Disfruta de millones de libros electrónicos, audiolibros, revistas y más

A solo $11.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar cuando quieras.

Bajar de peso: Consejos, alimentos y hábitos saludables a considerar diariamente

Bajar de peso: Consejos, alimentos y hábitos saludables a considerar diariamente

Leer la vista previa

Bajar de peso: Consejos, alimentos y hábitos saludables a considerar diariamente

Longitud:
602 páginas
8 horas
Editorial:
Publicado:
28 mar 2020
ISBN:
9788835396000
Formato:
Libro

Descripción

Este libro consta de dos títulos.

Título 1: Sobrepeso, todos conocen la palabra y casi todos la odian. Hay tantas cosas diferentes para perder peso por ahí que puede ser difícil encontrar una que realmente funcione. Bueno, no busques más, este libro tiene muchos consejos y trucos diferentes para ayudarte y algunos que se adaptan a tu estilo de vida.
Este libro le enseñará problemas, causas, fuentes, como las grasas trans, y 21 riesgos de salud para evitar. Aprenda cuáles son los diez errores más comunes de pérdida de peso, así como cuáles son los peores mitos cuando se trata de perder peso.
Dieta, esa palabra es una de las dos que se usan para describir la solución para el sobrepeso, pero ¿sabías que si haces la incorrecta para ti, podrías empeorar el problema? Incluso descubra cuáles son algunos buenos bocadillos para bajar de peso.
Ejercicio, esa es la otra palabra que se usa para describir la solución al sobrepeso. Hay literalmente miles de ejercicios diferentes que puedes hacer, pero este libro puede ayudarte a reducirlo a los que mejor se adapten a tu situación.
Este libro contiene literalmente docenas de consejos y métodos de expertos, entonces, ¿qué estás esperando? ¡Comienza a leer y comienza a arrojar esas libras no deseadas!




Título 2: Ah, agua, ese precioso regalo que muchos de nosotros damos por sentado, olvidando cuánto afecta nuestra salud si no tenemos suficiente. Puede sorprenderlo, pero obtener suficiente agua todos los días juega un papel importante en nuestro peso. Se han realizado innumerables estudios sobre cómo nuestros cuerpos usan diversos líquidos en comparación con el agua. Ya se trate de refrescos, alcohol o leche con chocolate. Con este libro puedes aprender sobre todo esto y más.
Aprende cuánto beber. Aprende cuándo beber. ¡Aprenda DIECEIS diferentes maneras de hacer que sepa mejor! Aprende cómo el agua interactúa con diferentes vitaminas y minerales. Lea acerca de nueve formas diferentes en que el sueño mejora nuestra salud, junto con trece técnicas para ayudarlo a dormir mejor por la noche. ¡Incluso cómo la meditación ayuda con la pérdida de peso!
Este libro también contiene más de 230 citas inspiradoras sobre temas que van desde el humor, la salud y el éxito hasta la duda, el hambre y la preocupación. Lea las historias motivadoras de las personas y más de 50 afirmaciones de pérdida de peso.
Lea sobre cómo puede combatir su estrés con una buena nutrición. Aprenda cómo la alimentación consciente puede ayudar a perder esos kilos de más. Lea cómo resistir la Tentación de los Alimentos, y descubra cuáles son los 18 alimentos “poco saludables” que son realmente buenos para usted. Es hora de acurrucarse en una acogedora silla con una nueva marca que cambiará su vida.
Editorial:
Publicado:
28 mar 2020
ISBN:
9788835396000
Formato:
Libro

Sobre el autor


Relacionado con Bajar de peso

Libros relacionados

Artículos relacionados

Vista previa del libro

Bajar de peso - Sander Stacksson

¡Gracias!

Tabla de contenido

Introducción

Capítulo 1: Problemas, causas y 21 riesgos para la salud que se deben evitar

Capítulo 2: Los 26 beneficios de la pérdida de peso

Capítulo 3: Los 10 principales errores comunes de pérdida de peso

Capítulo 4: 14 hierbas y sustancias saludables

Capítulo 5: 7 consejos para hacerlo más rápido

Capítulo 6: Nueve pensamientos sobre el establecimiento de patrones y objetivos

Capítulo 7: Se trata de ejercicio

Capítulo 8: Quemar Grasa

Capítulo 9: Quemar calorías

Capítulo 10: Deportes

Capítulo 11: 13 consejos para hacer ejercicio

Capítulo 12: 9 ideas de ejercicio

Capítulo 13: 17 bailes para bajar de peso

Capítulo 14: Ejercicio social

Capítulo 15: Los 10 consejos secretos para una pérdida de peso más inteligente

Capítulo 16: 18 Consejos generales para comer

Capítulo 17: Contando Calorías

Capítulo 18: ¿Dieta baja en carbohidratos o no?

