Disfruta de millones de libros electrónicos, audiolibros, revistas y más con una prueba gratuita

A solo $11.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar cuando quieras.

Ivanhoe (Translated): Ivanhoe, Spanish edition
Ivanhoe (Translated): Ivanhoe, Spanish edition
Ivanhoe (Translated): Ivanhoe, Spanish edition
Libro electrónico663 páginas10 horas

Ivanhoe (Translated): Ivanhoe, Spanish edition

Calificación: 0 de 5 estrellas

()

Información de este libro electrónico

Ivanhoe es la historia de una de las familias nobles anglosajonas restantes en un momento en que la nobleza en Inglaterra era abrumadoramente normanda. Sigue al protagonista sajón, Sir Wilfred de Ivanhoe, que está en desgracia con su padre por su lealtad al rey normando Ricardo Corazón de León.
IdiomaEspañol
EditorialPaloma Nieves
Fecha de lanzamiento28 abr 2020
ISBN9788835817925
Ivanhoe (Translated): Ivanhoe, Spanish edition
Leer la vista previa
Autor

Sir Walter Scott

Sir Walter Scott is the author of Ivanhoe.

Relacionado con Ivanhoe (Translated)

Libros relacionados

Artículos relacionados

Comentarios para Ivanhoe (Translated)

Calificación: 0 de 5 estrellas
0 calificaciones

0 clasificaciones0 comentarios

¿Qué te pareció?

Toca para calificar

    Vista previa del libro

    Ivanhoe (Translated) - Sir Walter Scott

    Ivanhoe

    Ivanhoe

    Ivanhoe

    Introducción

    El autor de las novelas de waverley había procedido hasta ahora en un curso de popularidad sin cesar, y podría, en su peculiar distrito de la literatura, haber sido llamado la puerta de l'enfant del éxito. Sin embargo, era evidente que la publicación frecuente finalmente debe desgastar el favor del público, a menos que se pueda idear algún modo para dar una apariencia de novedad a las producciones posteriores. Los modales escoceses, el dialecto escocés y los personajes escoceses notables, siendo aquellos con los que el autor estaba más íntimamente familiarizado, eran la base sobre la que había confiado hasta ahora para dar efecto a su narrativa. Era, sin embargo, obvio, que este tipo de interés debe, en última instancia, un grado de similitud y repetición, si se recurre exclusivamente a él, y que es probable que el lector adopte el lenguaje de edwin, en el cuento de parnell:

    'revierta el hechizo', grita ', y deje que ahora sea suficiente. Se ha demostrado la habilidad.

    Nada puede ser más peligroso para la fama de un profesor de bellas artes que permitir (si es que puede evitarlo) que se le atribuya el carácter de un manierista, o que se suponga que debe tener éxito solo en un Estilo particular y limitado. El público, en general, está muy dispuesto a adoptar la opinión de que el que los ha complacido en un modo peculiar de composición, por medio de ese talento mismo, es incapaz de aventurarse en otros temas. El efecto de esta falta de inclinación, por parte del público, hacia los artífices de sus placeres, cuando intentan ampliar sus medios de diversión, puede verse en las censuras que generalmente pasan por críticas vulgares a los actores o artistas que se aventuran a cambiar carácter de sus esfuerzos, que, al hacerlo, pueden ampliar la escala de su arte.

    Hay algo de justicia en esta opinión, ya que siempre hay algo así como alcanzar la moneda general. A menudo puede suceder en el escenario que un actor, al poseer en un grado preeminente las cualidades externas necesarias para dar efecto a la comedia, puede verse privado del derecho a aspirar a la excelencia trágica; y en pintura o composición literaria, un artista o poeta puede dominar exclusivamente los modos de pensamiento y los poderes de expresión, que lo limitan a un solo curso de temas. Pero con mucha más frecuencia, la misma capacidad que lleva a un hombre a la popularidad en un departamento obtendrá para él el éxito en otro, y ese debe ser más particularmente el caso en la composición literaria, que en la actuación o la pintura, porque el aventurero en ese departamento es no se ve obstaculizado en sus esfuerzos por ninguna peculiaridad de características o conformación de la persona, apropiada para partes particulares, o, por cualquier hábito mecánico peculiar de usar el lápiz, limitado a una clase particular de sujetos.

    Ya sea que este razonamiento sea correcto o no, el presente autor consideró que, al limitarse a temas puramente escoceses, era probable que no solo cansara la indulgencia de sus lectores, sino que también limitara en gran medida su propio poder de brindarles placer. En un país muy pulido, donde se emplea tanto genio mensualmente para atender a la diversión pública, un tema nuevo, como el que él mismo tuvo la felicidad de iluminar, es la primavera sin probar del desierto;

    Los hombres bendicen a sus estrellas y lo llaman lujo.

    Pero cuando los hombres y los caballos, el ganado, los camellos y los dromedarios han convertido el manantial en barro, se vuelve repugnante para los que al principio bebieron con éxtasis; y el que tuvo el mérito de descubrirlo, para preservar su reputación con la tribu, debe mostrar su talento mediante un nuevo descubrimiento de fuentes sin probar.

    Si el autor, que se encuentra limitado a una clase particular de sujetos, se esfuerza por mantener su reputación al tratar de agregar una novedad de atracción a los temas del mismo personaje que anteriormente tuvieron éxito bajo su gestión, hay razones manifiestas por las cuales, después de cierto punto, es probable que falle. Si la mina no se forja, la fuerza y la capacidad del minero se agotan necesariamente. Si imita de cerca las narrativas que antes ha tenido éxito, está condenado a preguntarse si ya no les agrada. Si lucha por adoptar una visión diferente de la misma clase de sujetos, descubre rápidamente que lo que es obvio, elegante y natural se ha agotado; y, para obtener el encanto indispensable de la novedad, se ve obligado a la caricatura y, para evitar ser trillado, debe volverse extravagante.

    Tal vez no sea necesario enumerar tantas razones por las cuales el autor de las novelas escocesas, como se las denominó exclusivamente, debería desear hacer un experimento sobre un tema puramente inglés. Era su propósito, al mismo tiempo, hacer que el experimento fuera lo más completo posible, presentando el trabajo previsto ante el público como el esfuerzo de un nuevo candidato a su favor, para que no haya ningún grado de prejuicio, ya sea favorable o lo contrario, podría adjuntarse a él, como una nueva producción del autor de Waverley; pero esta intención se apartó después, por razones que se mencionarán más adelante.

