Disfruta de millones de libros electrónicos, audiolibros, revistas y más

A solo $11.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar cuando quieras.

Extraño caso del Dr Jekyll y Mr Hyde

Extraño caso del Dr Jekyll y Mr Hyde

Leer la vista previa

Extraño caso del Dr Jekyll y Mr Hyde

Longitud:
94 páginas
1 hora
Editorial:
Publicado:
3 mar 2016
ISBN:
9789561222281
Formato:
Libro

Descripción

En El extraño caso del Dr. Jekyill y Mr. Hyde, novela de suspenso en que aparentemente un experimento de laboratorio es lo más importante, subyace la problemática interior que se le presenta a todos los seres humanos: las contradicciones que todos llevamos por
naturaleza en nuestro interior, las que nos hacen actuar en ciertas oportunidades como si fuéramos no una sino que distintas personas.
Editorial:
Publicado:
3 mar 2016
ISBN:
9789561222281
Formato:
Libro

Sobre el autor

Dr Robert Stevenson is a consultant historian who served in the Australian Regular Army before joining the staff at the University of New South Wales, Canberra, and later working with the Official History project at the Australian War Memorial. His doctoral thesis was a joint winner of the Australian Army History Unit’s CEW Bean Prize in 2011. His most recent major publication, The War with Germany, was published as part of The Centenary History of Australia and the Great War and was shortlisted for the Australian History Prize in the Prime Minister’s Literary Awards for 2016.


Relacionado con Extraño caso del Dr Jekyll y Mr Hyde

Libros relacionados

Vista previa del libro

Extraño caso del Dr Jekyll y Mr Hyde - Robert Stevenson

Vida y obras de Robert L. Stevenson

Ámbito histórico de Stevenson

Robert Louis Stevenson nació en 1850, en Edimburgo, un año antes de la Gran Exposición Universal de Londres. Cuando ésta se inauguró, en sus pabellones se pudieron admirar los principales descubrimientos, inventos y maquinarias que habían hecho posible la Primera Revolución Industrial, más un anticipo de la que llegaría a ser la segunda ya en gestación. Allí se concentraba toda la tecnología de la época, además de lo que se consideraba digno de mostrar de las ciencias y de las artes.

Con la reina Victoria a la cabeza, Inglaterra iniciaba las décadas que serían consideradas como la época de oro del periodo victoriano.

Junto al optimismo y a la satisfacción de pertenecer a un imperio que se hallaba a la vanguardia de la civilización, los ingleses cultivaban algunos hábitos que se transformaron en símbolos de la moral victoriana: la honestidad y la laboriosidad; el guardar a toda costa las apariencias; cierta solemne seriedad y una hipócrita mojigatería en todo lo relacionado con el sexo.

La prosperidad material no tardó en ser asociada a la honestidad y a la laboriosidad.

Esta rígida moral y esta falta de soltura y de sentido del humor no escapó a la mordacidad de los principales escritores victorianos. Charles Dickens, H.G. Wells, Lewis Carrol y Bernard Shaw, entre otros, la satirizaron y combatieron en varias de sus obras.

Era lógico que un hombre enfermizo y sensible como Stevenson, y descontento siempre de sí mismo, no pudiera hallarse a gusto ni en el frío clima de su Escocia natal, ni en un ambiente moral tan distinto al de su estructura sicológica.

La difícil juventud

Desde niño, Stevenson se acostumbró a estar enfermo. Pasaba las noches en vela y sufría agotadores accesos de tos. Terribles pesadillas –algunas de las cuales aparecerían más tarde en sus relatos– le llenaban de espanto. Sólo tenía el consuelo de los cuidados de Alison Cunnigham, su nurse, a la que consideraba como su segunda madre.

Pese a esta naturaleza débil y sensible, estudió Derecho en su ciudad natal. En 1870 –a los veinte años de edad– sufrió una grave afección respiratoria que casi le mata. Entretanto había empezado a escribir artículos que enviaba a diversas revistas londinenses.

Decidido a sanar y a dedicarse a escribir, Stevenson se traslada en 1873 a la Riviera francesa. Tres años más tarde en Fontainebleau, conocería a quien llegaría a ser su mujer: Fanny Osbourne.

Sus obras

En 1878, Stevenson publica su primera obra: Viaje tierra adentro (Inland Voyage). En ella narra un viaje en canoa por Francia e Inglaterra. La fantasía y la excentricidad que estarían presentes en casi todos sus libros aparecen ya en éste.