Capítulo 19: Alimentos ricos en fibra

Capítulo 20: grasas trans y otros asesinos

Capítulo 21: Aperitivos para bajar de peso

Capítulo 22: Cómo bajar de peso rápido: 3 pasos simples

Capítulo 23: Una mentalidad más sana para la pérdida de peso

Capítulo 24: Más consejos de expertos

Capítulo 25: Los peores mitos sobre la pérdida de peso

Introducción

Perder peso puede ser un desafío, razón por la cual muchas personas tienen sobrepeso. Tal vez ni siquiera estás muy por encima del promedio, pero no eres el peso perfecto que te gustaría tener.

Dado que el cuerpo es una cosa tan complicada, puede ser confuso descubrir qué funciona mejor. Además, es un proceso consistente y no siempre es fácil. Pero perder peso no tiene que ser antinatural. No necesita una liposucción o alguna otra medida extrema para deshacerse de la grasa no deseada. Hay muchas formas naturales de perder peso, y en este libro, le mostraré algunas importantes.

Déjame preguntarte esto: si quisieras lograr algo, ¿qué tendrías que hacer? Es bastante básico. Primero, debes averiguar CÓMO hacerlo; entonces el primer aspecto es el conocimiento. Segundo, haces lo que acabas de descubrir; entonces la segunda parte es actuar sobre el nuevo conocimiento encontrado. Esos dos pasos simples crearán los resultados deseados, si el conocimiento es correcto y si actúa de la manera correcta, por supuesto.

Señalaré POR QUÉ puede ser importante para usted perder peso, qué enfermedades y calamidades puede evitar. Si comprende esto, podrá mantenerse motivado y ver los beneficios. Después de eso, indicaré algunas formas naturales de perder peso y cómo acelerar el proceso. Vamos a ver. Continúa y pasa al primer capítulo.

Capítulo 1: Problemas, causas y 21 riesgos para la salud que se deben evitar

Las estadísticas no mienten

Probablemente no tenga que decirte qué tan grande es el problema y cuántas personas tienen sobrepeso, especialmente en ciertas áreas del mundo. Tiene sentido porque la mayoría de las veces es más fácil aumentar de peso que perderlo. Veamos algunas estadísticas. Estados Unidos, por ejemplo, es uno de los principales países problemáticos en lo que respecta a la obesidad. Recientemente, un estudio mostró que México podría haberlo pasado y pasar a la parte superior de la lista, pero aún así. Aquí hay una descripción general de cómo fue en 2012 solo para tener una idea de la magnitud. Estas estadísticas son de la OCDE.

Huelga decir que es obvio que el problema es más frecuente entre las naciones más ricas, como las de América del Norte, Oceanía, Europa occidental y algunas de las naciones asiáticas más ricas. Pero incluso en países como India, Indonesia y Sudáfrica, el problema es enorme. Tiene sentido, ya que muchos de los países más pobres del mundo tienen una población que lucha por sobrevivir y tiene más problemas para no tener suficientes alimentos y estar demasiado flaco, en lugar de comer en exceso o engordar demasiado. Es muy simple

La seriedad de esto, que estoy tratando de señalar con esta tabla, se hace evidente cuando nos fijamos en los porcentajes. Para los Estados Unidos, fue más del 35%. Otros países tenían porcentajes más bajos, pero todavía había otros 12 países en esa lista con un porcentaje del 20% o más. Eso significa que en cada uno de esos países, como México, Nueva Zelanda o Hungría, entre un quinto y un tercio del país padecía obesidad. Eso es un gran problema, ¿no?

Aquí hay algo más que encontré en el mismo informe: un gráfico que muestra que el problema se ha vuelto más grande y más grave. ¿Ves la línea que sube? Eso significa que hace 20 o 30 años, el problema de la obesidad no era tan pesado como lo es ahora.

Cuando mira este gráfico, verá que en los Estados Unidos, por ejemplo, la población solo tenía una tasa de obesidad del 15%, y que ha aumentado mucho desde entonces, hasta el 35%. Los otros países en este gráfico también muestran un aumento, algunos más dramáticos que otros.

El mismo informe también indicó un mayor porcentaje y un aumento de la población de niños obesos, lo que nos permite saber que el problema no solo se relaciona con los adultos. El entorno social y económico, así como el transporte, el procesamiento de alimentos, las influencias de comercialización y los sistemas de distribución afectan los hábitos y preferencias alimentarias de los niños, lo que a su vez influye en su peso.

Otros estudios señalaron que a esta velocidad, más del 50% de la población estadounidense tendrá problemas de obesidad para 2030.

La economía y la fuerza laboral

Al investigar el impacto en la economía y las industrias, me encontré con muchos hechos y cifras asombrosas en los Estados Unidos.

En 2010, la Oficina de Presupuesto del Congreso no partidista declaró que casi el 20% del aumento en el gasto en atención médica en los Estados Unidos fue causado por la obesidad. ¡El gasto totalizó alrededor de $ 200 mil millones! Si la tendencia continúa, esto aumentará en otros $ 43 a $ 66 mil millones cada año. ¿Te imaginas la carga sobre la sociedad por la tendencia al sobrepeso?

La misma investigación señaló que las personas con obesidad gastan $ 2,741 adicionales en problemas médicos, en oposición a las personas con un peso normal.

