Disfruta de millones de libros electrónicos, audiolibros, revistas y más

A solo $11.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar cuando quieras.

El manual del iniciado

El manual del iniciado


El manual del iniciado

valoraciones:
4.5/5 (13 valoraciones)
Longitud:
253 páginas
4 horas
Editorial:
Publicado:
6 feb 2020
ISBN:
9788417564995
Formato:
Libro

Descripción

Basado en el exitoso curso online "El manual del iniciado", el primer libro de Miguel Valls comparte la información precisa para iniciarse en el mundo de la magia: desde cómo reconocer la existencia propia, hasta su visión de los códigos andinos y cómo trabajar el cuerpo físico, el psíquico y el energético. Además, como la palabra "manual" indica, en cada capítulo propone ejercicios prácticos para convertir el conocimiento en sabiduría e integrar la información leída. Dice el terapeuta francés Jean Guillaume Salles: "A través de este libro Miguel nos ofrece un conocimiento sagrado que nos permite reconciliarnos con la vida, ya que por fin se nos dan instrucciones para ello. "El manual del Iniciado" es un verdadero camino de consciencia, ya que también es práctico (…). Así que, mi amigo lector, en este libro encontrarás muchos conocimientos útiles, concretos y estructurados, que podrás utilizar para tu evolución personal y embellecer tu vida. ¡Gracias Miguel por compartir con nosotros esta enseñanza con el fin de que el sol brille en nuestras existencias!".
Editorial:
Publicado:
6 feb 2020
ISBN:
9788417564995
Formato:
Libro

Sobre el autor


Vista previa del libro

El manual del iniciado - Miguel Valls González

obra.

PRóLOGO 1

Teniendo en cuenta los tiempos en los que vivimos, este libro  es uno de esos documentos que sin duda el mundo necesitaba con  suma urgencia. A pesar de las apariencias que lo externo parece  representar, tenemos el privilegio de vivir un presente lleno de  posibilidades. Un momento único en la historia de nuestro planeta en  donde solamente los iniciados, como siempre ocurrió en realidad,  serán capaces de navegar de forma provechosa ante todo aquello  que pueda presentarse. Me refiero a los que se atrevan a ser sin  condicionantes externos, a los que se atrevan a existir por sí mismos  y despertar al poder alquímico que les permita recuperar su divinidad  perdida.  Durante mucho tiempo, el ser humano ha creído ser un  deshecho, un pedazo de lodo (eso significa humano, del latín humus)  y ha aceptado vivir separado de su propia divinidad poniendo su  valor en aquello que proyectaba fuera de sí. 

Esa es la simbología  alquímica del plomo, que para volver a ser oro precisa de un proceso  interno que le devuelva el valor. Un proceso mágico que permita  lograr encarnar lo aparentemente imposible.  Remitiendo a la visión simbólica de la alquimia desarrollada  por Carl Gustav Jung, así como el plomo esconde la posibilidad de  convertirse materialmente en oro, el ser humano esconde el  potencial de transformarse en un dios encarnado. El poder creador  que manejamos es tan grande que, incluso sin ser conscientes de  ello, creamos la realidad que vivimos. Un poder activado desde cada  respiración, desde cada pensamiento, emoción o acción que  emprendemos.  Al creer ser plomo, en plomo nos hemos convertido,  relegando a nuestro sol interno al exilio. 

Al creernos separados del  oro, del valor, lo hemos depositado fuera, en seres superiores, en  ideales, en formas de pensamiento que dirigen hoy en día nuestras  vidas, que eligen por nosotros aquello que no nos sentimos dignos de  tomar, de encarnar. Nuestro poder de crear realidad es puesto  entonces a disposición de otros, convirtiéndonos en esclavos, en  alimento y en el medio a través del cual otras formas de conciencia  crean la realidad que a ellos más conviene. 

