Disfruta de este título ahora mismo, y de millones más, con una prueba gratuita

A solo $9.99/mes después de la prueba. Puedes cancelar cuando quieras.

Un Conde Menos Escandaloso

Un Conde Menos Escandaloso

Leer la vista previa

Un Conde Menos Escandaloso

valoraciones:
3/5 (2 valoraciones)
Longitud:
129 páginas
2 horas
Editorial:
Publicado:
Dec 25, 2019
ISBN:
9788835401186
Formato:
Libro

Descripción

Kaitlin y Gregory llegan a un acuerdo, pero ambos tienen motivos ocultos. A medida que avanzan, pronto se hace obvio que nada va a funcionar como lo planearon y que la pasión se desencadena de maneras que ni siquiera se hubieran imaginado.

Gregory Cain, el conde de Shelby no cree en el amor, más específicamente no cree en él para él mismo. Está perfectamente bien para otras personas. El comportamiento escandaloso y los actos de pícaro están en su conjunto de habilidades y no le importa alardear de ambos. No se involucra con inocentes o damas con mentalidad matrimonial. Así que cuando Lady Kaitlin Evans le pide un beso, no tiene más remedio que rechazarla. No sólo es cercana a su hermana, es la sobrina de su mentor. Está fuera de los límites. Entonces, ¿por qué de repente la encuentra fascinante y besarla es la única cosa que desea más que nada? Lady Kaitlin Evans es huérfana. A una edad muy temprana, perdió a sus dos padres y se fue a vivir con su tío. No le va bien en las reuniones sociales y preferiría perderse en un buen libro o aprender algo nuevo. Debido a su incomodidad social, se ha convertido en una de las principales feas del baile..., durante tres temporadas seguidas. Está lista para rendirse y prepararse para la soltería. Es menos desgarrador y puede leer todo lo que quiera sin interrupciones. Sólo hay una cosa que ella quiere antes de retirarse de la sociedad: un beso para siempre del conde de Shelby. Sin embargo, el sinvergüenza la rechaza y se ofrece a ayudarla a encontrar un marido. Kaitlin y Gregory llegan a un acuerdo, pero ambos tienen motivos ocultos. A medida que avanzan, pronto se hace obvio que nada va a funcionar como lo planearon y que la pasión se desencadena de maneras que ni siquiera se hubieran imaginado.

PUBLISHER: TEKTIME
Editorial:
Publicado:
Dec 25, 2019
ISBN:
9788835401186
Formato:
Libro

Sobre el autor


Relacionado con Un Conde Menos Escandaloso

Libros relacionados

Vista previa del libro

Un Conde Menos Escandaloso - Dawn Brower

UN CONDE MENOS ESCANDALOSO

Bluestockings desafiando a los bribones Libro seis

Dawn Brower

Traducido del inglés: Elizabeth Garay

Índice

Agradecimientos

CAPÍTULO UNO

CAPÍTULO DOS

CAPÍTULO TRES

CAPÍTULO CUATRO

CAPÍTULO CINCO

CAPÍTULO SEIS

CAPÍTULO SIETE

CAPÍTULO OCHO

CAPÍTULO NUEVE

CAPÍTULO DIEZ

Epílogo

ACERCA DE LA AUTORA

TAMBIÉN DE DAWN BROWER

EXTRACTO: El Conde De Harrington

PRÓLOGO

CAPÍTULO UNO

Sin título

Esta es una obra de ficción. Los nombres, personajes, lugares y situaciones son producto de la imaginación de la autora o se utilizan de manera ficticia y no deben interpretarse como reales. Cualquier parecido con locales, organizaciones o personas reales, vivas o muertas, es mera coincidencia.


One Less Scandalous Earl 2019 Copyright © Dawn Brower

Artista de portada y ediciones: Victoria Miller

Todos los derechos reservados. Ninguna parte de este libro puede ser utilizada o reproducida electrónicamente o impresa sin permiso por escrito, excepto en el caso de citas breves incorporadas en las críticas.

Published by Tektime

Agradecimientos

Gracias a aquellos que me ayudaron a pulir este libro. Elizabeth eres mi número uno. Eres siempre la mejor. También gracias una vez más a mi increíble editora, Victoria Miller. Me haces una mejor escritora y sin ti podría no estar donde estoy ahora.

