Disfruta de este título ahora mismo, y de millones más, con una prueba gratuita

A solo $9.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar cuando quieras.

Criminalidad esotérica

Criminalidad esotérica

Leer la vista previa

Criminalidad esotérica

Longitud:
485 página
7 horas
Editorial:
Publicado:
Feb 4, 2020
ISBN:
0000187480191
Formato:
Libro

Editorial:
Publicado:
Feb 4, 2020
ISBN:
0000187480191
Formato:
Libro

Sobre el autor


Relacionado con Criminalidad esotérica

Leer más de Jose Manuel Ferro Veiga

Libros relacionados

Vista previa del libro

Criminalidad esotérica - JOSE MANUEL FERRO VEIGA

Introducción. Concepto, definición y características: Esoterismo, Parapsicología, pirokinesis, Fenómenos paranormales, Poltergeist, Fantasmas, Necromancia, Sectas, Tarot.

Capítulo I. La biología humana y la conducta criminal.

1. Los factores biológicos como determinantes de la conducta criminal

2. Posiciones biológicas en torno a la conducta criminal desde las bases del determinismo genético

2.1. Posiciones que sustenta un biologicismo genético

2.2. Posiciones neodeterministas

2.3. Posiciones moderadas

3. Los trabajadores de lo oculto

A. Videntes

B. Santeros/as

C. Tarotistas

D. Astrologos/as

E. Parapsicólogos

F. Babalawos

G. Curanderos

Capítulo II. La criminalidad en el mundo de lo oculto. La videncia a lo largo de la historia.

Capítulo III. Profanación de cadáveres y sepulturas.

Capítulo IV. Exorcismos de tipo violento.

Capítulo V. Ritos satánicos.

Capítulo VI. Tarificación Adicional ¿servicio o fraude telefónico?

Capítulo VII. El mundo de lo oculto en el cine.

7.1. Luces Rojas

7.2. El exorcismo de emily Rose

7.3. El exorcista

7.4. Akelarre

7.5. Los sin nombre

7.6. Exorcismo en Connecticut

7.7. El Rito

7.8. Borderland, al otro lado de la frontera

7.9. The Skeleton Key (La llave Maestra o La llave del Mal)

7.10. La virgen de Juárez

Capítulo VIII. Sectas satánicas y grupos destructores de la personalidad.

Capítulo IX. Conductas delictivas en la criminalidad esotérica.

9.1. Publicidad engañosa

9.2. Estafas

9.3. Delitos contra la libertad de conciencia los sentimientos religiosos y el respeto a los difuntos

9.4. Asesinato

9.5. Homicidio

9.6. Lesiones

9.7. Maltrato animal

9.8. Intrusismo

9.9. Cyberdelincuencia

Capítulo X. Bibliografía.

Introducción. Concepto, definición y características: Esoterismo, Parapsicologia, pirokinesis, Fenómenos paranormales, Poltergeist, Fantasmas, Necromancia, Sectas, Tarot

No se trata de relativizar la conducta criminal. Uno es o no es delincuente. Y es seguro que caben otras formas imperfectas de serlo, quizás un poco más acordes con las estructuras básicas de sociabilidad innata que tiene el ser humano que vive en armonía con el grupo de iguales; pero, es aquí, cuando uno se plantea si todo está perfectamente tasado, si todo está previamente definido. Si, efectivamente, hay personas que son desviadas y su comportamiento se explica por un marcado relativismo cultural. ¿Es buena su conducta? ¿Es mala? O si, por el contrario, adquiere la condición de delincuente porque, aparte de ser desviado, infringe una norma social. Con lo cual, ya tiene los dos conceptos que definen en sociología al delincuente. El delincuente es siempre un desviado.

Bueno pues, hasta aquí, todo perfecto. Esta aproximación sociológica pone cada cosa en su sitio y, en principio, no habría que tener dudas a la hora de distinguir lo que es un comportamiento delincuencial del que solamente se queda en desviado.

Es frecuente que a la Criminología y a la Criminalística se les tenga como sinónimos y no se haya un punto de diferencia, por ello, es necesario hacer la diferencia. Para el médico italiano Benigno Di Tullio, la primera es: la ciencia generosa (...), mediante la cual se haga posible combatir más eficazmente la causa de los más graves y más frecuentes actos antisociales y criminales y buscar los medios aptos para desarrollar en cada hombre una más profunda y más activa bondad, que constituye la premisa esencial de todo verdadero mejoramiento de la persona humana y, por ello, de la misma humanidad.

Por otra parte, la Criminalística, para Rafael Moreno González es la disciplina que aplica fundamentalmente los conocimientos, métodos y técnicas de investigación de las ciencias naturales en el examen del material sensible significativo relacionado con un presunto hecho delictuoso, con el fin de determinar, en auxilio de los órganos encargados de administrar justicia, su existencia, o bien reconstruirlos o bien señalar y precisar la intervención de uno o varios sujetos en el mismo.