Una realidad que nos  limita y mantiene en eterna somnolencia.  Somos nuestra propia cárcel. El juicio sobre nosotros mismos,  nuestra culpa y nuestras creencias limitantes y destructivas son el  resultado de lo que creemos que es la vida. Eso es lo que creamos.  Eso es lo que conforma nuestro universo cotidiano. Nuestra ausencia  de presencia nos convierte en objeto de otros, en elementos  dependientes de un poder supuestamente mayor. No tenemos  consciencia de nuestra plenitud. Lo separamos todo y nos separamos  de todo. Incapaces de danzar con la propia vida, de navegar sobre el  agua como capitanes de barco y generadores de escenas propias, nos  dejamos arrastrar por un océano que nos lleva a la deriva, aceptando  la escena como un suceso sobre el que no tenemos capacidad de  acción o elección.  En una realidad donde todavía muchos son los que  permanecen dormidos, solo los iniciados están abiertos a asumir el  poder de la escena. 

Solo los que eligen iniciar su existencia por sí  mismos se permiten abrazar el camino de vuelta al oro que en cada  uno de nosotros representa el valor que un día fue borrado de  nuestras memorias, de nuestros derechos internos. Cada vez que un  ser humano despierta, necesita recorrer un proceso que lo llevará a  elegir su propia existencia, a iniciarse por sí mismo en la vida. Este  manual es para todos aquellos que deseen abrazar esa posibilidad  con cierta garantía de éxito.  Despertar puede ser sin duda algo doloroso, pero elegir la  propia existencia es dar un paso más allá. Es cruzar una puerta en  donde no hay vuelta atrás, entrar al vacío existencial desde el que  necesitamos morir y renacer desde nuestra propia elección. 

Muchos  son los que despiertan del sueño y pocos los que eligen seguir adelante. Como a veces dice Miguel, el ser humano ha sido diseñado  para no ser autoejecutable. Eso hace que no nos sintamos con la  capacidad y el derecho para auto sanarnos, para auto valorarnos,  para elegir como deseamos que sean nuestras vidas.  Al despertar, muchos toman consciencia de una realidad que  los atrapa, los manipula, los encarcela y los convierte en siervos de  un poder mayor. Entonces, dejan de someterse y luchan contra todo  creyendo que actúan desde otro estado. En realidad, pocos son los  que eligen traspasar el infantilismo y la adolescencia para recuperar  la divinidad adulta que permite responsabilizarse de aquello que cada  uno vive. De una forma u otra, muchos y muchas, aparentando estar  despiertos, deciden seguir durmiendo al darse cuenta de lo que  representa asumir el poder de sus propias vidas. Sin saberlo, avivan el  fuego mientras distraen su atención del lugar al que todo iniciado, si  desea serlo, necesita dirigirse. Me refiero al encuentro consigo  mismo. 

Solo el que asume su existencia y se responsabiliza de todo  aquello que sucede en su propia cotidianidad emprende el camino de  vuelta a casa, dejando atrás la densidad del plomo para recuperar el  brillo del oro que lo lleve a realizarse. El iniciado y como no, la  iniciada, eligen y resuelven los conflictos dentro de sí, recuperan sus  partes separadas y por ende, su valor, dejando de ceder el poder de  sus vidas a lo divino, a lo superior, para tomar sus propias decisiones  en base a lo que su corazón les indica.  

Los iniciados son el primer escalón hacia la verdadera  maestría y a la iluminación de la que tantas culturas nos hablan  desde el principio de los tiempos. Una iluminación que, más que  alejarnos de lo material, nos permite trascender aquí mismo,  logrando un estado en el cual nuestra propia esencia divina pueda  dirigir de forma armoniosa nuestra mente, emociones, sexualidad y  cuerpo. Un estado que nos realice, permitiéndonos encarnar nuestro  propio Cielo en la Tierra, como tan bien refleja el Tarot a través de la  carta del Mundo, arcano mayor número 22 en el que lo más esencial  de nosotros logra bajar a Tierra sus propios ideales antes de  convertirse de nuevo en el Loco, el estado divino de libertad total.  Fruto sobre todo de la influencia judeocristiana, al ser  humano le cuesta tomar sus propias decisiones y comprender que  todo aquello que ve fuera es un reflejo de lo que tiene dentro, que  todo el valor que deposita en lo externo es un reflejo de lo que no se  da a sí mismo. 

