Disfruta de este título ahora mismo, y de millones más, con una prueba gratuita

Gratis por 30 días. Luego, $9.99/mes. Puedes cancelar cuando quieras.

Moldeados por Dios: Cómo pensar y vivir en armonía con los salmos

Moldeados por Dios: Cómo pensar y vivir en armonía con los salmos

Leer la vista previa

Moldeados por Dios: Cómo pensar y vivir en armonía con los salmos

valoraciones:
5/5 (3 valoraciones)
Longitud:
82 páginas
1 hora
Publicado:
Mar 1, 2020
ISBN:
9781535960878
Formato:
Libro

Descripción

Toda la Biblia enseña la verdad y despierta emociones, pero los Salmos están en una categoría propia. No solo despiertan el corazón; lo ponen en primer plano. No meramente invitan a nuestras emociones a responder a la verdad de Dios; ponen nuestras emociones en exhibición. Los Salmos son más que imponentes, son contagiosos. No solo estamos escuchando ideas y sentimientos profundos. Vivimos entre ellos en su desbordamiento. Tocamos almohadas mojadas con lágrimas. Escuchamos y sentimos los gritos de aflicción, vergüenza, arrepentimiento, pena, ira, desaliento y agitación. Pero lo que hace que todo esto sea increíblemente diferente de las penas del mundo es que todo eso, absolutamente todo, se experimenta en relación con el Dios totalmente Soberano. Este libro es una invitación. Dios quiere nuestros corazones. Él los tomará como los encuentre. Y luego, con el bálsamo sanador de los Salmos, los moldeará. Acepta Su invitación a venir y descansar tu corazón en Él.

The whole Bible teaches truth and awakens emotions, but the Psalms are in a category of their own. They do not just awaken the heart; they put it in the foreground. They do not merely invite our emotions to respond to God’s truth; they put our emotions on display. The Psalms are more than commanding — they are contagious. We are not just listening to profound ideas and feelings. We are living among them in their overflow. We touch pillows wet with tears. We hear and feel the unabashed cries of affliction, shame, regret, grief, anger, discouragement, and turmoil. But what makes all this stunningly different from the sorrows of the world is that all of it — absolutely all of it — is experienced in relation to the totally sovereign God. This book is an invitation. God wants our hearts. He will take them as he finds them. And then, with the healing balm of the Psalms, he will shape them. Accept His invitation to come and rest your heart in Him.
Publicado:
Mar 1, 2020
ISBN:
9781535960878
Formato:
Libro

Sobre el autor

John Piper es pastor de Bethlehem Baptist Church, en Mineápolis. Sus muchos libros incluyen: Cuando no deseo a Dios, No desperdicies tu vida, Lo que Jesús exige del mundo.


Relacionado con Moldeados por Dios

Libros relacionados

Vista previa del libro

Moldeados por Dios - John Piper

Moldeados por Dios: Cómo pensar y vivir en harmonía con los Salmos

Copyright © 2020 por John Piper

Todos los derechos reservados.

Derechos internacionales registrados.

B&H Publishing Group

Nashville, TN 37234

Clasificación Decimal Dewey: 223.2

Clasifíquese: BIBLIA / LOS SALMOS

Publicado originalmente por Cruciform Press con el título Shaped by God: Thninking and feeling in tune with the Psalms © 2017 por John Piper.

Ninguna parte de esta publicación puede ser reproducida ni distribuida de manera alguna ni por ningún medio electrónico o mecánico, incluidos el fotocopiado, la grabación y cualquier otro sistema de archivo y recuperación de datos, sin el consentimiento escrito del autor.

A menos que se indique otra cosa, las citas bíblicas se han tomado de la versión

Reina-Valera 1960® © 1960 por Sociedades Bíblicas en América Latina; © renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Usadas con permiso. Reina-Valera 1960® es una marca registrada de las Sociedades Bíblicas Unidas y puede ser usada solo bajo licencia. Las citas bíblicas marcadas NVI se tomaron de La Santa Biblia, Nueva

Versión Internacional®, © 1999 por Biblica, Inc.®. Usadas con permiso. Todos los derechos reservados.

ISBN: 978-1-5359-6086-1

Impreso en EE. UU.

1 2 3 4 5 * 23 22 21 20

SALMO 1

Dichoso el hombre que no sigue el consejo de los malvados, ni se detiene en la senda de los pecadores ni cultiva la amistad de los blasfemos, sino que en la ley del Señor se deleita, y día y noche medita en ella.

Es como el árbol plantado a la orilla de un río que, cuando llega su tiempo, da fruto y sus hojas jamás se marchitan. ¡Todo cuanto hace prospera! En cambio, los malvados son como paja arrastrada por el viento.