En lo que coinciden ambas ciencias en el estudio del crimen, el criminal y la criminalidad; asimismo, ambas se componen por una diversidad de ciencias, técnicas o disciplinas auxiliares para llevar a cabo el estudio del fenómeno en cuestión, así la Criminología se compone de la Sociología, de la Estadística, de la Biología, de la Antropología, de la Psicología, de la Psiquiatría y del Derecho Penal, entre otras.

La Criminalística se auxilia de las técnicas de la Balística, la Grafoscopia, la Química, la Medicina, la Ingeniería, la Contabilidad, Dactiloscopia, entre muchas otras que construyen –y reconstruyen– el hecho delictuoso para determinar cómo, con qué y quién lo hizo; de lo anterior, la Criminología buscará el porqué del hecho; es decir, las causas sociales, biológicas y psicológicas de su conducta criminal.

De los resultados que ambas ciencias determinen es como se lleva a cabo la administración de justicia y el tratamiento penitenciario así como la Política Criminológica.

Es más adecuada la prevención que el castigo, pues un reo diariamente cuesta de entre mucho dinero cantidad que durante los años que permanezca encerrado, son cifras millonarias que la sociedad sustenta con sus impuestos.

Los móviles de la conducta criminal han sido estudiados por psicólogos e investigadores especializados, pero pocas veces en los anales de la historia criminal encontraremos casos tan particulares como los criminales esotéricos. El filósofo Ortega y Gasset decía que sólo cabe progresar cuando se piensa en grande; con esa misma estrategia, todos los que hacen posible este libro tratamos de mirar lejos para poder avanzar e ir mejorando. En Este libro nos plantearemos cuestiones de gran interés: Por un lado, descifraremos el perfil del criminal esotérico y, por otro, buscaremos explicar la génesis del mundo de la estafa de las líneas de tarificación adicional, a fin de prevenir la recurrencia de algunas personas en esta modalidad y evitar que sea asimilada como un patrón de conducta. El poder se puede emplear para hacer el bien o para hacer el mal.

Los hechos delictivos cometidos por los delincuentes esotéricos han aumentado de forma considerable en los últimos tiempos, gracias al medio anónimo que ofrece Internet, que son personas bien educadas con capacidad para integrarse en diferentes clases socioeconómicas.

Una de las escenas más habituales en cualquier película de acción de Hollywood es la del típico policía que llama a la central, por la radio del coche patrulla, pidiendo refuerzos porque se está produciendo un 187, un 211 ó un 261. Esta es una lista con algunos de los códigos policiales que se utilizan en California (EEUU) y que se pronuncian dígito a dígito: uno- ocho-siete...

187 Homicidio

207 Secuestro

211 Robo

217 Agresión con intento de asesinato 240 Agresión

241 Lesión

245 Agresión con arma mortal 246 Disparos en vivienda vacía 261 Violación

261A Tentativa de violación 273A Abandono de menores 288 Conducta lasciva

311 Exhibicionismo 374B Vertido ilegal 415 Disturbios

416 Persona armada

459 Allanamiento

470 Falsificación

484 Hurto

502 Conducir en estado de embriaguez 503 Coche robado

505 Conducción temeraria

507 Desórdenes públicos

586 Aparcamiento prohibido

594 Mala conducta 595 Coche a la fuga

653M Llamar por teléfono con amenazas

Asesinatos, homicidios, estafas, actos sacrílegos, Intrusismo, robos y daños materiales, son algunas conductas tipificadas en el Código Penal que pueden cometer lo que se dedican al mundo de lo oculto. Los Mossos d'Esquadra en 2013 detuvieron a una falsa vidente de Badalona (Barcelona), que acumulaba decenas de antecedentes policiales por robos, por estafar y hurtar joyas a sus clientas. La detenida, M. I. C.M., de 46 años, nacionalidad española y vecina de Badalona, fue denunciada por tres personas que habían sido víctimas de sus engaños. La mayoría de las víctimas de M. I. C.M. eran mujeres de edad avanzada, a quienes ofrecía sus servicios de vidente, astróloga, maga y especialista en purificar las almas y eliminar malos espíritus. La vidente, que aseguraba haber trabajado en un conocido gabinete de tarot vía telefónica, se ganaba la confianza de las mujeres y acudía a sus domicilios a leerles la mano, tirarles las cartas o realizar supuestos exorcismos.

En ocasiones, la acusada se aprovechaba de esta confianza para registrar cajones de las habitaciones y hurtar a escondidas las joyas que encontraba.

Otras veces hacía creer a las ancianas que si le entregaban sus joyas haría un supuesto conjuro para quitar la mala suerte o los malos espíritus.

La investigación criminal metódica y científica es de muy reciente aparición, pero ya en los albores de la civilización europea se produjeron las primeras indagaciones y pesquisas para tratar de encontrar a los culpables de hechos penales y llevarlos ante un tribunal de justicia.