Hoy en día hemos cambiado a Dios por el Universo,  hemos sustituido a la religión por la Ciencia, pero seguimos creyendo  que la respuesta está fuera, separada de nosotros y de nuestra  propia elección. Es así como nos hemos dejado manipular por dioses,  ángeles, demonios, políticos, élites, religiones, televisiones,  telediarios, estudios científicos, etc. Ideas cuyo valor actúa separado  de nosotros, restando en lugar de sumar, minimizando en lugar de  acompañar.  El manual del iniciado es un regalo divino encarnado para ti,  un tesoro que nos conviene valorar. Al leer el documento, sorprende  la facilidad con la que Miguel se atreve a compartir lo que hasta hace  bien poco era reservado, precisamente, solo a algunos. No  es que no haya libros que toquen el tema iniciático, pero ninguno de  los que conozco es tan directo y sencillo, tan práctico y claro como  este. La razón es que este amigo de camino y este bello espejo que  he creado en mi vida, ha logrado integrar a su propio conocimiento el  de una cultura tan fascinante como la de los Q’ eros. 

Cuando él sólo era un chico que buscaba respuestas, vislumbré a través de su  cristalina mirada un precioso corazón y una fascinante sencillez. Verlo  crecer con tanta rapidez fue tan atractivo como reconocer el poder  que hoy en día representa. Una fuerza interna totalmente resolutiva,  capaz de gestarse, de reconstruirse como un ser humano consciente  y de abrirse a compartir el resultado de lo que lo llevó a su propio  crecimiento.  Es desde este espíritu que Miguel nos brinda un manual lleno  de conceptos y herramientas claras sin complicarnos la vida, sin esa  amarga sensación que dejan otros autores de guardarse lo más  importante para sí. La razón no es un secreto para mí, pueden  creerme. Miguel lo hace así porque esa ha sido su herencia, su  andadura. Aquellos a los que admira, aquellos desde los que ha  crecido, le han transmitido el conocimiento de la misma manera y  desde la misma generosidad. 

Esa es la fidelidad hacia sí mismo que  elige mantener. Tal vez por eso, Miguel Valls se ha convertido en un  referente para muchos de los que desean tomar el camino de la  iniciación de forma directa y sencilla. Como Prometeo, ha elegido  bajar a los mortales el fuego divino sin rodeos, sin tapujos, sin  dogma. Eso sí, en este caso no habrá cadenas. Él mismo se encarga  de liberarse de ellas. 

En ese sentido, me honra el haber sido un  puntal en su propio despertar porque, además de amigo, compañero  de viaje e iniciado, me trajo a casa el conocimiento ancestral de los Q’  eros, el último vestigio de la raza Inka. Gracias a eso pude gestar con  garantías las bases del Método Syneidesis de creación consciente y lo  que bauticé en su día como el arte ritual. Reconozco que sin Miguel  Valls, todo esta parte de mi camino hubiera sido mucho más  correosa.  Miguel me contaba un día que para algunos ancianos Q’ eros,  compartir este conocimiento de forma abierta es considerado una  locura. Por eso solo me queda decir:  Gracias amigo por tu valentía, por ser un loco capaz de  asumir el sueño que representa dar el conocimiento al común en  lugar de esconderlo para unos pocos. Sabemos que es un riesgo, por  eso te comparé con Prometeo. Quizá sea porque nos hacemos de  espejo.  

Sea como sea, sabemos que en nuestros casos, Zeus no podrá  castigarnos y encerrarnos jamás. Sabemos que el único dios que  podría hacerlo es el que habita dentro de cada uno de nosotros. En  mi caso, como en el tuyo, ese dios ama la libertad y no las cadenas.  Gracias Miguel por elegir ser libre y liberar de cadenas al que desee  abrazar el camino del iniciado.  

Victor Brossa 

PRóLOGO 2 

Llega un día en tu vida en que te alcanza una información por vía de un mensaje que te da un  amigo, una noticia que ves en la televisión, un link de redes sociales, un evento que te marca un  momento concreto… o bien como en mi caso, una película, unos vídeos. O bien como en el caso  tuyo, ahora que estás leyendo estas páginas, la información te llega a través de este libro. 