Los trabajadores a tiempo completo en los Estados Unidos que tienen sobrepeso o padecen otras enfermedades crónicas pierden aproximadamente 450 millones de días adicionales de trabajo cada año. Esto significa que se pierden alrededor de $ 153 mil millones en costos de productividad. Los Centros para el Control de Enfermedades informan que los gastos médicos para los empleados obesos son 42% más altos que para las personas con un peso saludable promedio.

El Departamento de Agricultura de los Estados Unidos afirma que las dietas más saludables podrían evitar más de $ 71 mil millones cada año en costos médicos, pérdida de productividad o vidas perdidas.

Cuando observa todos estos números, puede concluir lo siguiente:

R Se ahorrará muchos problemas financieros si comienza a vivir de manera saludable.

B Contribuirá mejor a la sociedad al ser una carga financiera y médica menor.

C Puede aumentar la fuerza laboral y la productividad de su país si se mantiene en forma.

D La obesidad y el sobrepeso es un gran problema.

E No estás solo. Otros tienen el mismo problema, pero a diferencia de otros, puedes ser uno de esos conquistadores que supera sus propias debilidades.

Sobrepeso y riesgos para la salud

Tengo que admitir honestamente que subestimé enormemente los riesgos de tener sobrepeso antes de comenzar a escribir esta serie. Siempre investigo mucho antes de escribir algo, así que los hechos que descubrí me dejaron boquiabierto. Sí, sabía que las personas con sobrepeso no podían correr tan rápido, que había algunas enfermedades cardíacas relacionadas con eso y que su presión arterial era peor. Pero espero que se sienta motivado por la larga lista a continuación, para mantenerse delgado o adelgazar para evitar todo el drama de la muerte, la infertilidad, los problemas pulmonares... bueno... ahora me estoy adelantando. Anímate y descúbrelo por ti mismo. Vale la pena mantenerse en forma y comer los alimentos correctos.

A pesar del hecho de que muchas personas tienen el mismo problema, si tiene sobrepeso, debe enfrentar la realidad y admitir que enfrenta algunos riesgos de salud graves, algunos de los cuales causan la muerte prematura y una discapacidad sustancial.

Muchas personas no se dan cuenta de que los riesgos ya comienzan cuando alguien tiene un sobrepeso leve, y que los riesgos solo aumentan cuando se vuelven más pesados. Muchas afecciones son la causa de personas y miembros de la familia que sufren por períodos de tiempo más largos, y los costos de ser atendidos por el sistema de atención médica pueden sumar cantidades enormes. Los siguientes son algunos de los problemas de salud más notorios causados ​​por la obesidad.

Riesgo 1: enfermedad coronaria, derrames cerebrales y ataques cardíacos

A medida que aumenta la masa corporal, también aumenta la probabilidad de contraer una enfermedad coronaria. Ser obeso es terrible para el corazón. Es una condición en la cual una sustancia cerosa llamada placa aumenta y se acumula dentro de las arterias coronarias, las cuales transportan sangre rica en oxígeno al corazón. La placa bloquea u obstruye las arterias y evita que la sangre fluya hacia el músculo cardíaco, lo que puede provocar un derrame cerebral, un ataque cardíaco o insuficiencia cardíaca.

Si se cae un área de placa, se puede formar un coágulo de sangre. Si el coágulo está cerca de su cerebro, puede evitar que la sangre y el oxígeno lleguen al cerebro y causen un derrame cerebral. Cuanto más pesado sea, mayor es el riesgo de sufrir un derrame cerebral.

Otro tipo de accidente cerebrovascular ocurre cuando un vaso sanguíneo en el cerebro estalla. Se llama accidente cerebrovascular hemorrágico, y aunque la causa es diferente, los resultados finales son similares.

Otros síntomas y efectos comunes de la enfermedad cardíaca son angina (dolor en el pecho), un ritmo cardíaco anormal y muerte súbita cardíaca. En todos los Estados Unidos, las enfermedades cardíacas son las principales causas de muerte. Cuando las personas tienen sobrepeso, su nivel de colesterol es más alto, lo que resulta en una mayor presión sobre el corazón y también daña otros órganos. Los estudios indican que solo una pérdida de peso tan baja como del 5-10 por ciento ya puede disminuir drásticamente el riesgo de estas terribles enfermedades. Por lo tanto, si pesa 200 libras, es posible que desee considerar perder al menos 10 libras, preferiblemente más.

Un estudio mostró que el sobrepeso aumenta el riesgo de enfermedad cardíaca en un 32%, y la obesidad, que se considera un mayor nivel de sobrepeso, lo hace en un 81%.

Riesgo 2: presión arterial más alta

Otro fenómeno que puede ser causado por el sobrepeso es una presión arterial demasiado alta. La presión arterial alta es seis veces más común en personas con sobrepeso que en personas que son lo suficientemente ligeras como para ser consideradas saludables. La American Heart Association registró que 22 libras de exceso de peso aumentan la presión arterial sistólica, lo que, según ellos, a menudo resulta en un riesgo 24% mayor de accidente cerebrovascular, y las personas que son severamente obesas tienen un 64% más de probabilidades de sufrir un accidente cerebrovascular.

