir a un grupo de hombres viejos.

    La expresión de Turner se endureció y él se levantó. Antes de que pudiera hablar, Gregor se levantó y se interpuso.

    Magnus, gracias, dijo Gregor, ofreciéndole un apretón de manos a Turner. Una forma inteligente de recordarle a Alex que ella estaba aquí por la buena voluntad de Gregor y que ella le había prometido ser la definición de cortesía durante esta entrevista.

    Sí, Sr. Turner, muchas gracias. Disculpe mi grosería. Es solo que… yo soy muy apasionada por mi causa, dijo Alex, diciendo una disculpa forzada antes de que lo arruinara.

    Turner se suavizó un momento, aceptando sus apretones de manos.

    Lamentablemente, le estoy dando el mejor consejo que tengo, dijo él. Personalmente, pienso que tiene razón sobre modernizar algunas de las leyes Berserker.

    Él le dio una palmada a un libro masivo en su escritorio, un tomo envuelto en cuero marrón antiguo, su copia personal del Código de los alfa.

    Okay. Bueno, consideraré su consejo, dijo Alex, colocando una sonrisa cuidadosa en su cara.

    Hubo un golpe en la puerta y una delgada secretaria rubia metió su cabeza.

    Su cita de las dos en punto ha llegado, Sr. Turner, dijo la mujer.

    Ah. Una disputa de tierras, le dijo Turner a Alex y Gregor. Tendrán que disculparme.

    Gracias por su tiempo,

    ¿Disfrutas la vista previa?
    Página 1 de 1