Roma -si excluimos la parte Oriental, que sobrevivió hasta 1473- tuvo una vida longeva desde su fundación (Ab urbe condita) en el año 753 a. C. hasta la destitución del último emperador por los bárbaros de Odoacro en 476 d. C. Durante casi un milenio, el sistema penal y la investigación de los delitos fueron cambiando, adecuándose a los diferentes cambios políticos de la urbe. Para un estudio más preciso del sistema punitivo romano, lo dividiremos en cuatro épocas diferenciadas:

•      La Monarquía (753 - 509 a. C.).

•      La República (509 - 27 a. C.).

•      El Principado o Alto Imperio (27 a. C. - 284 d. C.).

•      El Dominado o Bajo Imperio (284 - 476 d. C.).

En la Monarquía, el Derecho Penal (Ius puniendi) era marcadamente religioso y el delito no sólo era contra los ofendidos por él, sino también contra los dioses, por lo que se debía restituir el estado de equilibrio con ellos (pax deorum). Los delitos eran considerados ataques contra toda la comunidad civil y el responsable era declarado enemigo público. Si la naturaleza del delito era privada (delicta), se seguía un procedimiento civil con una actio penal, siendo las penas de éste pecuniarias. Por contra, si el ilícito penal era público (crimina) el procedimiento penal era, a su vez, público y las penas eran personales. En esta época primigenia, la investigación de los delitos y su punición, en casos de delitos de alta traición correspondía a dos magistrados llamados Duoviri Perduellionis. En el caso de que se produjese el homicidio contra un paterfamilias, el tribunal al cargo sería el de los Quaestores Parricidii. Ya en esta época surge el Custos Urbi que pasaría en la época republicana a ser el pretor urbano.

Destronado el último rey de Roma, Tarquino el Soberbio, comenzó la República. A mediados del s. V a. C. se publicó la Ley de las XII Tablas, de las que se tiene un conocimiento fragmentario, ya que fueron destruidas, al parecer, tras la invasión de Roma por los galos, y sólo se sabe de ellas a través de historiadores posteriores. En las tablas VIII y IX se recogía el derecho penal, toda una innovación ya que va eliminando la discrecionalidad en el proceso penal. Pese a irse desligando de la justicia divina, aún contenía disposiciones penales de carácter sagrado.

La venganza privada empieza a regularse por el Estado, comienza a existir una persecución de oficio y una instrucción sumarial, pero se mantienen penas de restitución pecuniaria; así, en la Tabla VIII se recoge que 'Si arrancó un miembro a alguien, y no pactó con él, aplíquese el Talión' (Si membrum rup[s]it, ni cum eo pacit, talio esto). Para iniciar una investigación, los magistrados cum imperium tenían la facultad de coercitio, existiendo el derecho de apelación ante el pueblo (provocatio ad populum) introducido por la Lex Valeria de Provocatione que limitaba la discrecionalidad de los magistrados. La dirección de la investigación y del posterior juicio corría a cargo de un magistrado y se procedía a un proceso comicial: así Comitia Centuriata en juicios capitales u homicidio; Comitia Tributa en multas, etc.

A partir de mediados del s. II a. C. se crean tribunales permanentes (Quaestiones Perpetuae) para conocer de forma específica una serie de delitos públicos tipificados por la ley: Crimen Ambitus, supuestos de corrupción electoral; Crimen Falsi, falsificación de sello y moneda, soborno de un testigo, corrupción de jueces...; Crimen Homicidii, homicidio y envenenamiento; etc. La dirección de la quaestio fue originalmente llevada a cabo por el cónsul, y más tarde por el pretor y un grupo de jueces. La primera fase englobaba la investigación e instrucción: en la Postulatio, se pide al pretor facultad para incriminar al acusado y la presentación de pruebas: En la Inscriptio et Suscriptio, se realiza el acta de acusación; y en la Nominis Receptio, se produce la inscripción en la lista formal de reos y fijación de la fecha del juicio.

El Pretor Urbano era la cabeza del sistema judicial, magistrado de mayor rango entre los pretores y tercero absoluto de la República después de los dos cónsules. Los cónsules, desde la aprobación de las Leges Liciniae- Sextiae en 367 a. C. dejaron la jurisdicción al pretor. A él le correspondía toda la administración de la justicia penal y privada de Roma.

También tenían competencias de investigación los Aedile, surgidos también en el año 367 a. C. Originalmente existían dos ediles plebeyos y dos curules que podían ser tanto patricios como plebeyos, aunque con Julio César hubo dos más. Sus competencias, entre otras, incluía la Cura Urbis, que comprendía la jurisdicción civil y militar, la prevención de incendios, la labor de policía como el mantenimiento del orden público (limitando los conflictos), la persecución y castigo de usureros y de los juegos ilegales, o el cuidado de la moral pública (controlando a las prostitutas y los baños públicos).