    El período de la narrativa adoptada fue el reinado de richard i., no solo por su abundancia de personajes cuyos nombres seguramente atraerían la atención general, sino por ofrecer un contraste sorprendente entre los sajones, por quienes se cultivó el suelo y las normas. , que todavía reinaban en él como conquistadores, reacios a mezclarse con los vencidos, o se reconocen a sí mismos de la misma población. La idea de este contraste fue tomada de la ingeniosa y desafortunada tragedia de logan de runnamede, en la cual, aproximadamente en el mismo período de la historia, el autor había visto a los barones sajones y normandos opuestos entre sí en diferentes lados del escenario. No recuerda que haya habido ningún intento de contrastar las dos razas en sus hábitos y sentimientos; y, de hecho, era obvio que la historia se violaba al introducir a los sajones que aún existían como una raza de nobles de alta mentalidad y marcial.

    Sobrevivieron, sin embargo, como pueblo, y algunas de las antiguas familias sajonas poseían riqueza y poder, aunque fueron excepciones a la humilde condición de la raza en general. Al autor le pareció que la existencia de las dos razas en el mismo país, los vencidos se distinguían por sus modales simples, hogareños y contundentes, y el espíritu libre infundido por sus antiguas instituciones y leyes; los vencedores, por el alto espíritu de la fama militar, la aventura personal, y lo que sea que los distinga como la flor de la caballería, podrían, entremezclados con otros personajes pertenecientes al mismo tiempo y país, interesar al lector por el contraste, si el autor debe No fallar de su parte.

    Escocia, sin embargo, había sido utilizada últimamente de manera tan exclusiva como la escena de lo que se llama romance histórico, de modo que la carta preliminar del Sr. Laurence Templeton se hizo necesaria en cierta medida. A esto, en cuanto a una introducción, se refiere al lector, como expresando el propósito y las opiniones del autor al emprender esta especie de composición, bajo la reserva necesaria, de que está lejos de pensar que ha alcanzado el punto al que apuntó.

    Apenas es necesario agregar que no había ni idea ni deseo hacer pasar al supuesto señor templeton como una persona real. Pero una especie de continuación de las historias de mi arrendador había sido intentada recientemente por un extraño, y se suponía que esta epístola dedicatoria podría pasar por alguna imitación del mismo tipo y, por lo tanto, poner a los investigadores en un falso aroma, inducirlos a creer que tuvo ante ellos el trabajo de algún nuevo candidato a su favor.

    Después de que una parte considerable del trabajo se terminó e imprimió, los editores, que pretendieron discernir en él un germen de popularidad, protestaron enérgicamente contra su aparición como una producción absolutamente anónima, y sostuvieron que debería tener la ventaja de ser anunciada como por el autor de waverley. El autor no hizo ninguna oposición obstinada, ya que comenzó a ser de opinión con el Dr. Wheeler, en la excelente historia de maniobras de miss edgeworth, ese truco sobre truco podría ser demasiado para la paciencia de un público indulgente, y podría ser razonablemente considerado como insignificante con su favor.

    El libro, por lo tanto, apareció como una continuación declarada de las novelas de waverley; y sería ingrato no reconocer que se encontró con la misma recepción favorable que sus predecesores.

    Se agregan las anotaciones que puedan ser útiles para ayudar al lector a comprender los caracteres del judío, el templario, el capitán de los mercenarios o los compañeros libres, como se les llamó, y otros propios del período, pero con moderación. Por otro lado, ya que se encuentra suficiente información sobre estos temas en la historia general.

    Un incidente en el cuento, que tuvo la suerte de encontrar el favor a los ojos de muchos lectores, se toma prestado más directamente de las tiendas de viejos romances. Me refiero a la reunión del rey con fraile tuck en la celda de ese ermitaño. El tono general de la historia pertenece a todos los rangos y a todos los países, que se imitan mutuamente al describir las divagaciones de un soberano disfrazado que, yendo en busca de información o diversión, a los rangos más bajos de la vida, se encuentra con aventuras que se desvían hacia el lector o oyente, por el contraste entre la apariencia externa del monarca y su verdadero carácter. El narrador de cuentos del este tiene como tema las expediciones disfrazadas de haroun alraschid con sus fieles asistentes, mesrour y giafar, a través de las calles de medianoche de bagdad; y la tradición escocesa se basa en las hazañas similares de james v., distinguido durante tales excursiones por el nombre viajero del buen hombre de ballengeigh, como el comandante de los fieles, cuando deseaba ser de incógnito, era conocido por el de il bondocani. Los juglares franceses no guardan silencio sobre un tema tan popular. Debe haber habido un original normando del romance métrico escocés de rauf colziar, en el que se presenta a Carlomagno como el invitado desconocido de un hombre de carbón. 2

    Parece haber sido el original de otros poemas de este tipo.

    En Inglaterra feliz no hay fin de baladas populares sobre este tema. El poema de John Reeve, o mayordomo, mencionado por el obispo Percy, en las reliquias de la poesía inglesa, 3 activó tal incidente; y tenemos además, el rey y el curtidor de tamworth, el rey y el molinero de mansfield, y otros sobre el mismo tema. Pero la peculiar historia de esta naturaleza a la que el autor de ivanhoe tiene que reconocer una obligación, es más antigua en dos siglos que cualquiera de estos últimos mencionados.

    Primero se comunicó al público en ese curioso registro de literatura antigua, que se ha acumulado por los esfuerzos combinados de sir egerton brydges. Y Sr. Hazlewood, en el trabajo periódico titulado Bibliógrafo británico. De allí ha sido transferido por el reverendo charles henry hartsborne, ma, editor de un volumen muy curioso, titulado cuentos métricos antiguos, impresos principalmente de fuentes originales, 1829. Mr hartshorne no da ninguna otra autoridad para el fragmento actual, excepto el artículo en el bibliógrafo, donde se titula el Kyng y el Hermite. Un breve resumen de su contenido mostrará su similitud con la reunión del rey richard y fraile tuck.

    El rey edward (no se nos dice cuál de los monarcas con ese nombre, pero, por su temperamento y sus hábitos, podemos suponer que edward iv.) Se presenta con su corte a un galante partido de caza en el bosque de sherwood, en el que, como es No es inusual para los príncipes en el romance, se enamora de un ciervo de extraordinario tamaño y rapidez, y lo persigue de cerca, hasta que ha superado toda su comitiva, cansado perros y caballos, y se encuentra solo en la penumbra de un extenso bosque, sobre la cual desciende la noche. Bajo las aprensiones naturales de una situación tan incómoda, el rey recuerda que ha escuchado cómo los hombres pobres, cuando tienen miedo de una mala noche de alojamiento, rezan a San Julián, quien, en el calendario romano, representa al general de cuarto para todos. Viajeros que le rinden homenaje. Edward pone sus orisons en consecuencia, y por la guía, sin duda, del buen santo, llega a un pequeño sendero, conduciéndolo a una capilla en el bosque, con una celda de ermitaño cerca. El rey escucha al hombre reverendo, con un compañero de su soledad, diciéndole sus cuentas, y le pide mansamente que se acueste por la noche. No tengo alojamiento para un señor como ustedes, dijo el ermitaño. Vivo aquí en el desierto sobre raíces y cáscaras, y es posible que no reciba en mi vivienda ni siquiera al desgraciado más pobre que vive, a menos que fuera para salvar su vida. El rey pregunta el camino hacia la siguiente ciudad y, entendiendo que es por un camino que no puede encontrar sin dificultad, incluso si tuviera luz del día para hacerse amigo de él, declara que con o sin el consentimiento del ermitaño, está decidido a ser su invitado esa noche. Es admitido en consecuencia, no sin una pista del recluso, que si él mismo estuviera fuera de su maleza sacerdotal, le importarían poco sus amenazas de usar la violencia, y que le da paso no por intimidación, sino simplemente para evitar escándalo.