A medida que el corazón bombea sangre, la presión arterial obliga a la sangre a empujar contra las paredes de las arterias. Si esta presión se vuelve demasiado alta, puede dañar su cuerpo de muchas maneras. Imagínese esas arterias pobres tratando de mantener la presión de la sangre que las empuja. Eventualmente se romperá algo.

Se considera normal tener una presión arterial de 120/80 mm Hg (a menudo denominada 120 sobre 80). Cuando el número más alto (que es la presión sanguínea sistólica) es constantemente 140 o más, o el número más bajo (la presión sanguínea diastólica) es 90 o más, entonces tiene una presión sanguínea demasiado alta.

Cuando el cuerpo necesita bombear más fuerte para suministrar toda la sangre a las células, puede dañar los riñones, que controlan la presión arterial. Este también es un efecto causado por la obesidad.

Por cierto, otra cosa que puede causar una presión arterial más alta es fumar.

Riesgo 3: hipertensión

Como mencioné, la presión arterial normal debería ser de aproximadamente 120/80 mm Hg. Cuando la presión arterial aumenta a 150/90, se convierte en un problema grave que se conoce como hipertensión. Si solo tiene 139/89, está experimentando pre-hipertensión. Esto significa que tiene un alto riesgo de contraer hipertensión en el futuro.

La hipertensión tiene que ver con la sangre dentro de las paredes internas de las arterias. Hay dos tipos de hipertensión: hipertensión esencial (primaria) e hipertensión secundaria. La mayoría de la gente tiene el primero. La hipertensión puede ser causada por la obesidad, pero otros factores que contribuyen a ella son la herencia, los problemas renales y la actividad cerebral. Sin embargo, el 26 por ciento de todos los casos tenía hipertensión debido a problemas de peso.

La hipertensión secundaria no es tan común y es la consecuencia de otros problemas médicos subyacentes, como anticonceptivos orales, enfermedad renal, hiperaldosteronismo primario, feocromocitoma, síndrome de apnea del sueño o coartación de la aorta.

Las personas que sufren de hipertensión deben recibir medicamentos para la presión arterial o antihipertensivos. Si el individuo involucrado pierde suficiente peso, se puede suspender el medicamento. Por esa razón, será mejor comenzar una dieta y comenzar a hacer ejercicio que esperar hasta que tenga el problema y obtener medicamentos. Es mejor prevenir que curar, ¿verdad?

El problema de la hipertensión es de una naturaleza tan grave que hay 58-65 millones de adultos en los Estados Unidos que lo tienen, y que es la razón más común para que los adultos no embarazadas acudan al médico y el uso de medicamentos recetados..

Riesgo 4: Diabetes tipo 2

Cuando leí sobre esto, me recordó a un amigo que vio un Icee o Slush Puppy (mucha limonada u otro jarabe azucarado con hielo), y lo llamó diabetes en una taza. Claramente, ella no compró nada después de esa broma.

La diabetes significa que el nivel de glucosa en la sangre del cuerpo, o nivel de azúcar en la sangre, está por encima del promedio y necesita ser regulado. Cuando todo va bien, el cuerpo humano descompone los alimentos en glucosa y los transporta a las células del cuerpo. Esas células usan una hormona, que se llama insulina, para transformar la glucosa en energía.

Pero una persona con diabetes tipo 2 tiene un cuerpo que no usa la insulina de la manera correcta. Al principio, el cuerpo crea más insulina, pero después de un tiempo, el cuerpo ya no puede producir suficiente insulina para regular el nivel de azúcar en la sangre. Sus probabilidades de contraer diabetes son mucho mayores si tiene sobrepeso. La diabetes puede provocar la muerte prematura, un derrame cerebral, enfermedad renal e incluso ceguera.

En la diabetes tipo 2, las células del cuerpo no usan la insulina adecuadamente. Al principio, el cuerpo reacciona produciendo más insulina. Sin embargo, con el tiempo, el cuerpo no puede producir suficiente insulina para controlar su nivel de azúcar en la sangre. La diabetes tipo 2 es el tipo más común de diabetes.

Los antecedentes familiares y los genes pueden desempeñar un papel en la diabetes tipo 2, pero definitivamente existe un mayor riesgo si no hace mucho ejercicio, no controla su dieta o tiene más grasa corporal en exceso. Aproximadamente el 80 por ciento de las personas con diabetes tipo 2 tienen sobrepeso. Como son demasiado pesados, cambia sus células, lo que las hace resistentes a la insulina.

La insulina es vital para nuestra salud, pero puede ser realmente mala si obtenemos las cantidades incorrectas. Cuando recibimos demasiada insulina, su cuerpo tendrá un exceso de glucosa, lo que hará que anhele los alimentos más de lo que debería. Es por eso que demasiada insulina produce apetitos incontrolados y patrones de alimentación. La insulina convierte la glucosa en grasa y la almacena en los órganos y la cintura. Pero con alguien con resistencia a la insulina, que a menudo ocurre con personas obesas o con diabetes, la glucosa se convierte automáticamente en grasa, más de lo que el hígado y los músculos pueden manejar. En lugar de proporcionar el combustible y la energía necesarios para el cuerpo, se transforma directamente en grasa.