Para ayudar a los altos cargos, anteriormente mencionados, en las funciones judiciales y especialmente en las criminales existían los Tresviri o Triumviri. Eran elegidos anualmente. No tenían per se jurisdicción ni coercitio. Entre sus misiones se encontraba el arresto de acusados o sospechosos, y el ejercicio de funciones generales de policía. Patrullaban de noche para mantener el orden y apagar incendios. También ayudaban a los Aediles en la quema de libros prohibidos. Julio César incrementó su número a cuatro. Cuando se tratara de causas de homicidio, las personas sospechosas eran llevadas ante dichos triumviros, los cuales las sometían a un primer interrogatorio que servía para abrir el camino al acusador que quisiera tomar el asunto a su cargo.

Durante el Principado, se produce una progresiva reducción de la competencia de las quaestiones perpetuae a favor del Príncipe y de sus funcionarios. Comienzan a aparecer nuevas figuras delictivas a través de los funcionarios imperiales que actúan mediante cognitio extra ordinem de marcado principio inquisitivo, fundamentalmente con los cuerpos de policía estatales y de los delatores. Aquí la instrucción surge con una denuncia (Nominis Delatio). Durante el imperio de Augusto, éste comienza a crear el aparato estatal centralizado que caracterizará al Imperio Romano hasta su ocaso. La investigación criminal, como actividad policial y de seguridad del Estado, recae en varias instituciones, sobre todo de carácter militar.

En el Principado cobra gran importancia el Praefectus Urbi, quien va desplazando al pretor. Es el juez de apelación, tiene la jurisdicción y el poder de policía en Roma y de su distrito de cien millas de radio. Éste ejercía su facultad de investigación a través de sus ayudantes. Era el encargado de perseguir los cultos prohibidos, los fraudes en los mercados y los malos tratos de esclavos por sus dueños. Tenía una jurisdicción civil extra ordinem y una jurisdicción criminal que fue poco a poco restando competencia a los ya descritos Quaestiones Perpetuae, hasta hacerlos desaparecer por completo en el curso del s. III d. C. Bajo su mando se encontraban las Cohortes Urbanae, institución preeminentemente policial (rara vez actuó como fuerza militar, al contrario que la Guardia Pretoriana), con el mismo material que los legionarios y especializados en el control de masas, con la particularidad de contar, como instrumentos de dotación, de unas varas de madera a modo de defensas (Fustis), y cascabeles, sujetos al cinturón, cuya función era similar a las actuales sirenas de los coches patrulla.

Otros prefectos instaurados por Augusto son el Praefectus Annonae, también con ciertas competencias criminales y el Praefectus Vigilium, competente en materia de incendios, investigación y prevención de crímenes menores durante la noche, sobre todo de ladrones y vagabundos, capturar esclavos fugados y controversias de arrendamientos urbanos. Éste comandaba a los Vigiles Urbani que ejercían la vigilancia nocturna y como cuerpo de bomberos6. Estaban compuestos por siete cohortes divididas en siete centurias. Su lema ha pasado a la posteridad: Ubi dolor ibi vigiles (donde hay dolor están los vigiles).

Hay que reseñar, a su vez, que con la instauración de la Guardia Pretoriana, mediante el poder del Emperador, éstos se encargaban del arresto, la custodia e interrogatorio de los sospechosos inculpados en crímenes contra la seguridad del Estado (Maiestas). Establecieron archivos de sospechosos, incluyendo descripciones fisionómicas. Además de la investigación de conjuras contra el Estado apoyaban en el mantenimiento del orden público de Roma colaborando con las Cohortes Urbanas, y en la extinción de incendios con los Vigiles.

Además de las instituciones anteriormente referidas, dentro de la seguridad interior del Estado, había cuerpos de inteligencia que se ocupaban del espionaje de los extranjeros y también de los romanos como los Peregrinii. Los Frumentarii, espías militares cuyo origen fue la búsqueda de grano para las tropas, también fueron usados en investigaciones para el emperador dentro de los limes del Imperio, llevaban un uniforme especial que los identificaba. D. J. Champion, exagera la labor de éstos, aseverando que los romanos establecieron la primera unidad de investigación criminal profesional en la historia occidental mediante los frumentarii.

Durante el Dominado, el emperador Diocleciano lleva a cabo una gran reforma judicial en el s. III d. C. donde las quaestiones perpetuae son absorbidas totalmente por las cognitio extra ordinem. En esta última época, los odiados y corruptos frumentarii son desmantelados y se crean los agentes in rebus bajo dependencia del Magister Officiorum, que tenían su propia Schola en el palacio imperial. Su trabajo comprendía la supervisión en el arresto de altos cargos, la escolta a exiliados, o las funciones de inteligencia para el emperador. Por su labor como inspectores de los servicios de correos, en latín cursus publicus, se les denominó también curiosii. Llevaban también un listado de sospechosos y cristianos.

Por último, se puede reseñar que han sido varios los autores que han recreado el género negro literario en diferentes épocas de Roma, siendo las épocas más prolíficas el final de la República y el comienzo del Principado. Entre ellas destacan la saga de novelas Roma sub rosa, de Steven Saylor, con Gordiano El Sabueso de protagonista; el investigador Marco Didio Falco, de Lindsey Davis; Marco Corvino, de David Wishart; o Publio Aurelio Stazio, de Danila Comastri Montanari.

