Disfruta de millones de libros electrónicos, audiolibros, revistas y más con una prueba gratuita

A solo $11.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar cuando quieras.

La escapada de Ema
La escapada de Ema
La escapada de Ema
Libro electrónico52 páginas36 minutos

La escapada de Ema

Calificación: 3 de 5 estrellas

3/5

()

Información de este libro electrónico

Ema –la protagonista de sus novelas anteriores– ahora tiene solo 8 años y acaba de recibir una gran noticia: tendrá un hermano. Esto la desconcierta: ¿por qué sus padres querrán tener otro hijo?, ¿será que ella no les es suficiente? Estas interrogantes y otras más hacen que Ema tome una decisión radical, y junto a su querido perro Sansón y su amigo Maxi vive una gran aventura, enfrentando adversidades y riesgos que jamás imaginaron. Una historia en donde los valores de la amistad, la honradez, la responsabilidad y el amor familiar son fundamentales para conocer más de la vida.
IdiomaEspañol
EditorialZig-Zag
Fecha de lanzamiento11 nov 2015
ISBN9789561227279
La escapada de Ema
Leer la vista previa

Leer más de Angélica Dossetti

Relacionado con La escapada de Ema

Libros relacionados

Comentarios para La escapada de Ema

Calificación: 3 de 5 estrellas
3/5

4 clasificaciones1 comentario

¿Qué te pareció?

Toca para calificar
  • Calificación: 5 de 5 estrellas
    5/5
    Libro con lindas ilustraciones. Lectura rápida y muy entretenido el relato.

Vista previa del libro

La escapada de Ema - Angélica Dossetti

e-I.S.B.N.: 978-956-12-2727-9.

1ª edición: abril de 2014.

Gerente editorial: José Manuel Zañartu Bezanilla.

Editora: Alejandra Schmidt Urzúa.

Asistente editorial: Camila Domínguez Ureta.

Director de arte: Juan Manuel Neira.

Diseñadora: Mirela Tomicic Petric.

© 2014 por Angélica Dossetti Calderón.

Inscripción Nº 238.154. Santiago de Chile.

Derechos reservados para todos los países.

© 2014 de la presente edición por

Empresa Editora Zig-Zag, S.A.

Editado por Empresa Editora Zig-Zag, S.A.

Los Conquistadores 1700. Piso 10. Providencia.

Teléfono 56 2 28107400. Fax 56 2 28107455.

E-mail: zigzag@zigzag. cl / www.zigzag.cl

Santiago de Chile.

El presente libro no puede ser reproducido ni en todo

ni en parte, ni archivado ni transmitido por ningún medio

mecánico, ni electrónico, de grabación, CD-Rom, fotocopia,

microfilmación u otra forma de reproducción,

sin la autorización escrita de su editor.

A veces me pasan cosas terribles e invento cosas para solucionarlas, pero mis planes casi siempre fallan y termino metida en problemas. Así que mejor escribo lo que me sucede en el diario de vida, para que cuando tenga otra idea pueda revisar si se me ocurrió antes y ahorrarme los castigos.

Ema S.

Lunes 25 de junio

La señorita Verónica, mi profesora jefe, siempre me arruina la vida, como hoy que nos cambiaron de puestos justo cuando me estaba haciendo media amiga de Matilde; y todo porque la profesora de manualidades dice que el curso es muy desordenado y conversador.

–Niños, hagan una fila afuera de la sala con todas sus cosas –dijo con esa voz de contenta que no se le quita con nada, aunque nos estemos portando mal.

Salimos al pasillo, hicimos la famosa fila, ella comenzó a llamar por lista, y ¡horror!, nos dimos cuenta de que estaba distribuyendo los puestos.

–Schulz con Miranda –dijo y me mandó al primer puesto, frente al escritorio del profesor, que es el peor lugar del mundo porque una siempre está vigilada. Y, lo que es peor, con Pepe Miranda, a quien no soporto.

En una oportunidad mamá me dijo que si no estaba conforme con algo que pasara en el colegio, hablara con la señorita Verónica. Así que dejé mis cosas en el escritorio y me dirigí derechito a la causante de mi desgracia, que ya se encontraba escribiendo unos ejercicios de matemática en el pizarrón.

–Señorita, ¿me puedo sentar con Matilde? –le dije con cara de santa.

Guardó el plumón en el bolsillo de su delantal y me miró sonriente.

–No, Ema, tienes que sentarte con José Miranda –apuntó con un dedo hacia el famoso puesto.

–Es que Pepe no es mi amigo…

–Mejor, así tienes la oportunidad de conocerlo –ni siquiera me dejó terminar de hablar y tuve que volver a mi nuevo puesto.

Pensando en que mi día no podía ser más terrible, me había comprado un chocolate en el quiosco para pasar el mal rato; pero no: siempre

¿Disfrutas la vista previa?
Página 1 de 1