    El rey es admitido en la celda: dos paquetes de paja se sacuden para acomodarse, y se consuela de que ahora está bajo refugio, y que

    pronto se habrá ido una noche.

    Otros deseos, sin embargo, surgen. El invitado se vuelve clamoroso para cenar, observando,

    "Ciertamente, como digo,

    Nunca había lamentado tanto un día

    Que nunca tuve una feliz noche ".

    Pero esta indicación de su gusto por el buen ánimo, unida a la anunciación de ser un seguidor de la corte, que se había perdido en la gran partida de caza, no puede inducir al ermitaño niggard a producir mejores comidas que el pan y el queso, para lo cual su invitado mostró poco apetito; y bebida ligera, que era aún menos aceptable. Finalmente, el rey presiona a su anfitrión sobre un punto al que había aludido más de una vez, sin obtener una respuesta satisfactoria:

    "Entonces dijo el rey, 'por la gracia de Dios,

    Estabas en un lugar alegre

    Para disparar si estuvieras aquí

    Cuando los forestales van a descansar,

    Que tengas algo de lo mejor,

    Todos los ciervos salvajes;

    Lo sostendré sin miedo,

    Aunque tuvieras arco y flechas baith,

    Aunque mejor seas libre ".

    El ermitaño, a cambio, expresa su aprensión de que su invitado signifique arrastrarlo a una confesión de ofensa contra las leyes forestales, lo que, traicionarse al rey, podría costarle la vida. Edward responde con nuevas garantías de secreto, y nuevamente le insta a la necesidad de obtener un poco de carne de venado. El ermitaño responde, insistiendo una vez más en los deberes que le incumben como hombre de iglesia, y continúa afirmando que está libre de todas esas infracciones de orden:

    "Muchos días he estado aquí,

    Y carne que nunca como

    Pero la leche del kye;

    Caliéntate bien y ve a dormir,

    Y te lameré con mi capataz

    Suavemente a la lejía ".

    Parecería que el manuscrito es aquí imperfecto, ya que no encontramos las razones que finalmente inducen al fraile curtal a enmendar la alegría del rey. Pero reconociendo que su invitado es un buen compañero, como rara vez ha adornado su tabla, el hombre santo finalmente produce lo mejor que su celda ofrece. Dos velas se colocan sobre una mesa, el pan blanco y las empanadas horneadas se muestran a la luz, además de la elección de carne de venado, tanto salada como fresca, de la que seleccionan los colpos. Podría haber comido mi pan seco, dijo el rey, si no te hubiera presionado sobre el puntaje de tiro con arco, pero ahora he cenado como un príncipe, si no hubiéramos bebido suficiente.

    Esto también lo ofrece el hospitalario anacoreta, que envía a un asistente a buscar una olla de cuatro galones de un rincón secreto cerca de su cama, y los tres se ponen a beber en serio. El fraile supervisa esta diversión, de acuerdo con la repetición de ciertas palabras fustianas, que cada compotador debe repetir a su vez antes de beber, una especie de travesuras, por así decirlo, que regulaban sus pociones, a medida que se brindaban brindis en los últimos tiempos el primero dice bandias furiosas, a las cuales el otro está obligado a responder, golpea pantnere, y el fraile pasa muchas bromas sobre la falta de memoria del rey, que a veces olvida las palabras de acción. La noche se pasa en este alegre pasatiempo. Antes de su partida por la mañana, el rey invita a su reverendo anfitrión a la corte, promete, al menos, retribuir su hospitalidad y se expresa muy satisfecho con su entretenimiento. El alegre ermitaño finalmente acepta aventurarse allí y preguntar por Jack Fletcher, que es el nombre asumido por el rey. Después de que el ermitaño ha mostrado a Edward algunas hazañas de tiro con arco, la pareja alegre se separa. El rey cabalga a casa y se une a su séquito. Como el romance es imperfecto, no estamos familiarizados con el descubrimiento; pero probablemente sea de la misma manera que en otras narraciones que abordan el mismo tema, donde el anfitrión, aprensivo de muerte por haber transgredido el respeto debido a su soberano, aunque de incógnito, se sorprende gratamente al recibir honores y recompensas.

    En la colección del Sr. Hartshorne, hay un romance sobre la misma base, llamado Rey Edward y el Pastor, 4 4

    Lo cual, considerado como un ejemplo de modales, es aún más curioso que el rey y el ermitaño; pero es ajeno al presente propósito. El lector tiene aquí la leyenda original de la cual se deriva el incidente en el romance; y la identificación de la eremita irregular con la historia del hermano fraile de Robin Hood, era un expediente obvio.

    El nombre de Ivanhoe fue sugerido por una vieja rima. Todos los novelistas han tenido ocasión en algún momento u otro de desear con falstaff, que supieran dónde se debe tener una mercancía de buenos nombres. En tal ocasión, el autor tuvo la oportunidad de recordar una rima que registraba tres nombres de las casas señoriales perdidas por el antepasado del famoso hampden, por golpear al príncipe negro con su raqueta, cuando se peleaban en el tenis:

    "tring, wing e ivanhoe,

    Por golpe de golpe,

    Hampden renunció,

    Y contento de poder escapar ".

    La palabra se ajustaba al propósito del autor en dos aspectos materiales: primero, tenía un sonido inglés antiguo; y en segundo lugar, no transmitía ninguna indicación de la naturaleza de la historia. Él presume que esta última cualidad no es de poca importancia. Lo que se llama un título original, sirve al interés directo del librero o editor, que por este medio a veces vende una edición mientras todavía pasa la prensa. Pero si el autor permite que se preste más atención a su trabajo antes de que haya aparecido, se coloca en la vergonzosa condición de haber despertado un grado de expectativa que, si se demuestra incapaz de satisfacer, es un error fatal para él. Reputación literaria. Además, cuando nos encontramos con un título como el argumento de la pólvora, o cualquier otro relacionado con la historia general, cada lector, antes de ver el libro, se ha formado una idea particular de la forma en que la historia debe ser conducido, y la naturaleza de la diversión que él derivará de ella. En esto probablemente esté decepcionado, y en ese caso puede estar dispuesto naturalmente a visitar al autor o la obra, los sentimientos desagradables así excitados. En tal caso, el aventurero literario es censurado, no por haber errado la marca a la que él mismo apuntó, sino por no haber disparado su eje en una dirección en la que nunca pensó.