Cuando nos referimos al delito, a todo su perimundo, a sus franquicias, pero más cuando nos referimos técnicamente al malo, solemos acuñar una expresión a mi modo de ver desacertada. Parece que necesariamente éstos –los malos– tienen que dejarnos en clara desventaja. No del todo. Es más correcto decir que, cuando ellos han salido, nosotros todavía nos estamos calzando las alpargatas. Pero no preocuparse, todo es cuestión de tiempo y de cómo se desarrolle la carrera. Ya les pillaremos. Y si no, la venganza divina será nuestra carta de salvación en la bocamanga: les castigará Dios. Edmond Locard propuso su afamado principio de intercambio: Quiscunque tactus vestigia legat (, y a él debemos aferrarnos cuando la persistencia en busca de la milimétrica parte de un indicio que en tercera o cuarta generación, perfectamente engranado en la cadena otros indicios, dé lugar a una evidencia y, de ésta, salga la senda que nos lleve a la prueba inculpatoria. Precisamente, estos mínimos conceptos que hacen grande la Criminalística y su razón de ser, son el ansiado trofeo a disputar por quienes con obstinación la distraen u ocultan, y por quien con afanoso esfuerzo las escrutan entre brozas.

El delito nace con su ideación, se prepara, se ejecuta y en el mayor número de casos finaliza con el aprovechamiento en forma de tangible o simple satisfacción por haber hecho –aunque reprobable– lo que se tenía que hacer.

Si mucha es la fiabilidad identificativa que presenta la lofoscopia, no lo es menos extraer y analizar ADN de rastros cedulados como son los de la sangre, saliva, esperma, pelos, mocos, caspa, tejido epitelial, muscular, visceral, óseo, de uñas, de dientes, etc.; indicios biológicos abundantes en muchas formas delictivas, pero sobre todo en aquéllos que atentan contra la vida, la integridad física de las personas o su libertad sexual.

Para todos aquellos delitos en los que de un modo u otro intervenga el soporte papel, como efectos de manipulación, falseamiento o para asentar de forma latente la radiografía de la personalidad de quien lo maneja, con un propósito claramente espurio, se cuenta con estas dos ciencias que buscan, por una lado, la grafía intrusa e ilegítima y, por otro, escrutan la originalidad y oficialidad maltrecha. También los instrumentos de impresión son otra puerta de trabajo para esta pericia.

En el siglo de la información y las comunicaciones, no podemos obviar las nuevas formas de delito que surgen al abrigo del progreso. Se hacen un sitio en nuestras vidas con un claro propósito de sabotear, en primera instancia, el sentimiento de seguridad que da estar rodeado de tecnología inquebrantable en cada una de nuestras acciones cotidianas.

Por lo tanto, especialización versus especialización debe ser el caballo de batalla frente a nuestro objetivo a batir.

Como vemos, las posibilidades que nos brindan las ciencias en su propósito decidido de ayudar a esclarecer el crimen, son muchas y para nada las aquí descritas configuran un registro cerrado.

Todo lo contrario. Por ser la Criminalística una ciencia multidisciplinar como también lo es su cabeza de familia –la Criminología– las nuevas aportaciones y la interacción entre todas ellas, tiene que ser una máxima. Pero seamos humildes, en nuestro trabajo de investigación criminal, nada sería igual si cada acción criminal no se refrendase con un principio.

El principio de intercambio. Merci, Monsieur Locard Cada contacto deja un rastro"

En la actualidad la investigación criminal se ha transformado en todas sus vertientes, utilizando métodos que uno los calificarían de tradicionales y otros de vanguardistas.

En algunas ocasiones en las que la policía agota todos sus recursos y no logra resolver un crimen, entran en acción aquellos investigadores que usan poderes paranormales para esclarecer el arcano.

A pesar de que muchos señalan a estas participaciones como un medio para lograr fama y dinero, lo cierto es que numerosos misterios fueron develados gracias a las habilidades paranormales de los clarividentes, entre las que se destacan la postcognición (percepción paranormal del pasado), la psicometría (forma de obtener información sobre los objetos psíquicamente), la telepatía, la radiestesia (percepción de estímulos eléctricos, electromagnéticos, magnetismos y radiaciones de un cuerpo emisor), la visualización remota, y hasta la conexión con los espíritus de las víctimas.

A continuación, haremos un recuento de algunos de los enigmas más extraordinarios que han podido ser resueltos gracias a la intervención de los detectives psíquicos.

Casos sorprendentes

En enero de 1984, un pequeño avión en el que viajaban cuatro pasajeros desapareció misteriosamente del cielo. Luego de que la Patrulla Aérea Civil y la Fuerza Aérea de los Estados Unidos intentaran hallar la nave caída durante diez días sin éxito, la búsqueda se dio por finalizada.

Pero Jessica Herbert, hermana de uno de los pasajeros, recurrió a Noreen Renier: una detective psíquica que trabajó junto a la policía en más de 600 crímenes no resueltos en Estados Unidos y en otros países. A través de las visiones que una billetera del desaparecido provocaron en Reiner, Herbert logró reabrir la investigación y dar con el lugar en el que el avión se había desplomado. Todos los detalles brindados por la psíquica fueron comprobados.