Un día nos llega la oportunidad de despertar, de saber que existe un camino hacia uno  mismo y encontrarlo, un camino de iniciación con el cual empiezas a salir de ese letargo, de ese  control, de esa manipulación en que está inmersa la humanidad, y a través de este mensaje entra  luz en tu vida. Luz como camino a recorrer, luz a encontrar, porque en ese fin del camino  lo único que está eres tú mismo. En ese fin del camino, que es el inicio del siguiente, siempre vas a  estar tú mismo reconociendo que todo lo que te ocurre  y no te ocurre depende de ti. 

Un día me encontraba donde tú te encuentras hoy, leyendo estas palabras, teniendo en las  manos este libro, pensando si realmente será cierto lo que leía o no. Hoy quiero agradecer al autor y  valorizar el material contenido, porque realmente es aquí donde inicias el camino que tú mismo has  decidido tomar con El manual del iniciado. Iniciado en la Enseñanza que durante miles de años nos  han dejado a través de mensajes lo Grandes Maestros, que siguen un encadenamiento perfecto de  cómo funciona el Universo. 

Ahora te llegó el momento de despertar y decidir por ti mismo.  Es cierto que vivimos en una época en la que tenemos que despertar, también considero  que en todas las épocas en las que vivimos tenemos que despertar... a través de estas palabras  que trato de trasmitirte en este prólogo, quiero decirte que pongo certeza al contenido de este libro,  ya que tuve la suerte de encontrarme con esta Enseñanza, tengo la suerte de tener esta  Enseñanza en mis manos y tengo la suerte de manejar mi vida desde esta Enseñanza. 

Realmente  te garantizo desde mi experiencia que pongo el crédito de que Es el Camino, éste es el camino del  despertar de la conciencia, éste es el camino hacia uno mismo, éste es el mapa iniciático con el cual  encontrarte a ti mismo y manejar tu realidad.  

En agradecimiento al autor de este libro y en valorización al contenido, deseo que  despiertes y que tomes la Enseñanza de tu mano. Porque la Enseñanza no es de uno, no te quedes  con el mensajero sino con el mensaje, y este mensaje trasciende tiempo y espacio, porque ha  estado en todos los tiempos y seguirá estando en los futuros. 

Escuela M.I.T.O.

Juan Antonio Reig y Paula Mora Pastor 

INTRODUCCIóN

Elijo escribir este libro porque me interesa que la humanidad tenga la información necesaria para desarrollar sus capacidades y crear su propia realidad. El manual del iniciado comenzó siendo un curso online -hoy en día continúa siéndolo- y de ese propio taller decidí dar forma a la presente obra, para que llegue a la mayor cantidad de gente. 

En las siguientes páginas está desarrollada la base de la plataforma iniciática Cristal de una manera simple y práctica, con el fin de que todos la podamos aplicar y desarrollar en nuestra vida.

Miguel Valls

CAPÍTULO I

INTRODUCCIóN

A LA PLATAFORMA DE CONSCIENCIA.

¿QUé ES SER UN INICIADO?

La iniciación es un camino sagrado y el primer paso para emprenderlo es saber que, precisamente, un iniciado es aquel que asume su existencia, crea y transforma su realidad siempre de manera consciente. Es alguien que se da cuenta a cada momento de qué le falta o qué le sobra y trabaja para trascenderlo, sabiendo que siempre está y estará en el comienzo, porque en todo momento se está empezando: por más que haya evolucionado, todo iniciado siempre tendrá más cosas por conseguir. Vale aclarar también que éste no es, como muchos suponen, un camino espiritual (aunque integra la espiritualidad) sino de reconocimiento del dios interno, de tu divinidad y tu existencia, que no están despiertas hasta el preciso y mágico momento en que eliges asumirlas. En este mundo, la mayoría de las personas están viviendo según programaciones genéticas, emocionales, culturales, familiares y sociales, y actúan desde ellas la mayor parte del tiempo sin tomar decisiones propias, aunque a veces crean incluso que sí lo hacen. Por el contrario, los iniciados vivimos en el inicio, un lugar en donde en todo momento empieza todo: 

Por mucho que yo haya conseguido, me queda mucho por conseguir. 