    Sobre la base de una comunicación sin reservas que el autor ha establecido con el lector, puede agregar aquí la circunstancia insignificante, que un rollo de guerreros normandos, que aparece en el manuscrito auchinleck, le dio el formidable nombre de front-de-boeuf.

    Ivanhoe tuvo mucho éxito en su aparición, y se puede decir que le ha procurado a su autor la libertad de las reglas, ya que desde entonces se le ha permitido ejercer sus poderes de composición ficticia en Inglaterra, así como en Escocia.

    El personaje de la bella judía encontró tanto favor a los ojos de algunos lectores justos, que el escritor fue censurado, porque, al organizar el destino de los personajes del drama, no había asignado la mano de Wilfered a Rebecca, en lugar de la menos interesante rowena. Pero, sin mencionar que los prejuicios de la época hicieron que tal unión fuera casi imposible, el autor puede, de paso, observar que cree que un personaje de un sello altamente virtuoso y noble se degrada en lugar de exaltarse por un intento de recompensa virtud con prosperidad temporal. Tal no es la recompensa que la providencia ha considerado digna de sufrir mérito, y es una doctrina peligrosa y fatal enseñar a los jóvenes, los lectores más comunes del romance, que la rectitud de conducta y de principio están naturalmente aliados o adecuadamente recompensados por la satisfacción de nuestras pasiones o el logro de nuestros deseos. En una palabra, si un personaje virtuoso y abnegado se descarta con riqueza temporal, grandeza, rango o la indulgencia de una pasión tan precipitada o variada como la de Rebecca por Ivanhoe, el lector podrá decir, en verdad La virtud ha tenido su recompensa. Pero una mirada al gran cuadro de la vida mostrará que los deberes de la abnegación y el sacrificio de la pasión al principio rara vez son remunerados de esta manera; y que la conciencia interna de su alto cumplimiento del deber produce en sus propios reflejos una recompensa más adecuada, en forma de esa paz que el mundo no puede dar ni quitar.

    Abbotsford, 1 de septiembre de 1830.

    Epístola dedicatoria

    A

    La rev. Dr dryasdust, fas

    Que reside en la puerta del castillo, york.

    Muy estimado y querido señor,

    Apenas es necesario mencionar las diversas y concurrentes razones que me inducen a colocar su nombre a la cabeza del siguiente trabajo. Sin embargo, el principal de estos motivos puede ser refutado por las imperfecciones de la actuación. ¿Podría haber esperado que fuera digno de su patrocinio? El público habría visto de inmediato la conveniencia de inscribir una obra diseñada para ilustrar las antigüedades domésticas de Inglaterra, y en particular de nuestros antepasados sajones, al sabio autor de los ensayos sobre el cuerno del rey ulphus, y en las tierras otorgadas por él al patrimonio de san pedro. Sin embargo, soy consciente de que la manera leve, insatisfactoria y trivial, en la que se ha registrado el resultado de mis investigaciones anticuarias en las páginas siguientes, toma el trabajo de esa clase que lleva el lema orgulloso, detur digniori. Por el contrario, me temo que incurriré en la censura de la presunción al colocar el venerable nombre del Dr. Jonás Dryasdust al comienzo de una publicación, que el anticuario más grave tal vez clasificará con las novelas y romances ociosos de la época. Estoy ansioso por reivindicarme de tal cargo; porque aunque podría confiar en su amistad para una disculpa en sus ojos, sin embargo, no soportaría voluntariamente la condena del público por un delito tan grave, ya que mis temores me llevan a anticipar que me acusen.

    Por lo tanto, debo recordarles que cuando hablamos juntos por primera vez de esa clase de producciones, en una de las cuales los asuntos privados y familiares de su sabio amigo del norte, el señor Oldbuck of Monkbarns, estuvieron tan injustificadamente expuestos al público, hubo alguna discusión entre En cuanto a la causa de la popularidad que estas obras han alcanzado en esta época ociosa, que, independientemente de cualquier otro mérito que posean, debe admitirse que se escribió apresuradamente, y en violación de cada regla asignada a la epopeya. Entonces parecía ser su opinión, que el encanto residía enteramente en el arte con el que el autor desconocido se había valido, como un segundo m'pherson, de las tiendas de anticuarios que estaban diseminadas a su alrededor, proporcionando su propia indolencia o pobreza de invención. , por los incidentes que realmente tuvieron lugar en su país en un período no muy lejano, al introducir personajes reales y apenas suprimir nombres reales. Usted observó que no había transcurrido más de sesenta o setenta años, ya que todo el norte de Escocia estaba bajo un estado de gobierno casi tan simple y tan patriarcal como los de nuestros buenos aliados, los mohawks y los iroquois. Admitiendo que no se puede suponer que el autor haya sido testigo de esos tiempos, debe haber vivido, usted observó, entre personas que habían actuado y sufrido en ellos; e incluso dentro de estos treinta años, se ha producido un cambio tan infinito en los modales de Escocia, que los hombres recuerdan los hábitos de la sociedad propios de sus antepasados inmediatos, como lo hacemos con los del reinado de la reina Ana, o incluso el período de la revolución. Teniendo así materiales de todo tipo tirados a su alrededor, observaron que había muy poco que avergonzara al autor, pero la dificultad de elegir. No es de extrañar, por lo tanto, que, después de haber comenzado a trabajar en una mina tan abundante, debería haber obtenido de sus obras más crédito y ganancias de las que merecía la facilidad de su trabajo.

    Admitiendo (como no podía negar) la verdad general de estas conclusiones, no puedo dejar de pensar que es extraño que no se haya hecho ningún intento para despertar un interés por las tradiciones y los modales de la vieja Inglaterra, similar a lo que se ha obtenido en nombre de los de nuestros vecinos más pobres y menos célebres. El verde kendal, aunque su fecha es más antigua, seguramente debería ser tan querido para nuestros sentimientos, como los tartanes abigarrados del norte. El nombre de robin hood, si está debidamente conjurado, debería levantar un espíritu tan pronto como el de rob roy; y los patriotas de inglaterra merecen no menos su renombre en nuestros círculos modernos, que los bruces y los palacios de caledonia. Si el paisaje del sur es menos romántico y sublime que el de las montañas del norte, se debe permitir que posea en la misma proporción suavidad y belleza superiores; y en general, nos sentimos con derecho a exclamar con el sirio patriótico: ¿no son pharphar y abana, ríos de damasco, mejores que todos los ríos de israel?