Cuando la resistencia a la insulina causa inflamación en los órganos, los azúcares en la sangre destruyen los vasos sanguíneos. Los riñones están tratando de eliminar el exceso de glucosa en la sangre, pero debido a que la glucosa se ha vuelto demasiado y demasiado fuerte, se rompe la barrera de limpieza de los riñones, causando daños y dolor en los riñones. La diabetes o la resistencia a la insulina pueden tener los siguientes síntomas:

Fatiga.

Aumento de peso (obviamente).

Cerebro empañado.

Incapacidad para concentrarse.

Aumento del hambre.

Somnolencia, especialmente después de una comida.

Riesgo 5: grasas anormales en la sangre

Las grasas anormales en la sangre también son causadas por la obesidad. Esos niveles de grasas incluyen altos niveles de triglicéridos y colesterol LDL (malo) y bajos niveles de colesterol HDL (bueno). Los niveles anormales de esas grasas en la sangre pueden causar enfermedades cardiovasculares.

Riesgo 6: síndrome metabólico

Este es el nombre de una serie de factores que aumentan su riesgo de enfermedad cardíaca y otros problemas. Si tiene 3 o más de los siguientes rasgos corporales, podría estar sufriendo este síndrome.

Una cintura grande u obesidad abdominal, como en las caderas.

Un nivel de triglicéridos que está por encima de lo normal.

Un nivel de colesterol HDL que es demasiado bajo.

Una hipertensión arterial.

Azúcar en sangre en ayunas más alto de lo normal.

Las mujeres a menudo hacen la pregunta sobre el tamaño de la cintura, ya que las caderas de las mujeres son (para alegría de los hombres, quienes a menudo piensan que es atractivo) más anchas y más propensas a aumentar de tamaño. Sin embargo, para muchas mujeres, esta preocupación está sobrevalorada y hay demasiadas preocupaciones al respecto. Pero si la amplitud consiste principalmente en un exceso de grasa, se convierte en un problema grave, tanto para hombres como para mujeres.

Las mujeres con una cintura de más de 35 pulgadas y los hombres con un tamaño de cintura de más de 40 pulgadas podrían tener una mayor probabilidad de desarrollar enfermedades debido a la obesidad, como el síndrome metabólico.

Es importante saber el tamaño de su cintura en pulgadas. Tener demasiada grasa alrededor de la cintura puede aumentar los riesgos para la salud aún más que tener grasa en otras partes del cuerpo.

Las mujeres con un tamaño de cintura de más de 35 pulgadas (89 centímetros) y los hombres con un tamaño de cintura de más de 40 pulgadas (100 centímetros) pueden tener mayores posibilidades de desarrollar enfermedades relacionadas con la obesidad.

Riesgo 7: cáncer

Los científicos han descubierto que alrededor de 572,000 estadounidenses mueren de cáncer cada año, y que aproximadamente el 33% de esas muertes están relacionadas con el exceso de peso, la mala nutrición y la falta de ejercicio. ¡Tener sobrepeso puede aumentar su probabilidad de contraer cáncer en un tercio!

El cáncer ocurre cuando ciertas células del cuerpo crecen sin control y se vuelven anormalmente grandes. Las células pueden extenderse a otras partes del cuerpo, como el hígado. Es la segunda causa principal de muerte en los Estados Unidos. Tener sobrepeso aumenta el riesgo de:

Cáncer de mama.

Cáncer endometrial.

Cáncer de vesícula biliar.

Cáncer de colon.

Cancer de RIÑON.

Cáncer de páncreas.

Cancer de prostata.

Cáncer de estómago.

Cáncer de útero.

Cáncer de cuello uterino.

Cáncer de ovario.

No es seguro cuánto peso corporal aumenta su cuerpo para tener un cierto porcentaje mayor de riesgo de contraer cáncer en estas áreas. El cuerpo de cada persona es diferente, y el cáncer sigue siendo una enfermedad impredecible que deja a muchos científicos rascándose la cabeza. Sin embargo, si tiene sobrepeso, es seguro que aumenta el riesgo de contraer cáncer en algún grado, entonces, ¿por qué correr el riesgo, verdad? Es mejor perder peso y morir más tarde, omita esa quimioterapia y tenga más certeza y reduzca las facturas médicas en su vida.

Algunos científicos creen que después del tabaquismo, la obesidad es la principal causa de muerte por cáncer.

Riesgo 8: osteoartritis

Este es un problema articular de rodillas, caderas y espalda baja. Aparece cuando el tejido que protege las articulaciones se ha desgastado debido al aumento de peso. Cuando tiene sobrepeso, es posible que sus piernas no puedan transportarlo y las articulaciones se dañen, causando dolor en sus rodillas y caderas.