Una historia similar es la de Dennis Prado, un ex paracaidista de Estados Unidos que había desaparecido de su departamento sin poder ser hallado por la policía de California.

Al no tener ninguna pista que seguir, el sargento Fernando Realy vasquez contactó con la detective psíquica Annette Martin, quien pudo indicar en un mapa el lugar donde el cadáver se encontraba. Además, Martin aseguró que Prado había muerto por problemas respiratorios e indicó el camino exacto que el paracaidista había seguido a través del bosque. Finalmente, la policía encontró su cuerpo cubierto de tierra, como Martin había indicado. Otro dato que coincidió con la predicción de la psíquica fue que el cuerpo no presentaba rastros de violencia, por lo que se cree que el deceso se desencadenó por causas naturales.

En Australia (1996), Phillippe Durant -un psíquico belga nacido en Sydney-fue contactado por el novio de la desaparecida Paula Brown para que lo ayudara a encontrarla.

Usando como únicas herramientas un mapa cuadriculado, un péndulo y un mechón de pelo de la víctima, Durant fue capaz de indicarle a la policía el lugar en el que yacía el cuerpo. A pesar de que el cadáver fue descubierto por pura casualidad, la especulación del clarividente fue asombrosamente precisa, reconoció un portavoz policial involucrado en el caso.

Años después, en 2001 y también en Australia, la familia del desaparecido Thomas Braun -a quien la policía no podía encontrar- buscó la ayuda de la psíquica aborigen Leanna Adams, residente en Perth, al oeste del país. Luego de que a la policía se negara a buscar a Braun en las direcciones ofrecidas por Adams, la familia emprendió su propio rastreo, dando finalmente con el cuerpo. Esto no hubiera sido posible sin los datos aportados por la aborigen.

Más allá de la cantidad de casos que siguen a esta pequeña lista que hemos elaborado, la participación de clarividentes dentro de las investigaciones policiales sigue siendo controvertida, especialmente teniendo en cuenta que ninguna de las capacidades paranormales que se adjudican estas personas pudo ser demostrada científicamente.

Puede que, a fin de cuentas, la capacidad de ver lo que otros no pueden no sea una cuestión de ciencias. Será cuestión entonces de creer o reventar, como se dice popularmente.

Cada contacto deja un rastro

El séptimo arte también a tratado el tema de los detectives psíquicos. Mindscape es un thriller psicológico español-estadounidense del año 2013. Se trata de la ópera prima del director Jorge Dorado, cortometrajista nominado al Premios Goya con La guerra y ayudante de Pedro Almodóvar y Guillermo del Toro, y el debut de la productora Ombra Films fundada por el cineasta catalán Jaume Collet-Serra y con la participación de Antena 3 Films, Canal + y Televisió de Catalunya.

La historia gira alrededor de un hombre con la capacidad de entrar en las memorias de las personas, Mark Strong (Zero Dark Thirty, Kick-Ass, Sherlock Holmes), al cual su jefe, Brian Cox (Troya, El caso Bourne), le propondrá encargarse de averiguar la verdad acerca del caso de una adolescente problemática, Taissa Farmiga (American Horror Story)2 . El director de fotografia es Óscar Faura (El orfanato, Lo imposible), y Lucas Vidal (Fast & Furious 6), el encargado de componer la música. La película tuvo su estreno mundial en la 46 edición del Festival de Sitges siendo un éxito en crítica , y Warner Bros anunció su estreno para el 24 de enero de 2014 en España.

La cinta se centra en una unidad especial de detectives capaces de introducirse en los recuerdos de la gente para resolver casos complicados. John Washington (Mark Strong), es uno de ellos, aunque después de un suceso personal traumático ha dejado de ejercer la profesión. Ahora, para intentar pasar página decide volver al trabajo. Su jefe (Brian Cox) le encarga un caso en apariencia sencillo, el de una adolescente brillante (Taissa Farmiga) con problemas que está en huelga de hambre. A partir del momento en el que se interne en la cabeza de la chica, comenzará un peligroso juego de manipulación en el que John tendrá que determinar si ella es una sociópata o víctima de un trauma.

StudioCanal es la encargada de distribuir la película en el Reino Unido, Francia y Alemania, y también se ocupa de las ventas internacionales mientras que Warner Bros la distribuye en España. En agosto, Warner publicó el primer póster oficial de la pelicula20 21 , el cartel definitivo se presentó en octubre de 2013 pocos días antes del Festival de Cine de Sitges El primer tráiler de la película se publicó el 3 de octubre de 2013 El trailer inglés apareció el 28 de octubre de 2013 A finales de noviembre de 2013 se diseñó un póster internacional para mostrarlo en la American Film Market con vistas a sus ventas internacionales.

'Mindscape' se estrenó en el Festival de Cine de Sitges en 2013. La película se estrenó en cines el 24 de enero de 2014 en España distribuida por Warner Bros.