    Sus objeciones a tal intento, mi querido doctor, fueron, como recordará, dobles. Usted insistió en las ventajas que poseía el escocés, de la existencia muy reciente de ese estado de la sociedad en el que se establecería su escena. Muchos ahora vivos, comentaron, personas bien recordadas que no solo habían visto al célebre roy m'gregor, sino que habían festejado e incluso peleado con él. Todas esas minúsculas circunstancias que pertenecen a la vida privada y al carácter doméstico, todo lo que da verosimilitud a una narrativa e individualidad a las personas presentadas, todavía se conoce y se recuerda en Escocia; mientras que en Inglaterra, la civilización ha sido tan larga, que nuestras ideas de nuestros antepasados solo se deben extraer de registros y crónicas mohosas, cuyos autores parecen haber conspirado perversamente para suprimir en sus narrativas todos los detalles interesantes, para encontrar espacio para flores de elocuencia monaca, o reflexiones trilladas sobre la moral. Emparejar a un autor inglés y escocés en la tarea rival de encarnar y revivir las tradiciones de sus respectivos países, sería, en su opinión, en el más alto grado desigual e injusto. El mago escocés, dijiste, era, como la bruja de lucan, libre para caminar sobre el campo de batalla reciente y seleccionar el tema de la reanimación de sus brujerías, un cuerpo cuyas extremidades se habían estremecido recientemente y cuya garganta tenía pero solo pronunció la última nota de agonía. Tal tema que incluso el poderoso erictho se vio obligado a seleccionar, ya que solo podría ser reanimado incluso por su magia potente:

    ——Gelidas leto scrutata medullas,

    Pulmonis rigidi stantes sine vulnere fibras

    Invenit, et vocem defuncto in corpore quaerit.

    El autor inglés, por otro lado, sin suponer que él es menos un mago que el brujo del norte, puede, usted observó, solo tener la libertad de seleccionar su tema en medio del polvo de la antigüedad, donde no se encontraba nada más que seco, sin savia , deshuesado y huesos desarticulados, como los que llenaban el valle de Josafat. Usted expresó, además, su aprensión, que los prejuicios antipatrióticos de mis compatriotas no permitirían el juego limpio para un trabajo como el que me esforcé por demostrar el probable éxito. Y esto, usted dijo, no se debió por completo al prejuicio más general a favor de lo que es extranjero, sino que se basó en parte en las improbabilidades, que surgieron de las circunstancias en las que se ubica al lector de inglés. Si le describe un conjunto de modales salvajes, y un estado de sociedad primitiva que existe en las tierras altas de Escocia, está muy dispuesto a aceptar la verdad de lo que se afirma. Y razona bien. Si él es de la clase ordinaria de lectores, nunca ha visto esos distritos remotos, o ha vagado por esas regiones desoladas en el transcurso de una gira de verano, comiendo malas cenas, durmiendo en camas de truckle, acechando desde la desolación hasta desolación, y totalmente preparado para creer en las cosas más extrañas que se le pueden contar de un pueblo, lo suficientemente salvaje y extravagante como para apegarse a un paisaje tan extraordinario. Pero la misma persona digna, cuando se la coloca en su propio salón acogedor y se la rodea con todas las comodidades del hogar de un inglés, no está tan dispuesto a creer que sus propios antepasados llevaran una vida muy diferente a la suya; que la torre destrozada, que ahora forma una vista desde su ventana, una vez sostuvo a un barón que lo habría colgado en su propia puerta sin ningún tipo de juicio; que los hinds, por quienes maneja su pequeña granja de mascotas, hace unos siglos habrían sido sus esclavos; y que la influencia completa de la tiranía feudal una vez se extendió sobre la aldea vecina, donde el abogado ahora es un hombre de más importancia que el señor de la mansión.

    Aunque poseo la fuerza de estas objeciones, debo confesar, al mismo tiempo, que no me parecen totalmente insuperables. La escasez de materiales es de hecho una dificultad formidable; Pero nadie sabe mejor que el Dr. Dryasdust, que para aquellos que leen profundamente en la antigüedad, las pistas sobre la vida privada de nuestros antepasados se encuentran dispersas en las páginas de nuestros diversos historiadores, teniendo, de hecho, una delgada proporción de los otros asuntos que tratan , pero aun así, cuando se juntan, es suficiente para arrojar una luz considerable sobre la vida de nuestros antepasados; de hecho, estoy convencido de que, sin embargo, yo mismo puedo fallar en el intento subsiguiente, sin embargo, con más trabajo para recolectar, o más habilidad para usar, los materiales a su alcance, ilustrados como han sido por los trabajos del Dr. Henry, de el difunto Sr. Strutt, y, sobre todo, del Sr. Sharon Turner, una mano capaz habría tenido éxito; y, por lo tanto, protesto de antemano contra cualquier argumento que pueda fundarse en el fracaso del presente experimento.

    Por otro lado, ya he dicho, que si pudiera dibujarse una imagen verdadera de los viejos modales ingleses, confiaría en la buena naturaleza y el buen sentido de mis compatriotas para asegurar su recepción favorable.

    Habiendo respondido así, a lo mejor de mi poder, a la primera clase de sus objeciones, o al menos haber mostrado mi resolución de superar las barreras que ha levantado su prudencia, seré breve al notar lo que es más peculiar para mí. Parece ser su opinión, que el mismo oficio de un anticuario, empleado en la tumba y, como el vulgar a veces alegará, en una investigación minuciosa y minuciosa, debe considerarse como incapacitándolo para componer con éxito una historia de este tipo. Pero permítame decirle, mi querido doctor, que esta objeción es más formal que sustancial. Es cierto, que composiciones tan leves podrían no adaptarse al genio más severo de nuestro amigo el señor oldbuck. Sin embargo, Horace Walpole escribió un cuento de duendes que ha emocionado a muchas personas. Y George Ellis podía transferir toda la fascinación juguetona de un humor, tan delicioso como poco común, a su resumen de los antiguos romances métricos. Para que, sin embargo, tenga la oportunidad de lamentar mi audacia actual, tengo al menos los precedentes más respetables a mi favor.

    Aun así, el anticuario más severo puede pensar que, al mezclar así la ficción con la verdad, estoy contaminando el pozo de la historia con inventos modernos, e imprimiendo sobre las nuevas ideas falsas de la generación que describo. No puedo, pero en cierto sentido, admitir la fuerza de este razonamiento, que todavía espero atravesar por las siguientes consideraciones.