La osteoartritis causa rigidez y dolor en las articulaciones. A menudo se relaciona con el envejecimiento, factores genéticos y lesiones, pero también con la obesidad. Se encuentra más comúnmente en las manos, rodillas, caderas y espalda baja. No es muy complicado. Si su abdomen y otras áreas superiores se vuelven más pesadas, los huesos y las articulaciones de las piernas y la cintura tienen que soportar más peso, lo que a menudo no pueden. Así es como ocurre el daño.

Un estudio realizado por el doctor Messier, concluyó con la conclusión de que cada libra de pérdida de peso resultó en una reducción de 4 libras en la carga de la articulación de la rodilla y la presión de la rodilla. A medida que avanzaban, calcularon que por cada libra que pierdes, pierdes mucha más presión sobre tus rodillas por cada milla que caminas.

El cartílago en las rodillas puede romperse y la fricción de los huesos será menor. El cartílago tiene una función en las rodillas: los huesos están cubiertos con ellas, lo que les permite deslizarse suavemente entre sí. Se encuentra en el fémur, la espinilla y la rótula. Se mueven junto con tus articulaciones cuando caminas.

La hormona leptina, según algunos investigadores, también juega un papel importante en la osteoartritis, que es estimulada por el sobrepeso.

La buena noticia es que aquellos con osteoartritis que perdieron peso significativo en esos estudios al hacer ejercicio y hacer dieta, redujeron su dolor de rodilla a la mitad. Experimentará menos dolor y podrá moverse más rápido de un lugar a otro si logra mantener su peso dentro de los límites adecuados. No tendrá que tragarse todas esas pastillas para el dolor y presentarse en el consultorio del médico con tanta frecuencia si se deshace de la grasa innecesaria en su cuerpo. No todo el dolor de rodilla o artritis es causado por el sobrepeso, pero su médico puede decirle si su peso está contribuyendo al problema.

Incluso si tiene que someterse a una cirugía articular, el sobrepeso lo pone en mayor riesgo de infecciones, coágulos de sangre y luxación después del reemplazo de cadera. La recuperación también puede llevar más tiempo.

Riesgo 9: problemas espinales

La obesidad también puede afectar la columna vertebral. Tiene sentido que cuando tienes un intestino grande, tu espalda comienza a preocuparse si puede soportar el peso en la parte delantera. La patología del disco y el dolor de espalda son síntomas comunes de las personas obesas. La columna vertebral a menudo está comprimida por fuerzas fuertes, lo que causa un problema de flexión. Imagina llevar una mochila de 50 libras en tu barriga por un día o dos, y entenderás lo que quiero decir.

Riesgo 10: apnea del sueño

Otro efecto común del sobrepeso es la apnea del sueño. Es un trastorno que te hace pausar más cuando estás respirando o respirar superficialmente mientras duermes. Alguien que tiene apnea del sueño, podría tener un cuello más gordo. Debido a eso, las vías respiratorias dificultan la respiración. La grasa alrededor del cuello obstruye el espacio necesario para que entre el oxígeno, lo que dificulta que alguien deje entrar el aire necesario. Puede causar ronquidos e inflamación en todo el cuerpo.

Esta deficiencia también hace que alguien tenga dificultades para concentrarse y los hace sentir más somnolientos durante el día. La obesidad es el principal factor de riesgo para contraer esta enfermedad.

Si ronca ruidosamente y deja de respirar a veces, solo para despertarse repentinamente con un estrangulamiento o un resoplido, puede estar sufriendo de apnea del sueño. Tener esta enfermedad también aumenta el riesgo de un derrame cerebral u otros dolores cardíacos.

Riesgo 11: Síndrome de hipoventilación de obesidad

Este es un trastorno respiratorio que afecta a algunas personas con sobrepeso. La respiración produce demasiado dióxido de carbono, lo que provoca hipoventilación, y no hay suficiente oxígeno en la sangre. Este síndrome puede eventualmente provocar la muerte si se vuelve demasiado grave.

Riesgo 12: infertilidad

La obesidad tiene un efecto horrible en la fertilidad de hombres y mujeres.

Para las mujeres,

puede ser la causa de problemas menstruales e infertilidad, períodos anormales y aumento del dolor. Además, la obesidad tiene un impacto negativo en el embarazo y el parto. Más sobre eso más tarde.

Las mujeres con sobrepeso pueden experimentar desequilibrios hormonales que pueden afectar sus ciclos menstruales y prevenir la ovulación. Esto hace que sea más difícil de concebir. Pueden contraer una afección llamada síndrome de ovario poliquístico, que impide que los ovarios produzcan suficientes hormonas que estimulan la maduración y liberación del óvulo. Las mujeres con ese síndrome podrían crear demasiada insulina, lo que puede hacer que el cuerpo libere demasiadas hormonas masculinas llamadas andrógenos. Un alto nivel de andrógenos puede retrasar la ovulación y dificultar el embarazo.

Para los hombres, el sobrepeso aumenta el riesgo de ser infértil, ya que su conteo de espermatozoides será más bajo y la calidad de los espermatozoides será menos viable. La razón por la cual esto puede suceder es porque el tejido adiposo puede transferir hormonas masculinas como la testosterona al estrógeno, la hormona femenina. Más tejido adiposo significa más estrógeno y menos masculinidad.