Le sigue, un año después, Viajes en burro por las Cévennes (Travels with a Donkey in the Cévennes), donde describe con humor a algunos de los pintorescos habitantes de esta cadena montañosa francesa. No hay que olvidar que a mediados del siglo XIX los libros de viaje constituían la principal forma de dar a conocer la geografía y la idiosincracia de la gente de los distintos países.

En aquel mismo año Stevenson viaja a California en busca de Fanny Osbourne, con la que finalmente se casa. Fanny, además de una buena compañera, es una exigente crítica de su obra.

En 1880 regresa a Europa e intenta encontrar un lugar donde tratarse de una tuberculosis ya muy avanzada. Deambula por diversos sitios de Suiza, Francia y el sur de Inglaterra. Entretanto escribe su ensayo Virginibus Puerisque, que publica en 1881.

Durante aquel verano de 1881, Stevenson escribe La isla del tesoro (The Treasure Island), que publicará en 1883. En la novela –que sitúa en la época de los filibusteros– el escritor encarnará a algunos de sus miedos y pesadillas en su protagonista: el joven Jim Hawkins.

La obra –una muy entretenida novela de aventuras– está muy bien estructurada y sus personajes son coherentes con el carácter y el nivel de educación que tienen. Afortunadamente Jim ha tropezado en su desamparo con hombres auténticamente honestos como el doctor Livesey y el capitán Smollet. Contrastan con ellos los rudos y sanguinarios John Silver El Largo y Perro Negro.

Stevenson se encuentra ya en plena efervescencia creativa. Y tras La isla del tesoro escribe una serie de relatos breves: Las nuevas noches árabes (New Arabian Nights), que publicará en 1882. En éstos se destaca lo fantástico y sobrenatural mediante una notable y minuciosa creación de atmósferas y ambientes.

Hacia 1885 la enfermedad de Stevenson se ha agravado. El escritor se traslada a Bournemouth, un balneario al sur de Inglaterra, junto al canal de la Mancha.

Edita entonces la novela que lo hará famoso: El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde (The Strange Case of Dr. Jekyll and Mr. Hyde, 1886). El libro es un best seller desde su publicación.

Angustiado tanto por su enfermedad como por su sombría imaginación e incapaz de permanecer en un lugar por mucho tiempo, durante 1887 Stevenson viaja con su mujer por los Estados Unidos. Y publica Memorias y retratos (Memories and Portraits). Aunque breves recuerdos aparentemente inconexos, éstos muestran vívidamente episodios de la juventud del escritor en Escocia.

Cuando muere su padre, Stevenson rompe para siempre con su país natal. Se traslada a los Mares del Sur, por los que viaja durante 1890, para establecerse finalmente en Vailima, cerca de Apia, la capital de Samoa Occidental. Son años de gran creatividad, que le transforman en una especie de personaje local.

La obra más interesante de ese tiempo es Cartas desde Vailima (Vailima Letters). Ellas muestran a un narrador que no se le escapa ningún detalle de los que le rodean, y cuya vívida fantasía sabe envolverlos en un halo de interés y de misterio.

Repentinamente –en diciembre de 1894– Stevenson muere de un ataque de apoplejía. Tiene 44 años y deja inconclusa una novela: Weir of Hermiston.

El último de los escritores románticos

Nacido en un mundo en que triunfaba la industrialización, el comercio y la prosperidad material, Stevenson debería haber adoptado, como fórmula literaria, el realismo que utilizaron los escritores de su tiempo. Pero así como pasó su vida huyendo del clima frío y brumoso de su Escocia natal, y evadiéndose de la moral rígida e hipócrita de sus compatriotas, mantuvo su obra dentro de la tendencia que se avenía mejor con su temperamento atormentado y fantasioso: el romanticismo.

Uno de sus ilustres contemporáneos, H.G. Wells, lo calificó acertadamente al decir que fue el último de los escritores románticos de su generación.

José Manuel Zañartu

Historia de la puerta

El abogado Míster Utterson era un hombre alto, enjuto y seco; de semblante adusto, que jamás se iluminaba con una sonrisa; parco, reservado, melancólico y torpe para exponer sus sentimientos. No obstante, inspiraba afecto. En las reuniones entre amigos, bebiendo un vino de su

Has llegado al final de esta vista previa. ¡ para leer más!
Página 1 de 1

Reseñas

Lo que piensa la gente sobre Extraño caso del Dr Jekyll y Mr Hyde

0
0 valoraciones / 0 Reseñas
¿Qué te pareció?
Calificación: 0 de 5 estrellas

Reseñas de lectores