Por mucho que haya trascendido, me queda mucho por trascender. 

Por mucho que haya vivido, me queda mucho por vivir. 

Todo está en un constante comienzo y allí reside la clave, porque cuando algo empieza no sabemos qué es, lo tenemos que descubrir como hace un niño. Por eso, para transitar este camino es fundamental que nos hagamos las siguientes dos preguntas:

¿Qué vida tengo?

¿Qué vida quiero tener?

A partir de obtener las respuestas a esos dos interrogantes podremos comenzar a ordenarnos y (re)construirnos reconociendo al maestro interno. En cuanto a esto último, cabe tener en cuenta que podemos tener un referente externo (Jesús, Buda o Krishna, por ejemplo), pero con consciencia de que a un discípulo y a un maestro los une el aprendizaje, por lo cual habremos de trascender a esas figuras para entrar en la existencia y responsabilizarnos de ella, lo que nos llevará a su vez a cada uno de nosotros a darnos cuenta de algo fundamental: 

Todo lo que te pasa lo creaste tú, y por eso mismo tienes el poder de cambiarlo. 

TRES PASOS PARA INTEGRAR LA ENSEñANZA 

Conocimiento, sabiduría y entendimiento. Esos son los tres movimientos fundamentales que hemos de seguir a la hora de integrar la enseñanza iniciática y los transitaremos en ese orden.  El primero, el conocimiento, es el nutrirse de lo intelectual mediante libros, conferencias, documentales, las reflexiones de la vida y el hablar de cosas que pueden resultarnos útiles o no, es decir, la parte teórica.  También es lo que nos aporta la estructura mental, pues recibir información sobre un tema determinado provoca que algo nos parezca lógico y nos demos permiso para hacerlo.  Sin embargo, todo conocimiento que absorbemos no es más que una creencia, pues desde nuestro ser no sabemos si las cosas son como dicta la teoría o de otra forma. Por eso, en el plano del conocimiento nunca podremos decir sí, es así o no es así sobre algo que nunca hemos hecho.  En el caso de El manual del iniciado, este paso sería leer el libro, pero sin experimentar las pautas que propone.

Ejemplo:

El segundo paso es hacia la sabiduría, que se manifiesta cuando nos atrevemos a hacer, a aplicar en nuestra vida el conocimiento adquirido y de ello obtener un resultado. La palabra saber viene de sabor; por lo tanto, al saborear aquello que ya conocemos desde lo mental distinguiremos realmente qué implica, qué quiere decir, cómo se siente vivirlo. A la sabiduría se llega mediante la acción, a través de la parte práctica, antes de alcanzar el entendimiento. En relación a este libro, la sabiduría llegaría tras leerlo (conocimiento) y luego realizar los ejercicios sugeridos al lector. 

Por último llegaremos al entendimiento, a la autoevaluación que cada uno de nosotros realizará sobre la experiencia que ha vivido. Y esta parte es muy importante, porque sin evaluación no hay iluminación posible ni toma de consciencia. ¿Qué significa esto? Que si las cosas que hemos hecho no han salido como queríamos, sin entendimiento no nos daremos cuenta de por qué no hemos alcanzado nuestro resultado. Continuando con el caso de El manual del iniciado, se trata de realizar en las páginas asignadas para ello una autoevaluación luego de poner en práctica cada ejercicio, para analizar la experiencia vivida y así llegar al entendimiento.

LOS TRES CAMINOS DE LA INICIACIóN

Al

Has llegado al final de esta vista previa. ¡ para leer más!
Página 1 de 1

Reseñas

Lo que piensa la gente sobre El manual del iniciado

4.5
13 valoraciones / 1 Reseñas
¿Qué te pareció?
Calificación: 0 de 5 estrellas

Reseñas de lectores

  • (5/5)
    me encanto el libro, muy completo y muchos ejercicios. muy recomendado