Este libro es para todos los lectores que han estado esperando la historia de Shelby. Espero que cumpla con todas sus expectativas.

CAPÍTULO UNO

Londres 1824

Era una tarde cálida de finales de la primavera. El verano estaba a la vuelta de la esquina, y la mayoría de la aristocracia se retiraría a sus fincas. Algo que lady Kaitlin Evans deseaba que fuera una opción para ella. Ella vivía con su tío, el conde de Coventry, y él prefería la vida en la ciudad. Rara vez se retiraba a su casa de campo. Con su hermano, Collin, todavía lejos, en la escuela y su prima, Marian, casados hace menos de un año, Kaitlin estaba sola.

Estaba feliz por Marian. Su prima se había enamorado del conde de Harrington. Eran felices, y eso era todo lo que importaba, pero el año pasado sin su prima a su lado, todos los días se habían vuelto tediosos. Kaitlin necesitaba desesperadamente algo con qué llenar sus días. Infortunadamente, a ella no le iba bien socializando y no tenía muchas amigas. Tenía dos, su prima Marian, y lady Samantha Cain.

Samantha debía llegar pronto para acompañar a Marian a tomar el té. Se reunían al menos una vez a la semana, pero eso pronto terminaría. El esposo de Marian quería retirarse a su finca durante los meses de verano. Necesitaba estar allí para atender a sus inquilinos y las reparaciones necesarias en algunas de sus propiedades. Kaitlin echaría muchísimo de menos a su prima. Ya se encontraba sola, y pronto perdería a una de las pocas personas que quedaban con quienes se sentía cómoda.

¿Qué te tiene tan melancólica, querida?, preguntó su tío, el conde de Coventry, cuando entró a la sala de estar.

Ella levantó los labios en una falsa sonrisa. Kaitlin hizo todo lo posible para que todo pareciera estar bien, incluso cuando sentía que se estaba muriendo por dentro. Perdida en mis pensamientos. Se puso de pie y abrazó a su tío, luego dio un paso atrás. Él estaba en casa con más frecuencia, después de un largo ataque de enfermedad. Todavía tenía días horribles, pero en su mayoría, parecía estar recuperándose. Sin embargo, eso podría ser una ilusión de su parte. ¿Cómo te sientes hoy?.

No te preocupes por mí, dijo. Nunca me he sentido mejor.

Estaba mintiendo, por supuesto. Su andar estaba ligeramente apagado, y dependía más de su bastón, de lo que solía hacerlo. A veces, ella pensaba que su vista estaba afectada, pero su tío se había vuelto bastante talentoso para disimular la mayoría de sus síntomas. El conde de Coventry era un hombre orgulloso y odiaba mostrar signos de debilidad. Kaitlin le permitió la falsedad de pretender que estaba bien. Era lo menos que podía hacer por él. Eso es grandioso, dijo. Entonces no te importará si te dejo solo por la tarde.

¿Vas a tomar el té con Marian?, preguntó. Dale mis saludos, y si su bribón de marido anda cerca, dile que me visite antes de que desaparezcan en el verano.

Yo estaré encantada de entregarle ese mensaje, dijo Samantha mientras entraba a la habitación. Su cabello oscuro estaba peinado en un elaborado moño, y sus ojos azules brillaban con picardía. Llevaba un vestido de diario de muselina y un sombrero de paja con cintas azules a juego. Kaitlin envidiaba a su amiga. Era vivaz y no temía nada. A veces, Kaitlin deseaba poder ser más como ella, pero eso parecía imposible

Samantha podía hacer cualquier cosa, decir lo que quisiera, y ni una sola vez le importaba lo que cualquier persona de la sociedad pensara de ella. Nadie se atrevía a tratarla sin importancia. Kaitlin se alejaba de todos y tenía problemas para unir dos palabras en compañía cortés. Debido a esto, a menudo se quedaba a las afueras de los bailes, y rara vez se le pedía que bailara. Las únicas personas que le prestaban atención eran su familia y Samantha. También podía ser una estatua de mármol por lo poco que la gente la notaba. A decir verdad, prefería ser invisible. Esto la salvaba de hacer el ridículo en sociedad. Por eso, Samantha a menudo sentía que era su responsabilidad ayudarla, incluso con las tareas más pequeñas. Era la forma en que su amiga facilitaba la comodidad de Kaitlin. No estoy segura de necesitar tu ayuda con una tarea tan de poca monta, le dijo a Samantha. Soy más que capaz de transmitir ese mensaje a lord Harrington.