Un hombre con la habilidad de entrar en las memorias de las personas se ocupa del caso de una adolescente brillante y problemática para determinar si ella es una sociópata o víctima de un trauma.

ESOTERISMO

Hace más de 60 años un estudiante de Derecho, hubiera podido asistir en España a un curso de Psicología Legal impartido por el Célebre médico- psiquiatra Emili Mira i López ( 1896-1964 ), pionero de la psicología forense en Cataluña. La psicología y el derecho comparten muchos puntos de vista acerca de la naturaleza humana como explicación y justificación última del comportamiento humano. La descripción del comportamiento humano, así como de sus causas y determinantes, las respuestas a los interrogantes más complejos sobre la realidad mental de los sujetos humanos se encuentran en la psicología . También el conocimiento de la personalidad humana, la expresión completa de la identidad personal, alcanza su máxima objetividad y rigor en la psicología. Las relaciones entre la psicología y el derecho son fundadas y justificadas, pero es en su faceta profesional donde adquieren su complementariedad.

La actividad propia del psicólogo forense está fundamentada en la aplicación de los principios y técnicas propias de la psicología aplicada al contexto jurídico. Actúan como peritos, expertos y asesores de los jueces, tribunales y restos de agentes que participan en la Administración de Justicia. Las técnicas de la psicología aplicada al ámbito forense no se limitan a la identificación de la presencia y grado, de un trastorno mental en un imputado o una víctima. Es mucho más variado y específico. Los psicólogos forenses pueden evaluar la inteligencia de un agresor sexual, de un menor acusado de criminalidad esotérica, pueden identificar las secuelas psíquicas que una estafador puede haber dejado en su víctima o valorar la credibilidad de un testimonio que fundamenta una acusación grave de un engaño.

En la actualidad, las personas tienen criterios más amplios acerca de los temas que estudia la parapsicología en comparación desde hace años, cuando el solo mencionar un tema fuera de lo común era visto como signo de rebeldía o malicia. Pues hace 60 años se tenía la creencia que solo las personas que estaban en contra de las buenas costumbres se adentraban en estos obscuros temas.

Hoy, estas tendencias han cambiado gracias al destape de información que se ha venido dando en los últimos años. Hoy existen infinidad de publicaciones que se dedican a adentrarse en estos temas poco explorados y muy interesantes a la curiosidad pública.

Fantasmas, ovnis, exorcismo, magia, etc. Todos estos temas hoy en DIA son del dominio público gracias a las investigaciones minuciosas de algunos escépticos adentrados en el tema.

Los fenómenos paranormales fueron denominados axial por ser causas poco comunes para las sistemáticas y racionales conclusiones que la ciencia nos otorga. La ciencia, aun y con todo su campo de experiencia, a veces no puede explicar los fenómenos que sobre pasan las capacidades de raciocinio y lógica, por lo que la ciencia trata de negar estos fenómenos u ocultarlos pues pone en duda toda la sabiduría y practica de esta, poniendo en riesgo todo lo que puedan tener por verdad o dependiente de las conclusiones infalibles de ella.

En los últimos años, se ha venido dando toda una revolución en cuanto a temas esotéricos se refiere. Revistas de ovnis, magia, mitos, leyendas o fenómenos paranormales, han venido a proporcionar a los lectores, toda una gama de información que por mucho tiempo estuviera oculta al público, por diversos intereses, gracias al destape de información acerca de todos estos temas, podemos mostrar en este trabajo, una pequeña síntesis de algunos de los paranormales más citados en el mundo esotérico.

La pirokinesis es una extraña facultad del ser humano, que tiene como característica principal, la creación, manipulación, y expulsión voluntaria o involuntaria de fuego a través del cuerpo. La pirokinesis es el nombre que se le ha dado a esta extraña facultad pues de su característica principal, el fuego, se desprende parte de la terminología. Piros-fuego, kinesis-mente.

Cuando el cuerpo presenta un determinado nivel de alteración en sus componentes químicos (el cuerpo contiene substancias como el carbono, el azufre y oxigeno) los cuales desde luego son conductores de dicho elemento, se presenta un cambio repentino en el aumento de la temperatura corporal. Esta, se incrementa por en sima de lo normal, y, al combinarse con los elementos químicos corporales, se presenta lo que se denomina como combustión espontánea o pirokinesis.

El sujeto, puede o no, estar consiente de dicha actividad. La combustión espontánea se presenta frecuentemente de manera involuntaria, y regularmente, es el sujeto el que muere a causa de inexplicables quemaduras internas. Pero se han dado casos en que algunos sujetos han expulsado fuego, de su cuerpo, y a veces sin sufrir daño alguno.

Este tipo de actividad preocupa mucho a los estudiosos de estos temas, ya que en ciertas circunstancias, puede resultar extremadamente peligroso. Pues el poder manipular uno de los elementos, para malos usos, puede atraer serios problemas.