Por eso no se sostendrán los malvados en el juicio, ni los pecadores en la asamblea de los justos. Porque el Señor cuida el camino de los justos, mas la senda de los malos lleva a la perdición.

1

Cantos que moldean el corazón y la mente

SALMO 1

Cuando analizamos cómo aprender a pensar y sentir en sintonía con los Salmos y cómo ser modelados por Dios, hay tres cosas que debemos saber sobre los Salmos: son didácticos, son poemas y son divinos.

Los salmos son didácticos

En primer lugar, cuando leemos los Salmos, aprendemos cosas sobre Dios, sobre la naturaleza humana y sobre cómo vivir nuestra vida. Hay poesía que no tiene la intención de instruir la mente, pero los Salmos sí.

Algo que nos apunta a esta instrucción (entre otras cosas, incluyendo el uso doctrinal de los Salmos en el Nuevo Testamento) es que el Salmo 1 introduce todo el libro. El libro comienza, en cierto sentido, en el Salmo 1:2: «… en la ley del Señor se deleita, y día y noche medita en ella». La palabra para ley es torá, y el significado general para torá es enseñanza. En otras palabras, los Salmos abarcan toda la gama de las enseñanzas de Dios, no solo las ordenanzas legales. El libro completo de los Salmos se presenta llamándonos a meditar en las enseñanzas de Dios.

Además, considera la forma en que se estructura el libro de los Salmos. Se divide en cinco libros que comienzan con los Salmos 1, 42, 73, 90 y 107. Cada colección de salmos termina con un tipo de doxología especial que marca el final de cada libro. Desde tiempos antiguos, estas cinco divisiones se han considerado como un esfuerzo consciente para hacer que los Salmos sean paralelos a los cinco libros de Moisés (Génesis, Éxodo, Levítico, Números y Deuteronomio), llamados normalmente los «libros de las leyes».¹

Así que, cuando el Salmo 1 introduce los cinco libros en el Salterio al decir que el justo medita en la ley del Señor día y noche, probablemente significa que estos cinco libros de los Salmos, no solo los cinco libros de Moisés, son la ley del Señor, la enseñanza del Señor, y que debemos meditar en ellos de día y de noche. Por esta razón y otras, los Salmos tienen el propósito de enseñarnos sobre Dios, la naturaleza humana y la vida humana.

Los salmos son poemas

Lo segundo que debemos saber sobre los Salmos es que son poemas. Eso es lo que significa salmo. Fueron escritos para ser leídos o cantados como poesía o canciones. El objetivo de esta observación es enfatizar que la poesía o el canto tienen la intención de mover los afectos del corazón. Así que, no solo debes meditar en los Salmos, también debes sentirlos.

Si lees los Salmos solo por la doctrina, no los estás leyendo de forma correcta. Son salmos, canciones, poesía. Son musicales, y la razón por la que los seres humanos expresan la verdad con música y poesía es para despertar y expresar emociones que van de acuerdo a la verdad.

Una de las razones por las que incontables creyentes aprecian los Salmos es porque expresan una sorprendente variedad de emociones, que incluyen:

Soledad: «… pues me encuentro solo y afligido» (Sal. 25:16).

Amor: «¡Cuánto te amo, Señor, fuerza mía!» (Sal. 18:1).

Temor: «Tema toda la tierra al Señor» (Sal. 33:8). «Sirvan al Señor con temor» (Sal. 2:11).

Dolor: «La vida se me va en angustias» (Sal. 31:10). «Estoy pobre y adolorido» (Sal. 69:29).

Lamento: «Voy a confesar mi iniquidad, pues mi pecado me angustia» (Sal. 38:18).

Quebranto: «El sacrificio que te agrada es un espíritu quebrantado» (Sal. 51:17). «El Señor está cerca de los quebrantados de corazón, y salva a los de espíritu abatido» (Sal. 34:18).

Inquietud y angustia: «¿Por qué voy a inquietarme? ¿Por qué me voy a angustiar?» (Sal. 42:5).

Vergüenza: «… se me cae la cara de vergüenza» (Sal. 44:15).

Júbilo: «… ¡cuánto se alegra en tus victorias!» (Sal. 21:1).

Asombro: «Esto ha sido obra del Señor, y nos deja maravillados» (Sal. 118:23).

Deleite: «… en la ley del Señor se deleita» (Sal. 1:2).

Has llegado al final de esta vista previa. ¡Regístrate para leer más!
Página 1 de 1

Reseñas

Lo que piensa la gente sobre Moldeados por Dios

5.0
3 valoraciones / 0 Reseñas
¿Qué te pareció?
Calificación: 0 de 5 estrellas

Reseñas de lectores