Ella levantó una ceja. ¿Sigues portándote tan formal con él?. Sus labios se torcieron. Es tu primo por matrimonio. Seguramente te ha dado permiso para usar su nombre de pila.

Sus mejillas se calentaron. Odiaba cómo se avergonzaba tan fácilmente. Por supuesto que sí, pero no es correcto.

Samantha sacudió la cabeza. Es correcto porque te ha dado permiso, y él es tu familia. Deja de pensar demasiado en las cosas pequeñas".

Ella tiene razón, dijo el conde. Jonas no habría permitido que hicieras nada inapropiado. Está demasiado enamorado de Marian para cometer tal error. Sus labios se torcieron. El niño ha tenido algunos días malos en el pasado, pero ahora está casi... domesticado".

Kaitlin suspiró. No me siento cómoda con eso.

Está bien, dijo Samantha. Lo dejaré así, pero al menos considera aflojar esas restricciones que te impones. Aprende a vivir un poco.

Eso era fácil para ella, pero nunca para Kaitlin. Desde que había perdido a sus padres y tuvo que venir a vivir con su tío, había perdido toda capacidad de ser espontánea. Había crecido más rápido de lo que creía posible. Ser huérfana la había alterado por completo, y no para mejor. En lugar de decirle a su amiga algo de lo que ya estaba al tanto, se volvió hacia su tío. Cuídate mientras estoy fuera. Te veré para la cena.

Diviértete, querida, dijo con cariño en su voz.

Cogió su sombrero y se lo aseguró sobre su cabello dorado claro. Era blanco con cintas de color rosa pálido que combinaba perfectamente con su vestido. Kaitlin se volvió hacia Samantha y sonrió. ¿Estás lista para caminar?.

Por supuesto, dijo y sonrió. He estado esperando esta visita toda la semana. Creo que Marian tiene noticias para nosotras.

¿Oh? Ella inclinó la cabeza hacia un lado. ¿Cómo podrías saber eso sin haber hablado con ella?.

Samantha pasó su brazo por el de ella y se inclinó para susurrar: Hice que mi sirvienta sobornara a la de Marian. Me gusta estar al tanto de las cosas....

Kaitlin sacudió la cabeza. Eres incorregible.

Lo sé, respondió ella con un tono divertido. Pero me amas de cualquier manera.

Salieron de la casa y se dirigieron a la casa de Marian. Kaitlin, a diferencia de Samantha, podía ser paciente y esperar a que Marian le dijera cualquier noticia que pudiera tener. Sin embargo, también tenía sus suposiciones, y esperaba que hoy fuera el día en que Marian les confiara sus secretos.

Gregory Cain, el conde de Shelby, prefería encontrar consuelo en los brazos de una mujer amable y dispuesta, que pasar un segundo en compañía del idiota llorón que estaba frente a él. Lamentablemente, no iba a tener tanta suerte. El conde de Barton tenía que ser el imbécil más grande e irritante que había tenido el disgusto de conocer. ¿Cuánto tiempo hace que me conoces?. El tono de Gregory era una combinación de exasperación y firmeza. Odiaba tratar con los recién llegados al Club Coventry. Todavía no sabía por qué había aceptado actuar como el segundo al mando de Harrington, por así decirlo. Gregory eludía la responsabilidad cada vez que podía, y esto era mucho más de lo que se permitía hacerse cargo.

Oh... La cara de Barton se puso en blanco, e inclinó la cabeza hacia atrás. "Hace aproximadamente

Has llegado al final de esta vista previa. ¡Regístrate para leer más!
Página 1 de 1

Reseñas

Lo que piensa la gente sobre Un Conde Menos Escandaloso

3.0
2 valoraciones / 1 Reseñas
¿Qué te pareció?
Calificación: 0 de 5 estrellas

Reseñas de lectores

  • (1/5)
    Muy mala producción. No me gustó. No vale el tiempo