La psicokinesis es una actividad de la mente, por medio de la cual se pueden mover objetos, romper determinadas cosas, incluso hasta leer el pensamiento de otras personas o inducirlas a que hagan algo que este encontrare su voluntad.

La psicokinesis es una de las actividades que más intrigan a las ciencias paranormales, pues la comprensión de la mente sobre la materia aun no la alcanzan a explicar de manera clara y precisa.

El simple hecho de pensar que una persona, con solo desearlo, podría obtener la voluntad de otra persona, intriga y asusta a los investigadores, quienes tratan a toda costa de negar el tema. La psicokinesis es una facultad de la mente que todos tenemos, pero en casi todos, oculta muy en nuestros adentros, por alguna buena razón.

La Parapsicologia en los últimos tiempos se ha venido conociendo, gracias al destape de información paranormal que antes no conocíamos, por lo oculto del tema. La ciencia, con todos sus procesos racionales y juicios lógicos y deductivos, a veces simplemente no puede explicar cierto tipo de situaciones que sobre pasan sus capacidades analíticas. Este tipo de situaciones, por lo regular, tienen que ver con los procesos de la mente, su funcionamiento y misterio.

La mente, es una de las cosas que más intrigan a la mente, y una de las más apreciadas. Pero en algunos casos, la ciencia prefiere negar cualquier conexión con estos casos, alegando que no es posible tal o cual cosa, pues no tiene fundamentos lógicos o deductibles

Telekinesis, es otra facultad de la mente, que según la parapsicología, permite levitar objetos o personas con solo concentrarse y desearlo. Incluso, a la persona que lo está deseando. Al igual que en las otras áreas de la parapsicología, esta, también le preocupa a la ciencia, pues desafía la fuerza de la gravedad, poniendo en duda todos los conocimientos y aplicaciones que dependen de esto.

La ciencia simplemente no puede tolerarlo, axial que lo margina y niega casi por completo. La telekinesis, se atribuye a desórdenes mentales que permite a la persona, controlar mediante la fuerza de la gravedad de los objetos, las formas materiales de los mismos.

Esta actividad puede ser muy benéfica si se sabe cómo controlarse. Pero de no ser así, puede ser muy peligrosa, tanto para los que estén cerca, como para la misma persona

El Tarot es el nombre que recibe la baraja de cartas que se emplea para decir la buenaventura, también el juego que se practica con estas cartas.

El origen de las cartas del tarot es incierto. Fueron probablemente introducidas en Europa por los cruzados entre 1095 y 1270, o quizá por los gitanos. Se sabe que se utilizaban en Italia a comienzos del siglo XIV. Aunque el juego del tarot (también llamado taroco) se sigue practicando en algunos países de Europa central, las cartas se usan principalmente para juegos de adivinación y cartomancia.

La baraja de tarot completa consta de 78 cartas: los arcanos menores (56 cartas) y los arcanos mayores, también conocidos como triunfos (22 cartas con figuras simbólicas).

Los arcanos menores, similares a una baraja moderna, se dividen en cuatro palos de bastos (tréboles), copas (corazones), espadas (picas) y oros (diamantes). Cada palo consta a su vez de 14 cartas: cuatro figuras (rey, reina, caballo y sota) y 10 cartas numeradas del 1 al 10.

Los arcanos mayores están formados por el loco y una serie de cartas con diversas imágenes, numeradas del 1 al 21. La serie más común es la siguiente: (1) el mago; (2) la sacerdotisa; (3) la emperatriz; (4) el emperador; (5) el sumo sacerdote; (6) los enamorados; (7) el carro; (8) la justicia; (9) el ermitaño; (10) la rueda de la fortuna; (11) la fuerza; (12) el ahorcado; (13) la muerte; (14) la templanza; (15) el diablo; (16) la torre; (17) la estrella; (18) la luna; (19) el sol; (20) el día del juicio; (21) el mundo.

Muchas barajas de tarot antiguas fueron diseñadas por artistas de prestigio, como el alemán Alberto Durero, que vivió a finales del siglo xv y principios del XVI. Las imágenes simbolizan virtudes y vicios humanos. Para decir la buenaventura se interpretan las combinaciones formadas al echar las cartas.

Las Cartas de medievales del tarot son cartas de tarot que se utilizaban en el juego del mismo nombre, aunque actualmente se utilizan en cartomancia.

Hoy en día son cada vez más las personas que recurren al tarot como método de autoconocimiento y desarrollo personal.

El Demonio, en las creencias hebrea, cristiana e islámica, nombra el espíritu supremo del mal que durante un tiempo inmensurable ha regido el universo de los espíritus del mal y es una oposición constante a dios. La palabra viene, a través del término daeminium del latín eclesiástico, del griego daimonion, un adjetivo que significa

Has llegado al final de esta vista previa. ¡Regístrate para leer más!
Página 1 de 1

Reseñas

Lo que piensa la gente sobre Criminalidad esotérica

0
0 valoraciones / 0 Reseñas
¿Qué te pareció?
Calificación: 0 de 5 estrellas

Reseñas de lectores