    Es cierto que no puedo, ni pretendo, observar la precisión completa, incluso en cuestiones de vestimenta externa, y mucho menos en los puntos más importantes del lenguaje y los modales. Pero el mismo motivo que me impide escribir el diálogo de la pieza en anglo-sajón o en francés normando, y que me impide enviar al público este ensayo impreso con los tipos de caxton o wynken de worde, me impide intentar confinar a mí mismo dentro de los límites del período en el que se desarrolla mi historia. Es necesario, para un interés emocionante de cualquier tipo, que el tema asumido se traduzca, por así decirlo, a los modales, así como al idioma, de la época en que vivimos. Nunca se ha vinculado ninguna fascinación a la literatura oriental, igual a la producida por la primera traducción de los cuentos árabes del Sr. Galland; en el que, reteniendo, por un lado, el esplendor del vestuario oriental y, por el otro, la locura de la ficción oriental, los mezcló con un sentimiento y una expresión tan ordinarios, que los hizo interesantes e inteligibles, mientras que resumió el largo aliento. Narraciones, redujeron las reflexiones monótonas y rechazaron las repeticiones interminables del original árabe. Los cuentos, por lo tanto, aunque menos puramente orientales que en su primer brebaje, eran eminentemente más adecuados para el mercado europeo, y obtuvieron un grado inigualable de favor público, que ciertamente nunca habrían ganado si no hubieran sido en cierto grado los modales y el estilo. Familiarizado con los sentimientos y hábitos del lector occidental.

    En lo que respecta a la justicia, por lo tanto, a las multitudes que, confío, devorarán este libro con avidez, hasta ahora he explicado nuestros modales antiguos en un lenguaje moderno, y hasta ahora he detallado los caracteres y sentimientos de mis personas, que el lector moderno no se encontrará, espero, muy pisoteado por la repulsiva sequedad de la mera antigüedad. En esto, sostengo respetuosamente, en ningún caso he excedido la licencia justa debido al autor de una composición ficticia. El difunto ingenioso Sr. Strutt, en su romance de queen-hoo-hall, 5 actuó sobre otro principio; y al distinguir entre lo antiguo y lo moderno, olvidé, como me parece a mí, ese extenso terreno neutral, la gran proporción, es decir, de modales y sentimientos que son comunes a nosotros y a nuestros antepasados, que se han transmitido inalterados de para nosotros, o que, como resultado de los principios de nuestra naturaleza común, deben haber existido por igual en cualquier estado de la sociedad. De esta manera, un hombre de talento y de gran erudición anticuaria, limitó la popularidad de su trabajo, al excluir de él todo lo que no era lo suficientemente obsoleto como para ser completamente olvidado e ininteligible.

    La licencia que reivindicaría aquí es tan necesaria para la ejecución de mi plan, que ansiaré su paciencia mientras ilustro un poco más mi argumento.

    El que abre chaucer, o cualquier otro poeta antiguo, está tan impresionado con la ortografía obsoleta, las consonantes multiplicadas y la apariencia anticuada del idioma, que es capaz de dejar el trabajo desesperado, ya que está demasiado incrustado en el óxido de la antigüedad, para permitirle juzgar sus méritos o probar sus bellezas. Pero si algún amigo inteligente y consumado le señala que las dificultades por las cuales se asusta son más aparentes que reales, si, al leerle en voz alta o al reducir las palabras comunes a la ortografía moderna, satisface su prosélito que solo una décima parte de las palabras empleadas son obsoletas, el principiante puede ser fácilmente persuadido para que se acerque al pozo del inglés sin mancha, con la certeza de que un delgado grado de paciencia le permitirá disfrutar tanto del humor y el patetismo con el que el viejo geoffrey deleitaba la era de los cressy y de los poictiers.

    Para seguir esto un poco más lejos. Si nuestro neófito, fuerte en el recién nacido amor de la antigüedad, se comprometiera a imitar lo que había aprendido a admirar, debe permitirse que actúe de manera muy injusta, si seleccionara del glosario las palabras obsoletas que contiene , y emplee aquellos exclusivamente de todas las frases y vocablos retenidos en los días modernos. Este fue el error del desafortunado Chatterton. Para darle a su idioma la apariencia de la antigüedad, rechazó cada palabra que era moderna y produjo un dialecto completamente diferente al que se había hablado en Gran Bretaña. El que imitaría con éxito una lengua antigua, debe prestar más atención a su carácter gramatical, a su forma de expresión y a su disposición, que a trabajar para recopilar términos extraordinarios y anticuados que, como ya he afirmado, no se acercan a los autores antiguos la cantidad de palabras que aún se usan, aunque quizás algo alteradas en sentido y ortografía, en la proporción de uno a diez.

    Lo que he aplicado al lenguaje, es aún más justamente aplicable a los sentimientos y modales. Las pasiones, las fuentes de las cuales deben surgir en todas sus modificaciones, son generalmente las mismas en todos los rangos y condiciones, todos los países y edades; y se deduce, por supuesto, que las opiniones, hábitos de pensamiento y acciones, sin importar la influencia del estado peculiar de la sociedad, aún deben, en general, tener un fuerte parecido entre sí. Nuestros antepasados no eran más distintos de nosotros, seguramente, que los judíos de cristianos; tenían ojos, manos, órganos, dimensiones, sentidos, afectos, pasiones; fueron alimentados con la misma comida, heridos con las mismas armas, sujetos a las mismas enfermedades, calentados y enfriados por el mismo invierno y verano, como nosotros mismos. El tenor, por lo tanto, de sus afectos y sentimientos, debe haber llevado la misma proporción general a la nuestra.

    Se deduce, por lo tanto, que de los materiales que un autor tiene que usar en un romance o composición ficticia, como me he aventurado a intentarlo, encontrará que una gran proporción, tanto de lenguaje como de modales, es tan apropiada para el tiempo presente en cuanto a aquellos en los que ha puesto su tiempo de acción. La libertad de elección que esto le permite es, por lo tanto, mucho mayor, y la dificultad de su tarea mucho más disminuida de lo que parece al principio. Para tomar una ilustración de un arte hermano, se puede decir que los detalles del anticuario representan las características peculiares de un paisaje bajo la delineación del lápiz. Su torre feudal debe surgir en la debida majestad; las figuras que presenta deben tener el traje y el carácter de su edad; la pieza debe representar las características peculiares de la escena que ha elegido para su tema, con toda su elevación apropiada de roca o descenso precipitado de cataratas. Su coloración general también debe copiarse de la naturaleza: el cielo debe estar nublado o sereno, según el clima, y los tintes generales deben ser los que prevalecen en un paisaje natural. Hasta ahora, el pintor está obligado por las reglas de su arte, a una imitación precisa de las características de la naturaleza; pero no se requiere que descienda para copiar todos sus rasgos más diminutos, o que represente con absoluta exactitud las mismas hierbas, flores y árboles con los que está decorada la mancha. Estos, así como todos los puntos más pequeños de luz y sombra, son atributos propios del paisaje en general, naturales para cada situación y sujetos a la disposición del artista, según lo dicte su gusto o placer.