Otra hormona que puede dañar los espermatozoides es la leptina. Debido a los cambios hormonales, puede crear un deseo reducido de actividad sexual.

Entonces, si está planeando tener un bebé y no puede entender cómo, perder peso ciertamente puede contribuir a su fertilidad y a las posibilidades de tener uno.

.

Riesgo 13: problemas de embarazo

Riesgo 14: pene y problemas sexuales

Como estamos hablando de fertilidad y órganos sexuales de todos modos, parece que la obesidad mata tu virilidad de otra manera: un tamaño reducido del pene. No solo parecían desaparecer debido a la visibilidad limitada bloqueada por el estómago redondo, sino que incluso se midieron en varias investigaciones y evidentemente se redujeron. Por cada 50 libras tenían sobrepeso, explicó el médico, perdieron una pulgada de pene; para algunos, el pene se encogió a un tamaño tan pequeño como 3 pulgadas cuando estaba erecto. Lo contrario, sin embargo, también es cierto. Si un hombre pierde peso, su pene se convierte en el tamaño regular anterior con las mismas proporciones.

En otras ocasiones, la investigación señaló que el pene de los hombres con sobrepeso no estaba realmente encogiéndose, sino que comenzó a retroceder más hacia el área del estómago, haciendo que pareciera más pequeño. Ya sea que una teoría sea cierta u otra, el pene parece más pequeño, a menudo tiene un efecto negativo en la confianza de un hombre. Ser pesado o tener sobrepeso a menudo se ridiculiza en la sociedad, lo que crea una baja autoimagen para aquellos que momentáneamente tienen un cuerpo como ese. Una mala imagen de sí mismo mata la satisfacción sexual.

Otra forma en que el pene comienza a tener problemas es por más riesgos de tener disfunción eréctil. Los hombres diabéticos y los hombres obesos tienen el doble de riesgo de tener niveles bajos de testosterona, y tienen 3 veces más posibilidades de tener problemas sexuales, como orgasmos retrasados ​​o nulos, problemas de eyaculación y falta de resistencia.

La obesidad está relacionada con el desequilibrio hormonal y puede dificultar los deseos sexuales. El aumento de la grasa corporal crea más globulinas fijadoras de hormonas sexuales en el sistema, que es un químico natural que se une a la testosterona. Esto significa que queda una porción más pequeña de hormonas sexuales para manejar las demandas de una vida sexual regular. Además de eso, la obesidad puede provocar fatiga y el desarrollo de los senos masculinos. En Japón ya jugaron en ese mercado vendiendo sostenes masculinos.

Y por último pero no menos importante: Posiciones. No voy a repasar todas las posiciones sexuales y las dificultades que un cuerpo más pesado podría hacer imposible. Baste decir que la física en general tiene sentido por el hecho de que los cuerpos más pesados ​​son más difíciles de manejar, lo que incluso empeora el deseo de uno o ambos compañeros de interactuar sexualmente entre sí.

Riesgo 15: enfermedad del hígado graso

Este también se conoce como esteatohepatitis no alcohólica. Ocurre cuando la grasa se acumula en el hígado y daña los órganos. Puede causar cirrosis o insuficiencia hepática. Es más común con personas de mediana edad, con sobrepeso y / o diabéticas. La enfermedad del hígado graso también puede aparecer en niños. Si tiene algún problema con el alcohol, esto también puede aumentar la posibilidad de contraer esta enfermedad.

Sin embargo, la gordura aumenta drásticamente el riesgo de la enfermedad del hígado graso, así que asegúrese de seguir los consejos de The Fat Loss Series, para que pueda reducir la posibilidad de enfermarse así.

Riesgo 16: enfermedad renal

Tienes dos riñones, que son órganos en forma de frijol que se supone que filtran la sangre, eliminan el exceso de agua y productos innecesarios, que se convierten en orina. Además, sus riñones controlan su presión arterial para que su cuerpo se mantenga en forma y limpio.

Cuando tiene una enfermedad renal, sus riñones no pueden filtrar la sangre como solían hacerlo, porque están dañados. Debido al mal funcionamiento de los riñones, los desechos pueden acumularse dentro de usted, lo que hace que otros órganos comiencen a tener problemas. La causa más frecuente de enfermedad renal es la diabetes o una presión arterial alta, que a menudo se crea por sobrepeso, como se indicó anteriormente.

Riesgo 17: cálculos biliares

Los cálculos biliares son piezas resistentes de material similar a la piedra que toman forma en la vesícula biliar. Por lo general, están hechos de colesterol. Los cálculos biliares pueden crear dolor de estómago o problemas de espalda. Las personas con sobrepeso tienen un mayor riesgo de tener cálculos biliares. Además, tener sobrepeso u obesidad puede provocar una vesícula inflamada con problemas graves que pueden dañar su salud en general.

