Reivindicando a María Magdalena

Acciones del libro

Comenzar a leer

Información sobre el libro

Reivindicando a María Magdalena

Clasificaciones:
Calificar: 5 de 5 estrellas5/5 (1 calificación)
Longitud: 44 página27 minutos

Descripción

A lo largo de la historia, mucho se ha especulado sobre María Magdalena y se han planteado extrañas teorías que la mencionan como la compañera sentimental de Jesús. No obstante, existe muy poca información escrita confiable sobre ella, quien valientemente acompañó al Señor durante sus momentos más difíciles (crucifixión, muerte y sepultura).

Por una parte, indudablemente, María Magdalena es la primera persona que vio a Jesús resucitado, lo cual la convirtió en la principal testigo, interlocutora y hasta mediadora del Señor, e incluso este fenómeno le otorgó poder y autoridad sobre los apóstoles.

Cabe destacar que Jesús resucitado prefirió aparecérsele primero a ella que a los demás discípulos, quienes estaban enfrascados en sus luchas de poder por el liderazgo de la Iglesia. Magistralmente, el Maestro ratificó su posición de: a) defensa de los derechos humanos, b) reconocimiento de instituciones, leyes y méritos, c) dignificación del trabajo, y d) no endiosamiento de los seres humanos.

Y por la otra, en una época en la cual las mujeres eran marginadas y ni siquiera podían presentar su testimonio en los tribunales, esta primera aparición fue un gran problema para los seguidores de Jesús, siendo esto un motivo de vergüenza en una cultura patriarcal y machista. En ese sentido, los discípulos optaron por minimizar o negar este hecho (los evangelistas Mateo y Lucas no nombran a María Magdalena como primer testigo de la resurrección, y Pablo desconoció este suceso en su carta a los corintios, indicando que Jesús se le apareció primero a Pedro).

Además, María Magdalena (una de las mejores discípulas del Señor, y tal vez la líder del grupo de mujeres que financiaron su movimiento) fue menospreciada por ser mujer, y también envidiada por su posición económica y sus méritos, siendo víctima de una campaña de difamación en su contra, la cual la asoció injustamente con una adúltera y gran pecadora.

Aunque hubo rectificaciones de la Iglesia Católica en los años 1969 y 2016, y María Magdalena es santa con el mismo grado que los otros apóstoles, todavía persisten los prejuicios y una falsa imagen negativa sobre ella.

Leer más