    Es cierto que esta licencia está limitada en cualquier caso dentro de límites legítimos. El pintor no debe introducir adornos inconsistentes con el clima o el país de su paisaje; no debe plantar cipreses sobre pulgadas de merrin o abetos escoceses entre las ruinas de Persépolis; y el autor se encuentra bajo una restricción correspondiente. Por mucho que pueda aventurarse en un detalle más completo de pasiones y sentimientos, que el que se encuentra en las antiguas composiciones que imita, no debe introducir nada inconsistente con los modales de la época; sus caballeros, escuderos, novios y hombres pueden estar más dibujados que en las delineaciones duras y secas de un antiguo manuscrito iluminado, pero el personaje y el vestuario de la época deben permanecer inviolables; deben ser las mismas figuras, dibujadas con un lápiz mejor, o, para hablar más modestamente, ejecutadas en una época en la que los principios del arte se comprendían mejor. Su lenguaje no debe ser exclusivamente obsoleto e ininteligible; pero debería admitir, si es posible, que ninguna palabra o giro de la fraseología traicione un origen directamente moderno. Una cosa es hacer uso del lenguaje y los sentimientos que son comunes a nosotros y a nuestros antepasados, y otra es invertirlos en los sentimientos y el dialecto exclusivamente propios de sus descendientes.

    Esto, mi querido amigo, he encontrado la parte más difícil de mi tarea; y, para hablar con franqueza, apenas espero satisfacer su juicio menos parcial y un conocimiento más extenso de tales temas, ya que apenas he podido complacer el mío.

    Soy consciente de que me encontrarán aún más defectuoso en el tono de la vestimenta y el vestuario, por aquellos que estén dispuestos rígidamente a examinar mi historia, con referencia a los modales del período exacto en que florecieron mis actores: puede ser, que he introducido poco lo que positivamente se puede llamar moderno; pero, por otro lado, es extremadamente probable que haya confundido los modales de dos o tres siglos, e introducido, durante el reinado de richard el primero, circunstancias apropiadas a un período considerablemente anterior o mucho más tarde que esa era Es mi consuelo que los errores de este tipo escapen a la clase general de lectores y que pueda compartir el aplauso merecido de aquellos arquitectos que, en su gótico moderno, no dudan en presentarlo, sin reglas ni métodos. , adornos propios de diferentes estilos y diferentes períodos del arte. Aquellos cuyas extensas investigaciones les han dado los medios para juzgar mis retrocesos con más severidad, probablemente serán indulgentes en proporción a su conocimiento de la dificultad de mi tarea. Mi amigo honesto y descuidado, ingulphus, me ha proporcionado muchas pistas valiosas; Pero la luz ofrecida por el monje de Croydon y Geoffrey de Vinsauff se ve atenuada por tal conglomerado de materia sin interés e ininteligible, que volamos con gusto a las deliciosas páginas del galante froissart, aunque floreció en un período tan prolongado. Más alejado de la fecha de mi historia. Si, por lo tanto, mi querido amigo, tienes la generosidad suficiente para perdonar el intento presuntuoso, para enmarcarme una corona de trovador, en parte de las perlas de la antigüedad pura, y en parte de las piedras y la pasta de Bristol, con las cuales me he esforzado por imítelos, estoy convencido de que su opinión sobre la dificultad de la tarea lo reconciliará con la forma imperfecta de su ejecución.

    De mis materiales tengo poco que decir. Pueden encontrarse principalmente en el singular anglo-normando ms, que sir arthur wardour conserva con tanto celo en el tercer cajón de su armario de roble, apenas permitiendo que nadie lo toque, y siendo él mismo incapaz de leer una sílaba de su contenido. Nunca debería haber obtenido su consentimiento, en mi visita a Escocia, para leer en esas páginas preciosas durante tantas horas, si no hubiera prometido designarlo por algún modo enfático de impresión, como {el manuscrito de Ward}; dándole, por lo tanto, una individualidad tan importante como el bannatyne ms., el auchinleck ms., y cualquier otro monumento de la paciencia de un escritor gótico. He enviado, para su consideración privada, una lista de los contenidos de esta curiosa pieza, que quizás adjunte, con su aprobación, al tercer volumen de mi cuento, en caso de que el demonio de la impresora continúe impaciente por la copia, cuando el Toda mi narrativa ha sido impuesta.

    Adiós, mi querido amigo; He dicho lo suficiente para explicar, si no para reivindicar, el intento que he hecho y que, a pesar de sus dudas y mi propia incapacidad, todavía estoy dispuesto a creer que no se ha hecho en vano.

    Espero que ahora esté bien recuperado de su ataque de gota en la primavera, y me alegrará si el consejo de su médico experto le recomienda un recorrido por estas partes. Recientemente se han excavado varias curiosidades cerca de la pared, así como en la antigua estación de Habitancum. Hablando de esto último, supongo que hace mucho que escuchó la noticia de que un boor churlish y malhumorado ha destruido la antigua estatua, o más bien el bajorrelieve, popularmente llamado Robin de Redesdale. Parece que la fama de Robin atrajo a más visitantes de lo que era consistente con el crecimiento del brezo, en un páramo digno de un chelín por acre. Reverendo mientras te escribes, sé vengativo por una vez y reza conmigo para que pueda ser visitado con tal ataque de piedra, como si tuviera todos los fragmentos del pobre petirrojo en esa región de sus vísceras donde la enfermedad tiene su asiento. . No digas esto con entusiasmo, para que los escoceses no se alegren de haber encontrado por fin una instancia paralela entre sus vecinos, a ese acto bárbaro que demolió el horno de Arthur. Pero la lamentación no tiene fin cuando nos acercamos a tales temas. Mis respetuosos cumplidos asisten a miss dryasdust; Me esforcé por hacer coincidir los espectáculos agradables a su comisión, durante mi último viaje a Londres, y espero que los haya recibido a salvo y los haya encontrado satisfactorios. Lo envío por el transportista ciego, de modo que probablemente haya pasado algún tiempo en su viaje. 6 6

    La última noticia que escucho de Edimburgo es que el caballero que llena la situación de secretario de la sociedad de anticuarios de Escocia, 7 es el mejor dibujante aficionado en ese reino, y eso es lo que se espera de su habilidad y celo al delinear esos especímenes de la antigüedad nacional, que se mueven bajo el lento toque del tiempo o son arrastrados por el gusto moderno, con el mismo estilo. De destrucción que John Knox usó en la reforma. Una vez más adiós; vale tándem, no inmemorial mei. Creeme que soy

    Reverendo, y muy querido señor,

    Tu más fiel y humilde servidor.

    Laurence Templeton.

    Toppingwold, cerca de egremont, cumberland, nov. 17, 1817.

    Ivanhoe.

    Capítulo I

    Así comunicé estos; mientras a su humilde cúpula,

    Los cerdos completamente alimentados regresaron con la noche en casa;

    Obligado, renuente, a los varios espías,

    Con estruendosos gritos desagradables y desagradecidos.