Riesgo 18: Depresión

No siempre es seguro qué es lo primero: la depresión o el sobrepeso. Supongo que depende de la persona. Algunas personas simplemente pueden tener sobrepeso porque están deprimidas y están tratando de escapar en algunos bocadillos o alimentos sabrosos. Están tratando de comerse sus problemas, como he oído que la gente lo expresa. Otros se deprimirán porque tienen sobrepeso y su autoimagen está disminuyendo su autoestima. Y la última categoría puede ser una combinación de ambos.

Esto es lo que encontró la investigación: en un estudio realizado en 2010, Archives of General Psychiatry descubrió que las personas obesas tienen un 55% más de probabilidades de deprimirse, en comparación con las personas que se consideran de peso normal. Las razones para esto podrían ser:

1 En muchas culturas modernas, ser delgado y elegante se considera hermoso, y el sobrepeso se considera menos atractivo. Por esa razón, las personas con sobrepeso no se ajustan a los estándares de los medios y la forma en que las mentes de la población en general están conectadas. (Extraño, porque hace unos cientos de años, durante el renacimiento, cierta gordura era un signo de riqueza y, por lo tanto, de belleza). Pensar que eres feo puede darte una baja autoestima, lo que en última instancia puede provocar depresión. Ese es uno de los lados psicológicos.

2 El sobrepeso y la depresión son deficiencias de bajo funcionamiento que alteran la química del cerebro, a menudo como respuesta al estrés y la ansiedad. En ambos casos, hay una escasez de endorfinas saludables, lo que crea emociones más fuertes y negativas.

Ese es el lado físico de la psicología cerebral simple.

3 Algunos medicamentos contra la depresión causan aumento de peso, así que siempre asegúrese de consultar la receta de su médico antes de tomar antidepresivos.

Riesgo 19: enfermedades pulmonares

La neumonía, el asma y el enfisema tienen en común que están fuertemente relacionados con problemas respiratorios. El enfisema a menudo es causado por fumar y la neumonía por infecciones virales o bacterianas. Pero el asma puede ser causada por el exceso de peso. Los síntomas del asma son sibilancias, tos y falta de aliento. A medida que sube escaleras o camina por un tiempo, es posible que descubra que tiene dificultad para respirar si tiene asma.

El síndrome metabólico también está relacionado con el daño a los pulmones. La obesidad abdominal está fuertemente asociada con el deterioro de la función pulmonar. En Francia, investigaron entre 120,000 personas. Descubrieron que, según los análisis de sangre, las personas con síndrome metabólico tenían aproximadamente 1,4 veces más probabilidades de tener un deterioro de la función pulmonar. También descubrieron que las personas con exceso de grasa abdominal tenían DOS veces más probabilidades de tener una función pulmonar deteriorada. Incluso cuando se consideró que su peso era promedio, el exceso de grasa abdominal hizo una diferencia significativa.

Una barriga grande puede restringir el diafragma y dificultar el aumento o la expansión de los pulmones. Otra cosa que puede hacer la grasa abdominal adicional es crear inflamación en el cuerpo, que daña los pulmones.

Riesgo 20: un sistema inmunitario debilitado

Agregado a la lista de enfermedades y posibles impedimentos, es solo un sistema inmune más débil en general. El exceso de peso daña las células inmunes, especialmente las personas obesas con diabetes tipo 2.

El sistema inmune consta de varias células que protegen al cuerpo de gérmenes, enfermedades, virus e invasores. Las células tienen que coexistir en un equilibrio particular para una buena salud. Muchos aspectos, como la dieta y el exceso de grasa corporal, pueden escalar este equilibrio, a través de las células inmunes que pueden atacar en lugar de proteger nuestros cuerpos.

La grasa corporal, la grasa abdominal en particular, genera la producción de células inmunes 'proinflamatorias', que se mezclan en la sangre y pueden dañar nuestros cuerpos. Además de eso, otras células inmunes inflamatorias llamadas macrófagos se liberan en el mismo tejido graso. Las personas se enferman porque están gordas. Y algunos de ellos están muriendo porque tienen sobrepeso. El problema se ha vuelto crítico.

Si come demasiadas calorías, es más susceptible a la infección, ya que puede mejorar o obstruir el azúcar en la sangre y puede causar daño oxidativo, lo que significa que una sobreproducción de especies reactivas de oxígeno contrarresta la capacidad natural del cuerpo para desintoxicar sus células.. Por lo tanto, aumenta el riesgo de infectarse con cualquier enfermedad. Además, si no come suficientes proteínas, puede estar en riesgo de desnutrición proteico-energética, lo que perjudica su sistema de inmunidad.

Incluso si una persona obesa se ejercita un poco y come de manera saludable, el riesgo se mantiene siempre que esa persona tenga sobrepeso. No se trata tanto de los hábitos, ya que depende del exceso de grasa. El sistema inmune no puede manejar el peso, lo que queda claro en un estudio que señaló que la

Has llegado al final de esta vista previa. ¡Regístrate para leer más!
Página 1 de 1

Reseñas

Lo que piensa la gente sobre Bajar de peso

0
0 valoraciones / 0 Reseñas
¿Qué te pareció?
Calificación: 0 de 5 estrellas

Reseñas de lectores