    La odisea del papa

    En ese agradable distrito de Inglaterra alegre regado por el río Don, en la antigüedad se extendía un gran bosque que cubría la mayor parte de las hermosas colinas y valles que se encuentran entre Sheffield y la agradable ciudad de Doncaster. Los restos de este extenso bosque aún se pueden ver en los nobles asientos de Goworth, Warncliffe Park y alrededor de Rotherham. Aquí perseguido de antaño el fabuloso dragón de wantley; aquí se libraron muchas de las batallas más desesperadas durante las guerras civiles de las rosas; y aquí también florecieron en la antigüedad esas bandas de forajidos galantes, cuyas obras se han hecho tan populares en la canción inglesa.

    Como nuestra escena principal, la fecha de nuestra historia se refiere a un período hacia el final del reinado de richard i., cuando su regreso de su largo cautiverio se había convertido en un evento más deseado que esperado por sus desesperados sujetos, que estaban en mientras tanto sometido a toda especie de opresión subordinada. Los nobles, cuyo poder se había vuelto exorbitante durante el reinado de stephen, y a quienes la prudencia de henry the second apenas había reducido en algún grado de sujeción a la corona, ahora habían retomado su antigua licencia en su máxima extensión; despreciando la débil interferencia del consejo de estado inglés, fortaleciendo sus castillos, aumentando el número de sus dependientes, reduciendo a su alrededor a un estado de vasallaje, y esforzándose por todos los medios en su poder, para colocarse a la cabeza de cada uno fuerzas que podrían permitirle hacer una figura en las convulsiones nacionales que parecían ser inminentes.

    La situación de la nobleza inferior, o franklins, como se les llamaba, quienes, según la ley y el espíritu de la constitución inglesa, tenían derecho a mantenerse independientes de la tiranía feudal, se volvió inusualmente precaria. Si, como era el caso más general, se pusieron bajo la protección de cualquiera de los reyes pequeños en su vecindad, aceptaron cargos feudales en su casa, o se obligaron por tratados mutuos de alianza y protección, para apoyarlo en sus empresas , de hecho, podrían comprar reposo temporal; pero debe ser con el sacrificio de esa independencia tan apreciada por todos los senos ingleses, y ante el riesgo de estar involucrado como parte en cualquier expedición precipitada que la ambición de su protector podría llevarlo a emprender. Por otro lado, los medios de irritación y opresión que los grandes barones poseían, tan y tan multiplicados, que nunca quisieron el pretexto, y rara vez la voluntad, de hostigar y perseguir, incluso hasta el borde de la destrucción, cualquiera de sus vecinos menos poderosos, que intentaron separarse de su autoridad y confiar en su protección, durante los peligros de los tiempos, en su propia conducta inofensiva y en las leyes de la tierra.

    Una circunstancia que tendió a realzar en gran medida la tiranía de la nobleza, y los sufrimientos de las clases inferiores, surgió de las consecuencias de la conquista del duque Guillermo de Normandía. Cuatro generaciones no habían sido suficientes para mezclar la sangre hostil de los normans y los anglosajones, o para unir, por lenguaje común e intereses mutuos, dos razas hostiles, una de las cuales todavía sentía el júbilo del triunfo, mientras que la otra gimió bajo todos los consecuencias de la derrota. El poder había sido puesto completamente en manos de la nobleza normanda, por el evento de la batalla de las persecuciones, y había sido utilizado, como nos aseguran nuestras historias, sin mano moderada. Toda la raza de príncipes y nobles sajones había sido extirpada o desheredada, con pocas o ninguna excepción; ni eran grandes los números que poseían tierras en el país de sus padres, incluso como propietarios de la segunda, o de clases aún inferiores. La política real había sido durante mucho tiempo debilitar, por todos los medios, legales o ilegales, la fuerza de una parte de la población que justamente se consideraba que alimentaba la antipatía más inveterada hacia su vencedor. Todos los monarcas de la raza normanda habían mostrado la predilección más marcada por sus súbditos normandos; Las leyes de la persecución, y muchas otras igualmente desconocidas para el espíritu más suave y más libre de la constitución sajona, se habían fijado en los cuellos de los habitantes subyugados, para agregar peso, por así decirlo, a las cadenas feudales con las que estaban cargado. En la corte y en los castillos de los grandes nobles, donde se emulaba la pompa y el estado de una corte, el francés normando era el único idioma empleado; En los tribunales de justicia, los alegatos y sentencias se pronunciaron en la misma lengua. En resumen, el francés era el idioma del honor, de la caballería e incluso de la justicia, mientras que el anglosajón, mucho más varonil y expresivo, fue abandonado al uso de la rústica y la hinds, que no conocían a nadie más. Sin embargo, la necesaria relación entre los señores del suelo y aquellos seres inferiores oprimidos por quienes se cultivó ese suelo, ocasionó la formación gradual de un dialecto, compuesto entre los franceses y los anglosajones, en el que podían rendirse. Mutuamente inteligibles el uno al otro; y de esta necesidad surgió gradualmente la estructura de nuestro idioma inglés actual, en el cual el discurso de los vencedores y los vencidos se ha mezclado tan felizmente; y que desde entonces se ha mejorado enormemente gracias a las importaciones de los idiomas clásicos y de los que hablan las naciones del sur de Europa.

    Este estado de cosas he pensado que es necesario pretender para la información del lector general, que podría ser capaz de olvidar, que, aunque no haya grandes acontecimientos históricos, como la guerra o la insurrección, marcan la existencia de los anglosajones como un personas separadas posteriores al reinado de william el segundo; Sin embargo, las grandes distinciones nacionales entre ellos y sus conquistadores, el recuerdo de lo que habían sido anteriormente y de lo que ahora se redujeron, continuaron hasta el reinado de Edward el tercero, para mantener abiertas las heridas que la conquista había infligido, y para mantener una línea de separación entre los descendientes de los vencedores y los sajones vencidos.

    El sol se estaba poniendo sobre uno de los ricos claros de hierba de ese bosque, que hemos mencionado al comienzo del capítulo. Cientos de robles de cabeza ancha, tallo corto y ramas anchas, que habían presenciado tal vez la majestuosa marcha de los soldados romanos, arrojaron sus nudosos brazos sobre una gruesa alfombra de la más deliciosa hierba verde; en algunos lugares, se mezclaban con hayas, hollies y madera contrachapada de varias descripciones, tan cerca como para interceptar totalmente los rayos del sol que se hundía; en otros se alejaron el uno del otro, formando esas largas vistas panorámicas, en la complejidad de la cual el ojo se deleita en perderse, mientras que la imaginación los considera como los caminos hacia escenas aún más salvajes de la soledad de Silvan. Aquí los rayos rojos del sol proyectaban una luz rota y descolorida, que colgaba parcialmente de las ramas destrozadas y los

    ¿Disfrutas la vista previa?
    Página 1 de 1